Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 2711, tiempo total: 0.036 segundos rss2

Tatuaje

He visto que en tu piel
hay dibujos muy extraños
y que aunque pasen los años
no se borra el pincel.

He visto nacer de una estrella
un reluciente lucero
y convertirse en un te quiero
la sombra de una huella.

Es tu cuerpo el mejor lienzo
la más hermosa pintura
con la más fina textura
el mejor final de un comienzo
leer más   
11
4comentarios 35 lecturas versolibre karma: 96

Mis pecados

Las sombras se despiertan,
Atormentas las almas durmientes.
Veo dolor, miedo y tormento,
Gritan de terror, piden auxilio.
Nadie les socorre,
La luz que pudiera salvarlas,
Fue rechazada otrora.
Las sombras se ríen alegremente,
Deleitándose en manjares exquisitos.
Un bouffet.
Mientras llega un cuerpo,
negro agrietado en lava.
Se arrodillan las sombras,
Se siente su temor a la presencia siniestra.
Camina lentamente,
Destruyendo almas sin que se alimente.
Busca algo, no sé qué es…
¿Que buscara este demonio,
Será su rey, será su príncipe?
Nada distingue que es o quien es…
Pero no es una sombra, eso sí lo sé.
Las almas que toca, se convierten en sombras,
Lo que eran almas humildes, buenas.
Se convirtieron en pura avaricia,
Ya no hay más tiempo,
Para que sea un mero espectador,
Lo que presencié de un manjar “divino”,
Me toco a mí serlo,
Ese cuerpo negro, echando lava por las grietas.
Un olor a azufre del mismísimo infierno,
le exijo saber su nombre,

- “Si es mi destino, que sea sabiendo quien eres.” Le he dicho yo.
- “Soy lo que vosotros llaman de Gula, Avaricia, Lujuria, Pereza, Ira,
Envida, Soberbia.”

Me contestó tan seguro de sí mismo, que me llevaría también.
Me reí...
- “¿DE QUÉ TE RIES PECADOR IMUNDO?” Me gritó.

Un grito que hizo temblar almas y sombras,

- “Me río, porque he pecado, te confieso que soy pecador,
Perdóname, por pecar de Humildad, Generosidad, Castidad,
Paciencia, Templanza, Caridad, Diligencia.” Le confesé mis pecados.

Empezó a gritar mientras se deshacía juntamente con las sombras.
leer más   
13
14comentarios 94 lecturas prosapoetica karma: 102

Justiciera sin causa

Con una talante alma que divaga
botas fuego donde la alegría pasa
enardecida usas la tinta como daga
cortando versos para tirar a las brasas

Justiciera sin causa ni razón,
creyente de un derecho mutilado,
propio de un ente sin corazón,
que sus virtudes ha sentenciado.

Vivirás atorada en tu infierno,
con una jaula a tu medida,
tan sucia como ética de gobierno,
y en soledad con la ira retenida.

Te ahogarás entre miedos y tormentos,
chocaras tu flácido cuerpo descompuesto
y empezarás a derramar pensamientos
donde alguna vez fueron un verso compuesto.

Las letras de mi alma
leer más   
12
6comentarios 61 lecturas versolibre karma: 116

El tiempo y los sueños

El sueño lucha
estira los brazos desnudos
amaneciendo con la piel de fuego
rompiendo las penumbras que se deshielan.

Ya no tiembla agonizante el horizonte
en un tembloroso espacio vacío,
el cuerpo es amor sin sufrimiento
una mirada nueva entre mil memorias que observan.

El tiempo disipó la letanía
esa que repite a la funesta sepultura,
el suelo es agua en un desierto olvidado
una noche nueva entre violetas que brillan.

Los sueños murmuran con la mirada entristecida
es un aroma con las flores vencidas
aún así navegan heridos
con una caricia temblorosa y furtiva.

Hemos derrotado a la tristeza
entre lágrimas de una madrugada melancólica
me aferro del aguerrido presentimiento
así se ignoran los siglos de un olvido.

El mute
18/06/2018.
16
17comentarios 124 lecturas versolibre karma: 115

Rosas azules

Rosas azules bañan tu cuerpo
cuando tu mirada arquetípica
chirría palabras de lamento.
Que el cielo no es azul, que es tormento.

¿Gritas entonces al decirte
mi alma roñosa, melancólica
cuánto y desde cuándo te quiero?
Abre desde el susurro tu voz
porque tu mente ya la he descubierto.

Rosas azules bañan tu cuerpo,
azules como el que mira
un mar de remotos recuerdos.
10
3comentarios 64 lecturas versolibre karma: 102

Ͼἇ₱ἇ₰ Ðἕ ϾłἕŁØ (Colaboración con @Constanza_Everdeen, @rebkTD, @delaotapia)

Llevaba varias capas de inviernos,
pero se sentía desnuda
cuando la dejaba sin palabras.

Rascando la escarcha de la espera,
cada fonema que ella latía
él la recogía con mimo para guardarla
cual perla en el cofre de su pecho.

Sus labios no murmuraban tanto
cómo lo hacía su piel,
cuando cada poro recitaba una sílaba
en la poesía de su entrega.

Sus manos balbuceaban torpes caricias,
sus ojos tintineaban miradas saltarinas,
el reloj de su miedo incendiaba el tiempo.

Ah! El tiempo...
que hoy me grita su ausencia
mientras mis sábanas se baten en sollozos
y se desmoronan tristes cómo su último recuerdo.

Y vuelvo ...
vuelvo a vestirme de invierno,
a deshojar cada pétalo
que protegía tu lecho...
Y Vuelvo,
vuelvo a ti, a tu recuerdo,
a mi suspiro hecho hielo
que hoy se deshace en tu olvido.

Pero hubo un tramo de cielo, donde yacíamos cercanos al mar,
enredados en lumínica concupiscencia,
corriendo a través de bosques salados, rimando los cuerpos,
el hambre, engendramos la eternidad, vivimos el poema.
leer más   
19
22comentarios 147 lecturas colaboracion karma: 99

Nuevos comienzos

Las almas vivas en plena armonía
recorren los ojos del mar azul.
Los redondean como si quisieran aún
buscar un nuevo cuerpo para su sintonía.

Porque -aún vivas-, ¿jamás te has preguntado,
si las almas que comienzan una nueva vida,
que has pensado que ya no estaban vivas,
iban a buscar un nuevo comienzo en vano?

Solitas ellas van, nunca de la mano,
cantando poemas y numerando rebaños,
pensando en lo que les queda todavía.

Nadie las interrumpe porque creen que están apagadas
algo que nadie ve nunca es resucitar una llama,
pero siempre quedan restos de una herida.
12
sin comentarios 49 lecturas versoclasico karma: 85

Te he soñado...

Formar parte de un sueño
deslenguado,
impropio deseo
de marea creciente.

Sentir como se ciñe
tu pecho a mi quimera
en busca de unos labios
figura-dos
al tiempo que rasga la noche
un ímpetu voraz,
acompasado de caricias poseídas
y cuerpos exhaustos.

Al alba
solo un lienzo húmedo
que me arropa el hechizo,
mientras, surca la estancia
un aroma sutil a cuerpo extenuado.


    Y sé que te he soñado…
13
4comentarios 55 lecturas versolibre karma: 87

El silencio de Maria

Oh! María
Madre del Silencio.
Madre del Misticismo.
Bendita seas entre todas las mujeres.

Te comunicas a través del silencio,
Sin necesidad de gestos, ni palabras,
Solo tu silencio es digno de abrazarnos,
en el más inconfundible de los sentimientos: El amor

Estas allí,
Como una esclava,
Mientras retienes a tu hijo entre tus brazos.
Tu mirada se pierde en la inconfundible piedad
Tu silencio nos conmueve.
Arrastras tu dignidad; entre el dolor y la sumisión de ver a tu hijo cadáver.
Con tus lágrimas enjuagas sus heridas,
Con tu cabello acaricias el rostro de tu niño.

Lloras a tu hijo,
Lo lloras en el profundo silencio de tu ser.
Acurrucas su cuerpo contra tu pecho;
Y sientes al niño reír dentro de ti,
Eres madre:
Eres mujer.

Tus lágrimas se desbordan aun más.
Cuando lo ves destrozado.
Injustamente lo ves caer una y otra vez; entre la furiosa
Impotencia del hombre; entre látigos y dolor

Lo vistes correr desde niño,
Lo vistes reír y jugar.
Y ahora lo ves tan cerca de ti, desgarrado, mutilado, ensangrentado,
Sin aliento,
Sin latidos en su propia muerte


Oh! María,
El dolor te hace fuerte.
El silencio cubre tu sufrimiento.
Removieron su piel entre vísceras y sangre.
Escupieron su rostro.
Y se burlaron de su dignidad.

Y tu allí,
En silencio.
Escuchando su última palabra.
El dolor al exhalar cubrió tu vientre de dolencia
Y conocisteis el dolor de parir la concepción de la vida.

El Cielo cubre tu silencio.
El viento trastorna tu cabello.
El silencio sepulcral se adhiere a tu corazón.

Una vez más atesoras su cuerpo contra tu pecho.
Y lloras junto a su padre.

Oh! María,
Ya todos se fueron.
Los asesinos, los blasfemos
Adoradores del placer del dolor,
Se burlaron de su cuerpo al dejarlo desnudo frente a tus ojos

Oh! María,
Tu alma inmóvil evoca la impotencia de mirar hacia lo lejos,
Tu silencio conmueve.
Tu silencio grita en tu alma
Tu silencio no es ausencia, sino aceptación.
En tu silencio escuchas la voz de tu hijo.
Sed de Justicia.
Sed de Ti



Oh! María,
Tus ojos Misericordiosos enjuagados en lagrimas visualizan las migajas de tu hijo
Aguantas el dolor, la ira, la impotencia.

La verdad rasgada por la indiferencia del hombre ante tanta maldad.



Oh María!
Me entrego a tu profundo silencio.
Mi cuerpo está cansado de tanta inmundicia,
Se acoge a tu voluntad.
Todo a nuestro alrededor se deshumaniza,
lo que creíamos tener ya no está,
lo que acogimos con amor nos traiciona, nos decepciona.

Dulce María,
Me entrego a tu silencio.
Te entrego mi cuerpo; el cual esta desecho.
Concédeme dormir en tu pecho.
Enjuaga mi rostro con tus lágrimas.
Madre del dolor.
Madre admirable
Mujer.
Tu silencio Brillara para siempre.
Yo te saludo María.
leer más   
3
2comentarios 30 lecturas relato karma: 46

Quizás

Simbad el marino,
quizás Willy Fog,
Lawrence de Arabia
o el gnomo Gruñón,

Puede que Espinete,
o en pleno esplendor,
Alaska y su bola
que lo adivinó.

¿Sería Chanquete?
¿Sería el temor
que "El exorcista"
en mi cuerpo infundió?.

Quizás sean la pista
"Los Goonies" o "ET",
o el ciego budista
de "Kung Fu" tal vez.

Madona, Mecano,
Sabina o Buñuel,
quizás Michael Jackson,
los Beatles también,

No hablemos de Lorca,
Quevedo o Dalí,
Beethoven y Mozart
y genios así.

Y más Buenafuente,
o Pepe Rubianes,
o Eugenio de frente
y su copa en los bares.

Quizás todos ellos
inspiren en mí
poemas de ahora
que son lo que fui.
leer más   
13
18comentarios 122 lecturas versolibre karma: 99

Pueblo de cristal (Haití)

Este micro poema es un pequeño homenaje para el pueblo de Haití, que a pesar de haber sufrido tanto, nunca ha perdido su espíritu
----
Pueblo de cristal (Haití)
----
Horizonte naranja que busca el equilibrio
Abrillanta el sol, lo que aqueja la tormenta
Ilumina los cuerpos de cristal que han caído
En las ruinas de su estar que los fragmenta
----

Madre natura, en tus lienzos de la vida y de la muerte
Has pintado un pueblo de cristal en el Caribe
Que ha pecado como un hombre al tenerte
Y ha sufrido en el mundo como un niño
----

Ven; no pases de largo. Para; quédate.
Ya no hay remedio, salvación posible.
¡Hoy el iris de Dios, en lo frágil nos persigue!
----
----
Jorge Alfonso Ruiz Galindo
(Poeta Gotzon)
----

Este Micro poema fue ganador de la mención especial del público del III Concurso internacional de micro poemas José García Nieto (España)
leer más   
10
1comentarios 37 lecturas versolibre karma: 75

Detuvimos las horas...

Detuvimos las horas
y compramos el tiempo,
ese espacio invisible
con pasión y deseos,
y también intentamos
contener los lamentos
de los labios sensibles
por la brisa del viento,
y es que el hombre que espera
la respuesta del eco,
es un niño, en el fondo,
buscador de mil sueños,
es el alma sensible
a captar todo aquello
renovando su vida
a través de los versos...

Detuvimos las horas,
un instante pequeño,
un fragmento en la nada
y vivimos sin miedo,
aún recuerdo la tarde,
aquel cuadro pequeño,
y una linda figura
realzada en el lienzo,
y es que el mar asomaba,
y en el fondo un velero,
con las olas altivas
sin parar sacudiendo,
y venían en ciclos,
estirando su cuerpo,
y elevando la espuma
golpeaban de nuevo...

"...Detuvieron las horas
unos labios traviesos,
los relojes pararon
dando paso a los besos..."

Rafael Sánchez Ortega ©
15/06/18
10
4comentarios 69 lecturas versoclasico karma: 84

Miscelánea

Todo a mí alrededor parece estar un tanto
misceláneo.
El rio que pasa junto a mi habitáculo,
el aire tibio que acaricia mi frente,
el recuerdo inmóvil que languidece
mi frágil cuerpo de mortal.
Miscelánea es la muchacha
que aparece cada anochecer.
Entonces resurge mi pena,
cuando ya la vida se esfuma
entre turbios mares,
con esta miscelánea que me lleva.
leer más   
12
2comentarios 42 lecturas versolibre karma: 81

Nuestro símbolo

Más sagrada que lo sin nombre,
inmaculada siempre te debo,
como hoja que mira a quien le encuaderna.
Cuando decides que tu cuerpo
me bese antes que tu alma,
nuestro amor forma una simbiosis interna.
Tus dedos desgarran mi corazón
como arañas mi piel,
dejando la huella de quien me gobierna.
Aprietas los labios,
masticas todos mis poemas
cuando te los susurro de pierna a pierna.
De un mundo a otro
ya no existe el espacio-tiempo:
te entrego a Dios en una sonrisa tierna.
Día a día hay batalla en mi origen,
¿cómo desposarte conmigo cada mañana?,
ni aunque me muera en lo que invierna.
Gritas para blasfemar al cielo
lo que un hombre te hace por dentro:
entregarte mi luz eterna.

© 2018 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
8
8comentarios 70 lecturas versolibre karma: 82

Escuchar tu voz

Escuchar tu voz es música para mis oídos
Escucharte pronunciar mi nombre y sentir tus latidos
Oh que dulce es mi nombre en tus labios, oh que dulce es escuchar tus suspiros
Mi cuerpo se estremece al estar contigo y es que eres mi descanso, mi amor, mi vida
Tus palabras dulces son como pétalos de rosas, suaves y hermosas para mis sentidos
Oh cuanto te amo, amor mío
leer más   
8
7comentarios 89 lecturas prosapoetica karma: 82

Dolor Esclavo

En tu dolor reside vida
vida que reclama alientos
de esperanzas y sacrificios
tus ojos se visten de brumas
y de dolores tu boca

Te miras en el espejo sin rostro
amarrado a mi mano
mano que sostiene un suspiro
con la ligereza de una pluma
con el abrigo de una caricia

Inmerso en ese mundo
de noches envueltas en lobos
arrastras tu débil huella
que se desvanece
entre gotas de sudor y sangre

Y al oído susurro tu canto
ese canto
para que alces el vuelo
ese vuelo
que pintará de libertad
tu cuerpo y alma
leer más   
6
6comentarios 46 lecturas versolibre karma: 75

No cierres la ventana...

No cierres la ventana de tu alma,
gritaba un corazón muy dolorido,
que lleguen las canciones de las olas
y el polvo y el sudor de los caminos,
que vengan los olores y fragancias
de rosas, de violetas y de lirios,
llenando de perfumes las paredes
y entrando por rincones y pasillos,
es fácil que la brisa de los mares
nos deje su caricia en un suspiro
y luego que, estremezca nuestros cuerpos,
nos lleve de paseo hasta el Olimpo,
(recuerdos y deseos se confunden,
instantes de pasión nunca vividos,
estrañas sensaciones que amanecen
y buscan realidad en el instinto...)

No cierres la ventana de tu alma
si ansías conseguir vivir tranquilo,
espera que la nueva primavera
te muestre la ternura en sus sonidos,
la música, callada, de los bosques,
la dulce serenata de los ríos,
la nota silenciosa en la montaña,
la mano y partitura del mendigo...
No olvides los colores y las sombras
ni creas que los hombres no son niños,
quizás porque se visten de mayores
y llevan en sus labios el pitillo,
recuerda que las almas más sensibles
esperan de unos labios su cariño
y buscan ese verso y las palabras
que están en las pupilas sin ruido...

"...No cierres la ventana de tu alma,
gritaba un corazón a su destino,
permite que penetre la esperanza
del faro que te diga que estás vivo..."

Rafael Sánchez Ortega ©
13/06/18
11
10comentarios 81 lecturas versoclasico karma: 100

Mi esencia

Llevo más de un centenar de días en la sombra,
escribiendo a oscuras
huyendo de los fantasmas
con los que antes bailaba.

Con miedo a no ser capaz,
incluso temiendo no volver a ser real,
agazapada en mi cama
sintiéndome a salvo entre las sábanas.

Y es que sólo necesitaba eso, estar sola.

Antes mi cabeza estaba ordenaba,
mi cuerpo disfrutaba,
había encontrado el punto entre la noche y la mañana,
y en ese caos cósmico bailaba.

Pero llegó el inicio de una nueva etapa
llegó enero y algo en mi mente cambiaba,
los años pares sólo traen desgracias
y tenía un presentimiento que no se equivocaba.

Un clic pero a la inversa,
en vez de engranarse, mi mente se desordenaba
y ya nada funcionaba;
había perdido mi esencia.

El principal problema
era que no sabía si quería encontrarla
porque no sabia siquiera
por dónde empezar a buscarla.

Negocié con el infierno una tregua
quizás sólo necesitaba una pausa
tomar aire para volver a la guerra,
o al menos entender qué me pasaba.

Pero el precio era mi alma,
y no estaba dispuesta
a vaciarme para volver a sentir calma,
prefería quedarme donde estaba.

Sin embargo, me acostumbré a la inercia,
a ese no sentir nada
a quedarme atrapada en la tormenta
entre cenizas, acomodada.

Dejé de buscar la salida de emergencia,
empecé a llevarles la contraria
a todos los principios que guardaba
junto con aquellas cartas que nunca enviaba.

Decidí seguir navegando a la deriva
pensando que quizás encontrara
un salvavidas como por arte de magia,
alguien que me devolviera la calma.

A pesar de no haber vendido mi alma
seguía sintiéndome vacía
es decir, no sentía nada,
ya nada me hacía flotar como una madera en el mar.

Demasiado tiempo para pensar,
y algunas copas de más,
hicieron que todo se diera la vuelta
y entendí que si realmente me quería salvar
tenía que equilibrar mi balanza
en el punto exacto entre pensar y dejarme llevar,
mi cabeza lo sabía
pero mi cuerpo no podía más.

Sin embargo, me di cuenta
(y no era la primera vez que lo hacía)
de que nadie me iba a salvar
si de lo que huía no estaba fuera.

Cuando huyes de ti, nadie te puede encontrar.
Cuando no puedas más, tienes que parar.
"Cómo te van a entender si no te sabes explicar".
Pero no tienen que entenderte, a veces sólo un abrazo basta.

Al final todo volverá a ser, o así me suelo engañar.
La esencia cambia, como una llama
y no tiene por qué ser mala la nueva etapa
las piezas diferentes también encajan.
13
5comentarios 69 lecturas prosapoetica karma: 102

¡Gritar!

Quiero gritar mis versos,
que suenen fuertes,
¡joder!, que suenen alto,
rasgando como de una voz
salida del infierno,
hasta la más áspera mudez,
hasta la peor afonía.
Gritarlos para todos,
lejos de su gris secreto.
Quiero gritarlos,
darles voz
porque letra ya tienen;
alma,
que ya poseen cuerpo.
Pregonar al viento
que existen
y sacarlos del olvido,
hacerlos públicos
en continuos clamores.
Que a la gente
se le mezclen los estridos
de todas sus identidades.
¡Gritar! hasta quedar
silenciado en la plaza,
conocido por la mínima,
mártir de mis palabras.
Quiero gritar mis versos
y liberarme;
librarme de su perpetua
por cada expresión.
Necesito sacarlos
a voz en grito
que dentro se pelean
y fuera harían
de guardaespaldas.
Pero como un padre
con miedo,
temo que el mundo
se los coma.
11
2comentarios 44 lecturas versolibre karma: 87
« anterior1234550