Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 927, tiempo total: 0.005 segundos rss2

Escritores fantasmas

Me mutilo las manos para no escribir
Me cortó la lengua para no hablar.
Me quito la única parte de mi cerebro
Para no pensar, para no crear.
Dejó la máquina de escribir
La pluma y la hoja están inmóviles.
Pero aun así
En mi cuerpo hay un mar inquietante.
Desea escribir palabras comunes
Pero con las prosas fuertes.
Debo de sentir algo
Intento hablarlo, pero las palabras
Se encuentran en huelga en mi garganta.
Me pongo años con la felicidad
Y me quitó años con la tristeza.
Carbino mental
El cigarrillo y el alcohol
Ni si quiera las drogas
Me dan las palabras sabías
El placer de escribir.
Me quedé mudo, ante la escritura.
Los árboles son sacrificados
Para dar la palabra
Pero esta se niega, se resiste.
Cultivo de diccionario
Me mantienen sentado.
Pensando
Creando
Torturandome.
leer más   
9
2comentarios 40 lecturas versolibre karma: 126

Quiero que seas valiente

Sé valiente niño,
Que las adversidades no te corrompan,
El mal es una epidemia,
No te conviertas en aquello que te daña,

(Pedimos justicia y nosotros no somos justos)

Se valiente niño,
A pesar que la codicia envuelve estos mares
Y se pueden pudrir con esta felicidad,
La neblina sega nuestro camino.

Se valiente niño,
Que los monstruos egoístas,
No ensucien tus sueños de alegría,
Quisiera poder charlar contigo
A pesar que en mi mochila no entre más nada.


Se valiente niño,
Siente pena por los que se divierten con tu dolor,
Que esto no corté tus alas,
Solo espera, reforzará tus plumas.


Corazones rotos,
Almas desahuciadas,
Cuerpos enterrados en pólvora,
el hambre ataca los estómagos,
Nos acongoja tu historia...

(Aún así, siempre estamos mirando a otro lado)

Se valiente niño,
Aunque la soledad te abrume,
Que el odio y la ira
No te haga odiar,
El odio alimenta al odio,
Se valiente niño,
Y que no te mientan,
Valiente no es aquel que enfrenta a sus enemigos,
Valiente es aquel que se atreve a amar.
leer más   
13
4comentarios 87 lecturas versolibre karma: 120

Había una vez… “9” Últimos Cuentitos de error, Ironía, humor y doble sentido sin pudor…

Había una vez… “ 9”
Cuentitos de error, Ironía, humor y doble sentido sin pudor… de una pareja muy despareja que se amaban tanto que no hubo amor que pudiera aguantarlos…


Él quiere verla, se obsesiona con verla despierta o durmiendo, desnuda o vestida, y le puso cámaras por todas partes por donde nunca está, porque trabaja todo el día y llegan juntos y él le cuenta como se portó de bien, la mascotita…

Recuerdan el cuento anterior el N8 ? donde él miente y ella le cree, pero sigue mintiendo y ella ya no sabe disimular, ni mentir, y ni sonríe, ni le habla, ni lo besa, ni lo abraza, porque ahora cree que la engaña, y la casa se llenó de telarañas, y en ella se hace vestidos muy cortos y si él se queja, ella lo araña…

Se llevan tan mal por amarse tanto, por tener el mismo y los mismos gustos que se gustan ellos mismos, que se aman mirándose cada uno al espejo, que se pelean por ver quien se pone el sombrero de paja primero, pero cuando se alivian miran tv y se olvidan…

El canta tan bonito que ella cuando ve que va a la ducha, encuentra una excusa para hacer las compras, pero no es la única, todos los vecinos cierran herméticas las ventanas y hasta los gatos escapan al tejado y maúllan…

Un día dejaron de enojarse, dejaron de hablarse, dejaron de mirarse, un día dejaron Twitter, y se fueron sin mudarse…

Así terminó de historia histeria, de tantas idas y vueltas de tanto cuento ahogado en inventados y soñados mares, donde dos enamorados de reinventarse en cuentos mudos se han quedado… y sin final ni adiós se han marchado, quizás para abrir otras cuentas. Shhhhh!!! The End.

soundcloud.com/lola-bracco/habia-una-vez-9-the-end (Lola)
16
3comentarios 56 lecturas relato karma: 128

Había una vez… “ 8 ” Cuentitos de error, Ironía, humor y doble sentido sin pudor…

Había una vez… “ 8 ” Cuentitos de error, Ironía, humor y doble sentido sin pudor… de una pareja muy despareja que se aman, pero siempre se quejan, y es porque…

Él vive de fantasías donde vuela y vuela,y ella le pincha el globo para que baje a la tierra, entonces llega la cigüeña con el globo pinchado en la mano, un niño con la cara del padre llorando, y ni un pan bajo el brazo…

Y le encantan las golosinas y cuando comen nunca convidan, porque si no se muere sin chocolate, y si no respiran…

Hay días que quieren mudarse a una isla, pero no se deciden por cual, y acaban ahogándose en discusiones boca a boca hasta la última gota de… saliva, es porque viven muy lejos del mar…

Ella vive de antojos y cuando quiere quiere, aunque sea fiesta y no haya súper abierto cercano, y si quiere huevos fritos en pleno verano, lo manda a tomar sol hasta que estén para salarlos…

Se amaban y deseaban tanto, que a veces hasta babeaban de pensarse como si fueran dulces, y comían todo el día paletas o chupetines, por no olvidarse lo dulce que era amarse hasta acabarse, sin darse cuenta, con la boca empalagada y pegoteada, pero sin vergüenza…


Él le miente, le miente siempre y ella lo sabe, como sabe que no hay forma de cambiarle, entonces le cree y también le miente, y él se lo cree…

Cualquier parecido con su irrealidad, no alcanzaba la ficción, y no tenía suspenso porque iba sin ropa interior, y no era degenerado, vivía solo y hacía calor, y algunas vecinas salían seguido y disimulando a mirar por el balcón…


A él le gustan los perros y a ella los gastos, y ya no hay dinero que alcance, en su cumpleaños él regala un gato y ella grita y maúlla, y ahora está sin dinero y peleando entre y como, perros y gatos…

Pero también hay noches de brindis y festejos, cuando duermen los niños que no tienen, y se saludan desde lejos, copa en mano balcones a 20 metros, y besos por chat en excesos…

Y así fueron los cuentos, cortos y malos, aburridos y mal educados, como ellos y sus malos hábitos…

soundcloud.com/lola-bracco/habia-una-vez-cuentitos-8-1 (Lola)
17
8comentarios 82 lecturas relato karma: 149

No eres mía

Hay días en los que la certidumbre se cuela por una ventana mal cerrada, como el frío del invierno. «No eres mía» sonó a eso, a silbido congelado, a sobresalto en tierra antártica. Las vigas de la mente aguantan, no para siempre. Las mías cedieron al derrumbe ya esperado en los versos. «No eres mía» penetraba en mis adentros y cortaba de un tajo los hilos de la esperanza, como el filo de un trozo de papel perverso. Duele... pero, ¿qué otra cosa puede hacer sino doler?

«No eres mía», otra vez... ¡Otra vez! Ni un álbum con instantes de nuestras sonrisas de viaje, ni armarios con tu ropa y la mía, ni anillos de letras vinculando el riesgo de perdernos las ganas de soportarnos otro día más. Nada que consiga salvarnos de la orilla del olvido porque, lo que no se dice, no existe ni a nadie le importa. «No eres mía» es la culpa del pasado y del vicio y del miedo y del ego... de lo poco que he aprendido, de lo mal que he aprendido. Eso es lo que nos queda en la noria de locura cuya suma va restando tiempo al tiempo. Repetirnos en fracasos de promesas, solo eso.

«No eres mía» y ya van doscientas veces que lo dices, que lo digo para ver si me lo creo, porque cierto es que miro al fondo de lo oscuro y lo único que quiero es que vuelvas, que vuelvas, que vuelvas, que vuelvas, que...
18
6comentarios 121 lecturas prosapoetica karma: 129

Rosario Jade ( @marisa_bejar & @Transmisor_d_Sinestesias)

Ofrendo siete crisantemos
uno por pecado
latidos obscuros sellan las retinas
niebla espesa se respira
mientras corren entre los dedos
las cuentas lacrimales
de un rosario jade
las arenas de esta trampa
llegan al cuello
ahogan mil soles
deshojan mil tardes...

He perdido los esponsales del cielo.
Arrastro pasos aciagos y en lodo enmarañados.
Si oyes silabear al búho
es mi alma que brama acuartelada
en yelmo de sarna.
Esa mirada aguada
brocada en mal karma
sestea mi estancia.
¿Cómo zafarse del pictograma?

No hay escape...
El destino, ese pez del abismo
corta su espina el pecho
escama las retinas
vence al anzuelo de la suposición
no existe red
ni certeza...
Uno emerge
y muerde tus pies
rueda contigo
dentro de ese espasmo
ola en tu pecho
quiebra tu dorsal
come tus carnes...

Sí, el destino;
ese cordaje recalcitrante
oteador implacable
donde zancadillea mi paz exangüe.
Trampantojo de sueños
que desmadeja mi Ser
con hálito de hiel.
Estentóreas carcajadas fantasmales
descascarillaron el rosario de jade.
¿Mi llanto llega a algún serafín?

Inexorable...
Miguel y Gabriel aguardan...

Es la penitencia
quién ata a éste destierro temporal
Buscar ese templo interior
las aguas del edén
ese pacto sobre roca
arcoíris
ese santuario
donde los huesos no duelen
ni las astillas rompan capullo a luz de poro
ningún dolor hace llaga
donde uno no soporte
¡Que no tarden sus alas
y sus espadas No sean sordas a la súplica!

Oigo un resuello bajo mi cama
¡estereoscópico en drama!
Es un alma embreada
al infame duelo.

¡Desconexión!
Deambulo en una cueva
con tuétanos de ornamento.
El resuello guía mis pasos...
trastabilleo y caigo.
Lágrimas perlando mi vida,
la ciénaga es mi abadía.
El agua mugrienta me asfixia
y sólo veo calima.
Me destilo en ira,
forcejeo con la desidia
y emerjo.
¿Habito un nuevo reino?

Al salir del crisol
levita la sustancia
se precipitan sedimentos
La epidermis sobre la calma
en los glóbulos la melodía
Conexión interna
respiro la gardenia
halo solar mi pupila
¿El reino habita en mí?

Sí. ¿Ves la balaustrada argentada?
Allí se apoltrona la paz,
el viacrucis quedó atrás.

************************
Rosario Jade
Mesa Compartida
Marisa Béjar© &
Transmisor d Sinestesias©
leer más   
20
49comentarios 261 lecturas colaboracion karma: 112

Hablar de mi

Amargo resulta el sabor
al despertar de mi rutina,
pesado resurge el dolor
del vano pasar de los días.

Soñando no saldré vencedor
siendo rey de ésta ruina,
no alcanza a palpitar el corazón
y eso consume mi vida.

Agobiante resulta el calor
que produce en mi la ausencia,
todo lo que tengo a mi alrededor
me parece una quimera.

La primavera perdió su color,
paleta gris de decadencia,
vuela hoy lejos la ilusión,
que corta es y que poco pesa.

Nunca me gustó hablar de mí,
nunca supe qué diablos decir,
nunca quise ser centro de atención
y me guardo mi porvenir.

Y si al miedo le da por venir,
entonces me da por escribir,
para no reventar con mis letras
y que me tengan que reconstruir.

Angustioso resulta el gentío,
que hormiguea por las calles,
eterno se me abraza el estío
de no querer rozar a nadie.

En mis sueños soy un encanto,
en mis sueños bailo con el aire,
nunca me gusto hablar de mi,
para mi me quedo mis frases.
leer más   
4
1comentarios 22 lecturas versolibre karma: 46

En constantes incendios (colaboración @lidianny)

Asumo con total inocencia
que soy testigo de todo el dolor y,
que he perdido la batalla más
importante de mi vida.

Soy amante de la noche y de en ella tú

Me arriesgare a dejarte ser feliz
aunque eso conlleve la total miseria
de mi alma.

Soy un ser ciego, hundido en la corteza de un naranjo.

Asumo que he perdido
por no darte un suspiro
Asumo que soy madera cortada e incendiada,

Se me agota el aliento.

Por no poner en tus manos un pincel
Soy el peor de los autores, camino a la deriva


Quise cambiar el color de mi cielo
Estaba ahí, pero necesitabas escuchar
un simple "todo va estar bien".
Ahora voy sin sombra, debajo del concreto.
Voy acribillado por las insinuaciones de
los gatos negros de la ciudad, estoy en camino
de mover el mundo

Me he quedado sin excusas,
sigo estando reprimido por los frutos secos.

Podría inventar miles de argumentos
que no se dieron, pero prefiero callar;
La piel está en constantes incendios
y la memoria es aún una batalla perdida.

El silencio.
leer más   
9
11comentarios 78 lecturas colaboracion karma: 115

Había una vez… “5” Cuentitos de error, Ironía, humor y doble sentido sin pudor…

Había una vez… “5” Cuentitos de error, Ironía, humor y doble sentido sin pudor…

Hay historias o cuentos que nunca se detienen, que viajan montadas en el viento tan lejos como pueden, hasta que cruzan otro más fuerte, que les desvía el camino, y alguna tormenta que piensa que volar le ha dado sed, y empapa las hojas, y tiene que volver, por más hojas, para volver a empezar y volver, y volver, y llover y llover…

Cuando rien rien, cuando lloran lloran, pero cuando se aman todo cambia y los dos gozan y goooozan…

Tiene la lengua tan larga, que cuando se ríe se escapa, y espanta a sus sueños más tiernos, y despierta demonios que desvelan el morbo de medirle la lengua y conocer su idioma, pero el verdadero problema es cuando llora y se congestiona, y respira casi obsceno todo el tiempo por la boca, y que boca… y otra vez la lengua…

Unos dicen que se aman y otros no, ni, imaginan, pero si_no siquiera se conocen, para algunos, pero los cuentos mienten siempre y le ponen el final que les conviene, según el hambre, y si hay postre después de perdonar a las perdices…

Él le pide quiéreme y ella sin mirar le grita ámame, pero con menos ropa y más malas palabras, con muchas miradas guiando la lengua, con dedos que quieren imposibles y otras partes que se esconden haciéndose invisibles, él pide, ella gana y ninguno se queda con las ganas…

Tiene sueños que marean, hasta a el pirata más bravo, una noche cuenta cuentos de asesinas de ovejas, la siguiente hace castillos en la arena mientras baja por ascensores, y las peores historias, son esas de terror cuando sube y baja a oscuras por las escaleras, en pijama, con los residuos con pañales que apestan de los fideos, en pantuflas y alumbrándose con linterna, mientras va elucubrando otro cuenta sueño para insomnios, pero se enternece a veces e invita a participar a los minions…

Se saben mentira, de esas verdaderas que ni hablan por darse cuenta, de esas que miran y hacen la vista gorda sin ponerla a dieta hasta que rueda y rueda, y de verdades los aplasta con las lenguas afuera…

Cuando empieza a soñarlo mientras se está bañando él la espera con la toalla y ella lo encrema hasta blanquearlo, para deslizarse con los cuerpos y que no se arrugue de miedo…

El transita sin registro las esquinas de sus sueños, no repara en semáforos, porque les guiña cualquier ojo, porque coquetea con descaro y la luz roja le cede el paso…

Así son los cuentos malos, mal escritos y contados, cortos por pasar el rato, sin buen humor ni sentido, pero con un poco de descaro, así son y me despido…

soundcloud.com/lola-bracco/habia-una-vez-5-cuentitos (Lola)
16
9comentarios 100 lecturas relato karma: 119

Y fue la noche mi amante...

Y fue la noche mi amante
y la eterna compañera,
donde dejé los silencios,
polvorientos del poeta,
y me entregué con la noche
a mitigar tantas penas,
atrapando las pasiones
y olvidando las promesas,
y es que la noche tan corta
precisaba mil cautelas
para estirar los segundos
de la eterna borrachera,
borra la noche temores,
deja caricias extremas
y hasta acentúa los besos
ya que las sombras son ciegas...

"...Y fue la noche mi amante
en una cama cualquiera,
y nos amamos sin freno
para sentirnos más cerca..."

Rafael Sánchez Ortega ©
30/08/18
18
17comentarios 99 lecturas versoclasico karma: 118

Del invierno y de la infancia

Es hoy,
para el poeta,
un día como de infancia,
de lluvia tolerada sobre su frente
y saetas de memorias
en casi invisible vuelo raso,
día para resguardarse
bajo el techo de pizarra
de su atrio de paredes longevas,
iglesia antigua
escoltada a su diestra por tejo rudo,
a su izquierda por abeto esbelto.

Es tarde engendrada con pan,
mantequilla y nata,
para soñar vocablos nuevos
en la velada
de una habitación cárdena,
abrigo de musgos que en un quejido
enciende una fuente
de hiedra creciente que escala,
ocultando los ojos,
la ventana abierta al saber del deshielo,
es instante de voces
de dignas madreñas brillantes de lodo
entonando canción de meandros,
de piedra oscura
y de puente de hierro.

Es vuelo de copos,
mariposa posada en sus canas,
viento de recuerdo del techo ceniciento
de su hogar de montaña,
juegos infinitos ante el fuego,
y cariño de un quinqué
acercando las caricias
de unas sábanas de lino.

Son las horas
recostadas sobre el calor de la paja
como quien reposa
en abrazo largo de sus nuevas Lunas,
atesorando el calor
ante puertas traseras de invierno,
minutos de la medianoche
temidos por temblor de cristales,
miedos a las sombras de cuentos.

Pervive el poeta en sus huertos
como entre acuarelas
de amarillo y púrpura,
inhala su día en la cima de un árbol,
imita el batir de olas
en las hojas que caen
como copos dorados,
dormita en las aguas,
se escurre en la atmósfera
cortada en carámbanos.
14
4comentarios 78 lecturas versolibre karma: 122

Noche de estrellas a la fuga

Con el frasco medio vacío
la vida tiene un cariz desfigurado.


Mariposas de alas cortas
que apenas si pueden alzar el vuelo.
Luciérnagas a medio gas
y estrellas que se fugaron de su cuadro,
en “La noche estrellada”.

En un pozo sin fondo
lancé todos los guijarros que llevaba
en el bolsillo oculto de mi camisa de piel.
Los que guardé cundo quise poner peso
para no salir volando a la deriva.

Con el frasco medio lleno,
le di a la vida una segunda oportunidad,
pero no sé si será capaz de escucharme.





Hortensia Márquez



Imagen: Cuadro de Vincent van Gogh "La noche estrellada)
24
24comentarios 128 lecturas versolibre karma: 132

Quiebros

Con tu voz trazas carencias

sobre este lienzo desangelado

que atiende al nombre

de mi piel sin ti.


Escribo tu ausencia,

existencia de alas cortadas

como todo tiempo congelado

descongelándose

en tu abrazo de sol.


Pájaros en círculo

coronando el mar y el beso

el aliento inmortal,

distintos cuerpos,

siempre tu caricia.


Encuentros eternos

reverberando

entre heridas y quiebros,

mariposas acuden a morir

en mis manos divididas

llenas de sólida credulidad.
11
4comentarios 73 lecturas versolibre karma: 118

Rumores

Rumor de rumor constante,
vorágine de mentes subjetivas de opinión concreta,
información balanceante de lanzas ebrias,
lenguas muertas excesivamente vivas.

Persecución del diferente,
lapidación hiriente,
palabras como piedras,
lacerantes,
innombrables mentes,
innombrablemente efímeras,
dementes,
opinión latente entre los miedos
de los miedos aceptados sólo a medias.

Rumor preciso,
inagotable,
fruto de algún polvo irredente de ignorancia,
barro sucio del alfarero atormentado
que moldea con sus labios lo imperfecto.

Lenguas como navajas en batallas de tabernas,
incontinencia verbal,
obscenidad oral,
juegos mentales de quién nada pierde y nada gana,
del que piensa que se sienta en los altares
a impartir un cortés doctorado de venganzas
con su verdad absoluta repartida
en porciones onerosas de incierta verborrea.
17
18comentarios 109 lecturas versolibre karma: 112

Los labios del mundo (colaboración con @Alex_richter-boix)

(Escribir con Álex es vida, lagartijas, lluvia, líquenes. Es una oda al surrealismo natural)

Balones de labios a medio acunarse rebotan entre esquinas. Manos llenas de arrugas regalan flecos de brisas.

No esperarán a la eternidad ni un minuto,
que se pudran las manzanas caídas,
pensó mientras la lluvia picoteaba sus ojos.

Enredadas las pestañas entre diapositivas veladas, vestidas de sepia, miró entre arbustos de hielo y esteras de espigas.

Se fue y no se derrumbó el cielo,
le gritó la lechuza que le cortaba el paso.
Miró alto, sobre las esteras,
el cielo estaba hecho de escamas de peces manchados.

A veces buscamos alto la salida. Nos perdemos en mapas aéreos y en senderos nocturnos. En iris brillantes de zorros en el firmamento.

De ahí sólo caen gatos redoblando tambores,
pájaros guiados por un hilo en su lengua,
el cielo es de una desmesurada claridad
ni a los ángeles el aire retiene.

Y se nos grapan al alma los días azules, las gotas traviesas de tormentas verdosas. Gaviotas susurran cómplices los secretos del viento. Somos cuerpo, somos aroma a romero y mimosas.

Ven y arráncame, sólo florezco una vez,
en el bosque el silencio se forma del ladrido del zorro, del olor de nuestras hojas mojadas,
de las vidas que se deshacen
en seda tierna junto al sendero,
somos los labios del mundo.

Contigo broto de nuevo, estornudo la savia que daba por perdida. Somos pompas de abrazos, soy tu musgo entre encinas.

Contigo vuela libre mi alma de golondrina.
leer más   
17
20comentarios 107 lecturas colaboracion karma: 116

Roto

Crecí entre cicatrices, donde
la piel se hace recuerdos visibles,
donde el dolor se hizo forma,
allí donde hubo corte,
donde el cielo siguió a su pájaro
entre espacios de frío
arrastrando el equinoccio a mi rostro.

/
leer más   
13
9comentarios 79 lecturas versolibre karma: 143

Un minuto

Solo tengo un minuto y
te diré tantas cosas
solo un punto
al final encontrarás.

En sesenta segundos
daré respuesta
a la pregunta si te amo
sin apuesta.

Tus ojos, labios
manos, cabello
forma de ser
y todo es bello.

Un instante solamente
para tu sonrisa conquistar
un minuto de alegría
junto a ti estar.

Utilizando más del tiempo requerido
en un día soleado también hace mucho frío
pensar en darte abrazos
sin ser míos.

En un instante
mi vida no estará
más tu en mi
siempre te encontrarás.

Y pocos segundos quedan ya
mi vida es muy corta
para contigo estar
pero las miradas se notan.

Sin un fin especificado
pero con mil palabras a mi lado
su sonrisa hace soñar
y en mil sueños siempre acabar.
leer más   
4
sin comentarios 19 lecturas versolibre karma: 42

Inmolación

Una ciudad desmedida sobre una religión de acasos;
el pensamiento, tan fugaz
en la imaginación de una rosa marchita.
Superstición.
El filo de la soledad
corta el mundo entre sombra y sombra.

El beso amortajado en otro beso; antes
cielos en una luz misteriosa.
El cuerpo no tiene hogar dónde supere
sus días de libertad
¿Adónde correr?
¿Dónde ir?

Si de hinojos pactar una reconciliación
y volver a empezar,
echar raíces
sin días,
fechas ni calendarios.

Desde azules espejismos a deshoras;
NO tirar la toalla
en la tierra que nos vio nacer.
–No sumisión-
si no hay olvido en la memoria.
leer más   
15
10comentarios 93 lecturas versolibre karma: 128

Vuela conmigo

Cada día acudía al mismo lugar para poder observar el maravilloso espectáculo.

Admiraba su hermosura, la brillante gama de colores de sus plumas, su elegancia al volar, las acrobacias que hacían todos juntos en el aire.. Pero, sobre todo, esperaba para verlo a él.

Era absolutamente increíble.
Aquel papagayo de pico elegantemente curvado, pecho del color del sol y alas azul turquesa, la dejaba sin aliento con solo aparecer en el firmamento.
Diariamente esperaba que llegara el momento en que se recortaba su figura en el sol del mediodía, y se acercara majestuoso hasta la rama dónde ella, y su pequeño y agitado corazón, aguardaban. Entonces pasaba por encima volando, daba un par de vueltas y desaparecía; repitiendo un ritual diario que ella no alcanzaba a comprender.

Soñaba con acompañarlo en su vuelo. Practicaba durante horas para mantenerse en forma: debía ser muy veloz para poder estar a la altura de un pájaro tan fuerte. Pero se sentía muy estupida, creía que él nunca se fijaría en ella…era solo una pequeña golondrina de plumas oscuras y vientre color arena, pero con fuego en el corazón: el mismo que decoraba las plumas de su cabeza y mentón.

Un día se lanzó a volar con él. No lo pensó, simplemente lo hizo. Sabía que la vida de las golondrinas es muy corta y no la pasaría agazapada en esa rama.

Y así pasaron muchos días.
Ella volaba a su lado, feliz y risueña, mientras él la miraba de reojo, cada día más intrigado por saber de aquella pequeña avecilla.

– ¿ Por qué lo haces? – Preguntó él intrigado.
– Disfruto volando a tu lado. ¿Por qué lo haces tú?
– Estoy cautivo en este zoológico. Mi trabajo es participar en este ridículo espectáculo. Me alejaron de mi hogar cuándo sólo era un polluelo. Ya no recuerdo lo que es la libertad.
– Pero tú también puedes ser libre, solo tienes que volar conmigo lejos de aquí, hacia el Sur…
– ¿Y la comida? ¿Un lugar para dormir? ¿Qué haríamos si hace frío?
– Yo te enseñaré a conseguir comida, a beber en las fuentes y charcos, a resguardarte de la lluvia en otoño y del sol ardiente en verano, a buscar tierras cálidas para pasar el invierno…

Él pensó que no estaba tan mal en aquel zoo. Tenía una cómoda existencia, comida en abundancia y nunca pasaba frío.

– Solo tienes que volar conmigo, lejos de aquí, hacia el Sur….- repitió ella a modo de despedida. A partir de ese momento cada día que siguió acompañándolo se despedía con la misma frase.

Una noche él la pasó en vela. ¿Ansiaba la libertad o simplemente estar con aquella pequeña golondrina que cada día le alegraba por unos instantes?

Al día siguiente ella no vino a acompañarlo. Ni al siguiente. Ni al otro.
La vida de las golondrinas es corta. Mucho más que la de los papagayos.

Él no vió su pequeño cuerpecito yaciendo en la rama dónde lo esperaba cada día. Así que se fue a buscarla. Y voló lejos de allí, hacia el Sur...
5
4comentarios 50 lecturas relato karma: 84

Entre ollas

¿Quién dijo que entre ollas y sartenes no habita la poesía?

Quien engañó que la poesía no salta en el cuchillo filudo

y en una cebolla finamente cortada en trozos.

He visto a la poesía caminar entre mis ollas

en el guiso humeante elevarse ingrávida.

Enredarse en las paredes de mis alacenas,

vestirse de rojo en los ajíes olorosos;

caminar galante con sus vestidos vaporosos...

¡Ah, la diosa poesía!

Vestida con su delantal floreado

y sus manos divinas,

me visita en mi cocina

¡Qué grata compañía!

En los guisos,

en la limonada recién preparada,

¡He visto su cara fresca!

¡Oh señora poesía!

Diles que no miento

que en la cocina estás despierta,

que tus pestañas abres

entre mis ollas y sartenes.

La inspiración brota donde quiere

y hay que atraparla,

venga de donde venga,

esté donde esté,

¡Apúrate que se escapa y vuela!

*Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados.
leer más   
13
12comentarios 111 lecturas versolibre karma: 127
« anterior1234547