Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 80, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Killing an arab

"staring down the barrel
at the arab on the ground".





Los sonidos del silencio
Asfixian mi esperanza malherida
Son barriles pesadísimos
cayendo sobre niñas sirias.


Roberto escribió:
“Mirando abajo del barril
al árabe en el suelo”


Y ahora, un gringo
Malhechor, malinterpreta
El mandato del artista.


“Veo su boca abierta
pero no oigo nada”.
Los sonidos del silencio
Ya son barriles sobre cuerpos sirios.
leer más   
16
3comentarios 147 lecturas versolibre karma: 99

Muros de odio

Separados por la línea
con la que el miedo traza límites
se construyen muros de odio
que hablan de identidad y de naciones.
No busco patrias,
ni tierras levantadas con egoísmo.
Guarda tu desprecio
y no mires hacia otro lado,
tal vez no sea tan distinto.
leer más   
13
2comentarios 81 lecturas versolibre karma: 87

¿Qué pasaría, si...?

Entre dos mundos:

Cuando el invierno se recrudece
y sin tregua oscurece el reflejo del sol;
cuando la historia se pudre entre musgos
y se muere con calmada indiferencia...
¿Qué pasaría, si...?

Si el viento feroz dejara de vagar
por los escombros sin dueño, sin luz;
si la noche corroída dejara de patrullar
las almas condenadas, sin destino, al silencio.
¿Qué pasaría?

Si la soledad del tiempo,
si la cantidad de sueños robados
y los recuerdos envueltos en llamas
pudieran hacer eco.
¿Qué pasaría?

Si los minutos abandonados a su suerte
pudieran mirar atrás;
si las vidas partidas en trozos diminutos
esparcidos por el universo

pudieran gritar enloquecidas, palabras,
palabras impregnadas de deseos, de verdades,
de corajes, de esperanzas y de olvidos.
¿Qué pasaría?

Qué pasaría si la historia no les mintiera.
Qué pasaría si los hogares abandonados
se volvieran a llenar de risas, juegos y algarabía.

Qué pasaría si la nostalgia y la añoranza
despojadas de llantos se pudieran borrar de una pluma.

Qué pasaría si los individuos socialmente ignorados,
humillados e incomprendidos proclamaran la verdad, la voz y el lugar.

Qué pasaría si fuese posible formar parte de un mundo
sin posiciones, sin linajes, sin razas,
sin fronteras envenenadas, sin leyes contaminadas,
sin injusticias justificadas; los abrazos rotos;
los padres sin hijos e hijos sin padres;
los cuerpos asesinados sin memoria.

Y después de tanto infortunio y tinieblas, qué pasaría,
qué pasaría si el cielo abriera, por fin, los ojos y dijera: ¡basta!
22
10comentarios 169 lecturas versolibre karma: 101

Huir sin retirarse

Hay algo en la huida que no se va.
Corre la angustia encarnada en los labios,
marcha indignación
de la mano de iris grises, disecados,
y se aleja el horror
enfundado en piernas, brazos
que avanzan sin saber a dónde van.
Sin embargo, permanece
lo que fue y no será fuera de allí:
vida arrancada al trozo de vida
que se hunde en el fango.

Hay algo en la huida que no se va.
La arruga en proyectos, los sueños inermes
o la historia amarrada a un cascote
de piedra de casa arruinada
que puede algún día, quién sabe,
volverse hogar.
leer más   
26
10comentarios 194 lecturas versolibre karma: 106

Próximo

Sube el nivel del mar Mediterráneo desde la costa,
las olas que rompen llevan algo muy distinto a la paz.
Les llaman refugiados pero no es un refugio Europa
las nubes del cielo llevan un logo de publicidad.

Aunque la vida venga del agua no debe terminar allí,
que desgracia enterrarse en la arena y saber que no podrás salir.
Siguen esclavos desde Egipto a Berlín,
las cadenas de la historia son muy largas.
¿Cómo despreciar a quien tiene como despertador un misil?

El tercer mundo son tan sólo los suburbios del primero.
Ni Allah, ni Jesús, ni Yahveh,
las llaves del cielo son tu raza, tu sexo y tu dinero.

En el lejano mundo de los otros rige la ley de la selva,
el mayor, más gore y crudo reality del mundo.
Sólo el dolor diferencia al espectador del espectado,
el gran teatro donde el ser humano se acerca más a la bestia.
Donde se bajan telones y levantan concertinas
se intuyen las sombras pero las únicas fronteras son las epidermis.
18
sin comentarios 64 lecturas versolibre karma: 98

Éxodo

He huido, de mi patria
no migré a otro país por el gusto
de ser exiliada, sé de la ignominia
que sufrimos los migrantes.

Que sabe nadie del éxodo
y mi existente dolor la amargura
de mis lágrimas derramadas
con las que marco el camino de ida
sin saber si algún día volveré.

Que sabe nadie de lo difícil
que es estar lejos de la patria,
de ir haciendo camino constante
cargada de sueños y esperanzas
en el pecho por la tierra añorada

La soledad día a día me acompaña
exiliada en un país extraño
de idioma y costumbres extrañas
que me acoge, pero no es mi hogar,

Y heme aquí con miedo, la incertidumbre
la angustia, me cubre de ser una refugiada
en la tierra que me acoge,
pero exiliada soy en tu país.

Sólo pido que un día seamos
libres ciudadanos de este mundo
que llegue la paz verdadera
desaparezcan todas las fronteras,
deseo ansiosa volver a mi gente amada
y al terruño que un día me vio nacer.

MMM
Malu Mora
leer más   
13
8comentarios 122 lecturas versolibre karma: 94

Quién

¿Quién apaciguará el rugido de tu vientre?
¿Quién taponará las humedades del alma?
¿Quién sellará tus fríos labios?
¿Quién llenará de rocio tus mañanas?
¿Quién mendigará tu nombre?
¿Quién calentará tu cama?
¿Quién vestirá tu sangre?
¿Quién cerrará puertas de manos abiertas?
¿Quién abrirá pasillos de verdades inciertas?
¿Quién velará el sueño del frio gélido?
¿Quién busca el lucro de tu carne?
¿Quién dibujará lluvia sin charcos
en tu piel desnuda?
¿Quién te empujó al abismo de esta
cruda vida?
¿Quién fustigará tu dolor,
que pesa como una losa?
¿Quién levantará tempestades
que flaqueen tus fuerzas?
¿Quién matará los segundos
de tu vida muerta?
¿Quién aligerará el hato
de lágrimas huérfanas?
¿Quién, dime quién?

Angeles Torres
leer más   
16
9comentarios 130 lecturas versolibre karma: 96

Deseo

Hoy deseo
que vengan
los extraterrestres
con sus dientes de hambre
a comernos.

 Quiero
que nos invadan.
Que apunten
a cada ciudad
y a cada pueblo
sus armas desconocidas
de luces
que matan.

 ¡Habitantes
del universo
que ya no tienen agua
en sus planetas:
no tarden en venir
a robarnos
los océanos!

 ¡Llévense
nuestros bosques,
nuestros animales;
nuestro petroleo.
Sacien su sed
con nuestra sangre!

 Qué feliz
sería yo
de ver temblar
de miedo
a la humanidad entera;
tal vez así
comprenderíamos nuestra fragilidad;
la idiotez de las fronteras;
la confrontación inútil;
la culpabilidad en los robos,
las muertes, las amenazas,
las agresiones al otro.

Quizá
solamente así
entenderíamos
que somos iguales.
Que la tierra
es casa de todos
y que todos
tenemos el derecho a vivir;
que somos hermanos
y que nos necesitamos.
leer más   
18
11comentarios 91 lecturas versolibre karma: 94

Vienen de las reyertas

Vienen de las reyertas

Se han roto los espejos de la vida. Los gigantes de hiel
despojan a los pueblos de todo lo que es.
Se van del país pobre con la nieve habitando el corazón sombrío.
Abandonan su patria sus canciones su culto su rutina.


Los niños lloran los hombres gritan y las mujeres
madres de alforja cumplen el rito de sólo dar.
Huyen del pánico de la guerra del hambre del abuso
implacable del maldito falsario que avasalla su pan.

Cruzan los puentes cruzan los mares suben la cuesta
zapatos rotos pies destrozados himnos de duelo
son el castigo que les destinan los viles hombres
que desterraron su humanidad.

Cuántos dolores trepan el alma y la perforan como cuchillas
que los bautiza con sangre brava. Los busca el hambre los sigue el frío
la lluvia lame sus ojos pétreos sus rostros férreos
y en las arrugas quedan los charcos pidiendo asilo.

Ya están llegando a una metrópoli que los recibe con despreciable
sabor a No. Cuánto destrato proyecta el hombre a los que sufren
tribulaciones. Llaga la carne el menosprecio. Hay que tragarse la rabia seca.
Estar alerta a los avaros que implantan miedo besando al hombre con un puñal.


Hay tanto verbo que no conjugan. Es extenuante cruzar la línea de las
costumbres de un pueblo nuevo. Vienen del vientre de las reyertas.
Buscan la aurora que los licencie a ser personas de integridad.
Tiene en su huella todo el silencio la joya fina que los protege del malhechor.

Es la familia lo que los une con cintas blancas de amor y calma.
El universo planta en sus manos una semilla de asociación
y ellos perciben que el paso unido es lo que nunca deben perder .
Son los abrazos de mamá buena los que restauran sus energías
y los retorna con su fragancia a la esperanza de ver la paz.
La lucha es larga. Los inmigrantes despertarán una mañana con gusto a sol.

Beatriz Ojeda
Derechos de Autor
leer más   
13
4comentarios 76 lecturas versolibre karma: 92

Recuerdo tu llegada como la más triste de mis heridas

Recuerdo tu llegada como la más triste de mis heridas

en tu refugio, en la casa de mis padres,

María
llevando en tu cuello un Dios así,
migrante
vecino del dolor.

Recuerdo tus movimientos extraños
tu sexo prodigando arenas sienas
esparciendo gotas de luz
a mis ojos asustados

Traías la idea de un Dios como un pájaro
Siempre al norte.

María volante
Como las parvadas de patos salvajes,
regresando a su ruta magnética
asaltando ciénegas,
migrando

Humana
caminante
cierta
María.

(Una ocasión entrevisté a la madre de un niño guatemalteco refugiado en la frontera sur de México)

Era un buen hijo, el mejor
-me dijo-

Los mejores hijos de la tierra se van a buscar el progreso,
huyen de la guerra,
Los mejores hijos son los que migran,
los que escapan de la muerte,
recorriendo los pasos de otros,
planean volver pero no vuelven
escapan del dolor en su refugio,
pero el dolor no los abandona
porque le llevan dentro.

(Una ocasión platiqué con un pastor agnostico)

Dios nació de esta forma, -me dijo-
fueron los migrantes que le llevaron en medio de su dolor
como parvada de pájaros estivales
huyendo del frío,
esos primeros hombres llevaron la luz a sus refugios contiguos

En sus pasos errantes cargaban la esperanza
(La esperanza no existía antes de su llegada)

En medio de sus estamentos de lodo metieron a Dios para ampararles
venían de la oscuridad, huyendo a la luz
así nació,
la palabra,
la luz,
Fueron ellos
Humanos, refugiados, migrantes del tiempo.

#concursorefugio
leer más   
17
1comentarios 80 lecturas versolibre karma: 93

Es el mismo que sangra

Sangre derramada
de Invisible mancha


Cuando ya no hay sal
Ni mar
Ni oleaje

Ni efímeras olas
borrando las huellas de tantas batallas

Cuando solo hay lluvia
encharcando el alma

Cuando ya la isla
se vuelve una jaula
Cuando entre barrotes un grito no sale
Y entre soledades se ahoga y fallece

Cuando no hay suspiro
que vuele en el aire
Ni suerte que baile
lazando la llave

Porque ya no hay nadie

Nadie

Que abra las ventanas
Y tire las puertas desde las entrañas

Cuando las miradas
solo dan la espalda
se vuelven navajas
haciendo diana

Y sabes
Es tu mundo
Mi mundo
Su mundo

— Y es el mismo el que hoy sangra—


@rebktd
leer más   
28
16comentarios 207 lecturas versolibre karma: 110

Humanidad

Llegas a mí con tu bolsa de sufrimientos,
desde aquel lugar que alguna vez
albergó tus mejores sueños,
y era tuyo.

Llegas sin haber contado tus pasos,
sin bolsa de viaje y pasaje de retorno,
sin itinerario de museos,
sin visa schengen.

Llegas, como se llega a emergencias,
con una larga pesadilla a cuestas,
un niño perdido en la niebla
y tus manos asiendo la nada.

Y yo no me animo a mirarte,
a levantar las manos para tocarte,
a entregarte una sonrisa siquiera.
Y sigues de largo, a otro país,
a otra espera de nunca acabar.
Mientras mi humanidad se regocija
de no andar sobre tus calzas,
sin apenas darme cuenta que
no podría disfrutar de este día
si no hubiese amanecido
sobre tu ausencia,
sobre tu hijo muerto,
sobre tu país destruido.

Si alguna vez te hablan
de la humanidad,
diles que es un lugar
donde se esfuman los temores
y una mano amiga se extiende
para entregarte su protección.
leer más   
21
10comentarios 257 lecturas versolibre karma: 106

El corazón del mar

El corazón del mar
late a cada ola.
El poder del sol no basta
para dar caldear el abismo
que engulle a los refugiados.
5
sin comentarios 44 lecturas prosapoetica karma: 48

Invierno en el Egeo

El cielo voluptuoso lame la tierra
con su lengua blanca y cegadora
dejando a su paso
retazos de vida suspendida.
En el campo de refugiados
un sol mortecino
se desvanece tras el horizonte
y la glacial belleza de la noche
da a los apátridas su abrazo mortal.
10
1comentarios 102 lecturas versolibre karma: 99

Tan lejos

Voy cayendo en silencio.
La noche está arreando unas nubes,
bajo la mirada de una luna de hielo.
Me espera el último escalón
para tenderme en el suelo,
para dejarme sin sombra,
para mostrarme en el cielo
como se desdibuja
la estela blanca
de mi vuelo,
como se desdibuja
en bruma, en viento…
en nada.

Voy cayendo en silencio.
Allá, muy lejos está mi pueblo.
Muy lejos, los blancos pañuelos
ondeando en la plaza,
el brillo de tus lágrimas
apuñalando la distancia,
y la palma de tus manos
borrando mi cara.
Muy lejos tus ojos
olvidando el adiós,
muy cerca el final
el último escalón,
muy lejos, tan lejos…
mi casa.


mello
leer más   
9
4comentarios 95 lecturas versolibre karma: 103

Exilio

Forzados por el plomo y la carestía
marchan sin dirección,
arrecia el viento calamitoso
empujando voluntades al exilio,
se observan desde los cielos
adioses empapados de nostalgia.

Se van desdibujando sus huellas,
las sombras se desvanecen
entre los muros de la indiferencia.

Los racimos del cielo destrozan el pasado,
vomita la tierra fragmentos del hogar.
Prisas vitales atraviesan un mar de imposibles
hacia un mañana que se escurre entre los dedos.

Luchando contra el lodo,
la arena y la escasez.
Al otro lado de las montañas,
cruzando las barreras
¿Habrá un porvenir?
leer más   
14
5comentarios 72 lecturas versolibre karma: 108

Esperanza

La vida es un grito interminable,
un graznido en el vacío,
un soplo de trompeta,
el suspiro de violines,
un piano de estela.

La vida es, una fábrica de besos,
lágrimas de protestas,
ojos que abren mundos,
lanzas que abren heridas
de esperanzas inciertas

La vida es, unos pies de sueños,
páginas de alas etéreas
nadando hacia la nada,
un náufrago de lágrimas.
Nadie puede vivir sin nadie,
y yo, sin nadie, tampoco puedo.

Se desnudan las montañas,
para extraer las lágrimas que lastiman,
dejando sus senos desnudos,
para amamantar cuerpos desnutridos.

Que rían los campos,
dejando parir a la tierra,
que nazcan amapolas en los labios,
que las enredaderas, entretejan ramos
de risas color de azucena,
que canten los ríos,
lavando tristezas,
que el viento barra penurias,
dejando manantiales de vida.
Que despierten los labios dormidos de guerra
y que se respire el olor a paz en la tierra.
leer más   
12
6comentarios 85 lecturas versolibre karma: 100

Por la luz de sus ojos

En una tierra que se volvió árida,
inhóspita y salvaje,
los ojos de tus hijos te piden pan,
y también paz...
Pero en tus manos vacías
solo habita un tormento
vestido de impotencia.

La tierra que los vio nacer
ruge con fuerza,
escupiendo metal ardiendo
sobre tu hogar indefenso.
Y no puedes más,
has perdido la esperanza
del amanecer de los días.

Entre tanta desolación escapas
sosteniendo sus corazones
entre tus exiguas manos,
en busca de ese lugar sereno,
que acoja y ampare vuestro futuro.

Y el horizonte se vuelve cruel
tras un mar de imposibles
que extienden sus zarpas.
Pero ya no hay marcha
atrás para el miedo.
Besas los ojos de tus hijos,
los aprietas contra tu cuerpo
herido por el dolor,
y huyes sin mirar atrás
mientras les susurras:
"Todo irá bien"
leer más   
19
12comentarios 235 lecturas versolibre karma: 121

La malla

Me han mostrado un pedazo de mundo.
Allí derraman el agua por un agujero
que no llega al corazón de mi tierra seca.

Vacían camiones de alimentos
esparcen la rica fruta al suelo,
que jamás mi pueblo imaginó.

Me han enseñado una foto desde el espacio
con millones de luces encendidas
iluminando las grandes ciudades.

No he visto lindes en los caminos,
sólo caminos donde dejo las huellas de mis pies,
árboles donde encuentro el refugio de los soles.

Busco agua y alimento para los míos
allá donde estuvieren… y luz para ver
la injusticia de la historia.

He caminado noches enteras
escondido en las cunetas, huyendo
de los perros y las porras justicieras.

He llegado a los muros de mi cárcel,
a las redes metálicas que tal vez me capturen
y me devuelvan al fango de su edén.

¿Por qué tengo que escalar esos árboles de espinas
que no crecen en primavera,
ni atraen a las nubes con aguas finas?

Sólo deseo el agua y el pan que necesito,
la libertad para escoger mis sueños
y la tierra donde habito.
15
4comentarios 221 lecturas versolibre karma: 92

-De qué -

De qué
De qué sirven
mi puñado de versos
Si en este mundo
no hay un sentimiento
latiendo en conjunto

De qué
Si hay miles de historias
deshechas y rotas
Y a pocos le importa

De qué
Si hay miles de puntos
puntos y finales
de sangre en los mares
yaciendo en la arena
sin nombre y sin flores

Qué hago con mi voz
para que se oiga
si hay miles de ellas
Más desgarradoras
mudas en su sombra


Para qué
Si quien más puede hacer
en el corazón
solo lleva normas ...


@rebktd
leer más   
17
14comentarios 123 lecturas versolibre karma: 93
« anterior1234