Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 109, tiempo total: 0.011 segundos rss2

Se hizo ave

Con dos palmos de narices les dejaste.
Espíritu del aire, ¡vuela!

Quisieron hacerte preso
Y solo los cuerpos permanecen en la carne.
No la necesitas para soñar

Arriba la luz es tan suave,
tan dulce el vagar,
tan grande la costumbre de ser ave.

Los poetas han mentido siempre,
siempre han podido volar.
leer más   
10
sin comentarios 93 lecturas versolibre karma: 78

Renacer

Renazco creyéndome el mismísimo ave fénix,

y muero como la más común paloma.

Renazco creyendo que nada será como antes,

y el pasado se apodera de mi presente recordándome que nada cambiará.

Renazco para recordarle a lo que me derribó que por mucho daño que me haya hecho,

yo volveré a volar alto a pesar de las veces que haya caído.
3
2comentarios 42 lecturas versolibre karma: 21

Ave de Escarcha Negra...

Dibujas tintas en mí...
desde la punta de tu pico.
Eres Ave, letra libre en mi pensamiento,
alondra de mil cielos
y oasis en las entrañas de la vida.

Al abrir la Luz de Tus Alas
me enseñaste las Palabras perfectas,
con lo Verbos sabios
y los tiempos completos.

Y hoy, soy Luna...
La de Tu Eternidad.
La de Tus Sombras.
Ese Universo de escarcha negra
y hálito de Vientos.
Raíces de ancestros,
olas de mares regios
y mariposas de esquejes.

Hoy, Tú, eres Nombre...
Perpetuo.
Infinito.

Libre.
14
10comentarios 114 lecturas versolibre karma: 88

Soneto. Ave fénix

En este verso, con que te describo,
hay un resurgir de ave fénix nuevo
donde te doy mi acervo y te apruebo
por ser la única fe que hay en mi libro.

En la página en que el capítulo escribo
te duchas en palabras cuando lluevo
dando razón a lo que siempre apruebo
por ser tu amor con el que vivo y vibro.

Leerte es germen de sabiduría.
Compones y descompones relatos
emancipados de la cobardía.

Todo queda escrito con melodía.
Tus palabras son tus gestos innatos
y con ellas me invado de alegría.
5
sin comentarios 77 lecturas versoclasico karma: 63

La leyenda del ave fénix

La leyenda del Ave Fenix relata la historia de un ave capaz de renacer de sus propias cenizas. Es un símbolo universal de la muerte generada por el fuego, la resurrección, la inmortalidad y el sol. También representa la delicadeza ya que vive solo del rocío sin lastimar a ninguna criatura viviente.
Sumergida me encontré!
Muy triste e insegura me escondí! De la crítica y la mirada, que me tenía acorralada, ante lo que en mis sentimientos albergaba! Me encontré desesperada! Muy dolida y engañada! Pero jamás derrotada!
Renací de entre las cenizas! Cuál ave Fénix que vuela! Y sin que eso me produjera! más que fuerza en mi tristeza.
Me sentí desamorada y un poco avergonzada! Pero la vida traería, un giro improvisado que me llevaría a seguir, haciendo lo que más amo.
Amo escribir! Aunque no sea una gran escritora y mucho menos poeta! Pero amo lo que saco de mi Alma liberada, de penas , engaños y malos tratos!
Agradezco en el alma! de mis amigos poetas! que jamás me dejaron sola, aunque no les diera razón de mi triste situación. Aprendo de mis errores! Los que me dieron muchas lecciones! y como siempre saldré y como ave fénix renaceré, entre cenizas y más, que no me van a derrotar!
4
sin comentarios 57 lecturas relato karma: 55

Niña ave

Es sencilla esta historia
Acerca de unas gallinas
Que cuidaron a la niña
De la casa de la noria.
Una señora tenía
Todo el pelo alborotado,
Y rebotaba en la niña
Todo cuanto había amado.
La botó y la rebotó
Hasta fuera de su hogar
Para lanzarla al corral
Con sus “gallinas ratón”.

Y cayó
Por una
Catarata
En el buen
Gallinero
De paja.

Los pájaros se encargaron
De criarla y enseñarla,
Hasta que un día llegaron
Autoridades humanas.
Y la alejaron de casa,
Y la llevaron de nuevo
A prisión de noria, luego
De acabar con sus hermanas.
Más tarde llegó la buena
Que la sacó de ese infierno,
“Le enseñaré cuanto pueda
Y le daré un trato bueno”.

La quiero,
Y quiero
Que se sienta
Atenta
Con la suave
Caridad.

Y María, que es la niña,
Aprendió a reconocer
Lo que nunca jamás fue
Su indigna madre, Idalina.
La sencillísima historia
Continúa hoy en día,
La niña gallina mora
Por un centro de Coimbra.
5
4comentarios 86 lecturas versoclasico karma: 52

Se hizo ave

Con dos palmos de narices les dejaste.
Espíritu del aire, ¡vuela!

Quisieron hacerte preso
Y solo los cuerpos permanecen en la carne.
No necesitas la carne para soñar

Arriba la luz es tan suave,
tan dulce el vagar,
tan grande la costumbre de ser ave.

Los poetas han mentido siempre,
siempre han podido volar.


Derechos reservados
leer más   
12
7comentarios 107 lecturas versolibre karma: 76

Guerrero Incansable

A veces
ya no hay nada,
nada que hacer,
nada que esperar
nada que decir
es inexplicable
es ciego, necio
aguerrido
es pasión, felicidad
sufrimiento, dolor
sentimiento impredecible
no se pude obligar,
tormenta tropical
vuelta mar en calma
ola llegada a la playa
suavemente relajada,
ola que se estrella
frenética sobre roca
hiedra en piedra incrustada
no se arranca fácilmente.

Aunque empuje
aunque duela,
aunque muerda
aunque pierda
aunque derrote
aunque desgarre
aunque te deje caer
aunque te parta
en pedazos y añicos
te quiebre te rompa
con alevosía mata
luego dócilmente
con dulzura te levanta
te revive y fortalece
te da vida te da muerte.

Amor,guerrero inexplicable
por el morímos, sin el nos mata,
desde el nacimiento se ama
hasta el fin de la vida
incontrolable sentimiento
ave libre que en el alma anida.

MMM
Malu Mora
leer más   
15
12comentarios 80 lecturas versolibre karma: 108

Ese corazón

Hoy, soy ese corazón asténico
Que se levanta otra vez
Con el peso de las luces,
De las miradas que no han de volver.

Que transpira anhelos
Y los embalsama en la canción
Que revolotea en todas las melodías,
Cuando una fracción de su alma
Aun es capaz de danzar.

¡Aférrate corazón!
Al brillo de las estrellas,
a la brisa que exhala el alba
y finge, sé un ave
dile a las nubes, que ya aprendiste a volar.

Muéstrale corazón,
A todas las criaturas
Que estas hecho de centellas
De fragmentos de astros ardientes,
Que estallas en diástole
Y la vida comienza.
leer más   
14
16comentarios 61 lecturas versolibre karma: 101

De nuevo...

De nuevo tus ojos
me dicen que siga,
que no tenga miedo,
que escuche a la vida,
que avance despacio,
que no tenga prisa,
la vida es hermosa,
merece vivirla,
por eso obedezco
y aspiro su brisa,
la esencia que deja
tu hermosa pupila,
el canto del ave,
la tierna abubilla,
la alondra que pasa,
la fiel golondrina...

De nuevo tus labios
me ofrecen la risa,
renuevan el alma
que tengo marchita,
hay muchos remiendos
con cardos y espinas
que un día cruzaron
mi cuerpo de heridas,
por eso tu mano
se aferra a la mía
y así yo percibo
tu linda caricia,
la luz de tus ojos,
el labio que vibra,
la voz sugerente
que andaba perdida...

De nuevo mis dedos
se mueven y estiran
y van al cuaderno
con letras sencillas,
no llevan palabras
que sean pamplinas,
ni versos oscuros
con gran estulticia,
si acaso desgranan
el llanto en la tinta,
la risa en el verso
cerrando la rima,
por eso agradezco
la voz que me invita,
a dar otros pasos
viviendo los días...

"...De nuevo los sueños
nos colman de dicha,
la risa, los niños,
la fiel poesía..."

Rafael Sánchez Ortega ©
14/01/18
14
7comentarios 72 lecturas versoclasico karma: 84

Tuve

Tuve que acostumbrarme
a mirar la luna desde el lodo,
perdido en medio del ocaso y
adaptarme bajo las estrellas,
al aullido aclamante e
interminable del lobo.

Tuve que mojarme entero
intentando dar caza a esos peces
que se ríen a carcajadas de mí
en medio y ancho de ese lago.

Tuve que beber a sorbos
allá donde otros no se atreven
sin echarme ni tan siquiera
para atrás en el último sorbo.

Tuve que pasar días sin llevarme nada
a la boca y cuando por fin me eh sentado delante de un plato caliente no he podido comer ni la mitad por tener el estómago dolorido y cerrado.

Tuve que arrastrar mi soledad
entre la gente discutiendo
con mi ángel vs mi demonio
con un halo invisible para el resto y
nunca me pare allá donde
mi conciencia intuía que estorbo.

Tuve que correr y coger trenes
en marcha al igual que picar
el billete en el Alvia, el Ave y
apearme en la siguiente estación
dejando atrás al interventor y
los vagones del Talgo.

Tuve que viajar en autobús
por media ESPAÑA sin destino
buscando un porque?
Y he mirado con miedo de reojo
a la muerte allá donde me eh bajado.

Tuve que pernoctar en parques,
cajeros, portales abrazado al insomnio,
envuelto con una manta
de ansiedad y cuando he tenido
la oportunidad de hacerlo
en un cementerio
arropado entre almas
jamás lo he dudado.
La luz en mi sueño con el ocaso
me han otorgado y regalado.

Tuve que mirar mas allá a donde
pocos llegan y ven
Y trozo a trozo me voy encontrando
conmigo mismo.

No soy el número uno en esto
ni quiero que te salgas de contexto
aunque a veces lo intento y
es en vano.
Pero en el fondo muy al fondo
todavia tengo fé y se que valgo.
No voy a rastras, ni con las cuatro
a gatas, tampoco corro
pero junto letras como un jinete y
entre ellas cabalgo.

Pero me imagino que no habrá
nada más bonito y gratificante
para un poeta que le digan
por lo alto, voces entre el
público declamate algo...
leer más   
12
2comentarios 77 lecturas prosapoetica karma: 90

Viento Versus Viento

Viento,
que me quieres fuerte
agitando tu alma,
pero me quieres débil
mansa a tus reveses;
que traes manzanas
a mi valle sin huertos
llevando de él mi agua
como noria a tu molino
y levantas las aspas
enardeciendo los incendios
que consumen el hito.

Viento,
que me quieres inmóvil
para labrar mi tierra
removida
por tu lluvia blanca,
que se abandona
procurada, fiel
a tu recuerdo latente
y olvidas su cosecha
para el provecho táctil
de otro granero...

Viento
que me quieres luz
compitiendo al sol,
por tan solo un rayo
de tu piel altanera
y tu cabello de luna...
y me buscas sombra
entre los besos,
que mides a precisión
sobre los hombros
de tus inagotables deseos.

Viento
que me quieres miel;
silencio
devorado al arte
y al llanto de las horas...
que me quieres hiel
al celo que ponen mar y cielo
y persiguen
las manos limpias
de anunciación
a los espejismos de tus sueños.

Viento
arrojado, viril...
siempre del Oriente;
del cauce y la sangre;
del asfalto y la vereda.
Tú, la sinfonía incierta
de la canción sabida;
contemplación
y latido hirviente
de las esperanzas
y los labios
trasvasándo las delicias
del tembloroso aliento.

Viento
que me quieres paz,
cuando en el cañizal
me abandonas
y estremece tu toque
la levadura y las palabras;
que me quieres péndulo
y hoguera;
ave diurna
planeando la noche;
hélice, tu cuerpo;
mi horizonte,
mástil sin vela...
vaso de intimidad
al destino sumiso
del vaivén
de tus dulcedumbres.

Viento
ajeno a la pasión
y al temple
de la entraña
que no adviertes...

Viento
que me pides pausa
sosegada y precisa;
vuelta, huida;
cerca, lejos,
y el murmullo,
al rincón del sollozo
sonoro y sereno.

Viento
que pides atrio y cumbre
en la guarda
de un jardín secreto;
que pides
piel que hurtas
impresa de los aromas
y las lisonjas de tus dedos.

Viento impetuoso
que egoísta,
no despiertas al roce
de la voz que te venera...

Viento necio,
incomprendido de mí
y de tus delirios;
no admites
que viento eres,
que yo no lo era,
que viento me arrastras
tú, tu ser
y las cruentas deshoras...

¡Ves que no puedes pedirle nada
al mismísimo viento!
porque te perderás en mí...
¡porque en ti, me pierdo!

porque ambos,
somos del viento...



Yamel Murillo



A corazón abierto.
Caleidoscopio©
D.R. 2015
12
8comentarios 79 lecturas versolibre karma: 110

El Fénix

Plinio, en su Historia Natural,
menciona al ave sagrada,
que anida en la ciudad del Sol.

Cargado de mirra y ámbar
teje su nido en el Templo de Amon
y allí se inmola en llamaradas.

El Fénix, cansado del flujo inmortal,
ya no se ve más sino en cuentos,
relatos empolvados del pasado.

Un alma es como un Fénix cansado,
que sale y regresa cargada de tesoros
y en su nido, se quema al guardarlos.
leer más   
4
2comentarios 40 lecturas versoclasico karma: 60

Phoenix

(Al fin renaces.
Cenicientas tus lunas,
Ave de fuego)…

Olas encendidas
Alas sumergidas:
Horizontes desechos.
Piel ardiente, hechos polvo los huesos.

Así se cae la noche
Como cenizas desdibujadas
Se burlan en cada poro
Las llamas a carcajadas.

Y no más, ¡no más!
Gritos hacia los astros
Fuerzas en las entrañas
aunque el dolor deje sus rastros.

Alza del vuelo indómito
Sacudiendo las ruinas negras
Es el ardor el pasado
Desde donde te reintegras.

Al fin, al fin renaces…
leer más   
15
12comentarios 125 lecturas versolibre karma: 106

Otras calles

Soy otra calle,
como ese aire que te esquiva al respirar,
un desencuentro fortuito, rosa alada,
tiempo fugitivo en el nombre de unos labios.

Eres otra calle,
donde el silencio no oculta tus palabras,
ave en el nido del recuerdo, niebla y navaja,
la noche desnuda entre ropajes sin noches.

Así pasaste a mi lado, en esa calle
donde la soledad tiene demasiados corazones.
19
7comentarios 68 lecturas versolibre karma: 107

Procuro olvidarte

Procuro olvidarte,
pero siempre acabas convirtiéndote
en el rocío de la mañana,
en el vaho gélido de los cristales
y en el café con leche con extra de recuerdo.

Ni siquiera comprenderás nunca
hasta qué punto, el ave fénix pudo resurgir
de las cenizas de un amor imposible;
y, aún siendo todavía de aquesta manera,
de lo feliz que se siente al retozar entre las llamas.

Y bien sabe esta ave que, por muchos vientos afines,
el único que le embriaga es el aciago recuerdo
de la realidad, que absorta hace que caiga
de bruces contra el suelo
y muera, estrepitosa, entre las frías piedras.

Procuro olvidarte,
y eres la sombra que vaga entre las llamas,
el rocío de la mañana, que muere entre el sol,
el vaho gélido de los cristales, que yacen rotos
y un café, sin leche, y sin ti a mi lado.
leer más   
2
2comentarios 26 lecturas versolibre karma: 33

Nunca más un migrante furtivo

Patria es el amor que fundó mi entusiasmo
en una plegaria invasora de ilusiones lejanas,
así es mi tierra negra y húmeda
con el silencio de verme lejos del fuego
que me parió en sus entrañas.

Bajé a la otra orilla en un barquito de papel
donde llegue a un puerto seguro
ocultando ojos tristes con los sentimientos ahogados
aquí están mis escombros
bajo el sudoroso pan que en la lejanía me he ganado.

Aquí encontré a los héroes que cambiaron mi historia
con la esperanza ganada y la vieja historia perdida,
aquí el sol ya no calienta lo mismo
mis lágrimas se secaron en el olvido,
soy un inmigrante de ultramar y renovada conciencia.

Que vive en un refugio de estrellas y bellos ríos
que ya no le duele más una espalda cansada,
la comarca quedó en el recuerdo que siempre se añora
en la fuerza del perpetuo canto del ave dorada
que me abraza en esperanza para forjarme la vida.

Soy un inmigrante de piel morena y pies descalzos
que encontró en el nuevo horizonte
un oasis de semillas y grandes montañas,
en donde el viento acaricia a mi memoria
con el amor de un nuevo refugio que guarda.

Mis hijos nacerán sin hambre y sed que mata
donde el fuego volará sin dejar rastro y estela,
moriré sentado en el limo,
contando las cuentas del ámbar de mi collar favorito
mi recuerdo ya no será un pasado furtivo.


Poesía
Miguel Adame Vázquez.
08/01/2018.

Fotografía;
Últimas buenas noches
© S E R I n
25
17comentarios 312 lecturas versolibre karma: 129

La voz de mi abuelo

Puedo llamarte cielo,
ave, lluvia y asfalto.
Puedo llamarte océano,
horizonte y ocaso.
Puedo llamarte trébol,
cerezo o manzano.

Desierto, oasis
o escorpión.
Playa, marea o arena.
Puedo llamarte pasado,
nostalgia y presente.
Si me buscas estaré
por donde suelo estar.

Puedo llamarte ausencia,
cuando miro las fotos
y veo que no estás aquí.
Puedo llamarte noche
cuando me desvelo,
sombra porque me sigues.

Puedo llamarte estrella
porque no te alcanzo.
Puedo llamarte deseo
porque por mucho que desee
ya no puedes estar conmigo.
Puedo llamarte en silencio,
aunque sea para oír tu voz.
17
1comentarios 132 lecturas versolibre karma: 109

Yo soy Gloria

Hola niños,
yo soy Gloria,
la que perdió la memoria
que guardaba en su zurrón,
pegó un mordisco al turròn
creyendo era zanahoria
y allí quedaron sus piños
¡qué susto me dio el bribón!
y hoy la he visto ¡maldición!
agua sacando en la noria.

Sé donde anda
mas no insisto.
Hay quien dice que la ha visto
con su pato, con su pata,
con su gata turulata
presumida, dando el pisto.
Que marchó de cuchipanda
con su música y su panda
y su novio el Evaristo.

Si me crees,
no me creas
que metida en las peleas
y amarrada a ese bigote
del soneto, su estrambote,
toreando en las capeas
le soltaba una patada
y, procaz, la carcajada
se montaba en el cogote.

¡Virgen santa,
Ave maría!
Qué de artista no sería
que subida en una lata
nos cantó una serenata
y hasta el público aplaudía.
Mas por poco se atraganta
-se hizo un nudo en la garganta-
y creyó que se moría.
©donaciano bueno

Comentario: ¡FELICES REYES MAGOS!, niños. Que aunque sabemos que hay gentes malas que quieren robaros la inocencia, que ésta anide por siempre en vuestros corazones lo mismo que le ocurría a Gloria Fuertes.
www.donacianobueno.com/
leer más   
12
3comentarios 77 lecturas versoclasico karma: 119

Seguimiento

Sigo
las pisadas del ave
que repta,
la sigo
con viento en contra
a contra pelo
a contra mío.
Me cruzo conmigo y sigo
adelante
atrás
nos miramos, desafiantes
nos esgrimimos las pupilas
y yo sigo
las pisadas
del ala rota
que vuela en la arena, pesada
por la sal cristalizada.

La lengua su lengua mi lengua
relame con la punta
los cristales que se aferran
a mi vellosidad
de mi piel, su piel, la piel.
Ella relame la herida
el ala rota
y yo la abro, nuevamente
siempre la abro
y sigo
reptando
vuelo en la arena con el ala rota
y me sigo
las pisadas
y me cruzo, nuevamente
siempre me cruzo.
12
2comentarios 81 lecturas versolibre karma: 103
« anterior123456