Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 158, tiempo total: 0.023 segundos rss2

El Verarno

Los ancianos,

deambulan en los supermercados

y pasan hora y horas,

secándose los sudores

a las sombras

de los aires acondicionados.

Las abuelas,

la compra, la cocina

el sudor del verano,

mientras viento de solano

la flama,

que sigue fluyendo

persiguiendo nuestro sudor

continúa hirviendo.



Alfonso J Paredes
Todos los derechos reservados
S.C./Copyright
Imagen tomada de internet, cuya fuente es: www.google.es/url?sa=i&rct=j&q=&esrc=s&source=images&a
9
sin comentarios 58 lecturas versoclasico karma: 92

Soñé con agua fresca

Soñé con agua fresca
con un lenguaje de ternura
que llenaba mi boca
en una noche anciana
arrugada, llena
de caracoles con huesos.

Mi voz a la deriva,
era sed de palabras bajo la lluvia,
algunas cosas son más
que su nombre,
hay palabras
que se manejan en silencio,
así mudas, mejor, porque
a veces,
una palabra puede matarte.


_
leer más   
12
12comentarios 95 lecturas versolibre karma: 100

Cotidiano

A mitad de la calle, el carro rojo de mi vecino, se estaciona mirando al celador entretenido, leyendo la portada de un periódico pasado –de domingo- Escribe un mensaje –desde su celular- a su mujer que cuida a su niña de apenas cuatro añitos. El conductor del carro rojo, sonríe y suspira: mientras, ve a una joven caminar por la calle de enfrente con su vestido corto, mirando su Smartphone recién comprado de la tienda de una esquina cualquiera. Ella también suspira y además sonríe por la noticia que leyó en la pantalla de su celular o quizá leyó un poema de amor, de los más cursis de Renán.

Dos enamorados se detienen en el árbol, que queda a treinta metros de distancia de su trabajo. Miran en el reloj de él, y sonríen al ver pasar a un hombre tomando su gaseosa coca cola, de la botella a la boca; a falta de minutos para terminar la hora de su refrigerio del mediodía, los dos enamorados tienen una pequeña discusión y se alejan, cada uno por su lado camino al trabajo; pero también, los dos enamorados suspiran por el mismo motivo, el de estar enamorados.

Un anciano, que es el padre de mi vecino del carro rojo, pasa caminando con su bastón a cuestas; se estira en su propio espacio y cuenta las estrellas más remotas. Y sonríe cuando ve en su billetera, la foto de su nietecita de cuatro añitos, y también suspira por las docenas de recuerdos de su amada esposa y que lleva en su corazón.

En mi casa, desde la ventana más cercana, escribo, ordenador en mano(Cotidiano).
leer más   
4
sin comentarios 12 lecturas prosapoetica karma: 51

Ojos de un niño de mar

Guarda,
envuelta en el pañuelo,
una peseta como paga de domingo,
ve a adquirir las pipas
en la tienda vieja de la anciana
a la que sisarás galletas despìstadas.

Regresa a la lectura
de los libros de aventuras de Tom Sawyer
y de Huckleberry Finn,
al puzzle inacabado
a resguardo bajo la cama de tus padres,
y al chispazo en una hoguera
sin vanidad y sin prisas.

Recuerda la cruz de ceniza
cuando se manche tu frente de miércoles,
el vestido de almirante
con el que disfrazaste tu primera comunión,
el picor estrenado en el Domingo de Ramos
con un pantalón de felpa,
las mangas dobladas de tu camisa.

No abandones nunca,
entre las cajas destempladas del olvido,
las tardes lluviosas de abril,
ni tampoco los agostos tórridos
hinchados con polvo y con pólvora festiva,
no olvides jamás,
dentro de tu desván de renuncias,
el vapor de las mañanas nubladas de sábado
o el zumbido de la lonja
en la subasta de un noviembre cualquiera.
9
6comentarios 69 lecturas versolibre karma: 92

Recuerdo aquella fecha...

Recuerdo aquella fecha
y entonces me estremezco,
salía de la bruma
de un duro y crudo sueño,
en él no había rosas,
ni lunas ni luceros,
tampoco las sirenas
estaban con sus cuentos,
tan solo las legañas,
mis ojos ya despiertos,
la mente con la niebla,
los labios con lamentos,
palabras extraviadas
surgían desde el miedo,
y algunas enfermeras
pendientes de mi cuerpo...

Recuerdo aquella fecha
en que nací de nuevo,
y vine a ver la vida
de un modo más sincero,
a verla en sus latidos,
en sus aspectos tiernos,
en el alba del día
en la noche y su velo,
en la madre que atrapa
a su niño pequeño,
en el padre que busca
el jornal y el dinero,
en el pobre, el anciano,
en el alma que llevo
como humilde equipaje
en el viaje del tiempo...

"...Recuerdo aquella fecha
con profundo respeto,
porque me abrió los ojos
para soñar despierto..."

Rafael Sánchez Ortega ©
01/08/18
9
2comentarios 39 lecturas versoclasico karma: 90

Te amé por eso (a @Letizia)

Porque no todo es blanco y negro;
porque no todo puede ser dicho en versos;
porque a veces tu ausencia me provoca un frío
que me cala hasta los huesos.

Porque cuando decidiste hacerlo
supiste guardar silencio;
porque me diste lo más preciado en este mundo
que aunque no lo sepas, es tu tiempo.

Porque la distancia no es
más que un cuento
de esos que por las noches
a ancianos y niños se lee
para provocar su sueño.

Porque de tu boca quiero
sentir hoy mismo el aliento,
Porque si esto no rima bien
es porque me levanté
con mi pie izquierdo.

Porque cuando llegue a México
quiero que me esperes
con los brazos abiertos.

Porque cuando no te conocía
mi vida parecía un desierto.
Porque cuando no estás a mi lado
desearía yo estar muerto.

Por todo eso, es que en mi bio he puesto,
que “me despido del silencio,
que me ahogó durante tanto tiempo”,
pero ya no que “grito mi dolor
a los cuatro vientos”,
sino que “para mi
tú eres el Universo...”
leer más   
10
8comentarios 93 lecturas versolibre karma: 95

Despedí tu sombra (a @Letizia)

Dicen los ancianos en mi pueblo
que ni en tu sombra debes confiar
cuando estás en el cementerio
y en el antiguo arte de amar.

Sin embargo yo de ellos dudé
y recibí un infame castigo
el cual tengo bien merecido
pues con toda mi alma te amé.

En tus gruesos labios encontré
El Dorado y la tierra prometida
te hice mi primer querida
y reinamos sobre Chapultepec.

Sobre las gotas del rocío
descalzos ambos corríamos
e inertes sobre el pasto
tras amarnos languidecíamos.

En tus pupilas reflejabas
la angustia y el tormento
los dolores y el lamento
de una raza indígena aniquilada.

En tu pelo y en tu piel
los rayos del sol anidaban
como lo hacían en Tenochtitlán
antes de la llegada de Cortés.

Tus ojos como los del zacatuche
-también conocido como teporingo-
me hacían permanecer en el limbo
y al tacto parecías un peluche.

En tu poesía mexicalense resumías
toda la pasión y el encanto
-cuando versos para mi componías-
que suelen ser la causa del llanto,
de las largas horas de letanía
y el motivo por el que te quise tanto...
leer más   
11
12comentarios 88 lecturas versolibre karma: 115

Piel del roble

Mi árbol antiguo,
roble viejo,
renacido en la colina en primavera,
haz que el aire hable en ti,
que te dé voz
para contarme en cada frase tuya
lo que sientes,
lo que vives,
lo que esperas.

Díctame con tus hojas,
con su envés,
los secretos más profundos,
nárrame a través de tus raíces
como es la tierra nuestra
que te envuelve,
para sentirte en mí,
para gozarte,
para darme la paz
que ahora presiento
en la columna suave de tu tronco.

Como lluvia que golpea
tu estructura centenaria
háblame con calma de los tiempos,
como Sol que le da luz
a tus nidos y a tus brotes,
dibuja en mi alma trazos nuevos,
de juventud en tantos años renacida.

Viejo amado,
roble viejo,
perspicaz anacoreta de los bosques,
anciano redimido por los años
de tus musgos,
de tus hiedras,
canta con mi abrazo
la eternidad de la sonata de tus sendas,
sé mi albergue
cuando llegue el día,
y que sean mis cenizas
alimento de tu herencia.
leer más   
10
9comentarios 86 lecturas versolibre karma: 98

El hombre- Bala

Subió tan alto y a tanta velocidad que no encontró la forma de volver. La multitud, testigo de la hazaña, esperó y esperó hasta que las autoridades competentes informaron de la imposibilidad de que el héroe celebrara con ellos el record conseguido. No lo verán sus ojos, pero esta hazaña que honra a nuestra ciudad pasará a la historia, dijo el más autoritario de las autoridades presentes. Y añadió: desalojen la calle.
La historia nunca lo ha nombrado, pero sí los cuentos que esconden los tejados y rincones de las calles. Y los bancos de las plazas que guardan los sueños de algunas ancianas que, cuando el sol les acaricia los huesos, hablan del hombre-bala, vecino del barrio, que se quedó a vivir en las nubes.
leer más   
4
sin comentarios 68 lecturas relato karma: 38

Vidas Brindadas

“Porque a veces detrás de una gran madre, hay un gran hijo, este poema está dedicado a esas personas que por azares de la vida han brindado su existencia a sus padres”
-----
-----
Vidas Brindadas
-----
En postales citadinas
En rutinas como escenario
Ignoramos vidas que son divinas
Invisibles en un terrario

Yo recuerdo un día de mayo
En la esquina que pisé mil veces
A una anciana que sin desmayo
Ofrecía algunas nueces

No existe cosa comprada
Que compense a una madre
Pero esta anciana no tiene nada
Y ni así, hay algo que la acobarde

Con un poco de rencor razono
¿Dónde estarán sus hijos?
Cuando al ofrecer noto el tono
De quien no vende en sus gritos

De repente al fondo de la calle
Se ve una pequeña silueta
La anciana le grita madre
Y recoge de pronto inquieta

Entre lo oscuro que ya se asoma
Toman rumbo las dos ancianas
Y el destino que se acomoda
Entre ellas y sus vidas ya brindadas

Equivocado al ver a una madre prolija
Y el motivo de su venta sin desmayo
Pues la anciana era solo una buena hija
Preocupada un diez de mayo
leer más   
5
sin comentarios 31 lecturas versolibre karma: 76

Inmenso

Las noches de insomnio se hacían cada vez mas importunadas para el joven. Le era imposible conciliar el sueño después de haber tenido un día tan agitado; lleno de incertidumbres y dudas que excedían sus orígenes.
La fluctuación de saber quién era y hacia donde iba lo colocaba en la disyuntiva de renegar de su propia esencia. Espiritualidad. Conciencia.

El vacío que cubría su vida; se refleja en sueños profundos de inicialización de acontecimientos que marcarían el rumbo de su existencia.

Sueños encubridores.
Sueños surrealistas de paisajes oníricos; caminantes, delictivos ante el delirio del arte del placer oculto. Muy en el inconsciente. Personas que van y vienen. Palabras que recuerdan acontecimientos. Situaciones de sobresalen ante los ojos bien cerrados.

Un anciano se sumerge en lo profundo de su inconsciencia. En sus sueños
Humilde. Con voz suave y reconfortante a la vez, le pregunta al joven.

- ¿Quieres conocer el sentido de la vida? -

- Si, contesto el joven con entusiasmo - Mientras suspiraba el alivio de tanta inquietud existencial y de elocuentes sueños.

- Dentro de poco va a acontecer uno de los sucesos más grandes de toda la historia de la humanidad - Le dice el anciano

El joven asombrado no dudo en preguntar ante tal inquietud.

El anciano inmediatamente accedió a su respuesta.

- Un eclipse solar. Sera visto por todo ojo que lo vea – le dice el anciano

- Coloca sobre el patio de tu casa una vasija grande. La llenaras de agua y observaras lo que se refleje dentro de ella – fueron las instrucciones dadas por el anciano



Al día siguiente allí estaba el joven.

Dispuesto a enfrentar la verdad de su inexplicable vacío. Espero por largo rato el eclipse. Su mirada se centraba en las aguas intranquilas que llenaban la vasija. Mirada centrada, enigmática, a la expectativa de lo que podría suceder

El asombro fue increíble. Allí en aquellas aguas sosegadas se reflejaba un sol oscurecido con ramificaciones amarillentas que adornaban toda la circunferencia. Aun lado se reflejaba en línea recta. El desfile de todos los planetas que componen el sistema solar, no se podía distinguir el número exacto de ellos.

Esa misma noche el anciano se apareció de nuevo en sus sueños. Esta vez con una sola verdad.

Preguntó al joven sobre su experiencia.

- ¿Sabes lo que viste? - pregunto el anciano.

El joven explico detalladamente todo lo que había observado.

- ¿Sabes lo que significa? - Pregunto de nuevo el anciano.

El joven con un gesto negó su inquietud.

Esa línea recta que refleja varios planetas en fila. No son planetas. Ese es el Iris de mis ojos. Ahora imagina donde está el resto de mi cuerpo.
leer más   
5
2comentarios 31 lecturas relato karma: 63

He matado

He matado
Ayer mate el dolor, mate la tristeza, la angustia,
la nostalgia invencible de tu presencia,
he matado el llanto, el rencor y la desilusión
les clave el puñal de la indiferencia,
están tendidos en el laberinto interminable
de la conciencia, allí yacen desangrándose, ya no tienen fuerza
los enterraré en el bosque de mis sueños olvidados.
No quiero volver a verlos, el arma que utilicé es tan pequeña
pero aguda y mortal, es tan poderosa que
estos sentimientos que parecían invencibles
desfallecieron tan solo con una sonrisa y una palabra. Viviré,
viviré para ser feliz, para plantar una rosa en mi corazón,
para cantar en la mañana cuando el sol regale su calor.
viviré sembrando abrazos a la luna, al niño y al anciano
nada vale la pena, nadie que hace sufrir merece una lágrima
o un desvelo, pero si vale la pena soñar que el mañana brillará
trayendo con el viento la eterna felicidad.
leer más   
11
7comentarios 129 lecturas versolibre karma: 81

El tiempo...

El tiempo es ese ladrón
que nos roba los veranos,
y se marcha tan tranquilo
mientras nosotros quedamos,
asombrados, temerosos,
vacilantes y hasta extraños
en un mundo de locuras
y de mentiras plagado,
ensalada de ingredientes
para los nervios vasallos
de los cuerpos de los hombres
y las almas con engaños,
ya que vivir con el tiempo
día a día controlado,
es cargar una tortura
sin disfrutar de los años...

El tiempo es ese ladrón
que nos hace más ancianos,
la moviola, la instantánea,
el fotograma llorado,
la juventud que ha venido
y le perdimos el paso,
la primavera silente
y el canto del urogallo
son los cuentos e ilusiones
que nos marcaron un tanto
aunque dejaron las huellas
y su consuelo cercano,
por eso digo que el tiempo
es un ladrón consumado
y es ese hijo sin padres
que nos dejó este rosario...

"...El tiempo, mal que nos pese,
es el reloj y la mano,
que cronometra este baile,
donde la vida es un tango..."

Rafael Sánchez Ortega ©
20/06/18
9
5comentarios 82 lecturas versoclasico karma: 90

Todas quieren mirarte

En tu curva morena se reúnen
la tarde, la mañana y mi mirada.
entre las luces y el arrojo
las vergüenzas y la sombra.

Las ancianas, las niñas,
todas quieren mirarte
en tus brazos tendidos
que mecen los luceros,
y el olor a tormenta
que anuncian los gorriones

Todas quieren mirarte.
Se anudan al mediodía,
y despegan el aire a borbotones,
Tu nuca es su reclamo.

Con el alma desvaída
de cruzar un largo otoño
Allí me he detenido
en la burbuja del tiempo.
La tarde se hace cóncava
Tu sombra se proyecta en mi silencio.

Todas quieren mirarte
10
4comentarios 75 lecturas versolibre karma: 94

Viaje astral

Mi alma vuela libre entre astros y cometas,
Visita cada rincón del vasto universo.
Piensa volver a este diminuto planeta,
Donde la poesía solo existe aquí, entre amor y verso,
Digo afortunado soy, por más engaños y tormentas.
Tengo donde refugiarme, amar, crear rodeado de una naturaleza perfecta.

De camino veo un planeta lleno de nada,
Paro y encuentro ancianos eruditos.
Me preguntan de donde soy, cual alma distanciada,
Hablaban lenguas muertas y rellenaban manuscritos.
Yo –“De un planeta azul llamado tierra, rico en vida de la más variada.”

sí, si lo conocemos. Donde solo existe crueldad y vida.
Se refugian en algo a lo que llaman de sobrevivencia, para cometer atrocidades.
Yo –“No, no. Nuestra especie se llama humanos, bípedes y racionales”.
No, los humanos son la vida, los que pertenecen a la tierra, son pura alma insípida.
Que avanza con el reloj de su madre tierra, seres buenos y sentimentales.

Yo –“sí, tenéis razón. Pero existen humanos que aún son vida,
Se preocupan, aman, protegen, comparten, aman y sufren.
Exponen sus más profundos sentimientos, intentan ser felices, aunque mal estén”
Lo cierto es que, si tu alma está aquí, con tal distancia recorrida,
Eres vida, y además se nota en la luz tuya emitida.

El amor se extingue en vuestro planeta, ¿Cómo lo dejáis suceder?
¿Como hacéis para los pocos como tú, continúen bueno y puros?
Yo –“Hay un remedio que se llama poesía, con poderes asombrosos,
es maravilloso para el que la consiga absorber”.



¡Poesía!!! ¿algún tipo de magia, algún tipo de enseñanzas, de vuestros ancestrales?
Yo –“sí, antiguamente la poesía se hablaba en las calles,
Se vivía, respiraba la poesía desde cortes y casa reales.
Pero viene desapareciendo desde siglos, sucumbiendo a todos tipos de males.”

Como brillas, cada vez que hablas de poesía, somos milenarios en existencia.
Y es la primera ves que, sentimos y vemos algo así
Enséñanoslo, ¿cómo se hace poesía? Dame ese remedio a mí.
yo -"Primero es algo que se tiene que gustar, sentir y saldrá sola en cadencia.

Pero yo les invito a venirse conmigo a mí planeta".
Aceptaron entusiasmados, iniciamos el camino de vuelta,
Al llegar, me despierto y al final hablaba con los libros de la biblioteca.





DEDICADO A ESA ALMA SOÑADORA.
BY: yo_ése_él.
leer más   
12
3comentarios 90 lecturas versoclasico karma: 84

Destinos preunidos

Despido el tiempo con creces,
amanece un nuevo día,
impertérrito, duradero,
se jacta de la noche mil veces.
Estalla el esplendor de las nubes,
rayos de fuego, once lunas,
la que falta llueve en mi corazón
las gotas del ser al que te pareces.
Cantos de agua, joven secreto,
traspasa los gramos del ingenio,
pesa los millones de besos
que gesta a lo que me perteneces.
Vidas de ritmo, atestadas de ancianos,
abierto el techo del mundo,
planeta andado por lo titilante,
sangre y amor, ten de mí lo que desees.
Mata el sol, el mítico dios de dioses,
acuna la sal que la arena destella
en los rostros del mundo;
la felicidad, lo que te doy: lo que te mereces.

© 2018 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
10
5comentarios 76 lecturas versolibre karma: 96

La Flor

La flor… es el beso de la madre naturaleza,
es el sonreír de la mañana,
es aquella expresión que te da fortaleza,
y de la tarde… es la carcajada.

La flor… de un bebe son sus mejillas,
de una mujer es su gracia,
del primer Adán fue su costilla,
y del anciano, la ternura y suspicacia.

La flor… es el espejo de la belleza,
de Dios es la perfección,
de un reino es la princesa,
y de la ortografía… el signo de admiración.

La flor… es la montura de la mariposa,
es el néctar de la abeja,
del firmamento es la Mayor Osa,
y de Sansón era su guedeja.

La flor… es una brizna del paraíso,
es una lagrima de alegría,
es el sorbo oloroso de un delicioso guiso,
y en una mujer… su candorosa coquetería.

La flor… es el clímax de la pasión,
es la tierna mirada del niño,
es un poema nacido del corazón,
y del anciano… una sonrisa brotada con cariño.

La flor… es una maravilla de la naturaleza,
es un suspiro de cariño,
es adorno en la maleza,
y es la risa de cualquier niño.

La flor… es una estrella vespertina,
es el saludo de nuestro Creador,
es el muack del hada madrina,
y es la ofrenda del benefactor.

La flor… es matriz y es vagina,
la copula la abeja, la mariposa y el pajarillo,
es nicho de nueva vida,
y es el alambique de un buen vinillo.

Rafa Puello
Barranquilla – Colombia.
leer más   
9
7comentarios 113 lecturas versoclasico karma: 88

La blanca princesa...

La blanca princesa
llegó a destiempo
los cuerpos seniles
aún la esperan…

Ya Los nubarrones
ni se cuentan
tampoco el roció
cuando la hierba
.....................moja.....
¿ Que somos en esta vida......... ?
..............................nada
solo polvo en el camino.
En esta noche
los cuervos
volaron
y se escindieron
con su risa melancólica.
La blanca princesa
...................llegó...
y no para de contar
la casa hogar de ancianos
la esperan
cada vez que las olas
golpean el campo lacustre
de la costa. y reverbera
un sonido serafico
como un aullido de perlas
marinas....
................La muerte
tierna y caprichosa
no da replica.
menos tregua.
leer más   
3
sin comentarios 26 lecturas versolibre karma: 50

El Más Hermoso Trabajo (Por el Día de la Madre en Varios Países del Mundo)

EL MÁS HERMOSO TRABAJO

Ella realizó el más hermoso trabajo
el más anhelado por muchas
ser madre, abuela y amiga.

Ahora desde el cielo
vela mi camino
en los senderos de vida
donde me tocó vivir.

Ella se llama: Cecilia
y digo se llama
porqué a quién queremos
jamás muere
siempre nos acompañará
hasta el final de nuestros días.

Abuela querida
gracias por ser mi amiga
por haber realizado
el trabajo más hermoso y difícil del mundo
ser madre, abuela y amiga.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
De Mi Libro: "Hombres y mujeres sabios (la sabiduría de los ancianos)"-Finalista del Premio Literario Reinaldo Arenas Versión Poesía 2017 Creatividad Internacional, Miami Florida USA.
leer más   
10
2comentarios 107 lecturas versolibre karma: 93
« anterior123458