Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 318, tiempo total: 0.025 segundos rss2

Lo mejor que puede pasar que nos despidamos...

Te pregunto… ¿A qué has venido?
Contestas… ¿Nos vamos a reconciliar?
y sigues…
Mil razones expuestas una a una sin altibajos
Con buen criterio y lógica inductiva avanzamos.

Pero te digo…

Todo ese argumento lo conozco desde hace rato
Puede ser válido pero lo rechazo
Mejor que cada quien tome su camino
Y rehace su vida hasta cuándo.
Tú allá…Y yo de este lado…
Tamizamos el agua clara muy limpia sin trago amargo
Lo mejor que puede pasar que nos despidamos.
El amor cambia de piel y con el tiempo cicatrizamos.
Y así nos vamos por el mundo pegando hipérboles
Robando besos y tempestades lejos del ocaso…

Autor: Ramón G. Pérez B.
Venezuela
Derechos Reservados copyright ©
leer más   
9
4comentarios 70 lecturas versolibre karma: 90

ɃɍɇȺ ɇn łȺ mɨɍȺđȺ (Colaboración con @Pequenho_Ze)

Brea en la mirada,
desordenar los días de la semana,
nombrarlos con una interrogante,
esperas como mareas,
como olas sin orilla,
únicamente espuma que nace
en las rocas de montañas que descender,
en los lirios del destierro.

Miro hacia atrás
por miedo a seguir hacia adelante
en una húmeda oscuridad.
Es esa orfandad a la vuelta del abrazo,
anclas en los zapatos
que no me dejan dar un paso más.
Descender sin caminar,
las rocas, las rocas...
y otra vez empezar.

La ceguera de la incertidumbre,
de rodillas que retroceden
por miedo a abrir los dedos,
miedo a soltar certezas,
a avanzar y que no estés
al otro lado de mis latidos.
Dibujarte en cristales,
hacerme miles de vidas con ellos,
clavados en tantas puertas tenga
esta demencia que me ahoga.

Aunque estén todas cerradas.
Aunque sean las brumas de Enero
las que pueblen las ventanas.
¡Quiero ese sueño en las manos!
Si en cada pedazo irisado
tu inmortal silueta pende de mis labios,
yo beso la herida y regalo a tu silencio
el lado más luminoso de mi vida.

................................... Brea en la mirada por no tenerte,
por abrir éstas sombras y tu luz me llene de cristales.
leer más   
23
27comentarios 148 lecturas colaboracion karma: 99

He avanzado en edad...

He avanzado en edad y, sin embargo,
los miedos permanecen.

Es el miedo a vivir y a soñar,
a despertar un día y comprobar
que nada te rodea
y solo permanecen las tinieblas
en este mundo indeciso de personas
y de cosas,
que no sabes definir
y parece te persiguen.

Recuerdo esa otra edad,
la de la infancia,
y veo que, en la misma,
el miedo estaba allí,
en los rincones juveniles
de esos años,
en el respeto y seriedad
de los mayores,
en la influencia de los hombres,
y las gentes,
en una sociedad muy inmadura
que trataba de salir de sus complejos,
en la abundancia de unos pocos
frente a la pobreza y las carreras
por crecer, de una inmensa mayoría
en que yo estaba.

Quizás, por eso, aquellos miedos
fueron distintos,
y era el miedo de los cuerpos
y el destino,
de sufrir enfermedades,
suspender en los estudios,
no tener ese trabajo
que ofreciera algún dinero,
y por fin no conseguir que te mirara
y respondiera,
la persona que llamaba tu atención.
Y es que el amor, en aquel tiempo,
conseguía aglutinar todo el esfuerzo
de luchar y superarte contra el miedo,
de soñar con imposibles,
de mirar y susurrar a las estrellas,
de escribir algún poema en el cuaderno,
de formar una familia en tus deseos,
de vivir, intensamente, cada día,
de enfrentarte al propio miedo,
combatiendo en su terreno...

Y es que ahora, con la edad,
el otoño de los sueños se agudiza
y se ven tantos proyectos marchitados,
tantas rosas y violetas por el suelo,
tantos labios olvidados con sus besos,
y hasta ahogan los latidos su frecuencia
y se pierde, en bajamar, aquel rumor,
con el suspiro que dejaban las resacas
y las olas.

No es momento de hacer cuentas,
ni tampoco de vencer o ser vencido,
es, si acaso, el propio instante de la vida
en que el miedo se agudiza, y es normal,
ya que todo nos asusta y nos aterra,
empezando por la simple soledad
y hasta el silencio,
y hasta sobran y empalagan muchas voces
que se acercan,
todo ello por el miedo y por los miedos,
y sin darnos cuenta que las dudas
y el suspense desembocan en el miedo,
y que éste es muy normal en cada vida
y debemos aceptarle,
no tratando de vencerle
y sí tomarle con respeto,
como eterno compañero de este viaje
en que ahora estamos,
con su dosis de prudencia
y sin angustias.

Rafael Sánchez Ortega ©
08/07/16
14
8comentarios 78 lecturas prosapoetica karma: 97

Avanza la noche...

Avanza la noche,
se acurruca la luz en los rincones
mientras danzan los sueños
disfrazados de sombras.
Aquí solo hay tinieblas...
El silencio toma la palabra
y me canta al oído,
como un ritual sincronizado
con el tenue tic tac de los relojes.
Me voy difuminando,
igual que se difumina el horizonte,
se detiene la vida ante mis ojos
y los cierro intentando
atrapar el mundo en mi cabeza.
La calma se cuelga de mi pulso
y posada en mi frente
me invita a esperar a que despunte el alba.

Aurora Zarco.
leer más   
18
11comentarios 86 lecturas versolibre karma: 97

Canto de mi interior

Me ves o me dejas de ver.
Veo, tu capacidad y libre de expresión.
Siéntate, comoda y avanza con palabra de despedida.
Vuelve a sentarte y bebe un vaso de agua y mira lo que hay.
No hay, no hay materia, pero hay materia interna.
Todo se ve y se bebe poco. Ya que no hay sustancia que indique valor.
Donde esta la validez de ver puntos diversos.
Igual que la diferencia, entre el humo y el fugo.
No dispersemos, igualdades.
Dispersemos inclinaciones.
Miradas de debilidad, no que hay entre todo.
Ese todo, se mira igual que un adiós con dureza.
Calma y llana la tierra, con bandera de seducción.
leer más   
5
1comentarios 29 lecturas prosapoetica karma: 60

Me rindo +( me rebelo )

Me rebelo
ante el presagio
ante el antecesor
del pasado
ante lo que nunca
fue escrito...


Y me rindo
me rindo
a los pies del árbol
de la rama
del pájaro
de su libertad
y su canto...

me rindo
a los pies
de la montaña
de su coraza
de piedra
de su pared
imperfecta
del avanzar
sin la tregua

Y me rebelo
en la cima ...

Y clavo
bandera
en mi pecho


y al voltear
con el viento
ante unos ojos azules
se oscurece el universo

Y es entre un azul
y el destello
que osan
desvanecer
el deseo

Y me rindo...

a los pies
del tintero
a la sombra
de la pluma
y a la letra
nunca escrita ...

Y me rebelo
sobre el antecesor
de lo blanco
y ante el borrón
de lo negro ...

Que desvanece lo eterno



@rebktd
leer más   
28
27comentarios 218 lecturas versolibre karma: 97

Avanzar (senryu)

Pasar página,
no empezar otro libro,
es un avance.
leer más   
9
1comentarios 52 lecturas japonesa karma: 91

En otro mundo

¡el año pasado he ido a ese lugar, y no me gusta! - dijo Lucila.
Cursaba el 5to grado de secundaria Y otra vez tendría que viajar a la ciudad en la que vivía su tía, ella quería disfrutar de sus vacaciones con sus amigos. Pero, tenía una madre "sobreprotectora", si se le puede llamar así a una mujer que no quería que su hija tuviera amigos varones, ya que había sido engañada por un hombre que la enamoró con palabras y la abandonó cuando quedó embarazada, entonces a sus 16 años tuvo que hacerse cargo de su pequeña, Sara había logrado estudiar con mucho esfuerzo la carrera de educación inicial, donde trabajaba doble turno, así que tenía poco tiempo para compartir con su hija, la cual habia crecido con su abuela y cuando murió tuvo que pasar mucho tiempo sola, el cual aprovechaba para leer y escribir en su diario. ¡No es normal decían sus compañeros de aula!
Durante toda la temporada que pasó en la escuela fue la mejor estudiante y este año no seria la excepción.

¡apresurate muchacha, que te deja el avión!- grito su madre desde el primer pisó.
Al rato apareció con un polo rojo y un pantalón de algodón, que no combinaba.
Camino con su madre afuera del edificio en donde esperaba un taxi para llevarla al aeropuerto.
De camino sólo miro dos veces por la ventana del vehículo, llevaba puestos los audífonos y iba oyendo Numb de la banda Linkin Park, siempre había disfrutado oír Rock.
Al llegar al aeropuerto notó que estaba lleno de gente, y en su fila habían muchos padres despidiendo a sus hijos, ya en el avión, se sentó al lado de una chica que se pasó todo el viaje durmiendo, Lucila aprovechó para leer "éxtasis" de Bill Houston, que era una novela para adolescentes.
A las 11 de la mañana llegó a la ciudad en la que vivía su tía, en el aeropuerto la esperaba el chofer de su tía, quien sólo le dijo: ¡Hola! Y todo el camino se concentró en conducir.
Al rato llegó a casa de su tía Lucía, una mujer de 35 años que estaba casada con un hombre de 75 años, ¡le dobla la edad! Decían todos ¡No puede ser amor, si no interés!
Lucila encontró a su tía saliendo, se dirigieron un saludo corto y hablaron de la salud de su hermana y le dijo que se acomodara como en su casa.
Janet la chica que se encargaba del servicio doméstico la llevo a una habitación en el segundo piso, tenía el doble de espacio que su habitación, empezó a desempacar hasta que quedó como ella quería.
Durante el almuerzo no estuvo Lucía, así que aprovechó para comer en la cocina con Janet.
En la cena no se hablo mucho en la mesa, Lucía dijo que estaba cansada, luego se fue a su habitación.
Media hora después Lucila se dirigió a su habitación, se recostó sobre la cama,pero no conseguía dormir así que sacó su diario de la mochila y se dirigió a la mesa, y escribió lo siguiente:

29 de junio de 2018

Este viernes fue muy ajetreado, estoy super cansada, no había querido venir nuevamente a esta casa, es muy grande y no hay con quien hablar. Además está tío Marcos que nunca sale de su cuarto, creo que el cáncer de pulmón está en su última etapa, conozco poco de él, sólo que tiene empresas agrícolas con las que logró amasar una gran fortuna, Pero ni todo el dinero que posee podrá salvarlo de la muerte.
Por lo que sé tiene dos hijos que viven en España y casi nunca lo visitan, con él sólo está tía Lucía que pasa los días fuera de casa, posiblemente gastando el dinero de su acaudalado marido.
Durante el almuerzo hablé con Janet, es una gran persona, "super amigable", me dijo que tenía 28 años aunque aparenta más, debe ser porque toda su vida a trabajado, por lo visto será mi única amiga estas vacaciones.
Me siento cada vez más sola estos últimos meses, en el colegio casi todas las chicas han tenido o tienen relaciones de enamoramiento, excepto yo que no puedo comunicarme con varones, ya lo sé "soy un poco introvertida", bueno el amor puede esperar, por ahora trataré de sobrevivir estas vacaciones ya que madre tendrá que trabajar y no tendrá tiempo para mí. Además es manipuladora, pero se que tiene sus razones, para ella no a sido fácil cuidar de mi, y no quiere que pasé por lo mismo que ella. Sé que es una gran madre, siempre está para mí en todo momento. Pero quisiera tener un poco de libertad.

Colocó el diario sobre la mesa de noche, pensó durante largo rato y se durmió.

Al día siguiente. Lucía se despertó temprano y fue a ver a su esposo, la enfermedad estaba avanzando alarmantemente. A las 8:00 AM, llegó un doctor, ya no era el mismo de siempre, ya que en los últimos meses habían cambiado a varios ya que Marcos no aceptaba que no pudieran hacer nada contra su enfermedad.
Después de ser un reconocido empresario, estaba desahuciado a causa de su adicción al tabaco y cuando se dio cuenta del daño que le hacía ya fue demasiado tarde.
A las 8:30, Lucila salió de su habitación, llevaba la misma ropa del día anterior, y cuando pasó frente a la puerta del cuarto del enfermo oyó voces. Continuó su marcha hasta la cocina, donde encontró a Janet.
Luego fue a la sala donde encontró un gran televisor, al rato bajó un hombre con bata blanca seguido de su tía Lucía.
Apagó la televisión y se dirigió a la cocina, donde ayudó a Janet en las tareas del hogar.
Durante el almuerzo conversó con su tía sobre los viajes que está había realizado y las fiestas a las que había asistido.
En la tarde leyó durante tres horas "extasis", luego decidió salir a pasear, regreso a las 5:00 pm.

Durante la cena no se oyó una sola palabra, luego ayudó a Janet a dejar todo limpio. Fue a su habitación y sacó del cajón de la mesa su diario y escribió:

30 de junio de 2018

Este día estuvo de locos, cuando desperté me dirigí a la cocina, pero cuando pasé frente al cuarto de tío Marcos sin querer oí que le quedaban pocas semanas de vida.
Continúe mi marcha, en la cocina encontré a Janet, parecía apresurada en prepara el desayuno.
-me quedé dormida-dijo.
Tomé un vaso de agua, seguido me dirigí a la sala, donde encontré un gran televisor, cogí el control y sintonize el canal 21, estaban pasando November Rain de Guns N' Roses, una de mis canciones favoritas, le siguieron canciones de DC AC, "gran música sin comparación a la que sale actualmente, que está muy sexualizada".
Después de 5 canciones apareció por las escaleras Un hombre con bata blanca seguido por tía Lucía en su rostro se dibujaba la tristeza, que iba en contra de los chismes de la gente que decían que había sido un matrimonio por conveniencia.
Fui a la cocina donde Janet estaba lavando los trastes, decidí ayudarla, cuando terminé me dirigí hacia ella, no Fue difícil entablar comunicación, pese a que yo no era demasiado sociable.
Janet me contó que tenía una hija de 7 años la cuál vivía con su madre, dijo que la había concebido con un hombre que apenas había conocido, y cuando le dijo que estaba embarazada la abandonó-"algo parecido a lo que le pasó a madre"- dijo que era de un caserío a tres días de distancia y venía de un hogar en pobreza extrema.
En el almuerzo tía evitó hablar de la enfermedad de su esposo, me contó de los viajes que había hecho: Cancún, París y Mónaco. Me pareció que quería olvidar por un momento lo que estaba pasando.
Me contó del baile en el que conoció a su esposo, dijo que ella trabajaba como Secretaría en la empresa de su esposo, y que cuando obtuvieron un millón y medio de soles, algo que nunca había pasado decidió organizar una fiesta en honor a sus empleados por ayudar a conseguir tal suma de dinero.
Aquella noche tía llevaba un vestido negro y era diez años menor, él ya rondaba los 65 años y hace poco había sido diagnosticado con cáncer, pero aquella noche olvidó todos sus problemas y disfruto junto a su hermosa Secretaría.
Me dijo que salieron juntos durante 7 meses antes de casarse, a ella le gustaba hablar con él que era un gran conocedor de filosofía, historia y poesía.
-hablar con él era como transportarme a un mundo de ficción- dijo.

En la tarde leí éxtasis-¡Me encanta esa novela!- luego salí a pasear, llegue al parque en donde vi a adolescentes de mi misma edad paseando a sus perros, a otros caminando de la mano y prodigandose amor.

Aún no pierdo la fe por descubrir que es exactamente el amor. Pese a todos los problemas de los que estoy siendo testigo, sé que pronto pasará, aunque duela debemos enfrentar la realidad, por que para ver la lluvia nos tenemos que mojar.
leer más   
4
sin comentarios 46 lecturas relato karma: 38

Triste bostezo

Hay grandes ausencias que germinan en un invierno mental.
El contorno parece temblar con ciertas muertes
cuando la atmosfera activa días que no se han ido hasta ahora
y se obstinan contraídos en avanzar.

Pesan los colores, asfixian las buenas ideas a destiempo;
distraerse con el olvido es un naufragio de agonía en la nieve.
Desarmar el caos y sacudir las piezas suele impedir sobrevivir a la cordura.

Por eso es mas sano seguir plantado en la espera de un nuevo sueño…
Y luego llenar con el fruto mas prohibido la boca abierta de un triste bostezo
leer más   
5
3comentarios 73 lecturas prosapoetica karma: 63

Viste la vida pasar?

Mirlos de acero
se detienen en lo alto de la gran estrella
y preguntan:

- Viste la vida pasar?

(Escogen los cuervos nubes sonrosadas
y pasan de puntillas por las estelas
que va dejando el recuerdo...)

Y en un pequeño soplo casi inaudible
el gato azul que observa responde:

- Vi la vida avanzar... y el mundo no ha dejado de girar!

Planeta incansable... (piensa la lechuza de algodón)
espero que el universo lo valore como se merece!

Y sonríe la luna :)
leer más   
12
10comentarios 94 lecturas versolibre karma: 99

Las dos existencias

Tomó sin pensar el camino del que siempre se había dicho: jamás volveré a caminarlo. Pero, por qué lo haces, No lo se, solamente mis pies están en movimiento como si ellos se mandaran a sí mismos, y avanzo, aunque no lo quiera. Ese había sido su propósito: no regresar nunca. Entonces por qué no te detienes, Tampoco lo se. Esto demuestra que el hombre no es uno en total armonía, sino que está formado por partes que muchas veces no ensamblan en el mismo propósito, Es verdad, una parte puede decir que no, mientras que la otra, sin que nadie se lo pregunte, dice que sí, Parece que así estamos hechos, Lo peor es que esa parte que dice que sí es la que me arrastra, No digas eso, siempre habrá fuerza para decir: hasta aquí, y dar la media vuelta, Lo intento, pero los pies siguen caminando.

Y cualquiera que pudiera ver, no su cuerpo sino su espíritu, lo vería con el dorso vuelto hacia atrás y con su rostro hacia donde los pies caminan.
leer más   
6
1comentarios 35 lecturas prosapoetica karma: 66

Melancolía

Concentrado en la soledad de mi habitación,
acompañado por una copa y un cigarro,
mirando a través de la ventana,
cómo un manto azabache cubre el cielo nocturno.

Casi no transitan automóviles por la vía,
algunas personas caminan y una pareja conversa entre sí,
unos gatos corretean por el jardín,
mientras que, asomado en la ventana,
veo la Luna cubierta por un manto de plata.

Son horas dominadas por la introspección:
¿Quién soy? ¿A dónde voy?
Tantas horas y jornadas sin respuestas,
para un alma que vaga por la inercia la inacción.

¡Tantas inquietudes! ¡Tantas interrogantes!
¡Cuántos demonios acosan a un alma aturdida!
¡Cuántas vicisitudes agobian a un ser solitario!
Que en el día a día busca disipar las tinieblas que le rodean.

Resulta fútil la espera de soluciones mágicas.
Es apremiante afrontar y vencer cual Teseo
a los Minotauros que dominan mi interior:
miedos, inseguridades y nostalgias.

Crisis y angustias, torbellinos sin cesar,
pensamientos que no se disipan,
mientras observo por mi ventana,
cómo la vida avanza sin parar...
leer más   
5
2comentarios 44 lecturas versolibre karma: 61

No mío, no tuya

Tú, tan brillante y ocurrente
Te apareces de vez en cuando en mis pensamientos, sacudiéndolos con tu presencia y cuestionando sobre mis sentimientos hacia ti
Eres tan único que me asusta, eres tan bello que me deprimes
El sarcasmo predomina en tus palabras, haciéndolas más interesantes que otras
Me sacude el corazón tener que descifrarte, me sacude el corazón que tengas que descifrarme
Porque somos iguales, como dos gotas de agua salidas de la misma llave, y eso es lo mejor que nos pudo haber pasado, nos hace interesantes y adictivos como tú
Interpreto tus acciones como algo, y me engrandece saber que no me equivoco porque eres yo, y yo soy tú
Este constante juego de palabras me atrae tanto, que me es imposible dejarte ir
Porque tu mente es tan atrayente que cualquiera se perdería en ella.
Aparentas un vacío enorme, pero me has enseñado a no juzgar lo primero que percibo
Tal vez no me pertenezcas, ni yo a ti
Pero estoy segura de que podemos pertenecernos, el uno al otro, por un largo tiempo
Porque tu sonrisa, tu voz, tu acento tan peculiar y tu manera de mirarme me tienen enganchada, que ya no sé como librarme
No es el momento, ni el lugar
Pero en un futuro podemos ser algo, algo admirable y algo indispensable
Eso no lo sé, pero pronto o lejos, lo sabré.
Conduces y tus grandes manos se adhieren al volante, resaltando cada parte de ti que me gusta tanto
Tus hombros anchos e infinitos, que me llevan a lugares por recorrer
Diriges tu mirada hacia mi, tus largas pestañas y tu forma de verme me gusta tanto, que solo puedo pensar en que posees los ojos más bonitos que haya visto
Te acercas pidiéndome permiso, pero me quedo muda ante el miedo de lo que pueda ocurrir
Parecemos pensar mejor las cosas y establecemos un punto y aparte entre nosotros, aunque mente y corazón siguen tan unidos que son uno mismo.
Pasamos a través de calles, mientras más avanzamos nuestros sentimientos crecen, la atracción es tan palpable que se vuelve notoria
Pero no decimos nada, porque somos iguales, porque no soy tuya ni tú eres mio, aunque nuestras mentes se pertenezcan.
Te lanzo miradas que solo tú sabes interpretar, porque mis acciones están hechas para que solo tú las descifres y hagas con ellas lo que yo no haría.
leer más   
9
2comentarios 65 lecturas prosapoetica karma: 87

El lobo que se enamoró de un rayo de luna

Una noche oscura en su solitario caminar va un lobo cansado de la vida en general, levanta la cabeza y ve un destello al final del angosto sendero que era su travesía cada despertar.

Este se detiene por lo extraño y complejo que esto se muestra ante él, no puede explicar lo maravilloso que es, siente de repente una extraña calidez que lo envuelve y lo carcome en lo más profundo de su ser.

No tiene explicación ante esta nueva sensación, cree que su soledad a su fin llegó pues está enamorado y no sabe que decir, ya que ni en sus más oscuros sueños imaginó un hecho así.

Intrépido el lobo amigo su viaje emprendió ya que debía encontrarla en ese momento comprendió, después de caminar y caminar sin llegar a su destino decidió descansar, pero algo cálido y brilloso lo hizo despertar.

El sol había salido no había marcha atrás ya que a su amada tenía que encontrar, así el lobo duro días sin cesar buscando a aquella criatura que solo en las noches podía contemplar.

Un día ya cansado a un claro llegó y sintiendo el deseo de verla sus ojos cerró, la noche avanzó y el la esperó cuando pasaba por un estanque su reflejo vio.

Alzó su vista y no lo podía creer era su amada musa la que parecía ascender comenzó a aullarle entregándole su corazón porque ahí el pobre lobo entendió que un rayo de luna le robó el corazón así como la soledad hace tiempo le robó la razón.
leer más   
7
2comentarios 49 lecturas relato karma: 56

Mutilado (lo que nadie haria por ti: YO SI LO HARÍA)

Nadie de los que han vivido hasta ahora
supieron ni sabrán el amor arrojado al olvido;
y las letras vacías de sentido...
...de este amor que contigo yo he tenido.

Nadie ha abandonado a su azar en las letras.
Nadie ha cantado tan libre y despacio al concreto.
Nadie ha arrancado tus pupilas así.
Y nadie ha rozado el rocío anidado en tu piel

Nadie se ha dejado abandonar así en el cielo.
Nadie ha soportado el mal humor de tus manos.
Nadie ha quemado las fuerzas del yo
por seguir intentando sacar a relucir la palabra tú

Nadie ha cambiado tanto de color.
Nadie se ha abalanzado a la laguna de intermitencias.
Nadie ha lanzado un misil directo a su ombligo
y esperado el final mutilado en la escala de grises.

Nadie ha avanzado tanto en tomar tu piel.
Nadie ha cambiado el foco de tu cuarto oscuro.
Nadie se ha dejado presenciar así desnudo.
y ha esperado la muerte sentado un segundo.

Nadie ha vuelto de la muerte para amarte.
Nadie ha amado tanto la vida para vivirla.
Nadie ha resucitado tanto en tan poco tiempo
para volver como ceniza de tu lápiz

Nadie ha caminado descalzo por entre las terrazas.
Nadie ha amado tanto el color café de tus pupilas.
Nadie ha tomado demasiado las olas del mar
para ahora morir en los charcos muy poco ofrecidos.

Nadie ha quebrantado tanto su voluntad.
Nadie ha suturado tanto sus heridas.
Nadie ha calmado su sed con un vaso de agua
para venir y esperar el manantial en ti

Nadie ha sobrevalorado lo que yo vivo.
Nadie ha alimentado tanto mi vientre.
Nadie ha superado las visitas de mi abuelo
para ahora ya no morir despacio en ti

Nadie ha quemado su piel por ofrecer fuego a tu estancia.
Nadie ha dejado de comer y crecer por ofrecer comida a tu alacena.
Nadie ha venido a empujarme al vacío como ofrenda de la no muerte.
Nadie ha escrito tanto sobre tus lunares y tus vacíos.

Nadie contempló esos lunares y en tantas noches.
Nadie despegó del suelo por echar las semillas en otras tierras.
Nadie escuchó el eco del silencio en tus sábanas.
Nadie murió en los hostales de las calles de nuestra ciudad.

Nadie superó la barrera de tu quietud
para quedarse y morir en las cenizas.

Nadie alimentó este inusual amor al azar y,
nadie murió antes de haber nacido
como yo

Nadie grito tan fuerte las injusticias de tu piel.
Nadie se culpó de las insinuaciones oscuras.
Y nadie se calmó tanto esa noche.
Y nadie ha arrancado las raíces de mis letras que aún siguen siendo atraídas por esas tus noches de descobijo y de impaciencia.

Nadie ha venido a lanzarme a las noticias mundiales.
Nadie quemó las nubes de los pasos que dimos.
Nadie ha intentado tanto acercarse a ti.
Y nadie se ha quemado tanto por tal hazaña.

Nadie venció al monstruo debajo de tu cama.
Nadie cruzó esa puerta que se sabía de antemano.
Nadie ha querido salir afuera en la tempestad
y nadie ha apostado tanto para no perder.

Nadie me ha herido con tanta fineza.
Nadie me ha cocido con los hilos de sus manos.
Nadie me ha dicho tanto estando tan callado.
Nadie ha superado las visitas a mi estancia.


Nadie ha calmado mis demonios sin estar presente.
Nadie ha soltado mis torrentes de líneas en los teclados.
Nadie ha llenado de hojas blancas mis espacios de tinta
y nadie ha querido ver mi muerte en su muerte

Nadie se ha vengado de mí con retirarme su presencia.
Nadie ha contado con su cintura para vencerme.
Nadie ha apostado nuestra llegada, pero, sin duda
acabamos de salir y vamos en primera fila.
leer más   
4
4comentarios 33 lecturas versolibre karma: 65

Después de la fiesta

Por solidaridad debía acercarse hasta su casa. No sentía amor por ella, pero se sabía culpable de haber invitado a tanta gente a la fiesta. Le ayudaría a arreglar los desperfectos, demostrándole así, su entrega y colaboración. En la vida hay que asumir responsabilidades. - Pensó
Desde la verja del jardín resultaba evidente el descontrol de la noche anterior. Entró, y el golpe del portón le sobresaltó cerrándose a su espalda. Un extraño silencio y una ligera brisa le estremeció. Desde el porche, el cadáver de ella vestida de novia avanzaba hacia él.
No había sido buena idea volver en plena resaca...





Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/06/17/escribe-tu-relato-de-junio-iii-palabras-d
14
18comentarios 124 lecturas relato karma: 113

El Fénix

Caminando cabizbajo
en mi mundo de tinieblas
de un pasado de tormentos
sumergido en la miseria.

Voy pisando los pedazos
de aquellos sueños en vilo.
Ya mi sombra no distingo
las penumbras me gobierna.

La esperanza yace muerta
en los campos del olvido.
Los recuerdos son tormentas
y yo un náufrago rendido.

Inundado en mis memorias ya no busco redención,
solo quiero hallar la paz en este mundo de cartón,
de apariencias, de mentiras y de falsos juramentos.
Decepciones de personas que asesinan sentimientos.

A mi izquierda veo al diablo fingiendo ser pitonisa,
prediciendo mi futuro me señala la otra esquina
donde se encuentra la muerte con su macabra sonrisa,
esperando con paciencia. Mi hora llega, ya está escrita.

* * *

Desvanecen las tinieblas y levantando la mirada.
Una luz que me enceguece resucita mi esperanza.
Resurgiendo como el fénix desde sus propias cenizas
le veo expandir sus alas y alzar vuelo con la brisa.

Viento suave que acaricia
lentamente el corazón,
cicatriza sus heridas
llevándose mi dolor.

Al destello, con intriga le pregunto ¿tú quién eres?
Con voz tierna, bella y pura me responde lo siguiente:
"Soy tu padre, soy tu madre, soy tu hermano, soy tu amigo
soy el ángel que te guía, no te rindas, soy tu hijo."

Ahora avanzo y miro al frente,
hacia un mundo diferente,
a un futuro de promesas
que le sigue a mi presente.
El pasado ya no importa.
Las cadenas de mi mente
ya se rompen, no soportan…
ellas ya no me detienen.
15
6comentarios 72 lecturas versoclasico karma: 93

Coser para remendar

Y la madrugada me encontró
poniendo hilván a los remiendos
de una noche de rotos y costura.
Enmendar las grietas tiene doble lectura.
Aprendes por donde se rompió
y descubres porque lo hizo.


Avanzar en tiempo es saber
por donde vienen los golpes
y como esquivar las lanzas.
Los costurones ya son muchos
pero sigo poniendo empeño
en que cada zurcido sea con hilo sabio,
para que sea la savia de mi vida.

No me importan los remiendos,
es peor ir con los rotos abiertos.
Se escapan los llantos y los miedos.
Y se te cuela la bilis que lanzan.

Remiendo con hilo de sabiduría
los agujeros que me dejó la vida,
y ahora son la savia de mi existencia.



Hortensia Márquez


Imagen: de la película "El Bruto" de Luis Buñuel
19
21comentarios 121 lecturas versolibre karma: 95

Desterrado

Medio año ha pasado
y no lo he superado
te extraño día a día
te dedico poemas
pensamientos e ilustraciones
cambié para ser mejor
mejor persona
mejor pareja para tí

Pero se acabó
y no lo puedo asumir
me duele
verte y no poder acercarme
me duele
saber dónde encontrarte
y a la vez saber
lo molesta que te pondrá
el hecho de verme

Porque para tí
yo ya no soy parte de tu vida
quizás un vago recuerdo
una piedra en el zapato
o menos que eso
no lo sé

Lo que sí sé
es que fui desterrado de tu vida
por tí, por no entender tu dolor

Desterrado, vagando sin retorno
reconstruyendo mis sueños y mi vida
pero sin contar con tu apoyo
porque ya no existo para ti
y el "nosotros" acabó hace mucho

Y yo sigo, desterrado, avanzando
sin saber a dónde llegaré
leer más   
3
sin comentarios 45 lecturas versolibre karma: 35

De dos amantes que observaban el color naranja de la luz en el agua

Camisa de cuadros, blanca con negro, cuello moderno. Qué hacía dar la imagen de que era una persona con cierto poder económico, suponiendolo. Chaqueta de pana color café con leche, correa color negro, jean azul desteñido y zapatos deportivos cafés. La joven iba vestida con un atuendo veraniego, aunque el libre maratón del viento, rozaba su tersa piel generando una vibración inconfundible, que el hombre notó y cedió su pana cafe. Un gesto, noble, acompañado de un íntimo abrazo en donde los sentimientos y los pensamientos de la semana convergen en una danza furtiva, ante el pecador dedo de la sociedad conservadora, con estructuras que aún poseen ese brillo dorado que muestra una imagen viva de milagro.

Avanzaba la tarde, una leve mirada al reloj para disimular un bostezo, de ambos, un apretón forzado de ojos. Una mirada de aprobación mutua, fue un acto coordinado. La charla continuaba entre gemidos de charlas de manos cariñosos, risas por chistes, bebidas tanto calientes como algo frías, algunos pasteles y un cigarrillo compartido ante la mirada del resto de transeúntes, estaban ahora en una pequeña banca de madera, observando al río junto a sus góndolas, que adornaban con colores y atuendos al naranja del agua.
leer más   
4
sin comentarios 23 lecturas relato karma: 50
« anterior1234516