Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 183, tiempo total: 0.016 segundos rss2

Irrevocable

Alguien vendrá a decirte
que el progreso es una parte
de la naturaleza,
que no avanzas
si sigues haciendo las cosas
como siempre las has hecho.

Pero mientras hablaba el futuro
existió el presente.

Y uno empieza a añorar
la espuma de cuando los días
eran otra cosa,
quiero decir,

más reales,
menos superficiales.


©Alejandro P. Morales.
leer más   
10
10comentarios 87 lecturas versolibre karma: 112

Hay ciertas personas

Hay ciertas personas
que siempre que hablan,
la cagan.

Y si intentan arreglarlo,
la incoherencia se proclama.

Hay ciertas personas
que sin apuntar,
disparan.

Y si mueres en el acto,
se te rien en la cara.

Solo hay ciertas cosas
que no tolere mi alma;
la incultura por desidia..
la soberbia sin ventaja..

y a esas “ciertas personas”
que queriendo, resquebrajan
tu buen fondo y energía,
que sin conocer, ultrajan.
leer más   
12
7comentarios 63 lecturas versolibre karma: 106

¿Cómo lidiar con eso?

El simple hecho de mirarlo
me causa repugnancia,
por su peinado raro
y por tanta extravagancia.

No soporto su presencia
ni carencia de arrogancia.
Que aparente 20 años
pero con exceso de infancia.

Que se tome todo a juego
es lo que menos le tolero,
ni que pueda ver la vida de esa forma
con que nadie puede hacerlo.

Estoy harto de cada mañana ver su cara
y tener que soportarlo más de la mitad del día.
Y la pregunta del millón sería:

¿Cómo lidiar con eso?
Si lo que miro es el espejo,
con mi vulgar reflejo.
7
1comentarios 99 lecturas versolibre karma: 90

Historia de todas las guerras

Y como siempre, el pobre muere por defender unas ideas que cree justas, mientras el rico, en la comodidad de su refugio, engorda enviando “cerdos” al matadero.
3
2comentarios 71 lecturas relato karma: 41

Socialismo nuestro de cada día

quiero cerrar las puertas del mundo
evitar que toda esta densa neblina siga entrando
el incesante horror a cuenta gotas,
la agonía de los días que arrastra cada guerra.
alrededor solo parece permenecer
el hambre y el fuego.
inagotable fuente del dolor más purulento.
estoy harta de esta impotencia que incendia
quiero voltear mis ojos hacia adentro
y deambular por los pasillos
extendiendo mis alas cual alexes.
cosificar ésta pasión que me crucifica,
hasta convertirla en la nada
en la que hoy me encuentro.
abrir la puerta de la mente,
hallar una fórmula mágica que disuelva las penas.
borrar las amargas huellas
de este macabro intento.


@asteropea
11
2comentarios 107 lecturas versolibre karma: 99

Patria

¿Qué es la patria? La patria son tus ojos, y hasta donde alcanzan tus brazos mi frontera. La patria son las voces de la gente, cada amanecer, cada luna, cada sueño. La patria son los niños, los ancianos y sus historias; los hombres y mujeres libres que caminan en una misma dirección. ¿Qué es la patria? La patria es la tierra, sin importar su color.
6
sin comentarios 94 lecturas prosapoetica karma: 67

No Hay Mayor Sabiduría

NO HAY MAYOR SABIDURÍA

No hay mayor sabiduría en el mundo
que la de aquellos hombres y mujeres
con miles de experiencias vividas
a través de sus largas vidas.

Son nuestros mayores
ancianos, viejitos como les quieran ustedes llamar
son los más sabios que existen
pués por muchos años aprendierón duros oficios
para sobrevivir en otros tiempos
muy diferentes a estos que hoy vivímos.

Debemos de respetarlos
aprender de ellos
no ofenderlos
y entender que ellos son los más sabios del mundo.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
De Mi Libro "Hombres y Mujeres Sabios (La sabiduría de los Ancianos)", Lulu 2018 Estados Unidos.
leer más   
12
2comentarios 72 lecturas versolibre karma: 106

Decapitación

Yo tenía la cabeza llena de sueños, de poesía
cuando un régimen rojo me decapitó.

Lo cierto es que sigo soñando
aunque mi sesera este rodando por allí,
a pesar de este cuerpo muerto voy caminando
como zombi, sin cráneo
por este país de bota y fusil.

Me despreocupo
todo vuelve a lo que es suyo;
mi cuerpo va por mi cabeza
como la libertad tras mi país.


Heclist Blanco
4
sin comentarios 16 lecturas versolibre karma: 55

Visca Catalunya! Visca la República!

A les tres de la tarda, en Ramón i en Marcel van ser traslladats per un grup de militars sublevats prop de la torre de l’aigua. Ells caminaven ferms, acceptant que aquest seria el seu últim viatge. Havien viscut tota la seva vida a Sabadell; en Ramón, era el petit propietari d’un taller de bicicletes, y en Marcel, un mestre d’escola. Els dos homes eren amics des de l'infantessa, y ara, el destí també els havia unit en la guerra. Tots dos havien estimat i abraçat la causa republicana, tant pel seu amor a Catalunya, com pels seus ideals llibertaris.
El camió es va aturar y els van fer baixar tot empenyent-los y cridant-los:

-¡Venga Rojos cabrones!

Els van fer posar un al costat de l’altre. Davant seu tres homes conformaven un improvisat pelotó d’afusellament. Els van donar unes venes per tapar-se els ulls, però cap dels dos les va voler. Un dels militars els va dir si volien dir unes últimes paraules, i tots dos van assentir amb el cap. Els dos amics es van mirar per últim cop. Va ser una mirada rápida, però plena de sentiment, un sentiment d’amistat que els uniria en el mes enllà. Tots dos van cridar alhora:

-Visca Catalunya! Visca la República!

Llavors, els fusells dels militars van tronar a l’aire, y els dos amics van caure al terra desplomats. En Marcel i en Ramón van afrontar la mort com valents milicians, amb l’esperança de que aquesta guerra alliberés Catalunya y tota Espanya republicana de l’amenaça feixista. Tot i els fatals aconteixements, persones com ells, van ser el fidel reflex del homes i dones que van donar la seva vida per la llibertat, per la germanor de tots els pobles d’una Espanya que va ser traïda, i per una pau que desgraciadament no es va poder aconseguir.
leer más   
4
2comentarios 80 lecturas catala karma: 71

Los Años que Ya No Regresan

LOS AÑOS QUE YA NO REGRESAN

Yo amo el recuerdo de las desnudas edades,
cuando doraba el sol las marmódeas deidades.
Charles Baudelaire

Los años que ya no regresan
esos que vivimos junto a aquellos que han partido
esos que vivimos siendo muy jóvenes
siendo muy niños.

La sabiduría que nos envuelve hoy en día
como parte de la experiencia vivida
a través de la dureza vivida
en estos años que ya nos han consumido.

Hombres, mujeres, ancianos
aborígenes, extranjeros, nacionales
sin importar de donde seamos
todos hemos vivido
todos hemos aprendido
todos somos sabios de la vida.

Los años que ya no regresan
esos que siempre extrañarémos
pero que nos han hecho más sabios.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
(De Mi Libro próximo a publicarse: "Hombres y Mujeres sabios (La sabiduria de los ancianos) que fue Finalista del Premio Literario Reinaldo Arenas versión Poesía-Creatividad Internacional, Miami Florida USA 2017).
leer más   
9
2comentarios 102 lecturas versoclasico karma: 100

La máquina del tiempo

Me retiré de todas mis cuentas
pendientes del vacío
en las redes sociales.

Mi baile con el lenguaje era mecánico.
Quería volver a esa época en la que había
algunas señales entre nosotros,
ser
un librepensador,
un niño,
un vitalista;

formar parte de las criaturas del azar,
del conjunto que da sentido
a todas las cosas solitarias,
y en la calle, toparme con el rostro del amor
o el saludo de algún viejo amigo.

Ahora tengo presente que la vida te da
algo distinto cada mañana,
y que para viajar en el tiempo
no es necesario
crear una máquina imposible,
y encenderla.

Sólo hace falta
apagar
unas cuantas
de ellas.
8
sin comentarios 136 lecturas versolibre karma: 67

Redes sociales

He pulsado con el índice el ratón de mi viejo ordenador.
Clic.
Una mano cerrada con el pulgar erecto
ha aparecido en la pantalla, seguida por un “Tú y 17 personas más”.

Quizás, alguien se sienta bien al otro lado
de la gran red social. Atrapado en su tela de araña,
envuelto en la imaginaria acogida del mundo.
Red, querida red…

Si no fuera por ti, ¿quién escucharía mi canto y mis lágrimas?
¿Quién sabría de mi soledad en red?
¿Quién tocaría con sus manos las mías?
¿Quién soñaría una belleza deseada?

Y, si pudiera despojarme de tus hilos…
Tal vez encontrara unos ojos clavados en mi mirada,
Un aliento cálido fundido en la palabra,

Una piel narrando su historia real de vida.
4
sin comentarios 69 lecturas versolibre karma: 30

Por un puñado de dólares

Año 2159.

Desde hace más de setenta y cinco años, la empresa Biox Genetics se ha convertido en el máximo exponente de la investigación genética con ADN humano. Sus avances científicos, han permitido erradicar enfermedades como el cáncer o el sida en los países desarrollados del primer mundo, aunque todavía, una gran cantidad de pueblos, están sufriendo las consecuencias de tan agresiva búsqueda. Millones de personas de los países pobres, han sido expuestas a cepas contagiosas, con el único pretexto de conseguir una cura universal para toda la humanidad. Aunque esto no es así.
Henry Nart, un reputado abogado afincado en Washington, lleva más de diez años investigando y combatiendo las irregularidades cometidas por la empresa Biox Genetics, entre las cuales, se encuentra la del uso de humanos para sus experimentos. Ellos lo niegan todo, así como también lo hacen parte de los políticos más influyentes del país, entre ellos, el Senador Albert Forrester.
El acceso a estos medicamentos es proporcional al poder adquisitivo de las personas, y quien no paga, muere. La ética y los derechos humanos con lo que tanto se llenan la boca los responsables de Industrias Biox Genetics es únicamente papel mojado. Las gentes del denominado primer mundo tienen un pañuelo en los ojos que les impide ver la realidad. Para la gran mayoría, los responsables de esta maquinaria empresarial son algo similar a divinos salvadores, los cuales han erradicado la peste que llevaba asolando la humanidad desde hacía siglos. Pero lo que ellos no saben, es que, para salvar sus vidas, han tenido que morir pueblos enteros, niños inocentes, padres, madres y abuelos…, es decir, gente inocente, las cuales, su único delito había sido no disponer del suficiente dinero para satisfacer a los despiadados dirigentes de industrias Biox Genetics.

Esto es solamente una pequeña historia, aunque no deja de ser cierto. Muchas empresas ganan dinero a costa de las vidas de personas inocentes, que lo único que buscan es ganarse dignamente la vida, y poder llevarse tanto ellos, como sus familias, algo de pan a la boca. Cientos de ejemplos están a la vista de todos nosotros, aunque la gran mayoría debe quitarse aún la venda de los ojos.
4
sin comentarios 117 lecturas relato karma: 54

Y Llegaron

Y LLEGARON

Y los vi llegar
sin previo aviso
llegaron a este mundo
para destruirlo todo
sin piedad
sin remordimiento alguno
seres sin conciencia
sin corazón
sin alma
que llegaron
y lo destruyeron todo.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Noviembre 2017
leer más   
14
sin comentarios 58 lecturas versolibre karma: 88

No quiero escribir (a veces)

A veces no quiero escribir
no puedo, me bloqueo, no siento
no siento amor, odio, pena, ira, remordimiento
tristeza, alegría, venganza, sin vivir.
No me hablo, no me escucho, por no sentir,
ni me siento, ni esto vivo, ni estoy muerto
creo que llevo tantos años comiendo
mierda social y moral, que tengo que desistir.
No me queda nada de que hablar,
no puedo imaginar, ni soñar,
porque algún capullo vendrá y me dirá:
déjalo que los sueños sueños son.
¿El corazón tendido al sol? ¿Dónde está?
¿Y la revolución? ¿Que pasó?
¿Ya, no queda nada de ese amor?
Trabajo, dinero y teletostón.
Que asco soy un ser social,
ni estoy vivo ni estoy muerto,
mi mente pace en un puto desierto.
leer más   
16
2comentarios 136 lecturas versolibre karma: 61

Contra la revolución

Militares toman calles
gente armada, criminales,
hay revueltas populares
contra la Revolución
que destruyó la nación
y ha matado a centenares,
violencia y calamidades
que el Comandante sembró.
Nuestro país dividió
para someterlo añales,
golilleros y holgazanes
su socialismo creó;
gente de mérito huyó
buscando oportunidades
sin progreso o libertades
mientras vivió el dictador.
Por eso no me extrañó
que rabioso el pueblo estalle
harto de miseria y hambre
sumido en la corrupción.
¡No más engaño y mentiras!
¡Muerte a la revolución!


Heclist Blanco
3
sin comentarios 30 lecturas versoclasico karma: 27

Aullidos de libertad

Fiereza cubierta de la belleza más indómita, pureza que a la brillante luna suplicas tu amor. Alma noble y fiel, amante inmortal, protector de tus hermanos. Cuestionado desde el principio de los tiempos; siempre temido, a pesar que tus ojos reflejan solo el anhelo de la libertad que siempre fue tuya y que el hombre un día te robó. Eras rey en tus vastos dominios, señor entre todas las fieras del bosque, las montañas y los fértiles valles regados por espejos de plata. ¡Lucha bella criatura, lucha!¡Reclama nuevamente tu trono! Nunca desfallezcas y sigue aullando en la oscura noche, pues el hombre sigue siendo siervo, y tú, el señor de los grandes bosques.
8
6comentarios 151 lecturas prosapoetica karma: 75

Pedazos de mí

No busco la fama, prefiero ser eterno como los poetas.

Quiero mi bastilla, mi dos de mayo, mi palacio de invierno; quiero que el pueblo jamás vuelva a ser esclavo. Porque un pueblo oprimido tiene el deber de levantarse contra el opresor.

¿Y ahora qué? Vivimos en una sociedad dormida, esclava de inservibles necesidades que el consumo nos impone. Títeres de quien nos vende todo lo que compramos, olvidando que todo lo que importa no puede comprarse: Amor, amistad, salud, tiempo, respeto, honor, vida, etc… Somos esclavos en una aparente libertad.

Otra vez lloran los poetas desde el vergel divino, al contemplar un inmigrante ahogado en el mar o un niño muerto entre los escombros de un edificio derruido por las bombas de los adalides que pregonan la falsa libertad. Otra vez lloran los poetas mientras sonríe el terror.
11
6comentarios 111 lecturas prosapoetica karma: 80

Zapatos de tacón y luces de neón

El cielo se apaga, y Diana parte hacía ese frio lugar donde almas perdidas predican un poco de atención a precio estipulado. Allí no existen los sueños, y solo se presta atención a las agujas del reloj contando los minutos. Vestida tan solo con unos zapatos de tacón y sugerente ropa interior, guarda su corazón bajo llave en un oscuro cajón, pues no hay sitio para el amor. Carmín rojo y simulada sonrisa para aprobación del consumidor, mientras las actrices del placer, aprendices y maestras aguantan la jornada a base de evadirse de la realidad. Diana aprende rápidamente las culpas de la noche; a veces, consolando a náufragos del amor que tan solo buscan un poco de cariño, pero otras veces, aguantando improperios y frases como, “si a ella le gusta lo que hace”, salidas de la sucia boca de despojos que se creen hombres. Luego, al apagarse los neones que anuncian los carteles de la entrada, Diana recupera su corazón de ese oscuro cajón, y sueña con algún día, poder escapar de ese frio lugar para entregarle su corazón a alguien que no la vea como una simple mercancía.
8
sin comentarios 100 lecturas relato karma: 66

XI Sueño

El alquitrán que piso
es la tinta seca
añeja
que escribe
que describe
mi destino.

De Yo Complemento Circunstancial de Tiempo
leer más   
7
sin comentarios 49 lecturas versolibre karma: 63
« anterior1234510