Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 112, tiempo total: 0.019 segundos rss2

Las Cuatro Estaciones: Verano

Rotura de olas:

Brotan burbujas del
alud en quietud.
leer más   
11
2comentarios 88 lecturas japonesa karma: 104

Entre algas y enebro

Vaivén de burbujas que buscan refugio entre rizomas marinos. Brazos verdes mecen a los buzos del alma.

Esos que se sumergen hasta tocar fondo. Plácidos en la tranquilidad de la arena, estrías submarinas del agua salada.

Dorsales oceánicas por las que emerge el magma, su contacto con el líquido es el choque de trenes opuestos, abocados irremediablemente al caos y la atracción.

Ramas de enebro sujetan los sorbos del vendaval más absoluto. De la rotura de huesos. De las astillas del alma. Del crepitar de la epidermis.

Y arrastra cuerpos que se han amado hasta perder las escamas. Y que mueren por perder también las agallas.

El mar entero en una copa con hielo. Giran los pequeños cubitos. Se remueven los besos que se fueron con la pleamar. Maceran miradas perdidas.

Yo me dejo llevar por la bruma.

Tú, aunque disimules, no olvidas.
leer más   
15
19comentarios 149 lecturas versolibre karma: 103

Versos cósmicos ( con @JanaRivera)

Entre polvo cósmico
y lluvia de estrellas
los pensamientos vuelan
y surcan los siete mares de nebulosas.

(Búscame en las orillas
jugueteando con las conchas de los cometas
y los castillos de luces).


La marea celeste tinta mis párpados. Sigo soñando con manos tibias, pulseras de besos enredadas a mis muñecas.

(Búscame en los acantilados, donde rompen las nubes y salpican los sueños, donde cierro los ojos cada vez que lo intento).

A lomos de una estrella fugaz,
surco cielos repletos de cometas
y mariposas meteóricas.
Volar para vivir, para sentir y para crecer…¡el viaje enriquece tanto!

(Búscame entre nubes y rayos, entre burbujas de neón y melancolía lunática)

Arranco telones solares y dejo cuadros sin colgar. Entre bambalinas giro y danzo, escarcha en julio salpica los folios de abril.

(Búscame en la Vía Láctea, donde se cruzan caminos perdidos, la noche abraza antorchas y nos mece al caer dormidos)


@JanaRivera
@horten67
o lo que es lo mismo "pimienta y sal"


Imagen: foto sacada por Jana del cielo toledano.
leer más   
15
35comentarios 223 lecturas colaboracion karma: 99

Mi muro

Hay muros infames
que se yerguen distintos,
humo o niebla, ceniza o piedra.

El mío es simple, hondo,
liso y redondo; un universo
de sentidos que alborota
mis sueños. crece imprevisto
ahuyentando mis muertes y
surge de mi pecho derrotado
por veces, casi extinto otras.

Mi muro es tan simple, tan hondo...

no es burbuja ni tumba,
no es olvido ni memoria;
vacío de victorias,
sinsentido de hechizos,
ausencia de mi misma en
la pausa de un respiro,
oxígeno de mis días
sin dueños ni testigos,
noche indistinta
en brazos de su suerte.

Mi muro lo pinto con esmero
al latido de mi encierro,
con olas de fuego,
con el carmín de mi ternura,
con nubes que lo custodian
al tañido de lo eterno,
al compás de mis pasiones,
a veces con flores
otras tantas con suspiros.

LOUE
leer más   
13
14comentarios 115 lecturas versolibre karma: 93

Líquido, sólido, gaseoso

Fluyo como agua,
por entre los surcos del papel.
Me deslizo cual gota que resbala.
Si me abraso, me evaporo.
Si me niega, me congelo.
(Líquido)

Como roca firme.
Me posiciono en tierra,
me agarro,
me arraigo.
Me sitúo frente al mundo,
como megalito fuerte,
pero con fondo blando
(Sólido)

Etérea.
Vaporosa y suave.
Me deslizo cual nube
por entre los mundos que habitamos.
Por entre tus ciertos y mis aciertos.
Mis dudas y tus dedos.
(Gaseoso)

Fluiré como líquido, por entre los sólidos recuerdo, mientras burbujas de amor invaden nuestro espacio.
17
19comentarios 133 lecturas versolibre karma: 92

Prosa Íntima

Soy el que censa nimiedades
en la espera de ver el aura
refulgente que irradia vecindades
cuando tu cercanía en mi se instaura.

Contagiado me energizo
de entusiasmo, placer y gozo
al saberme benefactor que atesora
hasta los reflejos de los rocíos en gotas.

Pasas y te huelo
los perfúmenes de bella fémina
que me hacen mugir como cimarrón
escondido en el disfraz que me apena.

Después de quedarte sin atavíos
ni maquillajes, solamente auténtica,
me acuesto inmóvil entre brumas
absorbo todo, haciendo vacío.

Siento la cercanía de tu roce
por el aroma que adornan tus sienes
que refulgen las mía en ansias
y no ven más allá del presente.

Hálito que acaricia la imaginación,
pasados que no tienen recuerdos
y dejan nada al mas tarde,
el ahora de estímulos pudendos.

Espalda en las que guedejas son cómplices
de erotismos cuando sigo canales
que la ufana sábana cubre
atizando los vapores que emanas.

Vahos enceguecedores
que ebullen desde el Dios de tus adentros
para enarcar mis temples
al simular rizar tus vellocinos.

Algazara de mudeces revolotean
porque son esclavos de un solo dueño,
que luchan contra Morfeo
al sustituir los suyos por brazos míos.

Engaños que piden zalemas
embustes que son solo lisonjas,
verdades que solicitan que despiertes,
chispas que pretenden de ti contactos.

Mis palpos no quieren despidos,
sólo bullen en remolinos de encuentros
que lamentan la naturaleza de las leyes,
flechas que rebotan en tus sueños.

Todo enervado heme resignado
cuando volviendo tu cara sin ojos,
emites tenues brisas,
opérculos que anuncian calideces.

Convecciones que inhalo largamente
hasta el requiebro de mis alvéolos
para propasar con suspiros huidos
desde labios proyectos.

Mensajes suplicantes
piden relajar tus pestañas foscas,
y permitas a los ases del velamen
liberar las sombras grises de los dos.

Cuando de repente, lo inesperado,
un beso suave y húmedo me consuela,
preámbulo de lo que menos quiero;
despedida, buena noches mi amor.

Mi peso hace centenas en la almohada
ocultando las orejas a los sonidos,
entre pliegues de inodoros lienzos
aunque a mi lado te creo lejos.

La fantasía deja de ser tal
cuando me siento un octópodo,
tus miembros me envuelven
invitando a sumarlos con los míos.

Realidad suprema que brota
al estrecharnos entre pezones
que paralizan los tiempos
cuando las caricias son el verbo.

Erizamientos que enrojecen al inicio
y pronto palidecen labios resecos,
anunciando el clímax cercano
al alcanzar en horcajadas tu olimpo.

No hay peligro que me aceche
que pueda relajar mi atención
de la fijación en tus humedales,
arenas movedizas que me engullen.

Pretendo prolongar mis ahogamientos
pero sumiso sin conciencia
doblego mis fuerzas ante las tuyas
para burbujear magmas hasta el firmamento.

Siempre entre furtivas ayes
los humores obligan suspiros
en mutuos agradecimientos
que a flor de piel bullen como incienso.

De juramentos sin fines de tiempo
que hacemos en pergaminos del pensamiento,
que entre tú, el cielo, y yo, la tierra,
siempre abra la simiente del universo.

Tal naciente emana esmegma
que tañen belfos frugales
como pétalos de rosas,
invitándome a producir mieles.

Mucinas coloidales que imantan
atrayendo todo mi ser hacia la vereda
asombrada en pelos púbicos
y la hez nubla tu ara.

Cáliz escondido en previo cenáculo
contentiva de lo que yo quiero,
persigo, reclamo, en pleno vorágine
razón de mi almizcle, venero de tu esencia.

No hay fuerza por celestial que fuese
que apacigüe el candor fluyente,
ni doblegue mi enhiesta presencia
hacia la hostia derretida en el altar vaginal.

Todo poderoso, humilde te invoco
a que algún pretendido humano
reniegue que al pacerse en su amada,
perjure, olvide cualquier plural.

Porque entre el nosotros,
ungidos en la plenitud del orgasmo,
no hay tiempo, solos entre la nada
somos uno, el ahora, el todo.

Cuando los efluvios se resequen
el futuro empieza sus recuentos,
acortando la relatividad de los momentos
que conducen no solo a sensuales acercamientos.

No hay visión ni prodigiosa memoria
que recuerde los detalles íntimos
de la última efervescencia
que sustituya la esperada próxima avenencia.

Declarado he de vocear
que no existirá envidia mundana
que altere la prora de miramientos
al único puerto que son los ojos de mi amada.

Ella habrá de ser el manto sagrado
que veraz absorberá mis figura,
ideas, querencias y anhelos
existentes entre nuestras mentes y cuerpos.

No halla bajo cielo, sino solo yo
entre sensualidad y sexualidad,
pasado y futuro, exista otra verdad
que la necesidad de sentirte cerca.

Para solazarme, como un molde
he de transformarme en odre
que lleno de continuo en tu presencia
con la marisma de tu cuerpo.

Con mi boca he de susurrar
palabras inentendibles, solo hiatos,
que me unan a tus comisuras
en preludio a los sones de tus pálpitos.

En círculos concéntricos hago giros,
circundando las periferias de tus senos
para enviar misivas a otros lugares
deseando por milímetros escrutarlos.

Cuando papilas curiosas hacen diana
en oráculos que cambiaron los colores,
no hay frenillo que impida reptar
a la cima y la abandere con un lamido.

Esa montaña que hace temblar
produce en la espalda requiebros
al conducir por laderas a bajíos
caricias que en manos cabalgan.

Pulpejos adivinan las fronteras
de los tensos afluentes
que en avalancha indican el cause
hacia donde hállese el remanso.

Tibiezas se hacen calenturas
transformando jugos en melazas,
dulzuras aleteadas por intuición
en la paila que reverbera la pasión.

Eres el continente que me redescubre
cuando navego surcando oleadas
de mimos que sobreponen encrespada
la quilla en que se ha trucado mi navío.

Alegría toda, sopores hacen neblinas
para sostener en filigrana lo acontecido,
regodeándose las sonrisas cómplices
que evaporaron las soledades.

Viendo la carpa del firmamento
tendidos juntos nos halagamos,
alisándolos la epidermis, otrora hirsuta,
con ensalmo de falanges.

Endorfinas que premian la seducción
ensombrecen nuestras pupilas con telones
que pestañean pidiendo sosiego
a los amantes que en paz mueren en sueño.

Muerte corta de horas noctámbulas
pregonan en el naciente los brillos
que el irradiante encandece
anunciando plena a mi cupida.

Al ver tu desnudez izada a la mía
nos damos la bienvenida por renacer
entre nosotros la gracia de la vida
que hasta la lontananza hemos de tener.

Recicladas libinidades afloran
por los poros que rebozan escancias,
que se llenaron en el estanque del descanso,
para buscar de nuevo las huellas de mis besos.

Sin memoria como un núbil
me desplumo en miles de ojos
como galante pavo real danzante
cortejando con delicadezas y sin abrojos.

Al dar fe que nuestra comunión
la cantamos a cuatro vientos,
no somos unos, sino cientos
como espejos enfrentados en infinita unión.
leer más   
4
sin comentarios 24 lecturas versolibre karma: 44

Risas a la sal y pimienta (colaboración con @horten67)

Estornudar raudales de risas. Cocinar con sabor los pequeños momentos. Compartir trocitos de regocijo, amasar la amistad, hacer de la vida un feliz revoltijo.

Poner sabor a la vida, con chispitas que explotan en la boca y hacen cosquillas en el alma. Sonreír juntos, en conjunto y juntando carcajadas y bromas que limpian lágrimas pegadas. Esas que se adhieren, se adueñan e inundan las mañanas nubladas y las noches sin luna.

Echar carreras a los pájaros en el cielo, a las hormigas en el suelo. Que crujan los bordes de la pizza. Beberse la vida con bien de hielo y un millón de burbujas.

Y si nos falta color en las mejillas, pellizcos de abuela en los mofletes. Canturrear cuando la voz está quebrada y cantar a pleno pulmón cuando se recupera.

Y si llueve, botas de goma rojas. Y si nieva, gorros de colores y manoplas calientes.
Sopa de pan calentita cuando el corazón es mendrugo duro.

Y silbar en la ducha cuando el agua nos limpie tropiezos y deshaga los barros. Aplaudir los logros y zapatear con fuerza sobre los fracasos. Brindar por la suerte y lanzar hasta Júpiter al hombre del saco.

Tomar la medida al miedo para hacerle un traje de faralaes, y bailar hasta que se rinda a tus pies. Después descorchar una botella de ganas y beber hasta quedar borracha de vida.

No hay más vida que una.

No la pierdas, no la tires ni la malgastes.
Disfruta cada día como si fuera el primero y el último, y no olvides nunca, que todo sabe mejor CON SAL Y PIMIENTA.


[Estas líneas son fruto de la complicidad que une a personas que no se conocen, pero se conocen: las ganas de espachurrar la vida y de dar rienda suelta al estornudo del alma...la risa]

Imagen: obra de Horten, que es una artista del buen humor.
leer más   
12
17comentarios 132 lecturas colaboracion karma: 90

Todas quieren mirarte

En tu curva morena se reúnen
la tarde, la mañana y mi mirada.
entre las luces y el arrojo
las vergüenzas y la sombra.

Las ancianas, las niñas,
todas quieren mirarte
en tus brazos tendidos
que mecen los luceros,
y el olor a tormenta
que anuncian los gorriones

Todas quieren mirarte.
Se anudan al mediodía,
y despegan el aire a borbotones,
Tu nuca es su reclamo.

Con el alma desvaída
de cruzar un largo otoño
Allí me he detenido
en la burbuja del tiempo.
La tarde se hace cóncava
Tu sombra se proyecta en mi silencio.

Todas quieren mirarte
10
4comentarios 73 lecturas versolibre karma: 94

Explotar en colores

Hoy respiro cohetes de pólvora china. No me los he encontrado por casualidad. Son míos. Los he llevado siempre bajo el brazo.

Los he quemado cuando se me ha abierto el pecho entero con pasión. Con ganas de comerme la vida. Cuando todo a mi alrededor se movía sin rozamiento alguno, flotando al viento.

Pero dejé que echasen agua encima. ¡Qué error! Dejarlos a merced de gripes sociales y corazones de piedra... sin colchón de plumas, envueltos en llantos.

Atrás se quedan mis zapatos. Los que tienen barro.

Porque pesan. Porque no son útiles. Porque impiden avanzar. Porque antes quedaban perfectos y ahora ni siquiera encajan con los deditos y sus perfiles.

Echo a correr con la mecha encendida. De un salto caen los puntitos brillantes en el azul oscuro de la noche. Dibujan Orión y Sirio. Entre amarillos y añiles.

Y de nuevo recupero mis cohetes. Los abrazo con esmero y les prendo fuego.

¡¡¡Fffffffsssssssssshhhhhhhhhh!!!!!

Cosquilleo de mecha incandescente y burbujeante.

Suben alto. Casi los pierdo de vista.

Y cuando creo que se han escapado a Mercurio, abren en la inmensidad un abanico de colores encendidos, filamentos de electricidad cromática que pintan de manchas fluorescentes mi cara. Mis dientes. Mi almohada.

Y el estruendo avisa a mis oídos y mi memoria: "no te olvides de ti, no te olvides de vivir".

Desde lo alto, con este jaleo, me cae en la cabeza una galletita de la suerte. La abro. La leo: "la vida es fascinante, a pesar de las bofetadas".

[Querido lector, estoy escuchando música a todo volumen, póngase en situación para entender este delirio vital...y sonría]
leer más   
17
27comentarios 143 lecturas versolibre karma: 102

Los Amantes del Plenilunio (Jotabeí - Con @rebktd @horten67 @AljndroPoetry & @raulrib2 )

El último gemido de la tarde
se aleja de las nubes con alarde

Un cárdeno reflejo se dibuja
y el índigo villano que lo empuja
observa con su luna de burbuja
al par de enamorados al que embruja

La noche y su secreto de alma clara
oculta un resplandor que se declara

detrás de una cortina que resguarde
el beso en un silencio que no cruja
tentando al vendaval que los separa


Cauce eterno del inmenso horizonte,
que acuna al tenue sol en su desmonte,

divisa a los amantes a lo lejos,
matizando su nimbo de bermejos,
coloridos rubores y reflejos,
que hacen a los ojos brillar perplejos.

El astro ardiente yace en el ocaso,
sueña con las musas en el parnaso,
allá donde residen, en su monte,
y del amor empiezan los cortejos,
desnudo cada amante al cielo raso.


Dulzura en la mirada del amante
dulzura de caricia desbordante.

Ternura en los dos cuerpos enlazados,
pasión en los besos siempre soñados,
furtivos en una noche encontrados,
momento de pasión, seres amados.

Testigo mudo del trance la luna
que con su brillo les arropa y acuna.

Contado el escaso tiempo restante
para seguir con cariños buscados,
gozar de lo que tienen por fortuna.


Es la luna un lunar en las estrellas
y su doncella es la más bella entre ellas

va besándola con sus tiernos besos
contemplándola en dulces embelesos
y le planta dos o tres besos de esos
la recorre con sus dedos traviesos

la abraza y sostiene en sus fuertes brazos
noche clara, se enredan en sus lazos

los luceros alumbrando sus huellas
se acarician los amantes confesos
la hierba es lienzo; sus cuerpos, sus trazos.


En el jardín de ensueño se han amado
De rosales su encuentro perfumado

Enlazando su piel en el latido
Y la luna en hechizo ya cumplido
Se retira del acto que es prohibido
con el sol, la razón ha amanecido

La promesa en la piel es impregnada
Y en jardín ya su miel es derramada

Se despiden en beso apasionado
Suplicando universo compartido
Implorando a su luna enamorada…


La aurora ha transmutado con fulgores
la faz en que conciben sus amores.

Producto de un siniestro encantamiento
su amado es desterrado al firmamento
lo mira en las estrellas con tormento
exilio que sin ella es sufrimiento

Y sólo el plenilunio lo regresa
Se aferra el corazón a la promesa.

-Te ruego, mi adorada, ¡No me llores!-
-¿Y cómo enmudecer al sentimiento?-
Pronuncia en sus sollozos, y lo besa.


Distancia que a sus fuerzas las agota
espacio que a sus deseos derrota.

Amarse con los ojos sin mirarse
soñarse en las estrellas sin tocarse
sentirse con la piel sin abrazarse,
besar en pensamiento sin rozarse.

Buscando sobre las nubes su faz,
sintiendo su presencia tan tenaz.

El dolor en sus rostros se denota,
el sabor en sus labios sin besarse,
no se olvidan del amor contumaz.


Mefistófeles calma a la doncella,
susurrando mentira blanca y bella,

a tu amado te puedo devolver,
a sus brazos, sus besos y querer,
con un pacto sellado con poder,
con tus ojos tan dulces lo has de ver.

La doncella con gusto su alma entrega,
un cometa nocturno se asosiega,

y en la noche, destella aquella estrella,
un cometa la besa por doquier,
y la dicha le llena, le sosiega.


El conjuro es el fin de aquel tormento,
la pasión el principio al sentimiento,

esas lágrimas plenas de pureza,
las de aquellos que anhelan la belleza
de su amante, patrón de sutileza,
el feliz colofón de la tristeza.

Él, gozoso regresa, espera ufana
ella, cual luz solar a la mañana.

Y es la brisa de un suspiro el aliento,
que mantiene el amor con más firmeza,
acercándolo presto hacia el nirvana.


Transparente y volando ya el latido
Penetrante e incesante ya ha vencido

Es su unión plenilunio reflejado
en destino de cielo plateado
El sentir de sus almas ha cruzado
dimensión de un destello inexplorado

Es la paz y la calma del amor
Susurrando gemidos y clamor

Es vibrar en un mundo inadvertido
que en dorado los hilos ha enhebrado
deshaciendo prejuicios y pavor


Y si un día divisas en el cielo
resplandor de deseo y terciopelo

Ya sabrás que avistaste a los amantes
que recorren con besos desbordantes
universos, planetas tan distantes,
sus fulgores palpitan deslumbrantes.

Los luceros amándose en lo eterno
y su luna rebosa por lo tierno

y lo grácil del trazo de su vuelo.
Les regala sus visos tan brillantes,
a su amor, plenilunio sempiterno.





@rebktd
@horten67
@AljndroPoetry
@raulrib2
& @DeeDee

Jotabeí
leer más   
25
66comentarios 319 lecturas versoclasico karma: 116

Hola, bailamos hasta siempre, y luego te vas

Acércate,
siéntete libre..
escuchemos las olas en el arrecife.

Susúrrame
que eres mía,
una mano en el hombro, la otra en la mejilla.

……


Dame todo amor,
mientras siento el cosquilleo de tu voz,
con ese color
que el alba pinta en la luna.

Ay ay ay ay ayaayaayy

Ven y dime amor,
por qué noto burbujearme el corazón,
y un cierto temblor
al agarrar tu cintura.

Ay ay ay ay ayaayaayy

Que yo sepa entre tu y yo,
ya no queda ni un espacio de dolor,
sólo está el calor
de mis labios en tu nuca..

Bailemos hasta que..
se nos acabe la luz de las estrellas…
desparramando su lumbre todas ellas,
uoohh oohh.. quedando la más bella
cerca de mí.

Hasta que…
se rinda el cielo por fin a tus encantos,
que se enamore de ti, y yo entre tanto,
uoohh ohh bailando aquí a tu lado..
viajando en ti.

……..


Abrázame…
si te despides,
recuerda que en mis labios tu encanto vertiste.

Aléjate…
como viniste,
intenta que no sienta que al fin ya te fuiste.
leer más   
12
12comentarios 95 lecturas versoclasico karma: 101

El atardecer, letargo y ópticas

Cae el fuerte rayo solar, Surgen gotas de bebidas calientes en hogares, restaurantes nocturnos aledaños a plazas públicas que son acompañados en ocasiones por burbujeantes bebidas alcohólicas.

Un niño explica a su madre y padre, en un comedor redondo de cuatro puestos, como fue su dia, sus padres sonríen a pesar del agotamiento y las ganas de amarse, el niño no se inmuta solo quiere ver las caricaturas.

Un viejo, llega a su casa y abre el refrigerador, otro dia mas, latas de conserva con agua y pan.

Una mujer se prepara para su turno nocturno, ajusta su ropa y sonríe a un espejo, el labial rojo carmesí la hace ver bella, atrae las miradas de el salon cuando sale a escena. A pesar del dolor que le produce no ser amada por más que unos cuantos minutos en ocasiones horas, por esos hombres que la ven con deseo, se repite a si misma "El show tiene que continuar".

Una familia que vive de una panadería, atrae a paladares hambrientos gracias al aroma que invade el barrio obrero. Es la llamada de los hijos del pan.

Suena un teléfono al final de un pasillo de un hospital diciendo "Soy yo mamá, hoy saldré con Andrés, esperame dormiré en casa esta vez" la madre cuelga diciendo, "Que los santos te protejan hijita linda", y suelta de su boca cansada un tierno "te amo".

Una mujer de ropa de oficina, elegante, con tacones altos, bajándose de un auto último modelo, entra en una casa de un barrio bien parecido al norte de la ciudad, se lamenta que no pudo ir a la rebaja, se tienda sobre la cama y prende su televisor que paga a cuotas, es ella la dueña de su vida, no depende de nadie, solo de su autoestima y determinación, Es el canto de la libertad. Se entretiene viendo videos en una página web, luego se duerme y se levanta cansada, el cuello le duele.

Una adolescente y su novio, salen de clase de ocho de la noche de la facultad de estudios literarios, llegan al hotel de la esquina, pagan y brindan a las sábanas un ritual que se funde en amor, son dos amantes que forman un solo sol pero que gira en el mundo como un tal girasol.

Al despertar del letargo que deja la danza, le dice a su amante. Te amo hasta mañana.
leer más   
8
sin comentarios 40 lecturas relato karma: 73

Cimiento y movimiento

Estás en los ladrillos
cimentando las construcciones antiguas
de cuando el sol besaba
los silencios marinos;
los de las madrugadas,
de lluvias y castañas
de pájaros y otoños.
Todo naranja,
todo azul.

Tan azul como las gotas
de las yemas de tus dedos
con burbujas de champagne
y calor atrincherado.
De verdad y de futuro
porque desciendes
desde las estrellas
para erigirte en mi mundo
y aterrizar en mis hojas secas;
Para ser tú.

Lo sólido, lo de siempre
lo verde de las copas
lo fuerte en las raíces
los rayos amarillos.


Mi roca : mi movimiento
mi ancla : mi vértigo
Tú.
leer más   
18
18comentarios 100 lecturas versolibre karma: 103

Ramitas de vainilla

Cuarenta y cinco grados es el ángulo de mis pestañas sobre el horizonte. Posadas en páginas salpicadas de historias.

Rododendros mágicos en bosques perdidos son mis sueños. Nunca mueren. Nunca se apagan.

La imaginación camina de puntillas. Me trae ramitas de vainilla.

Helechos como antifaces entre el sotobosque. Me guardan de garras. Me refrescan los pensamientos.

Caigo entre cascadas con pájaros que las atraviesan, en picado, y con sus alas impermeables rebotan las gotas líquidas.

El vapor fresco inunda mis rizos. Mis hombros. Mi espalda. Recorre mi vientre. Mis dedos. Mis muñecas. Mis huellas.

Huelo a tierra mojada. A marrones rugosos de troncos que desafían las alturas. Líquenes como mantitas colgantes, mullidas sobre sus ramas.

Sabor a clorofila. Es la conexión entre mis neuronas. Pienso en verde. También en añil. En rojo fuego y en amarillo yema. Como la de los huevos de avestruces, enormes. Como los cráteres de la Luna.

Fotografío el universo con cada parpadeo. No quiero perderme el cielo por mirar sólo al suelo. No quiero dejar de abrazar la hierba por mirar sólo atrás. Sólo hay una vida. Una.

Y soy crisol de metales. Burbujas que surgieron en fraguas, incandescentes. Yunque tenaz, retumbo en el silencio de la noche, reluzco en el cenit del día.

A ti, lector, te regalo una página de mi diario que nunca escribo: el que siento y grabo por dentro. Contigo, cómplice lector, comparto un secreto. A ti, fiel amigo, te confieso que vivo.
leer más   
15
15comentarios 100 lecturas versolibre karma: 91

Burbuja

Por favor
No quiero asustarte
Pero debo lanzar de una bocanada
Aquello que tengo latente
Esta voz tan guardada

Quizás no sea buena agitando
Tierra, fuegos y aguas
Más es en el fondo del café
Donde se leen las almas

Yo guardo los recuerdos
Como hormigas enfiladas
Los catalogo en años,
En sentidos y en puntadas.

Tengo en mi haber un deseo
Poco sentido, y un drama
Encontrar un Cielo urgente
Un refugio, pura calma.

Pero si mis pestañas se deshacen
Y se pierden y me pierdo con desgana
Por favor no permitas que explote
Mi burbuja, como corazón sin su alma.


@Natodg
leer más   
8
6comentarios 60 lecturas versolibre karma: 80

Hay Burbujas...

Hay burbujas que nacen,
otras, que se hacen,
pero todas al final… se deshacen.

Hay burbujas que flotan,
otras, que rebotan,
pero todas al final… explotan.

Hay burbujas que se mueven,
otras, que no se detienen,
pero todas al final… se mueren.

Hay burbujas de colores,
otras, sin olores,
pero todas al final… son primores…!

Rafael Puello
Barranquilla - Colombia
leer más   
13
3comentarios 51 lecturas versolibre karma: 98

Abanico de luces y sombras

Abanico de luces y sombras.
Nada permanece por siempre
en el mismo estado.

Burbujas gaseosas flotando.
Hacen cosquillas en el recuerdo
y la nostalgia tiene cara de princesa.

Mañana de luz y calor,
de oscuro y frío.
Lo que es y su antítesis
sobreviven en el mismo espacio.
Como aliados enfrentados
en un duelo sin fin.

Abanico de oscuros y claros
.
De memoria que viaja
como vieja aliada
de un quiero y no puedo.





Hortensia Márquez



Imagen: de la película "Días de vino y rosas" (la gran película)
23
12comentarios 135 lecturas versolibre karma: 114

Prisas y más prisas

Que difícil es
contar la brisa
sobre gráficas de papel.

Prisas, prisas
y más prisas,
aceleras, stop,
al galope,
todos los días,
entre hojas sin estrofas,
subiendo y bajando
temperaturas
de difícil etiología.

Los aerosoles de exudados
han vaporizado mi cara.
Preparo hisopos
al ritmo marcado,
con los subes y bajas
de escaleras al galope
que montan los peldaños.

Sueño que estoy
en un baño galvanizado
de burbujas de ozono
en aguas sulfuradas.

He aprendido,
que las formas galénicas
están asociadas
a excipientes secretos,
que cuecen mafias.

No sé qué hacer,
con los principios activos,
con las nomenclaturas
y la atonía muscular,
Ay! Si me las como
me indigesto,
mejor las guardo
en el bolsillo con bozal,
o las amontono
con los glúcidos
y las grasas
y hacemos día festivo
de la obesidad.

Abro y cierro ,
en libro,
en abanico, en fuelle,
en fuelle y en pico.
Al final le estoy
cogiendo gustillo.

Angeles Torres
leer más   
16
16comentarios 113 lecturas versolibre karma: 124

Sumergir la cabeza

Pisar la hierba
descalzo
a saltitos

como jilguero trompetero

melodía ebria
de vida embravecida
inmanejable.

Llamar
las voces
que me habitan
burbujeando

en el agua
la cabeza
sumergida

palabras escritas
en peces de colores

enhebrar un pez-aguja
y remendar el agua,
el mar bajo la piel.
leer más   
15
24comentarios 86 lecturas versolibre karma: 102

Quiero

Quiero que los lances de sol me calienten cada poro de la piel, cada cabello rebelde, cada pespunte en la voz, cada tristeza inerte.

Quiero flotar en motas de luz. En los grados que marca el mercurio, medidos con llamas y frentes pacientes.

Quiero navegar por tardes doradas. Por conjuros del norte y brumas moradas.

Quiero que los pilares del mundo estallen en cientos de prismas. Que pinten la calma entre vino y burbujas.

Quiero caer en sueños en vela. Mitad humanos, mitad quimera.

Quiero.

Caigo.

Quiero.

Vuelo.

Quiero.

Soy.

Luz.

Noche.

Sombra.

Fuego.
leer más   
12
16comentarios 76 lecturas versolibre karma: 109
« anterior123456