Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 196, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Siempre...

Siempre estarás conmigo en el recuerdo
y te veré tomando aquel café, de cada tarde,
en el bar de la plaza
y en la mesa que ahora
aparece vacía.

Siempre guardaré los largos ratos compartidos,
aunque algunos duelan
y otros sean más hermosos,
ya que fueron vividos intensamente
en un tiempo del pasado
y que nunca volverá.

Pero estoy seguro de que siempre
seguirá llegando, hasta mi lado,
la brisa del nordeste
y su caricia embriagará mi cara
dejándome el recuerdo de que un día
también te besó y acarició.

Por eso siempre seguirás conmigo,
aunque sea en el recuerdo.

Rafael Sánchez Ortega ©
04/09/18
5
4comentarios 42 lecturas prosapoetica karma: 81

Rincón Profundo

ALFONSINA "RINCÓN PROFUNDO"

Vine a vivir a un rincón profundo
lleno de babas, rebosan mares
mísera costa de mar inmundo,

llenos estaban por más lugares,
supe que allí se abrazaban seres,
más que latidos sonaban lares.

Pérfida vida te deja y mueres,
basta la suerte que tienen esos
míseros dones, tendrán ayeres.

Sírvanse lástimas de este mundo,
lúdicas máquinas llenan bares,
ten por contados los días, ¿quieres?,
más despedidas tendrán confesos.


Alfonso J Paredes
Todos los derechos reservados S.C./Copyright
Imagen tomada de internet, cuya fuente es: www.google.es/url?sa=i&rct=j&q=&esrc=s&source=images&a
7
2comentarios 63 lecturas versoclasico karma: 110

Dibujando entre olivos

Rodeado de olivos sin necesitar otra cosa del mundo, pasaba las tardes con su caballete de dibujo y entre los trazos que aquel lugar le inspiraba.
Hoja color sepia, lápices de piedra negra en el bolsillo y, escondidas bajo su camisa, un par de cervezas sustraídas del bar de su padre. Si Benita se enteraba, tendrían bronca por despistarse ante la pillería del hijo. El médico desaconsejó el alcohol y, mientras su madre era estricta, el padre hacía la vista gorda.
Desde el accidente, la mente de Pablo era esa hoja vacía de color sepia, que sus dibujos iluminaban con el rostro de una mujer y un niño que le sonreían. No sabía quiénes eran pero, cada tarde le esperaban entre los olivos.



Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/09/16/escribe-tu-relato-de-septiembre-iii-lili-
15
16comentarios 93 lecturas relato karma: 137

Se olvidaron de creer en ti y de mí…

Se olvidaron de creer en ti
>>>> y de mi...?
No importa…
Me alegra que me hables
me alegra que pienses en mí
me alegra que recuerdes
que seguimos aquí
recostados a las pérgolas del
infausto tiempo
que no nos perdimos
en los bizantinos caminos
de un día cualquiera
aun no,
no lo sé.

Me alegra que desde tan lejos
Más allá del empastado mar
estés para mí
y que la distancia
no puedan arrebatarnos
preciosos momentos
lo valemos y merecemos
es nuestro.

Recuerda que no podemos olvidar
que somos parte del templo sagital
Si… la línea que divide nuestro cuerpo.

Aguas de manantial
gotas de lluvia
besos en el parque
atardeceres en un bar.
@rayperez
11/09/2018
Venezuela
leer más   
20
7comentarios 63 lecturas versolibre karma: 126

Los jóvenes

Se besan, ¡ah!, se besan y se besan

los jóvenes en las calles, en los bares,

contra los muros,

se besan sin sosiego como si ellos mismos

no fuesen sino los extremos del beso.

Se besan, ¡ ah!, entre los autos que pasan,

en las estaciones del metro, en los cines,

en los buses, se besan desesperados,

con violencia como si la continuación

del beso

no fuera sino la vejez proscrita y la muerte.

Se besan, ¡ ah!, se besan los jóvenes esbeltos

y enamorados. Tan delgados que parece que

ignoraran la existencia del pan en la Tierra.

Tan enamorados,

como si ignoraran la existencia misma del mundo.

Se besan, ¡ah!, se besan como si estuvieran en lo obscuro,

en la más segura obscuridad,

como si nadie los viera, como si el sol fuera a iluminar

recién cuando las bocas, rotas a besos y sangrantes,

no pudieran besarse sino con los dientes.
leer más   
14
10comentarios 95 lecturas versoclasico karma: 120

24/7 Poémame (a @osvid) (colaboración con @vsmc2002)

Genio titular de Poémame...
Cómo te explico,
que el alcance de este, tu proyecto
ha logrado un universo de letras
como las mismas estrellas...
lo nunca en tu mente esperado...

Han venido desde tierras lejanas
Desde Levante y Poniente
Los versos y poesías que iluminan
como el sol entre persianas...

Todos aquí gozamos de una hermosa
comunidad, sin importar distancias,
montañas, mares, muros, barreras
ni banderas...

Y lo más grandioso: no cobras
alquiler por dejar vivir la poesía
en este bello universo ¡¡¡
Tú vives en él porque estás
detrás de ellos...

24/7 se visitan los pasillos del gran
salón Poémame, llamado también
Bar de Letras...
Aquí en sus patios nos damos cita
poetas, poetisas, escritores, aprendices,
simpatizantes, lectores, conocedores,
curiosos y sin querer ofender,
hasta plagiadores...

Gran razón por la que todos
los días en este paraíso que se ha
formado, florece ricamente,
y sus jardines embellecen el universo
de la poesía, aún en medio de
un mundo casi devastado...

Que continúe con gran éxito esta
maravillosa galaxia de letras
donde la tinta y el papel no tiene
límites...

Ensalzado por miembros cuyos nombres
se encuentran leyendo noblemente este
humilde reconocimiento, y de quienes
prefiero mantener a discreción.
Y sin embargo sus nombres se visten
del grandioso abecedario...
desde la A hasta la Z.

Bendita la hora en que tuviste
la genial idea de crear este mágico
lugar, donde todos y cada uno
de los que formamos parte de él
tenemos una y mil historias
que contar....
Gracias Oscar David, mil gracias¡

L & V


Septiembre / 2018
leer más   
21
26comentarios 142 lecturas colaboracion karma: 139

te espero (soneto)

te espero en casa, te espero en el bar.
te espero sin saber cuándo ni cómo.
te espero cuando pienso que te vas.
te espero en el coche fumando un porro.

te espero en compañía, en soledad,
noche y día, como quien está loco.
te espero, pero sin desesperar.
te espero, a mi juicio, más bien poco.

y no es porque no te quiera encontrar,
y no es que se me ocurra perderte,
ni porque peque de sinceridad.

es por el miedo a no reconocerme,
a no reconocerte, al huracán:
a no tenerte, y que baje esta fiebre.
leer más   
14
8comentarios 102 lecturas versoclasico karma: 115

Una droga mortal

Me fui poniendo ciego con la vida
porque me fue gustando,
lo confieso.

Enamorarme de sus trucos más viejos:
las tardes, los paseos,
las citas en los bares,
comer fuera de casa,
charlar con los amigos,
probar lo prohibido,
amar sin compromiso,
liarme y desliarme.

Tener sueños de gloria
y utopías de una existencia mejor,
más razonable.
Gritar contra lo injusto
y ponerme del lado
del que no es nadie.

Había un no sé qué
por cargar lo que me echaran,
comerme el mundo
en un instante
y tropezar tantas veces
en la misma piedra.

Con el paso del tiempo
me he ido quitando
de muchos de esos vicios,
de todo aquello que ya es necesario
y que es casi todo.

Por la borda he tirado
manías y prejuicios,
ambiciones que no valen la pena.

A pesar de los años
no me he desenganchado
de esta droga tan dura
que es vivir con un tiempo prestado
mientras el deseo me mata.
leer más   
14
5comentarios 62 lecturas versolibre karma: 116

Los siete pecados capitales

LUJURIA

Miré la calleja de tus pechos
y quise tenerlos cerca,
te miré a los ojos con un mensaje claro
y quise tenerte cerca.

Me miraste con la cabeza gacha
con cómplices ojos de gata que acecha,
me dijiste ven, sin hablar ni una sola palabra
solo con la mirada ancha y la boca estrecha.

Le hice caso a tu idea macabra
y nos entregamos a la imaginación,
que nuestra piel erizaba
y en nuestro cuerpo recorría una sensación,
de escalofrío que nuestra alma acecha
y quise tenerte cerca.

Aún recuerdo esos ojos lascivos,
que con mi mirar tenían respuesta,
aún recuerdo esos sinuosos gestos
que hacían desearte tenerte cerca.

PEREZA

Cansado de tanto pensar
que quería tenerte cerca,
supe la hora de trabajar
pero no supe darle respuesta.

Y es que tumbado en camastro
mejor se está, aunque no lo parezca,
intento de levantarme se me hizo lastro
y pensé: quédate aquí no sea que fallezca.

Pasó por delante de mi la hora de la siesta
y yo tumbado allí con temor a que fenezca,
pensé: tumbado voy a seguir con la ropa puesta
hasta que la hora de dormir, quieto lo merezca.

Y es que ¿para qué voy a trabajar con este cuerpo
que de bello se hizo hermoso y de hermoso grueso?
Ya no valgo sino para descansar hasta que caiga muerto
o me arrastren del lugar para meterme preso.

GULA

Y sí, preso me iban a meter,
pues de repente sentí la necesidad
de como un descosido comer,
como un loco con animosidad.

Vi comida por todos lados
estantes llenos de ricos bollos,
congeladores llenos de helados,
bandejas de asados pollos.

Me decidí a comer como un descosido
Bollos, helados, pollos, algún que otro pavo
y aún no había llegado la hora de quedar dormido,
cuando pensé: vomito y me lo vuelvo a comer vomitado.

Como pez que se muerde la cola
comía toda vianda embrutecido,
aún cuando la garganta se me hacía una bola
comía y comía para un estómago desagradecido.

IRA

Maldita sea la hora en que decidí comer
a cocinero yo me cargo
pues sin decirle que yo quería querer
comer, me quedó sabor amargo.

Por mi vida que yo lo asesino,
rastrero cocinero de abolengo postín
mala ira y mala muerte te propino
aunque sea balín por balín.

¿Tú que me lees malandrín?
te crees que soy poeta y poema escribo
te crujo digo, lector de poeta gañín,
que a lector de mi lectura maldigo.

ENVIDIA

Míralos a esos que se autoproclaman poetas
si es que además publican libros,
¿qué se habrán creído subidos en goletas?
cualquiera publica un libro eso yo calibro.

Para mí quisiera la suerte que tienen,
pienso yo que por vaga inmerecida
pues creen que arte y cultura confieren,
a mis letras que leen hacen desagradecida.

Veo que mucha gente te sigue,
pero no veo la razón de que a ti te sigan
y que luego de mi ni siquiera digan,
ni una sola palabra que, aunque mal me abrigue.

Para mí quiero el éxito que tú tienes
Y que sin duda creo que no mereces,
porque te leo y no veo ¿por qué creces?
si mejor escribo que tú que me entretienes.

AVARICIA

Pero no suelto un duro por leerte
aunque barato el artículo me pusieras,
que dinero no suelto, aunque me cueste la muerte,
para mí, todo lo que te llevas quisiera.

No me pidas limosna, que te digo que no llevo
dinero en el bolsillo y aunque dinero llevara
no te daría lo que en monedero por vacío y nuevo,
aunque te arrastres por el suelo y tu vida costara.

Quiero todos esos olivos de olivas vetas
para tener muchos más sacos y tupidos,
hasta que sus costuras estén prietas
y de apretados que estén por sus poros supuren fluidos.

Quiero tener y tener y acaparar
más que nadie en este mundo,
mis arcas con tesoros y dinero albergar
y no dar, ni siquiera, a poeta vagabundo.

SOBERBIA

¡Me come por dentro todo lo que sucede!
Grito hasta que se me salen las entrañas,
lloro de rabia por dentro por que me quema el alma,
tráeme ese verso que es mío y ¡vete!

Si versar es un esfuerzo que tú no entiendes
salte de la estrofa que, si no te maldigo,
la furia de todos los males elucubras y enciendes,
¡fuera de mi vista poeta mendigo!

Tórnate a otros distintos lares
que no quiero ni verte,
pues ni a mi me aguanto en barra de bares
ni bebido por mala suerte.

Se me acaban las fuerzas para echarte
se me endurecen las venas de mi cuello,
se me tiñe de gris mi cabello,
de la rabia que me da no poder matarte.

Por no poder, ni siquiera puedo
ponerle fin a esta vida,
pues de rabia tampoco muero,
ni mueren mis letras..., ni mi verso druida.


Alfonso J Paredes
todos los derechos reservados
S.C./Copyright
imagen tomada de internet, cuya fuente es: www.google.es/url?sa=i&rct=j&q=&esrc=s&source=imgres&a
25
13comentarios 162 lecturas versolibre karma: 122

Mi Mister Hyde

Hola, te presento a mi alter ego,
es un truhán, un rufián,
pero de él no me despego.

Hoy lo saco a pasear
porque me hace no andar ciego
en un mundo en el que hay
más desalma que sosiego.

Si se trata de engañar,
de capear con saña el juego,
burlarse de los demás
o gozar del mal ajeno,
es él quien lo bordará
pues yo odio todo eso.

Es gañán, es travieso,
le falta un poco de seso...
Mucha birra, gano peso
cuando su mente atravieso.

Aún así, yo te confieso,
que su corte de amistades
es más amplia que la mía,
tiene otras habilidades.

No suele salir de día,
quizás sólo a un par de bares,
en su sombra no confía
y la noche la deshace.

Crei que lo controlaría,
pero es un kamikaze,
no concibe cortesía,
me avergüenza lo que hace.
A un sin techo timaría
por tres euros para un "viaje"...

Su aparente alegría
te engatusa y te complace
pero el monstruo moriría
por morderte el tatuaje.

No debí catar brebaje,
no mostrarle que existía,
no pensé que en mi linaje
se albergara tal semilla.
leer más   
15
10comentarios 97 lecturas versoclasico karma: 112

Guarapero

El dios soledad
y sus dolores de nacimiento en el minuto incontable.

Y heme aquí
licencioso
sibarita
derrapado.

Perros mean las faldas de un bar equis

en íntima conversación
espectadores rasgan sus miserias
más tarde
el parroquiano de la iglesia
en el cuerpo de su amante.

El dios soledad
El corsario de un increado cielo
ahoga al gendarme
imitación de soldado en día franco.

Así,
estos brotes de locura
y esa oscuridad en la luz

Anti poesía.

Náuseas en la ropa
luciérnagas queman el disfraz incorruptible
mejor dicho
aquel talento
y si es mediocre después de las 6am.
leer más   
12
9comentarios 77 lecturas versolibre karma: 106

Barcelona

a estas horas ya me va
faltando poco
para verte. habré recorrido
media ciudad buscando
un bar desde donde
escribirte, y habré
encontrado el mismo
de siempre. para ser
sincero, haciendo
recuento, no hay terraza
que bordee desde
la que no te haya escrito,
loco por poner el reloj
a andar, sumergido
en el denso caudal
de tu recuerdo.
y un taxi volará Numancia
abajo, y los chavales
irán como locos hacia
el botellón, y yo iré
silbando la más antigua
canción de Bob Dylan
en el que quizás sea
un gran día más de ese montón
de los que ya no vuelven
(aunque sean mínimamente
iguales). pero sólo quizás:
ojalá pudiera acercarme
solamente un poco más al borde
del secreto de nuestra suerte.
leer más   
30
9comentarios 123 lecturas versolibre karma: 113

El ángel del bar

Tras la barra del bar, juro que no te vi y que fuiste tú quien me buscó. ¿Cómo no ibas a encontrarme si cada palabra que me decías sonaba perfecta, si encajaban en mi cabeza como lo hacen las piezas de un puzle?

Tú me buscaste con la mirada y me encontraste con frases que sonaban a las de un ángel que había caído a mis pies.

Ahora…, soy yo la que trata de hallarte, y es que siento que busco la llave de una cerradura rota, pues por más que trato de entrar a tu corazón no llego a hacerlo, siento que tu alma es como una habitación fría y vacía de amor y por más que miro en tu interior es como si una bola de demolición hubiera hecho un magnífico trabajo. Por más que trato de buscar tu llave presiento que no importa, pues la cerradura ya no funciona…

…y, cuando te vas, te olvido, juro que te olvido, pero mis dedos tienen memoria propia. Son ellos los que recuerdan el tacto de tu pelo; son ellos los que recuerdan tu boca, tu lengua…, tu piel; son ellos los que recuerdan tu aroma; los que recuerdan tu risa mientras yo gemía; son ellos los que recuerdan porque ellos son los que sujetaban tu cabeza mientras jugabas entre mis piernas, porque ellos son los que acariciaban tu cuerpo leyendo los poros de tu piel.

No, yo no te recuerdo, lo juro, son ellos los que me hacen gemir sin tu risa en mi oído, y por ellos siempre trato de que regreses a toda costa, de que regrese el ángel.

Tengo que saberlo, tengo que saber si puedo arreglar el estropicio de tu interior, si puedo amueblarte el corazón, si puedo reparar tu cerradura… Sólo eso, sólo saber si es posible, pues si lo es estoy segura de que la llave seré yo y de que te haré feliz, como lo eres cuando recorro tu cuerpo con besos y encuentro al ángel que calló tras la barra de aquel bar.
11
6comentarios 75 lecturas prosapoetica karma: 87

Ya no estas en mis noches...

Ya no estas en mis noches
te has ido como el viento
y no se donde buscarte
te busco por todos lados
en el museo, en el teatro, en el bar,
en el cine, en el parque
y en las paginas de las flores del mal.

Ya me siento descompuesto
como titilante alma
que deambula en pena
te fuiste sin decir adiós.

Los alisios australes
se llevaron tus tejidos
ya no estas...
y no se donde te has ido
se escurrió tu sonrisa
ya no estas en mis delgados dedos
ya no estas en mis pupilas.

Amiga dile que vuelva
mi corazón se desgarra
ninguna otra ocupará su lugar
me acostumbré a su aliento
me persigue, me trastoca
y succiona mi sangre
de una constelación planetaria proviene
y voló por todo lo alto.

Debajo de mi almohada
ya no esta...
los hilos negros de sus cabellos
en la almohada fucsia
encontré.
leer más   
11
9comentarios 88 lecturas versolibre karma: 99

Novenas en septiembre

No sé, pero...septiembre matiza los espejos
de los charcos de tonalidad ocre
y de sepia, el espacio, donde se mueven los astros.
Septiembre estigmatiza con hierro ígneo
las hojas de los dientes de leones crujientes.
Los cabellos de los crisatemos dorados
en septiembre se ven más afectados
y el pintor termina sus cuadros y
rodea de marcos a los menos colorados.
Septiembre promueve una lluvia estía
que el recuerdo somatiza.

En septiembre, frente a la lumbre del fogón
los girasoles se gratinan
y las castañas de indias saben a cartón.
Septiembre muere de sed, denota ese estado:
ramas secas, agrietado y ajado.
No ha saboreado la miel mostaza
que por la chimenea gotea, a veces desde el techo
o por la taza de peltre que diseñada chorrea.
Septiembre, membrete de membrillo en el papel de escribir.

Septiembre, fraccionado en veintidós cristales,
cuyos vitrales ambarinos iluminan la capilla séptina,
compuestos de estaño y aplomo, de soldadura y sal.
Septiembre, a sus amapolas rojas ama;
pero siempre suele dejarlas solas;
entre los mieses de la estación del (d)año siguiente.
Septiembre sin ti, no fue séptimo, sino novenario.

Septiembre, fotógrafo oculto entre los azahares de la suerte,
conservador del revelado negativo de las uvas pasas.
Septiembre proyecta en el crepúsculo
las líneas de las casualidades al azar
y todos las musas inescrupulosas
transcriben sus novenas inspiraciones sin publicar.

Él, agita campanillas en flor para solicitar silencio.
Él, recrea lo vivido por penúltima vez
y se escucha esa música flotando sobre los lotos del estante:
"Primavera" de Sabina,
el 22 de septiembre en el hemisferio sur y
"Canción de otoño" de Perales
el 22 de septiembre en el hemisferio norte,
No sé, pero...¡cómo llueve también hoy!
Se desviste la viña en los meses grises.
Septiembre...¡cómo le armó de calor!

Septiembre conserva al cantautor bajo las vides:
escribe, descompone, recolecta,
descuartiza, pisa fuerte y cata.
Septiembre desabrocha los botones del viñero maduro.
La fiesta pagana de la vendimia comienza
entre septiembre y octubre; sobre las hojas muertas.
Septiembre abandona el paraguas entre las cepas,
esconde entre la parra, gotas de lluvia y el rocío amarillento.
En el bar del alma, tomarán almibar de albaricoques
y cuando desde alba se asome un "ven",
sonará la novena sinfonía de Beethoven
y agregaremos granizo en el vino septembrino.

28 de marzo de 2017
leer más   
6
4comentarios 46 lecturas versolibre karma: 86

El último tren

He olvidado el dulce sabor de tus besos,
se me borran los aromas de tu piel,
no recuerdo la fragancia de tu cuerpo
y en mis labios, el regusto ahora es a hiel.

Y no quisiera, en mi mente, la memoria,
del mal recuerdo viciado de desdén,
ni sentir que lo nuestro pasó a la historia,
o pensar que nunca más te besaré.

Rememora lo que pasó en aquel bar,
pregúntate si no fui tu amante fiel,
y si esta etapa estás dispuesta a cerrar,
si no sientes que tu abandono hoy es cruel.

Tus silencios acrecientan mi vacío,
dime y no mientas, que te volveré a ver,
yo solo pretendo despertar contigo,
sentir tu cuerpo, amarte, una última vez.

Aunque demuestras que ya no eres la misma,
yo, siempre niña, te espero en el andén,
anhelando, ya lo sabes, que algún día,
quieras de nuevo, subir conmigo al tren.
21
6comentarios 115 lecturas versoclasico karma: 91

La puta de julio

Julio;
La rueda de los animales una vez más nos da la bienvenida,
A los intuitivos, sentimentales
Sensibles, emocionales
Hogareños y familiares cangrejos.

Ella fuma en la terraza de ese bar
Sonríe con ironía al recordar
Esa fecha maldita llega una vez más.

Lealtad y empatía
Que burla...
Familia y hogar.

Del cangrejo sólo tiene la coraza
Chica de faldas cortas y piernas largas,
Del cangrejo solo tiene el rojo de sus labios
Que deja como firma cada noche en algún auto;
Su hogar fueron las calles al cumplir 12 años.

Las esquinas y los bares le daban de comer
Envolvía sus piernas en todo aquel que la tratase medianamente bien.

Sentimental y hogareño Cáncer;
Nunca existió abrazo que la esperara
Nunca un hogar al cual volver.

Una burla, 20 de Julio, una burla;
Chica acorazada,
Leal solo a sí misma,
Sólo podría confiar en sí misma,
Las veces que se permitió confiar
Terminó tirada en algún bar,
Pero eso la hizo fuerte,
No es inocente.

Este relato sin embargo, no tiene un final feliz,
La chica canceriana nunca saldrá de ahí.
Le dicen barrios bajos
Trampa mortal para los desesperanzados.

Un cigarrillo seguirá siendo su único abrigo
Hasta que algún coche se detenga en esa esquina que tanto luchó,
Dejará sus manos marcadas en los cristales empañados
Y el rojo labial en alguna blanca camisa.

Provocará algún que otro divorcio,
Continuará siendo admirada y deseada por los hombres
Y tema de conversación de las señoras que se abanican en sus casas;
Será el ejemplo que dirán las madres a sus hijas no deben seguir,
Y los padres hipócritas les darán la razón,
Aunque al caer la noche
Vuelvan con el cierre bajo de su pantalón,
Y tal vez hayan perdido algún que otro botón.

Seguirán pasando los días
Y ella correrá la cortina para que no la moleste el sol;
Sus tacones de aguja reflejarán la luna
Y se alimentará de almas que buscan un cuerpo con dos agujeros, una cara bonita y un buen trasero;
Hace mucho tiempo que ella dejó de buscar amor.

Un trago en algún bar aún será su desayuno,
El único incentivo que tiene para continuar su labor;
Viaja con marihuana
O alguna que otra mierda inyectada,
Siempre esos ojos rojos y esa mirada perdida;
Nadie la espera en casa.

Y luego de unos años
Cuando llegue esta maldita fecha una vez más
Nadie volverá a saber de ella,
Nadie va en busca de arrugas a la casa de madame.
9
4comentarios 58 lecturas versolibre karma: 97

Nuestro bar

No se si es verso libre, prosa, historia o cuento
sólo se que allí en ese pequeño bar brilla el intelecto


Allá a lo lejos
entre el bosque de poesía, lo ves?
allí ese árbol, el más hermoso
el más verde y frondoso

ése lleno de historias de vida,
entre los miles que hay
se distingue por sus hojas
con miles de versos escritos
que de muchos colores arroja.

Creció a través del tiempo
para cada uno de ustedes
simboliza la amistad
con mucha fraternidad

Sembrado en tierra fértil
abonado con lirismo excelente
siempre fue regado de anhelos,
letras y mucho compañerismo

Si sus ramas y hojas ves adornados
son los hurras, aplausos y bravos
flores y sombreros que lanzamos
al brindar por un compañero
y su poema perfectamente logrado

Recuerdas?
cuando andábamos de mesa en mesa
brindando con la copa de la vida
dándonos felicitaciones o tomando consejos

ya embriaga de contento hasta confundía
los nombres de las poetisas y apenada
mil colores a la cara me subían
ellas de tan buen humor se reían,
uuuufff ! que alegría!

Quisiera ponerle al árbol un letrero brillante
en lo más alto de la copa como el que ilumina
nuestro poético bar sus veinticuatro horas abierto,
poetas y poetisas entran y salen todo el día
ha sido el mejor acierto

Siempre recuerda
que éste árbol en sus hojas lleva magia
pues creció con un tronco fuerte
con raíces muy profundas
que se extendieron a todo continente

para que logres tus sueños,
a los que pones mucho empeño
te deseo la mejor de las suertes
en tu noble labor de poeta y escritor.

Tú eres como ese sembrador
del poema de Rafael Blanco Belmonte
que a diario siembra en el monte
para personas que aún no nacen ni conoce

y tú, tú siembras letras al mundo
que como buena semilla crecen se expanden,
brillan, dan frutos, se hacen grandes
para delicia de quién te lee

Deja decirte que tienes un lugar en mi corazón
aunque estemos muy lejanos
y nos separe cielos, mares u océanos
y la distancia sea muy extensa.
el habernos conocidos esa fue la recompensa

te dejo mis buenos deseos
además de mi fraternidad
para que los siembres en tu víscera cardiaca
no olvides que hoy en día se destaca
todavía el amor y la amistad.

Recuerda además hoy y siempre
que te doy mi mano franca
mi abrazo y compañia
y mi cariño a distancia

Yo me llevo en mi corazón
muy adentro del alma mía
áquel pequeño y alegre lugar
que ha sido nuestro bar
que felices nos unió un día

Sí, nuestro querido bar poético.



MMM
Malu Mora
leer más   
18
20comentarios 178 lecturas versolibre karma: 96
« anterior1234510