Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 1226, tiempo total: 0.031 segundos rss2

Parpadeo

Su corazón es tan grande
que dentro caben el mundo
y su ausencia.

Cierra los ojos en un acorde,
breve como la alevosía de un pensamiento,
termina su poema y resopla
porque siente que se derrama
por los bordes de aquella ciudad
de mala muerte
donde todos parecen autómatas de risa enlatada
con ojeras y alopecia.

Otra semana perdida
entre sueños sin vísceras
y fantasmas con ictus
y arrugadas esperanzas descarnadas.

A veces los pensamientos son inexplicables
y el inconsciente un sótano lleno de trastos.
Reinventa las historias, y sus finales,
y truca las lágrimas, y las sonrisas,
para que el pasado le parezca,
cual un abrir y cerrar de ojos,
el último reducto de su salvación.

Con un tintineo de llaves abre la puerta,
entra en su piso vacío
y se queda mirando la cama huérfana;
limpia el polvo a sus discos de Bowie...
El hombre que vino de las estrellas
hizo de su pasado un lecho de espinas,
y de su destino un laberinto
que huele a farolas y a octubre
y a Lucky Strike;
como un mendigo malabarista
rebusca entre callejones olvidados
donde laten perturbardoras tinieblas
y un puñado de sueños,
desgarradores como cristales rotos,
le devuelve a la realidad...
y a la siniestra delgadez de su sombra,
y a una infancia lejana que parece
un islote perdido entre la bruma.

Otra noche que se arrastra
por otra semana enferma,
fotos antiguas que parecen mausoleos
y la multitud paseando sola
y la ¿última oportunidad? tirada por la borda
y su alma frenética como un enjambre
de avispas psicópatas.

Al final, todas las esperanzas acaban
en el camión de la basura,
con la melodía de la ciudad nocturna
robándole recuerdos a su memoria
y esparciéndolos bajo los neones.
De ella hace ya casi un siglo
y en el centro del universo de sus labios
aún se lamentan los besos no dados.

¿Quién sabe nada con veinte años
si hasta los sabios aseguran
que la vida no es más que un parpadeo?

Juanma
leer más   
15
6comentarios 112 lecturas versolibre karma: 107

El truco

Lo mágico
de tus besos,
es que saben
a inolvidables...
leer más   
6
1comentarios 36 lecturas prosapoetica karma: 85

Prisionera

Prisionera de tus caprichos, de tu desamor, de tu egoísmo.

Prisionera del amor ciego que sentía por ti, y no me daba cuenta que poco a poco me destruía.

Prisionera de tus besos que sólo destilaban hiel

Prisionera de tus caricias que sólo me dejaban cicatrices en el alma.

Así fui cayendo, poco a poco a un pozo profundo, oscuro, estaba en tinieblas. Ya sin fuerza sin aliento para escapar.

El llanto y la depresión eran mis compañeras de todas las noches.

Estaba resignada a vivir una vida prisionera de mis demonios y de ese amor tóxico.

Pero tú llegaste como primavera a mi vida, vistiendo de alegría y colores mis días.

Tú llegaste como el verano, invadiendo de calor mi cuerpo ya gélido.

Llegaste como el otoño, llevándote como una ventisca mis dolores..

Hoy eres el sol que ilumina cada mañana cuando despierto.

Sacaste lo mejor de mi y te lo agradezco.
leer más   
2
sin comentarios 16 lecturas prosapoetica karma: 36

La poesía y yo

A veces intento sacar poesía de debajo de las piedras, muevo los árboles de sitio e intento bajar las nubes con los ojos,
otras veces solo estoy ahí parado, como una tarde de otoño, mirando entre tus lunares y tus sueños, buscando las alcantarillas por donde se escapan los besos.
La poesía a veces es la campanada que anuncia el invierno, el mordisco de tu perro, la mirada perdida, la cara triste, los puntos, las esquinas por donde se escapa el oxígeno de la tierra.
Otras veces la poesía se me escapa, como si mi espíritu fuese tan rápido que no soy capaz de cogerlo, se me escapa como agua entre las manos, como si se escapase de las palabras mismas, como si las empapase y todo pesase mas.
La poesía es el abecedario del silencio, los caminos que no tienen salida en un laberinto, el salmo de los perdidos, el Génesis y el apocalipsis de una lágrima.
leer más   
19
10comentarios 146 lecturas prosapoetica karma: 117

La presencia del pasado

La memoria es esa boca difícil de besar
se nutre de guerras lejanas
de imágenes desesperantes
la memoria es óxido
la guerra del tiempo que extingue el tiempo
vivir un presente vaciado de pasado
desmenuzado en un futuro improbable
radiante o desencantado
El presente ha perdido la presencia del pasado
pasado de voces privadas, silenciadas
el hoy se ha vuelto un tiempo vacío
suspendido en la historia
plena de vacíos que se despliegan
eliminando arrugas hasta llenarlo todo
un tiempo cántaro
un tiempo hueco
un tiempo inédito
un presente, que ha quedado obsoleto
primado del hoy, sin ayer ni mañana,
huérfano, sólo con la experiencia humana
compra, consume, disfruta,
estrésate, deprímete, muérete
alejados del tiempo físico
del biológico
de los círculos vitales
de las órbitas astrales
emancipados de la naturaleza
somos el hombre reducido a sí mismo
a su estado inconcluso
a su soledad
condenados a besar para olvidar
leer más   
12
7comentarios 112 lecturas versolibre karma: 108

Soneto. Gama de color

En un lenguaje de cultura huraña
hay un color que siempre nos incomoda
por ser motivo de la causa extraña
que dentro de un cuadro no se acomoda.

En un vaho que, de cristal, se empaña,
tus ojos no se esculpen en mi escoda
y el viaje fue una vuelta -que no engaña -,
que me dio sorbo de soda y moda.

A cada poro de piel - de piel tuya -,
he olido en colosal gama de color
con besos ceñidos de enredadera.

En cada acervo tuyo- que me engulla -,
he vivido colosal limbo de olor
con besos teñidos de primavera.
leer más   
9
1comentarios 66 lecturas versoclasico karma: 92

Musa entre las olas

En la espesura del bosque denso
de mis sentidos, vislumbro una luz
tenue, que en la oscuridad,
calma el mal de mis principios.

Pensamientos que galopan sobre
lomo de blancos caballos viejos,
heridos por la distancia del tiempo.
Sueños de largas noches de insomnios,
latidos que rompen el silencio,
albas llenas de promesas rotas.

En el bosque de mis pensamientos
apareces tu, musa entre las olas,
luz entre las alargadas sombras
difusas de mis días grisáceos.

Aurora blanquecina, dorada,
de mis largas noches de quebrantos.
Infinita, transparente claridad
de mis melancólicos ocasos.

En el bosque de mis dulces besos
eres la diana, amazona valiente,
deidad elocuente de mis rezos.
Tu piel, urdidos estambres, hilos
finos, con delicado esmero
en fruto melocotón,
hace bailar a mis torpes dedos.

En la espesura del bosque quieto
entra la duda cual brisa marina
moviendo el barco velero, al son
de las olas fuertes de mis deseos.
¿Por qué la fría, lejana, lenta
pasión de tus callados "te quiero"?
leer más   
12
4comentarios 79 lecturas versolibre karma: 107

El mundo y tú

Cariño, el mundo ha conspirado en contra mía,
al hacerme caer rendida a tus pies.
Ha conspirado de la manera más ingrata,
porque me ha desarmado y
hasta mis poros gritan tu nombre.

Cariño, hasta lo más sublime de este mundo
y el infierno mismo,
se ocultan en tu mirada de ángel.
Por eso aquí me tienes,
atada a tu pecho escuchando tu corazón y
mis cabellos revoloteando ante tu respiración;
porque en el universo no existe otro ser como tú,
que me haga perder la batalla de la realidad y
fantasía en una noche.

Cariño, el mundo y tú me han hecho su prisionera;
han conspirado contra mí y
he sido débil cuando tu besos
derrotaron a mis demonios
2
1comentarios 19 lecturas versolibre karma: 27

Amiga Luna, te cuento un secreto

La luna, ese manto blanco
que cubre el cielo de estrellas
y luego sonríe
con una creciente boca abierta.
Me gusta olerte,
oler el perfume de tus uñas
cuando te rascas las esencias
y disfrutas de nuestra felicidad
con el aroma de la vida,
la Vida Eterna.
Besar tus bostezos,
abrazar tus ronquidos,
saborear tus legañas,
son detalles que no dejo a la ligera
porque son míos,
son nuestros tesoros
como yo te santifico a ti
preñándote en un trono para tus pies,
y un palacio para tu melena mañanera,
esa que suavemente acaricias
cuando nos transformamos en engreídos románticos,
esa que con mi furioso amor, siempre despeinas.
Mi romanticismo,
cuando te mantienes petrificada
como si fueras Medusa, quieta,
lo moldeas con sonrisas furtivas
hasta convertirlo en lujuria perfecta,
te me haces de rogar,
y luego yo peco de sicalípticos poemas.
Amor que tanto no sé amarte,
me encantaría rugirlo ante tu presencia,
que la Tierra nos envidie
cuando lo chille como el primer colono que gritó:
“¡Dios bendiga América!”.
Mis poemas, hundidos en tus cuar-tetas,
no podrán procurar historias
con sus bocas nutridas de ti
ilusionados como Romeo y Julieta,
embellecidos al igual que las esculturas de los Antiguos,
esas de Grecia,
o también tan entregados como Cervantes a su Quijote,
una obra maestra,
o el hombre a la mujer,
Adán y Eva.
A veces la elegancia no es siempre quedar bien,
sino soltar toda la despensa,
sin arcanos, tapujos, rodeos
ni tampoco frases hechas,
y así se conquista más
aunque no se crea,
sutil y deseoso,
delicado y apasionado,
todo en un equilibrio,
en ese que tanto me enseñas.
Así es la vida:
yo soy tu arma,
y tú, mi mejor defensa.
Con esto te digo
que eres pura envidia,
envidia de todas esas
que hierven de pasión descontrolada
al escribir todo esto, atrevido,
que tú y solo tú, eres mi dueña.
Contengo tu mirada,
veo en ella mi orgullo,
lo poco que tengo de poeta,
de humilde soberbio
y de impaciente amado que siempre te desespera.
Pero he ahí el verdadero amor,
el de almas gemelas,
que mientras mi nariz huela a tu imperio,
mi lengua conserve tu sabor
y mis ojos, tus ojos,
yo habré alcanzado lo que siente Dios
cuando sé que me amas día a día,
con todas las letras.
Así que, amiga luna,
me guardas este secreto,
desea a mi amada felices fiestas
y, aunque estés a vista desnuda de todos,
quiero que mi todo, se lo des, por favor, a ella.

© 2017 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
12
4comentarios 71 lecturas versolibre karma: 95

Un baúl de cenizas

Lloro por ti
por tu insignia perdida
en las alcantarillas del olvido.
Cuántas mañanas amarillas
decorando los huecos memoriosos
deshidratados
de primaveras vívidas.
Cuántas caricias derretidas
en los desiertos clandestinos
dibujando medianoches de silencios.

Tú viajaste por los mares de mis besos
colgado de una estrella
fugaz
insospechada
decretando la ausencia del estío
que hospedado en el rincón de mis anhelos
voló hasta la cumbre de los velos.

Lloro por ti
por la extinguida historia
apasionada
por el sol que creamos en las noches
y el aullido del lobo en la quimera
del amor con cuatro pétalos vendidos
al desalmado actor de las tinieblas.

Un eco del amor que no palpita
atrapado en el crepúsculo desnudo
viajero misterioso que se escurre
volando hasta la cumbre del imperio
del misionero sin luz
y sin reflejos.

Lloro por ti
lloro mis sueños.
mi corazón tendido en la vereda
llora los tiempos del incendio.
Hay un mar de mentiras esqueléticas
desbordando la vida
y una lágrima roja
despidiendo al futuro.

Sólo queda en mis manos
un baúl de cenizas

BEATRIZ OJEDA
DERECHOS RESERVADOS
leer más   
11
6comentarios 56 lecturas versolibre karma: 99

No estás (Liras)

Ya no escucho tu risa
cual cascabel sonando en mis oídos,
y he perdido tu brisa
roce de mis sentidos,
que sobre la piel fueron esculpidos.

Quise alcanzar tus besos
mientras que mis labios morían secos
de amargura y confesos
por puro amor resecos,
agonizando solitarios y huecos.

Confieso mi pecado
que por siempre fue amarte con locura,
en deseo callado
negando la cordura,
rumiando despojos por desventura.

Sin levantar mi vuelo
esclava en una vida sin sentido,
de alas rotas y en duelo
por ausencias sufrido,
desconsuelo en mi corazón herido.

Soy pajarillo triste
que tras ser abandonado no entiende...
¡cuánto fue que fingiste!
falsedad que trasciende
y en ignorados gestos se desprende.

Son tus ojos furtivos
aquellos que clavan su indiferencia
evadiéndose esquivos,
para hurtar mi inocencia
pariendo versos llenos de impotencia.
16
6comentarios 219 lecturas versoclasico karma: 118

ella

Es su risa como el cantar de las aves
en su voz anida la ternura
en sus labios se encierran todos los besos que deseo
en su vientre habita mi esperanza.
leer más   
6
sin comentarios 51 lecturas prosapoetica karma: 67

Me nutro

Me nutro del silencio de tus besos
y bebo con el son de tus palabras.
Tu corazón y el mío ahora son lienzos.
Desvísteme la piel, toma mi alma.
11
2comentarios 63 lecturas versolibre karma: 99

Marejada

Mi última encrucijada
amanece
entre quererte
y no quererte.

Ahora que arde
el alcohol con mis heridas,
confieso que nunca
quise llegar lejos
contigo.

Me dejé llevar.
Porque inundaste
de besos
mis labios sedientos.
Me dejé llevar.

Paso las horas muertas
entre nubes de tormenta.

Te pienso
fabricando tristezas
y, a la vez,
imaginando alegrías.

Cruza un océano
de silencio
este nudo gordiano,
y no sé si duele
más el amor
o la ausencia.

Al final,
me gusta complicarme
la existencia,
buscar amores furtivos
en la noche,
coleccionar bocas
que besan
igual
que
olvidan.
leer más   
6
sin comentarios 24 lecturas versolibre karma: 76

Quiero

Tus besos desvisten mi piel, estallidos de sonrisas que me suben de nivel.

Tengo muchas ganas de hacerte cosas en la cama, cada vez que tu me llamas, desvaneces mi calma.
leer más   
2
sin comentarios 25 lecturas versolibre karma: 24

Senryu (besos miel)

Mi mundo entero
el aire de tu boca;
tus besos miel.


@AljndroPoetry
2018-ene-12
leer más   
20
5comentarios 107 lecturas versoclasico karma: 107

Ojos color café

Si por alguno de esos extraños
Sucesos de la vida,
Nuestro amor acabase

Quisiera tomarme
Una café contigo

En aquel lugar,
Que nos guarda tantos recuerdos,

En aquel lugar solitario
Donde solo se escuchen
Nuestras voces,
y el palpitar de nuestros corazones,

Sorbo a sorbo,
Beso a beso,
Nos diremos adiós

Sin lágrimas en los ojos,
Con las manos entrelazadas,
Tratando de que el
Momento sea infinito..

Después, solo después
quedara en mi Recuerdo.
Tus ojos color café.....
leer más   
5
2comentarios 39 lecturas prosapoetica karma: 61

Recuerdo del ayer

Saboreo mis labios deprimida
aún guardo nostalgia de tu ser,
aún siento que en mi carne vives,
y me aferro a lo que ya no es.

Aún en mi piel hay rastros de ti,
aun siento añoranza las noches,
aún mi sábanas huele a ti,
y al acostarme el deseo huele a ti.

Aún hay suspiros en mi habitación,
aún mi cuerpo revive tu pasión,
aún siento que tu cuerpo me pertenece,
y aún mis bragas tu recuerdo humedece.

Aún está tu perfume en mi casa,
aún La foto sigue puesta en la sala,
aún deseo que entres y me beses,
pero sé que es un sueño, que regreses.

Aún recorro cada espacio de mi vida,
aún no entiendo por qué todo se enfrió
aún se que tú piensas en mi,
pero el frío nuestro lecho cubrió.

Las letras de mi alma.
10
7comentarios 76 lecturas versolibre karma: 101

Bitácora 4/01/2018

Permite que te cuente lo que ocurre esta noche, deja que a pasos cortos y pausados, te susurre lo inexplicable de esta complicidad.

Complicidad, cuando sin vernos nos vemos tan cercanas, nos sentimos tan humanas y nos gustamos tan sinceras.

Complicidad, cuando tus besos aun imaginarios se posan en mis labios y tus abrazos, igual de inexistentes me abrigan en mis sueños.

Complicidad que osadamente me mantiene despierta escribiendo esto que aún no logro describir...
leer más   
11
1comentarios 55 lecturas versolibre karma: 104

Abandono

En tu abandono huyo,
huyendo de mí,
de lo que soy
de lo que nunca
seré contigo
o alcanzaré en ti.

En tu recuerdo me abandono,
abandonándome al más allá,
más allá de tu recuerdo . . .
más allá de tu recuerdo
estás tú, mis tristezas,
tu destierro y mi olvido.

En mi huida te recuerdo,
recordando tus ausencias,
lo que nunca hicimos juntos,
besos con imagen a deseo,
nunca buscado, nunca rendido.

Abandonándome, recordando,
huyendo de ti, de mi,
de todo aquello que no forjamos,
de estremecimientos desconocidos,
de sentimientos no mantenidos.

Si esto es amor o ilusión,
si ilusión es sentir tu amor,
si esta amargura fuese
el más dulce y mortal
de los amores . . .

Amándote me abandono
a tu nostalgia,
huyendo detrás de tus besos,
recordando lo que espero vivir,
muriendo plácidamente
del más indeliberado
de los amores, manzana
origen de mi abandono.

Amén
leer más   
7
sin comentarios 29 lecturas versolibre karma: 85
« anterior1234550