Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 42, tiempo total: 0.014 segundos rss2

Hokku

En la laguna
veo unos cisnes blancos
nadando tristes.
leer más   
6
2comentarios 49 lecturas japonesa karma: 69

¡Querida mía!

Dulce me pareciste niña.
Eras como el viento en la noche,
que atravesaban mis sienes.
Contemplando el cielo sentía euforia,
de saber que estas en algún lugar escondida.

Tu sonrisa tan brillante, como plumaje de un cisne,
la belleza que desprendes, con sólo una mirada,
las palabras, que adornan mi aturdido alma.

Ahora no sé dónde estás.
Quizás, escondida en algún lugar
dónde las flores brotan de alegría
por tenerte a su lado.
¡Oh querida mía!
leer más   
8
2comentarios 47 lecturas versolibre karma: 93

Mi saquito

Despertar,
abriendo los ojos dormidos
frente a dos tostadas,
apunto de quedar atrapadas
en el infierno,
y observar como le salen alas
de Campanilla,
saliendo catapultadas
para besar la miel
que quedó en mis labios.

Se han mezclado los versos,
con las migas desparramadas,
se han mecido
por la ondulación suave
de los latidos de mi mano,
como una batuta maestra,
llena de notas musicales,
que recrean la brisa suave
de versos tonales,
volando, libres
como mota de polvo,
flotando en el lago
de los cisnes,
jugando a ser
partícula de luz.

Y se han convertido
en tempestades,
de versos quebrados
y sesgados
que caminan a gatas,
tratando de llegar
a lo más alto.

Yo, sólo guardo,
un saquito pequeño,
con algunas palabras
que hice mías,
es la cosecha
de mi vendimia.

Comparto mi pluma,
mis palabras,
mis versos,
mis estrofas,
mis poemas,
hasta mis puntos cardinales.

Es lo que tengo,
mi único tesoro
que guardo y no vendo.
leer más   
16
12comentarios 80 lecturas versolibre karma: 116

Viejo piano

Tanto tiempo que llevaba dormido
y esta tarde ha decidido despertar.

Quizá fue nuestro silencio
que lo desveló.

Sin espera ni dilación
nacen raudos los acordes
desde el fondo del viejo piano.
Impetuosos y decididos.
Con la vehemencia
de las cosas que están ahí desde siempre
y para siempre.

Dominándonos al instante.
Invadiéndonos.
¡Removiéndonos el alma!
Nublándonos los sentidos.
¡Poseyéndonos...sin tregua ni compromiso.

Triste, como es su costumbre,
un poco traicionero,
como queriendo atraparnos por sorpresa
y enrejarnos eternamente tras sus teclas.

De sus cuerdas brota a chorros aquel viejo tema
que tantas veces tú tocaste para mí.

Nos lo quiere regalar hoy...este piano agradecido.

Momento sin tiempo
apenas un instante.
Olvido del mundo... de la fanfarria...del clamor.

¡Notas que parlotean en mi cabeza como diablos!
¡¡Sonidos que me golpean como martillos!!
melodía...que nos hace temblar por dentro
¡¡Ritmo furioso como la ira del tirano!!
y a la vez suave...como del cisne, su plumaje.

Porque tu estas conmigo
y él lo sabe.

Lo sabe bien
porque nos ve y nos oye.
Nos lee por dentro
mira si nos miramos
siente lo que sentimos
¡ríe si reímos!
¡¡y llora con nosotros si lloramos!!

Este piano agradecido
que quiere acariciarnos,
y nos brinda lo que guarda con tanto celo
bien escondido
entre las fibras de sus viejas tablas.

¡Los compases mas profundos!
!los mas bonitos¡
!!los mas tortuosos los mas extraños¡¡

los mas tristes
los mas bucólicos

...los que apenas son un lamento...

los compases mas dulces
que jamás podremos escuchar.

Abrázame niña pecosa
¡baila conmigo ahora!
debemos agradecérselo.
No perdamos este momento loco.

¡Abrázame mi niña pecosa!
¡Agárrate fuerte a mi!
¡Tan fuerte que me hagas daño!
pega tu cara a mi pecho
¡que yo te sienta!

Bailemos como nunca
nuestra canción.

Y dejemos que el viejo piano
triste y agradecido...
nos arroje sus notas eternas...
y nos dé su consuelo...

y nos arrulle.


a la pecosilla mas dulce
que se cruzó en mi camino

J. Robles
leer más   
11
9comentarios 88 lecturas versolibre karma: 124

Te llevo bien.. Hasta que me traicionan los sueños

Me haces de tripas corazón,
a la vez que lo estrujas,
y te lo comes.
Una sopa de emociones al vacío.
Que revolotean en el plato creyéndose
letras que quieren convertirse
en poesía bajo tus labios.

Me haces ser la mejor versión de mi misma.
En formato original.
Sin doblaje ni subtítulos.
Ni escenas falsas de acción,
camufladas bajo efectos especiales.

Pero esto no lo sabes porque no estás.

Por eso necesito que te digan.
Que sigo siendo el patito feo con alma de cisne.
Algo triste.
Como Barcelona que llueve desesperada,
por verte.
Y tú, enamorando Valencia,
que te ve siempre amanecer,
entre nubes de papel.
Que a mí, sólo me quedan las noches,
en las que no estás conmigo.
Convirtiendo tú ausencia en cafeína
con la que sobrevivo sin ti.
Porque he deshojado los días del calendario,
como margaritas inocentes secuestradas
por jóvenes enamorados.
Intentando averiguar,
día sí, día también,
cuando te dejarás ver.

También necesito que te digan
que dejes de pensar en mí,
porque no paro de soñar contigo.
Que yo por ti, soy la excepción
que deja intactas todas las regla.

Necesito que alguien te lo diga.

Y que sepas que te pienso.
Que te escribo y te describo.
Mientras te siento, dentro,
te gimo y suspiro.
Que te quiero.

Porque si te lo vuelvo a decir yo..
No se que pasaría si te lo volviera a decir ..

No miento cuando les digo,
que tus brazos son la cuna
que mecen mi alma
entre la paz y la tormenta .
Y que eres cura para esta
esquizofrenia insana,
autoinflingida y diagnosticada.

Necesito que te digan que estoy
arrasando con los medios
para que no lleguemos
al fin.
Y es que no encuentro
justificación más bonita
que despertar
siempre,
desayunándote a ti.
13
8comentarios 87 lecturas prosapoetica karma: 92

¡Despertad Halagüeño!

¿Por qué la insistencia
De tomar control de la sociedad
Y fomentar su homogeneidad
Ante el vulgo y su existencia?

No me ciñe en la conciencia
Lo que con sagacidad,
Hasta la plena autoridad
Ha constreñido en su presencia.

Ante toda decadencia
Y su oprobia contestación,
Los asnos salmodian su canción
Con umbrías en su conciencia.

Y con bandadas triviales en el ara
¡Si!... en la cúspide del vasallaje.
El vulgo y su baladí equipaje,
Constriñe sus rodillas difamadas.

Al dimanar de su artimaña
Me ahondé en un insigne
Acicateado por un Cisne
Que pregonaba hazañas
Desde el tabernáculo de sus letrados.
Y sus cándidos y fecundos magistrados
Eran como dioses del Olimpo,
Causando un pueril abismo en mi limbo
Por tanta magia quijotesca,
Y mi solemne alma dispuesta
A verter rasos ataño,
Que en lo perenne de los años
Sus púdicas y mirificas creaciones
Han osado como bastiones
Lo excelso y apacible de su talante.
Increpando atávicos por delante
Y causando mi ademán ingente
Que tanto la augura de la gente
Había crispado en mi raciocinio
Como quimera de inquilinos

Al despertar mi realidad
Conocí el vergel de mi ciudad.
También pude apreciar el pudor
Con que el cívico y su sudor
Irguieron esta presea
Como toda una odisea.
Tanto en esculpidas esculturas
Como en proverbios y letras puras
Que perecen en la mirada intrigante
De la mezcla del rebelde al volante,
Que fue el nativo quijotesco.
Y junto al mulato ya dispuestos
A teñir lauros miríficos
Prometiendo su ras solemne a ser prolíficos
Ante la albura genocida.
Y aunque hallándose sin salida
Secundaron su braveza
Con arpegios en su cabeza
Del Gran Agüeybana.
Y con ufana heroicidad
Perecieron en sus gloriosos vestigios
Por impugnar el desprestigio
De traicionar su idiosincrasia
Tomaron el vergel de la eutanasia.

Nuevamente el infortunio
Se repite después de cuatro centurias,
Y a pesar de las Lemurias
Se devane un heráldico plenilunio.
¿La realidad?... Hoy es diferente
Ya que el atropello fue inminente
Causando un luctuoso rezago semilunio.

Ese vacío ahora naufraga
Y es trémulo de todo arte.
Porque ciñeron su filosofía por delante
Del vulgo que es quien paga
La desgracia de los insólitos subclavios.

Aunque nuestra sangre aún reluce
Lo que nuestra tierra induce
A la osadía de lo engavio.
Sien de preces en desagravio
Una lid devana en mis labios
Y una esfinge deslíe en despojos
Se le atañe a leguas en sus ojos
Todo lo insulso y deplorable.
Aunque nuestro ser admirable,
Poco etnocéntrico reclama
Todo lo que en el amor emana
En contra del displicente racismo.
Porque la Tierra es raíz del humanismo
¡Si!... La compenetración de almas profundas
Y aunque en la mente se nos inunda
Que el alba boreal es sobresaliente
La ingente del meollo y el austral van en alza
[hacia Poniente.

¡En alza hacia Poniente!

Sacudiendo el salazón.
Quedando en lo profundo la razón
De su deber y reconocer
Que en lo más recóndito de su ilustre oropel
Medra un capullo de nuestro vergel.

Ha de increpar en la alforja
Del sendero, del camino
Que su alba realidad amorfa,
Honra la carcoma que somos aurinos.

Aurinos mucho antes de su aparición
Diversificados en destrezas
Profundas como represas
De la filosofía análoga a la Ilustración

¡Su azoro no me sorprende!
Hasta el águila se espanta
Al escuchar las hazañas
Que el Guatibirí emprende.

Se les crispan las plumas al oír
Que los aires letrados e ilustrados
Fueron alguna vez gobernados
Por pitirres acicateados
En el cimiento de la cumbre.
Y a pesar que se vislumbre
Que nuestro gallo no tiene cresta
La lozanía acogerá su respuesta.

Al menos en ella reinciden
Mis esperanzas lánguidas.
Porque en todas las épocas álgidas
La ilusión halagüeña es la primera que elide.

¡Incógnito! Para el adalid y sus inmundicias.
Pues solo reina la codicia
De su oligarquía y su plebe
Siendo víctimas del despliegue
De tanta sangre y conciencia derramada.
Se necesitan fuerzas armadas
De ética y de moral
Para poder apaciguar
La guerra que los asnos
Han creado para los esnobs.
Destruyendo la esencia
De ser Libre por creencia
Además de por Derechos y Deberes.
Son triviales los saberes
De verter nuestro cabal vergel a sumisión
Del luctuoso vasallaje que dispone la
[llamada “Americanización”.

Cuando hasta el Guayacán centenario
Es numantino testigo y rival
De la profana expresión que hace rielar
A cualquier adversario.

¿América? No es cuna de los del Norte
Sino los que con su porte
Y quijotesco talante
Cultivan la verdad de su carácter.

¿América? Compone todo un hemisferio
Y no la putrefacción de su imperio
A costillas del mundo.
Cuidad “héroes” boreales su rumbo
No estaremos arrodillados muchas temporadas,
Aunque retornen en bandadas
Este pueblo perecerá con su formación
A pesar que no exista compenetración
Entre el tabernáculo cultural
Y la ética gubernamental.

A pesar del daño realizado
Por parte de ambos soberanos
Es deplorable y suplicio saber
Que nuestros caudillos ignoren el deber
Der ser humanos primero.
Y ante todo esto reitero
Trabajar por nuestro terruño,
Siendo un hermético mandamiento del mundo
Al embelesar nuestro nacimiento.
Honrando la presea con el comienzo
De esta odisea valerosa
Y dadivosa.
Mas cuando el vernáculo apacible
De nuestro vergel ineludible
Deja una huella permanente
En lo excelso de nuestra mente
Y en lo más recóndito de nuestro ser;
Identidad que ahondaré hasta perecer.

Aunque en el proceso nunca sea
El talante de ésta odisea
Y cambie menos la actitud
De toda la multitud.

¿Seguiremos como odaliscas
Con todas las inmundicias
Perenne en el corazón?

Nos esfinge y con razón
La perdiz y sus rasos
Que nos esperan con sus brazos
Abiertos en agonía
Sus mirificas estadías
De ser Libre y Soberano.
Lo halagüeño ahonda en nuestras manos.
¡Despertad mis Borincanos!
Con amor y talante de artesanos.
Para mostrarles al mundo el deber
De amamantar a nuestros vástagos con el beber
De ser un valeroso Antillano.
leer más   
5
2comentarios 34 lecturas versolibre karma: 62

Por las Barbas de Whitman

El gran Ciervo Blanco tocó con los cuernos la foto transparente de mi cuarto

(Algunas estrellas, a mi parecer, se comió)

Cuatro cisnes y treinta palomas
-Blancos todos-

(Si aquel tocó con los cuernos, estos lo hicieron con el pico)

Una serenata me vinieron a dar
Y trajo con Él Lira Celestial

Ponerme un árbol en frente me dice
Que en lluvia de luces me convertiré

O fantasmal nieve, en plumas
O en pétalos blancos de rosa también
leer más   
1
sin comentarios 40 lecturas versolibre karma: 10

El Fénix

Desde oriente una Virgen en la palma un azulejo
Y al oído le ha dicho
"Laus Deo"
Y avanza la criatura hacía occidente
Le crecen las plumas y las alas
Y la cabeza es de fuego
Y el humo de éste no es negro, sino blanco.

Anochecer

Las brasas azules que el ave ya muerta dejó
El tizne, hollín y carbón
La flor amarilla el cuello agachó
Pero ahí en las brasas el ave está
Y plumas gigantes azules serán.

Amanecer

Ya en el oriente el fénix ha salido
Y ha hecho al cisne salir de su ensueño
Los peces quietos fueron desayuno
El lago negro se evapora
Y pradera de llamas azules es ahora.
leer más   
12
3comentarios 71 lecturas versolibre karma: 93

Metamorfosis (@JanaRivera y @horten67)

Cuando nos arden las suelas de las alas de tanto arrastrarlas por valles de espinas, por canteras de piedra viva.

Cuando el cielo embarrado
cubre la bóveda del universo
de nubes enramadas,
los entes que reptan
hacen nidos con hojas de espuma.

Es entonces cuando asoman de sus cuevas los pájaros del arco iris. Las libélulas entre pucheros, los caballos que galopan en los márgenes del firmamento.

De la tierra surgen goterones negros
que se proyectan hacia el cielo,
provocando una tormenta de roca y lava.
Y galopando en elefantes alados
llegan peces de colores con pies de plomo.

Estallan mil pétalos en vuelo. Frambuesas y acantos envuelven mi regazo, recojo pedazos de hierba encerrados en pompas de jabón revoltosas, mis pestañas son bosques que el trueno roza.

Me envuelvo en una manta hecha de alas de mariposa,
formando un capullo, me acomodo a la sombra de un arcoíris de grises
y espero a que la primavera me nazca de nuevo en forma de otro ser.



JanaRivera y horten67

Imagen: cuadro de Dali " Cisnes que reflejan elefantes"
leer más   
21
42comentarios 255 lecturas colaboracion karma: 103

Es bonito tu regalo...

Es bonito tu regalo
y no sé ni qué decirte,
se me ahogan las palabras
de manera imperceptible,
además, al ver tu letra
he pensado en las raíces
de aquel tiempo de la infancia
con mil sueños y jardines;
eran años diferentes
de palabras muy sutiles,
pensamientos y utopías
de volar y de ser libre,
de remar en la chalupa
por la vida y sus abriles,
en la eterna primavera
donde somos tan sensibles.

Es bonito tu regalo
con las letras y matices
de unos ojos adorables
ya cansados de latines,
que ahora buscan la esperanza,
la ilusión y los candiles
en el parque San Francisco,
al amparo de los cisnes
y muy cerca de Mafalda
y los robles tan sublimes
que presiden todo aquello
con sus tonos carmesíes;
...y esto es la poesía,
el embrujo de los simples,
ya que quieren y hasta aman
a la vida y sus violines.

"...Es bonito tu regalo
que agradezco con el timbre,
y esa brisa misteriosa,
de tus versos cual rubíes..."

Rafael Sánchez Ortega ©
02/03/18
11
2comentarios 90 lecturas versoclasico karma: 88

Tus lunares
gotas de chocolate que salpican caprichosamente universos de seda.

Tus dedos
níveos pétalos de sol que el viento de la ternura posó una vez sobre mí.

Tus ojos
misteriosas noches árabes que inducen feroces deseos de traslado.

Tus mejillas
orillas de carne constantemente humedecidas por olas de rubor.

Tu risa
refrescante ungüento que tonifica los dormidos músculos de la dicha.

Tus suspiros
hilo refrescante de vida trenzado por latidos y profundas emociones.

Tu pelo
manantial de olor y suavidad bajo el que se esconden tesoros de cisne.

Tus gestos
reflejo de ritmo vital y hojas de té para quien tiene la suerte de observarte.

Tu boca
húmedo abismo por el que se despeña en solitarias horas mi imaginación.

Tus senos
convexos paisajes de hirviente porcelana cuyas sonrosadas cimas sueño.


sustento de este torpe mendigo que te desea, que te sueña,
que te adora, que te piensa, que te llora; que te quiere.
leer más   
15
10comentarios 79 lecturas versolibre karma: 104

Fidelidad inquebrantable

Va cantando su dolor
va llorando su tragedia
con elegancia en su nado
va por el apacible lago
triste, desgarrado nada solo
un hermoso cisne blanco

Cantando va a la muerte
y maldiciendo a su suerte

Cada día duele más su herida
ha perdido a su amada
con su alma destrozada
su vida quedó destruida

No quiere ya vivir sin ella

Nada acercándose a la orilla
donde crecen los laureles
frondosos árboles verdes
que a las aves dan cobijo

Luego agita sus alas
y corre sobre la superficie
de apacibles aguas azules
levanta con grácil elegancia

Mientras extiende sus alas
por el aire en último vuelo
entre lago y el extenso cielo.

Luego retorna a lago
con altivez y dignidad
con su canto magistral

Canta a su mala suerte
bello canto angelical
como puede la belleza
estar ligada a la muerte.

Alma mas limpia
de inigualable belleza
nadie nunca ha conocido
con tal fidelidad y nobleza

El amor siempre en esencia
de sentimiento entrañable
expresados en la naturaleza
en tan blanca criatura
de fidelidad inquebrantable.

MMM
Malu Mora
leer más   
12
4comentarios 61 lecturas versolibre karma: 103

Vida de luna y cielo

Ensamblándome una vida
con trozos de mar
y ventanas de luna,
una puerta de cielo
hacia la calle de enfrente
y una puerta de averno
en el patio trasero.
Un balcón hacia la laguna
donde los cisnes negros
flotan majestuosos.

Una gaviota revolotea,
a veces en mi sotano,
a veces en la azotea.

Un monzón de emociones
sopla el índigo
de mis sensaciones,
y un tsunami
de circunstancias
arrastra desechos marinos
adornados
por restos de almejas y coral.

Me llueven inviernos fríos
y me atosigan ardientes veranos,
y cuando la melancolía de otoño
acongoja mi alma,
vienes tú;
ataviada de pétalos
de mil primaveras,
con tu perfume de geranios
y luces de gardenias,
con tu melodía de amapolas,
y tus sensaciones
de violetas y buganvilias.
Y enciendes la chispa
que inflama la fogata,
y me siento vivo,
me siento pleno,
me siento musgo y raíces,
ramas y frutos,
trinos y cantos,
sol de la vida.





@AljndroPoetry
2018-feb-20
leer más   
23
28comentarios 182 lecturas versolibre karma: 104

Sorbos de pequeñas cosas (Colaboración @_Sejmet & @sarrd8r)

Gotas de café se zambullen en la taza
besando mi nariz con un aroma delicioso,
veo cómo entra el sol por la ventana
con sus dedos de luz
acariciándome los hombros.

Haces de calor, evocaciones
que suspenden la imaginación,
abstraída por éste incienso,
cuál atajo a otras vidas, otros destinos,
desvistiendo el presente de proposiciones.

Suave brisa que eleva el vuelo
de palomas de sudor
instaladas en mi frente.
Su voz pronunciando mi nombre,
oyéndose, de pronto, entre la multitud.

Laudo que me aísla de toda verdad,
hálitos desleídos que maquillan mi memoria,
cuando éramos una sola mano de veinte dedos,
asidos a sonrisas, acuarelas de lo natural,
miradas que cuentan los segundos
sembrando resuellos entre los embozos.

Melodía inherente a nuestra historia
es zumbido que decora la afonía
de los días aciagos.
Alborozo que se mide en sorbos,
entusiasmo contenido en los trazos
dibujados por las horas a diario.

Besado por el aromático testigo,
me devuelve mechones de felicidad,
como plumas de cisne monógamas del sol,
que al entrar por el ventanal recrea,
como diminutos cristales,
el amor de poliedros en las pequeñas cosas.
leer más   
24
24comentarios 181 lecturas colaboracion karma: 92

Sicomoros egipcios y cafés pendientes

En esta mirada mía, viajan:


Alquimistas de sueños

Globos aerostáticos

Bombas de vida

Cantos de cisne

Telescopios dorados

Sicomoros egipcios

Nenúfares aéreos

Tréboles azarosos

Besos helicoidales

Saltos mortales

Cafés pendientes

Ese café. El que nos prometimos con el roce de los dedos. El que quema los labios, callados. El que me amarga y me endulza los escalofríos. El que me eriza la memoria, pensando que vuelves.
leer más   
11
10comentarios 95 lecturas versolibre karma: 102

Soneto Canta el Cisne Llamando a la Muerte

Canta un cisne su dolor y tragedia
hermoso canto llamando a la muerte
maldiciendo llora triste a su suerte
el sufrimiento con saña lo asedia

Su pobre corazón se encuentra a medias,
desolado nada en el lago inerte
en este mundo nada lo hace fuerte
sólo muriendo su dolor remedia

Alma tan pura transparente hermosa
nunca mi corazón ha conocido
amor y fidelidad se desposa

Agita alas y corre sobre el fluido
vuela quiere reunirse con su esposa
cantando a la vida se ha despedido.

MMM
Malu Mora
leer más   
17
16comentarios 169 lecturas versoclasico karma: 109

Texturizado

Alumbré un recuerdo tibio
que deslumbró la dicha al pasar
mitigado de albor aquel rouge
el maquillaje con que tapo mi lunar.

Las lunas de un sueño profundo
son lagos de agua helada
espesa niebla en la mirada
que congeló el retrato de sus manos.

Envuelto en cisnes invisibles
las plumas de plata son navajas
afeitan mi rostro profesional
en las sombras de otra barba.

Soy capricho de lo áspero
tanta lija para el valor
retocando tanto hartazgo
para que aún mande el sol.
leer más   
3
sin comentarios 11 lecturas versoclasico karma: 40

Yo

Siempre llego tarde a mi propia vida,
como una marea que llega tarde a lamer las costas de una tierra indefinida,
y siempre quiero cantar como el cisne inmolado
pero jamás llego a tiempo para mi final esperado.

Quiero cantar y ser escuchado,
y reverberar en mí mismo, y ser visto,
pero siempre llego tarde a mi propia vida,
y por todos otros ya fui despojado,
y sólo me queda el silencio,
y dentro sólo me queda el tiempo.

Y pasa el tiempo, y de tarde en tarde,
pienso que he llegado,
pero me engaño,
y ardo, y estallo,
porque quiero llegar a tiempo,
y arder en un momento,
en ese momento, no en otro,
pero es mentira,
y ficción, y engaño, y otros sinónimos
que salen en los libros de medias verdades,
que dicen qué decir mientras no dicen nada,
y con rabia me trago mi lengua,
y mis lágrimas, y mi saliva
y más sinónimos que salen en libros de mentira,
mis mentiras,
más preciadas que el oro.

Siempre llego tarde a mi propia vida
¿Tú no sientes lo mismo que yo?
Como si no fueras nunca de ningún lado,
como si fuera del tiempo estuvieses fuera de lugar,
como un objeto desplazado,
lleno de odio, de furia, de confusión,
de brea ardiente en la que se funden los huesos
de los dinosaurios.

Oh, Dios, ya vuelvo a llegar tarde a mi propia vida.
leer más   
15
3comentarios 70 lecturas versolibre karma: 85
« anterior123