Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 149, tiempo total: 0.034 segundos rss2

Soñar con amar

Fuiste un tesoro
diligencia necia y errada
un laberinto sin miedo
intrincada víctima de la ignorancia pagana.

Enloqueciste
con mal de amores prohibidos
nunca fingiste favores,
alegre fue tu penoso olvido.

Ya no sirve de nada tu pasado
ese sentimiento que atormenta
con la hermosura inaccesible
de humillar a un poema de amor.

Desamor o enojo, no lo sé
mal de amores,
parece increíble tener que ser incompatible
entre las razones.

Escucha mi corazón
que levanta el vuelo
insensible,
soñando solo como poder amarte.

Sin renunciar a la pasión que reside en mis enojos
como un esclavo firme
que sin lazos siempre te quise
sin el desánimo libre que sólo aflige.

¿cómo podría no amarte?
¡si eres la causa más invencible!

El mute
recargado.

16/08/2018

En honor a:
Juana Inés de Asbaje.
Sor Juana Inés de la Cruz.
4
sin comentarios 87 lecturas versolibre karma: 50

En aquel lugar secreto...

Permanezco deshabitado
despojado…
y desguarnecido
en aquel lugar secreto
donde escondimos los murmullos
de los vientos del sur.

lejos del mundano ruido
mitigando el gélido olvido
perfecto cuadro
de un atormentado.

Como en una isla solitaria
naufrago de tu ausencia.
leer más   
11
6comentarios 70 lecturas versolibre karma: 94

Ella (se fue)

Ella,
cantora perspicaz de mis temores,
cómplice de las imágenes
que hicieron girar la rueda de mi voz,
mujer de ojos de emoción diáfana,
narradora en sus pupilas
del amanecer rojizo de un verano de furias.

Ella,
hembra dulce de escalera atormentada,
amante de las noches de lluvias
y del lodo de los caminos infinitos,
residente en la sabana más profunda,
pintora en tantas madrugadas
de todas mis arrugas.

Ella se fue
dibujando con su rastro mi mirada nueva,
dejando mi orgullo moribundo
prendido entre sus ramas austeras,
se fue
danzando al compás de su llanto,
buscando entre las piedras
la sublime urgencia de sanar su magia.
leer más   
12
7comentarios 106 lecturas versolibre karma: 96

Orgullo, el invitado indeseado

Como puede ser que la libertad sea lo que tanto admirabas, y hoy precisamente la que te de ataques de ansiedad, las alas que tanto te gustaba acariciar y verla volar con ellas, hoy quieres que no las abra, y que detenga por ti su vuelo.

Cuando un error se comete, borra todos los aciertos que se ha tenido, y se marca para siempre un juicio olvidando lo dejado en el pasado, haciendo caso omiso en el presente de lo que marco la diferencia, porque eran dos para mucho en medio de un mucho en el que ambos de manera separada deberían conquistar.

Y aun teniéndolo todo, el orgullo se agasaja atormentando, siendo invitado no deseado pero convertido en el perverso daño, en una lucha de egos, que angustiaba la verdaderas razones que los tenían unidos.

Y cuando todo se nubla, cuando todo ensombrece aquel puñado de promesas que se hicieron entre abrazos, cuando en susurro decías, que era por por ella que habías tanto esperado.

Les sobraba el amor, les faltaba el resguardo de un amor sin escenarios donde nadie pierde y gana, en donde ceder no es perder, y el amar no es atar, porque vive para verte brillar
y seguirá aplaudiendo tu maravillosa forma de enfrentar todo en los aciertos de tu vida, donde logras lo propuesto y donde sabes a donde vas,
Te admirara, porque te amo en libertad y desde aqui te aplaudirán quedándose con el rocio de la utopia de un amor, que fraguaron en el alma, para la eternidad.

Las letras de mi alma
leer más   
4
sin comentarios 71 lecturas relato karma: 58

Igualmente

Contemplábamos el eclipse recordando nuestra primigenia racionalidad de hace miles de años, cuando un acontecimiento como el de hoy atormentaba a nuestros todavía inocentes antecesores, aterrorizados al pensar que aquel raro conjunto celestial solo podía significar el fin de su existencia.

Lo que jamás sospecharon es que, con eclipse o sin él, el fin de su existencia terminó llegando igualmente.
leer más   
4
sin comentarios 47 lecturas relato karma: 49

Fin de un cuento sin escritor

No sé el por qué
Ni como, ni cuando, ni donde
Solo te encontré
En el silencio de la noche
Jugamos a lastimarnos
Tus ojos grandes
Mis deseos aullantes
Tus cachetes rojos
Mis labios rotos
Como querer, como ser
Como entender que no veremos el amanecer
Que el día acabo mujer
Que dentro de tus sueños desapareceré
Que de tu vida me alejaré
Que dejare de amar y tú no me encontrarás
Pero dentro de mi siempre seguirás
Con el corazón partido
Un poco deprimido
Olvidé el primer beso
Que me enamoró sin sentido
Bohemia mía, permite a mi teso
Sacar el hueso
Que amarga mi sinfonía
Que ilumina mi ahogonia
Ni pretendo, ni soy
Ni espero, ni doy
El fin acerca, los caballos relinchan
La historia que empezó aquel día
Suplica si agonia
Inverso en una luz que cada día incha
La luz de la pasión
Que atormenta con dolor
Lugar en donde el odio es el amor
Final de un cuento sin escritor
leer más   
10
5comentarios 81 lecturas versolibre karma: 92

La muerte del hombre

La muerte del hombre
se conversa en un poema,
entre la frontera de una locura
y una absoluta doble moral.

En el perdí el límite que fingía detenerme
me fui precipitando hasta el último rincón de un libro,
de una vida que no se arranca en una hoja
fingiendo ser el último acto poético antes de partir.

Nunca fueron suficientes
ese montón de páginas blancas
para darle vuelta a la historia,
siempre basta un poco de drama para hipnotizar.

Desagregarse hasta borrar las huellas
de una identidad que ya no mira tanto para adentro,
es como ese poeta interno
que se conforma con saber de la profunda verdad.

La última agonía huele a un silencio putrefacto
por todas las palabras que no se alcanzan a digerir,
se quedaron en el tintero de poder escribir de nuevo
antes de tener que dejar vivir.

Te compre una pequeña rosa
hecha con un pedazo de tela roja
terciopelo sutil que se nutre sin querer
de lo bello que es amar sin pretenderlo.

Solo te pido que la dejes en mi descanso eterno
como un acto de amor supremo
hasta que el terror derrumbe a la existencia
y el miedo deje de inmiscuirse con el deseo de existir.

Tembló en mi subconsciente en sufrimiento,
con la demencia atormentada por completo
tanta esperanza corroída con tan pocos besos
después del último intento de no querer partir.

El mute
25/07/2018.
18
8comentarios 143 lecturas versolibre karma: 97

El Reflejo en el Espejo

EL REFLEJO EN EL ESPEJO

Miro en el espejo
el reflejo de los años
un rostro diferente
al que alguna vez conocí.

Recuerdo tristemente
cuando a la muerte me enfrenté
cuando me encontré en ese camino
entre la vida y la muerte.

Me miro al espejo
y veo mi rostro ya cansado
agotado por los años
por los golpes de la vida.

Sufro en silencio
cargando una cruz
que me agobia lentamente
que me atormenta por las noches.

Vivo sin ganas de vivir
caminando entre las sombras y el rocío
siguiendo el camino de la luz
que brilla a lo lejos.

Recuerdo tristemente
cuando hace unos años
me encontré frente a frente
con esa sombra que viene y que va siempre
para recordarme que aún estoy aquí
sufriendo en silencio
en medio de la soledad absoluta
frente a aquel espejo
que sólo refleja un espejismo
de aquel hombre que alguna vez existió.

Me miro al espejo
soñando con el amor
con acabar con estas penas
que agobian mi alma
mi corazón
mi mente
con dejar atrás la cruz del dolor
que cargó día a día
y noche a noche.

Miro ese reflejo
soñando que soy otro.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Julio 2018
leer más   
11
10comentarios 90 lecturas versolibre karma: 102

Mi triste amor

Aun cuando mi mundo se vuelve oscura pienso en el amor que nos unía siento como si tu mirada me atrapara una vez más quisiera contenerme al llorar al tener que admitir que no te amo que todo fue una infame por más que trate y te aleje de este sentimiento nunca te dejare de amar.

Muchas veces me escondí de ti al saber que era una realidad la que mi corazón sufría que cada vez que nuestros ojos se encontraban estabas en mis pensamientos hacías que mi corazón se llenara de lágrimas sentía un gran vacío al no tenerte a mi lado mi alma se oprimía al no ver tu sonrisa.

Otra vez mi triste pasado me sigue y me atormenta como hago para sacarte de mi mente como remplazo tu mirada, como olvido el rose de tu labios con los míos será que tendremos que vivir otra vida para que volvamos a encontrarnos y para que te siga amando.

Que hare ahora que te aleje amor mío seré el culpable de mi propia melancolía.

Llorare recordando que cuando estaba a tu lado podía sonreír ahora mis días serán oscuros por tu amor dime como volverte amar aun llevo esta tristeza clavada dentro de mi pecho que me ata a este destino trato de ignorar este sentimiento pero cuando me encuentro solo vuelves a mí y vuelvo a sentir esa opresión que duele y que no logro olvidar.


Ahora diré adiós y dejare que este dolor me consuma ya no resisto al no tocar tu cara, al ser yo el que tu vuelva a besar ,el que te hacia sonreír el que te abrazaba y te tomaba de la cintura ,el que agarraba tu mano cuando estabas distraída el que te miraba con ojos consoladores ,.aun cuando llorabas secaba tus lágrimas y sentía tu dolor mi mudo se volverá oscuro hasta mi último día
leer más   
5
2comentarios 496 lecturas prosapoetica karma: 77

Creo que un día de estos

Creo que un día de estos
te callaré la boca,
me levantaré y te diré sin reparo
que dejes de atormentarme.
¡Que te vayas, que dejes de susurrarme!
Que ya no soy aquel que se dejaba convencer
—tan fácilmente—.
Que no te tengo miedo y, lo mejor de todo,
no me lo tengo a mí.
Un día querré equivocarme
y no me va a importar lo que diga la gente,
no perderé la oportunidad de brillar,
más fuera que dentro.
Te enseñaré que soy capaz de mostrar
de qué estoy hecho.
y si de todos modos me equivoco,
no me esconderé, no quiero que me definas.
Creo que un día de estos
te callaré la boca,
pero hoy... no va a ser ese día.
leer más   
15
15comentarios 163 lecturas versolibre karma: 107

Repleción

¿Es repleción?
Sí.
A veces, suelo despreciar al sistema,
Mi cabeza se atiza, mi corazón se atormenta,
No logro llegar a esa faz que deseo, es grande la impaciencia,
y hoy muy minúsculo mi anhelo. Camino sin deseos de ajustarme a nadie,
sólo quiero estar a solas, parloteando con mi aislamiento, ese que sabe cómo soy,
ese que sabe cuándo odio al sistema, y ese que me acompaña en mis júbilos.
A veces deseo engullir al mundo y proyectarlo muy lejos de mí,
pero no puedo, finalmente, mi cabeza debería ser más que grande que mis emociones.
leer más   
5
sin comentarios 21 lecturas prosapoetica karma: 81

Segundo sueño

Navegando en el mar de mí descanso
Busco puerto seguro para el alma
Es tan incierto el océano inmenso
Que un sueño es una gota derramada

Prisionero soy de mi cuerpo
Cadenas de sueño me tienen atado
A una vida donde contemplo muerto
La esperanza de ser despertado

Que realidad en la que estoy metido
Donde vivo soñando y despertando
Continúo combate donde abatido
Intento decidido seguir peleando

Sueños tormentosos que sacuden
Los esquemas de una vida ordinaria
Fantasías de locura que sucumben
A los deseos de una alma atormentada
leer más   
11
6comentarios 83 lecturas versoclasico karma: 90

Versos sin nombre

De mi amor resignado he escrito un canto
y este canto en sus letras
reza al viento.

Sus acordes recitan como ha sido
que he perdido tu rastro
en la borrasca.

Como quedó mi alma desprendida
de una parte de si
en la ausencia larga.

Este amor desterrado rememora
las pasadas pasiones…
y tus besos.

¡Es un canto de amargos dulces versos!

Y grita el corazón como sediento
con la tinta del alma
que te añora…

Cuenta el tiempo en tu ausencia
y conmemora
tantos mese y días…

Tantas horas…

Va mi canto apagado y transparente
va de ceniza y luto, cabizbajo…
¡Va despacio y se eleva penitente!

De este amor desarmado he escrito un libro
para anotar las frases de mi canto
en las páginas tan largas
del olvido.

Va mi pluma a sus márgenes cantando
en el primer segundo de la aurora…
donde la dicha juega con el llanto.

¡Y la tinta en mi libro vibra y llora!

Renaceré en aquellos nuevos días
que prometen el tiempo y la paciencia…
que me ignoran…

Este vagar en letras es mi canto:
Sanar de tan poco y… de tan tanto
silenciando las dudas:
¡Perdonando!

En esperar el alba me concentro:
Mano escribiente en alma atormentada
¡Ni profeta, ni sabio, ni vidente!

Y mi frase se eleva, vuela… ¡Canta!

Por desolado mundo y senda amarga
va mi paso sin rumbo en pos del alba
¡Con la aurora prendida en la mirada!

Guardar la fé, quisiera, en la enramada
Salvar mi barca en plena marejada
Sentir el alma en paz, bien que rasgada.

Y es que al final de todo:
¡No se nada!
leer más   
17
14comentarios 100 lecturas versoclasico karma: 102

Dulce despertar

La soledad me carcome
Cada día de mi vida
No encuentra consuelo
Mi alma herida.

Los caminos se cierran
En un laberinto sin salida
Solo me queda esperar
Que se vaya mi agonía.

¡Pobre de mí!
Que ya no tengo sueños
¡Pobre de mí!
Porque ya no me esfuerzo.

Salir adelante
Ya no puedo
Y por eso cada día
Me ahogo en lamentos.

Pero de pronto llegaste
Llenando mis días de alegría
Gracias a ti
Puedo sonreír llena de vida.

Fuiste la luz
Que alejo mis tinieblas
La cura a mi dolor
Que ya no me atormenta.

Gracias a ti
Mi vida ha cambiado
Y solo quedan los recuerdos
De mi oscuro y triste pasado.

Tú llegaste a mi vida
Como un cálido rayo de luz solar
Haciendo que mis entrañas
Tuvieran un dulce despertar.
leer más   
14
4comentarios 77 lecturas versolibre karma: 99

Mis pecados

Las sombras se despiertan,
Atormentas las almas durmientes.
Veo dolor, miedo y tormento,
Gritan de terror, piden auxilio.
Nadie les socorre,
La luz que pudiera salvarlas,
Fue rechazada otrora.
Las sombras se ríen alegremente,
Deleitándose en manjares exquisitos.
Un bouffet.
Mientras llega un cuerpo,
negro agrietado en lava.
Se arrodillan las sombras,
Se siente su temor a la presencia siniestra.
Camina lentamente,
Destruyendo almas sin que se alimente.
Busca algo, no sé qué es…
¿Que buscara este demonio,
Será su rey, será su príncipe?
Nada distingue que es o quien es…
Pero no es una sombra, eso sí lo sé.
Las almas que toca, se convierten en sombras,
Lo que eran almas humildes, buenas.
Se convirtieron en pura avaricia,
Ya no hay más tiempo,
Para que sea un mero espectador,
Lo que presencié de un manjar “divino”,
Me toco a mí serlo,
Ese cuerpo negro, echando lava por las grietas.
Un olor a azufre del mismísimo infierno,
le exijo saber su nombre,

- “Si es mi destino, que sea sabiendo quien eres.” Le he dicho yo.
- “Soy lo que vosotros llaman de Gula, Avaricia, Lujuria, Pereza, Ira,
Envida, Soberbia.”

Me contestó tan seguro de sí mismo, que me llevaría también.
Me reí...
- “¿DE QUÉ TE RIES PECADOR IMUNDO?” Me gritó.

Un grito que hizo temblar almas y sombras,

- “Me río, porque he pecado, te confieso que soy pecador,
Perdóname, por pecar de Humildad, Generosidad, Castidad,
Paciencia, Templanza, Caridad, Diligencia.” Le confesé mis pecados.

Empezó a gritar mientras se deshacía juntamente con las sombras.
leer más   
13
14comentarios 133 lecturas prosapoetica karma: 102

No me busques

Hacía años que no sentía esa atracción.
Hacía tiempo que mis entrañas no se revolvían de tanta emoción.
Ni en mis vagos recuerdos de adolescente percibí tanta pasión,
por tener cerca tu presencia, tu apabullante voz, tu olor.

Fueron meses de delirio, de agonía, de desazón,
esperando que tus labios se acercaran sin temor,
a un alma deseosa de volver a sentir ese temblor,
que siente un cuerpo agarrotado, mudo, inerte, sin corazón,
porque algún otro desalmado lo ha herido sin compasión,
y lo ha cerrado para siempre a las puertas de la pasión.

Fueron días de remolino emocional, de espera, de contradicción;
horas de compartir espacios, miradas, gestos, y la sensación,
de que tarde o temprano el verano anidaría de nuevo en mi corazón.

Las noches eran un suplicio de intensa lucha interior,
entre las ganas que tenía de que sintieras lo mismo, y el miedo a volver a sentir dolor,
aunque ahora sé que un corazón atormentado no necesita más sensación,
que encontrar alguien que lo calme, que le dé paz interior.

Lo intenté de mil maneras,
te esperé sin condición;
dejé incluso que me hirieras
por no poder reprimir el impulso de no ser yo.

Me convertí en otra persona, sumisa, expectante, incapaz de entender,
que cuando pierdes tu esencia por querer atraer a otro ser,
pierdes también la belleza de la autenticidad de ser uno mismo,
y te conviertes en otra persona que huye sistemáticamente del conflicto.

Y en ese mismo instante en el que dejas de lado tu esencia,
para convertirte en aquel que crees que debes ser para alcanzar el amor de otro ser,
estás perdido, amigo mío, porque en realidad ya no eres tú; en realidad ya te has ido.

Quiero encontrar algún alma que me ame siendo yo misma;
y para eso tengo que aprender a quererme con mis miedos,
con mis miserias, con mi angustia vital, con mi agonía;
con mis momentos de desazón, con mis momentos de alegría desmedida;
con mis risas, con mis llantos, con mis preguntas sin responder,
con mis ganas endemoniadas de vivir la vida, sin dejar de preguntarme si la estoy viviendo intensamente, como debería de ser.

Ya no quiero que me perturbes con tu presencia;
que me hagas enloquecer por no saber contener el impulso de verte otra vez.
Ya no quiero que me ilustres con tu manera de entender la vida;
solo deseo que algún día llegue el momento de comprender la mía.

Fue solo una pasión de verano,
un espejismo agonizante que me hizo enloquecer.
Mi estabilidad emocional, mis creencias, mi ser,
se tambalearon unos días, unos meses, ¡ya no sé!
Solo sé que aprendí mucho de aquella experiencia vital,
porque ahora ya no busco una conexión terrenal,
que me haga perder el sentido como un alma impulsiva, desbocada, irracional.
Solo quiero gente cercana que me transmita calma, quietud, tranquilidad;
que mi espíritu ya de por sí es inquieto, indomable, efímero, fugaz.

Recordaré con mucha ternura aquellos momentos de ilusión,
en los que contaba los minutos para verte como una vorágine sin control;
las subidas, las bajadas, la imparable imaginación,
que te idealizó como a un sueño inalcanzable,
como a la pareja perfecta, como al amor.

Ahora sé que la tormenta está remitiendo,
que todo vuelve a su lugar,
que los embistes se serenan,
que quiero vivir en paz.

Probablemente no eras la persona que estaba buscando.
Me emocioné tanto que mi imaginación hizo estragos.
Probablemente tenía tanta necesidad de ser querida,
que no entendí que la primera a la que tenía que querer era a mí misma.

Ahora las aguas están más calmadas,
lo que pudo ser está dejando de doler,
los pensamientos fluyen más tranquilos,
descanso por las noches, respiro y apaciguo mi ser.

De vez en cuando te recuerdo
como a una época enloquecida,
donde la pasión de una noche estrellada
hizo añicos toda mi vida.

A lo mejor un día lejano,
puedo reírme de mí misma,
de lo intensamente que deseé,
ser algo importante en tu vida.

Ahora todavía no,
hoy aún duele la herida,
que me hice por pensar,
que me hacías falta de por vida.

Hoy sé que nada es eterno,
que la vida viene y va,
que a lo mejor en un futuro,
nos volvemos a tropezar,
y mi alma ya no se estremece,
que ya te ve como a un mortal,
que sigue con su inmensa coraza,
que no deja a nadie atravesar,
porque sigue pensando que solo,
puede alcanzar la plenitud vital.


Yo sola sé que no puedo,
yo me tengo que rodear,
de gente con quien compartir recuerdos,
de relaciones en las que descansar.

Así que por favor no me busques,
de momento no podría soportar,
el volver a verte de nuevo,
tan tranquilo, sin pesar,
sin saber que por haberte conocido,
todo mi mundo casi se va.

No me busques, vete lejos,
por favor déjalo estar,
que de momento no puedo verte
como un amigo, nada más.

No me busques, no me busques,
no me busques nunca más,
que si vuelves a buscarme me pierdo,
y esta vez para siempre, ya verás.

No me busques, no te acerques,
que me está costando volver a respirar,
y olvidarme de que un día
la razón casi se me va.

No me busques, no lo hagas,
deja las horas y el tiempo pasar.
Y que este haga su trabajo,
y que me deje al fin descansar
de tanta energía desaprovechada,
de tanto pensarte sin parar,
de tanto llorar por no tenerte,
de tanta espera sin desahogar.

No me busques. No me busques.
Aléjate mucho, déjalo ya.

Pero cuando esté preparada, …ya lo sabes.

Por favor, venme a buscar.
leer más   
3
sin comentarios 28 lecturas versolibre karma: 46

No te equivoques

Soy la mesa del rastrillo
que nunca ofrece nada
abro corazones con pestillo
apago con soplidos velas apagadas

Culmino la montaña cuesta abajo
acabo lo que nunca termino
pienso en ti camino del trabajo
me pierdo siempre en el mismo camino

Cada noche apago mis sentidos
enciendo cigarrillos encendidos
sin empezar, yo ya me doy por vencido
la verdad, no quiero nada más contigo.
leer más   
10
2comentarios 55 lecturas versolibre karma: 97

Quizá existir...

Habéis buscado los faros del mundo
como grupo de pertenencia
         furtiva,
sin más delito que la vida
que arrastráis en el recuerdo
de vuestros ancestros.

Mientras, el mundo duerme
la herida de su mísero ego atormentado,
infectado de su propia existencia.

Se avejenta la luz que la ley dicta
en el trámite del oprobio
y sobra decir
que con las manos vacías,
no hay reo
en el vértice de esta condena.
leer más   
13
5comentarios 95 lecturas versolibre karma: 89

Mi amiga del alma

Mi amiga del alma

Y corrí hasta la vereda
de aquella luna de plata
para contarle un secreto
que me tenía atormentada.

Muy paciente me escucho,
y una lágrima brotaba
de sus ojos tan profundos
que estremecieron a mi alma.

Cubriéndome con su cuerpo
nos alcanzó la alborada;
me dejó escrito en un verso
la respuesta que deseaba.

Lo guarde con mucho celo
en un lucero escarlata,
para fabricar un cuento
con suspiros y añoranzas.

Con una estrella muy bella
ilumine la portada,
con hilos de arco iris
lo coloqué en mi ventana.

Todas las noches se asoma
mi querida luna clara
con su brillo me recuerda
que soy su amiga del alma.
leer más   
16
5comentarios 106 lecturas versolibre karma: 85

Duermo tarde se levanta tarde

Bla bla bla
Las palabras...
Me atrapan
Y me lastiman
Hasta traspasar mis pensamientos
Cortando mis ideales
Aciendo añicos mis creencias
No me dejan
Me atormentan
Noche tras noche
No puedo dormir
¡No puedo dormir!
Hasta que mi cuerpo sede
Ese es mi único descanso
Estando en otro mundo
Dentro de mi mismo
No quiero despertar
¡No quiero depertar¡!
Pero todavía dependo de la realidad.
Cruda y agria.
No tiene color pero está manchada
Déjame aquí
Donde pueda descansar
Aquí en mis sueños
Aquí en mis sueños
leer más   
3
sin comentarios 25 lecturas versolibre karma: 41
« anterior123458