Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 785, tiempo total: 0.006 segundos rss2

Dos abracadabra para Vanesa. (Cartas para ti)

Vives donde la estela del colibrí,
allá por mayo,
ya me susurraron los espejos mágicos.

Vuelas por mi sórdido destino
cada segundo desangrado
si puedo dormir una sola noche
en el vacío con cielo de velas.

¿Quizá fue Errol Flynn?*

¡Abracadabra!

¿Recuerdas?

Ya no espero nada
porque tiré al barro envenenado
la pata de conejo.

Dice el diario
que llueve en Filadelfia,
pero que importancia puede tener
si aquella canción nos atormenta aún.

Hasta donde podré seguirte
por la pasarela de los sonidos blancos
en botellas de plástico
perdiendome bajo una lluvia de tinta verde
y no sale mi sangre helada
cuando me pincho con la espina
de la rosa.

¿Me oyes?

Solo me dejas abrocharme el abrigo
y chapotear los charcos
al arpegio de Hackett*
al cruzar un puente en San Francisco,
en la húmeda y fría noche
de los letargos.

Del tiempo de las misas negras
y los aquelarres.

¿Aún sigues tras la niebla?
O posiblemente en la otra cara del papel.
Puede que también pienses en mi
cuando suena la campana.

"Una pizca de vino y un vaso de cerveza (fría) cariño.
¿Que hora es?" *

Yo si recuerdo...

Fueron. Así fueron
de felices los tiempos que sobrevivían
inundados de caricias
en la flor del amargo.

Otoños de pelo largo
y tienda de campaña,
ocultaban dos limbos revoltosos
y musarañas erguidas.

Eran los días a trescientas horas
de revolcarnos por la hierba húmeda
y fueron los crepúsculos de mordernos el alma
y estrujarnos como naranjas
con furia inmisericorde.

Tus dedos mojados de rocío
pintaban dibujitos en mi frente.
Tu pecho se apretaba en mi pecho
y Batman y Tarzán nos contaban
como es Venecia en primavera,
a las nueve y cinco.*

Como me haces recordar
a la anciana madre gansa*
mientras aspiro el humo-cáncer
del cigarro, que dibuja calaveras y tormentos
en el aire sin oxigeno de este cuarto pálido
enterrado en hielo.

Y ya van por 23* pregonaba sin consuelo
nuestro Phil.

Me enseñas que el cine es para comernos...

y la cinta de casette está gastada
y el viejo piano destila
mil pentagramas de notas tibias
por la ventana abierta

y volamos hasta el nido de la cigüeña
y jugamos al despiste con las luces y las sombras...

y nos besamos hasta morirnos.

Nos alegrábamos si
Helena de Troya hallaba por fin un nuevo rostro.*

y no nos importaba morirnos besándonos.

Pero si! Ay de mi!

Estoy pisando la tumba de aquel tiempo
y sigo escuchando el arpegio de Hackett*,
y sueño un poco mas, dejando que las lágrimas
ahoguen las torpes letras que te escribo.

Ya no son cintas de casette...

Ya no se oye tan mal...

Son otros tiempos, princesa.


Me araña la madrugada en mi cama fría,
y el alba con dolor de alma
vuelve a preguntarme
con sangre en las palabras
porqué nos perdimos esta vida si no tenemos otra.

No consigo encontrar una respuesta a tiempo
antes del suicidio de las tardes locas
en el alfeizar de aquella ventana
donde la yedra y la enredadera
tambien murieron de angustia.

Aunque tus ojos vean naufragos
tu no estás mojada*

¿No te quedarias* princesa?

¡Abracadabra!

¿Lo recuerdas?

Yo si recuerdo...

Solo me permites seguir viendo
día tras día,
en mis sueños congelados
en témpanos de desvelo,
unos ojos de mañana azul
y unas pecas traviesas.

Y noche tras noche...

con luna o sin luna
con lluvia o sin lluvia...

seguir sentado
en el frio filo de la guadaña...

¿Lo inició Errol Flynn?*

y sentirte cerca...

...y llorar mi pena.


*Pasajes del tema "Blood on the Rooftops" de Génesis.


J. Robles



Helena de Troya
leer más   
3
4comentarios 19 lecturas versolibre karma: 40

El mejor sitio en el Juzgado

Quién me va a juzgar

cuando haya escrito este poema

cuando sin pudor desnude mi alma

para contar mis verdades.

Quién se va atreverse a levantar

una piedra en nombre de la falsa

moralidad.

Quién va a censurar mi sonrisa

cuando no fue capaz de secar mi llanto

Quién va ponerle puertas a mi cielo

si cuando hubo tormenta no me cobijó

Quién va llevarse mi primavera

si al llegar el invierno, se congelaron

hasta los silencios.

Nunca pedí nada, por eso no espero

nada.

Y por eso a la fiesta de mi entierro

Solo podrán ir aquellos que hayan

pecado de corazón.

Porque con ellos comparto

La imperfección que supone

ser humano.
7
5comentarios 24 lecturas versolibre karma: 110

Inefablemente

17 de febrero de 2018

Donde guardo esa mirada brillante y profunda,
impregnada en deseo,
que hace juego con tu sonrisa imperfecta,
casi perversa, casi mordible,
que descubre y delata
el rubor en mi escote
sin marcha atrás.

Y donde se sacian mis manos
que deliran el mapa,
de tus curvas y líneas,
tu perfil,
tus esquinas y rincones
tus bordes, tu silueta
y toda forma humana
que de tu “arquitectura exquisita” emana.

De donde saco las palabras
para describir la obsesiva forma
en que tu aroma
me perturba la nostalgia,
me escarba en la memoria,
dejando cada vez mas zanjas,
dejando cada vez mas vacío.
Y en un intento fallido
por darme un respiro,
abro las ventanas de mi mente,
tomo una bocanada de aire
y adivina…
Me sigue sabiendo a anhelo,
que me sigue sabiendo a ti.

En este punto, ya me resigno,
Me entrego a la idea y me dejo llevar.
Vuelvo a mirar la ventana,
y allí estas.

¿Cuantas veces van?
¿9, 18, 75? He perdido la cuenta.
Fantasearte es un don masoquista.
Pero igual te voy a contar:
Que llego siempre sin avisar,
a convidarte "risas y porros"
a escuchar tus secretos,
a deleitarme con tus defectos perfectos,
memorizando tus gestos,
tomando nota de los detalles de tu voz,

Te observo hipnotizada (idiotizada)
como quien mira un atardecer,
de esos que te hacen guardar silencio
y detienen los segundos como susurros en el aire…

Y como quien no quiere interrumpir,
procuro irme antes de que notes
que me perdí esculcando en tus lunares,
revolviendo en tu cabello,
buscando la pista que falta,
el ingrediente secreto,
el arma infalible,
la estrategia mas astuta.

Tu punto más débil.
Tu entrada más frágil.

Absorta y distraída,
ya a lo lejos,
veo como te levantas,
perfilandote el sombrero,
ya de salida,
como quien lleva prisa
y pienso "se me hizo tarde"
y no me queda mas que escuchar
las melancólicas canciones,
en un jardín de girasoles,
junto a las damas de tu vida.

infinitamente inefable.
Inefablemente mi arquitecto magnético.
leer más   
7
6comentarios 48 lecturas prosapoetica karma: 96

Te voy conociendo...

Te voy conociendo
quizás días
parecen pocos días
si, los puedo contar con mis dedos
y te asombras que los cuente
para mi es una eternidad
y me hago la misma pregunta.

Donde respondes a mis sobresaltos
es el anhelo del brillo puro
la luz que encandece
y las mañanas que adormecen…

Porque es de donde provengo
un halo magistral de hambruna
y el mar de llantos recuerdos
es acaso el miedo a desaparecer
vuelve a mi piel tostada del ayer

gritando tu delicia

mi musa inalcanzable.

Ramón Pérez
@rayperez
Septiembre 2018
Cabimas, Venezuela
leer más   
16
5comentarios 52 lecturas versolibre karma: 133

Corazón de tinta

Vuelvo a escribir con sangre
la tinta que me sale de corazón
y me brotan palabras del alma
como agua de la fuente.

Cada frase va trazando
su propio camino en una
aventura que no tiene final

No siempre queda bien aquel
poema de amor que intenta
ser romántico
Ni la poesía dura y directa
que quiere ser discurso.

Vuelvo en reversa como quien
no termina de escribir
la historia de su vida
y se conforma con una simple
crónica de domingo

Tengo el corazón de tinta y sal
de fuego y tormenta
y la mano me tiembla
cuando intento
escribir sobre tí.

La noche se aferra a mi prosa
y me desnudas entre lienzos
y pincel
porque la poesía tambien se
pinta.

Fui a contarle mis penumbras
al viento
y me devolvio una sonrisa
envuelta en brisa.

Intento escribir en azul
pero siempre sale negro
porque tengo el corazón de tinta y sal
de fuego y tormenta.
leer más   
12
7comentarios 52 lecturas versolibre karma: 135

Abuelos

Dos ancianos muy unidos
en una solitaria casa
compartían el abrigo
y el calor de algunas brasas,
se sentaban bajo una parra
en sus sillas mecedoras
discutían como niños
pasaban así sus horas,
si uno se ponía triste
porque un recuerdo lo apenaba
agachando la cabeza el otro
en su penar lo acompañaba.

Se contaban sus historias
una y otra vez escuchadas
como si fueran historias nuevas
como si nunca las contaran.
Caminaban por las tardes
daban la vuelta a la plaza
al entrar el sol volvían
por el mismo camino
a la casa.

Una tarde solo uno
dió la vuelta a la plaza
y cuando alguién pregunto
¿y a su amigo que le pasa?
le corrieron por las arrugas
hasta la espesa barba
unas lágrimas que humedecían
con dolor a sus palabras
-él se quedó dormido,
dormido bajo la parra,
sus últimas palabras fueron
-amigo hace frío, entra a la casa-.

Y el abuelo con dolor
comenzó a decir en voz alta
-ahora mis historias
seran historias solitarias,
ya no tengo quien las oiga
ni quien comparta mis charlas-.

Se fue lentamente el abuelo
murmurando unas palabras,
sin su amigo no tenía consuelo,
la soledad lo acosaba,
pero ¿que alma sin un amigo
no se sentiría solitaria?.

Al abuelo lo encontraron un día
sentado en su mecedora
mirando el lugar vacío
cansado de contarle historias.
Poco a poco se quedó dormido,
dormido bajo la parra,
lo vino a buscar su amigo
se fueron a charlar sus almas.
(Allá por 1977)
leer más   
16
11comentarios 86 lecturas prosapoetica karma: 136

Fruto prohibido

Te ruego con este poema
que ya, please, no me sigas,
que busques tus sueños
que hagas tu propia vida.

Ella de mi talento
admira el derroche;
y no me hizo reproches
cuando con pena de ti,
le hablé por las noches.

En ella podrás encontrar
sin miedo a errar, una amiga;
pero a ella le seré fiel,
en esta y la otra vida.

Tal vez ella no componga liras
y mucho menos deciliras;
sin embargo, desde hace tiempo
a mi soledad, hace compañía.

De mis versos es la musa;
me ama y no pone excusas
cuando no me contesta;
luego, abre sus exclusas.

Cuando "Maestro" me llamaste,
te pedí que no lo hicieras;
cuando un error cometiste
te avisé, para que corrigieras.

Mis comentarios y "likes"
siempre fueron mesurados.
Mis penas y mi dolor
por ella son escuchados.

Otras, pese a saber que de ella,
mi musa, yo estoy enamorado,
-y que soy ajeno a engañarla-,
bellas rimas me han enviado.

Ella en CDMX me espera,
cuando aquí sea primavera
y en el norte sea otoño;
tú, en tus noches de insomnio
perseguirás otra quimera.

Ella conoce de mi "El gran secreto"
y también le conté mis manías.
Sin embargo, su miedo venció
y en mi pecho su llanto ahogó.

Con esto no me despido;
repito, de Camus, la máxima:
"No camines detrás de mi...
tan solo sé mi amig@".
leer más   
16
9comentarios 102 lecturas versolibre karma: 129

Sin título...

Te escribí,
con ansias
esta mañana.

Acompañada
de un café...

Empecé a
plasmar, en
esta hoja
de papel,
lo que mi alma
me dictaba.

Eran
sentimientos
sublimes, que
desbordaban
mi alma.

Empezaron
a dar forma,
y se
convirtieron
en preciosos
versos,
contando
una historia,

Nuestra
historia...

© Derechos de autor
Isa García
leer más   
6
2comentarios 60 lecturas prosapoetica karma: 76

Aguja, sedal y arrugas (colaboración con @Pequenho_Ze)

Me despido del sueño
tras la mampara de tus labios.

La materia desnutrida
busca trato de favor
en trampolines venenosos.

Sobre la mesa,
aguja, sedal y arrugas,
escueta ingeniería
para calmar las voces atrapadas
entre brazos de arroz.

Escuece el aire
al rozar las palabras
que agonizan en la alfombra.

¿Quién llora tras el espejo?
¿Quién me obliga a gritar?

Los muebles se doblan
ante tamaña negligencia emocional.

Creo que tengo
las piernas rotas,
pero quiero saltar.

Justo antes de coger
el "Bus" del no volverte a ver
tiraré a la papelera
esta lata de infortunio
repleta de pupilas dilatadas y cenizas.

He sobrevivido a base
de galletas inapetentes,
sin zapatos pero con sombrero
por si los pequeños versos
que apuntalan mis costuras
necesitan adorno de refresco.

Ha habido tormentas
pero he tenido suerte
de que mi estómago rechace
cualquier intento de ponerse a cubierto.

Ahora me declaro náufrago en el tiempo
y me aventuro a jurar que ni tú ni yo,
tenlo presente,
volveremos a contar
jamás
nubes en el suelo
ni besos en la frente.
leer más   
25
17comentarios 132 lecturas colaboracion karma: 142

El renacer de un hombre malo

En la luna cuento mil estrellas,
Me siento perdido, sorprendido que no eres parte de ellas.
Cuando caminas hacia mi me ciega tu resplandor,
y después entiendo que no eres parte de las estrellas sino del sol.

Me lleva el viento,
Arrasando con su brisa.
No entiendo el porque,
Pero me enamora su sonrisa.

Antes de conocerla,
Perdido me encontraba.
No pude entenderla,
Aunque su voz me calmaba.

Mi deseo es darle todo,
Sin nada de humillo.
Como toda reina,
Se merece su castillo.

Siempre está en mi mente,
Durante todo lo que hago.
Me siento loco y demente,
Sin embargo su vida no apagó

Seria muy dificil,
Ver que no estas aqui.
No me gusta la idea de,
Tener una vida sin ti.

Cuando la perdí,
Supe que cometi un error.
Cuando creci,
Comprendí que fui tu peor amor.

Se murio una flor,
Y cambio de color.
Ella fue mi todo,
Ahora solo hay dolor.




Después nos encontramos y lo volvimos a intentar,
Ella me conto que por mi culpa ya no podia confiar.
Le pedí perdón me dijo que lo intento lo mejor que pudo,
Se tardó en decirme que cuando volvimos la confianza nunca estuvo.

Intentamos bailar para recuperar lo que pasó,
Lo intentamos 1000 veces pero no funciono.
Perdimos toda la emoción y todo el sentimiento,
Este amor fracasado fue nuestro destino desde nacimiento.

No puedo decir que no llore,
Estuve tan perdido que a Dios le ore.
Me dijo”Hijo mio que raro que estás aquí”.
Le dije “Padre no puedo seguir sin ti”.

Lo intente y me perdi,
Aunque lo encontré y lo creí.
Perdon por abandonarte,
Gracias por estar aqui.

Perdí mis esperanzas,
Pero tu me las distes.
A todos les dije que estabas conmigo,
Y creyeron que fue chiste.

Después de años,a mi vida la devolviste.
Después me dijiste,“Hijo ahora puedes reparar la flor que rompiste.
Gracias padre, por esta nueva oportunidad,
Me has ayudado a ser un hombre que ella pueda amar.
leer más   
5
1comentarios 15 lecturas versolibre karma: 68

Sala de espera

Ahora a esperar,
y los pasos, tic, toc ,tac
La gente camina
pasa sin más.
En la sala de espera
el tiempo contar.
Pasa volando , te hace soñar
Descansa la mente,
deja las voces sonar
menos la del médico
cuando sale a llamar.
Sigo convaleciente.
Se oyen los pasos pasar
tic, toc, tac.
La mañana pasa
y pasa sin más.
leer más   
7
sin comentarios 29 lecturas english karma: 116

Fiesta de verano

¿Fue casualidad que te reconociera entre tanta gente?
Que nos miraramos en el mismo instante
Ambos nos fuimos solos a casa
Ambos nos fuimos recordando al otro a casa
Echamos la culpa al destino cuando no nos salió saludarnos
Ahora contamos los días para vernos
Esperamos otro instante mágico
Alomejor aquella fue la noche indicada
Alomejor no te vuelvo a ver
Fuimos como el amor en si
Desapareciendo y volviendo a aparecer
leer más   
10
2comentarios 54 lecturas versolibre karma: 112

"A Letizia" dedicado a mi amiga @Letizia

Hay personitas especiales en la vida
Que como cometas fugaces aparecen
Cada cierto tiempo en nuestras vidas
Que con solo palabras expresadas en
Bellos poemas alegran tus tristes días

Sacan sonrisas sin necesidad de verte
Solo con pensarte y a través de su arte
Pueden convertir un mal día en una
Montaña rusa de divertidas emociones
Y compartirlas sin importar las naciones

Dos naciones unidas en una incipiente
Amistad que espero que con el pasar del
Tiempo nunca se llegue a terminar, con
Cariño yo te digo que si de mí dependiera
Esta hermosa amistad nunca falleciera

A Letizia van mi agradecimiento por
Tener hacia mi tan lindo pensamiento
Honrada me siento que me consideres
Tu amiga y desde Chile muy contenta
Yo te digo que puedes contar conmigo
leer más   
16
25comentarios 120 lecturas versoclasico karma: 126

Demeter y Perséfone

Este texto nació como un ejercicio. La idea es recrear el mito de Demeter, en el cual raptan a Perséfone. La intencion és recrearlo desde la visión de uno de los personajes involucrados en el mito (en este caso es Helios, el sol, quien cuenta a Demeter quien rapto a Perséfone, ya que fue el único que lo vio todo), y contarlo como algo más reciente y no como algo mitológico. Espero que sea de su agrado


Los niños jugaban entre las flores, la luz del día lo iluminaba todo.

De repente una nota, y varias más, sonaban, frías. Algo pasó, alguien ya no reía entre los narcisos.

La brisa soplaba entre las flores y el sol dio lugar a la luna. Alguien observaba una pequeña cama que esa noche quedaría vacía.

Los narcisos ya se habían marchitado cuando acudió a mi, pero aquellas notas aún resonaban en mi memoria, desesperadas.

Dijo mi nombre.

¿Donde estaba? Quería saber ¿Donde la tenían contra su voluntad?

Notas agudas y una cama vacía.

¿Quien había permitido que se la arrebataran?

Nadie más había oído aquellas notas.

Su niña brillaba ahora en la oscuridad. Solo su madre aún buscaba su canto
5
3comentarios 26 lecturas relato karma: 80

Había una vez… “5” Cuentitos de error, Ironía, humor y doble sentido sin pudor…

Había una vez… “5” Cuentitos de error, Ironía, humor y doble sentido sin pudor…

Hay historias o cuentos que nunca se detienen, que viajan montadas en el viento tan lejos como pueden, hasta que cruzan otro más fuerte, que les desvía el camino, y alguna tormenta que piensa que volar le ha dado sed, y empapa las hojas, y tiene que volver, por más hojas, para volver a empezar y volver, y volver, y llover y llover…

Cuando rien rien, cuando lloran lloran, pero cuando se aman todo cambia y los dos gozan y goooozan…

Tiene la lengua tan larga, que cuando se ríe se escapa, y espanta a sus sueños más tiernos, y despierta demonios que desvelan el morbo de medirle la lengua y conocer su idioma, pero el verdadero problema es cuando llora y se congestiona, y respira casi obsceno todo el tiempo por la boca, y que boca… y otra vez la lengua…

Unos dicen que se aman y otros no, ni, imaginan, pero si_no siquiera se conocen, para algunos, pero los cuentos mienten siempre y le ponen el final que les conviene, según el hambre, y si hay postre después de perdonar a las perdices…

Él le pide quiéreme y ella sin mirar le grita ámame, pero con menos ropa y más malas palabras, con muchas miradas guiando la lengua, con dedos que quieren imposibles y otras partes que se esconden haciéndose invisibles, él pide, ella gana y ninguno se queda con las ganas…

Tiene sueños que marean, hasta a el pirata más bravo, una noche cuenta cuentos de asesinas de ovejas, la siguiente hace castillos en la arena mientras baja por ascensores, y las peores historias, son esas de terror cuando sube y baja a oscuras por las escaleras, en pijama, con los residuos con pañales que apestan de los fideos, en pantuflas y alumbrándose con linterna, mientras va elucubrando otro cuenta sueño para insomnios, pero se enternece a veces e invita a participar a los minions…

Se saben mentira, de esas verdaderas que ni hablan por darse cuenta, de esas que miran y hacen la vista gorda sin ponerla a dieta hasta que rueda y rueda, y de verdades los aplasta con las lenguas afuera…

Cuando empieza a soñarlo mientras se está bañando él la espera con la toalla y ella lo encrema hasta blanquearlo, para deslizarse con los cuerpos y que no se arrugue de miedo…

El transita sin registro las esquinas de sus sueños, no repara en semáforos, porque les guiña cualquier ojo, porque coquetea con descaro y la luz roja le cede el paso…

Así son los cuentos malos, mal escritos y contados, cortos por pasar el rato, sin buen humor ni sentido, pero con un poco de descaro, así son y me despido…

soundcloud.com/lola-bracco/habia-una-vez-5-cuentitos (Lola)
16
9comentarios 101 lecturas relato karma: 119

Había una vez… “4” Cuentitos de error, Ironía, humor y doble sentido sin pudor…

Había una vez… “4” Cuentitos de error, Ironía, humor y doble sentido sin pudor…

Y Como escribir a quien no te lee, pero te espía despierto, y te envía a sus sueños con ronquidos entreabiertos…? Como escribir esos sueños que se escurren desde el alma y te olvidas despierto…? Yo escribo, aquí empiezo, porque sin cuento no hay sueños y si no te sueño hasta el desvelo se me escapa entre los dedos, si no le digo que te quiero…

Él la extraña, sí, eso dice, pero nunca aclara a quien de cual, y mientras aclara siempre oscurece, y cuando oscurece ya no ve y se van sin decir, a quien, a quien extraña, él…

A veces cuentan que pasea por la nubes, esas sin lluvia, donde sueña y escribe, donde llega volando a cualquier planeta, donde a veces se queda contándole a un gato dibujado en garabato, porque sólo él lo escucha cuando sólo se escapa por los tejados para llegar a esa nube de algodones, y como polizón el gato mudo se esconde…

Quiere escribir a mi altura, porque está tan arriba que me ve pequeña y yo gigante, pero lo grave entre en Norte y el Sur, y entre mirar desde arriba para abajo y al revés, es que él quiere escribir a mi altura y yo le pongo tacos, y sigo quedando abajo…

Yo quiero soñar, pero cierro los ojos y hay espinas y no ovejas, y pinchan y pinchan entre las piernas, aunque pienso en el corral, y
sueño con una escuela, y son fideos en el colador con ganas de manteca porque la salsa salpica los sueños y los mancha, y ya con hambre y picones, rechinan las tripas, y las ovejas nunca llegan, y me doy por vencida entonces me duermo…

Pero volviendo a los sueños, esos que quieren cuento y hacen puchero que no se come, porque es de trompa con labios, porque tiene el libro abierto en la historia favorita, esa que yo le leo y le cambio siempre los nombres y a veces el final, donde la rana no es princesa y el príncipe con el beso se vuelve sapo y se van croando bajo, porque no saben silbar…


Y un día llega en el verano y descalzos por la arena uno deja la huella y la ella muy coqueta pierde en un paso una chancleta, queda saltando en un pie y perdiendo el equilibrio vuelan sombrilla y anteojos, aterriza en la orilla pero aún conserva desencajada la otra preciosa chancleta…

Y siguiendo con los sueños, con los sueños de verano, de el verano del norte, yo me abrazo a mi oso, ese grande de peluche, y nos contamos un cuento, mientras nos vamos durmiendo, y aunque alguno no me crea, a veces lo sacudo un poco, para que me deje dormir, para que no arronque más soñando con su coche…
Y hablando de sueños, de noches, sapos y fideos…

Esta noche te cubriré de libros, hasta libros de recetas, de historias incompletas y algunos muy viejos, con hojas tristes arrancadas, con las que se secaron lágrimas que borraron el final, y con la sal de las lágrimas con que cocinaron un pollo, pero sin papas, porque ellos estaban en su cama durmiendo para trabajar mañana. Y yo solo llevaré los libros para encontrar juntos la fórmula de cocinar un Cuentohistoria con perdices felices, porque no se las comieron y en el bosque hicieron su casita para acabar sus días juntos hasta que las llamen en otra vida para nuevos cuentos.

A veces, se para a la orilla de la noche, ahí justo donde se mojan hasta los pies los sueños, de la emoción mientras la espera, del frío del rocío, de esperar y esperar tanto, y dormido no vio ningún cartel que dijera por aquí el Toilette o por allí el cuarto de baño…


El verano y el invierno los había vestido y desnudado tantas veces que marcaron a la ropa y usan bikini y malla en invierno, y en verano pasean sus mejores Sweaters, y no se enferman, y no transpiran, porque viven de los sueños que roban por las noches y amanecen con el clima en otro cuerpo…

Y siempre lo mismo y nunca cambia, que corre para un lado, que sigue la pelota para el otro, y el tiempo se le escapa a veces sin sueños, cuando afloja los dedos y se le caen los minutos robados, uno x uno al suelo…

Pero los levanta cada día mientras corre de ida y marcha de vuelta, y va dejando rastros sueltos para atar nuevos cuentos… con un The pero sin End (porque aún busca en google que quiere traducir)… Shhhhh

soundcloud.com/lola-bracco/habia-una-vez-cuentitos-4

14
6comentarios 101 lecturas relato karma: 129

Desplegando Grafemas

Escribí el sol, la luna.
Escribí oscuridad
y también sombras brunas.
Al encuentro manso y
a tristes soledades.
Y dejé que mi pluma
hablara todo de ellos.
Usé letras de imprenta
describiendo lo recto
y con letra cursiva
al rugir del mar y
el bramido del viento.
Dedicando mis versos
a la bella azul noche.
Imprimiendo con rasgos
mis suaves pasos nuevos.
Musiqueando tu voz
diciéndome: "mi estrella".
Hablé sobre tu boca,
sobre tu abrazo inmenso,
sobre tu temple noble,
escribiendo en tu pecho.
Lo conté en siete estrofas
y usé algunos sonetos,
de cómo nuestros cuerpos
se volvían etéreos.
Tipeando letra en
luz del papel-pantalla,
prosas, sonoros versos.
Pero nunca he contado
que a tu amor yo me entrego.

A.B.A. 2017 ©
Amalia Beatriz Arzac
Buenos Aires-Argentina
leer más   
15
20comentarios 196 lecturas versolibre karma: 125

Pasarán mil lunas

Pasarán mil lunas

Siempre tú, en mis pensamientos
abarcando todo mi existir
llenando de nostalgia mis sentidos
enredando mis pensamientos en noches oscuras,
salpicando de olvido aquellas horas
donde tus palabras locas me hacían reír.
Se fue el sonido agradable de aquellas
melodías, tus melodías, ahora solo escucho el viento
que me cuenta historias de amores perdidos
en la neblina donde perdí tu amor, ahí yacen
los besos y las caricias que nunca nos dimos
los abrazos imaginarios y las cartas de amor
que escribimos para luego romper sin que tú y yo
supiéramos que decía en ellas.
¡Cuándo volverá la alegría a mi corazón!
Pasarán mil lunas antes que vuelva a sonreír
pero estoy segura de que no alcanzaré a contarlas,
abre dejado este paraíso perdido inundado de llanto donde
ahogaré mi existencia con tu nombre en mis labios.
leer más   
5
4comentarios 45 lecturas prosapoetica karma: 80

Había una vez… “3” Cuentitos de Ironía humor y doble sentido sin pudor…

Había una vez… “3” Cuentitos de Ironía humor y doble sentido sin pudor…

Y contaba la historia que… Siempre voló y voló, deseando llegar lejos, pero nunca llegó, sin brújula ni mapas, y hasta que creo que llevó un ala delta de repuesto, por si las suyas perdían las plumas, porque dejaba que la guíe el viento, y el viento no era uno, eran muchos y cada uno la desviaba a su antojo y el antojo la dejó en su mismo punto de partida, desplumada y con enojo…

Y porque quererte no alcanza, y alcanzar no te alcanzo, yo vuelo cerrando los ojos hasta la puerta de los sueños, donde te dejo una pestaña, sólo una, para que veas como con amor siempre te veo…

y Te quiero yo. Y si me amas te amo. Y si me piensas te siento, y si te siento yo me quedo en tus rodillas, con las piernas a cada lado y los corazones enfrentados latiendo cruzados, por amor…

Y Apareces siempre, cada que el viento me arrastra a otro puerto, y entre marineros y fogata contamos chistes verdes en la playa, donde la luna de risa pierde la compostura y hasta los piratas abren los ojos, o el que les queda, y aunque no entienden el idioma de los cuentos, están tan borrachos que pagan y riendo se duermen, y en silencio robo todo para juntar los fondos y pagarle al viento para que me lleve aunque sea tarde, a los sueños de tu puerto.

Pero a veces me quedo, en mi frío, donde llegan tus sueños atravesando el mar aún calientes, porque no hay corriente fría que los detenga, ni luna nueva que oscurezca haciendo noche su horizonte, cuando en mi orilla el sol apenas se esconde esperando, porque sabe que sin ellos no me duermo, no me duermo…

Y están ellos, que siempre se enojan y cuando se enojan son tan tercos que ni hablan, y ni hablan aunque se muerdan la lengua, porque la tienen muy larga de tanto besarse las mentes, de tanto intentar tocarse las bocas y las ganas que hacen babas los deseos de probarse; por eso se enojan, porque no hablan aunque mueren de dolor mordiendo la lengua con ganas de escucharse…

Pero fue un día como hoy, como mañana y una canción desafinada con la cual la despertaba saliendo de la cueva el escritor de cuentos, fue un día como hoy, como la mañana de un verano, donde ella nunca no entendió la letra, entonces se escapo a inventar un sur, donde el frío a la noche la abrazaba, hasta que lleguen las flores, cuando el invierno se descongele y se apague el fuego de ese lejano verano lejano de cuentos sin principio, ni final.

Y Otro día como hoy Quizás se volverán a cruzar, Quizás, tal vez, a lo mejor, sabio sólo el tiempo lo diría, mientras no se dejen de soñar, y ella mientras teje le escribe sus sueños al viento, y los guarda para reinventarse de nuevo, cada día, cuando no quiera pensar que cada mañana puede ser como aquel, con otro autor, Un día como hoy, pero de otro fin de verano…

Y empezó un nuevo cuaderno escribiendo: “ Hasta fin del Verano y del Invierno Amor… ” y lo dejó sin terminar, esperando otro cuento…

Final sin Terminar… Lola


soundcloud.com/lola-bracco/habia-una-vez-cuentitos-3
15
13comentarios 115 lecturas relato karma: 141

Amores, esperanzas y poesía

A donde va el silencio
sino no es a contarle
sus desventuras al viento
A donde van lo besos
que no se dieron
y las caricias que no tocaron
piel
A donde van los susurros
que quisieron ser palabras
A donde va la tempestad
queriendo ser tormenta
Con quien se queda el deseo
Con quien vive la ternura
Donde se esconde el amor
cuando solloza la calma
No basta con el sentir
sino hay donde guardar
el sentimiento.
A donde va la poesía
cuando el alma se rompe
y se agota la paciencia
Voy camino a la ezperanza
donde siempre encuentro
un lugar para habitar.
leer más   
23
16comentarios 100 lecturas versolibre karma: 131
« anterior1234540