Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 123, tiempo total: 0.014 segundos rss2

Mis pecados

Las sombras se despiertan,
Atormentas las almas durmientes.
Veo dolor, miedo y tormento,
Gritan de terror, piden auxilio.
Nadie les socorre,
La luz que pudiera salvarlas,
Fue rechazada otrora.
Las sombras se ríen alegremente,
Deleitándose en manjares exquisitos.
Un bouffet.
Mientras llega un cuerpo,
negro agrietado en lava.
Se arrodillan las sombras,
Se siente su temor a la presencia siniestra.
Camina lentamente,
Destruyendo almas sin que se alimente.
Busca algo, no sé qué es…
¿Que buscara este demonio,
Será su rey, será su príncipe?
Nada distingue que es o quien es…
Pero no es una sombra, eso sí lo sé.
Las almas que toca, se convierten en sombras,
Lo que eran almas humildes, buenas.
Se convirtieron en pura avaricia,
Ya no hay más tiempo,
Para que sea un mero espectador,
Lo que presencié de un manjar “divino”,
Me toco a mí serlo,
Ese cuerpo negro, echando lava por las grietas.
Un olor a azufre del mismísimo infierno,
le exijo saber su nombre,

- “Si es mi destino, que sea sabiendo quien eres.” Le he dicho yo.
- “Soy lo que vosotros llaman de Gula, Avaricia, Lujuria, Pereza, Ira,
Envida, Soberbia.”

Me contestó tan seguro de sí mismo, que me llevaría también.
Me reí...
- “¿DE QUÉ TE RIES PECADOR IMUNDO?” Me gritó.

Un grito que hizo temblar almas y sombras,

- “Me río, porque he pecado, te confieso que soy pecador,
Perdóname, por pecar de Humildad, Generosidad, Castidad,
Paciencia, Templanza, Caridad, Diligencia.” Le confesé mis pecados.

Empezó a gritar mientras se deshacía juntamente con las sombras.
leer más   
12
14comentarios 85 lecturas prosapoetica karma: 102

No te equivoques

Soy la mesa del rastrillo
que nunca ofrece nada
abro corazones con pestillo
apago con soplidos velas apagadas

Culmino la montaña cuesta abajo
acabo lo que nunca termino
pienso en ti camino del trabajo
me pierdo siempre en el mismo camino

Cada noche apago mis sentidos
enciendo cigarrillos encendidos
sin empezar, yo ya me doy por vencido
la verdad, no quiero nada más contigo.
leer más   
10
2comentarios 54 lecturas versolibre karma: 97

Quizá existir...

Habéis buscado los faros del mundo
como grupo de pertenencia
         furtiva,
sin más delito que la vida
que arrastráis en el recuerdo
de vuestros ancestros.

Mientras, el mundo duerme
la herida de su mísero ego atormentado,
infectado de su propia existencia.

Se avejenta la luz que la ley dicta
en el trámite del oprobio
y sobra decir
que con las manos vacías,
no hay reo
en el vértice de esta condena.
leer más   
13
5comentarios 92 lecturas versolibre karma: 89

Mi amiga del alma

Mi amiga del alma

Y corrí hasta la vereda
de aquella luna de plata
para contarle un secreto
que me tenía atormentada.

Muy paciente me escucho,
y una lágrima brotaba
de sus ojos tan profundos
que estremecieron a mi alma.

Cubriéndome con su cuerpo
nos alcanzó la alborada;
me dejó escrito en un verso
la respuesta que deseaba.

Lo guarde con mucho celo
en un lucero escarlata,
para fabricar un cuento
con suspiros y añoranzas.

Con una estrella muy bella
ilumine la portada,
con hilos de arco iris
lo coloqué en mi ventana.

Todas las noches se asoma
mi querida luna clara
con su brillo me recuerda
que soy su amiga del alma.
leer más   
15
3comentarios 95 lecturas versolibre karma: 85

Ahí también están los amigos

Quiero ir a donde la muerte no existe
a donde las flores cantan y no se marchitan
en donde el jade y la pluma del quetzal
viven con sabor a la madre tierra.

Tuvimos que desaparecer a donde no queda nada
en donde los tigres y las águilas
son solo un recuerdo de oro,
una pintura rupestre que se borra con los días mortales.

El corazón me atormenta sintiendo
el dolor aflige, me enferma
es un fastidio que causa la muerte,
como la lluvia del tiempo que embriaga con su misterio.

Los días fueron maravillosos, no teníamos nada
no existía el ruido, era como el silencio que daba miedo
cada vez que nos tocaba escuchar el rugir de un puma
a lo lejos de una oscura mañana.

Ahora vivimos llorando ante la pérdida
ya no existimos, solo somos la nada,
hemos desaparecido en la indigencia
de un corazón vacío.

Solo vinimos a soñar
y aunque estábamos desnudos
solo nos bastaba ver el sol y sentir su calor,
los ríos de lluvia escandalosa brotaban.

Se secaron como los sueños
somos vestigios viejos
en las ruinas de un pasado
de una primavera que se olvidó de ti.

Antes el poeta cantaba,
con su canto de capullos que florecen,
llovían sus palabras entre la vida y un momento breve, lo usábamos para contemplar a un cielo estrellado.

En vano mi corazón ha brotado
entre la nostalgia de una vida sencilla
entre la tristeza de un poeta
que le han robado a su cielo.

Como un pájaro rojo de fuego el tiempo ha pasado,
como las mariposas en un invierno crudo
por todas partes se ha esparcido,
como un colibrí en el dulce sabor de los labios.

Nos humillamos amando
ahí te esperan los enemigos,
con sus espinosas fachadas
con la cara asediada por la ignorancia
de no saber nunca nada.

Quiero ser como una ave que resuena con su voz
a todo pulmón
así voy rompiendo el dolor de un crisol
que se empeña en recordar el afán de una tierra perdida.

Ahí también están los amigos
con sus cuatrocientas voces
venciendo a las montañas
recibiendo de la tierra negra a un corazón
que ya no llora.

Mi corazón anhela una guirnalda de colores celestes
para no perderme en el abandono
de una vida que es preciosa
por su canto mudo de no tenerte,
ahí están los amigos, junto a ti.

Miguel Adame.
03/06/2018.
13
12comentarios 168 lecturas versolibre karma: 91

Si pudiera

Crepitando los fuegos arderán calcinados,
al pulso de sus llamas de embrujo cautivados,
palabras silenciadas, deseos liquidados;
poemas asfixiados por versos censurados.

Las brasas que quedaron de instantes consumidos,
rescoldos y cenizas pidiendo ser vividos.
Historias incompletas, destinos pervertidos,
quemados en la hoguera se mueren afligidos.

Cautiva de las sombras, prisión de mi ceguera,
me atormentan recuerdos esculpidos en cera;
errores perpetuados por mucho que doliera.
Por ti cambiaría si volver atrás pudiera.
16
21comentarios 114 lecturas versoclasico karma: 113

¿Y Si Dios acabará con todo?

¿Y SI DIOS ACABARÁ CON TODO?

¿Y si un buen día Dios decidiera aplastarnos a todos?
acabar con la inmundicia y las sombras que atormentan su creación divina
destruirnos a todos los seres inhumanos que habitamos esta tierra
acabar con la tiranía y ayudar a los oprimidos
enseñarnos a pisar nuevamente los campos de la bondad, la esperanza y la alegría
¿Y si un buen día el decidiera acabar con Todo?
pisarnos lentamente para que renazcamos nuevamente
en una nueva tierra llena de sueños e ilusiones
donde todos como hermanos entendamos su mensaje divino
y nos amemos los unos a los otros sin rencores
siguiendo los nuevos pasos y enseñanzas que nos brindara a todos nosotros
los seres sin alma, sin conciencia, impuros y transparentes
que añoramos el poder, las riquezas, la vida fácil sin luchar
sin importarnos acabar con aquellos inocentes
que son nuestros hermanos y hermanas compañeros y compañeras
en este ir y venir en este mundo al que llamamos hogar
¿Y si Dios decidiera acabar con todo de un solo tajo?
¿Que haríamos?
¿Dejarnos pisar por su el Todopoderoso?
y renacer nuevamente más humanizados y fuertes
¿O dejarnos morir como idiotas sin aprender el valor verdadero?
¿Sin entender la enseñanza de su palabra?
¿Y si Dios decidiera acabar con todo?
el puede, tiene todo el derecho de hacerlo
porqué nosotros nos hemos compartados como salvajes
y hemos acabado con esta tierra divina que fue su regalo de amor para nosotros
es hora de recapacitar antes de que sea demasiado tarde
¿Te unes a mi ?
espero que así sea.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Junio 2018
leer más   
3
2comentarios 37 lecturas versolibre karma: 44

Es la Soledad

ES LA SOLEDAD

Vivimos como soñamos, solos.
Joseph Conrad


Es la soledad que me agobia
que me atormenta
que esta conmigo
en mis sueños
en mis pesadillas.

Esa que no me deja vivir
que no me deja dormir
que no me deja ser Yo.

La soledad del vacío
del verano
del otoño
del invierno
de la primavera
esa soledad que esta conmigo
SIEMPRE.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Mayo 2018

Imagen tomada de Internet
leer más   
10
6comentarios 97 lecturas versolibre karma: 94

Congelar la tormenta

Fusiones de dudas ambiguas
flotan en este espacio desordenado
las miro
nos miramos
y nos llamamos...

Nos encontramos en el espacio transitado
y nos hacemos preguntas
porque esperan a mi lado
mientras me observan
con ojos gastados
por tanta experiencia muerta,
por tanta quimera disuelta
porque la realidad no consuela
porque más bien atormenta
y me brillan las ganas
de gritar y volar
sin esperar que anochezca
de explotar y flotar
de congelar la tormenta...
leer más   
16
11comentarios 120 lecturas versolibre karma: 101

Ahuyentando miedos (II)

Carbonizando los conatos
de odio visceral,
mantengo alejadas
las hordas de lobos,
que quieren devorar(me).

Tengo una maraña de ideas.
Ideas oscuras y torpes
que me atormentan y me nublan.
Que emborronan pensamientos
y me pliegan y arrinconan.
Visceralidad en estado puro.

Amanecí con la nube negra,
cargada de tormentas de bilis
y de relámpagos que queman.

¿Por qué siempre termino viendo sólo en oscuro?

No soy más que el negativo de mi positividad.
Me cuesta acostumbrarme a ver
el otro lado de mí.
El que creo que sólo está en mis sueños.

Mi peor crítico soy yo y mi peor enemigo, también.
21
22comentarios 133 lecturas versolibre karma: 106

Un arco iris de poesía

Un arco iris de poesía

La aurora se pierde con la lluvia
que emana silenciosa de la nube azul
y cae suavemente dibujando en la tierra
figuras caprichosas que se borran
rápidamente al paso de los hombres
que corren para protegerse del frío
que cala los huesos y humedece el alma.
Los poetas mienten cuando callan
cuando ríen, y cuando escriben
en las hojas de su alma un adiós
saben que el adiós los llenará de angustia
y desearán regresar al lugar donde encontraron
un aliciente para seguir plasmando
nostálgicas canciones, sentidos versos
y alegres sentimientos que llenaron su corazón
de esperanzas he ilusiones.
Pero todo acaba, todo muere y palidece
solo quedan sombras y recuerdos
que atormentan las vidas o que endulzan
el alma, mientras un arco iris de poesía
sigue recorriendo el universo dejando sus destellos
en el corazón del poeta que lee, que escribe, que espera.
leer más   
11
7comentarios 91 lecturas versolibre karma: 106

Harsal

Hola,
vengo a visitarte para dejarte besos
de luz a tu ser atormentado.
Te quiero platicar un poco de mi,
de cómo soy y donde estoy.
Aquí donde estoy,
el tiempo no tiene edad,
el silencio tiene el leguaje del jilgero,
y el eco, es de querubines en concierto.
Aquí, la noche se abraza de la claridad y yo, juego con las estrellas en verdes praderas.
No dejes caer tus lágrimas por mi ausencia.
En éste lugar, angustias, dolores o penas no existen. Absuelve ya, tu corazón fracturado, ¡mira que yo te amo! Como si hubiera nacido.
No entendiste al dejarme ir que mi alma era eterna y siempre lo será, mas no te culpo.
Tú, no lo hagas tampoco.
Permite tu amargura y congoja desaparezca.
Te diré como soy, y como me llamo y así,
me abraces en tu seno.
Mis ojos son color miel parecidos a papá,
tengo risos suaves, igual que los tuyos,
mi piel es color oliva;
pero lo más importante,
mi sonrisa es amplia y mis brazos
los espera.
Mi nombre es Harsal
¿recuerdas lo que significa?
Amante, amor,
¡todo el que les daré cuando lleguen!
Verán, mis ríos cristalinos,
las cascadas y sus risas, montañas
y mis praderas.
Sin prisa, aquí espero.
leer más   
16
6comentarios 66 lecturas prosapoetica karma: 102

Introducción

Llegó el día del inicio de estos años,
En donde me pertenezco al hecho de no pertenecerme
A recordar quien no soy y quien no fui,
De poder ver al actor de los actores.

Si, me han despedido del trabajo que tenía,
Comienza una nueva etapa en mi vida,
En donde no hago otra cosa más que hallarme,
En donde encuentro el camino a sanarme.

Entro de nuevo a visitar los antiguos espacios
En el que se aloja un intento natural del verso,
Hojas en polvo que fueron llenadas de lágrimas,
Injusticias y también en estado de víctima.

Una víctima de mi mismo,
Una habitación llena de cárceles
Prejuicios y hábitos repetidos…

Hoy, que me habito,
No dejo escapar una gota de energía,
– ¿Será acaso por el reflejo de una tela de agonía del victima? –
Estoy al tanto de llenar los almacenes del cuerpo,
Que estén todos en sintonía,

Al merecer la simpatía de quien escribe,
Me gano una habitación de paz,
En donde hago las paces,
En donde el ego y el alma se abrazan,
Se aman.

En esos hallazgos,
Veo un hombre que al perder el tiempo,
Se encuentra con los miedos,
Casi entrando al boicoteo,
Pero hoy sabe cómo salir del enlace del lamento,
Para hacer y terminar ese viento.

Hoy, que me sigo,
El actor anterior
Se vuelve un niño
Que rara vez alimento,
Solo lo llevo de la mano
Para que no se muera con el tiempo,
¡Pero aquí está!, no lo atormento.

Lo veo como niño,
Porque a ratos me pregunta cuanto falta,
Sobre cuánto merecemos,
Cosas de la vieja escuela,
Yo lo miro,
Sonrío y le digo
Que ocurrirá en algún momento.

Necesito alas,
Pero tengo el tiempo,
La pérdida del deseo,
Porque ya hago las palabras de concreto,
También uno que otro equilibrio del terreno,
Pero toco mi espalda que me recuerda la suerte de haber nacido ave,
Intenté ser un ser que tiene la percepción del límite de su mente.

Cordialmente me sitúo en una esquina,
Abrazo a mis amigos demonios,
Ángeles de cualquier religión,
Para que al término de jornada puedo dormir
Con la mente callada,
Siempre que nos desprendamos de la cesantía
Me recito una de mis viejas poesías:
Volviendo al caso,
Más ligero,
Vuelvo al templo.
3
1comentarios 14 lecturas versolibre karma: 42

Amargura

Duro y amargo es el dolor que brota seco del arial
es miedo a la desgracia de vivir sin aliento
terrible desolación que se lleva en hombros
por todos los lados del cosmos de tu vida.

Ya estoy viejo para ver fantasmas
la noche triste se alumbra con la medrosa lámpara
negra oscuridad que disimula amanecer sin manchas
es infructuoso no perder cuando todo se acaba.

Es verdad que los males matan
menudo descubrimiento del corazón
es un amor atormentado
que llora de nostalgia por ser desterrada.

Me voy acostumbrando a la soledad inquieta
es una negación perversa
enojarse por fallar puntual a una cita
con el hondo sepulcro que devora a los muertos.

Olvide reposar un rato en el sol
para ver si el calor me curaba
de que estoy enfermo
si el invierno huyó con el tiempo.

Es de locos hacerse sordo
para no escuchar el amargo recuerdo de las dudas tramposas
dame un poco más de tiempo
y convenceré a los sentidos opuestos.

Antes que me vuelva loco
por una pluma tempestuosa que delira
quiero tener que compartir en una velada
las palabras que de un golpe se matan.

Me pase la vida en vela
hasta que se me olvidaron las miradas agudas
ya no quiero hacer mudanza de ideas
desde la alquimia arrastré a la ira de la desgracia.

¿Cantar alegre?
no he dejado resquicio a la dicha
me he hinchado de mentiras heridas
me aferro con pasión a despertar con abandono.

Ha que triste sería el rencor y la soberbia
sin los ríos de la vida,
ya no tiemblo cuando guardo silencio
es sencillo alborotarse con las risas.

Me gana el sueño de esperanzas
quiero que sea com un día como cualquiera
clamaré sin remedio por amor
solo necesito mirar al cielo y decir ya basta.

Miguel Adame V.
18/04/2018
23
12comentarios 226 lecturas versolibre karma: 108

Cénit

En un tiempo pasado
una bellísima muchacha contemplé.
Constelación que la tierra atrapó
y de la cual, me enamoré.

Voy a llegar al cénit de tu amor.
Me repetía una y mil veces
aún cuando la veía y mi alma
se llenaba de un inmenso estupor.

La inmortal mirada que ella impregnaba
en mi ser me hacía sentir un santo en vida.
Y maldecía sólo ver una parte de la realidad.

Maldecía el muchacho no poseer
ojos por los cuatro costados
pues sólo así podría la vida explicar.

Buscaba su amor inconmensurable
para preguntarle qué valor le da.
¿Qué valor me das amor?

Cognosciblemente buscaba
encontrarme con el suscitar
de mi efímera existencia.

Porque a ella no la tenía
y lo que quedaba de este todo
era encontrarme a mí como ser.

Quería obitar sobre su cuerpo,
sobre su pura alma de todo absoluto.
Púes la consideraba alma pura.

Tanto como ser ya era
y sin conciencia, no me daba por enterado
que te pienso y te pensaba.

¡Ah! ¡Maldita menoría!
Me gritaba en sí.
Pero quién era yo

para que el todo
me sumerja en una nada.
¡Ah! ¡Maldita memoria!

Lo ideal de su sonrisa,
de su mirada, de sus ojos
era su universo, el universo del Ser.

Otra vez esta memoria
atrapada en un vano recuerdo
de la muchacha no escapa.

Ella, Satanás en este mundo.
Mundo caído del ser universal.
Atormentándole a él, lo sensible.

Llegando la noche, en lo claro
de la luna la haya por ser quién es.
Su amor terrenal y verdadero.

Durmiéndose el muchacho está
pero pensándola con el alma
a ésta morena de cuerpo angelical

trascendente mirada,
e inmanente rostro.
¡Ah! ¡Maldita memoria!

En el otro mundo, en su sueño
un alma en vida herida
hubo dicho al muchacho

parecérsele a un epígono
en edad contemporánea
en este presente indigno.

A lo que el muchacho le contesta:
el presente, sin la historia
no es entendida, ¡Maldita memoria!

En su sueño, el muchacho
entendió que todo es el cuerpo
en la aparente realidad esta

y nada el alma en vida
como alma lo es todo
en el universo.

Su inconmensurable amor hacía ella
le, hacía a su cuerpo sufrir.
púes su alma, nadie veía en esta tierra.

¡Ah! Con tus morenos látigos
me martirizas. Más yo seguiré
venerándote. ¡Ah! ¡Maldita memoria!

Se decía él, y cuando despertaba
seguía en un sueño.
En su sueño de ser verdadero.
leer más   
5
2comentarios 30 lecturas versolibre karma: 70

Homenaje a Miguel Hernández

Mis venas se llenaron de cal,
y se hicieron rocas
que hirieron mi carne,
y entró la mar
en triste despedida.

Alma encarcelada,
de trinos de pájaros,
que dejaron de cantar.
Alma que te asomas,
día tras día,
en las aurículas
de mi corazón desgranado.

Mis venas, se han llenado
de cal atormentada,
y mi mirada
se ha convertido en roca,
y dejé de sentir
el mar en mis labios,
y dejé de palpar,
la sutil y tenue
luz de tu mirada,
y escuché el viento del pueblo,
bajo sus fraguas coléricas,
en mi corazón perdido,
sobre una ventisca
de espacio tiempo.

Serpentean dunas escarpadas,
de las que trato de huir,
y la arena atrapa
mis ansias de vuelo,
y te llamo, a ti poesía,
y vienes
como un perro
lamiendo mis heridas abiertas,
y dejas gótitas de sal
en la palma de la mano.

Mi mirada, queda ausentada
en estas tercas estalactitas,
que cultivan, miradas
de perlas atrofiadas
fuera de lugar,
y construyen
castillos desterrados,
de espadas y rígidas hogueras,
sin nada, vacías, y sin nada,
sin ánimo a seguir caminando.

Mis ojos decaen,
y noto, como se marchita,
el metal
que guardo en mi corazón,
que grita, libertad
en un alarido continuo
dentro de aurículas y ventrículos,
y se llena de dunas sin oasis.


Angeles Torres
leer más   
17
11comentarios 96 lecturas versolibre karma: 108

Vivir sin aire

Ojalá, pudiera desvestirme
de tu piel,
si supiera, como desprenderme
de arrugas vividas,
vaciaría las mareas
de puntos suspensivos
que apagan mis labios cianóticos,
sacudiría los años que muerden,
llenos de luces y sombras.
Vivir sin aire, no es vivir.

Ojalá, pudiera liberar
la poca existencia,
que aún me queda,
escribir en colores
alegrías dispersas,
borrando los patéticos
blancos y negros,
que deprivan
mi existencia.

Ojalá, me dejes vivir,
sin arrugas impuestas,
borrar arrugas desgastadas,
en pergaminos de selvas muertas,
que condenan mi razón,
y mi cuerpo atormenta,
que aniquila toda belleza
de mi alma eterna.

Miedo a qué caiga
el telón de mis párpados,
y se consuman
en la oscuridad sin nombre,
sin luz de amparo,
a la que me sometes.
Vivir sin aire,
me ahoga.

Ojalá, te atrape la noche,
y te lleve de vuelta,
a otra isla.
Ojalá, mi historia aletargada,
deje de echar pulsos
que exhuman lágrimas,
ojalá, me dejes vida.

Angeles Torres
leer más   
22
13comentarios 112 lecturas versolibre karma: 100

El viento

El viento ha regresado
llorando a mi ventana
revisa cada grieta,
de cierto me desgana.

El viento entra a la fuerza,
destrozando las lumbreras,
sin saber callar su queja
que parece ser eterna.

El viento me atormenta,
me pone de cabezas
estando así tan bravo
parece que me grita.

Aúlla como un lobo,
me altera me marchita,
me arranca las ideas,
el viento me las quita.

El viento está molesto
y no sé cómo aquietarlo,
está como llorando,
su voz se escucha alto.

Me implora que lo deje
rasgarlo todo un rato,
me habla, me suplica,
no puedo consolarlo.

Su voz es un lamento,
un llanto desolado.
el viento siente ahora
que su tiempo está marcado.

El hombre está borrando
memorias del pasado
destrozando cada historia
que el planeta ha cincelado.

El viento quiere herir,
devastar cada cimiento
levantado por los hombres,
que interfieren en su paso.

El viento se ha aplacado,
no quiere estar ya bravo,
por hoy se ha terminado,
se siente muy cansado.

El viento está sereno,
susurra desahogado,
calmada está su brisa
que duerme en el tejado.
leer más   
9
12comentarios 85 lecturas versolibre karma: 89

¡no vuelvo a beber!

Un bar,
mirada
seductora,
copa,
daiquirí,
un guiño,
una mordida,
labios rojos;
la fresa,
la guinda.

Burbujeante,
la cerveza,
te ruge,
se arquea
la ceja,
blanca espuma.

Kamikaze,
vodka,
te lo sirven,
te transformas,
kamikaze
del amor,
te mezclas,
te combinas,
daiquirí
y tú,
embriagante,
alucinante,
lobo,
aullas,
devoras,
luna,
te centellean,
te eclipsan,
te abismas,
te despeñas,
te atormentan,
tempestades,
te sorben,
te extinguen,
extingues.

Copas
sin cristal,
desnudas,
sábanas
de seda,
sexo en la playa,
orgasmo tropical,

alborada;
la resaca...

¿cómo se llamaba?
¿a qué número
le marcas a un daiquirí?
¿cuál era su Whats?

¡no vuelvo a beber!
leer más   
15
10comentarios 105 lecturas versolibre karma: 102
« anterior123457