Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 153, tiempo total: 0.034 segundos rss2

Ave

Llegas como un ave, cansada,
del cielo de la vida
a este infierno de piel
donde beso, una a una, tus heridas;

donde te quitas las alas
y vuelas.
11
1comentarios 84 lecturas versolibre karma: 99

Se hizo ave

Con dos palmos de narices les dejaste.
Espíritu del aire, ¡vuela!

Quisieron hacerte preso
Y solo los cuerpos permanecen en la carne.
No la necesitas para soñar

Arriba la luz es tan suave,
tan dulce el vagar,
tan grande la costumbre de ser ave.

Los poetas han mentido siempre,
siempre han podido volar.
leer más   
10
sin comentarios 93 lecturas versolibre karma: 78

Vela, Pluma y Tintero

Fingiendo ser un poeta
con vela, pluma y tintero,
escribiendo mis "Te quiero"
a aquella hermosa doncella,

con mis pergaminos viejos
y una vieja calavera
imitando aquel dilema
como shakespeare, el bohemio.

"ser o no ser", que problema.
yo prefiero ser sincero.
Mi teclado es el tintero,
mi pantalla una libreta,

plumas disecas, mis dedos,
de un ave que ya no vuela
en cielos de amor y pena
por miedo a caer al suelo.
leer más   
7
2comentarios 44 lecturas versoclasico karma: 65

Ave de Escarcha Negra...

Dibujas tintas en mí...
desde la punta de tu pico.
Eres Ave, letra libre en mi pensamiento,
alondra de mil cielos
y oasis en las entrañas de la vida.

Al abrir la Luz de Tus Alas
me enseñaste las Palabras perfectas,
con lo Verbos sabios
y los tiempos completos.

Y hoy, soy Luna...
La de Tu Eternidad.
La de Tus Sombras.
Ese Universo de escarcha negra
y hálito de Vientos.
Raíces de ancestros,
olas de mares regios
y mariposas de esquejes.

Hoy, Tú, eres Nombre...
Perpetuo.
Infinito.

Libre.
14
10comentarios 114 lecturas versolibre karma: 88

Soneto. Ave fénix

En este verso, con que te describo,
hay un resurgir de ave fénix nuevo
donde te doy mi acervo y te apruebo
por ser la única fe que hay en mi libro.

En la página en que el capítulo escribo
te duchas en palabras cuando lluevo
dando razón a lo que siempre apruebo
por ser tu amor con el que vivo y vibro.

Leerte es germen de sabiduría.
Compones y descompones relatos
emancipados de la cobardía.

Todo queda escrito con melodía.
Tus palabras son tus gestos innatos
y con ellas me invado de alegría.
5
sin comentarios 141 lecturas versoclasico karma: 63

La leyenda del ave fénix

La leyenda del Ave Fenix relata la historia de un ave capaz de renacer de sus propias cenizas. Es un símbolo universal de la muerte generada por el fuego, la resurrección, la inmortalidad y el sol. También representa la delicadeza ya que vive solo del rocío sin lastimar a ninguna criatura viviente.
Sumergida me encontré!
Muy triste e insegura me escondí! De la crítica y la mirada, que me tenía acorralada, ante lo que en mis sentimientos albergaba! Me encontré desesperada! Muy dolida y engañada! Pero jamás derrotada!
Renací de entre las cenizas! Cuál ave Fénix que vuela! Y sin que eso me produjera! más que fuerza en mi tristeza.
Me sentí desamorada y un poco avergonzada! Pero la vida traería, un giro improvisado que me llevaría a seguir, haciendo lo que más amo.
Amo escribir! Aunque no sea una gran escritora y mucho menos poeta! Pero amo lo que saco de mi Alma liberada, de penas , engaños y malos tratos!
Agradezco en el alma! de mis amigos poetas! que jamás me dejaron sola, aunque no les diera razón de mi triste situación. Aprendo de mis errores! Los que me dieron muchas lecciones! y como siempre saldré y como ave fénix renaceré, entre cenizas y más, que no me van a derrotar!
4
sin comentarios 65 lecturas relato karma: 55

Niña ave

Es sencilla esta historia
Acerca de unas gallinas
Que cuidaron a la niña
De la casa de la noria.
Una señora tenía
Todo el pelo alborotado,
Y rebotaba en la niña
Todo cuanto había amado.
La botó y la rebotó
Hasta fuera de su hogar
Para lanzarla al corral
Con sus “gallinas ratón”.

Y cayó
Por una
Catarata
En el buen
Gallinero
De paja.

Los pájaros se encargaron
De criarla y enseñarla,
Hasta que un día llegaron
Autoridades humanas.
Y la alejaron de casa,
Y la llevaron de nuevo
A prisión de noria, luego
De acabar con sus hermanas.
Más tarde llegó la buena
Que la sacó de ese infierno,
“Le enseñaré cuanto pueda
Y le daré un trato bueno”.

La quiero,
Y quiero
Que se sienta
Atenta
Con la suave
Caridad.

Y María, que es la niña,
Aprendió a reconocer
Lo que nunca jamás fue
Su indigna madre, Idalina.
La sencillísima historia
Continúa hoy en día,
La niña gallina mora
Por un centro de Coimbra.
5
4comentarios 87 lecturas versoclasico karma: 52

Se hizo ave

Con dos palmos de narices les dejaste.
Espíritu del aire, ¡vuela!

Quisieron hacerte preso
Y solo los cuerpos permanecen en la carne.
No necesitas la carne para soñar

Arriba la luz es tan suave,
tan dulce el vagar,
tan grande la costumbre de ser ave.

Los poetas han mentido siempre,
siempre han podido volar.


Derechos reservados
leer más   
12
7comentarios 114 lecturas versolibre karma: 76

Viaje

Un ave revoloteaba
por el verde campo de primavera
regresaba de su viaje
después de olvidar sus penas

Su nido se ha desvanecido
entre toda la niebla espesa
Ay! Pobre ave soñadora
ya empieza la tormenta
debiste llegar antes...

...antes de que el intenso frío
congele tus alas tersas
y te envuelva el invierno
y te haga recordar
tus penas
leer más   
3
sin comentarios 15 lecturas versolibre karma: 20

Rayo de luz atemporal

Pequeño rayo de luz atemporal
en una vida indigesta
colmada de imágenes,
de ruidos,
de pensamientos insondables...

Pequeño lapso instalado
en el ahora,
en esta realidad austera
que llega sin avisar,
que invade un momento hallado
no buscado,
pausado...
como el movimiento de un ave irreal
que se cuela en tu pupila.

Fugaz segundo
encendido
por miles de luces brillantes,
de pequeñas almas que gimen
y susurran en nuestros oídos
palabras impronunciables...
y una dicha que abraza nuestros cuerpos
envueltos con miles de experiencias ya vividas
que se alzan
hasta la cima de esa montaña
que nos observa
al otro lado de la ventana de nuestros sueños,
a la luz de este instante sobrevenido
que nos engulle sin más.
leer más   
5
3comentarios 22 lecturas versolibre karma: 74

Esplendente

El bálsamo para todo es agua salada:
sudor, lágrimas o mar…
Isak Dinesen

…igual a las mareas que por ella suben
como a un acantilado.
Charles Baudelaire

Aquí va tu agradecimiento al mar.
Por acá, dejas tus solubles joyas:
lágrimas del crepúsculo nublado.
Allá, la marea menor de zapatos
trazo de estelas inimaginables.
La ropa: parda bruma, grises olas;
tu sostén, desleído en esta orilla.

Todos los mundos de nuestras edades
juventud y vejez se arremolinan.
De ajenas latitudes llega el bálsamo:
con su bajamar de lunas congrega
esta claridad de tu ser perfecto… 
torrente cual cresta de marejada
y estuario tibio de los días solares:
resuello contenido entre tus senos.

Desnudas al cenit horizontal.
Desnudos, somos nocturno bestiario.

De entre las mareas a la luz de luna
la plenitud deviene con tu olor:
retumbo de corrientes abisales
y ese resabio es la otra saliva.
En comunión de las aguas saladas,
oceánico es el origen del mundo;
entre los muslos ceñida humedad
y el jadeo, nuestra agridulce arena.

No es nicho ni espuma en busca de ahogo:
es un suave soplo al plexo solar.
¿Ave Fénix, tal vez, que se repite
en ajenas riberas de los otros
y en nosotros es única y puntual?
¿Dónde están los límites de los cuerpos
que se diferenciaban por caricias
en temeridad y timidez pródigas?

Al amparo de tu ardiente templanza
no olvides los esplendentes momentos.

Aquietado el pecho con la penumbra
en algún arrecife de estas sábanas
mi humanidad, zozobra demudada.

Alejandro Sandoval Ávila
leer más   
17
2comentarios 157 lecturas versolibre karma: 97

Cielos Rotos

Vasto silencio.

Ya no hay cristal,
sus alas punzantes
desgarran mi mente
con risas que no entiendo, lejanas
que no existen en realidad.

Y hay tambores
que parpadean
al contacto con mis dedos.
Áspero escenario
y recuerdo entonces
por qué he despertado aquí.

Me has lanzado a la tierra
y ya ves, sobrevivo.
Hay un ave carbonizada
que sobrevuela las ruinas
y se alimenta del dolor descompuesto.
Me cubro.

Decido que puedo volar
y sé que hay lagos de luna
donde puedo danzar.
He aprendido a refugiarme
pero ya es hora de partir,
y empezar, y vivir.

Levito...
lentamente me elevo
para salir sigilosa
de esta coraza rudimentaria
que me he construido con cielos rotos.




Dee Dee Acosta
May.11/2018
leer más   
17
10comentarios 71 lecturas versolibre karma: 97

Biografía

Suelo desprender mi alma de la cruel soledad que daña
suelo caminar sin miedo cuando todo está mal
suelo sonreír, aunque llore por dentro
aunque la tristeza quiera con mi vida acabar.

Soy fuerte y débil cuando es necesario,
soy ternura, fuego, a la hora de amar,
soy libre, de cadenas de hierro
que quieren atraparme en cárcel de maldad.

soy canción que se escucha cuando el alba empieza
soy paloma que vuela a encontrar libertad
pero de tu presencia siempre soy prisionera
y así quiero quedarme por la eternidad.

Soy amiga del viento, de la lluvia que llega
para regar el suelo donde el trigo se da,
soy amiga del cielo, el lucero y la estrella
del bosque donde el ave se esconde a trinar.

Amo las azucenas, las rosas y los versos
al anciano que historias no deja de contar
amo al niño que juega con su carrito viejo
y a la niña que llora cuando mamí no está.

Así soy yo, tengo mis sentimientos
intento dar a todos mi sincera amistad,
y quiero dar lo bueno que tengo en mi pecho
y quiero ver el mundo abrazando la paz.

He aprendido a perder cuando llega el momento
he formado un riachuelo con lágrimas de sal
he reído al saber que tengo privilegios
y en otras ocasiones he sabido ganar.
leer más   
13
12comentarios 75 lecturas versoclasico karma: 121

¿Quien dijo que los sueños no existen?

Soñé con alcanzar un lucero y lo contemplé extasiada,
su brillo iluminó mi alma, y se regocijaba el ave en su nido de paja y ramas
pero el viento cruel lo arrebató de mis manos y lo llevó al fondo del mar,
y su brillo se apagó, y murió la esperanza, y lloró mi alma, y deseé morir cuando ya no lo vi,
quiso olvidar mi nombre, y borrar el camino que el viento en su marcha trazó.
Entonces invente un universo con estrellas de plata
y aroma de café que disfrutaba mientras pintaba el lienzo
pero el sueño llego a mis ojos y no pude continuar.
Mientras dormía... te vi, estabas sentado en un coral negro
con un hilo de dolor en tu semblante, tan solitario como como mi alma
un espejismo cruel de sensaciones apagadas te atrapaban,
extendí mi mano para tomar la tuya, pero no te alcance
otra vez el viento te arrebato en un torbellino de olvido y pesar,
lloré, lloré como niña cuando pierde lo más querido.
En mi sueño seguí pintando el lienzo con la ilusión de plasmar tus pensamientos
en él, pero no pude ver nada, la lluvia torrencial echo a perder mi trabajo,
la tinta escurría veloz por aquel retazo, lloraba el lienzo como lloraba el cielo.
Al no conseguir lo que deseaba desistí.
y desperté angustiada y afligida, salí un momento y vi el café caliente
sobre la mesa, tome un poco para calentarme, observo la ventana; un pequeño colibrí revolotea sobre la rosa
su pico puntiagudo la hiere al sacar el polen, la espina se cae y la hoja se marchita,
los sueños no existen, la realidad es cruel,
¡Oh! no puedo creer lo que mis ojos ven, la lluvia ha cesado,
el sol ha secado la pintura, la esperanza trazo una imagen perfecta,
veo tus manos extendidas con un lucero iluminando el lugar, ya no estas sobre el coral negro
ahora te veo de pie sobre una nube blanca y hermosa, ¿estoy soñando? ¡No, es real!
¿Quién dijo que los sueños no existen?
el viento, la lluvia y el sol me han devuelto la esperanza, desde entonces
pinto el viento, el sol y la lluvia en mis canciones con un arco iris de plata y un mundo de ilusiones
que alcanzan los confines del misterioso universo del amor.
leer más   
6
sin comentarios 25 lecturas prosapoetica karma: 62

LAS SIRENAS, EL MAR Y YO (Recitado por A. Laboreo)

LAS SIRENAS, EL MAR Y YO @ Katy Domínguez Gómez

¡Cómo se refleja la luna en las aguas!
¡Qué bello paisaje en la oscuridad,
Parece una mar de plata,
da a mí vida una profunda claridad.

Pienso en el tiempo perdido,
Allá en la lejanía el océano está tranquilo,
noto que despierta mí corazón dormido.

Santander del alma mía,
siempre contigo sueño
ya sea de noche o de día,
cuando lejos estoy de ti
sigues siendo mí dueño.

Tu calmas mis inquietudes,
das energía a mí ser,
que suspira continuamente
con verte de nuevo otra vez.

Cuando lejos estoy de ti,
todo es cotidiano y duro,
tengo siempre la esperanza de volver
y ver el baile de tus verdes aguas,
esas olas que forman
el manto blanco sobre las rocas.

La leyenda de las sirenas
a lo largo de los siglos,
han fascinado a los hombres del mar,
que por oír sus dulces cantos,
a sus brazos querían llegar.

La belleza de las melodías,
las voces en su cantar,
atraían al ser humano
que por acercarse
eran capaces de naufragar.

Santander ejerce en mí,
lo que las sirenas al navegante,
por estar cerca de ellas,
son capaces de extraviarse,
para recibir los abrazos del más puro amor,
cobijándose bajos sus brazos.

Hay autores de la antigüedad que dicen
que nunca fue pez, sino ave,
da igual lo que escribieran,
los pescadores darían la vida
por encontrarse con su SIRENA.

Ninfas marinas, con busto de mujer,
cuerpo de pez o de ave,
dicen que os afincáis en los riscos
liberando vuestro canto embriagador
esta noche yo os ruego,
y a orillas del mar espero.

Hijas de Nereo y Dórides,
Nereidas de la mitología clásica,
Sirenas o no,
venid y optad por llevarme,
a ese reino oculto.

¡Dadme la sabiduría de nunca irme!
es un modo de quedarme para siempre
en mí querida Santander,
y no tener que pensar nunca en volver!
12
7comentarios 98 lecturas versolibre karma: 103

Absenta

Acaricia tu viento delicado murmullo
desdoblada mente, genuina de tu amor,
olvido mis desvelos, me meces en arrullo,
romance limerente y majestuoso rumor.

Musa soy de tus dedos, en sagrado bautismo
y traspasas mi cuerpo como la suave brisa,
cual demonio y ángel miras mi arcaísmo
elevando mis alas, transmutando mi prisa.

Oro tú, afonía sonoro azul clamor,
y bebo de tu cáliz desdeñando abismos
un cóndor abstraído, he dejado el dolor,
soy un ave sedienta, rompiendo espejismos.

Ríes con tu voz suave, verde absenta licor
o tal vez en su áspid, olvidado a suerte
en el ámbar más dulce, degustando el candor
como infeliz trébol, la espléndida muerte…

© Absenta | EPadrón
leer más   
10
8comentarios 89 lecturas versoclasico karma: 112

¡Báilame vida! (con @Rebkdt & @Transmisor_d_Sinestesias)

¿Qué tienes, vida?
Me impregnas estas ganas ...
¡Quiero vivirte!

¿Dime, qué tienes?
Qué con solo soplarme
Navego en tu aire ...

Mi barco flota
sobre tu tenue brisa
¡Qué libertad!

En tu vaivén
Yo me dejo llevar ...
¡Sóplame más!

Soy hoja al aire
el ave de tus cielos
las blancas nubes.

¿Chispa divina
o universo y sus dados?
¡Sólo te vivo!

Pones la mesa
me regalas tu vino
tu pan disfruto.

Lluvia temprana,
fresca tierra mojada
bajo mis pies.

¡Báilame vida!
Enamórame el alma;
¡Besa mi boca!




~~~~~~~~~~~~~~~~~

Conversaciones
5-7-5

@rebktd, @Transmisor_d_Sinestesias
& @AljndroPoetry

2018-abr-9
leer más   
33
69comentarios 379 lecturas versoclasico karma: 111

Déjame

Déjame libre. Déjame ir. Nunca he sido esclava de sentimientos, ni pájaro enjaulado. No quiero que me quiten el viento.

Déjame que marche. Déjame ir. Nunca he sido planeta en órbita de estrellas distantes. Soy mi propia luz, radiante, brillante.

Déjame que siga. Déjame ir. Nunca he sido un folio cuarteado. He sido papiro, lienzo en blanco.

Déjame que me recomponga. Déjame ir. Nunca he deshecho mis huellas. No he perdido la perspectiva. Mi mayor logro es sentirme viva.

Déjame que lama mis heridas. Déjame ir. Siempre fui el ave fénix, que resurge de sus cenizas.

Déjame que sea viento, que sea hierba, que sea hojas de oliva, que sea la noche amando su día.

Déjame que sea agua, que sea burbujas azules, mariposa ligera, volcán que ruge, guepardo a la carrera.

Déjame que serpentee el firmamento. Déjame ir. Déjame que sea.
leer más   
21
20comentarios 83 lecturas versolibre karma: 122

Sentimientos diminutos

Sentimientos diminutos
que caen del techo como lluvia fina
en este recorrido angosto de vida.

Algo distinto e inclasificable
sobrevuela nuestros destinos controlados
como ave silenciosa que se resiste a emigrar,
que no quiere abandonar
el lugar en el que yace.

Sobrevuela nuestras mentes agotadas
nuestras metas renunciadas
en el día de las almas enfermas de realidad
en la noche de las formas sedientas de cariño.

Sobrevuela... sin involucrarse,
sin esperar acontecimientos
en un contexto complicado
recargado de sombras que sonríen,
que se esconden,
que se expanden...

Sentimientos diminutos
que intentamos obviar desesperadamente,
que intentamos desposeer de verdad
en una negación constante
que no conoce discrepancias.

Sentimientos que se aferran
a las paredes de nuestros destinos,
que nos invaden en la noche
y asaltan nuestros caminos,
mientras observamos
a través de la ventana de cristales helados
la ciudad desierta desprovista de luz...
haciéndonos preguntas
que no obtienen respuesta...
esperando con la mirada agrietada
y los versos enredados
la llegada de un nuevo amanecer.
leer más   
15
12comentarios 61 lecturas versolibre karma: 94

Sin Titulo

No quiero seguir
Voy a parar
Mi pulso se detiene
tan tan tan
Solitario como un ave dé rapaz
Muerto como todos
leer más   
3
sin comentarios 28 lecturas versolibre karma: 36
« anterior123458