Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 171, tiempo total: 0.018 segundos rss2

La madrugada se paseó por las cuerdas de una guitarra

Érase una vez...
La madrugada se paseó
por las cuerdas de una guitarra.
Y el corazón se enamoró
de aquella música...
que llenó de colores
la tierra.
Hasta la luna sonrió
Y se olvidó de la nostalgia.
Bailó sobre el río de plata.
Caminó por el horizonte
Y acarició cada nota
con sus alas.
mágicas.
Así fue como la noche
embrujó al poeta.
El de los ojos tristes.
Y cautivó a la musa.
La de las letras bohemias.
Así fue como comenzó
Una historia interminable.
Y eterna.
leer más   
2
3comentarios 16 lecturas versolibre karma: 36

Postales

9 octubre 2007
Hola mamá,
aprovecho que ha salido el sol para escribíos una postal sentado en una terraza, preveo que será de las últimas veces que podré hacerlo en los próximos meses. Ya estoy instalado en mi nuevo apartamento, a las afueras de Uppsala, a una hora caminando más o menos, pero me gusta el sitio. Es tranquilo, no hay casas a la vista desde las ventanas y el silencio es magnífico. ¡Viviendo en Barcelona me había olvidado de lo que es el silencio! ¡Qué maravilla! Y el paseo hasta el centro otro regalo, bordeando el río, o cruzando por el bosque. A ver si cuando lleguen las primeras nevadas pienso igual. En fin, una postal no da para mucho. En la foto, la catedral. La majestuosa catedral de Uppsala. Para haceos una idea de la ciudad-pueblo, volved a ver "Fanny och Alexader" está toda filmada allí, y las calles y edificios siguen iguales. Si mal no recuerdo, M tiene mi copia de la cinta.
Besos y un abrazo muy fuerte a los dos!! Recuerdos al resto de la familia.

14 octubre 2007
Enric, nano, ¿cómo va la vida por allí abajo? ¿Sigues trabajando para los malos? Por aquí todavía ando un poco despistado, cuesta hacerse a cada nuevo país. Costumbres nuevas, funcionamiento de las cosas distinto, idioma nuevo… en fin que sigo dando vueltas en mi pequeña piscina un poco alieno todavía a la vida que transcurre a mi alrededor. Creo que en parte sigo junto al Mediterráneo, pero confío que el frío creciente ayude a distanciarme de esos recuerdos. Para sorpresa mía, hace unos días me descubrí maravillándome con las rubias. ¿Quién lo hubiese dicho, no? Es un enamoramiento escénico. Una luz oblicua, los árboles dorados, encendidos por el otoño, y ellas deslizándose sobre sus bicicletas levantando un mar de hojas secas. Sus cabelleras son como oro y vuelan junto a sus bufandas. No me he detenido en el rostro de ninguna de ellas, es la imagen del otoño, la bicicleta y la melena la que me cautiva. Aprovecho cuando sale el sol para tumbarme en alguno de los parques de la ciudad a leer y ver pasar chicas en bicicleta. Así pretendo olvidarla… la distancia geográfica ayuda. Saber que no existe la posibilidad del encuentro ayuda a ir despidiéndome de su dolor…
Espero recibir en breve noticias tuyas, y de cómo sigue todo por allí.
¡Cuídate mucho! Un abrazo


22 octubre 2007
Hola Maia,
Muchas gracias por la llamada del otro día, fue una grata sorpresa volver a oír tu voz después de tanto tiempo. Bien pensado, tampoco ha transcurrido tanto tiempo, no llevo un mes aquí todavía, pero tiempo y espacio actúan sinérgicamente incrementando la sensación de ambas. La mente trabaja de una manera curiosa, borra y reinventa recuerdos. El otro día me visitó una imagen de nosotros sentados en una cala de Colliure contemplando el mar, pero luego pensé que nunca estuve contigo en Colliure. Planeamos ir más de una vez, tenía que enseñarte la tumba de Machado y las colinas desde donde Matisse robaba la luz al Mediterráneo para sus lienzos, pero nunca llegamos a ir juntos. Si tienes oportunidad de ir algún día, ves. No te defraudará, es un pueblecito precioso. Todo y así aparecías en el sueño… que traidora que llega a ser la memoria. En fin, se acaba el espacio. Algún día viviré en una granja de madera roja, torcida y destartalada como la de la foto, ya sabes como me encantan estas cosas. Cuanto más viejas mejor, y por aquí en los alrededores hay muchas de éstas. Ya te contaré.
¡Cuida bien de mi pequeño! Ráscale bajo la barbilla, que ronronee, era lo que más le gustaba que le hiciese.
¡Un abrazo muy fuerte!

14 noviembre 2007
¡Primeras nieves! ¿Os lo podéis creer? Mediados de noviembre y ya lleva tres días nevando a nivel de mar. Fue acostarme un día, y a la mañana siguiente levantarme y encontrarme todo el paisaje cubierto por un velo blanco. Se ve todo tan limpio y virgen que por las mañanas hasta me duele ser el primero en pisarla y abrir camino a través de ella. Ensuciarla y sobre todo quebrar el manto que extiende cada noche sobre todo. Esconde todos los defectos de las calles, la suciedad, diría que lo homogeneiza todo, sepultando toda la fealdad urbana. En cuanto pueda os mando unas fotos de la casa y alrededores para que veáis como ha cambiado la cosa desde que llegué hace un par de meses. Espero que por Pirineos todo vaya bien. Supongo que ya habréis encendido la chimenea estos días y gozaréis de vuestro retiro en compañía de la Cara y los nuevos perros de adopción de los vecinos… si los alimentáis y los dejáis tumbarse junto al fuego ¡no me extraña que todos acudan a vosotros! A este paso, pronto os van a echar las bestias de vuestro propio hogar.
Besos. Recuerdos a las abuelas. Que no se preocupen, que me abrigo y me alimento bien… que el clima no es tan malo. Como dicen aquí: no hay mal tiempo sino ropa inapropiada. Sabiduría nórdica.
¡Más besos! que estos ya no me caben…

26 noviembre 2007
Ay Maia, la nieve es preciosa, pero aquí la hay en exceso… es un no parar. Nada malo con la nieve, lo peor es el hielo, los bloques de hielo que se van compactando al paso de la gente y los vehículos, allí los zapatos no se agarran bien y no es difícil patinar. Nunca pensé que a mi edad tendría que volver a aprender a caminar, pero así es. He descubierto que el andar sobre el hielo requiere otro estilo… a base de tortazos pero he caído en la cuenta finalmente, eso sí, después de caer literalmente cuatro veces en tres días al suelo. Cuatro patinazos y mi rabadilla que ya no da más, está bien dolorida. Todo y así este fin de semana me he dejado convencer para que me lleven a patinar al lago. Ya ves, al final patinaré… te negué el privilegio de verme caer varias veces en nuestros viajes a Alemania. Recuerdo que cada vez que en un pueblo había una pista de patinaje para niños en la calle me animabas a probarlo. Me estirabas de la manga de la chaqueta entre risas imaginándome con los patines entre todos aquellos chiquillos acelerados. Entonces no hubo manera, conseguí escapar a la caída sobre el frío hielo, todo y que sabía que me ayudarías a levantarme una y otra vez, y sostendrías mi mano. Esta vez, voy solo, dispuesto a caer y levantarme por mi propio pie, pues no dudo ya que caeré. Ya te contaré la experiencia.
¡Un abrazo!
leer más   
10
11comentarios 114 lecturas prosapoetica karma: 94

Ella

Si me mira...
Existo.
Si me toca...
Vivo.
Si me abraza
soy cautivo,
si me besa
no la olvido...
leer más   
12
5comentarios 69 lecturas versolibre karma: 84

Princesa azul

Luz de luna es tu sonrisa;
lejana, distante... y a la vez
tan cerca, como una caricia.

Seda negra enmarca tu rostro,
tan bello, como una obra de arte
quien te mire, imposible olvidarte!

Ojos brillantes de mirar sin igual
embusteros! hechiceros!
a quien no ponen mal?

En tu cabello... sólo una tiara?
no puede ser, semejante pecado!
Y con sólo eso, me has cautivado.

Y así sencilla como eres tú,
que mas a tal belleza?
sólo un título de princesa,
mi Princesa azul...
leer más   
4
2comentarios 58 lecturas versolibre karma: 58

arte poética (soneto)

quería hacer un libro de sonetos
y me salió un folleto de mentiras:
unas piadosas, otras sibilinas,
pues no me importa el grado cuando miento.

quería hacer del verso mi tormento
y, a la vez, con perfecta alevosía,
arrojarlo a lo alto de una pira
y desgarrarme en el dolor del fuego.

y cuántas veces la llama se aviva
brindándome su calor pasajero
de yunques livianos, de flor cautiva,

y cuánto, cuánto amo yo esa calima
que me abrasa la yema de los dedos
prendiendo los cimientos de mi vida.
leer más   
12
11comentarios 125 lecturas versoclasico karma: 86

De amarte a muerte

De amarte a muerte y pagarte de mi vida
Como un crimen de amor imperdonable
-De este amar sin medida-
¡Soy culpable!

Con mi todo en tu barca fui el viajero
Antes que en cruel distancia no zozobre
Mi amor en cautivo pasajero:
¡Soy tan pobre!

Soy tan pobre, mas… ¡Qué noble pobreza!
Que reviste mi amor, cuando sin precio
A entregado dichoso su riqueza…
¡Soy tan necio!

Soy tan necio, que al punto de perderme
No renuncio a apartarme del abismo
Y hasta llego a olvidarme
De mi mismo

De atarme tanto a tu abrazo ya no puedo
No jugarme la vida por tu beso
Y mi dicha y mi miedo…
¡Te confieso!

Mas te he esperado tanto que si muero
Del amor incurable que padezco
De tu piedad no quiero:
¡Lo merezco!

Que el corazón no tienes que ganarme
Ni nada que arriesgar por lo que arriesgo
-No hay nada que probarme-
¡Te lo ofrezco!
leer más   
11
5comentarios 88 lecturas versoclasico karma: 101

Ella (Respuesta a su invitación)

Él se cruzó por su camino, en líneas paralelas,
decidió hacerle una invitación, su encantadora
y enigmática voz, le cautivó, causando una cósmica
explosión, en su diminuto universo.

Él es la estrella, quizá la de Belén, porque de
tierras hebreas ha llegado. Trae en sus labios
un color natural, el carmesí.

Proceden de sus labios hermosos versos y poemas
que se escuchan hasta los cabos de la tierra.
Su encanto es el mismo néctar, néctar codiciado
por los colibríes volando de extremo a extremo del
gran arcoiris que ha aparecido después de la tormenta.

Él no se moldea, son sus versos mismos una bella nube
que moja la tierra seca, con lluvia de colores y la
ablandece, y cuyas manos de alfarero moldea la nueva
ilusión.

Ella le dice: " " a la invitación - "dame tu áspera mano,
dame tu calor, no te soltaré, llévame contigo, quizá
este no es lugar para ninguno de los dos. Aventurémonos los dos¡¡
Atravesemos juntos la vía láctea, escuchando la música del infinito,
que es la misma que escucho cuando me recreo en tu
pecho cerca de tu dulce corazón..."
leer más   
11
9comentarios 116 lecturas versolibre karma: 98

¿Qué fue de ti amado? - soneto con estrambote

¿Qué fue de ti, mi amado, sol del día,

que encendías tus besos en mil llamas

y feliz retozabas en mis ramas

haciéndome tan grata compañía?


¿Qué fue de tu mirada que llovía

en frescas ilusiones en sus gamas,

encendiendo pasiones en sus tramas

logrando cautivarme en lo que hacía?


¿Será que te marchaste con tus velas

a nuevo puerto en nuevas sensaciones,

olvidando el amor que te brindé?


Si es así mal amor, no soy novela

que leas cuando quieras por montones,

Si tienes que marcharte, ¡pronto, ve!


Sin ti no moriré.

Buscaré nuevos valles inspirados,

¡Es mejor mantenernos alejados!


Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-derechos reservados
pe.ivoox.com/es/que-fue-ti-amado-soneto-estrambote-audios-mp3_rf_26292
leer más   
9
6comentarios 85 lecturas versoclasico karma: 95

Si pudiera

Crepitando los fuegos arderán calcinados,
al pulso de sus llamas de embrujo cautivados,
palabras silenciadas, deseos liquidados;
poemas asfixiados por versos censurados.

Las brasas que quedaron de instantes consumidos,
rescoldos y cenizas pidiendo ser vividos.
Historias incompletas, destinos pervertidos,
quemados en la hoguera se mueren afligidos.

Cautiva de las sombras, prisión de mi ceguera,
me atormentan recuerdos esculpidos en cera;
errores perpetuados por mucho que doliera.
Por ti cambiaría si volver atrás pudiera.
16
21comentarios 114 lecturas versoclasico karma: 113

¿ que fué?

Me cautivaron tus ojos
me rendí ante tu mirada
y antes de besar tus labios
había tirado mi espada.
Yo no sé si era mi fuego
o el calor de tu morada
solo se que ardí en deseos
y me sobraron palabras.
Fueron tus labios de miel
y tus caricias de agua
la suavidad de tu piel
la calidez de tu alma.
leer más   
18
3comentarios 74 lecturas versoclasico karma: 90

Tú causas en mí...

Tú causas en mí
diez mil emociones,
tornado sin fin
de contradicciones.

Te amo y me aterras
te quiero y te odio
te siento en mis venas
cautivas mis ojos.

Te toco y te siento
con mi pensamiento
te veo a lo lejos
te sueño despierto.

En mis pesadillas
yo siempre te admiro
y destrozas mi vida
llamándome amigo.

Me salgo del cuerpo
miro desde el cielo
como te contemplo
con cara de tonto

tus manos, tus gestos
tu cabello al viento,
tus dedos en ellos
por cubrir tus ojos.

que sin melanina
clavan mis pupilas,
provocan las rimas
que escribe este bobo.

Y bajo aquel árbol
en la primavera
(parece marchito
si estas a su vera)

yo finjo escucharte
mientras te contemplo
cual obra de arte,
se dilata el tiempo.

La luz que penetra
a través del las hojas
bañan tu piel tersa
luego te sonrojas...

te acercas y pones...
mi nombre en tus labios...
se estrecha el espacio...
el tiempo despacio...

tu aliento tan cerca...
Y yo, adrenalina...
Tus labios de seda.
Tu boca divina.
no hay nada que pueda
decir que describa
el sismo en el pecho
que me producías.

...

De nuevo me encuentro
soñando despierto.
Para ti seremos
amigos eternos.


Nota: En ocasiones también me da por dibujar... Les comparto uno de mis dibujos. :-)
6
5comentarios 89 lecturas versoclasico karma: 105

Cautivadora mujer

Quiero nacer de nuevo,
para poderte más tiempo conocer,
acercarme un poco a tu edad,
rejuvenecer.

Pero estaba dispuesto el cósmico encuentro,
así ha tenido que ser,
en un poema,
en la inicial mayúscula de la E.

Sé que tendría que luchar,
pelear por ti,
gallito bronco el primero,
acostumbrado a ganar.

Mas al puro paso de los años,
he aprendido algo más,
buscar la belleza,
océano por medio,
sondear otro continente,
en profundidad.

Esto me delata,
pero no lo voy a ocultar,
la poesía es bandera de fraternidad.

Cautivadora mujer,
no siempre un hombre acierta,
en su elección del ayer,
ni Cupido da a tiempo en la diana,
del alma gemela,
que debiera escoger.
leer más   
12
6comentarios 138 lecturas versolibre karma: 92

La eternidad de tu ausencia

Noche blanca, blanca brisa,
tu andar trepidante, alarmante,
cautivador, genera en mi mente fulgor
con una magia deslumbrante

Fría noche, como el hielo
de betún viste tu pelo
adornado con guirnaldas
iluminando tristes almas
que buscan seguir tu rastro.

Oh clara noche, como un rio de sombras
desbordas todo a tu paso
estrangulando entre tus brazos
mi ultimo aliento de valentía.

Bella noche, cual Olimpo
eterna eres al solitario
mas, cual chispa, te disipas
para quien colmado de amores
tu estela persigue.
5
1comentarios 29 lecturas prosapoetica karma: 71

Calma divina

Por la arena dorada me fui aquella tarde
buscaba otros lares, buscaba la calma
intentaba encontrarla allende los mares
sin saber que se hallaba cautiva en mi alma.

Buscaba esa calma que creía divina
buscaba con celo su caricia añorada
sin saber que en mi pecho encerrada vivía
allí en el silencio esperaba callada.

Hundiendo mis pies en la arena dorada
sin mirar hacia atrás yo me iba alejando
respiraba despacio el pecho calmando
las aguas azules mi cuerpo besaban.

Llegaste corriendo abrazaste mi cuerpo
comprendiste que estaba mi alma cansada
tus cálidos brazos se hicieron murallas
impidiendo que durmiera para siempre en las aguas.
21
23comentarios 247 lecturas versoclasico karma: 96

El pasado vuelve

El pasado pareciera que nunca pierde su mirada

nos atrapa, nos arrincona nos mantiene cautivos en su maraña de hechos.

Somos presa fácil entre sus poderosas garras.

Sin darnos cuenta, en un solo segundo, con sus garras nos presiona la yugular deteniendo los latidos fulgurantes de nuestros corazones.

Sigiloso camina, cauteloso nos vigila.

El pasado vuelve, se escurre por las ventanillas del presente dejando a su paso el recuerdo vivo de un pasado amargo.

El pasado vuelve con su cara de anciano mal encarado.

El pasado vuelve envuelto en sábanas de púas y pirañas.

Sus movimientos son precisos y certeros cuando acecha.

El pasado vuelve cargado con dardos envenenados que lanza sin remordimiento, hiriendo nuestro consuelo que creíamos firme.

El pasado vuelve vistiendo sombrero de paja y farfolla.

El pasado vuelve vacilante cargando escondido entre sus manos las cicatrices de sus males.



El pasado vuelve perturbado y temible.

Sus pisadas son zancos indetenibles.

Camina acortando con facilidad cualquier distancia.

El pasado vuelve envuelto en años que el mismo escribió con tinta de sufrimiento.

El pasado vuelve envuelto en penumbras.

Vuelve con la perversidad bajo su brazo.

Vuelve vistiendo una coraza de impenetrabilidad.

Vuelve vendiendo ingenuamente algunas buenas razones.

El pasado vuelve.

Su rostro perdido, desfigurado en la claridad del presente por los duros golpes recibidos no desaparecen ni se ocultan en los días más oscuros a los ojos humanos.



Cuando piensas había acabado, no es así,

él viene por más.

Hoy

lo he visto,

he visto su calva y su sombrero, ¡es él!

El pasado vuelve.

Me he sentado junto a él y hemos hablado.

Su rostro esconde marañas y desprecio, su voz quebrantada

lo sigue acusando de despiadado e insensible.

El precio que hay q pagar es alto, él hasta gratis regala su mal.



El pasado vuelve.

Sus fuerzas son descomunales, no hay escondite seguro.

Su cara desfigurada es un síntoma de grandeza.

El pasado vuelve viene a cobrar su deuda.

Lo he visto, he visto su calva y su arrogancia ¡es él!

El odia hablarle al por hacer y el odio se alimenta con facilidad

de la ira y de los rencores guardados al amanecer.

El pasado vuelve, y yo le niego la entrada .



El pasado vuelve.

Está justo aquí en mi mesa, en mi comedor.

Pareciera que los días están contados, no sé si para él o para mí.

Que mal huele…

¡El pasado vuelve!



JOSE LARA FUENTES
leer más   
14
8comentarios 73 lecturas versolibre karma: 118

La España profunda

Existe una línea divisoria
que atraviesa todo mi país.

Meridiana e imaginaria.

Es la incapacidad colectiva
para identificar el bien y lo justo.

Vive cautiva.

Un pueblo que se vanagloria
de juzgar al que piensa diferente.

Es una ruina.

Es la onda temporal que llegó
tras la crisis institucional.
Y tras la crisis económica.
Una ola de ira antigubernamental
que se ha solidificado.
Es la roca madre antirracional
que se formó tras las crisis.
Un conflicto generacional
a gran escala;

una crisis moral.
leer más   
16
6comentarios 89 lecturas versolibre karma: 123

Mi mundo

Mi mundo no eres tú,
mi mundo es el silencio
cautivo en las tinieblas,
gritado entre las piedras.

Mi mundo está cautivo
de antiguas influencias,
que arrastran sus desgracias
y anidan en mi alma,
poniéndola entre rejas.

Mi mundo está repleto,
no caben más promesas,
mentiras que desgarran,
espadas que atraviesan.

Mi mundo se desangra
urgido de noblezas,
que limpien sus pobrezas,
que laven sus miserias,
que sanen sus heridas
cargadas de impurezas.

Mi alma está cautiva,
no creo que florezca,
guardada está entre rejas
no llora, está yerta.

Mi mundo está cerrado,
no creo ya en promesas,
hay muchas cicatrices
bordadas con dureza.

Mi mundo está cubierto
completo de malezas,
todo está desierto,
no existen ya praderas.

Mi mundo ya agoniza,
borracho de tristezas,
no creo que renazcan
de nuevo sus quimeras.

Mi mundo está perdido
flotando en las tinieblas,
gritando entre las piedras,
a ver si alguien lo encuentra.
leer más   
19
11comentarios 142 lecturas versolibre karma: 108

Blanca mariposa

Esa blanca mariposa,
tan de recuerdos, cautiva,
feliz a mi lado iba,
bailando un palaciego vals vienés.

De tanto en tanto,
también lo alternaba ,
con un cortesano,
minué francés.

Diré, si fuera factible argumentar,
sin provocar musical enfado,
que más que de un baile formal,
bien se pudiera tratar,
de la secular Coimbra un fado.

¡Oh mágico romance de mi ayer lusitano,
que evocaba con su danza,
tan distinguida princesa,
convertida por arte de birlibirloque,
en renombrada artista portuguesa!

Borboleta que sobrevuela abril libando flores,
junto a un caminante al que entrega en mano,
desde aquel su bello Oporto hermano,
ramilletes lilas, enlazados de amores.

Baila y baila, mariposa,
baila feliz a mi lado,
mientras mi sombra en el suelo se estira,
buscando su pareja argentina.

Entrecruza si quieres conmigo,
un tango porteño de altos vuelos,
la danza de los siete velos,
o un pasodoble cañí,
si Málaga mora, estuviera aquí


Esa blanca mariposa,
se adentró al fin, sin mí,
entre trigales que son mares,
mecidos por el viento que ondea verdes olas,
que no alcanzo a describir.

Creí que la perdía,
hasta que de pronto volvió hacia mí,
ignorando la corola,
de una erguida,
y de rojo carmín, encendida
amapola.

Agitó sus alitas,
para decirme a su modo adiós.

Lo hizo,
con donaire de actriz de moda,
en el escenario del aire vestido de boda.

Se fue poco a poco coqueta alejando,
con su traje de novia de estrecha cintura,
pero siempre consciente y segura,
de que yo la seguía mirando.
leer más   
9
9comentarios 98 lecturas prosapoetica karma: 105

El proveedor

Frotando allí
insistente está la yema
tratando de exprimir de mi fruta el zumo
ácidos calores que desde adentro vienen
gotas de negra magia
que sirven para volver a los hombres locos.

A veces siento
que para ti soy sólo un tinajero
me acudes cuando necesitas de mis llagas
mueles sin piedad la pulpa primitiva
encendiendo el sol de ese guisante.

A veces me siento como un preso
dentro de esta, mi mujer cautiva
hay sitios de mi que desconocía franco;
pero llegas tú con tu machete de rabia
y disipas toda esa maleza.

¡Ah!... ¡El dolor de los terrenos nuevos!
hasta que del ardor brote el cayo
y sea entonces
un pan comido entre los dos de acostumbrados.

A veces me siento como un exprimidor de jugos
me usas como tu objeto cotidiano
un crisol; un matraz de Erlenmeyer
donde puedes jugar con tus artes fatuas.

A veces me siento lleno de vacío
cuando me columpias con tus manos
hacía ese abismo...
Tú, sólo miras
mientras tuerces esa sonrisa de media cara
arrojándome a las llamas del pasmo.

Sólo tengo tiempo para dibujar muecas
me retuerzo en las sábanas como lo haría el gusano
llevo en los ojos el palpitar de un loro
apreto los dientes cual perro con rabia
brota la baba
y asperso la saliva.
Escupo el grito de un mono arisco
ardo aferrado a los dos filos de la cama.

Tú... Impávida
sólo observas y esperas
a que el tulipán bermejo
vomite sus galaxias
sus semillas liquidas
sus colores de niebla espesa
sus jugos...
escasos y codiciados
de como tú, nigromante, bruja de lunar.

Me sueltas
arrojándome como un muñeco-colilla
mientras aún me calcino en lo de tu silla eléctrica
últimos estertores
luego, vacío total.

Dime: ¿Qué soy para ti?
¿Sólo una avellana enterrada...
en lo profundo de un tejido de hojarasca?
¿Una ánfora diminuta...
capaz de derramar la miel sus leches?
¿Sólo soy tu proveedor de mascarillas...
para cuando intentas renovar una juventud antigua y gastada? ¿Ah?
¿Qué soy?



@ChaneGarcia
...
leer más   
5
6comentarios 47 lecturas versolibre karma: 81
« anterior123459