Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 3480, tiempo total: 0.007 segundos rss2

Destrucción

No es posible respirar
cuando un peso aprieta fuerte
y se clava sobre el pecho,
ahogando hasta arrasar,
hundiéndote casi inerte
más allá del propio lecho.

No es posible amanecer
si no existen las razones
y te has dado por vencida;
cuando sientes que perder
estará en todos los guiones
anunciando la caída.

No es posible levantar
pues mis mares se han secado
y cual erial me arrodillo,
con afán de terminar
un derribo calculado.
Y agotada... yo me humillo.

Es imposible seguir
cuando el Alma ya está rota
y te duele hasta el aliento.
Es inútil resistir
a una muerte gota a gota
que se filtra en vil tormento.

No es posible remontar
sin más aire en mis pulmones.
Pausadamente diluida
me desangro sin rogar,
ya no quedan ilusiones.
Jaque a la reina abatida.

Doblegada entre imposibles
se apagaron las estrellas
de mi cielo.
Tras un muro de intangibles,
no quedarán ni las huellas
de mi duelo.
11
2comentarios 34 lecturas versoclasico karma: 131

Darme cielo

No mas correr,
ni congelar,
aquello que abandoné.

Mis emociones giran en ruleta delirante.
Que arroja veloz,
Lo que ya no me pertenece.

Pisar firme.
Valorar lo pequeño.

No esfumarme mas
en estímulo falaz.

Recibir al sol con ojos libres de encierro.
Desnudarme,darme cielo.
leer más   
11
4comentarios 29 lecturas versolibre karma: 122

El mejor sitio en el Juzgado

Quién me va a juzgar

cuando haya escrito este poema

cuando sin pudor desnude mi alma

para contar mis verdades.

Quién se va atreverse a levantar

una piedra en nombre de la falsa

moralidad.

Quién va a censurar mi sonrisa

cuando no fue capaz de secar mi llanto

Quién va ponerle puertas a mi cielo

si cuando hubo tormenta no me cobijó

Quién va llevarse mi primavera

si al llegar el invierno, se congelaron

hasta los silencios.

Nunca pedí nada, por eso no espero

nada.

Y por eso a la fiesta de mi entierro

Solo podrán ir aquellos que hayan

pecado de corazón.

Porque con ellos comparto

La imperfección que supone

ser humano.
14
7comentarios 65 lecturas versolibre karma: 130

Detrás Del Paraguas Negro Hay Un Cielo Azul

Ahí afuera todo es inmensamente frío. Todos nos prefieren amurallados y, en el mejor de los casos, mutilados. El “sálvese quien pueda” es lo que impera, y eso nos hace ser más egoístas. No hay demasiada gente que alegre la vida de la gente, en un mundo cada vez más aborregado y sobrepasado por los efectos secundarios de una tecnología intensamente monstruosa.

Sin embargo, si me ofrecieran mil deseos y un sueño por coronar, todavía seguiría eligiendo una ofrenda de canciones con alma para que me vieras aún cerrando los ojos.
Regalar música es grabar a fuego el recuerdo de este amor en una caja de cristal con el corazón boca arriba.

Uno siempre intenta que las horas nunca pasen de largo. Por eso, he dejado de entenderte para llegar a admirarte.


©Alejandro P. Morales. (2018)
leer más   
15
6comentarios 86 lecturas prosapoetica karma: 126

El ojo de la nostalgia…

Transportando mis plegarias al cielo.
Hacia su trono con desvelos
los brillos destellos de sus blancos
cerezos
Y sus trenzas descolgadas
en su pecho.

Tengo esperanzas y miedos.
Luz, sol, luna, sombras y sus recovecos.

Volverá, no sé.
Me dijo un hasta luego
estoy seguro que es sincera
es más, puedo decir, sin temor a equivocarme
que es un libro abierto.

Y volveremos a nadar
en la manta blanca de los sufrimientos
que cobija mis manos y las suyas
y nuestros secretos guardados
en las ergástulas azules del convento
apoyadas entre estatuas
casi tranquilas e impávidas.

Soy agua que se escurre entre las piedras

y ella,..... el manantial.

Somos el universo y ella es el Sol)))))))
leer más   
21
17comentarios 104 lecturas versolibre karma: 133

Tú eres

Sara tenía un hermoso plumaje blanco, ojos negros, su pico era muy rosado tanto como sus pequeñas patitas que solían dejar huellas en las plazas. Era una paloma muy hermosa y aunque solía enmugrarse mucho era digna de admirar.
Su color favorito era el azul y por esta razón quería convertirse en un hermoso azulejo como los que solía ver cada mañana en los árboles de los parques. Cada vez que los oía cantar ella también lo hacía, sus compañeras de vuelo solían burlarse de ella, otros intentaban que entrara en razón y le pedían que se amase a sí misma y aceptara el cuerpo en el que había nacido, pero Sara comenzó a creer que todos estaban en su contra porque no apoyaban su sueño y llena de ira se marchó al otro lado de la ciudad. Mientras volaba pudo notar a aquellas hermosas aves que ella tanto envidiaba, se detuvo en un lago y se miró en el reflejo que éste destilaba. Notó que su cuerpo era mucho más grande que el de ellos, su pico no era el mismo, sus ojos tampoco lo era y se odió mucho por no ser igual a ellos; De momento, a su mente se le vino un plan que cambiaría su vida y sin dudarlo ni un segundo, voló rumbo a la ciudad y se lanzó contra un pote de pintura azul que vio en la mano de un hombre y al instante todo su color blanco fue cubierto; Llena de alegría volvió a casa porque según su pensar era un azulejo sólo por portar tal color. Al verla, algunos se burlaron, otros, se llenaron de tristeza, otros, la apoyaron. Las palomas comenzaron a preocuparse y a pensar sobre qué hacer con este pequeño problema hasta que decidieron que lo mejor sería quitarle la pintura, pero fueron pocas quienes se oponían a la decisión que su amiga había tomado, por esa razón Sara comenzó a creer que era un hermoso azulejo hasta que llegó a olvidar su verdadero origen; ya no hacía cosas que las demás sí porque la pintura estaba dañando su plumaje, ya no volaba como solía hacerlo, dejó de cantar y de comer las semillas que los ancianos le lanzaban. Se sentía hermosa siendo azul como el cielo y aún más segura cuando las demás aves la defendían de quienes no estaban de acuerdo, para ella todo estaba bien y quienes debían cambiar de mentalidad eran quienes no aceptaban lo que Sara sentía que era.
Un día, mientras caminaba en el bosque, un viejo anciano que ya no podía ver muy bien la tomó pensando que era un azulejo y la llevó a su casa donde muchos de ellos vivían encerrados. Al llegar intentó meterla dentro de la jaula pero ésta era muy pequeña para ella, al anciano le pareció un poco extraño, tomó algunos alambres y le hizo una jaula un poco más grande donde la mantuvo muchos días. Todos la miraban asombrados y otros con temor pero ella se sentía muy feliz de que alguien por fin reconociera que era un azulejo porque ella lo sentía dentro de sí. Llegó la tarde con sus bellos colores, la noche con sus bellas estrellas y la mañana con su sol de verano en donde todas las aves cantaban menos Sara.
Al pasar los meses el anciano comenzó a notar que este gran azulejo no hacía lo mismo que las demás, la tomó y la observó un poco más. Sara ya casi no tenía plumaje, la delgadez que poseía espantaba, sus patas se habían vuelto gruesas y llena de heridas, la pintura se había escurrido casi en su totalidad al igual que su bello color blanco. El anciano tomó agua y la bañó haciendo que la el resto de pintura se escurriera de lo poco que quedaba de su plumaje.
Sara, llena de temor se defendía como podía e imploraba que no le quitaran su color, que ella era un azulejo, uno especial y de la desesperación lloró mucho, tanto que poco a poco dejó de luchar. Cuando por fin la tortura se había acabado, el anciano la secó con una pequeña toalla y la puso frente a un espejo diciendo:
“Que tonta paloma ¿Por qué te empeñas tanto en ser alguien que no eres?. No naciste en la especie equivocada, deja de intentar cambiarte. Los sentimientos tienden a engañarnos. ¿No sabes que la belleza de estas aves azules los lleva a una prisión? Tu color blanco es para resaltar el cielo, tu canto grueso anuncia la llegada del verano como el inicio de la nota más grave en las instrumentales de Beethoven y tus patitas rosa nacieron para caminar en las plazas. Puede que no sea la vida que sueñas pero, todos nacimos para cumplir una función especial y si tú no cumples esa función dime entonces a quién le darán de comer los ancianos que se sientan en los parques.”
Aquella paloma se miró al espejo y por fin pudo ver el daño que se había causado y comenzó a pensar en las palabras que este anciano le había dicho. Esperó hasta que sus plumas volvieran a salir y luego se marchó; por fin se hallaba de nuevo en las alturas, ella era Sara, una paloma blanca como las nubes del cielo y hermosa como la sonrisa de los ancianos, niños y jóvenes que la alimentaban.
Voló hacia un lago y se miró en el agua por mucho tiempo y aunque aún amaba el azul del cielo se dijo a sí misma:
“Tú eres lo que ves: eres hermosa tal y como ahora estás. No necesitas ser otra cosa”
leer más   
16
6comentarios 93 lecturas relato karma: 143

frágil amor

Bajo la lluvia en el mar tras
tu enfermizo aroma delante
la noche suspiro por tu
amor entre las olas

siempre miro el cielo hermoso
y maravilloso quizás este lejos
pero siempre estarás en
mi delicado corazón

Desde ocultar y callar poco fácil
de olvidar tu frágil amor invisible
soy ante ti pero siempre
tu esperanza estará en mi

seré paciente mas allá de mi
maravilloso corazón mientras soñare
con amarte entre las margaritas
te esperare para poder soñarte
leer más   
2
sin comentarios 14 lecturas versolibre karma: 26

Esta noche

Esta noche te escribiré un poema para decirte te quiero.
Con cada palabra abriré mi alma, porque sólo tú estás en mis pensamientos.
Esta noche bajaré la luna para alumbrar con ella tu cuerpo.
Le pediré un deseo al cielo y escribiré todos mis anhelos.
Esta noche amaré el silencio, encerrado en la cárcel de tus besos.
Y caminaré sereno hasta donde se unen la tierra y el infierno.
Porque sólo tú arrullas mis sueños, con la nana de tu voz de terciopelo.
Sólo tú calmas los demonios que encienden mis miedos.
Esta noche mi amor, correremos más veloces que el vuento.
Y haremos de una nube nuestro refugio eterno.
Esta noche y no otra, será nuestro momento.
leer más   
9
2comentarios 38 lecturas prosapoetica karma: 107

Como quien beso la madrugada

Llego con sabor a lluvia

De esas que mojan hasta el silencio

Y me dejo humedecido el aliento

Descubrí que cielo está más cerca de lo que parece

Y que para llegar allí no hace falta estar muerta.

Amanecí con el roció en los labios

Como quien beso la madrugada

Y no hizo falta nada más
leer más   
13
7comentarios 71 lecturas versolibre karma: 122

el valor de lo pequeño

sencillamente,
en su pequeñez
la semilla acuna,
dentro suyo
un bosque entero.

incluso lo pequeño
y limitado

es una extensión
de lo ilimitado
y vasto.

¡han crecido margaritas
en el cielo!

ɐ u ǝ ɹ o L
ǝ l ɐ ɔ o ı C
leer más   
14
2comentarios 46 lecturas versolibre karma: 124

Profecía y tino

Toda mi profecía es amarte sin violencia

hasta el final de tus días en mi.

Devuélveme la pertenencia

o enciéndeme la luz

se adelanta el invierno y la noche,

el cielo raso me alcanza la piel

y hace tiempo que mi vientre

es sólo regazo sin goce.



Ya caminamos antes

como almas sin pena

con el peso sonriente

a todo lo que dimos la espalda

entre golpes y sucedáneos.



Nada que temer,

todo por desvanecerse,

como flechas audaces

haciendo diana en círculos recelosos.



Quizá todo triunfo pendiente

dependa de la mala puntería

o aprender a cerrar los ojos.
17
9comentarios 74 lecturas versolibre karma: 145

Alquitrana luna de Septiembre...

Tus labios son como cerezos
con sabor a chocolate derretido
tu sonrisa es un milagro
confitado de azúcar y miel.

Tu Amor por la sencillez
me han puesto a soñar en mi terraplén
y en la alquitrana luna de Septiembre.

Me has levantado…

profundos sueños, >>>estoy dentro,
en ese valle silencioso y azul gravito.

Desatas mis miedos, >>>los enfrento
en tu lienzo de purpurina como relieve.

Me liberas, >>>desaparezco
como las aves surcando el vasto cielo.

Solo espero que haya un día más
>>>>>>>>>>en tu calendario

lo deseo en mi Alma
lo quiero en mí ser
lo anhelo en mi corazón.

A mi corazón no le importa
que le hagas una incisión.

Eres tú, soy yo.

Ramón Pérez
@rayperez
20 de septiembre 2018
Cabimas, Venezuela.
leer más   
17
14comentarios 89 lecturas versolibre karma: 139

Oda a la noche

Bajo las estrellas,
hago un soliloquio,
en el que recito
mis versos más hondos.

Le canto a la luna,
al cielo le elogio,
exalto a las sombras
con júbilo y gozo.

Hago un panegírico
a modo de encomio,
lleno de lisonjas
en alegre tono.

Al tardo crepúsculo,
al silencio sordo,
al ocaso pleno,
y al velo borroso.

Quizá algunas veces,
cegado está el ojo,
pero ni una crítica,
ni siquiera oprobios.

Si el brillo es de plata,
yo digo que es oro,
si tu no ves nada,
yo percibo todo.

Entre la penumbra,
mil besos hermosos,
la tiniebla oculta
el rubor del rostro.

Ensalzo a la noche,
tiempo de reposo,
retiro sereno,
sentirse bien, solo.

Se apagan las luces,
soñar otro poco,
hechizos y magia,
vivimos los locos.
10
4comentarios 54 lecturas versoclasico karma: 110

Cuerpos invernados en el edén…

Los cuerpos invernados
permanecían en esferas boreales
en el acantilado azul de los reflejos.

Esferas

Etéreas

Circulares

Boreales

Ondulares...


Noche sin estrellas, lóbrega oscuridad
Jardín del edén...

El Odín toca la trompeta.

Los cuerpos se levantan.

El plasma de luz trasiega.

El cielo está estrellado...
los cuerpos invernados
sacuden su letargo.

El corazón late...palpita demasiado.

Los músculos se comprimen
un cálido susurro mece los cabellos
y se avivan los genitales
salen del valle del edén.

Ya alcanzaron la pubertad

y el tumultuoso silencio,

cargado de ecos
solo les acompaña...

Ramón Pérez
@rayperez
Febrero 2017
Cabimas, Venezuela
leer más   
7
2comentarios 27 lecturas versolibre karma: 104

ENCARNÁNDOSE... (Experimental)

ENCARNÁNDOSE
(Experimental)

Ninguna voz alumbra esta vieja pluma
donde vuelan amargas las tintas cayendo
los ofendidos abejorros y los cristales opacos.

Lo saben las ventanas cerradas
abriendo en el techo pétalos caninos
comiendo las frágiles auroras temblando
con las manos que pesan el viento
al pasar absorto el huerto
yerto extraño en la estatua viva.

Así flotaban las letras temiendo
Así flotaban las palabras en el río
herido por la brisa enarenada
en las ramas plateadas de agujas oxidadas
por el deber agonizante del fruto
en el campo de mudez humedecido
y los bosques secos en un plato.

Quiere escribir porque a las hojas duele
el otoño de paja y hojalata dulce
como despierta el silencio del diente
tan lejano en el reloj parado.

Quiere escribir al mar embotellado,
enrojecido, anciano y libro ignorado
por el rayo en el sombrero de piedra
con la verdad que asesinan los vocablos.

Es una oruga de hule que huele a miel
que duele al eco enterrado
entre los cristales que manan inclinados
por quebrar al horizonte las pestañas.

Puede la tinta sepultar las mariposas
escondidas bajo el ojo del camello
y desvestir los lagartos de madera
en las heridas del tapíz o las lechugas.

Porque los dedos encerados ayunan
arriba del cementerio de mosquitos
y doblando la esquina indiferente
turbada entre las ruinas nuevas
y las arañas de los viejos licores
y las bibliotecas de polvo y harapos
a lo lejos cosechan el olvido
que dibujan al mundo del hongo
las mordidas del vuelo desplumado.

Mira, la razón se pudre lenta
en los cajones desgarrados del cepillo
en las hierbas que comen luna
en los helechos que tiñen lana
en las manzanas que cuentan cuentos.

Mira, mira,
como encarnan las miradas huecos
afeitando las arenas en barriles
aceitando los años en un siglo
de millones y de vendas y cadenas
encarnándose al anzuelo, mira, mira,
¡ Que el cielo te esta mirando !.

Autor : Joel Fortunato Reyes Pérez.
leer más   
15
13comentarios 88 lecturas versolibre karma: 140

Árbol del amor

Me diste y me quitaste
el oro de las dichas.
Sembré sueños
Y cosecho pesadillas.

El árbol del amor
Tarde o temprano da
Sus inevitables frutos de dolor.

Se llama soledad
A los estruendos del silencio,
Se oyen como llueven,
Las lágrimas del sol.

Miente la ausencia
Cuando dice que no estás.
Tu olvido es la pesadilla
De la intento despertar .

Voy buscando consuelo
Con el alma frágil,
como la piel,
Con un dolor que hace ver ínfimo al cielo.
leer más   
21
10comentarios 108 lecturas versolibre karma: 130

Hemos Visto Lobos

Me gustaría vivir
en ese momento
donde el cielo
y
el mar
se fusionan
y no sabes diferenciar
cuál es cuál
y por un momento
parece posible
nadar entre las nubes.
Me gustaría que vivieses
ese momento
a las siete de la mañana,
cuando el sol aún
es demasiado
tímido para salir,
escuchando a Coldplay
mientras conduces
hacía ninguna
parte.
Elijo ver la belleza
en este mundo,
todas las caras
de la moneda
e inventar unas nuevas
si no hay
más de dos.
Quiero que elijas
ser real,
el puente entre
la ilusión
y
la realidad.
Que puedas vivir cien años
y si es posible
alcanzar la inmortalidad.
Pero hemos visto lobos,
deseosos de devorar
nuestras entrañas,
buscando a nuestros fantasmas,
algo que les haga comprender
por qué no solo somos
lo que ellos ven.
Pero has visto lobos,
con colmillos más rojos
que la sangre que corre
por nuestras venas,
caminando por el bosque,
acechando entre las sombras.
Sí, hemos visto lobos.
Atemorizados,
aullando lo que Shakespeare
dijo una vez:
"El infierno
está vacío y
todos los demonios
están aquí."
Y es que después
de luchar a capa
y espada,
de conjurar hechizos
y palabras
no pudimos derrotar
aquello que nos hace mal.
Por que, sin saberlo
o
sabiéndolo demasiado,
los demonios éramos
nosotros.
12
4comentarios 73 lecturas versolibre karma: 123

Terremoto

El solo leer la palabra
me causa un remolino de
emociones...
No temas, solo quiero dejar
estas letras en la memoria
de quien las lea...


12:00 hrs. sonará la alarma
sísmica.
Un minuto de silencio en
memoria de las víctimas.

13:14 hrs. otra alarma
sísmica sonará...
para recordar la hora
en que muchos la vida terrenal
dejaron y otros volvieron
a nacer...
Un minuto de silencio...


Tres deseos:
Paz eterna para aquellos que
solo unos pasos se nos
adelantaron...
Honra y gloria a quienes fueron
héroes y heroínas y
rescataron vidas...
Consuelo para los familiares
y amigos de aquellas almas
que siempre en nuestra memoria
permanecerán vivas,
un beso a las almas abatidas...

Un deseo:
Si a mí me tocase entregar
mis cuentas en las manos
de las grietas de la tierra
desde ahora les digo que
los amo con todo mi corazón,,,
y si soy yo quien pierda a
un ser amado,,, desde hoy
te digo, que te amo con toda
mi alma y que en el centro
de la tierra, debajo de ella
o en el cielo, nos volveremos
a ver y abrazar para nunca
jamás separarnos...


Letizia Salceda,,,
leer más   
15
27comentarios 128 lecturas versolibre karma: 133

Noches de aguardiente

...

Voy de sombra en sombra recubriendo con papeles muertos a la mía.

...

He visto el cielo caerse a claveles
y he visto las muertes enterradas en todos los jardines.
No hay salvación. Las letras van buscando sus muertos
Y los poetas van buscando su gloria
Y llega en invierno, inesperado.

Porque la soledad de un desierto árido;
se unió a esta tristeza mia de piedra y sol.

Porque anduvimos por caminos abiertos.

... unos huelen a esclavitud y cadenas
y los otros a vino y aguardiente.
13
10comentarios 71 lecturas versolibre karma: 158

Ojos que todo lo veis...

Ojos que todo lo veis,
recorriendo el universo,
como el sol en las alturas
y la luna en su reflejo,
decidme en este septiembre
si mi destino es correcto
ya que el rumbo de mi nave
se ha escorado a barlovento
y no sé si estoy perdido
o voy bien para ir al puerto,
donde me espera mi casa
la familia y compañeros
y una viejita fornida
con un rostro muy travieso,
suspirando por mi nombre
una oración a los cielos...

Quizás os llegue a vosotros
ese susurro y el rezo
que se escapa de los labios
para obtener mi regreso,
pero entre tanto, vacilo,
porque mi rumbo es incierto
aunque le pido a la luna
que me mantenga sereno
para que luego, en el día,
el sol me diga sin miedo
que despliegue bien las velas
y navegue proa al viento,
librando dura batalla
con el mar y con los remos
y así llegaré, sin duda,
hasta el puerto de mis sueños...

"...Ojos que todo lo veis
ayudarme en este intento,
para ver, por vuestros ojos,
lo que en los míos no encuentro..."

Rafael Sánchez Ortega ©
03/09/18
12
6comentarios 41 lecturas versoclasico karma: 137
« anterior1234550