Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 3, tiempo total: 0.009 segundos rss2

La caída hacia adentro

La brutalidad de mis padres
que por amor
queriendo enderezar
lo que para ellos estaba torcido
lo que hacían en realidad era quebrarme
en algo que en el fondo no era yo
trato de encajar en lo de su molde
máscaras, poses por todas partes
sólo por complacer
y yo, migrando hacia mi mismo
como en una caída.
Una soledad como un océano
y un punto como la isla que soy.
¡¡Nadie me conoce!!
y aún sigue la comparsa.-

@ChaneGarcia
...
leer más   
18
6comentarios 80 lecturas versolibre karma: 108

Adiós mis poetas

¡Piedad, corriente de los años!
Que el trueno y la comparsa
arrastran mis arrebatos.
Lúgubre la tumba de mi silencio;
mortajas de sonetos velarán
mis huesos hasta el amanecer
cuando la lluvia siembre cristales
sobre mi lápida de viejos arrabales.
¡No lloren, mis poetas amados!
Con hojas de viento
mi última inspiración he de escribirles;
dirá con música y arroyo de emociones:
“adiós mis cantores, el sueño
me vence pero no mi admiración
por la fuente de sus voces”.
La muerte es una sombra de cálida planicie;
no le temo, al igual que los gendarmes de la miseria,
que la esperan sembrando sueños
en tierras áridas de hambre.
Me iré desnuda, y con el alma altiva
después de vivir para la pluma,
y algunas alegrías.
Aspiro a ser inmortal
en aquel amor que nunca quiso
mi pobre ser apesadumbrado
por un roce de sus labios.
¡Adiós mis poetas!
La medrosa oscuridad me lleva.
No olviden que alguna vez por sus caminos crucé,
fui brisa en sus corazones
y luz en sus tinieblas.
Cuando la tarde llegue,
posen su mirada en lontananza;
allí pernoctaré custodiando su futuro de lauros y soles.
¡Adiós mis poetas!
Creced como las espigas al cielo.

Yaneth Hernández
Venezuela
leer más   
11
6comentarios 39 lecturas versolibre karma: 49

Consumición

Me consumo lentamente en el silencio de los días
como un fuego que se extingue
o arroyo que se seca
me apago, me evaporo.

El combustible de mi voluntad se ha acabado
intentar la vida no sirve.
Me consumo.
No puedo más.
Me destrozan las fauces de la bestia: el mundo.
Mi virtud es burla de protervos.
Nada de lo que diga importa: no entenderán,
nadie entiende lo que no le interesa.
Yo enmudezco.
Me anulo.

Soy la flor en el basurero,
lo que queda en pie ante la ruina.
El grito ahogado en la fiesta de la humanidad
único rostro desfilando en la comparsa
sin máscara,
la cara triste que difiere de la alegría acartonada de la vida.

Mostré a todos la mueca del dolor
entonces fui expulsada de su falso paraíso.
Y me consumo.


Heclist Blanco
4
sin comentarios 33 lecturas versolibre karma: 55