Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 3556, tiempo total: 0.007 segundos rss2

Tú eres

Sara tenía un hermoso plumaje blanco, ojos negros, su pico era muy rosado tanto como sus pequeñas patitas que solían dejar huellas en las plazas. Era una paloma muy hermosa y aunque solía enmugrarse mucho era digna de admirar.
Su color favorito era el azul y por esta razón quería convertirse en un hermoso azulejo como los que solía ver cada mañana en los árboles de los parques. Cada vez que los oía cantar ella también lo hacía, sus compañeras de vuelo solían burlarse de ella, otros intentaban que entrara en razón y le pedían que se amase a sí misma y aceptara el cuerpo en el que había nacido, pero Sara comenzó a creer que todos estaban en su contra porque no apoyaban su sueño y llena de ira se marchó al otro lado de la ciudad. Mientras volaba pudo notar a aquellas hermosas aves que ella tanto envidiaba, se detuvo en un lago y se miró en el reflejo que éste destilaba. Notó que su cuerpo era mucho más grande que el de ellos, su pico no era el mismo, sus ojos tampoco lo era y se odió mucho por no ser igual a ellos; De momento, a su mente se le vino un plan que cambiaría su vida y sin dudarlo ni un segundo, voló rumbo a la ciudad y se lanzó contra un pote de pintura azul que vio en la mano de un hombre y al instante todo su color blanco fue cubierto; Llena de alegría volvió a casa porque según su pensar era un azulejo sólo por portar tal color. Al verla, algunos se burlaron, otros, se llenaron de tristeza, otros, la apoyaron. Las palomas comenzaron a preocuparse y a pensar sobre qué hacer con este pequeño problema hasta que decidieron que lo mejor sería quitarle la pintura, pero fueron pocas quienes se oponían a la decisión que su amiga había tomado, por esa razón Sara comenzó a creer que era un hermoso azulejo hasta que llegó a olvidar su verdadero origen; ya no hacía cosas que las demás sí porque la pintura estaba dañando su plumaje, ya no volaba como solía hacerlo, dejó de cantar y de comer las semillas que los ancianos le lanzaban. Se sentía hermosa siendo azul como el cielo y aún más segura cuando las demás aves la defendían de quienes no estaban de acuerdo, para ella todo estaba bien y quienes debían cambiar de mentalidad eran quienes no aceptaban lo que Sara sentía que era.
Un día, mientras caminaba en el bosque, un viejo anciano que ya no podía ver muy bien la tomó pensando que era un azulejo y la llevó a su casa donde muchos de ellos vivían encerrados. Al llegar intentó meterla dentro de la jaula pero ésta era muy pequeña para ella, al anciano le pareció un poco extraño, tomó algunos alambres y le hizo una jaula un poco más grande donde la mantuvo muchos días. Todos la miraban asombrados y otros con temor pero ella se sentía muy feliz de que alguien por fin reconociera que era un azulejo porque ella lo sentía dentro de sí. Llegó la tarde con sus bellos colores, la noche con sus bellas estrellas y la mañana con su sol de verano en donde todas las aves cantaban menos Sara.
Al pasar los meses el anciano comenzó a notar que este gran azulejo no hacía lo mismo que las demás, la tomó y la observó un poco más. Sara ya casi no tenía plumaje, la delgadez que poseía espantaba, sus patas se habían vuelto gruesas y llena de heridas, la pintura se había escurrido casi en su totalidad al igual que su bello color blanco. El anciano tomó agua y la bañó haciendo que la el resto de pintura se escurriera de lo poco que quedaba de su plumaje.
Sara, llena de temor se defendía como podía e imploraba que no le quitaran su color, que ella era un azulejo, uno especial y de la desesperación lloró mucho, tanto que poco a poco dejó de luchar. Cuando por fin la tortura se había acabado, el anciano la secó con una pequeña toalla y la puso frente a un espejo diciendo:
“Que tonta paloma ¿Por qué te empeñas tanto en ser alguien que no eres?. No naciste en la especie equivocada, deja de intentar cambiarte. Los sentimientos tienden a engañarnos. ¿No sabes que la belleza de estas aves azules los lleva a una prisión? Tu color blanco es para resaltar el cielo, tu canto grueso anuncia la llegada del verano como el inicio de la nota más grave en las instrumentales de Beethoven y tus patitas rosa nacieron para caminar en las plazas. Puede que no sea la vida que sueñas pero, todos nacimos para cumplir una función especial y si tú no cumples esa función dime entonces a quién le darán de comer los ancianos que se sientan en los parques.”
Aquella paloma se miró al espejo y por fin pudo ver el daño que se había causado y comenzó a pensar en las palabras que este anciano le había dicho. Esperó hasta que sus plumas volvieran a salir y luego se marchó; por fin se hallaba de nuevo en las alturas, ella era Sara, una paloma blanca como las nubes del cielo y hermosa como la sonrisa de los ancianos, niños y jóvenes que la alimentaban.
Voló hacia un lago y se miró en el agua por mucho tiempo y aunque aún amaba el azul del cielo se dijo a sí misma:
“Tú eres lo que ves: eres hermosa tal y como ahora estás. No necesitas ser otra cosa”
leer más   
13
5comentarios 73 lecturas relato karma: 143

"Recuerdos"

Fue en aquel anochecer
Cuando la oscuridad me
Envolvió en sus fauces
Queriéndome extasiar con
Sus sórdidos recuerdos,
Recuerdos que en mis entrañas
Hacían ecos de las noches
En las que mi frágil figura
Se desdoblaba a los indolentes
Látigos de tu indiferencia
Tu espalda pegada a la mía
Dos cuerpos, dos almas
Divididos por una franja
Con Sendos dejos de
Frialdad, tus sueños ya
no se complementaban
a los míos, nos volvimos dos
seres desconocidos buscando
escribir una historia, cuyo
actores principales fueron
el desamor y el olvido y
donde el crudo final sería
que yo, no estaría en tu
vida, ni tú en la mía.
leer más   
10
10comentarios 62 lecturas versolibre karma: 127

. . . te siento

"En el faro de tu amor
en el regazo de tu piel
me dejo llevar al sol...
es que no hay nadie como tú
que me haga sentir así
en un arrullo de estrellas" ~ Zoé


  ~ ~ ~
to my world... to who I am
to my innerself
you read me in many ways

  ~ ~ ~

te siento... porque
amo tu corazón
amo tu alma
amo todo tu ser
y amo este anehlo
de un futuro hermoso contigo

  ~ ~ ~
te siento
en mi corazón
en los caminos recorridos por tu boca
en mi cuerpo

  ~ ~ ~

te siento
mi solecito de amor
en cada alborada que nace
en la lejanía de las montañas de mi alma
en cada trino de amor
cuando el sentimiento en tu interior
me baila, me danza y me canta

te siento
mi sol y mis estrellas
rompiendo la oscuridad de las noches negras
dando sombra al ardiente mediodia de mi existencia
te siento como un sorbo de chocolate caliente
en el frío crepúsculo
de nuestras tardes juntos
te siento entre almohadas, entre sábanas
te siento como ríos interminables de cálida piel
como destellos de labios que besan y muerden y se ahogan
como torrentes hermosos de un manantial de sensaciones
como la ola que ruge y golpea en la roca de mi alma
y la ablanda y la amansa y la ama.

  . . . te siento mi amor.







~~~~~~~~~~~~~~~~~~
@AljndroPoetry
2018-sep-20
leer más   
12
9comentarios 77 lecturas versolibre karma: 145

Deslumbrado

Hoy contemplé tu imagen cegadora,
nimbo de luz en tu cuerpo radiante,
claro fulgor de un neón delirante,
flama del sol cuando asoma la aurora.

El ardor de una efigie embaucadora,
el cálido contorno deslumbrante,
la aureola candente de un diamante,
luciérnaga febril que me enamora.

Vi el tórrido candil incandescente,
el halo que irradiabas cual centella,
la corona que llevas permanente.

El resplandor brillante de una estrella,
un quinqué que chispea fluorescente,
vislumbré entre todas..., a la más bella.
8
4comentarios 26 lecturas versoclasico karma: 106

Esta noche

Esta noche te escribiré un poema para decirte te quiero.
Con cada palabra abriré mi alma, porque sólo tú estás en mis pensamientos.
Esta noche bajaré la luna para alumbrar con ella tu cuerpo.
Le pediré un deseo al cielo y escribiré todos mis anhelos.
Esta noche amaré el silencio, encerrado en la cárcel de tus besos.
Y caminaré sereno hasta donde se unen la tierra y el infierno.
Porque sólo tú arrullas mis sueños, con la nana de tu voz de terciopelo.
Sólo tú calmas los demonios que encienden mis miedos.
Esta noche mi amor, correremos más veloces que el vuento.
Y haremos de una nube nuestro refugio eterno.
Esta noche y no otra, será nuestro momento.
leer más   
9
2comentarios 37 lecturas prosapoetica karma: 107

Amor Caduco

¿Tiene el amor caducidad?
Si los besos son perennes
dime cariño mío,
los míos donde están.

¿Y las caricias?
¿Si son como el viento
que viene y va?
dime cariño mío,
¿cómo las pude yo atrapar?

¿Y los te quiero que nos dijimos?
palabras vacuas nada más.
Los juramentos de amor eterno
mentiras sobre mentiras, ¿verdad?

Entonces, ¿dime cariño mío?
¿Por qué son de verdad,
estás lágrimas, este hastío?.

Cuerpo mutilado, alma perdida
yermo, mi corazón, relegados
sepultados, olvidados mis sentidos.
¿Entonces esta es la verdad?
¿Sólo esto fue lo que vivimos?

¿Porque, me siento que muero,
porque solo siento frío?
¿Porque te tuve que querer,
si tú nunca me has querido?
leer más   
14
5comentarios 92 lecturas versoclasico karma: 131

El festejo de las mariposas

A la simplicidad de las sonrisas,
la tuya y la mía,
que se funden
en la misma melodía.

Y a esa gravedad aparente
de cada tormenta que pasa
y no deja atrás destrucción
en el umbral de la cama
sino nuevas esperanzas.

Y a tu reflejo en mis pupilas:
ese que siembra lágrimas a veces
y otras me anima
en las noches de escalofrío y pesadillas.

Y a los cuerpos que anhelan
por siempre tener unidad
y el vuelo de las mariposas.
leer más   
15
7comentarios 76 lecturas versoclasico karma: 128

Viaje

El fango nubla la mirada
Y solo pido una mano que asir
Hundido en el cuerpo y el alma
El Hado me indica que debo partir.

El Hades me espera,
Caronte es mi guía.
El río Aqueronte
La peor travesía.

Dos monedas de plata
Que cubran mis ojos
Es el precio que pide
El paciente barquero

Le pago el tributo,
Ya no sirven los beSOS.
leer más   
3
2comentarios 21 lecturas versolibre karma: 58

Mujer en silencio

Al principio, te hablaron mis ojos.
Luego mi boca, mi cuerpo entero.
Y un día, empezó a hablarte mi corazón.

Y esperé.
Sola.
En la orilla.

Lanzaba mis desesperados mensajes a tu mar.
A veces bellos, a veces tristes, a veces airados, a veces conmovidos.

Hasta que descubrí ningún remo se hundiría en el espejo de tus aguas.

Hoy te grita mi silencio. Desde el eco del vacío que dejaste.

Ya no siento.
Ya no deseo.
Ya no amo.
Ya soy libre y abandono la orilla.

Mi alma se cansó de intentar acariciarte con palabras.



María Serrano
7
3comentarios 27 lecturas prosapoetica karma: 97

Escritores fantasmas

Me mutilo las manos para no escribir
Me cortó la lengua para no hablar.
Me quito la única parte de mi cerebro
Para no pensar, para no crear.
Dejó la máquina de escribir
La pluma y la hoja están inmóviles.
Pero aun así
En mi cuerpo hay un mar inquietante.
Desea escribir palabras comunes
Pero con las prosas fuertes.
Debo de sentir algo
Intento hablarlo, pero las palabras
Se encuentran en huelga en mi garganta.
Me pongo años con la felicidad
Y me quitó años con la tristeza.
Carbino mental
El cigarrillo y el alcohol
Ni si quiera las drogas
Me dan las palabras sabías
El placer de escribir.
Me quedé mudo, ante la escritura.
Los árboles son sacrificados
Para dar la palabra
Pero esta se niega, se resiste.
Cultivo de diccionario
Me mantienen sentado.
Pensando
Creando
Torturandome.
leer más   
11
3comentarios 52 lecturas versolibre karma: 126

No te amo por tus labios

o tus senos
ni por la nube enjaulada que habita entre tus piernas
altas y sensibles,
como la luna que duerme entre tus poros.

No te amo
- aunque debería hacerlo -
para ser guardián de tus horas y tus puentes,
de la leche derramada que es también tu piel y tu sonrisa
y no te amo bajo la pretensión de ser uno e indivisible contigo entre las estrellas encarnadas de tu nombre.

No te amo por las luz de tus pestañas
no por la lluvia que vas goteando en este cuerpo
donde florece el alargado sonido de tu ausencia,
semejante a los dos metros de oscuridad continua que separan tus pasos de los míos
en esta sensación de atemporalidad y vacío
de conjunción y desorden
en la intermitente y terrible nostalgia de tus ojos
y tu ombligo.

Te amo,
te amo por tus manos
y por lo que viene detrás de tus manos,
por tus cabellos que se debaten con las mías
entre las sábanas perfumadas de tu noche
mientras busco mi esencia en tu vientre
y te muerdo con suavidad de caricia.

Te amo para dibujarte
sin querer que tengas una forma precisa
que tu cuerpo sea solo el silencio
la arquitectura de la nada.

Te amo
porque es así que vivimos bajo el agua
cómo bellos animales de párpados invisibles
en donde busco tu cuerpo
que es también mi luna y espejo,
daga que me abre el pecho y permite que te reflejos en mis latidos
azules y limpios
y me vayas dibujando
con tus pies descalzos
con tus pies descalzos.
leer más   
6
3comentarios 33 lecturas versolibre karma: 89

Todo fue mentira

Todo fue mentira,
el suspiro de tu boca contestando a cada verso,
y tus besos
conversando con mis rimas.

El bullicio de tu risa alborotada,
la embaucadora sonrisa,
esa mueca de tus labios
que ahora sé que era fingida.

Mentira fueron las noches
en que tus brazos me envolvían,
el refugio que nos daban las esquinas,
y los ecos de la bella melodía
que bailaban las estrellas
hasta que el sol amanecía.

Y el mismo amanecer era una farsa,
la aurora al despertar era penumbra,
y el rocío…,
el rocío solo eran mis lágrimas.

Mentira, tu cuerpo acostado en mi regazo,
y el ardid de tus abrazos,
largos, fuertes, tan sentidos…,
y tan falsos.

Hasta el tacto de tus dedos,
dibujando corazones en mi cuerpo,
sinfonía de caricias
irreales como fábulas de un cuento.

Y esas gotas recorriendo las mejillas,
artimañas de tus ojos,
para hacerme creer en un amor
desmentido por falacias y diatribas.
Y tus promesas…,
tus promesas también fueron mentira.
21
4comentarios 65 lecturas versolibre karma: 138

Amanecer

Era la locura del amanecer
Mi cuerpo seguía postrado sobre aquellas sabanas
El viento dejó de soplar
La cortina desistió de ser el abanico de mi calor
Y yo dejé que mi sueño volviera a invadir
aquel amanecer...
leer más   
3
sin comentarios 22 lecturas versolibre karma: 32

Primavera nacida en Otoño

Días soleados de primavera
lluvias en alegre verano
vientos de cambio repentinos
hojarasca de otoño caminos
fríos que congelan en invierno

Primavera y otoño fueron destino,
otoño invernal siesta de verano,
incubando hermosas primaveras,
atrapando los colores del campo,
amarillo, ocre, escarlata
púrpura, rojo y dorado

Nace otoño y con el octubre
crepitan aires fríos que silban
melodías de presagio
volando hojas áureas y rojas
todo duerme, muere
y tímidamente espera y nace

Caé la lluvia fría, moja los cristales,
a través de ellos se ve la campiña
tapizada de hojas amarillas.

Duerme mientras resplandeces,
brilla llenate de oro vestimenta de gala
en tardes de octubre, mira como la vida
se desnuda completa en otoño

Y acunaste indefenso cuerpo
en noches frías de otoño invierno
y alumbraste con tu plata luna
arrullaste con notas que silbaba el viento,
viento que mecía la endeble cuna
hasta hacerla fuerte como el roble

Primavera nacida en Otoño

MMM
Malu Mora
leer más   
18
23comentarios 107 lecturas versolibre karma: 148

Es mi cuerpo

Es mi cuerpo,
es soledad
es el momento,
es correr y rastrear la pérdida de gemidos,
es como si el tiempo podría disolver mi piel más fácilmente que la memoria al acariciar tu alma con hojitas de menta.
Che-Bazán.España Poema
leer más   
12
9comentarios 68 lecturas versolibre karma: 144

Caricia etérea

Eres reflejo perfecto del deseo.
Mis párpados abren tu sed.

Quiero empalagarme de nuestra piel.
Plenilunio de mi placer.
Extinta sobriedad diluída en colores.
Eres fuga de sinsabores

Caricia etérea,
Big bang de mi cuerpo.
Preludio y culminación perfecta.

Sinfonía voraz y abierta...
leer más   
14
5comentarios 60 lecturas versolibre karma: 139

animal poético

a veces leemos con los ojos.
otras veces,
con el animal poético que llevamos
detrás de la piel.

los ojos del cuerpo
pueden perderse, confundirse,
no ver lo fundamental
porque están llenos
de sí mismo.

el animal poético
ve sin distracción.

todo camino creativo
necesariamente
lo evoca.

en esencia, lo que provoca
el animal poético
es la eliminación del cristalizado
"sí mismo"

todo camino creativo
nos arranca los excesos
y nos deja libres
para vivir sin mentir.



L
leer más   
14
6comentarios 61 lecturas versolibre karma: 127

[3 veces Inevitable ]

Ella es l a última bocanada que se ahoga en el pecho .

—La lluvia no cesa ...—

Ella sopla el paraguas y navega sobre los charcos ...

Ella acaricia el oleaje,
y provoca su propio naufragio

ella ....

Ella es todo
—Todo, lo que no ves —

un cuerpo tirandose por la borda, mientras el salvavidas la guiña el ojo desde la otra orilla .

Ella es un grito en mitad de la noche

en un quinto menguante de luna

Así que no,

—no lo intentes —

No la abraces ...

-¿Me oyes ? -

no lo hagas ...

no te hundas en su propio desastre .


—-Sálvate .—

youtu.be/6ITSBpvm2ps

@rebktd
leer más   
25
26comentarios 100 lecturas versolibre karma: 143

Permutable inveterado...(Neosurrealista experimental)

PERMUTABLE INVETERADO
(Neosurrealista experimental)


Pasan por las calles toda una noche por delante,
una calesa caduca, y la luz de los cielos que bebí en los ojos,
sonrisa de los vientos, bañada,
en la dulzura de sus labios rojos, bajo la amenaza de ser cosa sin concepto.

Guardado, escondido en su oscuridad, en la oscuridad propia,
mientras todo da vueltas, en la nada incomprensible,
y más vueltas da, muchas veces, y donde van los cuerpos,
camino de un ensoñador antojo, como milagro,
mientras yo, invisible, soy la promesa de la espina.

Con la fidelidad de claros remolinos, donde navego,
celebrando los puntos cardinales,
que mudarán mi origen, en la predera del mundo dormido,
porque sucede el naufragio que debe,
en la vida, que es el barco del paisajista,
que sabe oír y ver, las caprichosas letras,
siempre entre líneas,
y reconoce a solas su destino, en los devaneos del rocío,
y se insinúa en las palmas de una gélida caricia.

Seré para el cuerpo el lino apaciguante, brío prolífico.
Y ya no más mi ruego sollozante, devorará lo recibido,
ni irá a turbar la indiferente calma...

Ya nada sana, ni perdona.
Donde pasan semanas, en la pared sentadas,
como una sola y libre flor del prado,
dejando preciosas piedras,
y sólo un milagro más entre la hierba.

Me dueles,
carbón del breve engaño, no es nada del vespertino bostezo,
en el cuerpo,
antes que muera de amor la prisa,
y en otra carta, la propia consistencia,
pensándolo bien, no endulce,
aquello que quiero a las diez.

Se hace lentamente eso que pintamos, muchas veces,
en el suave vuelo de la huerta, con sus puertas,
sin saber cómo es, ni cómo será mañana,
el baluarte de la noche.

Las polillas en la ventana, anudan el delirio,
corriendo entre las piernas.
En cuanto se fecunden sus resquicios,
la primavera endulza y endurece,
eso que si se ensalza hiere.

Porque el mundo quedará alumbrado de un horizonte,
donde perderse parece inevitable, en el duelo del andén,
que hiere con un rayo que despierta más allá de lo sostenible,
al silencio, una voz en cada paso, gozoso de la mirada de la luz,
rojo nace, y podría nacer, entre los amarillos un gris.
Porque ha nacido una y otra vez, en un pensamiento sin memoria,
de sentir la fuerza del polvo.

Que solo ciñe los rosales de pura eternidad, en la permanencia inmóvil,
al quedarse vacías, las vidas ajenas,
y otras, como puños enfebrecidas,
prisioneras,
que no conservan nada,
de lo que debieron,
y no hicieron al destino,
en su canto eterno.

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez
leer más   
12
9comentarios 82 lecturas versolibre karma: 128

La otra boya

Al inocente que mete la pata
le atiza una legión de samaritanos,
a veces,
tras un buen acuerdo se entierra de silencios,
que en silencio
ha de reconocer dónde vio el baldón de la tarde.

De sus polillas caminan a paso de funeral
armados de una cruz de espinas,
y en retaguardia
una maratón de somnolientas hormigas
desnudan sus hábitos
de costumbre

entonces,
escoger uno a uno,
quemarlos públicamente,
mientras
una lágrima cae de miedo, cuerpo a tierra.

Que después en una hoguera
las almas juntas no se reconocen,
ni siquiera
mirando su pasado;
detrás, a espaldas de lo infinito
un santo funge de secretario
o de traductor
qué más da.
leer más   
12
8comentarios 68 lecturas versolibre karma: 128
« anterior1234550