Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 146, tiempo total: 0.020 segundos rss2

Copérnico se equivocaba

La Tierra gira alrededor de su ombligo. Además es ciega y sorda. Es un ego desmedido. Tanto que, como Saturno devoró a sus hijos, se come sus propias entrañas.

El mundo rota alrededor del dinero. Manchado de ansias incombustibles. De mentiras y miedos. De corrupción y guerras.

La manta bélica deja dormir al raso muchos corazones. Endurecidos por las balas como si hubiesen echado hormigón a sus latidos. Sobresaltos nocturnos para tristezas en vela.

Somos la carcoma de la galaxia. Buscamos vida en Marte para hacer caja con viajes marcianos, todo un lujo al alcance de pocas manos. Y mientras, reventamos el planeta azul.

¿Azul? El aire se mastica, las aguas se eutrofizan.

Y las focas huérfanas de piel. Los conejos infectados en laboratorios. Los elefantes sin marfil, sin mes de abril. Un tigre de Bengala en la alfombra de un majara. Una garza disecada en las aguas estancadas. Un pez que se asfixia y un polluelo que no vuela.

Quiero pensar que algún día abriremos los ojos. Que agitaremos las ganas con viento y magma, que la corriente eléctrica surgirá al rozar unos labios, al besar unas manos.

Que la hierba tejerá sábanas frescas. Que las flores pintarán mi pelo. Que la lluvia silbará mañanas. Que la tierra germinará en tu suelo.

Quiero un mundo libre. Corazones justos. Quiero soñar despierta, surcar las nubes entre mil pájaros al vuelo.
leer más   
11
25comentarios 127 lecturas versolibre karma: 100

El paraíso

Vapor tenue fluye en su contorno,
calima que asfixia en el bochorno,
quedo perplejo
por su reflejo
que yo deseo, por el derroche
de aquella noche.

Imponente emerge en la neblina
tan fogosa ardiente mesalina,
y esculpida en fina porcelana,
a su piel, el sol a la mañana,
le pone el broche.

A esa gran diva turbado acudo,
por contemplar su cuerpo desnudo,
al paraíso
con su permiso,
a aquel emblema de la hermosura,
a su figura.

Pórtico de excesos y pasión,
de la tempestad del corazón,
del torbellino que hay en su pecho,
de tantas noches sobre su lecho
sin más censura.
13
4comentarios 50 lecturas versoclasico karma: 97

Hundiendome

Cada día en el que suelo despertar,
siento como si mi alegría se extinguiera,
al tiempo que mis deseos de vivir se asfixian
en un mundo donde no se logra percibir nada
como si agua rodeara por completo mi alma
luchando para lograr respirar,
comparando este tormento con una persona ahogándose en el mar,
donde solo la magia de alguien con corazón de hada
y grandes sentimientos con magia y fuerzas que no terminan
es la única que ayudarla pudiera.

Cuando cierro mis ojos veo mi pasado
alejándose cada vez más de mí,
de mis sentimientos, de lo que solía sentir,
haciendo crecer mi sufrimiento,
al tiempo que logra más a mi corazón hundir,
en una nostalgia contante
que me hace desear el tiempo retroceder
para volver a retener
la luz que en mi vida se ha de perder.

En cada canción triste
llego a perderme en sus letras,
en los sentimientos que expresan,
las personas que con su voz me acompañan
en el dolor que deje entrar
por no ser consciente de la soluciones que yo mismo deje permitir
que pasaran al abismo de mi interior
que hoy se encuentra frió, solo y hundido
en una tristeza absoluta y soledad junto al desamor.
leer más   
11
sin comentarios 67 lecturas versoclasico karma: 91

Si pudiera

Crepitando los fuegos arderán calcinados,
al pulso de sus llamas de embrujo cautivados,
palabras silenciadas, deseos liquidados;
poemas asfixiados por versos censurados.

Las brasas que quedaron de instantes consumidos,
rescoldos y cenizas pidiendo ser vividos.
Historias incompletas, destinos pervertidos,
quemados en la hoguera se mueren afligidos.

Cautiva de las sombras, prisión de mi ceguera,
me atormentan recuerdos esculpidos en cera;
errores perpetuados por mucho que doliera.
Por ti cambiaría si volver atrás pudiera.
16
21comentarios 114 lecturas versoclasico karma: 113

Tengo

Tengo una hendidura
asfixiante
y tenebrosa.

Tengo las alas negras
del esclavo
sin huellas.

Tengo un verano
acostumbrado
a morir de frío.

También,
tengo una ausencia
que sabe lo que pienso
sobre la primera
persona del plural:

su vida
está herida
de muerte.


©Alejandro P. Morales.
leer más   
11
10comentarios 101 lecturas versolibre karma: 92

El papel de la chocolatina

Somos el papelito plateado del envoltorio de la chocolatina. Acaba en la carretera, revoloteando entre las ruedas del tráfico. De allá para acá, esquivando empujes a quemarropa.

Y mientras, el sol refleja su cara de luz en cada voltereta. Como los anzuelos brillantes para peces incautos. Como engaños para esas boquitas que se abren y cierran incesantemente para no asfixiarse.

El envoltorio, que tuvo sus días de gloria y ahora luce ajado, vuela entre idas y venidas. Frágil. Ligero. Huye lejos cada vez que quieres tocarlo.

De tanto ir y venir, acabamos cada uno por un lado. Con restos de lo que fue un bocado dulce. Entre dióxido de carbono. Muriendo poco a poco. Intentando olvidar ahogados.
leer más   
10
11comentarios 71 lecturas versolibre karma: 97

Mi soledad

Aquí en mi soledad anida un gran silencio,
que aumenta mi tortura y me asfixia,
me ahoga de recuerdos, recuerdos imborrables
que vuelven y atenazan de dolor inmenso el pecho.

Mi soledad está presa atada a mis recuerdos
son memorias viejas, historias de otros tiempos,
dolores ya ajenos que rompen el silencio
de aquellos mis ancestros y regresan murmurando
de acerbos sufrimientos.

Mi soledad está presa en cada sentimiento,
no puede ya soltarse, no puede ya aliviarse,
está como grabada en mi alma a puro hierro,
se extiende por mi vida cual suave riachuelo,
creciendo lentamente, aumentando mi tormento.

Mi soledad envuelve mi mundo de silencios,
ahoga mis suspiros, los encierra sin remedio,
sofoca la esperanza que brota de mi pecho
dejándome un amargo sabor a desconsuelo,
que lastra el sentimiento nacido de algo bueno.

Mi soledad sombría no puede ya sanarse,
no puede sin dañarme, está como plagada
de muy malos recuerdos y siento que avasallan
mi alma desde adentro, mordiendo mis entrañas
hundiéndome en el tiempo, viniendo desde lejos,
allá de mis ancestros.

Mary 11/05/2018
leer más   
19
16comentarios 199 lecturas versolibre karma: 109

Digamos...

Digamos
que fue ayer
cuando nos conocimos
y démosle la espalda
a este tedio,
a esta absurda rutina
que nos asfixia.
Soñemos como dos niños
que el amor
es para siempre,
que para siempre vivimos...
leer más   
15
4comentarios 72 lecturas versolibre karma: 101

Te extingues, me extingo (con @Angeles_Torres_Torres )

Desperté esta mañana
sentado a la orilla
de la galaxia;
recorriendo con mis dedos
cada hilo de luz
que me lleva
hasta el interruptor
de cada estrella brillante,
de cada lumbrera,
de cada lucero
que iluminó
nuestra última noche juntos.

Un viento cósmico
sopla helado,
se me mete por las venas,
me carga de este plasma denso
que dificulta hasta la respiración;
y mientras apago cada lucero,
siento que me asfixia
este estallido lunar
que sabe a negro abismo,
que sabe al adiós.

La noche arde en el azul cielo
descascarillando polvo cósmico,
que solo llora lentejuelas
de corazones divergentes.
El viento susurra asteroides
que no dejan de llorar estrellas,
y el universo
se ha llenado de rocas
que se volatizan
en olas de tiza.

Desperté esta mañana
abrigada de bálsamo de tinta
en arroyos argenteos,
y no quise despertarte,
sólo dibuje un beso opalino,
y entrelacé mis manos
con las tuyas
en etérea composición,
dejando escapar besos fugaces,
entrelazando dos soles siderales,
que sólo intentan
unir nuestras huellas
de suelas despegadas.


Queman tus soles
en el vacío absoluto,
en los laberintos espiral
del recuerdo olvidado
de las memorias de cristal;
remembranzas
de una nebulosa de estrellas
que nos brillaron con el resplandor
de un millón de luceros de diamante.

Llega la aurora y despierto
navegando en los ríos opalescentes
de tu pelo,
anegado por las lágrimas
que aún no hemos llorado,
sofocado por la tibieza
de tu aliento
en mi cuello,
y la idea contumaz,
de perderte, de perderme,
de perdernos;
para siempre.

Desperté esta mañana,
y mis venas
se habían cargado
con una maleta de plasma
que no entendía nada.
Cierro mis puños
intentando reunir todas mis fuerzas
para atrapar el viento de estrellas
y capturar mi deseo
en un atrapamariposas.

Nuestros besos desesperados,
buscando tragaluces
de sonrisas perpetuas,
lívidas, suaves, nítidas, ingrávidas,
y sólo sueñan patios
pulsando el interruptor
de luces de luna
al ritmo de levaduras
en mares de ébano.


Te extingues y me extingo,
no como se extinguen imperios,
sino
como se extinguiría el infinito
de un universo.




~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
@Angeles_Torres_Torres &
@AljndroPoetry
2018-may-9
leer más   
17
31comentarios 159 lecturas versolibre karma: 94

Planetas libres

Fue fulgurante. Horas de luz, horas granates.

Fue una sorpresa. Los poemas de uno y los apuntes de ella sobre la cómplice mesa.

A veces el destino ofrece lazos. Unos se trazan con sogas ásperas. Duras maromas que asfixian y hacen heridas. Otras, son tiras de suave raso que resbalan. Tanto que terminan por soltarse y caer en la espesura de la hierba, sobre helechos húmedos.

Y dejamos libres.
Nunca hubo hilo de ningún tipo. Ni el más fino.

Son cuerpos plenos, planetas libres. Repletos de energía, explotan y chocan en sus ondas expansivas. Y es ahí donde deciden quedarse,
sin ataduras, sólo la voluntad de querer permanecer cerca.

Tocarse, besarse el alma, lamerse la mente, la razón, hasta hacer que se derrita como un polo de hielo. Que el líquido restante reviva desiertos.

Es saber que no se necesitan complementos. Es saber que son locomotoras rumbo al destino que la mochila de experiencias les dicte. Es la no dependencia. Es la no subsistencia. No son migajas. Es el no conformarse.

Cuando el número áureo toca su puerta, es una suma perfecta. Es un producto infinito. Son siempre sumas, olvidan las restas.

Y ahora, grítale al vacío que ya no recuerdas. Mira al horizonte y dile que ya no le versas. Miente y di que no te quemas. Calcina aquellos poemas, deja libre esta mesa.
leer más   
13
17comentarios 116 lecturas versolibre karma: 109

Mi Mariposa

Mi mariposa
vuela,  
gira,
atraviesa
y pinta
El bosque de amarillo intenso,
raya las paredes con azul cielo
y traza de rojo el fuste acanalado
del más hermoso arco iris,
Susurro del viento.

Mi mariposa
ya no revolotea en su morada de algodón
lejos de casa,
más allá del asfixiante sol
arremete contra los insondables abismos.

Mi mariposa ya no regresa al retablo de los sueños,
Jardín de rosas cortadas en invierno;
Y vegeta en sus alas,
Almas gemelas
sutiles miniaturas.

Mi mariposa vaga en silencio absorto,
como errante
perdida
camina por el mar del ignoto viajero
que zarpó de castilla la vieja
a surcar los océanos
y encontró en el nuevo mundo
el descanso eterno,
el más perfecto paisaje
contemplado por el señor de los trópicos: VENEZUELA
leer más   
6
1comentarios 79 lecturas versolibre karma: 72

200 poemas y una historia (a ti amigo lector de poémame)

Si te digo que me muero por vivir,
que sueño con estar despierta
o que me crezco cuando soy pequeña.
Que me asfixio cuando me das aire,
no son sólo paradojas, son vida.

Doscientas veces te conté de mí,
me expuse,
me derramé,
me mostré.
Doscientas veces me abrí,
me desnudé,
me exprimí.
Soy lo que ves,
y lo que no ves también.
Mi mundo es el que te muestro,
y también el que me guardo.

El poeta que soy,
lo soy por mí, pero
también lo soy gracias a ti.

Esto no es un fin, es un punto y seguido.
Mañana seguiré aquí,
si me dejas, te mostrare doscientos uno.


Hortensia Márquez
mi poema 200 en poémame
37
52comentarios 351 lecturas versolibre karma: 131

Quiero vivir la vida desde adentro

Quiero vivir la vida desde adentro,

ser libre y sentir el beso de la brisa

al volar perdiéndome en el cielo

o saltar y danzar si es lo que quiero.



Quiero vivir mi vida es lo que siento,

no callar las presiones que me asfixian,

quiero soltar las cadenas que me atrapan

con silencios obligados y molestos.



Quiero vivir la vida desde adentro

como vuelan las aves libremente

o posarme en las montañas si quisiere,

o ahogarme de sed en el desierto.



Quiero vivir mi vida desde adentro

sin temores que anuden mi garganta

y compriman cada pensamiento

controlando mi día sin mañana.



Quiero vivir mi vida desde adentro,

quiero saber que se siente alzar el vuelo
17
16comentarios 186 lecturas versoclasico karma: 120

Flor

un bochorno incomodo asfixiando las ideas de una flor preciosa.
una flor preciosa añorando la caricia de la brisa
no entiende ni un poco su existencia
se pregunta cuando va ha olvidar sus traumas
cree que si cambia sus colores el sol la amara de nuevo
el sol todos los días le escribe cartas en letra cursiva
la flor solo entiende poesía
no sabe donde fijar su horizonte pues nada le parece profundo
ni que valga la pena
todo le es vano, pero sigue sintiendo, sigue pensando
esta distraída no ve mas halla de sus recuerdos y de sus viejos pensamientos
arraigados por que así lo quiso
se molesta con sigo y con el cielo que la observa
descansa en sus raíces que la mantiene viva y preciosa
sus cuestionamientos son muy pobres
y se lamenta haber perdido los colores que se escaparon de su imaginación
tiene poco entusiasmo por conseguir lo que desea
por que se decepciona de su naturaleza
pero es grato a la vez con ella
quisiera olvidarse de su pasado
quisiera olvidar lo que la llevo ha la confusion
quisiera dejar de temer que un día marchitara
y morirá viendo lo mismo que hoy observa con tanto afán.
leer más   
5
sin comentarios 29 lecturas prosapoetica karma: 32

La última gota

Cuánto amor con deseos de coincidir
en el inmenso infinito
cuántas almas deambulando el universo,
buscando su amor eterno.

Cuánta pasión escritas sobre nívea piel
esperando ser descubiertos
por las caricias de otras manos y otra piel
despertando su adormecido cuerpo.

Cuánta poesía callando la voz
por lágrimas atoradas en la garganta,
cuántos corazónes solitario
deseando vivir enamorados la pasión

Y que ironía, tú allí, inmóvil
tus ojos ciegos nunca lo pudieron ver,
hoy te llenas de silencio sintiendo el peso
de cada segundo, vencido por el implacable tiempo.

Hundido en letargos la mente te traiciona,
recordando lo perdido te hundes en profundos silencios,
te abrazan tus odios que te asfixian
fingiendo una felicidad inexistente.

Tú que nunca te dejaste vencer por el amor,
y pisotearlo fue tu pasatiempo.

Hoy sientes como se te escapa la vida,
como arena fina de un dorado desierto
como agua entre los dedos de un riachuelo

cuando quisiste vivirla en paralelo
ya te la había cortada una secante
dejado que vivas tu propio duelo.

Perdido estás en el tiempo, en laberintos
de veredas torcidas que hiciste por camino,
intentas pegar los pedazos de un ayer ya extinto

es como querer juntar en un inmenso pastizal
semillas de flores de diente de león
que han sido esparcidas por el viento.

Por fariseo hoy pagas tu derrota,
aún en compañía árida soledad de tu vida viertes,
vas sufriendo miles de veces pequeñas muertes
antes de beber de tu vida la última gota.


MMM
Malu Mora
leer más   
16
20comentarios 124 lecturas versolibre karma: 94

La Terapia

(Inicia la sesión)

-Toma asiento,
Mil veces
Hablamos de esto
¿Cómo te sientes?

-Araño la corteza,
Pero no encuentro respuestas,
Me asfixia…



-¿Quién?

-El miedo, mis delirios,
Ella…
Los ojos no ven,
Más allá de la niebla.
¿Qué debo hacer?



-¿No lo sabes?

-Cada vez que intento,
Dejo, hasta el último aliento.
¿No la merezco?



-Tendrías que saberlo

-El autor escribió
Su nombre junto al mío
Para quitármela de un latido



-El autor no dejó todo escrito

-Y si tanto me lastima…
¿Por qué no puedo sentir la ira?
Sin ahogar la vida, en una copa de tinta.



-¿Por qué no te dejas ser feliz?

...

-¡Por qué no me deja ser feliz!
¿Nunca escribiste un beso?
¿O leíste una cicatriz?

El dolor,
De mil agujas al corazón,
Es insoportable,
Para los demás indetectable,

Nadie ve la herida ni la sangre,
Pero no saben… cuánto se expande,
En el fondo

Aunque el cuerpo me grite,
Me suplique y me hable.
Atrapado en el vacío,
No hay suspiro, que dé aire.

Tengo un poema, rozando los labios
De esos que escribes, a puño cerrado
El corazón espera un descanso
Liberar la carga, que va guardando.

(Finaliza la sesión)

-No importa cuánto punce el pecho,
Ni cuanto tense mi garganta,
No hay dolor más fuerte,
Que un amor sin palabras.

Sr. Nube
14
10comentarios 75 lecturas versolibre karma: 120

HΨPᎾҜRISIS

Calles cerradas
de caridades vacías
por penitencias que asfixian
tus turbias realidades veladas.

No eres el llanto del atrio
ni la letanía en las cúpulas.
No llevas a cuestas
sino tus propias injurias.

Cierras los ojos
y abres tu juicio.
Muestras autocondena a voces
flagelando otras espaldas, mustio.

Guardas la fiesta
y violas el pesar.

Cargas cruces de materia
y en ellas,
crucificas indolente
cada par de huellas
que padece contigo en el camino.

Ahí vas, caminando junto al crío
que desarropado de amor
y frío de trigo
miras siempre sin afán
y abstienes tu vientre de pan
pero le dejas a él
hacer eterno el sacrificio.

Lamentas aquella omisión,
ese crimen, ¡tal olvido!
pero tus ancianos
perecen lejos del fuego
de tu chimenea
y la sinceridad de tu abrigo.

Visitas hasta el séptimo templo
rasgándote las vestiduras
con las mismas manos
que golpean, vejan
y dolor inquieren a las almas puras.

Desprecias las carnes de bestias
y te haces una
cuando de tu hermano te aborazas
y vendes al mejor postor
que tu oscura entraña lavas.

Dos caras de la misma moneda.
Una moneda que no vale nada.
Un valor que pierdes
cuando usas ambas
¡pretendiendo ser humano!
ser humano un día
y el verdugo de todos,
todos los demás segundos
de tus todos pobres años.



Yamel Murillo


Hypocrisis®
Caleidoscopio©
D.R. 2017
leer más   
15
17comentarios 78 lecturas versolibre karma: 90

Escribo los silencios que me encuentro

Escribo los silencios que me encuentro mientras camino
por los garabatos de las circunstancias.
Con una antorcha en la voz
afino el folio.
Hay un iceberg en el poema,
le he pedido al sol que sea mi socio.

Tengo muchas faltas de ortografía en la mirada
porque mis silencios fueron autodidactas.
Estoy leyendo el olvido
y me desmienten las cenizas.
Con la literatura de los susurros
dejé excusas en la vitrina.

La ansiedad entona los acordes de mi caída
mientras libero las partituras enjauladas
en el presente que me asfixia.
Cuando la mirada sabe a rídiculo
vomito los presentes empachados
de las palabras que no dije.

Hoy termina mi pasado.
El futuro no me reconoce,
que me habrá pasado.
leer más   
13
12comentarios 78 lecturas versolibre karma: 104

Sin sombra

Arrastramos pisadas
sin sombra,
vestimos nuestra piel,
de armaduras sintéticas,
llenando nuestra conciencia
de expresiones de quemaduras,
que sólo se purifican
con bálsamo de alegría.

Pensamientos hostiles,
se confunden en las pupilas
anémicas, retorcidas por la vida,
se superponen en planos ilógicos,
de dimensiones oscuras.

Nos miramos en espejos,
vacilantes e indecisos,
y acumulamos montículos
de pisadas vacías.

Nos alimentamos de ovillos
de odio, ira, envidia,
y observamos, el espectáculo
de miserias,
como penumbras ajenas.

El desasosiego, nos invade la calma,
dejando lagunas vacías,
en un mar sin sombras.

Estamos atrapados,
en un mundo encapsulado
dentro de un reloj de arena.

Vivimos sin esencia,
no sabemos encontrar el amor,
porque el amor no se compra,
no se hiere, no se prostituye,
tal vez, no lo hayamos buscado,
o tal vez, el no quiera encontrarnos.

El tiempo se escapa,
sin mirar los bellos instantes
que quedaron
en sepulturas de olvido.

La vida, nos asfixia,
nos somete,
nos endurece,
y nace una coraza
invisible y resistente,
gobernada de ojos ciegos
en lenguas de envidia.

Subsistimos de migajas,
de material conciencia,
y nos convertimos
en sombras debilitadas,
que desayunan
el dolor de almas simples,
de naturaleza sencilla.

Somos, sólo sombras
de otras sombras,
llenas de vacíos invisibles,
que se escriben
en cartulinas sin sombra.

Angeles Torres
leer más   
16
11comentarios 59 lecturas versolibre karma: 109
« anterior123458