Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 54, tiempo total: 0.033 segundos rss2

Haiku 3

Menuda joya
de cuero azabache.
Su voz: un filo.-


@ChaneGarcia
...
leer más   
5
sin comentarios 22 lecturas japonesa karma: 66

Sin título

Si pudieras escuchar lo que hablan de ti las hortensias.
Lo que dicen los pájaros de ti ( cuando no ven tu presencia).
Y el murmullo del lago, cuando ve tu tristeza.

Teñirias tu alma azabache con incrustaciones de pena.
En Sol radiante!
Cuajado de estrellas.


Y ningún Jade del mundo igualaría tu belleza!!
leer más   
13
6comentarios 80 lecturas versolibre karma: 110

Ana Frank tambien queria ser niña

Oculta andaba su niñez
en la más triste oscuridad
despojada de la bondad
con su inoncencia pequeñez.

Ella tambien quería jugar
correr descalza por los charcos
imaginar su vida en un barco
aprendiendo a navegar.

Más la vida no le dió
y le quito más de lo que tenía
se llevo toda su alegría
y su niñez jámas volvió.
leer más   
14
4comentarios 50 lecturas versolibre karma: 94

Profético y real

Si envidias mis cielos

es por que jamás

estuvistes en mis infiernos...

Y!!

Llegará el día,
en que mi conciencia pese menos
que una hoja seca.

Y ese día llegó.
leer más   
9
4comentarios 105 lecturas versolibre karma: 103

Tan miserablemente humana

Soy tan extrema; como un puente construido en la cima de una montaña
que lleva a otro lugar.
infinito...

No quiero ya nada!

Solo..volverte a abrazar.

_ y si a ti ya no te tengo( todo es vanidad)

Tan efímero todo
Tan corto el respirar.

Me he vuelto más humana,
TAN MISERABLEMENTE HUMANA!
Que ahora sé, que soy mortal.

El aire puede matarme
El agua, me puede ahogar
Hasta tús dulces palabras... me pueden lastimar.

A mi no me des ya nada, nada material.
Ni te atrevas a mirarme
No me verás!

O me la devuelves a esta vida, o me dejas vivir en paz!
leer más   
13
2comentarios 73 lecturas versolibre karma: 104

El libro de Ana...

La lluvia sonaba estrepitosa contra las ventanas, y la noche parecía estar en su apogeo. Fue entonces que sonó el timbre, entre sueños le pareció escuchar el típico sonido del llamado a su puerta, abrió los ojos lentamente y fijó su atención en sus oídos, de nuevo la campana, giró hacia la derecha y parpadeando varias veces tomó su reloj; las tres de la mañana, frunció el ceño tratando de imaginar quién podría ser a esta hora y con este clima.

Se levantó, se puso la bata y las sandalias, se frotó el rostro tratando de despertarse por completo, prendió la lámpara del buró y la tenue luz de noche alumbraba sólo lo suficiente para poder observar la salida de la habitación.
Caminó lentamente hacia el interfono, "¿Quién?”, preguntó con su voz algo ronca y le sonó extraña a sí mismo, "Soy yo, Ana", en ese instante sintió el corazón palpitar con la fuerza de mil caballos, si miraba con atención podía notar el movimiento en su pecho, el sudor frío que le recorría la frente, las manos temblorosas y el nudo en el estómago, no había duda, era Ana, pues sólo ella podía provocar esas reacciones con el simple sonido de su voz.

De todo el mundo de respuestas pensadas y ensayadas para ese momento sólo pudo responder "Pasa" , el tiempo que le tomó subir los escalones fue de muerte y resurrección por la incertidumbre, ¿A qué venía?, ¿Por qué?, ella había decidido marcharse hacía algo de tiempo, alegando que había alguien más en su vida, no precisamente mejor, pero sí era lo que quería por el momento, y no era la primera vez que sucedía, "Soy un tonto, no debo recibirla, no debo hablarle ni ayudarla, cree que siempre estaré para ella y que mi mundo gira en torno a su mundo, sabe bien que es mi sol y yo sé bien que no soy nada, tal vez me quiera o no, tal vez simplemente no tiene a donde ir esta noche y yo como siempre soy su última opción, sin embargo la opción de siempre, el de nunca y el de siempre, el que la ama y al que abandona como un libro que de tantas veces de ser leído pierde el interés hasta que lo encuentras un día de la nada en la repisa, entonces es de nuevo el interés aunque ya sepas lo que dirá, siempre causa expectativa el recordar esos detalles que ya no se tienen tan claros, ese final tan esperado que aún te sigue sorprendiendo, lo amarás, lo disfrutaras, lo sentirás y finalmente lo volverás a poner en el estante, al lado de los otros, y lo dejarás esperando el día en que vuelva a ser leído".
La puerta sonó con un tímido golpeteo, puso la mano en la perilla, sin el valor de abrirla, a sólo tres centímetros se encontraba Ana, ...ella..., respiró profundamente y abrió la puerta.

Ahí estaba, con una pequeña maleta, toda empapada, su cabello negro le caía sobre los hombros escurriendo gotas de agua, la cara también empapada y los ojos lloviendo por dentro; se quedaron mirando por un instante. La última vez que se habían observado de esa manera, ella se dirigía en la dirección opuesta. "¿Puedo pasar?" le dijo con la voz entre cortada por el frío y los nervios, se le notaba en como sostenía la maleta moviendo los dedos, siempre tenía que mover las manos cuando estaba nerviosa. Él no dijo nada y sólo se movió de lado para permitirle la entrada, ella entro y se quedó parada junto al sillón azul, el que habían comprado juntos, a él no le gustaba tanto, pero a ella le fascinaba, y cómo decirle que no cuando te pedía algo con esa mirada. "Traeré una toalla" dijo mientras caminaba al baño, al sacar la toalla del gabinete, sintió como sus manos temblaban aún más, se miró al espejo, y por un instante notó que una sonrisa se asomaba en sus labios, ¿por qué le hacía tan feliz verla si ella era la causa de toda su infelicidad?, salió y le dio la toalla.

Se sentó a su lado después de preparar café, ella lo observaba sin decir nada, justo cuando se disponía a hablar él la detuvo, "No necesito explicaciones, lo que importa es que estás aquí", ella lo miró y se notaba que contenía las lágrimas sólo por el orgullo de no mostrar sus equivocaciones, ella lo sabía bien, él era todo lo que siempre había buscado y cuando lo encontró ya no supo que hacer más que romperle el corazón, con ella era algo inevitable.

"¿Por qué sigues estando ahí para mí a pesar de todo?", le dijo con la mirada perdida en la ventana viendo como las gotas escurrían y hacían figuras con la luz del faro de la calle, "Por la misma razón por la que tú me sigues buscando, a pesar de todo", parecía que la respuesta le caló en lo más profundo, ella sabía que era verdad, sin embargo también tenía presente que volvería a destruirlo al quedarse con él. “¿Y tú por qué crees que regresé?" soltó a manera de no sentir que le ganaban la batalla, ese orgullo, el de siempre, es el que hablaba; él la observo mientras sostenía la tasa de café humeante, "Porque tú mi querida Ana, eres una ávida lectora y yo... yo soy tu libro favorito que colocaste en este estante para que al recordar que amas esta historia pudieras venir a leerlo de nuevo", Ana se quedó sin palabras, "ahora ve a la recamara, conoces todo lo que hay, descansa que mañana volverás a ser la misma", ella tomó su maleta y se dirigió al cuarto, "Tienes razón" le dijo antes de entrar, se detuvo un momento "Gracias", y cerró la puerta, "Gracias a ti, mi querida Ana, por abrir de nuevo esta historia" pensó él, y por fin sus manos dejaron de temblar.
9
5comentarios 59 lecturas relato karma: 69

Hasta siempre Margarita!

Aquel sol de mil novencientos setenta y nueve. Es el mismo sol que hoy nos ilumina.

Recuerdo aquellos bocadillos que nos preparaba tu madre de nocilla.

Y aquellos largos paseos en la playa de Cullera, llenos de risas.
Y las tardes en que te peinaba tu abuela ,
esas largas y espesas trenzas..

Hoy supe Margarita que te habías ido,
que un cancer te devoró, y se tragó tu joven vida.
Hoy solo puedo llorarte,
y escribirte este poema.

Que sepas que nunca te olvidaré,
ni a ti, ni a tu sonrisa belfa.

Ni ese incondicional amor por los helados de fresa.
Y tu colonia, ( tan peculiar)
con olor a cerezas.

Hoy
Mañana y
Siempre.
Me acordaré de ti.
Te quiero.
Hasta siempre Margarita!!!
leer más   
5
sin comentarios 50 lecturas versolibre karma: 57

Honrar la vida

En un cielo escaldado por el sol, los lirios ya secos, no se acuerdan del color que la primavera les dejó, en sus pétalos rosados.

En los bordes de tu tumba, las arañas tejieron ya su tela, y un pájaro pardo bebe del agua, que en tu búcaro queda.

Cojea de una pata; me acerco y lo cojo.

Me olvidé que fuí a verte, que estás allí.
Por olvidar, me olvidé hasta de llorarte.

PERDÓNAME!

Pues ya no importa la muerte!
Solo importa la vida!
de ese pájaro sin nombre...

Pues hay que" Honrar la vida".
leer más   
5
2comentarios 50 lecturas versolibre karma: 69

Cita a ciegas

Un feriado de tantos,
en medio del desierto
que en mi alma un lirio
había dejado
me sentía triste y abandonado
por un amor que cuando nació,
ya estaba muerto.

Sin embargo un chat de esos
que pululan en la Internet
desde varios lustros,
hizo que mi soledad diera lugar
a un romance platónico,
con un alma gemela
que al igual que yo,
estaba de luto.

Miríadas de mensajes,
preguntabas por el linaje
que si era latin lover
que si usaba pullover
que si gustaba el rock
porque tu eras fanática de Iggy Pop
al fìn un dia nos decidimos
y a conocernos fuimos
tù con tu peinado punk
yo con mi libro de Ana Frank.

Tres horas la primera cita
té yo con medialunas,
tu no te anduviste con medias tintas
con una sinceridad que me abrumó
me preguntaste si tenía reloj
a lo cual respondí con un poco de tos
que con el celu ya no hacía falta
me tomé toda mi Malta
y caminamos despacito
tú con tus Levi's ajustados
yo con mi buzo nacarado.

Tus bromas sobre mi edad eran continuas
mas tu sonrisa era angelical
me tomé un Uvasal
pues el breakfast me cayó mal
suelo comer sin sal
y tú lo hacías como Pantagruel
el clima me sabió a miel
y con mi alma a flor de piel
me tiré un lance cual Cupido
te pregunté si tu apartamento o el mío,
me dijiste que te daba igual
que no podías sin mi estar
y que de sexo ni hablar
ya que no era lo normal
que en la primera cita
nos amáramos como esposos,
en mi faz, de sonrisa apareció un esbozo
casi caigo dentro de un pozo
por mirarte a los ojos
un mal paso di
y continué con mi perorata
que si Freud, que si Lanata,
que los Beatles o los Rollings
que si con caviar o frijoles
en algo cambiaban los roles
mas me dijiste que a tu entender
es de sabios conocer
que lo que nos rodea no importa
lo primordial no està a la vista
que yo era como el vino a la fiesta
y tú como la cereza de la torta.

Con total displicencia,
me dije,"contrólate Manuel"
que todo marcha sobre un riel
sè prudente que con paciencia
la cosa no tiene ciencia
como si fuera natural
al llegar a mi domicilio
te pregunté si tenías sencillo
para tomarte el bus
mas me respondiste que era tarde
que para el almuerzo ya era hora
que encargáramos pizza y Coca Cola
que en menos de lo que canta un gallo
el delivery nos la traería
y que mientras tanto tú y yo
en el sofá podríamos yacer
haciendo alguna picardía,
que la tarde aún era joven
y por más que no hubiera espectadores
la pasión no faltaría
pues es sabido que quien espera
con el tiempo desespera.

Subimos las escaleras
tomados por la cintura
al cerrar la puerta con premura
el universo se me abrió
y preso de la lujuria
tu piel recorrí
más pronto comprendí
que de un sueño se trataba
que era un mal que me aquejaba
el sucubo me visitaba
con presteza se alejaba
y a la realidad volví
!Qué mal sueño me poseyó!
Mas todo aquel que lo leyó
seguro lo disfrutó
y ante la risa sucumbió.
leer más   
5
2comentarios 50 lecturas prosapoetica karma: 64

Doña Ana... El Amor Esta En El Infierno

Recordó esas manos pasando por su mejilla y el recuerdo le atravesó el corazón. Había algo que se parecía a la alegría, también algo con todas las características del dolor. Pues esas manos no solo eran creadoras de caricias, a veces eran bruscas, a veces de seda.
Recordó esa voz y le dolio el silencio que se apoderó de la casa desde su partida. Esa voz que apenas susurró palabras de amor, pero dolía mas el silencio y la soledad que el recuerdo de sus gritos hirientes.
Recordó esa mirada que nunca pudo leer y le dolio las veces que le mendigo atención. Se vestía para esos ojos, coqueteaba para esos ojos, esperaba por esos ojos, esperaba por los menos que se enteraran de su presencia esos ojos. A veces hubo migajas de parte de esos ojos. Era poco, pero le llenaba el alma.
Recordó su olor, el olor perenne que dejó en la cama, su olor al llegar del trabajo. Sobre todo, recordó el olor de ese perfume que le torturaba la dignidad, ese olor que traía cuando no amanecía en casa.
Lo recordó como de costumbre, recordó a ese viejo muerto. Lo maldijo por la vida que le dio y se maldijo por extrañar todo de él, hasta el tormento.
Y sintió que tal amor no pudo haber venido del cielo, pues después de muerto tuvo que haber vuelto al infierno. Y suplicó por el fin de su vida para ir detrás de él, para ofrecerle cafe, para quemarse con el, para verlo.

A veces el amor es eso,
es... eso.
Simplemente eso.
leer más   
4
sin comentarios 87 lecturas relato karma: 42

Llovizn(ana).

Contacto de pupilas y mi apocalipsis
se congela.
Las agujas del reloj se atrancan,
mi invierno se para
y me plantas primavera en la tierra de mis lunares.
Floreces de antemano en mis semillas
más estériles y muertas;
previenes mi sequía.

Pintas paisajes sobre mis hojas de otoño
apunto de resquebrajarse
y así das color a una estación que creía perpetua.
Mientras tanto nuestras raíces se entrelazan,
una arrebolada nos abraza
y me siento inefable.

Yo intento compensar tus chubascos
llevándote unos cuantos sobre mis hombros
—como tú con los míos—,
ya que el fuego compartido causa menos incendio.
Te escribo poesía desde los tallos
hasta los pétalos;
lluvia de ósculos,
poco a poco,
aún con ese reloj estático,
dejando que la tormenta truene lo que quiera
porque ahora mandan más nuestras fuerzas.

Amor, gracias por ser llovizna en plena ola de calor.
Juro que siempre seré rocío en cualquiera
de tus desiertos.
13
6comentarios 138 lecturas versolibre karma: 79

Amor de Juventud

Y si lloviera?...
Ay! Si lloviera...
Nos bañaremos como pardillos en la corola de una flor.
leer más   
14
1comentarios 90 lecturas versolibre karma: 90

El coraje de la vida

Ni un vestigio de vida.
Ni un leve recuerdo.
Ni una mirada suspendida en otra mirada.
Nada...pero existo; despúes muero.
Menos que un soplo.
Un grito.
Una milesíma de segundo, sin haber odiado ni querido.
Una vida sin sentido.

PREFIERO!

Arrastrarme por dunas desierto.
Arañar el arcoiris.
Volar en contra del viento.
Vaciar mares a sorbos.
Que digan, lo que digan.
Viviré con intensidad mi vida!
Despúes muero.
leer más   
13
3comentarios 96 lecturas versolibre karma: 84

Hoy

Hoy opté por ponerme;
El vestido de la esperanza.
Enfundarme las medias de la alegría y los zapatos de la pasión.
Hoy opté por pintarme como una cavaretisa y tener aptitud de diva ( sin olvidar mis gafas de sol).
Que nadie mida mi tristeza.
Ni entrevea mi dolor...
Me atomizaré un perfume, con notas altas de ámbar y rosas de Japón.
leer más   
17
4comentarios 99 lecturas versolibre karma: 78

Historia de un actor

Mi padre fue un hombre distinto, tal vez por que sus tíos y primos eran dueños (o son) de medio Tucumán vendiendo y comprando hoteles de millones de u$s y el murió en una pieza sin mayores valores que su inquebrantable honradez y sus más de 400 libros.
Lo realmente curioso es que trabajo en muchas concesionaria de autos en buenos puestos u otros tipos de trabajos diversos siempre con importantes cargos gerenciales...
Pero lo curioso, decía, era que el en cualquier currículum o conversación en alguna reunión, cuando le preguntaban que hacia o cual era su profesión, el decía "ACTOR" , no con soberbia, de la cual carecía, si no una gran pasión y orgullo, trabajo bastante en teatro, haciendo "El diario de Ana Frank" en el teatro El Globo, una coproducción con John Savage, "Venganza de un soldado" y alguna que otra cosa, realmente nada demasiado importante ni tan variado...
Pero el decía "ACTOR", y así era, así lo sentía...
En su último viaje a Tucumán, allí murió, viajó en tren, cuando el tren estaba por arrancar, se lo veía con una camisa a cuadros a través de la primer ventanilla al otro lado del vagón, como una escena a contra luz su robusta silueta, el día ya oscureciendo, resaltando al rededor el humo del cigarrillo, como una toma fotográfica muy cuidada, la salida muy lenta del tren me dio tiempo para disfrutar de la escena, mientras lo miraba se me antojaba iba a ser la última vez mientras que en mi imaginación escuchaba una voz que decía... CORTEN, SE IMPRIME !!

Esa fue la última imagen de su mejor película... su vida !

Con mucho orgullo y agradecimiento.
leer más   
4
1comentarios 70 lecturas relato karma: 55

La madre que no emigró

Hija que te me fuiste...
Allá donde estás; quisiera llenarte tus ojitos con mi sonrisa y mis canas,
con los colores de mis palabras que se han convertido en tapetes tejidos.
Me dicen que doña Ana se ha enfermado. Quisiera ir a visitarla, pero no puedo salir de casa porque las piernas ya no me dan.
Mi último pastel no ha quedado tan bueno, pero estoy segura que si estuvieras aquí, te lo comerías todito.
Voy a levantar a Tío Tigre, si le digo que los mimos son de tu parte enseguida se pone a ronronear.
Quisiera darte muchos besos y mirarte a los ojos
para que sientas mis afectos y añoranzas y toda la fuerza de ese cariño que nos sustenta a las dos.
Y que, aún estando en el estrecho de Magallanes,
puedas sentirte como en casa.
Mi chiquita linda; sólo nos bastaría un aparato de esos, con pantalla y con audífonos
para volver a llenarnos las retinas de amor
y los oídos con esperanzas.
Que Dios te bendiga.
3
2comentarios 46 lecturas prosapoetica karma: 47

Una isla y un amor

Cuando ya no me quieras,
tus pasos serán el preludio
de la muerte en vida.

Te apretará el pecho
la Playa de Las Canteras,
te dolerá la noche
en Vegueta,
y nunca habrás besado
en Maspalomas.

Si te marchas,
nuestros nombres
en la arena
de Playa del Inglés
serán mentira.

Evitarás el atardecer
en el Puerto,
y Triana siempre sonará
a un perfume de nostalgia.

Te olvidará Tejeda,
y en Agüimes una lágrima
se adueñará de ti
como quien se va
pero se queda para siempre.

Si dejas de quererme,
las plazas de Santo Domingo
y Santa Ana te arrugarán
la voz,
y en Mogán
una lluvia de tristeza
te enredará la garganta.

Yo partiré de mí
a la nada
de los días sin memoria
y las noches impares,
me arrepentiré
de haber nacido
y echaré de menos
mi futuro (contigo).



©Alejandro P. Morales.

Imagen: Playa de Las Canteras (Gran Canaria; Islas Canarias, España)
leer más   
12
2comentarios 88 lecturas versolibre karma: 97

Enredado en la almadraba

Desde el fondo de tus mares
y enredado en la almadraba
has perdido el referente;
desengaño de tus días.

Y te muestras impaciente,
observando en la distancia
a través de un periscopio;
no asomando la cabeza
a este mundo que no entiendes.

En tu cántaro vacío
de ilusiones y esperanzas,
han metido todo el odio
que rezuma en la plazuela
de una fuente endemoniada.

Y es que, eres raro, ¡eso dicen!
cuando gritas desde el fondo:
“¡Ya no vuelvo a pisar tierra!
que no quiero yo vestirme
de mentiras y rencores”.

En el fondo de tus mares
y enredado en la almadraba…




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/03/18/escribe-tu-relato-de-marzo-iii-directora-
17
8comentarios 96 lecturas versoclasico karma: 102

Tu cuerpo es mi poema

TU CUERPO ES MI POEMA
Por Ana Lucero




Tu cuerpo es mi poema
Que escriben mis ojos,
Dibuja en tu contorno
Tinta de la mira

Tu cuerpo en mi pensamiento
Se transforma en poema.

Empezare a escribirte
Deleitare a mi pluma.

Tu cuerpo se mece
Como se mecen mis letras,
Al viento que sopla
Y mueve tus cabellos de plata.

Tu cuerpo me sana
Me envuelve
Me lleva a cualquier lugar
Todo me embelesa.

Te siento tan cerca
Tu aroma me pierde
Es la esencia de mis sueños
Es la esencia de mi esencia

Tu cuerpo baila en mis brazos
Al ritmo de mis versos
Como bailan mis besos
En tus caderas.

Al son de amaneceres cansinos
De noches llenas de delirios
Por tu amor de torrente y savia.

Tu cuerpo es un poema
Que esculpe mis pupilas
Con los colores tornasol
Del amor de una mirada.
leer más   
9
2comentarios 66 lecturas versolibre karma: 81

Pan de mármol

Comerás pan de mármol, hecho de trigo calizo.
Tu final será mi principio!
leer más   
4
sin comentarios 6 lecturas versolibre karma: 63
« anterior123