Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 1614, tiempo total: 0.017 segundos rss2

Miguitas de magdalenas

Tenía un abrigo naranja para los días que pesaban. Hacía livianas las penas.

Los labios vestidos en color frambuesa. Dejaban su marca en las tazas de café, como el que lanza miguitas en el camino para no perderse. Cada sorbo, una huella en el mapa.

Sentada en la mesa con flores naturales. Madera suave, pulida por el paso de vidas y manos llenas, corazones rotos y sangre en las venas.

Ella observaba el bullicio de la gente pasar por el ventanal de la cafetería. Era coqueto, el escenario ideal para practicar, con las comisuras rizadas, la magia de la mirada.

Miraba los gorriones llevándose restos de magdalenas en el suelo. Miraba repartidores de vida agitada. Miraba jardines que aguardan la lluvia.

Despacito se fijaba en los besos en las esquinas. Los bolsos llenos de rosas sin espinas.

Miraba caminando vidas desoladas. Preocupaciones a cuestas del que muere en el trabajo. De los que viven en treinta metros cuadrados.

Miraba cejas sinceras. Extraños que se cruzan y se saludan con la chispa del "buenos días" de verdad.

Miraba bufandas suaves. Pañuelos al viento. Corazones blanditos y almas que rugen con puro estruendo.

Miraba el amor del calcetín desemparejado con el que aparece en el otro pie de repente.

Miraba fuentes incesantes. Gotas de vida. Periódicos altivos y gafas tímidas.

Y miraba.

Porque ver no es mirar. Cuando uno mira, le pone el alma. Toca la puerta del pecho. A veces se entra de puntillas. Otras, suenan campanas y se alborota el cabello.

Déjame que mire, decía. Déjame que me beba el tiempo.
leer más   

etiquetas: mirar
3
2comentarios 17 lecturas versolibre karma: 49

La madrugada se paseó por las cuerdas de una guitarra

Érase una vez...
La madrugada se paseó
por las cuerdas de una guitarra.
Y el corazón se enamoró
de aquella música...
que llenó de colores
la tierra.
Hasta la luna sonrió
Y se olvidó de la nostalgia.
Bailó sobre el río de plata.
Caminó por el horizonte
Y acarició cada nota
con sus alas.
mágicas.
Así fue como la noche
embrujó al poeta.
El de los ojos tristes.
Y cautivó a la musa.
La de las letras bohemias.
Así fue como comenzó
Una historia interminable.
Y eterna.
leer más   
2
3comentarios 16 lecturas versolibre karma: 36

Desnuda

Hoy te espero desnuda,
Desnuda te espero.

Desnuda entre los colores verdes y rojos,
Los papeles húmedos y mojados de aceite
De la avidez de la existencia humana.
Desnuda donde habite todo,
Donde no habite nada.

Durante un segundo, estaré en plata
E iré susurrando a las águilas muertas
Del negro páramo oscuro,
Situado entre las distintas colinas perpetuas
Y mi vaivén del centro inerte.
Hoy se desvanece Alejandría,
Hoy soy humana,
Hoy, vendré a verte.

Gitana y de cristal estaré entera,
Reflejando poesías y tintas visibles
Que, durante el esparto, las conchas mentirán
En el caer del océano y el espectro.

En neón estará tatuado el mundo,
En neón estará entero.

Hoy iré deslizándome en tierra firme,
Mientras mi victoria y las águilas,
Rodean la bóveda de tu coraza
Hercúlea, yo, en tu cima
Tú, en la mía.

Escurre tus labios sobre la arena,
Siguiendo las distintas huellas.
Funde los besos con el irisar del mío
Y siéntete uno con mi mismo ser.

Hoy te espero desnuda,
Desnuda te espero.
leer más   
8
3comentarios 77 lecturas versolibre karma: 93

Color marron

Calientico, en ocasiones con un leve amarillo encima.
Con una especie dulce, en polvo dentro.
Humeante, con olor distintivo a calles.
Oir cuando vierto el néctar el rechinar de las burbujas que saco a mi país adelante.
Caliente, con olor y poca azúcar.
Me gusta de esta manera mi café a las cinco.
leer más   
1
sin comentarios 14 lecturas prosapoetica karma: 10

Es solamente porque quiero

Yo puedo y tengo toda la intención
de regalarte el cielo si quieres
el mar entero si prefieres
y el universo en una canción.

Yo puedo y me sobra valentía
para pintarte una primavera
sembrar flores en tu acera
llenarte de sol los días.

Yo puedo, sobre todo porque quiero
hacer un mundo en tu ojos
y que nuesto color sea el rojo
y nuestro mes sea febrero
leer más   
12
12comentarios 80 lecturas versolibre karma: 88

Mi madurez

No soy hoja en blanco
ni cielo sin nubes
ni carretera sin curvas
soy aire consumido
que reside en mi equipaje
a veces liviano como la brisa
otras pesado cono el plomo

Mis soles han curtido mi piel
mis lunas teñido el pelo
aún mis estrellas
continúan
susurrando canciones

No soy vestido a estrenar
ni hojas sin otoños
ni escrito sin tachones
soy copa medio llena
a veces de agua que calma la sed
otras de vino que embriaga

Mi vientre ha dado sus frutos
mi boca risas y lamentos
aún mi vida
se viste
con ojos de colores
leer más   
11
8comentarios 80 lecturas versolibre karma: 82

Cielo

13 El cielo se rompe, mi conciencia
23 Se agüita, la indignación se hace
33 Selectiva y el infierno está a la
Vuelta de la esquina. ¡Se vende todo!
¡Hasta el fin del mundo! ¡Se vende!
Las estrellas se escapan, los ídolos
Son el producto de la ignorancia.
La bandera es el trapo que se usa
Para limpiar las mentes.
Y la cultura es eso que con el tiempo
Se adorna con colores que nunca existieron.
leer más   
9
5comentarios 60 lecturas prosapoetica karma: 89

Color vital

Quisiera soplarle al viento todos los colores que pintan mis lunares, repartidos por mi vida y por mi piel.

Con los dedos acaricio el papel, pigmentos terrosos de holy y cañas de azúcar.

Me siento libre, como libélula violeta entre brotes de bambú. Verde manzana y madera gastada.

Cierro los ojos y el aire caliente del solsticio despeina mis miedos. El melocotón decora mis pómulos, el bermellón, mis venas.

Tengo recuerdos azules y horizontes claros. Tengo besos color chicle y susurros fluorescentes.

El color de la plenitud da vida a mis años. Mis metas son de tonos intensos, han ido llegando como fuegos artificiales.

Agradezco al presente la luminosidad de personas entrañables, el calor de la risa y la sensación refrescante de las almohadas sin remordimientos.

Soñar a pleno color y guardar trocitos de mi vida en esos negativos que jamás caducan. Porque el blanco y negro también existen. Porque sombrean fotogramas como escalones al cielo.

Abro las alas color pomelo, las de atardeceres suaves. Las de mañanas limpias. Las de estelas de aviones pespunteando las nubes.

Y revoloteo entre cometas, aquí, ahora.

Me desnudo el alma. Pinto la vida con luz en los dedos.
leer más   
6
7comentarios 34 lecturas versolibre karma: 71

Una vez se cruzó el sol con la lluvia

Una vez
se cruzó el sol con la lluvia.
Y del otoño
nacieron pétalos.
Se cruzó la luna con el sueño
Y de la primavera
nacieron versos.
Una vez...
Se cruzó el alma
con un corazón bohemio
Y nació el amor eterno.
Desde entonces....
Hay verdedas de colores.
Poemas de azúcar.
Quimeras de raso.
Metàforas de terciopelo.
Desde entonces....
Hay noches aladas.
Senderos de fuego.
Paisajes de marfil.
Y ocasos .. bordeando el cielo.
leer más   
13
8comentarios 85 lecturas versolibre karma: 93

Transparencia

soundcloud.com/maria-jose-luque-fernandez-247802184/transparencia-alma


Es mi alma transparencia que se quiebra cuando ocurren injusticias.

Es aura que brilla cuando el día es gris y prende la sonrisa para que el otro que me mira, se despierte y no se quede entre el lodazal que a veces es la vida.

Es color cuando abraza al que llora, al que sufre o está ya desahuciado.

Es fortaleza cuando necesita que su sangre sea vida y reviva los sentidos, mostrándole la vida como fluye y no se para mientras él se amarga por qué sufre y no entiende lo que pasa.

Es vida cuando cae y se levanta, cuando se resquebraja y desvencijada recoge sus cachitos, esculpiéndose a golpe de cincel, sin ser arquitecta de constructos vitales.

Y se que no lo entiendes,

Y se que no lo ves.

Es mi silencio el alma pura, como el agua que discurre ladera abajo, cuando fluye de la tierra.

Y tu,

no se por qué

no quieres verlo.

Marijose.-
leer más   
5
3comentarios 48 lecturas prosapoetica karma: 72

Te llamas....

Olor de pan a las cinco de la tarde.
Lluvia, cristalina dentro de la zona verde.

Vienes a mi, como yo voy a ti.
Unos más rápidos, otros más lentos.
Incluso, otros por voluntad.

Corres, te detienes, haces ver a todo como una fatigable perdida.
Me haces crecer, me haces reir, me haces sentir vivo.
Pero, me dices que al final, es un reloj de arena.

Eres tu, y soy yo. ¿Como?
Es la pregunta que me repienso y destruyó, pero siempre vuelvo a ella.

Emociones clandestinas, por miedo al rechazo, Instrucciones al odio.
Amor, a la vida, al valor monetario, a un olor de una piel, al verde insurrecto de tus ojos selváticos.

Eres vida, eres pasión, miedo y control. Tienes nueve meses dentro de ti, que esperan ser fuente de bondad.
Tus mejillas señalan el camino, eres estupendamente, eres solo eso.. eres.

Eres tu y gracias a ti, hoy te digo MUCHAS GRACIAS.

Diferencias idiosincráticas, pluralismo dentro de una misma corriente.
Rezos a las cinco bajo el sol y las perlas naranjas que resaltan los ríos y sus casas aledañas.

Grandes selvas, grises unas, con ciertas tonalidades culturales. Altas y bajas.
Mares de sonrisas blancas en paletas de colores que tienen historias comunes.
Manaure, Palenque, Bogotá, Medellín, Nariño entre muchas más.

Una taza de néctar color oscuro dentro de la rutina.
Una pequeña gotita de alcohol al almuerzo, Una dosis de fe bajo un tierno beso.

Montañas frondosas, paisajes únicos. mejillas color rojizo.
Labios color caramelo.

Desiertos, Nevados, Páramos, Llanuras, Selvas, muchas mas.
Son la carta de presentación de tus símbolos.

Gracias mujer de nombre Colombia.
leer más   
8
1comentarios 71 lecturas versolibre karma: 82

Plástico

Es probable
que detrás del plástico,
haya gente
cuarteada,
con la carga de la vida
desordenada
en la acera,
el corazón seco
y las manos aguadas.

Mientras tus ojos
de plástico ven
una alegría
coloreada
y fría,

yo veo
las cenizas
de una mujer
olvidada
y vacía.


©Alejandro P. Morales.
leer más   
10
5comentarios 51 lecturas versolibre karma: 83

De dos amantes que observaban el color naranja de la luz en el agua

Camisa de cuadros, blanca con negro, cuello moderno. Qué hacía dar la imagen de que era una persona con cierto poder económico, suponiendolo. Chaqueta de pana color café con leche, correa color negro, jean azul desteñido y zapatos deportivos cafés. La joven iba vestida con un atuendo veraniego, aunque el libre maratón del viento, rozaba su tersa piel generando una vibración inconfundible, que el hombre notó y cedió su pana cafe. Un gesto, noble, acompañado de un íntimo abrazo en donde los sentimientos y los pensamientos de la semana convergen en una danza furtiva, ante el pecador dedo de la sociedad conservadora, con estructuras que aún poseen ese brillo dorado que muestra una imagen viva de milagro.

Avanzaba la tarde, una leve mirada al reloj para disimular un bostezo, de ambos, un apretón forzado de ojos. Una mirada de aprobación mutua, fue un acto coordinado. La charla continuaba entre gemidos de charlas de manos cariñosos, risas por chistes, bebidas tanto calientes como algo frías, algunos pasteles y un cigarrillo compartido ante la mirada del resto de transeúntes, estaban ahora en una pequeña banca de madera, observando al río junto a sus góndolas, que adornaban con colores y atuendos al naranja del agua.
leer más   
4
sin comentarios 20 lecturas relato karma: 50

No cierres la ventana...

No cierres la ventana de tu alma,
gritaba un corazón muy dolorido,
que lleguen las canciones de las olas
y el polvo y el sudor de los caminos,
que vengan los olores y fragancias
de rosas, de violetas y de lirios,
llenando de perfumes las paredes
y entrando por rincones y pasillos,
es fácil que la brisa de los mares
nos deje su caricia en un suspiro
y luego que, estremezca nuestros cuerpos,
nos lleve de paseo hasta el Olimpo,
(recuerdos y deseos se confunden,
instantes de pasión nunca vividos,
estrañas sensaciones que amanecen
y buscan realidad en el instinto...)

No cierres la ventana de tu alma
si ansías conseguir vivir tranquilo,
espera que la nueva primavera
te muestre la ternura en sus sonidos,
la música, callada, de los bosques,
la dulce serenata de los ríos,
la nota silenciosa en la montaña,
la mano y partitura del mendigo...
No olvides los colores y las sombras
ni creas que los hombres no son niños,
quizás porque se visten de mayores
y llevan en sus labios el pitillo,
recuerda que las almas más sensibles
esperan de unos labios su cariño
y buscan ese verso y las palabras
que están en las pupilas sin ruido...

"...No cierres la ventana de tu alma,
gritaba un corazón a su destino,
permite que penetre la esperanza
del faro que te diga que estás vivo..."

Rafael Sánchez Ortega ©
13/06/18
11
10comentarios 81 lecturas versoclasico karma: 100

Amnesia

Sensación dulce pero extraña
he tenido al despertar,
pues no sé si esta es mi casa...
debo recapacitar.

Mi nombre se me olvidó,
no distingo bien mi cara..
pero tengo una razón
que mantiene mi esperanza.

Lo primero que recuerdo,
es el eco de tu voz,
y lo último un anhelo
por besarte con fervor.

Sí me acuerdo de tu piel,
saladita y remojada,
de tus ojos color miel
e infinito en tu mirada.

Pero en cambio se me escapa
cómo he llegado hasta aquí,
y ahora dudo de que haya
nada más después de ti.

La cordura me falló,
se fugó por la ventana,
y el cerebro se rindió
a una mente obsesionada.

Ya no sé si soy humano,
dónde voy o a dónde fui,
pero sí siento aún tu mano
acariciando mi nariz.
leer más   
16
12comentarios 95 lecturas versoclasico karma: 95

Humo

Espinas de la levedad
astillas de los colores
huesos que flotan en el mar
muerto de los amores.

Ser sin ser
estar sin estar
suspiro vahído de flores
nube ausente de piel
arado pincel
que dibuja besanas
en la dehesa del vientre
lluvia distante que hiere
deja a mi tierra mojada
te amo solo a ti
y a la nada
gemido cascada
de yerma fuente
espasmo volcán
de inexistente lava.

Esbozo de mariposas
en el corazón
alegoría de estrellas
en un pozo
incienso espurio
humo del desvarío
te amo solo a ti
y al vacío.
leer más   
5
2comentarios 26 lecturas versolibre karma: 68

Alma triste

En el fértil lenguaje de un alma triste
abundan los trémulos pensamientos de frases arrugadas,
donde una flor vuelta espina en el corazón subsiste
punzando y destilando pesares y negras filigranas.

Es cuando el arco iris transformamos en ceniza,
es cuando los vistosos corales llenos de colores
transmutamos en un mundo de muertas hortalizas,
donde pulula lo negro, lo muerto, lo desabrido y los desamores.

Es cuando nuestro pensamiento anda cabizbajo,
es cuando nuestra alma apenas se levanta en un gemir suspiro,
es cuando aún, dar un paso, es algo de gran trabajo,
es cuando ni siquiera a nada… yo aspiro.

En el fértil lenguaje de una triste alma,
vemos a la muerte como una fecunda amiga,
amiga que nos visita con apego y perniciosa calma
mientras con sentimiento de culpa nos abriga.

En ese engañoso dormitar de triste silicio
nuestra mirada taladrando el horizonte,
como buscando aquel esquivo y deseado hospicio
que nos acoja con dulzura y no como un clerizonte.

Es en ese germinar de melancolía
donde se le siente peso al tiempo,
donde damos por perdida la alegría
y aún lo hermoso es un contratiempo.

Rafael Puello
Barranquilla – Colombia
leer más   
15
11comentarios 84 lecturas versolibre karma: 88

Roma y su luz

Y caminaba por las calles de Roma como una hoja de olmo en verano. Moviendo su haz y su envés al ritmo de la luz.

Calles color canela, entre rojizos y tierras. Grietas llenas de vida con macetas de flores. Llamativas.

Helados en la plaza Navona, adoquines y fuentes barrocas. Trevi y monedas al aire, fotogramas obligados en parpadeos alegres y miradas furtivas.

Catacumbas entre arena. Gladiadores y humo, acero imaginario en el fragor del Coliseo.

Júbilo de sentidos saboreando canelones frente al Panteón de Agrippa, sonreía al sol mientras el limoncello daba pinceladas ácidas a la Historia... y a su vida.

Anotaba en su pecho siglos de mármol y filosofía. Vibraba en el Foro con los frisos en pie, resistentes a sucumbir al olvido.

Alzaba los ojos al cielo siguiendo la espiral de relieves en la Columna Trajana, trenzada entre nubes en mañanas claras.

Helenismo en los ojos, del ethos al pathos, sonrisa en su cara.

¡Qué importaban las prisas! Cipreses y viñedos se mecían con calma al compás del viento, dulce.

Flores al aire. Luz de vida. Tez morena.

Roma y sus calles. Sabor a lima. Color canela.
leer más   
11
23comentarios 115 lecturas versolibre karma: 97

Estelas

Una estrella fugaz cerró el negocio de los sueños
y un sol que descendía apuñalo mi rojo cielo,
sin luna que lo salve porque no salió de nuevo
por tanto enamorado que quiso bajarla al suelo.

Viendo amores de cometas cada cuatrocientos años
que se estrellan en la tierra de planetas tan huraños,
que se aferran a recuerdos, que no dejan ir el daño,
que por su propio peso ahora colapsan en su engaño.

El cadáver nebuloso de una estrella ya sin brillo
va opacando por envidia los colores amarillos
de una estela de esperanza tan tenue como un cerillo,
presagiando un buen futuro, talvez ruinas de un castillo.

Los astrónomos me cuentan que se expande el cielo azul
porque estamos tan distantes que abrazar ya no es común.
Entre mi beso y tu frente son doscientos años luz.
No distingo el polo sur de tu corazón de iglú.

Con pasión sueño despierto que me vuelvo súper nova
que me fundo en unos versos donde la única que llora
es la luna entristecida convertida en una loba
que va aullándole al recuerdo del que, al verla, se enamora.
leer más   
11
10comentarios 61 lecturas versoclasico karma: 95

Risas a la sal y pimienta (colaboración con @horten67)

Estornudar raudales de risas. Cocinar con sabor los pequeños momentos. Compartir trocitos de regocijo, amasar la amistad, hacer de la vida un feliz revoltijo.

Poner sabor a la vida, con chispitas que explotan en la boca y hacen cosquillas en el alma. Sonreír juntos, en conjunto y juntando carcajadas y bromas que limpian lágrimas pegadas. Esas que se adhieren, se adueñan e inundan las mañanas nubladas y las noches sin luna.

Echar carreras a los pájaros en el cielo, a las hormigas en el suelo. Que crujan los bordes de la pizza. Beberse la vida con bien de hielo y un millón de burbujas.

Y si nos falta color en las mejillas, pellizcos de abuela en los mofletes. Canturrear cuando la voz está quebrada y cantar a pleno pulmón cuando se recupera.

Y si llueve, botas de goma rojas. Y si nieva, gorros de colores y manoplas calientes.
Sopa de pan calentita cuando el corazón es mendrugo duro.

Y silbar en la ducha cuando el agua nos limpie tropiezos y deshaga los barros. Aplaudir los logros y zapatear con fuerza sobre los fracasos. Brindar por la suerte y lanzar hasta Júpiter al hombre del saco.

Tomar la medida al miedo para hacerle un traje de faralaes, y bailar hasta que se rinda a tus pies. Después descorchar una botella de ganas y beber hasta quedar borracha de vida.

No hay más vida que una.

No la pierdas, no la tires ni la malgastes.
Disfruta cada día como si fuera el primero y el último, y no olvides nunca, que todo sabe mejor CON SAL Y PIMIENTA.


[Estas líneas son fruto de la complicidad que une a personas que no se conocen, pero se conocen: las ganas de espachurrar la vida y de dar rienda suelta al estornudo del alma...la risa]

Imagen: obra de Horten, que es una artista del buen humor.
leer más   
11
15comentarios 116 lecturas colaboracion karma: 90
« anterior1234550