Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 973, tiempo total: 0.006 segundos rss2

Sabes a cielo azul

Es que no sé
de que estás hecha tú;
pero es que a mí me sabes
a cielo azul,
rayos tibios de sol,
y a dulce brisa y mar.




~~~~~~~~~~~~~~~~
@AljndroPoetry
2018-sep-25
leer más   
12
12comentarios 53 lecturas japonesa karma: 117

Mar de amores

Seré brisa,
salitre de mar,
meciéndote
los cabellos.

Caracola,
donde guardas
el resto de
todos tus vientos.

Y serán olas
tus lágrimas,
que beberé
mientras
te van cayendo.
leer más   
6
7comentarios 26 lecturas versolibre karma: 104

Libertad…

Navegaste en el subterráneo lúdico de efímeros atardeceres
sin sentir la brisa suave del céfiro silbido resoplar.

En tu encofrado palpitar, madera fina, de roble antiguo
latía el vencido tiempo y la aurora vespertina.

Poco a poco fuiste remando, creciendo y consumiendo
la borrasca que desató el diluvio o el invierno de cierzos.
Y recorriste todo el entramado etéreo de la época más oscura
en un océano socio-cultural de raíces infranqueables;
periodo tan antiguo como la hoguera y la sepultura de almas
en pena

y que el viento apostilló en el atril de la insipiente comuna.

Libertad…
Le diste sosiego al jornalero y sediento labriego
y al desterrado iluminaste su herrumbroso camino.
Son tus ojos tan profundos como la luna estacionada en el tiempo
convenciste al letrado, al guerrero y al siervo

que la silla del monarca estaba tallada con clavos de destierro
de agonía y sufrimiento.

En aquella tarde del Paris melancólico el verdugo hizo de cabezas girar
y la sangre derramada puso fin a la servidumbre.
Ahí estabas con tu entramado rostro en pleno festín
de castillos y mazmorras
de reyes y reinas
de príncipes y princesas
con el vulgo de testigo
con la noche atrevida y corriente
gozosa por el placer que te da ser una heroína ejemplar
Diosa encarnada
de luz y sombra.

Son tus pendones brotados del ancho mar
del vértigo y la pluma del pintor que calló postrado
y te hizo pintar en la acuarela parisina.

Luchadora y poetisa
llegaste en un carrusel de sonrisas
para sembrar fe en los oprimidos

contra el miedo, la tiranía
y la falsa democracia.

www.youtube.com/watch?v=qEXhPSEdBAE

Ramón Pérez
@rayperez
01/08/2016
Cabimas, Venezuela
leer más   
18
11comentarios 66 lecturas versolibre karma: 142

¿Cómo arroparme en tu voz?

¿Cómo arroparme en tu voz?
si me ha quitado la calma,
si tu voz se adentró en mi alma
y allí muerde sus murallas
buscando huir, y yo, callada,
no sé cómo liberarla…

Y me escondo en el silencio
me cubro de indiferencias,
de esas que salen tan cara,
las que implosionan por dentro,
las que nos roban las ganas.

Tu voz se me enroscó adentro
y me quedé prendida a ella
quise huir, pero ya era tarde,
me han hechizado tus mares,
tu voz se ha vuelto tormenta
que me arrastra a tus riberas,
y me envuelve en tus arenas
al compás de tus mareas,
me siento perdida en ellas...

...y tú me arrastras y sueltas,
y yo sucumbo completa
cuando en la brisa me llegan
requiebros de amor distante,
y esa caricia en tu voz
llenándome de susurros,
y tú me vences, me atrapas
luego me sueltas, te alejas.

Maricel 17/07/2018

www.youtube.com/watch?v=7ysylVY8WhM
7
5comentarios 21 lecturas versolibre karma: 124

[Inevitable (pararse y ... mirarle )]

Ella ...
Amanece en mitad de la noche
desvistiendo el armario ...

Una brisa de plata
seca sus pestañas

La pinta los ojos

Y desnuda su alma ...

En el bar de la esquina
hay aroma a café
desvelando las ganas

Hay un gato llorando
en mitad de la plaza

Hay esencia de pie

Y una piel atrapada ...

Y los pasos tan cortos
Y la calle tan larga ...

Y el desvío tan lejos ...

Que la vida no alcanza

Y la noche ...

Y la noche que mira esa luz encendida

Que galopa entre nubes
Y se cuela en su cama ...

Y ya ...

Ya es inevitable

(Pararse ... y mirarle )

youtu.be/bUi6OaHt23E

@rebktd
leer más   
26
25comentarios 104 lecturas versolibre karma: 164

El traslucido sol y la brisa sopla a tus oídos...

Me senté a contemplar la caída
del crepúsculo en primera fila…
escuché el réquiem
y dije_ esa es la señal
que necesita el
horizonte para darle
un puntapié al atardecer.

Un tronco viejo con grillos y saltamontes
hacen fila, van rumbo a su morada.
una brisa se atraviesa y los atemoriza
pensé… ya viene con su inoportuna presencia
quiere ser vendaval y no hace parpadear la hierba.

Di vueltas hasta caer encallado en el arenal
pienso en los amores que he tenido
han sido como la brisa, llegan y se van.
la brisa no hace palpitar, le sobran ganas.

El traslucido sol ya no se ve sobre las montañas.
mañana vendrá a calentar la terraza
tomará el té o una copa del mejor vino
en este paraje andino [Trujillo]
tierra de mis ancestros, la lluvia es fría.
El centurión resplandeciente
se creé su inmortalidad
ayer me dijo…con voz grandilocuente.

Soy el gran alquimista
que talla la hoguera.
.
Esta tarde le pregunté

¿Por qué mi corazón no es correspondido?
y contestando. Me dijo_

No te preocupes_ ya viene en camino.

“Todo en la vida tiene su tiempo y
Todo lo que quiere debajo del cielo tiene su hora”

Eclesiastés 3:1-8 Reina-Valera 1960

No te sobresaltes, cuando el corazón tiembla
es porque la brisa le sopla al oído.

Ya tuviste tu señal, pero como mortal
no sabes distinguir los avisos.

Ramón Pérez
@rayperez
23/09/2018
Cabimas, Venezuela
leer más   
22
18comentarios 122 lecturas versolibre karma: 141

"Madre Mía"

En mi reprimida y prolongada espera
Madre mía tú sabes a primavera

Me sumerges en tus cálidas caricias
Que en mis crudas noches, de lunas ficticias
Con tus lustrados consejos me reinicias
Y jamás, a mi buen corazón enjuicias

Más te vuelves una silenciosa brisa
Que penetra mi dolor y lo requisa

Y mi alma......... de temporales se libera
Volviendo a mí, aquellas calmas vitalicias
Que un día huyeron con vil prisa.
leer más   
13
13comentarios 91 lecturas versoclasico karma: 125

Reverso

Reverso

Dice Caballero Bonald en un escrito que ha visto el reverso del aire. Que detrás del aire hay más aire. Seguramente lo ha dicho porque se ha fijado. Conviene fijarse en los días y en su reverso. Luego se habla y se escribe. Porque después de lo dicho y escrito habrá consecuencias. Tendría que ser así. No se si me he dado a entender pero eso quería decir.
El otro día amaneció. Me levanté y salí de casa para ir a otra casa. Era una hora temprana por lo que el día era reciente. Casi ni de día. Casi ni de noche. La otra casa es esta que está situada en un pueblecito costero y pintoresco y de la que ya he hablado en otras ocasiones. Le tenía ganas y el tiempo acompañaba. Unas temperaturas vacilantes de primavera y nubes y claros de temporada.

Me lo encontré casi todo igual como debe ser. En el apartado de mobiliario urbano y otros adornos había novedades. Como cada cuatro años. Que el alcalde parece que quiere repetir. He abierto la puerta y las ventanas. El aire ha entrado por las ventanas y ha salido por la puerta. Los aposentos, pues, se han ventilado. Es lo que hace el aire cuando le das margen. Esa noche hubo temporal y un mar picado. Dormí con la ventana abierta para no sentirme solo. Y me identifiqué con el viento.
He sacado la tumbona al porche. Me he sentado. He cerrado los ojos. He notado la brisa en la cara. He escuchado con atención el susurro de las olas. He oído sonidos lejanos de otras casas, cosas y sitios. Han pasado gaviotas hacia sus nidos en los acantilados del fondo. Me he fijado que detrás de las casas hay más casas. Detrás de las cosas hay más cosas. Pero detrás del pueblo está el bosque y el reverso es el mar.
Me he alegrado ver a mis vecinos de siempre y de casi siempre. Entre una ola y otra ola aguardaba el silencio. Igual que entre una palabra y la otra. Después de lo que se diga queda el silencio de pensar. O una pausa para escuchar. Pero el reverso de una ola es la misma ola.
El mar tenía un bonito color. El más adecuado de todos los posibles. Que puede cambiar muchas veces en un mismno día. Por eso siempre te sorprende. También por su aroma. Por su calma. Incluso por su brusquedad. He leído de uno de izquierdas que en el mar ya hay más muertos que en las cunetas. A los que mantenemos cierta sensibilidad nos impresiona. Como una alucinación.
El día ha sido rápido y el tiempo se ha hecho insuficiente. El café con leche de la mañana, con tertulia incluida, se ha alargado hasta mediodía. El momento café con brandy del almuerzo se ha alargado hasta la siesta. La siesta ha durado hasta el atardecer. Me pregunto cual será el reverso del horizonte o qué hay detrás del infinito. Pero no estoy para pensar la respuesta. Si el profesor Saoner estuviera entre nosotros nos ayudaría a resolver esto. Lo que hay detrás de esto. Y el reverso de esto.
El bosque y el mar son como la prosa y la poesía. Se complementan en las cosas que tiene la vida. Que después del tiempo hay más tiempo. Seguramente. Después de los días viene la muerte. Lo han dicho los obispos en su hoja dominical. Y además tendremos que afrontar un juicio final. Pues habrá que espabilar mientras dejamos pasar el tiempo. Lo sabe bien el poeta que continuamente coquetea con la historia.
Después de la memoria vienen los recuerdos. Aunque el reverso de la memoria es el olvido. Dicho lo cual me he planteado vivir espontáneamente y de forma muy seria. La rutina suple la planificación. Pero sólo me iré cuando sea noche cerrada. El reverso del día es la noche. Me marcharé cuando haya visto ponerse el sol. Detrás de la puesta de sol viene la oscuridad. Y los ladridos de perros anónimos. Quiero asegurarme de que las cosas siguen como siempre. La improvisación genera inseguridad.
Amaina el viento y el día, y el atardecer me seduce. Detrás de mi está la sombra que me sigue y las huellas que se quedan quietas. El reverso de la lectura es la reflexión y muchas cosas más. Una página colinda con otra y ésta tiene un reverso lleno de palabras por descifrar. Salud.
3
sin comentarios 16 lecturas relato karma: 30

Te diré que no he de amarte

Te diré que no he de amarte,
y que hemos de enfrentar mi prisión a tus libertades;
y que al final, mis fangos no te tocarán.
Y tus hierbas no me tocarán.
Te diré que no me cubriré los oídos. Tus oídos.
Y que no habrá atardecer, ni brisa, ni canto de pájaros.
Que los perros ladrarán,
como siempre ladran.
Que mi frente sudará, y tus cabellos romperán sus pactos,
como siempre.
Te diré que no habremos de llorar,
y que no habrá glorioso instante, ni tiempos eternos.
Que tus ojos serán pálidos, y mis manos tibias.
Y tus zapatos apretados no dolerán más. Ni menos.
Te diré que no he de amarte,
aunque el amor no duela.
Que me iré, sin quererte, para no quererte.
Que nuestras noches fueron noches, y habrán más.
Y que mi mirada no mirará nada, solo tus ojos, tu nariz, y tu boca.
Como si no mirara nada.
Y el mundo no nos sobrará, ni el sol, ni la luna.
Ni morirán contigo. Ni conmigo.
Porque somos un atardecer, una brisa, y un canto de pájaros.
Y te diré que no habrá heridas, ni nubes negras, ni rosas marchitas.
Ni cantos, ni pausas. Ni desgarros, ni mordidas.
Y tú no dirás mi nombre, ni el tuyo.
Y no caerá la nieve, ni las hojas de los árboles. No habrá nieve, ni hojas.
Pero estaré yo. Y tú.
Te diré que no he de amarte.
Y te amaré.
leer más   
17
8comentarios 72 lecturas versolibre karma: 144

Siempre...

Siempre estarás conmigo en el recuerdo
y te veré tomando aquel café, de cada tarde,
en el bar de la plaza
y en la mesa que ahora
aparece vacía.

Siempre guardaré los largos ratos compartidos,
aunque algunos duelan
y otros sean más hermosos,
ya que fueron vividos intensamente
en un tiempo del pasado
y que nunca volverá.

Pero estoy seguro de que siempre
seguirá llegando, hasta mi lado,
la brisa del nordeste
y su caricia embriagará mi cara
dejándome el recuerdo de que un día
también te besó y acarició.

Por eso siempre seguirás conmigo,
aunque sea en el recuerdo.

Rafael Sánchez Ortega ©
04/09/18
5
4comentarios 42 lecturas prosapoetica karma: 81

Romance perpetuo

Desconocidos que desprenden aromas
tejiendo en sueños su nido
nido que albergará arrullos
cuyos dedos dormirán entrelazados

Mientras ansía esa noche
ella baila al son del viento
a veces con la brisa de la caricia
otras con el vendaval en sus carnes
moldeando los pliegues de su vestido

Él, la espera paciente
sentado en el andén del tiempo
sabe que acudirá a su cita
embelesada por sus miradas

Y sellarán su romance perpetuo
en el monte del Olimpo
fusionando sus pieles
con el beso de la eternidad
leer más   
5
2comentarios 44 lecturas versolibre karma: 67

ENCARNÁNDOSE... (Experimental)

ENCARNÁNDOSE
(Experimental)

Ninguna voz alumbra esta vieja pluma
donde vuelan amargas las tintas cayendo
los ofendidos abejorros y los cristales opacos.

Lo saben las ventanas cerradas
abriendo en el techo pétalos caninos
comiendo las frágiles auroras temblando
con las manos que pesan el viento
al pasar absorto el huerto
yerto extraño en la estatua viva.

Así flotaban las letras temiendo
Así flotaban las palabras en el río
herido por la brisa enarenada
en las ramas plateadas de agujas oxidadas
por el deber agonizante del fruto
en el campo de mudez humedecido
y los bosques secos en un plato.

Quiere escribir porque a las hojas duele
el otoño de paja y hojalata dulce
como despierta el silencio del diente
tan lejano en el reloj parado.

Quiere escribir al mar embotellado,
enrojecido, anciano y libro ignorado
por el rayo en el sombrero de piedra
con la verdad que asesinan los vocablos.

Es una oruga de hule que huele a miel
que duele al eco enterrado
entre los cristales que manan inclinados
por quebrar al horizonte las pestañas.

Puede la tinta sepultar las mariposas
escondidas bajo el ojo del camello
y desvestir los lagartos de madera
en las heridas del tapíz o las lechugas.

Porque los dedos encerados ayunan
arriba del cementerio de mosquitos
y doblando la esquina indiferente
turbada entre las ruinas nuevas
y las arañas de los viejos licores
y las bibliotecas de polvo y harapos
a lo lejos cosechan el olvido
que dibujan al mundo del hongo
las mordidas del vuelo desplumado.

Mira, la razón se pudre lenta
en los cajones desgarrados del cepillo
en las hierbas que comen luna
en los helechos que tiñen lana
en las manzanas que cuentan cuentos.

Mira, mira,
como encarnan las miradas huecos
afeitando las arenas en barriles
aceitando los años en un siglo
de millones y de vendas y cadenas
encarnándose al anzuelo, mira, mira,
¡ Que el cielo te esta mirando !.

Autor : Joel Fortunato Reyes Pérez.
leer más   
16
13comentarios 90 lecturas versolibre karma: 140

Corazón de tinta

Vuelvo a escribir con sangre
la tinta que me sale de corazón
y me brotan palabras del alma
como agua de la fuente.

Cada frase va trazando
su propio camino en una
aventura que no tiene final

No siempre queda bien aquel
poema de amor que intenta
ser romántico
Ni la poesía dura y directa
que quiere ser discurso.

Vuelvo en reversa como quien
no termina de escribir
la historia de su vida
y se conforma con una simple
crónica de domingo

Tengo el corazón de tinta y sal
de fuego y tormenta
y la mano me tiembla
cuando intento
escribir sobre tí.

La noche se aferra a mi prosa
y me desnudas entre lienzos
y pincel
porque la poesía tambien se
pinta.

Fui a contarle mis penumbras
al viento
y me devolvio una sonrisa
envuelta en brisa.

Intento escribir en azul
pero siempre sale negro
porque tengo el corazón de tinta y sal
de fuego y tormenta.
leer más   
12
7comentarios 54 lecturas versolibre karma: 135

Caricias en el viento

Sortijas aparecian
Entre sus dedos
Cuando los paseaba
Entre mis cabellos.
Mientras la brisa
Besando sus manos
Que ya sabían
a despedida.




"En sus manos,las caricias
y en el viento, despedidas"
leer más   
27
28comentarios 123 lecturas versolibre karma: 130

Ausencia

Todo desierto es pasajero,
y la lluvia se adormece
en tus recuerdos,
busco una vida en el
espejo,
de mis manos se ha
escapado la ilusión.

Miro la tarde y aún
te espero,
el sol también conoce
mi respiración.
Llega la noche, y no te veo
las cartas de verano
fueron sueños.

Pensarte agotan las
agujas del reloj,
me quedo con tu audio,
me quedo con tu voz.

Aún existe cartas sin un adiós,
cartas que fueron semillas
floreciendo desde la pasión;
pero de ti ya no hay más remedio,
no hay exploración, no hay rumor.

Sólo queda el suspiro,
la dulce espera ficticia,
el añejo recuerdo dominguero,
el pensar melancólico del café,
y la suave brisa que trae la
lluvia al caer entre sus colmenas.
14
8comentarios 138 lecturas prosapoetica karma: 116

Fuerza Poética ( con @MarwinAndresGa1)

"Me vestirė de mar..
Te latire la sangre
Antes que tu helada brisa
Me haga invierno. .."


¿Como habrás de
volverte invierno,
primaveral candileja,
mensajera que portas
cómo magica hada,
augurio secreto,
mas allá de las aguas,
que sutilmente te visten?

Ya eres sangre latente,
palpitando furtiva,
en las desgastadas venas
de una pasada memoria…

Y no habrá gélido soplo
que navegue suicida,
tratando de sortear
la torrencial marea
de tu llameante y
encendido océano...




***************

*Hay dedicatorias donde se encuentran versos
y los hacemos nuestros
Y no pueden quedarse sin ver la luz! !
Así ha ocurrido con este poema que escribo bajo la inspiración del poeta que ha guiado estas letras. Es la magia de la Poesía. . La "fuerza poetica" que hila versos ..
Gracias Marwin.* ( desde el poema "De rojo y mar")
leer más   
17
16comentarios 95 lecturas colaboracion karma: 130

Veleidad exasperante... (Neodadaísta)

VELEIDAD EXASPERANTE
( Neodadaísta)

Bajo el beso ya caduco se desliza,
la sombra del muro en la frente,
del otoño inquieto y sudores tibios,
de tal belleza que la brisa es boscaje,
pompa dulce del tormento deleite.

De la tarde glacial el silencio solemne,
vive donde un beso se agita lodoso,
y luego se acrisola en lírico transporte,
un grupo escandaloso de viejos sueños,
con el raudal espumoso del puente rapaz.

No es luminoso en el susurro suave,
vuela implacable porque nadie sospecha,
y deja las manos fragantes de nieve,
tan conmovida que al mismo pesar hace,
poco a poco prolíficos ímpetus.

¡Ni pensarlo!... La inconstancia encanta,
donde agriétase el ardor hirviente,
inocente espejo limpio del futuro liso,
en la torre agreste pez y aguja,
consejera del rumor inmenso y solo.

Vaya presa del indecible espanto.
El cobre laborioso al deseo ilumina,
eróticas delicias donde la hermosura,
muere amarga y fiera miel salada,
de tanta espuma dura y roca muerta.

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez
leer más   
20
13comentarios 80 lecturas versolibre karma: 124

Queria ser para ti

Si yo tambien quería...
Quería que fueras mi calma
La tranquilidad de mi alma

Queria compartir mi dolor,
y a mis grises le dieras color
que soñáramos juntos

Que me amaras como soy
Que me acompañaras
sin importarte a donde voy.

Quería ser esa paz
necesaria en contrariedad
quería que fueras mi realidad

Queria llenar espacios vacios
quería saciar tus vicios
quería responder tus suplicios

Quería ser el oxigeno
quería inundarte de mi
queria ser necesidad para ti

Yo quería...reír contigo
bailar en nubes contigo
quería hacer nuestra historia

Quería ser, y que tu fueras
Complemento de quimeras,
verdades acompañadas

Queria que fueras mi fuerza
El anhelo de tu interior
tu brisa en desolación

Calmar con pasión tus deseos
encontrarnos en los infiernos
enfrentar todo sin miedos.

Queria estar en tus planes
en tus futuros y vivencias
apoyarte en tus errores

Queria ser, queria estar
Pero decidiste marchar,
y no dejarte amar.

Las letras de mi alma
leer más   
11
4comentarios 76 lecturas versolibre karma: 132

Como zíngara cascada

La tupida cabellera
de mi>>> María
no se enreda
y es que su peineta se desliza
lentamente
pasando por una galaxia entera.

Y como zíngara cascada
a orillas del Danubio azul
envuelta por nevados hilos
el pelo le cae))))))))))))
sobre su cintura de muñeca.

Y en su albur
le afloran los rizos más profusos,
le digo que parece
un bosque en miniatura
ahogado ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~~ ~ ~ ~ ~ ~ ~~ ~

en el fulgor de aromas orgánicas.

En invierno su cabello
es tan suave como la brisa...
Me pongo a observarla
como el sol inhala cada hebra
con su suave efluvio de luz
>>>>>>>>>>>>>y tornasol
y el exaltado viento
que lo mueve y lo mece
como las olas cálidas de mi lago de cristal
en plenilunio
y las lleva por valles
de triadas y hadas
que habitan en un nicho sideral.

La noche regala el rubor del silencio
y un aire de divinidad se instala
en la serpentina hoguera de los sueños.

Las hadas del bosque juguetean
con las delgadas puntas de los sésamos
y un carruaje guiado por mariposas
se asoma al ventanal.

La negra cabellera de mi hija
…….reposa
y su rostro parece
una mora andaluz…

Feliz cumpleaños...

Ramón Pérez
@rayperez
Septiembre 2018
Cabimas, Venezuela.
leer más   
13
23comentarios 105 lecturas versolibre karma: 121

Otra oportunidad para ser primavera

Cuanto daría porque volvieras
Hacer mi primavera
O al menos una brisa
En medio de mi campo
Y sentarme junto a ti
A ver como viaja el río
Hasta el mar.
Cuando daría por tu lluvia
Sobre mi espalda
Y dibujar tu cara en medio
De las gotas.
Nunca fue bueno el olvido
cuando quedaron cosas por decir
Lo que daría por una última palabra
Por un último verso
Por un último poema.
leer más   
18
11comentarios 72 lecturas versolibre karma: 123
« anterior1234549