Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 189, tiempo total: 0.026 segundos rss2

R y O: Una Historia de Amor

R Y O: UNA HISTORIA DE AMOR

A O le gusta R pero no lo quiere admitir. A R también le gusta O pero no sabe como llegarle a su corazón. Ella es hermosa como una flor, dueña de una hermosa sonrisa, una mirada capaz de derretir un tempano de hielo. Él es un hombre bastante mayor que ella de ojos cafés y cabello castaño con muchos problemas familiares y personales pero de gran corazón. Ambos se miran penosamente pero no se atreven a dar el siguiente paso bueno R si quiere ser su amigo para conquistar poco a poco su corazón pero la familia de O tiene miedo de R ¿o al menos eso parece indicar? pero R no se da por vencido y buscará a como de lugar primero ganarse la amistad de O, el permiso de su padre y finalmente el corazón de ella para conquistar su amor. Una bella historia de amor entre dos jóvenes uno poeta y soñador la otra cargada de inocencia y belleza total ¿ganara el amor? el tiempo lo dirá.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Mayo 2018
leer más   
8
4comentarios 74 lecturas relato karma: 93

Las Batallas

Uno puede volverse loco en cada letra, en cada sentir, cuando el alma se desborda hay que escribir.

Hay que seguir a pesar del camino, evitar las piedras, esas que están ahí por un motivo, para crecer, para aprender, para enseñar, cada piedra conquistada es una lección aprendida, no te enganches, camina.

Duerme tranquilo, la batalla aún no termina, y por ello, no vale la pena el desasosiego temeroso para enfrentar un nuevo día.

Sal avante frente al amanecer, las horas transcurren hacia el atardecer, disfruta los segundos que hay mucho por aprender, algo muy importante tu actitud ante la vida ha de ser, no descuides esta parte si no quieres fenecer, amargado y sin entender, positivo hasta el anochecer para, a pesar de la batalla, poder así sonrientemente florecer.

Luis Oscar
@raczoblue
4
1comentarios 49 lecturas relato karma: 67

Selene al rapsoda

He venido a decirte que conozco cada recóndita palabra,

que las sombras y su diosa no colaboran si no elaboran,

esos sueños alcanzables que quizá no conquisten la luminiscencia.

Sabedores de lo efímero,

conscientes de la materia,

celadores del crepúsculo,

hemos nacido en la cara del amor que nunca será visible.

Pero elegimos la espesura ,

el verbo frondoso,

las aguas abisales del ánima

y creamos bálsamo de todo lo destruido.

Antes de que el mundo fuera insomne,

ya guardábamos secretos.

Anónimos de un cometido perenne y silencioso.


Lo más estremecedor para la luna es su propio aullido.
12
6comentarios 77 lecturas versolibre karma: 86

Solo contigo

Solo contigo el beso se hace rosa,

mis sentidos se alborotan,

saco agua de la roca.



Solo contigo

el verbo explota en conjugaciones de amor,

exploro tus espacios, latido a latido,

beso a beso.



Solo contigo el corazón hace ebullición

en bombeos ansiosos,

suplicando más y más.



Solo contigo viajo a marte,

conquisto Venus y Saturno.

¡Vuelo en ondas eléctricas de paz!



Solo contigo mis latidos se aceleran

en desordenado compás.



Solo contigo Apolo de mis sueños

se prende la chispa del deseo,

entonces tus caricias se hacen cielo,

tus besos mariposas que levitan

y rozan mis telares en ritmo excitante.



Solo contigo me fundo en energía de amor,

atrapo la luna entre mis dedos,

escalo las muralla alta de los rojos deseos.

Conquisto roma en tus avernos

y me sacio plenamente en tus laberintos.

¡Extasiada!



Autora: Edith Elvira Colqui Rojas - Perú - derechos reservados
leer más   
13
6comentarios 78 lecturas versolibre karma: 89

La vida es color de rosas:

Descubrí un millón de cosas admirándote tu frágil belleza me dejaste pensando en verte otra vez.
Si acepto, yo pensé en tu dulce mirada con tu bello rostro, yo deslumbro una luz en un océano cubierto de agua.
Yo dibujo un millón de rosas viendo un solo color verte a ti todos los días a cada momento sin tener motivo lo siento.
Desde que te vi, mi sueño cambió, vi la vida diferente no como antes.
Desde que te vi ,tengo mil mariposas que vuelan en mi estomago es sentir un millón de rosas y cosas.
Desde que te vi ,yo sentí esa sensación que te deja amando hasta el final sin importar nada más.
Dueña de mis emociones, contigo siento maravillosas sensaciones de ganas de seguir.
Dueña de mi cariño y afecto, cada instante contigo mi alma brota inspiraciones, el motivo por el cual yo menciono todos los días “te adoro” y sin llorar llantos, yo te digo eso ,y mucho más, porque tú eres mi manto tanto que daría mi vida por ti.
Nada importa en esta vida, si tú no estás, mi rosa se marchita, es color gris.
Nada importa en esta vida, si tus caricias no la siento conmigo,
Contigo me arropo en ese mundo de conquistar cada segundo.
La vida es color de rosas contigo, pero mi chica es todo lo que yo siempre deseé.
leer más   
4
sin comentarios 18 lecturas prosapoetica karma: 55

Entre tus letras

Soy la enredadera de tus letras,
la máquina de tu magia,
una inmaculada secta,
el rímel de tus pestañas.

¿Lloras por nuestra felicidad?
"Esto no es nada",
dice mi boca subliminal
con mensajes de tinta sagrada.

Te avergüenzas de ser niña,
mi dulce enamorada,
se te sonrojan las mejillas,
nerviosas después cuando me amas.

Dicen del corazón que con sus latidos
enamora al poeta más recio,
y será entonces el perfecto veredicto,
pues nuestro amor no tiene precio.

El orgullo de ser tuyo,
sagrado hombre para tu destino,
conquistadas letras son estas aguas,
las que fluyen por hoy domingo.

Tengo tanto que darte,
que cada día no es lo mismo,
cada día quiero enamorarte
hasta que Dios diga: "pronto seréis míos".

© 2018 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
7
sin comentarios 100 lecturas versolibre karma: 86

¿Correspondido?

A millones de pasos, a un milenio su beso
mi secreto distante, mi deseo dormido
si pudiera tocarlo, desprenderlo del nido
y volar a su lado, conquistar su regreso

En el tronco del sauce, con un pálpito impreso
en el cielo talado, con el sol malherido
se refugian sus notas, el celeste sonido
de sus lunas virtuosas, del amor que profeso

¿Hallaré su camino?, ¿Sorberé sus caricias?
Con mis alas de fuego, mi vapor de papel
Emprendiendo mi vuelo, navegando en la bruma

Si volviera su rostro, vendaval de delicias
¿Miraría mi ensueño?, ¿Bebería mi miel?
Me consumen temores, el dilema me ahúma

Voluntad que se esfuma
Con las olas de dudas, sin verdad, sin certezas
Con incógnitas mudas, sin vestigios, sin piezas.




Dee Dee Acosta
leer más   
22
24comentarios 157 lecturas versoclasico karma: 112

El cuento de la vida

Apenas tienen cinco años cuando se conocen. Es el primer día de colegio y sus madres los dejan en una clase llena de otros niños llamativos, pero menos. Menos niños no, menos llamativos los unos para los otros que como se atraían ellos entre sí.

Su historia empieza en una mesa verde llena de bolas de arcilla que, a diferencia de la plastilina, al quedarse seca se endurece, como la vida. Él moldea un unicornio, ella no sabe qué es. Él le explica que es un caballo mágico y ambos ríen ante aquella ocurrencia. Después da forma a un barco y le asegura que, cuando esté acabado, navegarán a bordo de él por el patio de recreo en los días de lluvia, y vivirán aventuras increíbles surcando lagos malditos, mares lejanos, el mundo entero. Ella sonríe con los ojos brillantes de ilusión.

Pasan los recreos siempre juntos, contándose historias imaginadas, cuentos recién inventados, fábulas en primera persona. Los demás niños los miran con recelo, observándolos a una distancia prudente, como si fuesen bichos raros que no conocieran. Aprenden a escribir juntos, a leer de la mano, a sumar y restar cantando... y cogen la costumbre de contarse el argumento de los libros en primera persona. Se disfrazan de los héroes de sus sueños, crecen dentro de sus mentiras, se abrazan de mentira, y se besan de mentira, como los novios de mentira.

Llega el último verano de colegio y ya no les quedan más septiembres. Se mienten, esta vez sin saberlo. Poco a poco, como planetas en distintas órbitas, se van distanciando irremediablemente. Siguen viéndose de manera casual por el barrio, pero cada vez conversan menos, se miran menos, se sonríen menos... hasta que el saludo se convierte casi en obligación.

Pasan los años de mentira y van conociendo a otros ellos. Llenan sus nuevas vidas de otras mentiras, aunque mucho menos cómplices, más mundanas, menos divertidas. Un día ella entra en una discoteca, ya decepcionada de esa nueva vida, y se lo encuentra. Entre tragos de alcohol recapacita: “de todos los que me han mentido, nadie me ha mentido como él”. Se acerca y le saluda. Al oído le confiesa que está en la discoteca porque el descapotable se le ha averiado, iba de camino a una cena con músicos, actores y gente del mundo de la moda. Él se ríe, se separa con los ojos brillantes, hace una pausa para mirarla. Se acerca a su oído y le miente. Así que ambos, mentidos de arriba abajo, salen a buscar al unicornio de arcilla, que con el tiempo ya está amaestrado, para que los lleve a la fiesta. Se besan y hacen el amor en un portal.

Siguen viéndose de vez en cuando para mentirse. Se mienten incluso sobre sus actuales parejas. Se van contando sus bodas programadas, los hijos que tendrán, sus viajes, sus mascotas... Poco a poco van dejándolo todo para mentirse con más frecuencia, hasta que ya casi se mienten en exclusiva. Y un día deciden irse a vivir juntos, para mentirse ya del todo. Es entonces cuando cada uno descubre todas las verdades del otro.

Salen por la mañana a trabajar a la ciudad, y vuelven corriendo por la tarde a mentirse en su reino recién conquistado, a lomos de su caballo mágico. Pero una noche ella se pone enferma, y acuden a un hospital muy falto de fantasía. Un doctor le diagnostica una enfermedad incurable, y le cuenta que apenas le quedan unas semanas de vida. Ella llora y maldice todas las verdades del mundo.

Él se quita los zapatos y se acurruca en la cama junto a ella, abrazándola con fuerza. Le aparta el pelo de la oreja para alimentarla de una última mentira. Le explica que ellos no existen, que son parte de un cuento, un relato nacido de la fantasía de un pensamiento. Le cuenta que son tan reales como los unicornios, y que al final del cuento no se muere, porque los cuentos no tienen final. Y le promete, sin más mentiras, esta vez ya de verdad, que puede estar segura de que vivirá para siempre en su recuerdo y su corazón.

Juanma
leer más   
12
10comentarios 203 lecturas relato karma: 90

Eras... tentación

Me atrapabas...
como hiedra que amarra y enreda el corazón.
Como seductor indiscreto y desatado,
asaltabas los montes de mis indecisiones,
conquistando mis quietudes.

Pude dejarme llevar por tierras ignotas.
Y sentirme invulnerable a la angustia de perderme.

Olvidar mi serena estabilidad,
mi centro seguro y palpable.
Jugarme en una mano la partida entera.

Apostarlo todo...
corazón, Alma y piel a cambio de nada.

Pero oculta y cubierta de musgo,
amilanada y recortada por recatos aprendidos,
ya no daba más de sí.

Cobardía que mide y sopesa,
que calcula y que frena.

Eras mi peligro, mi tentación.
Mi lobo en las noches de luna llena.
Indómito caballo de bellas crines,
que me lleva veloz
conquistando apasionadas locuras.

Y yo retuve las riendas.
Sin extensión posible
cerqué tu trote salvaje y te aparté de mí.

Ya no hay luna,
ni noche que arriesgar, ni montes que trepar.
Fuiste lo que quise que fueras,
tan sólo una sombra de lo que pudo ser.

Ahora... solo quedan recuerdos;
también reproches que no me perdono.

Y porque duele...
de mi memoria te tendré que arrancar.
16
16comentarios 101 lecturas versolibre karma: 95

No será la última batalla

Año 206 a.C. Las legiones romanas estaban celebrando la victoria. Habían expulsado definitivamente a las huestes cartaginesas de la Península Ibérica, haciéndose con los territorios conquistados hacía años por esos bárbaros africanos. Roma expandía su poder con puño de hierro, y las legiones, entrenadas y disciplinadas, se convertían en su brazo ejecutor. Marcelo Crispo, uno de esos legionarios, celebraba el triunfo acompañado de sus camaradas, anhelando el fin de la guerra y el regreso a su Cumas natal junto a su mujer y sus dos hijos. Marcelo, recordó los momentos vividos con sus camaradas caídos en la batalla, buenos y leales compañeros, en especial Quinto Vitelio Rutio, el cual le había salvado la vida en más de una ocasión. Esa noche, el veterano legionario Aulo Marcelo Crispo, haría una ofrenda a los dioses sempiternos, pidiendo que las almas inmortales de sus camaradas y amigos caídos en la batalla tuvieran una existencia dichosa y feliz en los Campos Elíseos. “Volveremos a vernos, amigos”, dijo Marcelo mirando el refulgir de las estrellas en la oscura inmensidad de la noche, “pero todavía no.”
5
sin comentarios 49 lecturas relato karma: 54

Crónica de un Triángulo ( @rebktd , @AljndroPoetry & Transmisor d Sinestesias)

[...el otro...]
Entraste por las pupilas
como en un andén conocido
ataste de manos a la razón...
el sentido ya no es común
e incineraste cada retablo de cordura
robas latido, mente, horas de sueño,
mientras yacen vacías las grietas del corazón

[...ella...]
Tengo mi brújula girando a más de diecinueve mil ochocientas treinta siete pulsaciones por segundo.

Tengo en mi mente toda una orquesta tocándome la última sinfonía cada noche.

Tengo la culpa en un grito ahogado en la garganta
Y es su eco un tambor en mi pecho.

Siento como mi cuerpo se acelera cuando te miro
y no puedo evitar lanzarme al precipicio de la ebullición mientras llevo clavada la puñalada de la traición en mis entrañas...

[...él...]
Hay algo en mi esencia, en tu esencia,
un presagio o un presentimiento,
un desplazamiento
en las capas tectónicas de mi alma;
un matiz o una mancha distinta en nuestro lienzo,
una luna o un lucero extranjero
en los pliegues oscuros de nuestro cielo...

{ A que juegan?
a olvidar? a engañar? a ocultar?
se ponen en la sien un revolver
cargado de pasiones y sufrimiento
los desapegos rondan sus lechos
y aquella culpa concebida
nadie quiere cargarla
tres piezas en un tablero
¿cuál de ellas queda en jaque?
}

[...ella...]
Hay algo en mí, en ti, entre nosotros...
Hay un velo, una traición, un desvelo:
Hay tempestades, hay fuegos y hay hielo;
Hay una voz, un latido, un sentimiento
Palpitándome a gritos que te pierdo
Hay en mi piel un candor hecho capricho
y sobre el pecho;
-El rojo efímero de amor pasajero ... -

[...el otro...]
Amor... cuatro letras,
cuatro escalones hacia la hoguera
llamarada que nos funde por los ojos...
Debajo de la mesa
nuestras manos juegan clave morse
los pies son extensión de las pasiones dormidas
que ya comen ansias
de hurgar los sentidos
e impregnarse sobre sábanas...

[...él...]
Ya huelo tu espíritu aventurero,
tu alma de usurpador,
tu esencia de traidor;
vienes y tomas lo que no es tuyo,
lo que de mucho tiempo atrás
yo he conquistado,
algo que tanto tiempo fue un amor puro
y que tú ahora mancillas y ultrajas
y tiñes con tu mala esencia y tu hedor.

[...ella...]
Me ahoga esta soga de
tres puntas
Me oprime el corazón
(Y yo en el medio...)
Batallo sin armas
el destino ;maldigo la piel; las circunstancias
que me hacen caer en este infierno
Qué me roban tu amor
dejando fuego
que me extinguen con un soplo
la pureza de mis ojos
en los tuyos .

Ay Amor ¿por qué?

[...él...]
¿Y es que cuándo te perdí?
¿Cuándo tu amor extravié?
¿En qué curva del destino
soltaste mi mano?
Éramos amantes bandoleros
aullamos juntos bajo
tantas lunas,
pedimos el mismo deseo
a tantos fugaces luceros.
Me extinguí tantas veces en tu piel.
De mi mano subiste tantas veces
hacia los abismos del cielo.
Ay Amor ¿por qué?

{¿Por qué?, Vaya según veo se plantó la cuestión.
¿El amado sucumbe y el intruso gana?
Interesante copa das a beber
¿Uno se quema y otro se ahoga?
¿Con quién gozas? ¿Con quién sufres?
¿Con quién sientes? ¿Con quién ardes?
¿Quién amarra tus fieras y quién las desencadena?
¿En medio? sí, es cierto...
hoy controlas y te quemas en ambos fuegos...
}

******************************************
Crónica de un Triángulo
Mesa Compartida
Rebeca TD©
Alejandro Poetry©
& Transmisor d Sinestesias©
leer más   
18
29comentarios 182 lecturas colaboracion karma: 117

Tres cosas

Un ayer que evocar,
un futuro que ansiar,
un hoy que gozar,
eso y nada más.

Sólo tres cosas
le pido a la vida,
sólo tres cosas
que la hagan real.

Un recuerdo,
un recuerdo que nos piense:
por ejemplo el de aquel día
de inquietudes y de andenes,
de sabor a vino blanco,
de rincones conquistados
y entre luces empapados.

Que no nos falte
la buena memoria,
que no nos bajen
jamás de esta noria.

Sólo tres cosas
le pido a la vida,
sólo tres cosas
que la hagan real.

Un proyecto,
un proyecto que nos cite:
por ejemplo un mes de junio
con sus flores rebosantes
y las calles en mil llamas
y su noche de San Juan
y un mordisco en el portal.

Bendita fuente
que enciende anhelos,
bendito puente
que junta deseos.

Sólo tres cosas
le pido a la vida,
sólo tres cosas
que la hagan real.

La conciencia,
la conciencia del ahora:
por ejemplo para hacernos
poco a poco más nosotros
en mitad de tantas islas,
regalándonos momentos
que se tornan sentimientos.

Hondo destello
que apartas el humo,
instante bello
nos fundes en uno.

Un ayer que evocar,
un futuro que ansiar,
un hoy que gozar,
eso y nada más.
leer más   
6
4comentarios 35 lecturas versoclasico karma: 77

[Dos opciones]


Después del vuelo
siempre cómo mínimo dos opciones ;
La caída libre
o el aterrizaje forzoso ...
Y ambas
son aceptables ...


Agradezco el látigo
que hace la herida
Porque me siento viva

Y eso...
Eso es lo que quiero

lo que pido “Vivir

Sentir

Sentir mi piel al descubierto;
el escalofrío recorriéndome por dentro;
a mi palpito abierto en dos
y mi corazón partido en diez
Y en tantas
Y tantas infinitas las veces

Querer
Quererte
Quererme

Conquistar cada ápice;
Cada latido al que no soy capaz
de pegarle un tiro

Perder ganando;
Besar tu boca;
Sentir tus labios

Sufrir

Sufrir anhelando tu pecho
Beberme la nostalgia de tu anhelo
Respirar las ansias de tu cuerpo

-Ansias de ti -

De romperte en mi;
De clavarme tus cristales
y volar contigo por los aires .

De invitarte
a quedarte

Cuando tú
elijas marcharte

Y qué al final
-Seas tú-

Quien siempre
me pida quedarme ...




@rebktd
leer más   
23
22comentarios 112 lecturas versolibre karma: 99

Encuentro Entre Amigos

ENCUENTRO ENTRE AMIGOS

Seamos realistas
Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde.

Ella se fue con otro
y ya la perdiste
deja que el tiempo pase
y verás que volverá
porqué amor viejo nunca se olvida.

Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde
te lo vuelvo a repetir
no hay mal que por bien no venga.

Vamos a reírnos un poco
que el que ríe de último ríe mejor.

Bueno, bueno tienes tú razón
No hay mal que por bien no venga
a caballo regalado no se le mira el colmillo
y a ella olvidarla voy.

Así se habla amigo mío
no hay mal que por bien no venga
y ya verás que algún día ella tocará nuevamente tu puerta
con el rabo entre las piernas.

Muchas gracias amigo
por tus sabios consejos
bien dicen que más sabe el diablo por viejo
que por diablo.

jajajajaa Ahora resulta que Yo soy un diablo
bueno hijo de tigre jjajajajajaa.....
tú sabes el resto conociste bien a mi padre
y vaya que tengo sus rayas nos parecemos mucho.

Bueno más vale pájaro en mano que cien volando
y mejor que me di cuenta a tiempo
de sus verdaderas intenciones.

Bueno ya sabes para la próxima
No entres donde no puedas pasar fácilmente la cabeza.

Tienes mucha razón ya aprendí
uno aprende de las derrotas.

Así se habla amigo mío
Al buen entendedor, pocas palabras bastan.

A cada cerdo le llega su San Martín
y algún día ella lo sabrá.

A camino largo, paso corto
al fin y al cabo
Es mejor estar solo que mal acompañado.

A falta de pan buenas tortas
y vaya que muchas buenas tortas por las calles hay
esperando que venga un Don Juan como Yo a conquistar su corazón.

Así me gusta que hables
A mal tiempo, buena cara.

Bueno A rey muerto, rey puesto
Es hora de seguir viviendo
vamos a tomarnos unos tragos
y reír hasta el amanecer.

Quién quita y nos encontramos una hermosas chicas
y Amor con amor se paga.

Ojala tu boca diga la verdad
mira que necesita olvidar las penas
Cada oveja con su pareja
recuerdalo bien mi amigo.

Y bueno así se fueron caminando los amigos
al fin y al cabo dicen por allí que De noche todos los gatos son pardos.

Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados 2018
PRIMER LUGAR CONCURSO CREATIVO HUMOR REFRANERO-CREATIVIDAD INTERNACIONAL MARZO 2018, MIAMI FLORIDA USA.
leer más   
12
4comentarios 72 lecturas versolibre karma: 107

Ocaso

Esta tarde ya discreta se escurre
el sol ya transita el último tramo
y dibuja un bello ocaso que fluye
experto conquistador, es el amo.

Acaricia la tarde y la peina
y la adorna con mágico encanto
yo alelada me quedo mirando
enamorada de imagen tan bella

Me quedo extasiada observando
la suave luz del rey que agoniza
y mi mente atesora con prisa
cada imagen que el sol va dejando.

La campiña hoy se viste de largo
con encajes de neblinas azules
que la adornan y sus árboles cubre
que bellísima fiesta el ocaso.

De belleza natural es el campo
adornado de muchos colores
campiñas repletas de flores
que va besando el sol a su paso.

En el ocaso ya el sol agoniza
es ya tenue el hermoso dorado
de violeta naranja y azul se matiza
nuestro rey ya se marcha cansado.
12
15comentarios 115 lecturas versolibre karma: 119

s. o. s

Tengo que encontrar a la musa,
que por recónditos planos,
me ignora escondida.

Ella está,
configurando con otras,
trovas para repartir,
entre abandonados y lacónicos poetas.

Olvidados pensadores como yo,
que no valoran sus encomiables tareas,
y se dejan abstraer por secuenciales alientos,
burbujas que devuelven aire,
a las vacías bóvedas del instinto.

Tengo que recibir a la musa,
antes de que sus celosos enemigos,
me tiendan trampas,
para que en su ausencia mienta,
me confunda y la extrañe.

Tengo que variar mi trayectoria actual,
y corregir el rumbo hacia su olimpo,
el escondrijo de las diosas,
que debo conquistar,
donde están las musas,
que me ayudan a seguir,
y a quienes, apasionado amante, llamo.

Tengo que besar a esas caprichosas sílfides,
y dejarlas mi página Web,
para que la vayan llenando,
de narcotizantes conmociones.

Y reclamado por ellas....

Yo, solícito entre,
por secretos planos extraviados,
en el desván donde atesoran,
desde el silencio al alba,
letras sueltas,
que la ciencia demandan,
necesitadas de asirse a lazos,
en estilográficos trazos.
leer más   
12
5comentarios 104 lecturas versolibre karma: 105

Naufragó

Navego en tu cabellera oscura
Oscura como la mar nocturna
Me pierdo en ella,

Pero sigo una luz
La luz de una estrella
Estrella que sale de tu mirada
Mirada que todo lo ilumina
Mirada que me rescata, que me guía

Me guía anclar
Anclar en el muelle de tus labios
¿ sera esta mi recompensa ?

Como habré iniciado este viaje
Viaje que sera tuyo o mio
Seré un naufrago de tu cabello negro
O conquistador de tus labios que ahora son mios.
leer más   
7
2comentarios 59 lecturas prosapoetica karma: 102

(lux)Noire

Rasgar la última tela,
Cruzar.
Levantar la última vela,
Zarpar.
Izar la última bandera.
No capitular,
No rendirse,
Sino conquistar el más allá.

Un acto presente
Cada vez con mayor claridad.
Abandonar una vida muerta,
Pasar a la eternidad;
O solo abrazar la Nada,
La no-luz ni oscuridad.

Desprenderte de ti mismo,
Desprenderse de los demás,
Acabar con el sufrimiento;
Poner fin
A cualquier mentira,
A cualquier verdad.

El cariño,
El afecto,
El amor,
La amistad.
Dejarán de pesar.

Rasgar la tela del final.
Cruzar.

Un mensaje:
La lágrima de una sonrisa,
La risa de una herida,
Una copa, unas gotas,
O una navaja de afeitar.
Nada más.

Rasgar la tela
Perderse entre un mar de luces veladas,
Quedar suspendido en la oscuridad.

O volver a comenzar,
Viviendo ya
El silencio vestido de mi esquela,
¿Qué más puede importar?
¿Qué puede uno esperar?


Odio la esperanza.
Por no ser mi enfermedad.
Esperanza es solo un nombre,
O un veneno a despreciar.
La única droga que no pienso probar.

Rasgar la tela
Dejar que la sangre brote
Desde mi oscuridad interna
Y se mezcle con la pureza
De un lienzo blanco final.

La caricia de un frío brillo,
De un resplandor lunar.


@A. Rheinn
RheinnPoetry©
leer más   
13
9comentarios 61 lecturas versolibre karma: 125

Mi costura

Mañanitas de costurero,
lleno de promesas prometidas,
hilos que rezan
ser elegidos
para tal proeza.

Y aquí estoy,
engalanada con mis gafas
para hacer una obra maestra,
intento hacer alquimia
y auténtica filigrana
de pasamanería,
a la vieja usanza,
intercalando bobinas
a diestro y siniestro,
cortando hilos con los dientes
del tiempo.
Enhebro mis ojeras
con auténtica parsimonia,
estirando la lluvia,
en besos de caracola.
Me salió a la primera,
y he reconvertido
una realidad por otra,
aún más bella.

Saco hilos de paréntesis,
puntos y comas,
y unas cuantas anécdotas,
que le van de maravilla a mi obra.

flores lavanda y alhelíes
juegan a la comba,
recorriendo la llanura
de bellos querubines,
saltando con ninfas engañosas.

Mezclo versos de hebras
llenas de punzones de filtiré,
que dejan entradas
y salidas abiertas.

Una aguja pizpireta,
coquetea con mis caricias,
rebuscando rincones
de polen bordado,
y convierte rincones oscuros,
en charcos arcoiris,
que fruncen
mis ojos cansados.

Mis dedos empujan
espaldas de agujas
atravesando geografías,
que conquistan mi tela
y piden ser reconvertidas,
en jardines colgados
de columpios de Babilonia,
en aroma de piel de rosas,
en labios de seda,
en terciopelo de miradas,
en pista de brillantes,
llenas de zapatillas bailarinas,
en plumas de ojos
color amapola.

Angeles Torres
leer más   
14
18comentarios 109 lecturas versolibre karma: 109

A la sombra

En fin, aquí me tenéis
en esta terraza limonera,
que amablemente
envuelve las esquinas
de mi cuerpo
tan ido y tan venido.

He pedido una racioncita
de huecos entre comas,
especialidad de la casa.

El cliente los adereza a su gusto

Los hay que con buena fe,
en virtual trastero buscan
el viejo adjetivo usado
que casa con cualquier salsa.

Otros con mayor arresto,
conquistan la fortaleza
donde viven las huríes,
las palabras esquisitas
tan bellas y tan distantes.

-No estoy para tonterías,
sentencian los lapidarios.

Y luego los esenciales,
primos de Gustavo Adolfo
ajenos a hueco y coma
y a los juegos malabares,
prendados toda la tarde
de esa figura inquietante,
la chica que vende helados
en cucuruchos de seda.
leer más   
14
5comentarios 82 lecturas versolibre karma: 101
« anterior1234510