Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 947, tiempo total: 0.054 segundos rss2

......

Tu calma me asustaba,
y tenías el don de calmarme con un susto.

Tu zapatilla de la redención he visto volar por encima de mi cabeza,
¿mala puntería?, ahora creo que no...
Tus cuentos inverosímiles aún brotan en mi interior.
En tu mecedora, con tus pequeños ronquidos...
Te echo de menos abuela.
leer más   
9
7comentarios 52 lecturas versolibre karma: 114

Hasta tu regreso

Tu ausencia es un invitado a mi mesa
La silueta de tu cuerpo es un abrazo a mi silencio
y tú desnudez una caricia muy sutil a mi alma.
Debo reconocer que los susurros me asustan
en esta calma tan fantasmal.
El café nunca se enfría
la espera es un latido musical y tibio que le mantiene hasta tu regreso.
leer más   
11
5comentarios 60 lecturas versolibre karma: 93

Sextina endecasílaba "La noria del amor"

El amor es una noria que gira
porque no se sabe cuándo parar,
si nadie se lo dice o se interpone
aunque vuelta tras vuelta te adicionan,
letras de versos repletos de amor
con todo el candor del enamorado

La noria todavía no ha parado
porque el deseo que la condicionan
al dejar de girar toma el clamor
de esos que por amor van a dejar
que pare ni un solo momento, mira
como desea que el tiempo se clone.

La besa más el momento traspone,
se hace eterno mientras besa y suspira,
ella no quiere parar ni pensar
el solo piensa que el tiempo abandonan
mas no sabe que el tiempo ha terminado
de ese instante no quieren comprador

Se para en alto, eterno mirador,
se extrañaron pues la noria no gira
no queda otra cosa más que observar,
todo aquello que el amor les propone
bellos sentimientos les ha colmado
al girar el aguaducho emocionan.

Por desamor esa noria abandonan
con cuitas el amor ha terminado,
entre los dos, distancia se interpone
distanciado alrededor, pena gira,
recordando mientras había amor,
con fuerza sin poder la ira calmar.

Con la mirada perdida en la mar
ando buscando ardiente su calor,
presto pues los años no nos perdonan
ni tampoco el daño por hecho vira,
evidente es que el amor ha acabado
y si mal hice, ruego me perdone.

Si el mundo gira, observa sin parar
se interponen, y raudos adicionan
ascuas al amor, vil enamorado



Análisis de estrofas (esquema métrico):
11 Silabas por cada verso
ABCDEF FDEBAC CABDFE EABCFD DFCAEB BEDAFC Con enviado o terceto: (A-B C-D E-F)
Fdo.: Alfonso J. Paredes
Todos los derchos reservados
SafeCreative/Copyright
imagen tomada de internet cuya fuente es: www.google.es/url?sa=i&rct=j&q=&esrc=s&source=images&a
7
9comentarios 74 lecturas versoclasico karma: 100

Te busco

Me gusta caminar a buscarte, como si el abismo delante de mí no fuera cierto.
Ni una voz, ni un sensor, ni un estruendo viejo; sigo a la nube muerta, a la sombra blanca, al precipicio roto.

Mi cuarto es un siglo deforme y siniestro. El suelo es algo en el paisaje, y no me toca, y no me muerde, me siento calmo, exploto y duermo, me arrebujo en tus alas y redoblo el cielo, bato la espuma negra.

Soy el que espera gloria, el que atrae maleficios, el imán de toda insurrección.

Te encuentro en una carta añeja, en la huella del suplicio verde, en la tierna constelación, en la bruma del polvo ocre, en la pintura de esta historia insomne.

Sigo el algoritmo de tu imagen triste, invento una ciencia vaga contra esta oscura ecuación.

No soy el héroe de tu salvación, ni quiero ser el villano de tu perdición.
Soy consuelo ciego, breve y embustero, cobarde y enmudecido, soy el diablo en un iglú, un perro asustado, un payaso de verdad.
Soy un corazón legítimo, un espectro de la desintegración, el vestigio de mis sentidos.
Soy el colmillo de esta automutilación, soy el golpe en el techo, el temblor en las piernas, la alarma del olvido y el tañido de la última conflagración.
Soy fracaso floreciente, transparencia turbia, vengo a blasfemarte dioses, a despojarte el mundo y a rescatar una desilusión.

Me concentro, me destruyo y vuelvo, solo me sobreviven dos anhelos, uno por pupila tuya.
Te busco por inercia torpe, por dinamismo intenso, por sonambulismo crónico, por fatalismo cínico, por masoquismo dulce, por atracción onírica, por pasión ilustre, por amor enfermo, por cura y por eterna contemplación.
leer más   
7
4comentarios 73 lecturas prosapoetica karma: 81

Quiero sentir tu aliento abrasador...

Quiero sentir tu aliento abrasador
Romper esquemas y no establecer diálogos insurrectos.


Tan solo dejemos que mis manos busquen
En su memoria rápida y hagan el escaneó
Sobre tus anchos pechos y tu cintura de porcelana;
Permite que te susurra al oído con voz calma
Y venenosa; intranquila la noche nos apremia.
Esta noche nos despojamos de conceptos
Traumas y necedades inventadas por los clérigos
Solos tú y yo el más bello boceto
No detengamos el impulso es reversible el ataque
Tan solo sostén mi mano fuerte que los alaridos
Se escuchen hasta en las mismas puertas del cielo.

En el desván trasiego No 217
Del hotel pasaje invernadero.

Autor: Ramón G. Pérez B.
Venezuela
Derechos Reservados copyright ©
leer más   
9
2comentarios 67 lecturas versolibre karma: 107

Devuélveme los versos

Devuélveme los versos,
en forma de besos de esos que calman.
Los que transforman los ruidos
en acordes de guitarra,
al compás de un baile ciego,
que embelesa, que hipnotiza,
que desgarra.

Devuélveme los versos en forma de agua,
de agua dulce que acaricia las lindes del río,
o en agua salada que envuelve
los besos en las olas que besan la playa,
en murmullos alegres y frescos llenos
de esperanza.

Dame los versos,
te los devolveré de nuevo
envueltos en auras de plata
con dulces consuelos.
Con suaves esencias que calen los besos,
con rebeldes labios que rebosen el agua.
leer más   
6
5comentarios 27 lecturas versolibre karma: 82

Las ventanas...

Mira la ventana, mira y dime que ves
que dicen tus ojos, que siente tu alma
cuando el cielo gris viene con el viento
llevando las hojas, en un silbido bajo
sin decir adiós…

Y la ventana nos resguarda del frío sin alma
del viento que apurado se lleva todo a su paso
sin compasión ni calma…

El vidrio permanece inerte
empañando su vergüenza
con el calor de nuestro aliento
mirando hacia adentro y hacia afuera
esperando una caricia, conque un ded
le dibuje su corazón…

Mira y dime que vez a través de la ventana
cuantas caras sonrientes, cuantas llorando
cuantos ojos soñadores, cuantos cerrados al viento
cuantos rostros besando en él los mensajes
de otros tiempos perdidos, buscando un destino
para descansar…

Yo miro más allá de la ventana
la vida que viene y que va
con sus emociones
vestidas de estación
con sus sentimientos
en cada expresión
con el mismo cielo
aunque el sol
más lejos o más cerca
con la ventana cerrada
al frío, o al calor abierta…

Yo miro a través de las ventanas
las de vidrios, y las del corazón… (Lola)
11
4comentarios 101 lecturas versolibre karma: 102

Erase una vez un hombre que con amor nunca olvida

Erase una vez un hombre
que era callado, solo sonreía
aunque el martirio en su interior
fuese un grito en agonía.

Vivía en este mundo en el que nadie respira,
en donde nadie piensa, solo existen en el frío sin ningún asombro,
entre las miradas de muchos rostros,
entre tatuajes de sangre en las cenizas.

La penumbra siempre es silenciosa
no es como la turba escandalosa
o el gran opositor que nunca dormita,
su maquinación es un tahúr que gime
sin desaparecer por siempre de nuestra corta vida.

Aún así,nunca seré un incrédulo maldito
creo en el corazón que no olvida,
que odia a la serpiente y su maldad fingida,
esa que se burla de la más pura ternura.

Mi esperanza es mi corona,
sílaba a sílaba la palabra se forma,
erigiendo amor, milagrosa
como una espada que en la paz reposa.

Ruega por mí, yo rogaré por ti,
lo haré en cada día y en cada noche
cada vez que sea necesario,
hasta que el valle gélido se ilumine en un destello
y tú, sin miedo me sonrías.

Quiero que el canto del gorrión anuncie
que la tempestad ha pasado a la calma,
después de ese naufragio inesperado
en donde el huracán no deja nada.

Nunca seremos despojo de la soledad,
no seremos esa palabra vana que flota en la calumnia
seremos invencibles,
como el viento ante la mirada que nunca termina.

Erase una vez un hombre
que con amor nunca olvida.

Miguel Adame Vázquez.
18/07/2018
20
7comentarios 482 lecturas versolibre karma: 103

Esta noche dame alas

Esta noche dame alas.
Para cambiar la nostalgia
Por una sonrisa en los labios.
Dame alas...
Para cruzar los sueños.

Esta noche
Quítame del alma los miedos.
Llévate la tormenta
Y tráeme la calma....
A corazón abierto.

Esta noche dame alas.
Para dibujar ilusiones
en las orillas del recuerdo.
Para escribir boleros....
en tu pecho.

Esta noche
Quiero ser cometa
Robar estrellas.
Trepar por las quimeras....
A golpe de madrugada.
leer más   
15
8comentarios 62 lecturas versolibre karma: 89

Me gustas, verano

Medianoche. Julio. Carretera en La Mancha entre rincones de siembras de maíz.

Cuando el sol se va a dormir, surge la hora mágica de aspersores traviesos.

Gotitas de agua juguetona que a las mazorcas les roban besos.

Huele a naturaleza despierta. Las hojas del cultivo son siluetas recortadas entre las estrellas y la luna, lunera.

Las espigas mojadas son bigotes de gatos curiosos que acechan la parábola de agua lanzada en la oscuridad.

Campos sedientos que beben sin cesar y devuelven olor a tierra mojada, satisfecha como el que calma su ansia en un oasis, como lucernas repletas de aceite que alumbraban en la antigüedad.

Grillos saludan al cielo. Es su pantalla de cine: "Orión" en cartelera.

Camino en recta infinita, el amarillo y el verde están arropados por una sábana oscura, juguete perfecto de polillas y luciérnagas.

Me gustas, verano.

Me gustan tus noches. Tus paseos. Tus viajes.

Me gusta tu gesto al reír, porque suenas a noches vivas y largas. A geranios regados. A jazmines y césped caliente.

Me gustan tus dedos en mi pelo.

Tus helados a deshoras.

Tus ventanas abiertas cuando caen las estrellas y tu brisa en los pies descalzos.

Suenas a cabello alborotado, a sillitas a la puerta de la calle. A vecinos cómplices. A encuentros inesperados.

Me suenas a conocer caras nuevas y ciudades viejas, pero a estrenar en el alma.

Al volante hay kilómetros de olores.

Sigo entre el asfalto y el maíz. Los aspersores han mojado las cunetas, han salido de su zona de confort.

Me gustas, verano. Porque contigo, soy yo.
leer más   
14
12comentarios 85 lecturas versolibre karma: 97

Sin ninguna razón

El metanol se centra en su cuerpo
Ya no queda rastros de vida
Ella pide ayuda
Pero se va a la playa a calmar sus demonios
Falla las razones para seguir su camino.
Pierde sus sentidos y empieza a sentir miedo
No quiere dormir, quiere seguir con vida
Quieren que recuerden su nombre.
Promesas de amigos, entonces les decían
¿Qué es lo que pasa?
Melancólica agonía, círculo cerrado
No quiere terminar como su madre
Se mira al espejo, pero sabe que solo tiene una oportunidad
Pide perdón a sus amigos, a sus hijos
Continúa con su vida falsa construida
Los temores la devoran, así que al final si se marcha y continúa con otro alias
leer más   
2
sin comentarios 23 lecturas versolibre karma: 26

A mar conciencia

Me muestras la superficie del océano

y rompiéndome en la orilla

adivino tu profundidad,

me fragmento en espuma

desaparezco hasta el silencio.


Quisiera expoliarte los corales

eliminar cualquier barrera

nadar sin competencia en tu fondo

ser único cuerpo celeste de mareas.


Prefiero tener voz que piernas

hacer de mis perlas mi drama

tragedia de hambre y desvelos

romper aguas y gritar.


Duele el eco en los acantilados

retornando flechas aún clavadas

desafío de la calma

que no alcanza tus velas.


Si desfallezco

aguárdame en tus fosas abisales,

también puedo amarte

en forma de conciencia.
15
5comentarios 49 lecturas versolibre karma: 103

El errante trovador

No busques rimas,
lee con calma,
es mi alma que juega a huir de la soledad,
contigo

Aquí en verdad,
no hay poesía,
aunque igual que un niño a una mariposa,
la persigo

Si crees ver una canción desnuda,
en mi voz,
al instante,
es otoño en el jardín del hada mística,
amante

Soy un truhán seductor,
sutil discurridor de la metafísica mutante,
un paladín del amor…
…el trovador errante
leer más   
12
7comentarios 95 lecturas versolibre karma: 107

Cartas

Cartas vestidas de bocas
que nacen de las entrañas
con tinta de besos y caricias
en cada letra, cada aliento

Voces que añoran
ausencias de cuerpos
soledades de miradas
con el sabor de los labios
y el perfume de la piel

Sueños plasmados en papel
papel que tus dedos anhelan
como la sed que calma el agua
y humedece todos tus huesos

Vierten lavas sus líneas
de rabias, fuerzas y pasiones
secretos de ese volcán
donde hierve nuestra sangre

Cartas vestidas de bocas
que se tiñen con los otoños
de sus hojas amarillas y secas
con sentimientos del ayer
y recuerdos del mañana
leer más   
6
sin comentarios 22 lecturas versolibre karma: 84

Recuerdo de un triste verano

Aprendí una vez tu nombre,
de pronto fuiste mi mujer.
Antes yo fui tu hombre
y ahora soy el anochecer.

Era el mismo mes de enero
y el mismo seco estío.
Esa vez yo vi un lucero;
eras tú, amor mío.
Fuiste tú, amor mío.

El sol ya agonizaba
sobre el reino que se iba.
El rojo al cielo conquistaba
y tú lo hacías con mi vida.
Y lo hiciste con mi vida.

De pronto bebí tu nombre,
consumí tu esencia, mujer.
Hiciste despertar al hombre
que ahora está por perecer.

Tu mirada felina invadía
todos mis pensamientos.
Sentí que mi mayor alegría
la conocía en ese momento.
La conocí en ese momento.

Tus labios parecían
ser un botón de rosa.
Y yo cómo apetecía
besar cosa tan deliciosa.
Y besé cosa tan deliciosa.

Entonces era mío tu nombre,
respiré todo tu perfume, mujer.
Cómo agradecí ser tu hombre,
y ahora un recuerdo he de ser.

Junto al mar que latía fuerte
en aquella playa rocosa;
te abracé yo a muerte.
Eras tú mi mariposa.
Fuiste tú mi mariposa.

Viví el tiempo de una estrella.
Yo desgarraba tu falda.
Cuánto, cuánto la quise a ella.
Sentí sus manos en mi espalda.
Siento sus manos en mi espalda.

El firmamento tenía tu nombre;
la noche era mi mujer.
Quiero ser ese hombre
que murió al amanecer.

Cuántos besos se perdieron
desde tu cuello a tu cintura.
Para mí era un amor nuevo,
para ti una nueva aventura.
Otra simple aventura.

Acaricié tu piel con ternura,
tus ojos emitían un rubí fulgor.
Recorrí toda tu figura
en el momento del amor.
Qué momento del amor.

Intento olvidar tu nombre,
ignorar tu cuerpo, mujer.
El destino maldice al hombre
que no acepta perder.

Quise conquistar tu alma,
dormir en tu corazón.
Conservaste siempre la calma.
No tuve salvación.
No tengo salvación.

El milagro no se produjo
antes del amanecer.
Quise entonces ser un brujo
para hacerte mi mujer.
Y no fuiste mi mujer.

Cuando descubrí tu nombre
te deseé tanto, mujer.
Ahora este triste hombre
tu imagen quiere deshacer.

El encantamiento no se hizo,
el amor sufrió un daño.
De vivir en el paraíso
pasé a estar en un engaño.
Ahora estoy en un engaño.

De aquella noche de lujuria
huellas sobre la arena quedaron.
El amor no estuvo a la altura
de hacer dos enamorados.
No hizo dos enamorados.

Ya casi olvido el nombre
y las lágrimas por esa mujer.
Abandonado está este hombre;
triste y solo ha de permanecer.

Fueron bellos los besos dados,
el placer de tu desnudez.
Las caricias. Los dos abrazados,
todo se hizo de una vez.
Todo murió de una vez.

Eras tú la inmensa noche,
era yo el paciente mar.
Te quise llevar conmigo,
mas no sabías nadar.
Nunca quisiste nadar.

Inhalé una vez tu nombre
y solo por un anochecer
fui yo tu único hombre,
fuiste tú mi amada mujer.
leer más   
10
5comentarios 71 lecturas versolibre karma: 96

Quinientas razones para seguir amando

Quinientas veces he querido gritar la verdad
como gotas de rocío se han evaporado las palabras
como promesas sin rencores
y nostalgia pasajera en un viaje sin el último peldaño.

El tiempo es sometido
vamos creyéndonos inmortales en un mundo pasajero,
en el me he despido del engaño
inundando a mi memoria de verdades
sin mentiras que gozan deteniéndose a cada paso.

Quinientas veces he merecido la calma
sin ser solo una apariencia en los sueños
que creen merecer todo sin deber nada,
huellas secretas de un silencio que habla.

Mis letras me sanan con cada orilla de sus versos
no sé si son sinfonía o solo un montón de idioteces
que juegan a contar la arena en la playa
pero me hacen volver con más ímpetu y amor
por lo que simplemente creo.

Quinientas vanidades sin ninguna locura,
nunca me supo la vida a puras mentiras
me fui metiendo poco a poco a un laberinto eterno,
palabras que hablan lo que la vida se calla.

El silencio nunca fue el último remedio
que teníamos para acallar los sentimientos,
siempre quise amar con todo
a cada uno aún en su miserable recuerdo.

La poesía me dice
lo que trae la nostalgia como un zumbido a dentro
me gusta imaginar que soy tu lector predilecto,
montones de ideas que se las lleva el viento
quinientas poesías se queman muy fácil ardiendo.

Nunca serán un montón de cuadernos
que no se escribieron,
me gustar amar con cada letra del alfabeto,
pasaré mi vida en otros quinientos pensamientos
para decirte todo lo que siento adentro.

Quisiera pasarme centenares de días
descifrando cada momento,
porque amo vestirte y desvestirte
de bellos sentimientos,
la poesía me hierve como fuego lento.

Miguel Adame Vázquez.
El mute
16/07/2018.

Hoy les robo un minuto para compartir mi dicha.
Quinientos poemas se dice fácil
Pero vivo en cada palabra que he escrito, agradezco infinitamente el Don que el Creador me ha entregado, me esfuerzo a diario por pulirlo hasta poder algún día lograr que sientan orgullo.
Soy un poeta en formación que sueña con un mundo en donde nunca desaparezcan las razones y los pretextos para seguir amando.
Amo escribir lo que siento y lo que pienso.
Viva la poesía en cada una de todas sus manifestaciones.

Viva la poesía de Octavio Paz, de Jaime Sabines, de Alí Chumacero. Y todos y cada uno de los cientos de poetas que en su lectura me he formado.

Gracias a mis amigos más críticos que odian el comentario sencillo y la adulación, que sería sin ninguno de ellos.

Viva la poesía Clásica y la letra libre.

poesiasmigueladame.blogspot.com/2018/07/quinientas-razones-para-seguir

"Quinientas razones para seguir amando", un poema de MiguelAdame via @poemame_poesia poemame.com/story/quinientas-razones-seguir-amando



Miguel Adame Vázquez.
El mute
16/07/2018.
26
23comentarios 197 lecturas versolibre karma: 110

Elegía a Maika Romero

Quisiera escuchar tu voz de terciopelo
y alabarte tus humildes y sabios consejos
mi corazón me duele por tu anhelo.

No me duelen los momentos inolvidables
sino la herida de tu inesperada ausencia,
que por no oírte me atraviesan como sables.

Solo escucharte y quedarme quieto,
que no se oiga ningún ruido en la sala
para poder escucharte algún consejo.

Quisiera tenerte aquí a mi lado
y recitarte poemas y abrazarte,
que el escucharte se ha terminado.

No hay peor momento que no hallarte
recitando algún poema
de sentimientos y con arte.

Escucharé tus poemas con sentimiento
que con tu ausencia me emocionan,
por escucharte me emociono de momento.

Sin avisar te fuiste una jornada,
sin avisar ni recitar poemas,
sin avisar abandonaste esta sala.

Dejaste al poeta sin consuelo,
dejaste al poeta sin su musa,
dejaste al poeta sin aliento.

Al pronunciar tu nombre me consuelo
y en tu voz escucho mis poemas,
recitarlos dulce como caramelo.

Si de tu voz pudiera rescatarte
la presencia de un silencio
y decirte y recitarte.

Escucharé de nuevo tus baladas
entre palabras de mis sueños,
recitándolas lloraba.

Descubriré de nuevo ese momento,
descubriré de nuevo tus declamas,
descubriré de nevo el firmamento.

Abriré la puerta de mi alma,
abriré la puerta de tus ojos,
abriré la puerta de la calma.

Me quedé sin decirte tantas cosas,
con poemas y con versos
con relatos y con prosas.

Si de tus letras pudiera rescatarte,
devolverte poemas paso a paso
y recitarte y declamarte.

Con esa sonrisa y esa mirada
nos has dejado sin aliento,
poeta de luna e iluminada.

Fdo.: Alfonso J. paredes
Todos los derechos reservados y registrados
en el RLPI SafeCreative/Copyright
www.safecreative.org/search?q=ELEGIA+A+MAIKA&search=Buscar
7
3comentarios 60 lecturas versoclasico karma: 80

Recuerdos

Inventar frases palabras mágicas de amor, trato de calmar mi corazón para que no sufra, escribiendo en mi diario las confesiones de amor que alguna vez creía, quiero escribir lo que pienso antes de decirlo sin pensar, soy como un niño que va descubriendo el mundo, no me gustan las riquezas ni las personas que hablan para chismosear, son un hombre sencillo que sólo habla la felicidad.

Sueño con llegar a mi país, por la carretera voy descubriendo los paisajes hermosos que tienen el planeta azul, en mi cuaderno voy anotando los lugares que visitando, tomando fotos que me llaman la atención, las cosas materiales no sirven para nada he dormido en el suelo, aquella única amiga que es mi guitarra, dando serenada a las mujeres que todavía creen en el amor, tengo guardo los consejos de mi madre, me enseñaron a ser género con todas las personas, saludar desde un rico hasta un pobre.

El mundo me dio muchas pruebas, mi corazón no cree en el amor, cada día me encuentro defectos, siempre estoy despistado cuando me hablan, soy un soñador, un aventurero quiero borrar mis tristezas, soy un campeón en mis sueños, y en las noches voy compartiendo mi arte de todo el mundo, prendo una vela y rezo por el que me ha pedido un consejo. Mi mente no quiere recordar cada momento de mi vida.
leer más   
3
2comentarios 51 lecturas versoclasico karma: 23

Los valores perdidos

Sentado y meditabundo
en el quicio de un portal,
Me pregunto ¿que está mal
con las cosas de este mundo?.
Parecido a Segismundo
yo pienso que estoy soñando,
pues no puede estar pasando
lo que a diario todos vemos,
solo animales seremos
si nos seguimos matando.

Perece la humanidad
sumida en todos los vicios,
todos buscan beneficios,
carentes de identidad.
Abunda la liviandad
en todos los estamentos,
no existen entendimientos
entre los seres humanos,
y actuamos como profanos
ante nobles sentimientos.

Cuál la caja de pandora
que encierra todos los males,
con acciones inmorales
la maldad domina ahora.
Ya no tenemos aurora
en las tinieblas del alma,
nos abandona la calma
en medio de esta tormenta,
que la indiferencia aumenta
y a las personas desalma.

Es tiempo de comprobar
lo que en verdad deseamos,
¿nos rendimos o luchamos
para las cosas cambiar?.
Todo puede mejorar
en las lides de la vida,
mantener la frente erguida
es la actitud primordial,
para poder ser leal
a la batalla emprendida.

LOS VALORES PERDIDOS - CC by-nc-nd 4.0 - ESPECTRO
5
3comentarios 44 lecturas versoclasico karma: 73
« anterior1234548