Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 972, tiempo total: 0.006 segundos rss2

Suspira mi corazón lágrimas del alma y sonrisas de los sueños

Entre los recovecos del alma me siento a observar el mundo, a dejar mi vista volar mientras las nubes pasan de largo lentamente por la gran bóveda celeste. Quisiera averiguar el por qué de la existencia, pero creo que solo atino a levantar castillos de naipes de un futuro que se sostiene tambaleante ante la necesidad perenne de no dejar de soñar nunca, aunque puede que nunca lleguen a cumplirse dichos sueños.

Sorprendido y desorientado, saco una nueva mano de cartas, a ver si así, de algún modo, logro vislumbrar el porvenir como una baraja de tarot que señale ilusiones entre las brújulas que marcan el norte que me hiciste perder.

La helada cae en la madrugada; al tiempo que la noche oscura e impertérrita dibuja siluetas difuminadas de vanos intentos de atrapar lo que ya no tenemos. El cigarro reposa sobre una botella vacía de plástico, sumergiendo sus cenizas en cúmulos de fracasos que adornan la habitación. Las paredes supuran rastros de melancolías y aún de este modo, descifro crítpicos laberintos que tienen por centro a mí mismo.

¿Dónde está lo que todos buscamos?

Las metas.

La felicidad.

Las fuerzas para seguir luchando cada día.

¿Dónde está todo eso?

Que alguien me lo explique, porque yo hay días en que no soy capaz de percibir entre la neblina del horizonte todos esos pequeños detalles que dan color a la cotidianidad.

Y la rutina se ha apoderado de mi triste paleta de grises,
y el lienzo solo arrastra simples tanteos de sonrisas,
pero hay alguna luz entre las sombras
y las tinieblas ya no cubren tantos túneles de ida y vuelta como el recuerdo que vive entre los sincorazón y sus negros ojos sin alma.

La tormenta ha dejado la calma tras la tempestad, y el temporal ha traído cientos de piedrecitas cristalinas a la orilla,
pero ni la suerte
ni el azar
se han subido a las olas
y la arena ya no perdura las huellas de todos los pasos que dimos hasta encontrarnos
entre sus palabras y sus caricias.

No sé muy bien a dónde quiero llegar, quizás ahí resida el principal problema. Quien no sabe qué quiere no va a ser capaz de alcanzar nada. O puede que lo sepa, y no me atreva. En ambos casos hay poco que hacer más que suspirar mirando a través de esa ventana que nos muestra todo un mundo que no somos lo suficientemente valientes de explorar entre los equilibrios funambulistas de las aspiraciones y los sueños.

No he atrapado a la felicidad eterna todavía entre las manos,
pero no me he cansado de intentarlo,
al menos no todavía
hasta haber triunfado por y para conmigo mismo,
y con la vida
celebrarlo.

Mientras tanto, camino
con las manos en los bolsillos
y el cuerpo tatuado,
al tiempo que de mi cuello se balancea
el recuerdo constante que me obliga a no darme jamás por derrotado.
8
2comentarios 45 lecturas versolibre karma: 125

Tesoros de verano (relato)

Sentada frente a la ventana pensó lo mucho que había cambiado todo. No quedaba nada de lo que recordaba haber vivido en su infancia. No era sólo su edad, era el mundo.
Recordó, saboreando con placer, aquellos maravillosos veranos de su niñez. El mes de julio al pueblo con los abuelos. Los baños en el río, las barbacoas en el patio lleno de plantas. ¡Cómo se enfadaba la abuela si rozabas las flores! Jugar en la calle hasta las tantas, sin importar horarios. Y luego en agosto a la playa. Solo 15 días, papa decía que salía demasiado caro pasar el mes entero. La arena de la playa, los chapuzones en el mar, jugando con Marcos en la tabla. Las paellas del chiringuito. Casi podía oler todos aquellos aromas.
Ahora, a sus 65 años, sola en el mundo. En un mundo que no reconocía. Donde ya apenas había estaciones. El cambio climático había hecho estragos en los últimos 300 años. Habría preferido morir que vivir todo aquello.

- Señora María – dijo el médico - siento comunicarle que hemos detectado una enfermedad de reciente descubrimiento, muy grave y de la que aún se desconoce la cura. Ya sé que la noticia es terrible, pero hay esperanzas. Como sabrá, el gobierno acaba de aprobar la hibernación para enfermos con enfermedades como la suya. Se espera despertar a los pacientes cuando se halle la cura. Su enfermedad está entre las aprobadas para ser costeada por el estado.

Aquello fue como un mazazo en el alma. Quedarse con los suyos y morir en breve o dormir hasta…..¿quién sabia hasta cuándo?
Sus hijos se empeñaron en que aprovechara la oportunidad, hibernar estaba al alcance de muy pocos, aún era muy caro, y ella podía.

- No seas tonta mama – decía su hija Ana – quien sabe, igual tenemos un golpe de suerte y podemos hibernar alguno. ¿Te imaginas encontrarnos después de 100 años? Te queremos mucho, y aunque sabemos que quizá no podamos volver a verte, si te mueres ya sí que no te veremos nunca más.

Ahora estaba allí 300 años después, sola, con unos parientes a los que no conocía y en un mundo donde ya no había veranos en el pueblo ni en la playa. El sol era tan peligroso que salir fuera durante las horas de más calor estaba prohibido.
Si cerraba los ojos, casi podía sentir el roce de la mano de su madre cuando acariciaba su cara. Podía percibir el aroma de la piel de sus hijos el día en que nacieron. La imagen de su compañero junto a ella. Le perdió pronto, desapareció un día de abril. Un infarto dijeron.
Solo quedaba soñar, soñar con aquellos veranos donde un simple chapuzón en el río o en la playa constituía todo un tesoro.



Hortensia Márquez


(envié este relato para participar en el I Concurso de relato corto “Sueños de verano”, patrocinado por la Escuela Cursiva y organizado por Libros y Literatura., no ha ganado, ni es finalista, pero si ha sido seleccionado para formar parte de la antología que se editará)
16
12comentarios 89 lecturas relato karma: 148

El camino de los años perdidos...

Camino por pedernales rumbos
aletargado y sin los cuadrantes
que un soñador debe disponer,
desprovisto de enseres
ya consumidos
y con una fatiga
que cuece mis huesos.

Paso por un collado y escucho aullidos
me detengo, son ecos.

Ecos que se cimbran en las paredes del olvido.

Y un enjambre de aves que pasan y resuenan
las identifico son aves de mal agüero.
Pero mi ave emplumada de canto cristalino
que ansió no la observo y escucho; el cielo oscurece.
Casi desfallezco
y la belleza de su canto no se asoma.

Y pensar que en mis interminables sueños la escucho.
Tan nítido e increíblemente tan diáfano
que mis auriculares se desvanecen.

Y me veo en ese valle de frondosos cerezos,
cargado de azul, de tenues y amigables sombras.

Ya entro en un desfiladero del norte marroquí
Parecido a un tubular laberinto
con un manto de estrellas sin iluminar
solo los peñones del olvido y la arenisca
de los pesares me acompañan
y mi mente parlanchina y azarosa
no deja de hablarme.

Ah y el escarabajo de Carl Jung
que pasa escarbando la arena
me hace pensar que la vida está cargada
de símbolos y todavía...
Todavía...
puedo encontrar el camino.
bajo los acordes de guitarra

de los años perdidos.

Ramón Pérez
@rayperez
22/09/2018
Cabimas, Venezuela
leer más   
10
8comentarios 87 lecturas versolibre karma: 147

Volando hacia la Inmortalidad (colaboración con @rebktd)

Déjame acampar al borde de tu ombligo
y adornarte con primitivos milagros.

He regresado del río seco
con el saco de consecuencias vacío

déjame buscar la inmortalidad
entre tus lunares.

Sigo esperando(te) en el andén de siempre...
pero nunca llegas ...

tengo tus cosquillas entre las costillas
y setenta y nueve hormigas buscando los restos de tu sonrisa.

He visto pasar treinta y nueve trenes
Y en todos sus vagones
te he dejado una nota
diciéndote
—vuelve...—

Aquí estoy para contestar
a tus notas púrpuras
y asumir que todos los golpes maestros
a mi ingenuidad anquilosada
han servido para algo.

Aquí estoy, ocre, preparado
para la batalla salvaje,
sin rumbo, sin sábanas ni almohada
esperando que la inconsciente eclosión
sea benévola y nos deje
jugar otra partida."

Guárdate el ocre
y las trece primaveras que no hemos vivido en tu saco vacío

Y convénceme de que las consecuencias tras la partida
no me van a dejar dolorida

Venga,

Juguemos ... extiende la baraja sobre mi pecho
y prométeme qué el As de corazones conjugará con los tréboles
y nos bailará la suerte .

Tírame los dados

y dime que el resultado multiplica tus latidos
al sumarlos con mis pálpitos...

Me marcaste la yugular
y me tatué tu espalda azul
cuando desnuda contabas horizontes
a orillas de un mar cansado.

Déjame construir un nuevo Hotel
en tu ropa interior
y si todo va bien
una franquicia en tu corazón.

Voy a robar
una minúscula partícula
de esa esencia que flota en el aire,

Empacaré cinco madrugadas
repletas de sueños
y las venderé en este rastro
que ya comienza a despertar.
~~~~~~~~~~~~~
No quiero que empaquetes madrugadas , ni que vendas tus sueños ...

Yo quiero el imposible
—Y lo quiero contigo —

Quiero que me estires las sábanas
Y me construyas un castillo de arena
que no deshaga cuando llegue la marea

Quiero que me desvistas el armario...
que tires todos y cada uno de mis abrigos

Y me lo llenes de veranos

Quiero que me hinches el pecho de aire
con bocanadas de Estrellas ..
Y qué se esparza su polvo
cada vez que acaricie tus huellas

Quiero tu universo

Quiero el imposible

—me oyes ... —

Quiero el vuelo ~~~~>>>>>>>

Y lo quiero siempre
Y lo quiero eterno ...

Eso quiero ... ;)
leer más   
25
9comentarios 117 lecturas colaboracion karma: 149

Vida de piedra

La inspiración proviene
de una pequeña piedra
llamada acciones de vida,
pues con cada decisión
tomada con impulso hace
que un error se aproxime

No piensas en lo que
pueda suceder en ese
instante que dices sí,
voy a ir a chocarme
con la piedra en forma
de cristal en medio
de una tormenta arenosa

Ahora lo sabes y entiendes
las señales que la vida te da,
debes prestar atención
a cada palabra que asoma
para poder disfrutar a
la bella vida en tiempos críticos
leer más   
5
1comentarios 17 lecturas versolibre karma: 72

Tú.

Tú;
piel de otoño.
Manos de primavera.

Tú;
vida que se asoma,
por entre sentires enredadera.

Tú;
pupila de verano.
Que florece y me devora,
al amarme entera.

Tú;
profundidad de invierno.
Sensibilidad de plenilunio en penumbras.

Tú;
al que yo amo,
Y sonrío,
cuando persivo y me alumbra.

Tú;
adulto niño,
Sabio de voces y silencios.
Que te disfrazas de casual,
e irradias infinito.

Tú;
libertad,reveldía,rocío.
Hoy te regalo mis estaciones.
Para tí me desnudo hoja por hoja.

Tú;
árbol de mis sombras.. ....
Pasión alondra.

Tú;
estación de la inmensidad.
Soy tu punto equidistante,
por el que contemplas inconmensurable.

Tú;
mi sol.
Mi luna.
Mi verbo.

Hoy te pinto entre bosques;
en tí descubro mi lado salvaje.

Tú;
mi vida;mi arena mi valle ...
Eres mi mar,mi geometría,mi aire....
leer más   
7
6comentarios 51 lecturas prosapoetica karma: 112

ENCARNÁNDOSE... (Experimental)

ENCARNÁNDOSE
(Experimental)

Ninguna voz alumbra esta vieja pluma
donde vuelan amargas las tintas cayendo
los ofendidos abejorros y los cristales opacos.

Lo saben las ventanas cerradas
abriendo en el techo pétalos caninos
comiendo las frágiles auroras temblando
con las manos que pesan el viento
al pasar absorto el huerto
yerto extraño en la estatua viva.

Así flotaban las letras temiendo
Así flotaban las palabras en el río
herido por la brisa enarenada
en las ramas plateadas de agujas oxidadas
por el deber agonizante del fruto
en el campo de mudez humedecido
y los bosques secos en un plato.

Quiere escribir porque a las hojas duele
el otoño de paja y hojalata dulce
como despierta el silencio del diente
tan lejano en el reloj parado.

Quiere escribir al mar embotellado,
enrojecido, anciano y libro ignorado
por el rayo en el sombrero de piedra
con la verdad que asesinan los vocablos.

Es una oruga de hule que huele a miel
que duele al eco enterrado
entre los cristales que manan inclinados
por quebrar al horizonte las pestañas.

Puede la tinta sepultar las mariposas
escondidas bajo el ojo del camello
y desvestir los lagartos de madera
en las heridas del tapíz o las lechugas.

Porque los dedos encerados ayunan
arriba del cementerio de mosquitos
y doblando la esquina indiferente
turbada entre las ruinas nuevas
y las arañas de los viejos licores
y las bibliotecas de polvo y harapos
a lo lejos cosechan el olvido
que dibujan al mundo del hongo
las mordidas del vuelo desplumado.

Mira, la razón se pudre lenta
en los cajones desgarrados del cepillo
en las hierbas que comen luna
en los helechos que tiñen lana
en las manzanas que cuentan cuentos.

Mira, mira,
como encarnan las miradas huecos
afeitando las arenas en barriles
aceitando los años en un siglo
de millones y de vendas y cadenas
encarnándose al anzuelo, mira, mira,
¡ Que el cielo te esta mirando !.

Autor : Joel Fortunato Reyes Pérez.
leer más   
16
13comentarios 90 lecturas versolibre karma: 140

Suaves cuerpos desnudos

Suaves cuerpos desnudos de jóvenes mujeres fluyen entre la hierba y las flores que flotan,
jóvenes mujeres, están
fluyendo a través de decenas de miles de kilómetros, donde fluyen miles de siglos.

Estoy buscando el mar.

Estoy buscando un pirata que hace una linterna.
Buscando una criatura llamada hippocampus.
Buscando un besó de agua hexagonal.

Estoy buscando la cresta del caballo en el océano.
El verde encanto de los árboles.
El sol a través de mi pecho.
La arena sobre las raíces.
Busco oro en la arena.

Estoy buscando una promesa.
El caballo en la piedra que cantará más.
Tu canción está en las calles vacías del mar.

Escucha el poder del mar azul en medio de la noche.
Si soy rocosa
¿Qué es el agua en mi corazón?
Y qué clase de persona será la piedra del mar en el abrigo oscuro.

Lo que la voz del milenio nos cuenta.

Como la tormenta en el mar de miles de años.

Según el camino accidentado.
Rutas robustas.
Estoy buscando un océano de coral.
Es azul en la mente.
Un pescador le mostró la oscuridad de mi padre.

En mis ojos melancólicos más adecuados será como una alondra para vivir en el viento.
Como un cinturón en mi pequeño jardín al final de la cintura.

Cuando camino, me llevas al fondo de la sombra,
en sueños pequeños, eres mi sueño del
sueño de la vejez del frío.

Bloqueando el
sueño de la chica aferrada al cordero, la pradera tenía nieve a la deriva y, entonces, yo era un sueño de primavera.

Cuando camino de vuelta a la navegación de las veintidós estrellas
que me pediste, me reí del cielo ...

Como de la niebla,
golpeando los aretes en el pelo denso, para encontrar el camino,
con el más fino siseo, soplando las pestañas abiertas, alineadas a la luz del sol.

Cuando camino por el ecuador; es un rastro de la línea roja, usted ríe cuando no ve el
meridiano, es una cadena de perlas azules oscuras
cuando usted falta, cuando el tiempo se separa y gotea.

Cuando cincuenta y cuatro campanas en las nueve iglesias estaban repiqueteando en la ciudad, celebrando la nueva flor
en el corazón de la ballena, lo medite, lo pensé.

Voy a dedicar el tiempo de mi vida, para pedir perdón
a los dioses o al diablo.

Voy a declarar la paz a mi alma.

Che-Bazan.España

pidiendo perdón por sus pecados.

É tão frágil a vida,
tão efémero, tudo!
(Não é verdade, amiga,
olhinhos cor-de-musgo ?)

www.youtube.com/watch?v=ftyPAFt5RVs
leer más   
7
sin comentarios 43 lecturas versolibre karma: 111

Fue preciso...

Fue preciso que te viera,
que sintiera tus palabras
recitando mi poema.

Me dijiste que tus ojos lo leyeron
una tarde, en el cuaderno de una amiga,
y quedaste impresionada
por la rabia que llevaba.

Yo quedé muy sorprendido
y pensé que exagerabas.
Recordaba aquel poema
como fruto de unos versos
que salieron, sin pensarlo.

Fue una tarde de septiembre
en que volaron esas letras de mi cuarto
intentando ver las olas de la playa,
pasear por sus arenas,
embriagarse con el yodo
y el salitre de las aguas.

…De esta forma coincidieron nuestros pasos
a través de mi poema.

Rafael Sánchez Ortega ©
03/09/18
6
2comentarios 30 lecturas prosapoetica karma: 97

Sal y puñal

Subo a su pecho, me espera
el diamante de crujiente sal
que endulza mi lengua de madera.
Bajo a morder un limón frugal,
bajo a su vientre de suave arena,
a naufragar y convertirme en coral,
a tensar una oxidada cuerda,
a anclar mi palpitante puñal.

Arte de T. Lautrec.
leer más   
18
4comentarios 63 lecturas versolibre karma: 128

Cuando

CUANDO no estás
es un océano con sed la soledad
Y el sol teme morir
En la oscuridad.

CUANDO sé que mis días para ti
Son iguales, como lo son para los relojes,
En el espectáculo del tiempo
Da lo mismo que tu olvido a mi me desaloje.

CUANDO a los astros
más los anhelo
Más distante me veo
Del cielo.

CUANDO con el fuego
De tu pasión se sueña
mi vida se hace humo ,
Que no es más que una leña.

CUANDO te siento lejos,
A cada instante,
En los rincones de mi mente,
Tus recuerdos son espejos.

Cuando la mala suerte repita su condena
Como si fuese un maldito eco,
no va a llover agua sino arena
En el desierto más seco.
leer más   
13
sin comentarios 75 lecturas versolibre karma: 119

Otoño

Cuando el Otoño sobrio nos alcance
desde su sinfonía de hojas secas
como notas engarzadas
en el pentagrama del viento,
afinaremos su clave de Sol,
de Sol tierno en madrugadas
descritas con acordes rojos.

Será Otoño quien reclame a nuestra puerta
su murmullo intenso de baladas,
con licencia de compases
de un bolero entre el ramaje,
con trombones en el cielo
anunciando con los truenos la tormenta,
con su música entregada
entre valles con los tonos de una marcha.

Se acercará a nuestra rueca,
se arrimará a nuestro fuego
recitando madrigales y tonadas,
con sus nieblas atrapadas en los cerros,
componiendo polonesas en los mares
con las teclas de su arena.

Será Otoño una caricia no anunciada
con la sintonía de timbales
de su lluvia en las ventanas,
suspirando en un arpegio de violines
sobre la corriente del río,
sobre murmullo de diapasones
de noches de leyendas claroscuras,
y las luces de la noche sobre el agua
reflejando una habanera.
leer más   
22
23comentarios 94 lecturas versolibre karma: 117

Bello día...

Bello día el que tenemos
de finales de verano,
transformando la alegría
con sus pétalos dorados,
y esos pétalos divinos
con el sol luciendo en alto
son los rayos y susurros
de los dioses y sus labios,
es inútil resistirse
al cariño y al abrazo,
del preludio del otoño
que nos llega con su canto,
simplemente lo recibes
y le aceptas suspirando
esperando la ternura
que trasmita su contagio...

Bello día de salida
para el monte y para el campo,
y también para la playa
y el paseo cotidiano,
porque en días como estos
es preciso disfrutarlos
y vivirlo intensamente
bajo pena de pecado,
disfrutemos la mañana
y tomemos su regalo,
de la arena y de las olas
con el fondo de los prados,
y soñemos con campiñas
con neveros y con barcos
en la eterna sinfonía
que los niños han creado...

"...Bello día el que tenemos
como un verso en el ocaso,
de la vida y los latidos
que soñamos y buscamos..."

Rafael Sánchez Ortega ©
02/09/18
14
11comentarios 104 lecturas versoclasico karma: 125

Profundo cielo...

Profundo cielo
quemando páginas
de momentos
de ensueño.

Sumergidos
en arena muerta
sedienta.

Muerdo el anzuelo
besame
matame de nuevo
viento,

Septiembre tiempo.

Ramón Pérez
@rayperez
Septiembre 2018
Cabimas, Venezuela
leer más   
19
17comentarios 91 lecturas versolibre karma: 139

A Lorca (Poema dedicado a Federico García Lorca)

A las cinco de la tarde
habló la voz del poeta,
entre forrajes y matorrales.
Buscando árbol de sangre
y en fiebre de arcilla.

Un poeta,
que no se ha muerto para siempre,
porque le visita un brazo de la noche
por su ventana.
Que se levanta para oír aullar al perro asirio.
y ama a Guadalquivir.
Ése que lleva una rosa de sangre,
con el corazón roído de culebras.

Lorca camina en una silla de arena,
se viste con la pluma de vidrio
y mira con ojos de estrellas.

Mira jinetes muertos,
en caballito fríos.
ansía una mano,
para su agonía.

El poeta
de las arriesgadas y creativas metáforas
y los sueños de lunas.
El poeta de las mil caras:
Lorca romántico,
Lorca político,
Lorca niño,
Lorca español,
Lorca del mundo.

Al que por amor,
le duele hasta el aire.
El de los romances canciones y baladas,
al creador de sublimes historias en los poemas.
Aquél, que veía dulzuras infantiles en la naturaleza.

Balas siniestras
pretenden enfriar su corazón de agua,
pero resurge con su pluma de sable,
con su voz que se columpia en las mentes de las gentes,
cual martillazo incesante.
Perdura sus letras en los oídos, en los papeles y homenajes.

Torero que no se dejó vencer en la plaza.
Aunque venía sangrando.
Que fue engañado por una casada,
que le dijo que era mozuela.

Hoy tu perfil en la arena,
es un viejo silencio,
con cara desolada.

Vuelve dulce cantor,
España te llora, en mantillas de puntillas...

Aurora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú
Derechos Reservados/Copyright ©
leer más   
10
14comentarios 110 lecturas versolibre karma: 120

Una niña

Hay un nosotros que vive por siempre
si cerramos los ojos y volvemos
donde el tiempo era la historia
de “ Había una vez… “
y frente a la orilla
y su horizonte una niña
con ganas de ponerse a escribir
de vivir…


Pero el tiempo vuela
y se escapa en un suspiro de las manos
y nos acordamos cuando a veces es tiempo
de recordar esos sueños con lápiz en mano
y otras el destino nos daña tanto el alma
que ella no puede, no quiere recordarlos…


Y no es culpa del tiempo
y no siempre el destino
es quien nos quiebra
a veces inconscientes
las ambiciones,
postergan los sueños
porque creen
que todo lo pueden
y no, no es así…

Yo no tuve orillas
ni sueños con promesas
que llegan a otras playas
buscando castillos de arena
y príncipes azules, no tuve a esa niña
ni ambiciones que lleven perdida
sólo un par de ojos color esperanza
que grababan la vida
mientras conocía la mentira
la verdad y la mentira…

Pero hay, siempre hay
abrazos que sanan
y techos llenos de sueños
que cada noche acarician el alma
para vivir mil historias
donde aparezca esa niña
en cualquier orilla
y viaje por el mundo
y el mundo brille
inmenso en su ojos
cada vez que vean
en el viento volar una hoja…


soundcloud.com/lola-bracco/una-nina (Lola).
16
16comentarios 100 lecturas versolibre karma: 132

Rosario Jade ( @marisa_bejar & @Transmisor_d_Sinestesias)

Ofrendo siete crisantemos
uno por pecado
latidos obscuros sellan las retinas
niebla espesa se respira
mientras corren entre los dedos
las cuentas lacrimales
de un rosario jade
las arenas de esta trampa
llegan al cuello
ahogan mil soles
deshojan mil tardes...

He perdido los esponsales del cielo.
Arrastro pasos aciagos y en lodo enmarañados.
Si oyes silabear al búho
es mi alma que brama acuartelada
en yelmo de sarna.
Esa mirada aguada
brocada en mal karma
sestea mi estancia.
¿Cómo zafarse del pictograma?

No hay escape...
El destino, ese pez del abismo
corta su espina el pecho
escama las retinas
vence al anzuelo de la suposición
no existe red
ni certeza...
Uno emerge
y muerde tus pies
rueda contigo
dentro de ese espasmo
ola en tu pecho
quiebra tu dorsal
come tus carnes...

Sí, el destino;
ese cordaje recalcitrante
oteador implacable
donde zancadillea mi paz exangüe.
Trampantojo de sueños
que desmadeja mi Ser
con hálito de hiel.
Estentóreas carcajadas fantasmales
descascarillaron el rosario de jade.
¿Mi llanto llega a algún serafín?

Inexorable...
Miguel y Gabriel aguardan...

Es la penitencia
quién ata a éste destierro temporal
Buscar ese templo interior
las aguas del edén
ese pacto sobre roca
arcoíris
ese santuario
donde los huesos no duelen
ni las astillas rompan capullo a luz de poro
ningún dolor hace llaga
donde uno no soporte
¡Que no tarden sus alas
y sus espadas No sean sordas a la súplica!

Oigo un resuello bajo mi cama
¡estereoscópico en drama!
Es un alma embreada
al infame duelo.

¡Desconexión!
Deambulo en una cueva
con tuétanos de ornamento.
El resuello guía mis pasos...
trastabilleo y caigo.
Lágrimas perlando mi vida,
la ciénaga es mi abadía.
El agua mugrienta me asfixia
y sólo veo calima.
Me destilo en ira,
forcejeo con la desidia
y emerjo.
¿Habito un nuevo reino?

Al salir del crisol
levita la sustancia
se precipitan sedimentos
La epidermis sobre la calma
en los glóbulos la melodía
Conexión interna
respiro la gardenia
halo solar mi pupila
¿El reino habita en mí?

Sí. ¿Ves la balaustrada argentada?
Allí se apoltrona la paz,
el viacrucis quedó atrás.

************************
Rosario Jade
Mesa Compartida
Marisa Béjar© &
Transmisor d Sinestesias©
leer más   
21
51comentarios 293 lecturas colaboracion karma: 112

En el azul tempano...

En el azul tempano dormité y
me sumergí en una sinfonía de colores
gravitaba sobre ese mar dulce y
frio de textura áspera.

Mis brazos largos y anchos remaron
hasta el pedestal cóncavo del reflejo
con el azabache y el crucifijo colgando
en mi garganta rota; unos duendes traviesos
de barbas largas se acercan y me conminan
a marchar a las terrazas azules del infinito cielo.

La majestad del viento sopla
un susurro suave calienta mi piel y
una ola marina atravesada me abraza
dulce placer excitante aroma de miel.

Miro hacia el oriente y veo que el desierto
expulsa granos de arena hasta formar un gran oasis
donde camellos y viajeros apaciguan la sed del destierro.
Miles de estrellas en herrumbre envolvente
le dan la vuelta al universo
el Cosmos en su total dimensión
sin espacio y tiempo.

Un palacio de rocas morbosas
envuelven a la luna sonriente
que brota de sus entrañas
las espigas del rayo amarillo y
los convierte en pinceles y acuarela marina.
Mis manos las toman y comienzo hacer trazos
y pinto tu cándido rostro virginal,
posas para mi totalmente desnuda
pareces una ciudad desierta con
sus ventanales refulgentes
perfecto cuadro he creado y lo
cuelgo en las paredes del gregoriano espejo.

Mi otro yo el existencial se regocija...

He entrado a las puertas del cielo.

@rayperez
Junio 2009
Venezuela
leer más   
14
20comentarios 116 lecturas versolibre karma: 111

De Luz Y Sombra

Mientras hablabas,
descubrí algunos
de tus secretos.
Nos íbamos conociendo
esquivando un sonido
de nieblas.

Recuerdo
que tus ojos añoraban
una primavera
que los encendiera,

y te dije,
con doble filo,
que los ojos brillantes
almacenan luces
como la arena blanca
bajo un cielo
desordenado,
y tienen el sabor
a besos de otras bocas.

La noche
llegó a puerto
con ventanas encantadas,
y con vistas
a amaneceres rojos.

Yo deseaba
quitarte los cristales
de los labios,
pero tú querías
devolver el tiempo
para hacer de ti misma
la soledad.

Y, por supuesto,
la luz no prospera
en corazones
que fabrican sombras.


©Alejandro P. Morales. (2018)
leer más   
19
10comentarios 76 lecturas versolibre karma: 131

Había una vez… “5” Cuentitos de error, Ironía, humor y doble sentido sin pudor…

Había una vez… “5” Cuentitos de error, Ironía, humor y doble sentido sin pudor…

Hay historias o cuentos que nunca se detienen, que viajan montadas en el viento tan lejos como pueden, hasta que cruzan otro más fuerte, que les desvía el camino, y alguna tormenta que piensa que volar le ha dado sed, y empapa las hojas, y tiene que volver, por más hojas, para volver a empezar y volver, y volver, y llover y llover…

Cuando rien rien, cuando lloran lloran, pero cuando se aman todo cambia y los dos gozan y goooozan…

Tiene la lengua tan larga, que cuando se ríe se escapa, y espanta a sus sueños más tiernos, y despierta demonios que desvelan el morbo de medirle la lengua y conocer su idioma, pero el verdadero problema es cuando llora y se congestiona, y respira casi obsceno todo el tiempo por la boca, y que boca… y otra vez la lengua…

Unos dicen que se aman y otros no, ni, imaginan, pero si_no siquiera se conocen, para algunos, pero los cuentos mienten siempre y le ponen el final que les conviene, según el hambre, y si hay postre después de perdonar a las perdices…

Él le pide quiéreme y ella sin mirar le grita ámame, pero con menos ropa y más malas palabras, con muchas miradas guiando la lengua, con dedos que quieren imposibles y otras partes que se esconden haciéndose invisibles, él pide, ella gana y ninguno se queda con las ganas…

Tiene sueños que marean, hasta a el pirata más bravo, una noche cuenta cuentos de asesinas de ovejas, la siguiente hace castillos en la arena mientras baja por ascensores, y las peores historias, son esas de terror cuando sube y baja a oscuras por las escaleras, en pijama, con los residuos con pañales que apestan de los fideos, en pantuflas y alumbrándose con linterna, mientras va elucubrando otro cuenta sueño para insomnios, pero se enternece a veces e invita a participar a los minions…

Se saben mentira, de esas verdaderas que ni hablan por darse cuenta, de esas que miran y hacen la vista gorda sin ponerla a dieta hasta que rueda y rueda, y de verdades los aplasta con las lenguas afuera…

Cuando empieza a soñarlo mientras se está bañando él la espera con la toalla y ella lo encrema hasta blanquearlo, para deslizarse con los cuerpos y que no se arrugue de miedo…

El transita sin registro las esquinas de sus sueños, no repara en semáforos, porque les guiña cualquier ojo, porque coquetea con descaro y la luz roja le cede el paso…

Así son los cuentos malos, mal escritos y contados, cortos por pasar el rato, sin buen humor ni sentido, pero con un poco de descaro, así son y me despido…

soundcloud.com/lola-bracco/habia-una-vez-5-cuentitos (Lola)
16
9comentarios 102 lecturas relato karma: 119
« anterior1234549