Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 367, tiempo total: 0.005 segundos rss2

Cuentos y Leyendas VII (a @Letizia)

Desde los griegos hasta nuestros días
todo el mundo habla de un continente,
de una civilización avanzada, perdida;
ya en sus "Diálogos" Platón decía

Que en verdad la Atlántida existió,
y cuenta la leyenda que se hundió;
tal vez por un cataclismo,
como ningún otro antes visto,

Por la caída de un meteorito,
o tal vez, como es todo cíclico,
por una cruenta y olvidada guerra
de la que no existe un registro.

Y hasta que te conocí en Poémame,
así también estaba mi yerma vida;
-en medio del saber y la nada-,
mis días y noches, aciagos pasaban:

En nada creía, ni con fama soñaba;
tan solo poesía y relatos escribía;
mitos y leyendas en mi cama leía:
Minotauro, Medusa, Zeus y Apolo,
héroes, oráculos y también pitonisas.

Ese era mi sustento: libros y ciencia,
música romántica, pelis de tal guisa;
lenguas muertas, o sánscrito estudiaba,
burdo software sin propósito creaba,
noticias a diario en redes comentaba,
pero un mundo real, sobre todo, anhelaba.

Sin embargo en medio de la tormenta
esa que uno espera y luego se lamenta
-rogando para que fuera solo un aguacero-,
tus ojos en mi vida, fueron como luceros,

Tu voz en medio de ese caos atroz
tus palabras dulces, tu aliento,
mis promesas, esparcidas al viento
y luego, la espera, este tormento.

Sabes que falta muy poco, tan solo días,
-y como genialmente Lope de Vega decía:
"En el trato y en el tiempo,
nadie tenga confianza, porque pasan
sin sentir, y se sienten cuando faltan"-,
y mi única esperanza, es que tú nunca,
nunca más, me hagas tanta falta...
leer más   
17
12comentarios 87 lecturas versolibre karma: 152

Supera y sonríe...

Yo sé cómo se vive
con el miedo anudado a la garganta
ahogando cada suspiro.

Cómo se desvanece el aliento
que fue resuello por un instante,
para ver la cara a la tristeza
en el reflejo de una baldosa
mientras imaginas como hubiera sido,
si no fuera esta la puta realidad.

Yo sé cómo se llora sin lágrimas
para llenar océanos internos
en los que poner a naufragar las pesadillas.

Volar con el viento en contra
aun sabiendo que tus alas son de juguete
y avanzar es cosa de titanes,
que a dos metros sobre el suelo
la vida puede hacerte mucho daño
si no sabes abrir el paracaídas.

Yo sé cómo levantarse
cuesta cada día un poco más
aunque dejarse morir no entre en tus planes.

No tener fuerzas para rendirme
no es solo una frase disuasoria
que estimule mis latidos,
le añado un supera y sonríe
que vaya deshaciendo el nudo
y con miedo, alguna vez, miro la vida y sonrío.
leer más   
15
6comentarios 56 lecturas versolibre karma: 132

Danza de las palabras

Algo me dice que todo gira
y, aunque yo calle,
sigue girando.

Algo me dice que todo danza
y, aunque no hable,
sigue danzando.

Alguien me cuenta desde muy lejos
sus sueños nuevos,
sus sueños viejos,
sus desencantos.

En la penumbra de esos momentos
laten a tientas sus firmamentos,
corren despacio.

Es el bramido de los espejos,
la cama humilde de sus tormentos,
de sus arcanos,
de los lunares de sus recuerdos,
cristal oscuro de desencuentros
de antiguo llanto,
el pulso añejo del desapego,
la vida huida tras sentimientos
abandonados.

Algo me dice que todo avanza;
mientras se mueve
sigo callado,
desmenuzando todo lamento
escudriñado tras el rosario
de sus milagros.
13
12comentarios 69 lecturas versolibre karma: 151

Un día con el tiempo

El tiempo se empolva la cara cuando no lo ves
y responde las preguntas que no le haces.
Y canta.
Todas las canciones las canta.
Cada vez más pronto.
¿Qué soy?, ya no se pregunta.
Pero se pregunta por qué no se pregunta ya nada.
Y mira sus manos, su pelo, sus pies.
Y avanza.
Y se empolva la cara.
Mira sus vestidos de sed, y no cuelgan.
Pero no lo pregunta.
Los ha vestido todos. El ocre, el rojo, el celeste.
No cuelgan ya más. Nunca más.
Tienen las costuras rotas; pero no cuelgan.
Y canta.
Y te mira con ojos que no miran.
Y te canta.
Mueres con él, pero tú lloras. Por ti y por él.
Y revives como él revive.
Con ojos que no ven, pero que lloran.
Y miras tus manos, tu pelo, tus pies, y te preguntas,
¿qué soy?
¿Una sonrisa?, ¿un llanto?
Escucha tus preguntas y te miente,
porque ya no sabe mentirse.
Y te da sus vestidos de sed, para que los cuelgues.
Y avanzas.
Y te empolva la cara cuando te mira.
Y te empolvas la cara cuando te canta.
leer más   
12
7comentarios 96 lecturas versolibre karma: 123

Insomnio

I

Compro un sueño, compro
Un pedazo de inconciencia de buena calidad
Un pasaje al futuro a la velocidad de la luz.

¿Qué me quita la pestaña
Tan lejos del hogar,
En el mismo hogar?
¿Cómo pago un buen dormir,
Uno de buena calidad?

Busco un ronquido, busco
Uno sin usar.
Un trozo de descanso,
Un momento de paz.
Un contador de ovejas sin estrenar
Unos parpados pesados,
Un silenciador mental.

¿Cómo atraigo al sueño categórico?
¿Dónde compro una gira a la tierra onírica ideal?

Manto de la noche que arrastras las patas del reloj,
Noquéame en tu brazo y muéstrame la luz del amanecer
Como el guardían de mi sanidad mental.

II

A la inquietud de la noche el silencio sazona,
La tela blanca del silencio,
Donde un aullido de perro resuena,
El plumón se queja y resbala de la cama.

El sueño de todos habita en el aire,
Como una ciudad que a todos hospeda,
Como el bus que perdí,
Como el pueblo fantasma en el que debí permanecer,
Despierta,
Alerta,
Aguda,
Con el universo completo pasando por la cabeza,
Con la velocidad de un buen argumento,
De un bocado bien masticado,
De una masa bien fermentada.

Se queda la noche atrás de la luz,
De las cortinas cerradas.
Resiste la noche al día que no llega,
A la espera de más retozo.

Pulula por la noche el rugir de un motor urgido,
¿Dónde se dirige en la ciudad de los dormilones?
¿Quién le abrirá la puerta?
¿Cuánto ilumina el filo de su interrupción sonora?
Corta el silencio su ronquido mecánico de fierros y tolva,
Cómo la proa punzante por el oceano ártico,
Como la tijera abierta avanza por la tela.

Otro se ha quedado en el pueblo fantasma,
No ha tomado el bus,
Recorre la noche mientras yo la retozo,
Inmóvil como el punto negro del silencio.
3
sin comentarios 15 lecturas versolibre karma: 32

Miradas nuevas, espacios viejos

He roto en mil pedazos
todos los atardeceres vestidos de mañanas
que guardé bajo la almohada.
Ya no tienen color de nuevo
ni luz de nada.

Atesorar banalidades que solo hacen daño.

Me perdí en un laberinto de paredes
repletas de agujeros y desconchones.
Busqué la salida y solo hallé rejas en todas las ventanas.

Y correr para avanzar, y no llegar nunca.

Descubro sonidos lejanos de viejas canciones
que salen de la comisura de tus labios.
El rabillo del ojo trae imágenes de tiempos de bonanzas.

Encontrar lo que aún queda para poder rescatar.

En el zapato viejo quedó enganchada una danza
y en la falda púrpura aún se ve la silueta de un día de fiesta.

Vestir con lo viejo con aires renovados.




Hortensia Márquez


Imagen de la película "El laberinto del fauno"
21
16comentarios 128 lecturas versolibre karma: 131

A cielo abierto

Y en la noche, del autobús a cielo abierto
caminaste hacia el horizonte, y yo debajo de él.

Varias personas, en su ilusión de tenerte
se quedaron calladas, inmutes

Gritando entre la multitud tu nombre

Ellos condenados a no tenerte, a esperarte;
a entonar suaves melodías con un violín viejo,
a escuchar relatos debajo de un puente.

Y quizás en esa noche y en todas las noches
el amor así es:

Descubrirte bajando del autobús y, esperarte
con los sueños resplandecientes, unos segundos

Y la noche avanzando
Y final.
12
11comentarios 80 lecturas versolibre karma: 119

La vida es siempre vida

Un diario en blanco
Con miles de paginas
Por escribir y cosas
Que contar. Las primeras
Páginas se escriben a prisa
Casi sin darte cuenta,
Todo es nuevo, extraño
Pero lleno de vida,
Asusta pero gusta,las
Palabras fluyen,no me paro
A pensar, mi corazón late
Tan aprisa como mi mano,
Lo hace acabando las páginas
Una detrás de otra. Son los
Primeros pasos de la vida.
Me levanto para seguir, al
Principio cuesta, pero de tanto
Caer uno aprende y vuelve a
Levantarse, tomas muchos
Y diferentes caminos, ¿ cuál
Es el bueno? Nunca se sabe
Cierto,pero cierto es que el
Tomado hasta el fin será.
Presto y decidido, estoy,
obstáculos encontraré,
que me harán en pensar en
Volver atrás. Subiras y
Bajaras, estaras arriba o abajo
Pero haré por volver al camino.
Sigo con fuerza, aunque a medida
Que avanzo mi pasó ligero se agudiza
Y es más lento, al igual que mi latir.
Graso error dijo un erudito, y es que
El corazón debe latir igual al final
Del camino que al principio, sin temor
De recordar lo vivido y de disfrutar lo
Que queda por vivir.
leer más   
4
1comentarios 13 lecturas versolibre karma: 66

El tiempo

El tiempo juzga en un duelo que nunca duerme
inquietud,
la noche se sacude de la paz
roba la calma y el respiro.

Pareciera que pronto dejaré de respirar,
me despierto de súbito
nervioso,
jalando aire,desesperado.

Ahuyentando a la noche
para no morir de asfixia,
en un sueño que no se puede despertar,
ansiedad.

Historia de un mundo que lo tiene todo
que es perseguido por el miedo y sufrimiento
del propio rumor,
lasciva verborrea que escupe el odio de otro.

Quisieran que como una hoja seca
nunca cayera mi amor al suelo
nutriendo el abandono,
temerario de la saña de aquel que lo deja todo.

Risa burlona,
quieres humillarle,
que agache el rostro
buscando mi propio abandono.

Nunca dejaré que las grietas
sean una herida abierta,
con esfuerzo superé el frío de una madrugada
que quisiera llevarme con su eterno huir.

Tiempo,
el frío avanza con la madrugada,
la neblina baja muy astuta,
brillará con celo la luz y el sol.

El mute
09/09/2018.
21
12comentarios 138 lecturas versolibre karma: 117

Recuerdos de tu Adiós

Pensar en ti cuando siento que la soledad viene a abrazarme... A pesar de que varias personas se encuentran a mi alrededor me siento solo, pues la única compañía que me llena de felicidad es la tuya... Me siento tan vacío, tan incompleto, tan infeliz... He tenido que recurrir a varios medios para intentar calmar mi ser, mi corazón y mi alma... Pero ninguna lo ha conseguido... He perdido la cuenta de las veces que te eh imaginado y soñado .... Poco a poco siento destrozarme y desmoronarme, aunque debo permanecer fuerte... Tu partiste hace mucho, pero, no me dejaste solo , tu alma suele venir a visitarme , o más bien a visitarnos.... Tu pequeño ha crecido bastante y ahora está por acabar la escuela... A veces el también me dice que te extraña y dice recordar tu voz, y en otras ocasiones me cuenta que sueña contigo que le fascina ver tu sonrisa y la dulce que eres... La última vez me dijo que tengo la mejor esposa , y que el tiene la mejor madre .... Yo le cuento acerca de nuestras travesuras y locuras de jóvenes... No se si se parece a mi o a ti... Pero tiene algo de los dos.... Me pidió que le enseñé tus libros y lo que escribías en tu tiempo libre... Y ahora se sienta a mi lado y se pone a escribir poesía .... Me sorprendió la primera vez que lo vi hacer eso... Pero al mismo tiempo me llené de muchos sentimientos y emociones.... Nuestro pequeño no para de sorprenderme... Y es que existen momentos en los que el me recuerda a mi, y en otros me recuerda a ti.... Pero bueno el tiempo sigue avanzando , y creo que ya no debería llorar, mis lágrimas no te traerán de regreso, además nuestro pequeño me necesita... Espero que leas esto, o que sientas mis sentimientos que están aquí expresados...
Siempre te amaré y nuestro hijo también te amará ...
Nos volveremos a encontrar solo que, tenemos que esperar, ya llegará el momento y estaremos juntos y te prometo que esa vez será para siempre...


Alexndre
leer más   
4
1comentarios 32 lecturas relato karma: 66

El desencuentro

Cuando era niña, creí en mi absoluta ignorancia que si luchaba y amaba una causa obtendría el resultado deseado.

Supongo que el ser humano necesita aferrarse a esta atávica farsa para poder sobrevivir.

Con el paso del tiempo se va diluyendo esa supremacía que creía congénita: sólo conseguimos aquello que está en nuestro camino. En la mayoría de ocasiones requiere lidiar contra los elementos, pero existen supuestos en los que simplemente aparece de repente. Sin esfuerzo: es como cuando a un chico adolescente le cambia el timbre de voz. Una noche se acuesta dando las “buenas noches” a su mamá en tono aflautado y a la mañana siguiente su voz resuena con un matiz más grave. Y ese devenir continua, hasta que se consolida la voz que le representará toda la vida… Es un proceso distendido, no hay conflicto, sólo el mero fluir del tiempo. Aunque siempre subyace una lucha: la madurez sobre la niñez, pero es una lucha consensuada.

El problema es que yo sé lo que se halla en mi corazón pero no dispongo de un oráculo que me muestre el destino. Y guerreo amando cada causa en la que creo. Pero mi espíritu reclama su ubicación en el mundo tangible.

Voy con una inmensa venda en los ojos, avanzando sin ver el horizonte, palpando la perniciosa y recalcitrante oscuridad.

No me propuse cotas faraónicas de imposible cumplimiento. Perdí mucho tiempo cultivando campos yermos… Ahora siento lástima porque asisto al peor de los desencuentros: mi propio desencuentro.





Marisa Béjar, 08/01/2018.
leer más   
16
8comentarios 93 lecturas relato karma: 132

Jerarquía

Yo soy el amo del tiempo
le extiendo el mantel,
le allano el jardín, le beso en los labios,
Le canto una canción.
Él me rechina los dientes,
me escupe un ayer,
me pone a cada uno en su sitio,
me dice "no, es así".

Yo nombro sus pasos,
contengo su ritmo,
cuento sus arrugas, acaricio su perfil,
fracaso en el empeño.
Él se ríe íntimamente,
avanza impune,
juguetea con el camino,
me grita "no, lo haré así".
leer más   
8
4comentarios 44 lecturas versolibre karma: 99

Luna tardía

Callada avanza en un círculo perfecto,
esfera blanca portadora de noticias
que anteponen los acentos al silencio,
creadora de lluvias de esperanza
para esta tierra de tormentos.

Desnuda le ordena a las mareas
el embrujo de ser libres
en su tino y su locura,
callada ajusta las corrientes
al compás de su modestia caprichosa,
encharca con su suspiro el alimento
desperezado entre las rocas.

Callada está la Luna tardía,
Madre errante de los mares diestros,
Hermana juguetona con los peces y los cielos,
guerrera de círculo brillante,
abierta en parto
para el nacimiento de la siembra.

¿Dónde escondes el mirador
donde observarla,
dónde te guareces,
adornando con tu tiza
una línea blanca de nostalgias
sobre el encerado negro de su cielo?.

Detrás de las sombras oteas su esplendor,
mientras piensas si tendrás la dicha
de que ella provoque que tu alma
al fin sonría.

Detienes tu mirada,
con los dedos trazas
al morir el Sol circunferencias,
amparada en el murmullo
de los árboles sin sombra
que recogen primaveras que adormecen.

No la temas,
germina en ella como lo haría la hiedra
en los relojes de tus ramas eternas,
háblale del amor que los humanos,
constructores de murallas,
no comprenden,
cuéntale quién eres,
cítale las barreras que quieres derribar
en la prisa de rozar el mar
con tus mejillas.

Abrázala,
sé amante en tu locura,
cíñete a su luz y hazte luz en ella,
bésala volcando entre los labios
el secreto de guardarla
en tus bolsillos de mujer completa,
acaricia su rostro enharinado,
siente el rozar vibrando en tu cintura.

Desnúdate,
avanza callada a su lado
guiada hasta los días de cosechas,
tímida sobre su orilla de mandatos,
valiente cuando alcances en su brillo
el puñado de sueños que te ofrece
dentro de su templo de cometas,
en el viento que salvaje esparza
tus brocados de ternura.
13
14comentarios 119 lecturas versolibre karma: 125

Cenizas de amor

Si te observo y no te veo
Si te escucho y no te oigo
Si estas cerca y no te tengo
Y nuestro amor ya no esta ciego,

Que nos queda si no hay respeto
Que nos queda si no es sincero
Que nos queda si no es secreto
Que esta al caer algún tercero,

Que no damos ningún paso
Que pasamos ya de darnos
Que avanzando retrasamos
Un retraso ya avanzado,

Solo queda la memoria
La memoria ya obsoleta
Reciclada por las penas
Y la rutina marioneta,

Recojamos ya con pinzas
Lo que el tiempo hizo trizas,
Recojamos las cenizas
Sin mas rizos que se rizan.
leer más   
13
4comentarios 67 lecturas versolibre karma: 108

Cortó la espiral

Sumida en turbio giro hacia ninguna parte, sucumbía a sus besos como anzuelos en su vaivén.

Avanzaba hacia los brillos del metal esperando suavidad, pero quedaban enredados entre mil jirones de piel.

Heridas abiertas intermitentes que lograron que dejase en la cuneta una maletita llena de ilusiones.

Caminó y dio zancadas campo a través. Ascendió colinas, se deshizo los dedos entre rocas fracturadas.

Por las laderas fue soltando cada una de las grietas que le habían dejado el corazón lleno de fugas.

Hasta que se lanzó en caída libre.

Lazos de colores acompañaron sus lágrimas, ingrávidas entre el éter de versos y palabras perdidas.

Descubrió un mundo nuevo y, descalza, danzó entre mandarinas.

Sonaba a melodía transparente, a fuego incesante, a pliegues de cúmulo-nimbos, a azafrán y nuez moscada.

Era una fuente sin freno, un salto de agua dulce, una banquisa trapecista sobre el océano, una abeja entre néctar.

Respiraba sin cuestiones pendientes, la vida era cálida, sin brumas pesadas.

Floreció sin apenas darse cuenta.

Cortó la espiral y abrazó sus días.

Durmió entre besos nuevos y soñó con olor a almendras.
leer más   
13
18comentarios 104 lecturas versolibre karma: 112

Dolor…

Dolor es aquel…
aquel palpitar indómito
dueño de un grito secuestrado,
palpitar que con ímpetu arrastrado
corre, corre con desespero liberado.

Dolor es aquel…
aquel fluir punzante
de un sentir angustiado,
fluir que febril y no sedado
corre, corre desesperado.

Dolor es aquel…
es aquel grito continuo y silencioso
que brota de la garganta sin aliento,
grito que brota sin reposo
para escaparse… libre como el viento.

Dolor es aquella…
aquella voz interna del sufrimiento
que flameando con intenso ardor
recorre sin detenimiento
nuestra mente, llenándola de miedo y mucho pavor.

Dolor es aquella…
es aquella muda expresión
que muda grita,
y grita sin vacilación.

El dolor es…
es la punzada candente
de un ahogado grito,
grito que avanzando como afilado diente
zanjando va, pariendo un socorro grito.

El dolor es…
es el angustioso grito ahogado
forjado por un imponente sufrimiento,
sufrimiento que con doliente cauce desbordado
solo emite… un impotente susurro desaliento.

El dolor es…
es el regurgitar angustiado
de un palpitar imprevisto,
regurgitar que como orate maniatado
mudo, clama sanidad a Jesucristo.

Rafael Puello
Barranquilla – Colombia
leer más   
15
12comentarios 65 lecturas versolibre karma: 126

Hombre, sé feliz

El hombre ese pequeño ser
que vive en su caja de fósforo existencial,
que lucha por saberlo todo
y al final resulta envuelto en enigmas.

Buscando tenerlo todo,
termina en su isla de soledad, hueca:
consigo mismo,
con sus miedos, con sus demonios,
con sus desazones, con su espejo.

Yo te saludo hombre,
que vives en el desierto de la vida,
que avanzas y retrocedes
que crees que vives,
pero al final no has vivido nada:
Por la prisa, por el estrés, por los avatares de la vida.

Hombre, dale estrellas a tu vida, dale brillo,
¡Qué sea verdadera vida!
Date un baño de esperanza e ilusión.

Hombre tienes las horas contadas;
el tiempo es tirano que no espera.

Hombre ¡Despierta!
Mira tus calles, a tus vecinos, a los demás,
¡Mira que el hombre nace, crece, se reproduce y muere!
¡Sí, muere!
Cada día cada hora, cada minuto
La vida se le escapa de las manos.
Muere como ser finito que es.
Muere, dejando huella o como un grano de arena más.


El hombre muere pero también vive.
Vive para construir, para soñar, para ser...
La vida es un regalo, hombre,
¡No la desperdicies!

Desconoces que la felicidad te roza cada día.
Te mira, te saluda y tú no la ves.
¡Ella, está más cerca de lo que crees!

Te besa, te acaricia:
en tu casa, en tu jardín,
en los momentos cotidianos
y no lo quieres ver
o no los ves,
porque te cegó los ojos,
la fantasía del tener,
y buscas tener y tener
y cuando tienes
descubres que no eres feliz.
Y reparas que era espejismo el poseer.

¡Hombre, te quiero tanto!
Quiero que verte feliz.
Mira el cielo,
mira el sol,
mira la creación.

Todos los días
te regala gratuitamente su esplendor.

Hombre,
¡Tú eres el rey de la creación!
Sé feliz hombre,
sé feliz.

El mundo te necesita feliz.
Lleno de esperanza,
Libre, libre de todo.
Dispuesto solo a vivir,
plenamente,
en tu realidad cotidiana.


Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados-copyright ©y safe creative
leer más   
11
4comentarios 107 lecturas versolibre karma: 107

La Venezuela de Hoy

Cae la luna, calle una noche oscura
Con un discurso político que amarga a un país sin cura
Precios exorbitantes marcados por una economía incontrolable
Inundan a un pueblo que en pensamientos negativos cae

Yo camino por las calles observando todo este desastre
Niños enfermos muertos de hambre
Recurren a mí con ansias de saciar dicha hambre

Personas comiendo de la basura
Enfermedades avanzando a un ritmo despiadado y sin cura
Siii, los CDI, hospitales y clínicas con riales,
Pero sin lo necesario para calmar o curar todas estas dolencias graves

Padre de familia que se levanta con rutina y esfuerzo inquebrantable
Luchando por sacar a su familia de este presente oscuro y miserable
No llega ni al cuarto día,
pues el sueldo del pobre sigue siendo un pobre sueldo día tras día

Chamos con gran talento con mi edad justo en este momento
Cursarán estudios para elevar su talento
Y lograr estabilidad en esta selva de cemento
Engañados hasta por docentes mismos
Aprenderán más de política que de cualquier otra cosa, mejor que esa porquería

Como decía El Canserbero
“No es una solución darles educación a los pobres
si les das una pobre educación”
¡Muertes violentas, asesinatos, robos, sicariato,
Presos sin sentencias, pero encerrados por decenas de años,
éxodo masivo…
forman el día a día y el diario del venezolano.
Un cinco por ciento de la realidad!
¡Que la política avara desea mantener ocultada!
leer más   
6
1comentarios 49 lecturas relato karma: 79

Todo

Somos tiempo.
simple arena
escurriéndose en los dedos,
imposible de atrapar.

Incesantes en silencio
somos brisa sobre mares,
inconstantes,
pero siempre
avanzando lentamente
sobre los surcos de espuma
que dibujan nuestras olas
cuando golpean las rocas,
(cuando agitamos los sueños).

Somos aguas que recorren
en ríos de plata y piedras
su curso por valles lentos,
en su camino laderas
a veces en furia esquiva,
a veces en alma herida,
y otras tantas con la paz.

Somos árbol que se aferra
con sus raíces al mundo
buscando erguido asentarse
persiguiendo la certeza,
adivinando instrucciones,
construyendo realidades,
imaginando infinitos,
intuyendo la verdad.

Somos tiempo,
somos árbol,
arena, río y espuma,
silencio, furor y calma,
raíces, instante y algas,
cadenas, canción y sal.
13
8comentarios 110 lecturas versolibre karma: 108

Naim

Recordadlo
cuando vuestro nombre suene a desierto,
a brasas sobre huellas,
porque aunque de las aguas ha nacido
busca la claridad en la canción de los oasis,
el paraíso que existe en las entrañas
de cada latido y cada hálito.

Sabed que Naím se llama,
que ha sido guía de caravanas de silencio,
que en su voz ha reflejado
la lejanía e infinito de las noches estrelladas,
que ha saciado la sed
en la fuente de los antepasados,
que ha renunciado a las copas del licor
escanciado por huríes de belleza estéril,
que su camino es paso alegre entre las dunas.

Recordadlo,
pronunciad las sílabas vibrantes
cuando intuyáis el engaño de los espejismos
y veáis avanzar hacia vosotros
un inmenso lago inexistente.

Observadlo,
guardad la oración del horizonte,
aferraos a la verdad de lo invisible,
real como este cielo desnudo
que admiramos cual beduinos eternos.

Recordad su nombre;
Naím le llaman,
sencillo constructor de jaimas blancas
sin puertas ni rencores,
abiertas para compartir el té,
en ofrenda de acogida,
cuando querráis abrigaros bajo sus lienzos
del calor,
del frío,
del miedo y de la soledad punzante.
leer más   
11
6comentarios 86 lecturas versolibre karma: 108
« anterior1234519