Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 2582, tiempo total: 0.012 segundos rss2

Viajar en el tiempo

Anoche sentado en la barca del olvido

veía cómo se ahogaban mis palabras en la copa de vino

que mi mano temblorosa sostenía,

se ahogaban en ese mar rojo de penumbras

vivas palabras se ahogaban, pidiendo auxilio.



Intentaba parar la tormenta,

pero cada grito de las huérfanas palabras

se extinguían

se desvanecían

recrudeciendo mi angustia, mi pesar,

y aunque pataleaban con fuerza

las vocales

tratando de salvarse,

el destino pareciera estar escrito .

El destino sacudía mi temperamento y aunque sostenía la copa de vino con tanta vehemencia mi corazón se partía en dos mundos el suyo y el de mis recuerdos.

Cómo salvar aquello

que desconsoladamente

pedía auxilio

en medio de una tormenta descomunal.

Pensé enviarle un salvavidas

en forma de poema;

cavilando podría servir de alivio,

pero no resultó.

La copa de vino

cada vez parecía más profunda.

Cada centímetro de palabra

que caía de mis labios secos

las veía languidecer

en ese mar rojo de nostalgia.

Anoche inventé una excusa para intentar salvar un imposible, inventé motivos para salvar alguna felicidad guardada en algún trastero , inventé excusas para partir hacia algún lugar dónde se esconden los temerosos y despavoridos,intenté poder sacarlos a flote, mis recuerdos y redimirlos de mis fracasos; pero se ahogaban angustiosamente.

La tentación llegó a mí con una sed infatigable.

Necesitaba calmar la piel de mis labios

de este destino

que parecía interminable

y bebí de ese vino rojo contenido en mi copa

que mi mano angustiosa sostenía ,

pero mis palabras morían y mis fantasías también.



Creé sueños y esperanzas

y los bañe con el vino de la arrogancia,

y aún así,

el vino que alguna vez fue de los amantes soñadores

hoy sólo atontaba la sed agónica de desesperanza.

Solo quería beberlo para intentar salvar ecos en la distancia

y no para emborracharme en recuerdos .

Cómo quisiera saber que cada sueño

que fabrico

en este refugio

donde permaneces,

pudiera algún día ser placentero y cálido ,

que sea nuestro por deseo y pasión

y no por el aire infatigable de la lejanía.

La felicidad de mi ser no lo etiqueta un cuerpo

y menos aquellos cuerpos

que no han sabido permanecer ocultos a la tentación

de la vanidad y el confort.
leer más   
9
2comentarios 43 lecturas versolibre karma: 97

El Tiempo Muerto

Llenos los espacios entre segundos
de tiempos ausentes y muertos,
llegan de otros espacios más yertos
manos frías, y rotas, y agudas.

Perforando astas de hueso al costado,
por la reja del pecho cuelan su aliento
y en la fuente de la sangre se abrevan
escarbando el estanque con sus uñas.

Aléjate, Alma, que aún estas a tiempo
de huir por las ventanas de la Casa,
y sin mirar atrás al Jardín desecho
reír por la suerte que te ha tocado.

Que las manos que todo pudren
son Envidia que al Corazón apresa
y buscan como la más digna presa
la mente del Hombre, del cuerpo lumbre.
leer más   
9
2comentarios 49 lecturas versoclasico karma: 95

"Arcos de tiempo"

Arcos de tiempo
que traen comprensión.

Disparada en flechas;
directas, al corazón.

Arcos de tiempo,
flechas de comprensión,

golpes de intervalos distorsionados,
que traen luz,
a la razón

@A.Rheinn

"Arcos de tiempo"

#RheinnPoetry
leer más   

etiquetas: tiempo
5
1comentarios 29 lecturas versolibre karma: 78

Como un Idiota

COMO UN IDIOTA

Aunque aceptarlo no quiera
tú formas parte de mí
aunque me duela en el alma
de ti sin quererlo
me he enamorado Yo.

Sé que no eres la mujer perfecta
ni la más pura de todas
sé que eres prohibida
y que a otro le perteneces.

¿Pero dime quién manda en el corazón?

Me enamoré como un idiota
de ti mujer.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Febrero 2018
8
4comentarios 90 lecturas versolibre karma: 102

Esperanza de caos

Cuán lejos estás, paraíso olvidado
Dónde llorar el hombre sin temor,
Sin temor a ser amado
Como un cadáver que todavía respira

Perdido, en un inmenso atardecer
Enorme abismo de dolor
Sobre lo que otros llaman placer
Ahogate tu mismo en el poder

Alguien me contó, sobre una mujer
Esperando ahí afuera con flores y amor
Suave y tierna como una sensación de dolor

Puedo ver, en su totalidad
Labios de un alma iluminada
Donde el sol se une con su cuerpo
En una pureza nunca antes imaginada

Oh cálida brisa destructora
Abraza el éter de nuestro corazón
Invitandonos a vivir.
leer más   
14
2comentarios 43 lecturas versolibre karma: 104

La historia de una chica y un café

Por Riberpa



Capítulo 1 Génesis


No más de veinte minutos habrían pasado, se había ido tal vez para siempre, y ya empezaba a recordar que todo había empezado en ese increíble tres de agosto de hace cerca de dos años, el destino cruzó una delgada línea y en medio de mi incertidumbre apareciste; recuerdo que yo venía en malas condiciones precisamente porque no eran mis mejores días, las presiones y la soledad habían cobrado y afectado mi salud.


Realmente era incomodo sentirse en ese desequilibrio físico y emocional, fui sin más aliciente que cumplir un requisito más, recuerdo estar ahí sentado esperando sin sentido, al oír mí nombre gire con algo de desidia, pero inmediato mi rostro cambio, está viendo aquella persona que se accidentaba en mi vida y colisionaba frente a mis ojos, ahí estaba esa figura menuda, normal dirían muchos, pero cuando mire sus ojos algo me atrapó; sólo lo descubriría tiempo después.


Camine a su lado durante un corto trayecto las primeras palabras cruzadas fueron como un libreto poco profundas, diplomáticas, pero poco a poco me entró el afán de hablar, tal vez tome la iniciativa tratando de agradar por aquello de la primera impresión, buscando crear un lazo que desde el principio mi corazón sintió que se anudó en mí, el tiempo relativamente voló para mí, parece que hubiera desaparecido el resto de escenario.

Sería presumido pensar que tú correspondías desde esa primera cita sólo mi imaginación desbordada de emoción lo recreo, hacía rato que no me sonreía la vida y ese día tuve la suerte que uno no busca, sino que te encuentra. Aterrizado en mis recuerdos vi correr nuestra historia y esa primera conversación corrió dejando en mi la sensación de un querer más.

A veces nos pasa esa incómoda situación de tener sensaciones inexplicables, irte, pero desear volver tan pronto como se pueda, tal vez existen esas diosidencias que se colocan tú camino para hacerte menos pesado el viaje y empiezas a preguntarte qué enseñanza habrá detrás de estas experiencias a la que llegas cuando menos piensas y cuando tus velas se han ido apagando poco a poco.


Capítulo 2 Añoranzas.

Hoy me fui con esa sonrisa que esa “extraña” me regalo a mi otro extraño, esa delicadeza envuelta en una flor de mujer donde cada palabra que brotó me llevo a la tranquilidad, había olvidado que, si hay gente hermosa y que el empaque es engañoso, había luz en tus ojos y ahí me conecte pensando en que los próximos días fluyera en mi un ángel capaz de corresponder ante tantas dádivas que entregabas a borbotones.


Esos días anteriores a nuestro nuevo encuentro estuvieron plagados de recuerdos, de contar los días esperando retomar nuestra conversación y con la esperanza de seguir reconociendo en ti aquello que había tratado de buscar con algún desespero durante varios meses , en donde soñaba frecuentemente en disfrutar de una conversación y que esta fuera tan lenta como pudiera , alargando cada minuto y sintiéndome afortunado porque estarías ahí para recibir mi sonrisa, con una empatía perfecta y así aprovechar cada uno de esos espacios que me regalaras.


En esas noches pensaba como este sentimiento naciente e ilógico debería manifestarse y en mi mente se cruzaba varias opciones que iban desde unas señales de SOS desesperadas de que te fijaras en mi de manera perentoria hasta pasar desapercibido y solo dar ligeros toques de estas sensaciones que iban creciendo; la noche anterior a nuestro nuevo encuentro me sentía como aquella oruga queriendo convertirse en un abrir y cerrar de ojos en una mariposa amarilla en un mundo lleno de color , sin embargo decidí colocar pies en tierra y reconocer que si bien desde niño me habían vendido la imagen del amor a primera vista esta requería de algo más y lo iría comprendiendo en el camino que me esperaba.


Capítulo 3 Conociéndote


La mañana estaba fría, si bien llovía copiosamente podía ver la gente caminar rápidamente , doy un giro a mi pensamiento he intento imaginar que cada uno de ellos vive su mundo y está pensando en las horas por venir , en sus anhelos y metas de ese día; yo por mi parte venía con esa ansiedad que había tenido los días anteriores, con un solo objetivo confirmar si esa conexión primaria y básica que sentí era real o parte de mi imaginación, de nuevo volví a la realidad y seguía caminando , apresure el paso dando zancadas más grandes y volví a sentir frío en mis manos y ansiedad en mi corazón.


De un salto nominalmente entre al edificio me anuncie y espere con impaciencia el encuentro, por un momento me quede absorto y de nuevo reacciono cuando alzo mi mirada y la vi acercarse hacia a mí, como si me conociera de siempre me saludo con un gran don de gente, sin embargo siempre guardo la formalidad que ameritaba la situación, a pesar de ser la segunda vez que coincidíamos nos sentimos cómodos como si nos conociéramos desde hace mucho tiempo , sentía una buena energía y esto era signos de un buen comienzo para seguir escribiendo letras en el libro en blanco que no había obsequiado el destino.


Hasta ahora me había referido a ella como esa figura menuda y realmente quiero guardar en mi memoria fotográfica tu rostro el cual contemplo de manera directa y en especial esos dos puntos de guía que son sus ojos , he de decir lo que primero vi fue una sonrisa permanente que uno no olvida, vas irradiando luz con una actitud que pocas veces uno ve, más qué describir lo físico de tu belleza admiro lo que inspiras , me llevas a soñar y no queda otro camino más que agradecer a la serendipia que me permitió conocerte, aquí y ahora estoy seguro que si fuera por tu sencillez dirías holas no crees que estas exagerando ? y yo simplemente tendría que decir que pude ver más allá de lo que vieron los demás.


A ratos quisiera describir todo lo que pasa en mi cabeza cada vez que se generan estos encuentros que he de reconocer se presentan por un tiempo limitado y que son de obligatorio cumplimiento pero que disfruto como si fueran libres y espontáneos, me llena el alma de fe, de un sí se puede y de creer que la vida vale la pena vivirlas gracias a la existencia de seres humanos que van regando enseñanzas como semillas con la esperanza de aportar a la vida de cualquiera de nosotros, hoy salgo convencido que sin importar este final ya dejaste huella en mí.


Capítulo 4 La despedida


Así fueron pasando esos sesenta y cinco días de cercanía en donde cada reunión se fue acrecentando sin explicación alguna un afecto inusual que me llevaba a sentirme pleno y a desear día tras día volverte a ver esos sesenta minutos en los cuales el reloj pareciera estar corriendo unos 100 metros planos, eran implacables y a pesar de que sentía que no era indiferente había una barrera implacable de superar; lo sabía y el tiempo se agotaba y no quería llegar a ese final que era tan seguro como la muerte.

Quisiera detallar cada uno de esos instantes vividos en este corto tiempo; donde las letras se darían un banquete ya que se plasmarían todos lo que nos fue sucediendo en donde en cada cita nos sentíamos más dependientes el uno del otro , cada vez conociéndonos más y estoy seguro que tanto tu como yo nos pasó algo que aún no tiene nombre pero que existió , y ahí me queda anclada ese siete de octubre donde se rompió ese cordón umbilical que nos ató durante 65 días, recuerdo salir algo melancólico mas no triste porque comprendía que había tenido suerte y que lo vivido había calado una gran huella que me impediría olvidarte.

Entendía que en ese momento había diferencias que no permitían una relación diferente a la que el destino nos brindó y que antes de manera valiente lo desafiamos y lo llevamos a un escalón más allá de lo permitido, así me fui con una posibilidad escasa de contacto, pero existía como al aire que exhalaba cada mañana posterior a nuestro adiós.

Estábamos cerrando ese primer año y luego de atragantarme con las ganas de escribirte decidí hacerlo de manera sencilla y empezamos otros ciclos de escritos sin vernos en donde te compartía mis escritos que nacieron de la inspiración surgida de los sentimientos hacia a ti, ahí nacieron poemas sentidos que leías y luego me dabas tu opinión donde me reafirmabas que era grato para ti leerme y me agradecías abrirte la puerta de mi vida.


Capítulo Final ser agradecido

Recuerdo que este medio escrito me trae gratos recuerdos contigo ya que siempre recibí una respuesta ; ahora lo sé con certeza el hecho de conocerte fue para mí muy importante disfrute de cada segundo y cada sorbo de este café retrasado en el tiempo y pospuesto por el destino , desde entonces solo pienso que la serendipia llegue a mí para atreverme a soñar contra lo que parece imposible.


Ayer nuevamente recorriste mis pensamientos como en tantos otros días en que te posesionas de mí y aquí estoy escribiendo estas líneas para evocarte y esperando poder robarte unos segundos y una sonrisa ; como diría Benedetti mi táctica y mi estrategia era mantener esa pequeña posibilidad de contacto viva a través del tiempo así fueron transcurriendo meses el cual después de muchos obstáculos se cristalizo una noche fría de aquel 7 de marzo.


Hoy soy consciente más que nunca de las limitaciones que tenemos, unas más que otras y que solo si Dios lo permite caerán, sin embargo, hoy no hay tristeza ni dolor; tengo el recuerdo de la más hermosa sonrisa obsequiada a mí por esos ojos que aun evoco y sabes que entiendo tu silencio y lo respeto, tu historia, tu pasado, pero si por una extraña razón quieres verme ahí estaré ya que siempre he tenido fe en ti.

La noche llega y tu recuerda reposara en mí y a partir de hoy en estas letras que quedaran como vestigio de aquel hombre que llego a destiempo a tu vida y que lo poco que compartió lo hizo de corazón y a plenitud conscientes de sus defectos, cierro los ojos lentamente y mañana será otro día

Esta historia continuará
leer más   
3
sin comentarios 33 lecturas relato karma: 39

plano

he querido sentir
he buscado en los cajones
la imagen del verso
el descalabro en el cuerpo
ese recuerdo...

y sin querer,
el corazón plano,
liso y plano,
apenas un susurro de tibieza
una caricia áspera
una lágrima tensa

como un vegetal aniquilado
al que le van a quitar
la tierra

y el eterno latido
suspendido
en una pena
leer más   
5
2comentarios 16 lecturas versolibre karma: 71

La vida es maravillosa

La vida es maravillosa
vence el miedo que acongoja,
vivir es hermosura para un corazón de piedra
un amanecer dichoso con alegría.

Tierra fructífera
árboles sin sequía, eso es la vida,
hoy es un día maravilloso
para quien no lo olvida.

La luz ha encontrado lo perdido
lo guardado en el olvido
pídeme lo que quieras
menos que abandone la dicha de vivir en mis pupilas.

La vida es abrir los ojos nuevamente
y saberse vivo
milagro de risa y alegría,
flores del río y la montaña tardía.

La vida es un sauce agitado por el viento
un bosque que lentamente suspira
un rocío de la brisa de otoño
una azucena que crece a la sombra de la calma.

La vida es un perfume de flores
una arboleda con un ruiseñor
que canta un amor apasionado,
rivera que se asoma cariñosa en un nuevo día.

La vida es maravillosa
con sus aves, los rayos, la luna, la ilusión y el sol
el milagro de estar meciéndose en una hamaca,
hoy es un día maravilloso.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
“El mute”
17/02/2018.
16
11comentarios 149 lecturas versolibre karma: 111

Abrázate fuerte que amar te toca

Tus ojos gritan despavoridos
nadie escucha más que su propio silencio
pareces invisible en un mundo ajetreado y lleno de bullicio.

Muchas son las señales que enmudecen tu conciencia
muchos son los sentimientos que intimidan
a un corazón roto en mil pedazos.

Y aun así, nadie alcanza a limpiar tus lágrimas
nadie te escucha, por más que intentas gritar fuerte
nadie voltea a ver a tus ojos.

Es tanto lo que tus ojos hablan
que no necesitas muchos segundos para dejar de callarlo
grandes son las piedras que bloquean tu garganta.

Gritos sin voz que nadie interpreta
manos que bloquean tu habla

solo dios es testigo de tu inmenso sufrimiento.

Solo dios y nadie más observa
por más que imploras
tu ruego no se transforma en una salida inmediata.

Tu frente es la prueba de la frustración que siente tu plena inocencia
son los segundos eternos e interminables
que la propia oscuridad divaga en tu cabeza.

Delirios e imágenes interminables que las voces
y las pesadillas parecen incontrolables,
como quisieras que la noche nunca oscureciera.

Y fuera la luz un rayo eterno que te libera
como quisieras que una estrella fugaz llegará a tu día
y ya nunca tuvieras que guardar más ese secreto podrido.

Y como un acto divino un abrazo fuerte y limpio ahora te protege
tan fuerte lo abrazas que pareciera que no te alcanza
todo el aire del universo para respirarlo y poder llenar tus pulmones.

Tu sonrisa en un lindo rostro a regresado
vuelves a soñar con tus fantasías gloriosas
a correr por el parque a toda prisa.

A amar el cine que tanto te llena
tu niña interior es una niña hermosa
abrázate fuerte que amar te toca.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
9
6comentarios 154 lecturas versolibre karma: 98

La luz de tus ojos...

Perdiste la luz de tus ojos, pero no la luz de tu alma,

Perdiste la luz de tus ojos, pero tus manos, tu cuerpo, tu voz te lo cuentan todo.

Amo la forma como miras la vida, amo la forma como le sonríes….

amo la forma como le bailas a la vida, sin reproches, sin amarguras.

Perdiste la luz de tus ojos, pero no la ilusión por soñar….

Perdiste la luz de tus ojos y tu corazón se hizo grande.
leer más   
5
sin comentarios 29 lecturas prosapoetica karma: 63

Poema incomprensible

Abarse va mi corazón
Que al incoar, el embair
De tus besos comienza a
Arrecirse el alma mia

Las hojas de la milpa, crecen
Bajo una leve garua
Donde los amantes
Se reúnen para que besos
Tras besos, no dejen de manir
Sus corazones

Pero eso no va a manutimir
Que puedas propender
A que me ames...
leer más   
9
2comentarios 51 lecturas versolibre karma: 93

Difícil es Volver a Sentir

Cuando el amor
es total
cuando se le lastima
tanto al corazón,
cuando a golpes
se mata al amor,
cuando se destruye
la ilusión
cuando desgarran
el alma
en dolorosos jirones.

Difícil después es amar,
difícil es volver a sentir,
ya no se sufre
por ninguna pasión.

MMM
Malu Mora
leer más   
10
10comentarios 72 lecturas versolibre karma: 108

Nada

Como este cielo plomizo,
tu corazón
mi confianza deshizo:
queda el gris de tu función.

Ya no recuerdo la estación,
pero largo ha sido el viaje,
torpe peregrinaje
desde mi voz clara
hasta el más sereno silencio.
Y, ahora, rozando las murallas de tu altar,
mis ojos enfangados
por una rémora de versos interrogantes,
al fin, pueden enmudecer
pues ya no tienen nada que decir.
Ya no hechizas mi expresión,
ni tu imagen voltea mis líneas
y mi boca no te pronuncia
baldía en lo desconocido.
No sé qué espera de mí el reloj
que me habla en horas ateridas,
asolando una eternidad
ignorante y humillada;
convirtiéndome en una extraña
que se tienta las aristas.

© Yolanda Gracia
leer más   
6
sin comentarios 57 lecturas versoclasico karma: 61

Soledad contraída

Es el estupor de un final a tientas la provisoria soledad que nos separa, la culpa de nuestros rencores y verdades que son amargas hasta en la saliva.

Mi memoria sin tacto de tu cintura, voraz que el olvido gana la partida, el futuro cerrado y sin llave donde la muerte mira celosa.

Un niño que no supo que hacer con su piedad y un corazón inhábil y profiado y ya vez frente a esos enarbolados rostros yo soy ese niño.

Los recuadros rodeados de sombra y silencio y tus recuerdos que suben como humo a mi conciencia y nuestro reencuentro que solo puede llegarnos por contagio.

Poca cosa queda, que mas allá de mi soledad esté la tuya.
5
sin comentarios 16 lecturas prosapoetica karma: 60

Apoyarme sobre el pecho del mundo

Y dibujar con tiza la sombra
del almendro de tus ojos
y agitar sus ramas.

Y hacer mis días contigo
apoyarme sobre el pecho del mundo
convocando las horas.

Olvidarme de mí
pensándome

Construir cuerpos sin aire
que no tiemble el aliento
de la aurora nacida.

Hablarás, voy conociendo
la voz de la ternura
que sostiene el cielo.

Mi corazón pálido besa
unos senos impalpables
escondido
dormido

Olvidarme de mí
pensándote

“Te encontraría sin buscarte”
tengo la forma de tus manos
nos hemos construido.

Tu mano sobre mí no pesa
cae, juega, es noche que es día
es la mano que da comienzo al tiempo.

Y dibujar con tiza la luz
de las manos del mundo
con un corazón quemado.

Noche fresca sonriendo
saliendo de tus labios
nos comimos el tiempo.

Andar, atravesar el fuego
el espacio incierto para darte luz.

Cuidar el almendro tus ojos
leer más   
16
20comentarios 110 lecturas versolibre karma: 108

Pensando en ti

Siempre que pienso en ti.

Me alumbra un par de estrellas,
es mi noche la más perfecta,
cuando cae sobre mí, tu mirada,
es como si callera sobre mí,
el fuego de una estrella fugaz,
difuminadose en mi piel,
vertiendose en mis venas,
el calor de la hoguera.

Y sigo pensando en ti.

Cuando me escribes un te quiero,
sabes tú, que eres mi lucero,
sabes, que habito entre las sombras,
dándole el mejor lugar,
entre luces de mis versos,
al regalo que jamás podré olvidar,
me diste tu corazón, y el mío...
no sé dónde fue a parar.

Y estoy pensando en ti.

Mi sangre entre el fuego,
mi respiración te busca de nuevo,
latidos que preguntan por ti,
y mi ternura... Acaricia tu mirada,
mientras llueve, quisiera tenerte,
una vez más ente mis brazos,
con tus besos de jazmines,
y frescas azucenas perfumadas.
leer más   
13
6comentarios 105 lecturas versolibre karma: 101

Te pregunto poeta

Tú, poeta, que con tus versos
logras mi ser me arrastre
hasta el fin de mis sentidos;
letra a letra, palabra a palabra.
Poeta, el ras de tu alma, a la mía encuentra.
Haces tu hogar en la cavidad de mi pecho.
Lo hondo de tus palabras penetran en el fuego de mi hoguera, y me baño,
en el frescor de tus aguas.
Tu prosa, es la madre de mis sueños,
fácil me conduce a la fantasía, al ensueño.
Tú, poeta, en suavidad, intensidad o melancolía me atraviesas directo al corazón, cual daga furtiva, o aromático pétalo de rosa.
Sangro, en éxtasis, en agonía,
por el llanto o canto de tu verso.
Incomprensible es mi sentir por tus palabras. Dime, la razón poeta.
Dime el porqué, mi ser por ti suspira?
leer más   
17
17comentarios 77 lecturas versolibre karma: 92

El árbol que quiso volar

Corteza áspera y frutos amargos. De formas extrañas y colores raros.

Eras el árbol desconocido. De ramas gruñonas y hojas largas.

Las raíces te llegaban a lugares ocultos, perdidos. Pocos duendes las habían visto.

Pero yo, diminuta, me colé por tu tronco y llegué a la copa.

Descubrí que, bajo esa coraza de madera y tierra, tienes savia que brota.

Y ojos mansos.

Cálidas las manos y corazón -sí, corazón- blando.

Perdiste, en algún momento, tu capacidad de echar el vuelo. Decidiste, en lugar de eso, dar sombra y frutos en invierno.
leer más   
11
14comentarios 70 lecturas versolibre karma: 90

Si me das a elegir

Si me das a elegir.
Me quedo con la luz
de tu mirada.
Me quedo con la sonrisa
de tus ojos.
Me quedo con los versos
en la almohada...
Si me das a elegir.
Me quedo con la magia
de tus dedos.
Me quedo con la fantasía
de tus alas.
Me quedo con los sueños
de la madrugada...
Que cuando llegas.
Que cuando vienes.
Que cuando regresas.
Que cuando asomas...
el corazón se alborota.
Si me das a elegir
te eligiria mil veces...a ti.
leer más   
3
2comentarios 28 lecturas versolibre karma: 51

Ese corazón

Hoy, soy ese corazón asténico
Que se levanta otra vez
Con el peso de las luces,
De las miradas que no han de volver.

Que transpira anhelos
Y los embalsama en la canción
Que revolotea en todas las melodías,
Cuando una fracción de su alma
Aun es capaz de danzar.

¡Aférrate corazón!
Al brillo de las estrellas,
a la brisa que exhala el alba
y finge, sé un ave
dile a las nubes, que ya aprendiste a volar.

Muéstrale corazón,
A todas las criaturas
Que estas hecho de centellas
De fragmentos de astros ardientes,
Que estallas en diástole
Y la vida comienza.
leer más   
14
16comentarios 61 lecturas versolibre karma: 101
« anterior1234550