Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 11, tiempo total: 0.013 segundos rss2

Eres escribir diario

Ya llovieron tus ojos en mí,
ya no puedo esperar llovizna peor.
Si ya me deshice en ti.

Granizo salió de mis párpados.

Eres tú con las manos entre las hojas y
eres tú con el amor en balas
soy yo con las cenizas tuyas y eres tú con el cuerpo mío.

Siempre he pensado que la vida es el recuerdo que a uno se le escapa de la mano, es la soledad con lentes para vernos mejor
son los suspiros viejos de ese cansado reloj y,
es todo el alfabeto de tu nombre y yo aún seguir con sed.

Es la puerta y la mano
es escribir todas las palabras que podía caber en tu cabello
Y es todos los “siempres” que yo deje morir en tu habitación.

Es el te que la vida nos da gracias a vos

Es la pólvora que agregas a la imaginación del niño y es los “haría cualquier cosa por ti ”relleno de un tintero sin tinta.
Y es los “te quiero” ocultos regados en las macetas vacías.

Y es la misma sangre que obedece a una guerra de un patrón diario
eres tú con la violencia de las palabras y eres tú con los suspiros de uno mismo.
leer más   
5
2comentarios 39 lecturas versolibre karma: 61

Sin acceso para mi

¿Qué buscabas en mi mirada, princesa?

¿Hacia qué remoto lugar, viajabas?

Puse una gema de ónice en tu mano; robé un mechón de tu cabello, me hirió un alfiler incrustado

Vi partir el tren camino del valle, sin acceso para mí;
solo para los elegidos, de tu estirpe Nepalí

¿Cómo puedo otra vez desandar los pasos,
para volver al instante en que mi imagen, en tu iris se fue?

¿En qué lugar de la montaña sagrada duermes?

¿En qué lecho exornado de flores, reposa tu cara?

¿Que Sherpa a la luz de la luna cómplice, me ayudara a seguir tras tus huellas?

Hacia el Himalaya has partido, después de haberme prohibido, desafiar el ritual de los monjes del camino

¿Qué buscas en la mirada, de la herética balada de este poema yermo?

¿La puerta del lago eterno donde se bañan tus ojos y los míos, la leyenda y el misterio?

Mi alma desnutrida, bajo la losa oscura del abismo de los mares, viaja hacia el vacío en un carro de corales

¿Y tú princesa de Batandur, qué harás cuando se calme el viento?

¿A donde irán tus ojos, mis únicos dueños?

Tú eres señora, de las montañas verdes de jade

Yo por tu guardia, tratado cual villano,
tirado por la noche en un lóbrego calabozo inhumano.

¿A donde vas, princesa del valle encantado?

¿Que viste en mis ojos gélidos en gris ceniza tallados?

¿El fulgor de la hoja de acero que blandían mis antepasados?

¿Que llevas en la mirada, niña viajera con séquito hacia Katmandú?

Un pacto de amor infinito, que mi espada arrancó del cielo, y que hoy junto a un adiós, envuelve de orquídeas tu pelo
leer más   
11
8comentarios 91 lecturas prosapoetica karma: 118

Palabras

Palabras

Palabras,
eternas balas de plata
que se clavan en la memoria;
en el alma negra y gris
y la convierten en oro de treinta quilates.
Quién tuviera el don de la palabra,
y ser capaz con ella de ahogar el mundo
en un leve suspiro de agonía;
y después consumirlo todo a las cenizas
y hacer borrón y cuenta nueva,
como si las palabras no tuvieran fuerza,
como si fueran meras metáforas
que se diluyen en el espeso mar
de la hipocresía y el raciocinio humano.

Me gustaría ser palabra,
de esas que tienen algo que decir,
sustantivo de poder, de acción,
de actuar en el aquí, el ahora;
y cambiar el tiempo verbal
y construir desde el pasado
un futuro para nosotros
sin tener que cambiar de conjugación
y olvidarnos del nosotros.

Me gustaría ser palabra,
de esas que remarcan lo que es nuestro,
adjetivo de necesidad, de esperanza,
del corazón que se calla y no sabe hablar;
adjetivos mudos, pero adjetivos,
que connoten lo que no denotan,
que denoten lo que no se alcanza;
alejarnos de la mera nieve blanca
y ser polvo de estrellas fulgentes.

Palabra, al fin y al cabo;
como un verbo, adjetivo, sustantivo,
contigo como deixis personal,
en el firmamento, espacial,
y una estructura encuadrada
donde el mero pensamiento
se convierta en un eje cíclico
que se reitera hasta el final del texto
donde ya nada queda que decir;
donde las palabras mueren por un punto
Y final.
leer más   
2
sin comentarios 21 lecturas versolibre karma: 17

Cantos

Las victimas perecen y los corazones se pudren, los cabellos se caen.
La bandera hondea, el grito y su eco a lo lejos suena ¡Oh Patria eres ceniza!
Balas de rojo y bocas con hambre, manos de maíz y pasos de guerra.
Gendarmes y escudos, cuerpos en el asfalto y seducción en las palabras.
Tronos de oro y casas de madera ¡Patria me dueles!
Fronteras internas, proletariado ciego de nacimiento y colonias de adobe y lamina.
Monarcas que emigran al norte; en el sureste, hojas de palma como cobijas.
Soles nuevos, lunas viejas, días de siempre, ríos de noviembre.
Montañas escondidas a la vista del buitre, metáforas del azteca.
Mayas exiliados, cristianismo florece en los burdeles del epicentro.
Ciudad desprotegida, pueblo resignado, morenos de canela olvidados,
bolas de algodón para curarnos, fuego del imperio para llorar con nuestros cantos.
4
2comentarios 104 lecturas prosapoetica karma: 45

Amanece Europa, Europa oscura

INTRO

Empieza el día,
un nuevo día.
Vuelve a salir el sol
y las nubes.

Amanece Europa, Europa oscura.

Empieza el día
en la tierra empapada en sangre de siglos.
Demasiada sangre para tan poca tierra.
Alquitrán no es tierra.

Amanece Europa, Europa oscura.

Guerras mundiales, española,
Primavera de Praga, Mayo francés,
Balcanes, Chechenia, Grecia, Tarajal, ...
Mare Mortum: mortaja azul estrellada.

Amanece Europa, Europa oscura.

Primavera árabe,
invierno de sangre,
esperanza,
traición.

Amanece Europa, Europa oscura.

‘Miré al mar podrido
y de él aparté los ojos;
miré la cubierta podrida,
y allí los hombres muertos descansaban.'*

LA HUIDA

Amanece Europa, Europa oscura.

Huyen para encontrarnos,
huimos y no nos encontramos.
Su presencia, nuestra ausencia.
Su suerte, nuestra muerte.

Amanece Europa, Europa oscura.

Angustiados,
asustados del porvenir,
desalojados del presente,
¿de 'nuestra' casa?

Amanece Europa, Europa oscura.

Viento frío tras sus nucas,
brisa gélida a la llegada.
¿Quién eres tú, Europa,
para decidir su destino?

Amanece Europa, Europa oscura.


'Cerré los párpados y cerrados los mantuve,
y sus globos latían como pulsos;
porque el cielo y el mar y el mar y el cielo
yacían como un peso sobre mis ojos cansados,
y los muertos estaban a mis pies.'*

EL VIAJE

Amanece Europa, Europa oscura.


La sórdida luz de la mañana ilumina
rostros sin ojos y sin boca,
rostros que nos miran y preguntan,
rostros sin.

Amanece Europa, Europa oscura.

Esa temprana luz refleja en el Mediterráneo
momentos oscuros de vida,
luminosos como el sol.
¿No temes la oscuridad?

Amanece Europa, Europa oscura.

El tranquilo murmullo del mar distante
nos habla de tu silencio culpable.
Tripulación espectral
al albur de ninguna brisa.

Amanece Europa, Europa oscura.

'De sus miembros se deshacía el sudor helado,
no estaban podridos ni olían:
la mirada con que me miraban
nunca se desvanecía.’*

LA MUERTE

Amanece Europa, Europa oscura.

El cadáver y ella buscan la costa
en el océano sin brisa.
¡Si ella supiese qué camino tomar!
Él, sí.

Amanece Europa, Europa oscura.

Ella grita
sangre y dolor
desde el útero.
Sordo eco de las olas.

Amanece Europa, Europa oscura.

La luna escupe una mínima luz
que impregna en silencio la inmóvil estela.
Ella se aferra al cuerpo del niño muerto; él llora.
Iluminados.

Amanece Europa, Europa oscura.

Los niños se ahogan
con ojos abiertos de inocencia;
Tú, Europa, observas
con ojos cerrados de vergüenza.

Amanece Europa, Europa oscura.

¡Tantos hombres y mujeres!
¡Tanta hermosura vibrante!
Muertos bajo el lastre
de la esperanza y promesas incumplidas.


Amanece Europa, Europa oscura.

'Desperté y navegábamos,
como con buen tiempo:
era de noche, noche calmada, la luna estaba alta,
y todos los muertos juntos seguían.'*

LA LLEGADA

Amanece Europa, Europa oscura.

En la playa del Tarajal
cada brazada entre las olas
difumina la esperanza
asesinada por disparos de pelotas.

Amanece Europa, Europa oscura.

Ignoras el cuerpo blanco de mujer escupida en la arena,
lamentas las lágrimas de hombre en la playa, vacío,
cantas nanas a niños gaseados,
robas bebés recién llegados.


Amanece Europa, Europa oscura.

En las afiladas concertinas
bañadas en sangre
cuelgas llorando, habibi,
frente al campo de golf marca España.

Amanece Europa, Europa oscura.


'Todos seguían juntos en la cubierta,
y mejor hubieran estado en un calabozo sepulcral:
y todos me clavaban con sus ojos de piedra,
que a la luna brillaban.'*

ECOEUROPA


Amanece Europa, Europa oscura.

Ni viva ni muerta.
Oscuro recuerdo de lo que fuiste.
Ruinas de ti misma.
Campo santo amurallado, vallado, alambrado.

Amanece Europa, Europa oscura.

Ecoeuropa.
Ecomuertes recicladas en el Mare Mortum.
Arbeit macht frei. Take Back Control. On est chez nous.
Economía.

Amanece Europa, Europa oscura.

El coste de la vida
sube y sube.
El valor de la vida
baja y baja.

Amanece Europa, Europa oscura.

El pirata financiero os vende, nos vende
cada vez más caro.
El pirata multinacional os compra, nos compra
cada vez más barato.

Amanece Europa, Europa oscura.

Recién llegados con derecho solo al eco de su voz.
Retórica europea de solidaridad
marchita.
I+D: Indiferencia y desprecio.


Amanece Europa, Europa oscura.


Tierra de cenizas y escombros,
sangre y lágrimas bajo la arena
para no ser vistas.
¡Apaga el televisor!

Amanece Europa, Europa oscura.

Alambres de espino
construyen nuestro futuro: la hipoteca
marcan nuestro territorio: prohibido el paso
señalan nuestro nicho: propiedad privada.

Amanece Europa, Europa oscura.

La Europa de los judíos, maricones y gitanos gaseados
ahora
es
la Europa de los ahogados.

Amanece Europa, Europa oscura.

Europa,
asfixiada y sofocada
por tus propios desperdicios eco-ideológicos
y el hedor de tus muertos.

Amanece Europa, Europa oscura.

Invisibles
que luchan por sobrevivir
y les niegas
su condición de personas.


Amanece Europa, Europa oscura.

Europa hipócrita,
Europa cobarde,
Europa traidora,
podrida de melancolía.

Amanece Europa, Europa oscura.


La solidaridad europea
no descubre, encubre;
no revela, esconde.
Eco-engaña dentro y fuera.

Amanece Europa, Europa oscura.

Europa blanca
que escupe a los que llegan.
Europa que bosteza
mirando hacia otro lado.

Amanece Europa, Europa oscura.

El exterminio no es solo del cuerpo,
sino del pensamiento,
de la conciencia,
del alma.

Amanece Europa, Europa oscura.

Europa estiércol de una nueva cosecha
abonada con sangre.
Cruces de huesos y lápidas de chalecos
sobre la arena de las playas.

Amanece Europa, Europa oscura.

Europa, sombra de muerte,
grito de silencio,
hogar de muertos vivientes,
dóciles consumidores de nuestra desaparición.

Amanece Europa, Europa oscura.

Europa, ecosupermercado light.
Europa, puta compartida.
Europa, rotonda de muerte.
Europa, ecocementerio.

Amanece Europa, Europa oscura.

Europa sin norte,
Europa sin rumbo,
Europa sin vida,
Europa sin.

Amanece Europa, Europa oscura.

Europa marchita,
Europa espejismo,
Europa preñada de sangre,
boca putrefacta desdentada.

Amanece Europa, Europa oscura.

A pesar de tus remiendos,
las costuras del chaleco de fuerza
en el que estás embutida
saltan por los aires.


DESPEDIDA

Amanece Europa, Europa oscura.

En la noche oscura de lo humano,
amanece Europa,
Europa oscura.
Europa, no en mi nombre.

Amanece Europa, Europa oscura.


estás
anocheciendo.
¡Amanece en las páginas de tus recuerdos!

Amanece Europa, Europa oscura.

Donde solo expresan seguridad
los fanáticos.
¿Somos los humanos un error de Dios?
¿Es esta la Europa que queremos?




*Samuel T. Coleridge, Balada del viejo marinero, Visor de poesía, trad. de J.M.Martín Triana

(Tras la lectura de “La Noche de Europa” de Dionisio Cañas, Amargord Ed. 2017)
leer más   
10
2comentarios 194 lecturas versolibre karma: 59

Turín y sus recuerdos añejos

Una niebla densa como la lluvia
cubría los tejados donde dormíamos,
y los gatos maullaban
baladas de amor, y algún que otro recuerdo.

Se perdieron entre las nubes: el azufre del lamento
y la larga letanía de la escarcha
en un invierno que quema la ceniza
y que de herrumbre lo envuelve todo.

Juntos, tú y yo, y la absorta mirada
de los semáforos en rojo, callados,
en un rubor aurora que maquilla
las heridas del corazón poeta.

La plaza sigue mojada,
y entre los charcos, tus pisadas
llenas de barro y remordimientos
se alejan dando brincos por las rutas del cielo.

Llena la calle queda de pena,
y de entre el lamento y la amargura
nace una azucena blanca
que muere, gris, en la siguiente primavera.

Todo el invierno mudo se queda
en el llano del recuerdo y el azufre;
el infierno más frío en esta noche
de luna llena, que sin ti, se queda vacía.
leer más   
5
5comentarios 42 lecturas versolibre karma: 68

Sin sabores ajenos

Me he encontrado perdida en el tiempo
barriendo el silencio de las esquinas,
como si fuese gratis vivir
ocupé un espacio en la nada
gasté lo que no tenía
en sin sabores ajenos.

-¡ESTA NO SOY YO!
grité al cielo
al verme marchitar
en el reflejo de su ocaso.

Tras las sombras me hice cenizas
de lo que un día fui,
sin más culpas que la mía
fui cómplice de mi muerte
dejé la puerta abierta
las balas en el casquillo
hice mudos los pasos
y apunté yo misma.

Entre el dolor y el frío
he hecho de este atardecer
el cielo más nublado.
leer más   
7
1comentarios 59 lecturas versolibre karma: 73