Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 90, tiempo total: 0.028 segundos rss2

Ojos negros

Allí donde los espejos solo son si rotos,
donde caminas constante junto al abismo,
y todo es baldío y el sol no florece,
donde el silencio se presta
y quien se ríe es un loco.
Allí, el lugar donde con licor
se curan las injurias,
donde las noches se alimentan
de humo y de polvo,
la vida avanza por colisiones
y los besos marchitan antes de ser dados.

Ciega miré por última vez tus negros ojos,
y supe entonces que no había sido aquél el lugar
al que debería haberme asomado.
leer más   
2
sin comentarios 16 lecturas versolibre karma: 18

Días

Dormía con el veneno
puesto en la piel
con las ganas de romper el vacío,
o llenarlo con algo más que sangre.

Me recordarás
y te recordare,
eso me hace feliz.

Gastaremos hasta el cansancio,
los colores de la imaginación
disfrutando de nuevo,
el primer momento.

Donde como en un sueño,
llegaste desde el cielo
a curarme los miedos.

Saber que te las verás con mis palabras,
circulando por tus venas rojas
como una especie de mensajes,
mensajes recíprocos de dos cuerpos
que se reparten amor y hacen paz,
con la afinidad tan fina
como la estela de estrella
que caía arriba nuestro,
cuando nos preguntábamos
qué hacer con tanto amor.

Por unos días pensé
que solo existías en la mente
del hombre que busca el arquetipo
de lo natural, de la belleza,
formando rondas de pequeñas ideas
donde aparecías con los labios rojos.
¿Acaso eres un imán para mis ojos?

Un día como hoy
preferí estar con ella
para siempre
y todos los días pasan así,
sintiendo como el infinito
se consume entre nosotros.

La respuesta a tus besos
te la mande no a través de los años
sino buscándote aún en otras vidas,
donde mis días iniciaban
con tu risa.
12
sin comentarios 49 lecturas prosapoetica karma: 93

Paloma de barro. Pájaros de arena

Las olas hondean en las nubes perforadas.
Camino luminosos de una puerta cerrada.
Paloma de barro volando sobre el mar
planeando sobre los muelles desolados sin barcas.

Entré con un filo hilo en la aguja secreta del alma
corriendo a un valle de plata enamorada.
Volví solitario al abrazo deseado del agua
liquido deseado en la fragua de tú boca, donde me quemaba.

Peces voladores entraron en nuestras mentes para curarlas
calmaron nuestro deseo con un abrazo.
Junto el aire se difuminó con la alborada.
Pájaros de arena en el desierto del Sahara.

Estrellas de vientos en arena acumulada, un beso
perfecto dentro del alma.
Oasis en mis manos que acariciaban
Tu cara.
leer más   
10
3comentarios 89 lecturas versolibre karma: 89

Cuarto Vacío. (2016)

Entre cuatro paredes el encierro dentro de mi infortunado y caído corazón.

Te fuiste y desvaneciste como la primavera me trajo el cruel y despiadado otoño, los soles que alumbraron mi destino se apagaron ya ninguno brilla como tus estelas.

Ningún remedio ni cualquier forma de vida inteligente podría curar este vacío que esta tan hondo como el mar.

Nuestro amor alguna vez fue como el aura de una estrella y alguna vez se tenia que sofocarse como una antorcha y apagarse.

Iluminaste mis caminos pero todo se envolvió en tinieblas oscuras que no me permiten avanzar a hacia aquel añorado futuro porque se extinguió como las llamas de nuestros dos corazones que se volvieron ceniza y el viento se llevo tus besos y tus caricias.

Por las noches la soledad me cubre con su manto de melancolía las lágrimas tocan cada cicatriz que la vida me dejo en este órgano vital que no deja de pensar en ti.

en el vacío de este cutre cuarto mi alma condenada vaga por cada rincón de la habitación lleno de culpa y dolor.

El calor que me brindabas con cada a brazo que nos dábamos ya no están para darme ese cálido ardor que como sol calentaba mi congelada anima antes estabas tu para alegrar mis días y mis noches y como lucero guiaba mi rumbo en este turbulento océano lleno de tempestad y ruinas en el que navego ya no hay tierra en el cual caminar y si tu no estas ya no es lo mismo sin ti.

Porque eras mi desafío eras el destino el cual debía de conquistar eras la mas bella de todas las rosas de mi huerto y ha hora estoy en este cuarto lleno de sufrimiento y mi aliento empieza a debilitarse y caigo en un sueño tu estas allí tan bella y radiante como el día en que te conocí.
leer más   
9
6comentarios 57 lecturas versolibre karma: 89

El Silencio De Mi Habitación

Me encuentro a oscuras en esta habitación,
lugar donde los más escondidos secretos
deambulan por los rincones sin contemplación
y se recrean en mi mente muy dispuestos.

Las rejas de mi ventana
se convierten en pared
dejando la vida muy lejana
y olvidando mi alma en su red.

La puerta permanece cerrada a cal y canto
no me deja salir para curar mi corazón,
me tiene prisionera en este horrible desencanto
y encadenada en mi propio caparazón.

Caí en una profunda desesperación,
era el fin de mi persona,
me di cuenta que el silencio de mi habitación
había acabado por completo con mi vida.

Davinia Mesas Lorenzo
4 de Noviembre de 2017 (Imagen de la web)
La Poesía De La Vida- Artes Literarias -
© Derechos de autor.
leer más   
10
10comentarios 107 lecturas versolibre karma: 91

Andares burlones de lo fatídico

Vida, ¡cuán rápido haz cambiado y que tanto me haz enseñado!
Sobre Marilyn todos los días me reflejo y me observo,
Villanueva me hizo caminar más de la cuenta para maravillarme con su obra,
Simón Bolívar colaboró en ello al ceder sus bellas tierras y espelucar mi cuerpo al sentir ese escalofrío,
A Benito Peréz Galdós le dí los buenos días por siete meses durante aquella experiencia,
A Channel, Roy Raymond y Mouawad todos los días me encomiendo,
La voz de María Callas con su canto de Casta Diva aún suena en mi cabeza,
Algún día Oscar Wilde me cautivó con su "De profundis",
Algún otro día una bella hermana llamada Nora me dijo que sonriera porque ¡la vida es bella!.

Algún tiempo estuve ocupado y hasta estresado, ahora estoy holgazaneando,
Gracias a tí emigre y dejé casa, adquirí experiencias, piernas adoloridas, malos tratos y hasta indecentes propuestas,
Durante una época estuve fuera asilado, en olor a tierra y pisares que se deslizaban sobre el polvo
Cuando identificaba mis vivencias con las que leía en el diario de Ana Frank
Un tiempo que volverá estuve aprendiendo teóricos formularios para hacerlos prácticos,
Ahora aprendo tangibles métodos, autodidactas a veces, útiles en lo cotidiano,
Mi padre quizás no supo enseñarme cómo martillar pero ahora yo aprendo como es mejor errar.

A San Lázaro y a Convit les pedí curarán mi acné, no lo cumplieron pero me dieron la paciencia para entender que tus tiempos deben ser respetados,
El Cristo Esperanzador me desvelaba contemplandome hasta que me llevó a garabatear borradores y luego a teclearlos para hacerlos públicos,
Vivien Leigh siendo una Katie Scarlett O'Hara me enseñó como ser calculador y manipulador cuando me convenga aunque no quiera, inconforme, caprichoso y malcriado por lo que ambiciono,
Ya no importa que al escribir no me entiendan, alguna lengua buscaré para que me comprendan, Miranda en ello me ayudará,
Diana me ayudó a entenderla con el inglés, Juana de Arco y María Antonieta me motivaron en el Francés, Gianni me consoló con el café italiano y Anastasia desde que la conocí me conmovió con su ruso en el imperial San Petersburgo.

En los días de inseguridad y frustración Freddie Mercury me recordaba a mamá con Bohemian Rhapsody y evitó que cometiera una locura,
Ha habido muchos que no lo merecieron, Gaye, Jobs, Jackson, Lennon, Serra, Spear o Warhol.
Ya no importan muchas cosas, la desnudez, los pies descalzos, el color púrpura, el cabello rizado; no hay identidad más certera y verdadera que esa,
La escasez, las ausencias y muchas otras cosas han pasado a otro plano,
Cosas que tendré tiempo de sobra para explicarle a Grace Gisele
Cuando le diga como Antonio José de Sucre me dió otra oportunidad.
Ahora mismo sigo exiliado voluntariamente y me pregunto -¿que importancia tiene eso?-.
Tú eres tan sabia que sabes cuando lo relevante debe hacerse relevante.

Esto no es una versión moderna, actual o literaria de VOGUE; esto es puro amor.
4
3comentarios 36 lecturas versolibre karma: 67

• efímero diecinueve •

Te miro a lo ojos
ese azul que me saca del pozo
que me arrastra hasta por fin experimentar
dos almas uniéndose hacia el puro gozo.
Me sujeto entre tus brazos
me alzo como dueña de tu descontrol,
de tus intentos de contener
tu bestia interior: ansias de poseer
[me].
Me entrego a tu olor
de animal condenado
a amar todos mis "yo",
cada uno de mis diablos.
Te arrodillas y posas
tu cabeza en mi pecho,
pareciera que sólo entonces
mi corazón reviviera
para que solo tú
escucharlo pudieses.
Ante ti caigo
hacia el egoísmo amargo,
sabor paraíso merecido,
que me ofrecen tus ganas
de amarme,
eres el universo impredecible
que más que guiarme
hace que gustosa me pierda,
consigues que las pasadas guerras
no puedan con su tragedia alcanzarme,
mas las cicatrices abiertas
secan las lágrimas que creía eternas
y con la sal de ellas
se curan también ellas solas:
por fin,
ya no estoy muerta.
★ //
leer más   
9
3comentarios 63 lecturas versolibre karma: 67

Amnesia de Septiembre

Bajo un tul de palabras inconcretas
llueven diales mudos,
¿cómo será la espera?.

Un sol que atardece la colada
dibuja nubes cúbicas
y estatuas de oxígeno.

Riego seco,
huellas incompletas,
mano invisible que tira del flequillo
y levanta la cabeza.

La herida curada,
estoy para caminar
pero ya no soy para ti.

Comento con los duendes botella,
¿cierro las persianas
o lleno el frigorífico?

¡Llena!

Sé que me perdí poco a poco,
el mérito que tuvistes al aguantarme,
no hay altar lo suficientemente bueno
donde ponerte.

Bajo un tul de palabras
que jamás recorrerán
las cuerdas vocales
llueven olvidos.

He comprado todas las dosis
de amnesia de septiembre,
dicen que de lo que elija
ya no recordaré nada.

Último vistazo
antes de la ingesta,
¡gracias por todo!.
leer más   
13
sin comentarios 86 lecturas versolibre karma: 73

Heridas

Nos dijeron que el tiempo
todo lo cura.
Pero se olvidaron de decirnos
cuanto ha de pasar.

No se curan las heridas,
solo se cierran las llagas,
pero el dolor se queda
dentro, vivo, latiendo.

Te duelen los vacíos y
las ausencias eternas.
Te fisuran las ganas de vivir
y solo te queda soñar.

Las heridas sangran con
cada recuerdo, con cada
momento vivido.
Te sangran las arrugas.

Nos dijeron que el tiempo
todo lo cura.....
una vez más nos mintieron.

Hortensia Márquez Chapa
16.11.2015
13
5comentarios 82 lecturas versolibre karma: 72

El poema incinerado

(A few days of Freedom cannot release us...)

Arde mi tierra y arde el dolor de esta condena
Se han calcinado mis palabras
Desaparecerán
Caerán como cenizas cuando reine el silencio

¿Por qué está llorando mi gente?

Porque ha muerto todo aquello que quisimos hacer nuestro

Creímos que nos prometieron ser eternos,
aquella patria que jamás quiso un origen
para ser fundada tras la guerra
que nos llevó a ser el fuego
entre la maleza
Y qué palabra es aquella
Que se llevó mis ideas
con su fatal canto

Pseudoalmas que querían brillar en esta perfecta oscuridad...

Arden otras tierras y mis versos no pueden más que llorarlas
Escondidos en mi tanque de paz,
aguardando el final de lo que ya conocemos
[...]


Puede que yo ya no exista,
que sea simple ceniza
entre montones de deshechos

O quizás sea el nombre de una constelación
con la forma del poema
que consiga que todos callen

Mi tierra ardió
Hemos roto nuestra promesa
Que hoy se extingan las llamas
de nuestra absurda impaciencia

¡Que se calcinen las palabras!

Curaremos nuestras alas malheridas

mientras reine el silencio

(A few days of Prison cannot stop us).
13
3comentarios 74 lecturas versolibre karma: 69

Sin marcha atrás

Las campanas repicaron en todo el pueblo dando la voz de alarma, mientras todas sus gentes se dirigían apresuradamente hacia el punto de reunión. Las mujeres y los niños junto con una pequeña patrulla de guardias armados, corrieron en dirección al refugio amurallado, situado en la parte más elevada del lugar, al mismo tiempo que los hombres preparaban sus armas a toda prisa para repeler al invasor. Las tropas enemigas estaban a pocos kilómetros y cada segundo contaba para organizar un eficaz plan de defensa. Los cañones comenzaron a hostigar las precarias defensas del poblado, haciendo estragos en las empaladizas y las débiles paredes de los torreones construidos con ladrillos de adobe. Básicamente, esas defensas estaban destinadas para salvaguardar a los animales de los lobos y los ladrones de ganado en el interior del poblado.
Los milicianos, dirigidos por el comandante Arturo, contraatacaron con sus cinco viejos cañones. No eran suficientes, pero no podían permanecer inmóviles al acecho del enemigo. De todas maneras, la defensa no podría resistir más de una hora. Había que hacer algo, y había que hacerlo de inmediato. Algunos minutos antes del asedio, un grupo de veinte hombres se había adentrado en el bosque contiguo a la aldea, con la intención de rodear al atacante. Su misión: Inutilizar la artillería enemiga, causar la confusión entre sus tropas, y capturar vivo a su oficial al mando. De esa manera podrían negociar un alto el fuego y ganar tiempo para solicitar ayuda de las demás poblaciones de la región, incluso del ejército nacional. Miguel y Alejandro eran los encargados de ejecutar la misión.
Agazapados al final de la arboleda podían contemplar los cañones franceses. Los soldados obedecían a sus superiores con majestuosa devoción, a la vez que los oficiales lanzaban órdenes ataviados en sus elegantes uniformes.
-¿Estáis listos?- preguntó Miguel, susurrando entre las sombras del bosque.
En pocos segundos la voz de Alejandro fue mecida suavemente hasta los oídos de Miguel, que observaba con detalle cada movimiento del enemigo.
-Mis hombres y yo estamos preparados. Esperamos la señal.
La cabeza de Miguel visualizó en décimas de segundo la acción a realizar. “Espero que todo salga bien; aquí está la gloria o la muerte” pensó mientras miraba a sus hombres. Luego gritó:
-¡Ahora! ¡Muerte al francés!
De pronto, a ojos de los confiados soldados franceses, los arboles del espeso bosque aparecieron convertidos en certeros pistoleros que escupían rudos hombres vestidos con harapos de campesino y mandiles de artesano. En pocos segundos reinó la confusión. Alejandro y sus hombres eran los encargados de inutilizar los cañones, torciendo el martillo que propulsaba los proyectiles y acabando con sus cañoneros. Miguel, aprovechando la confusión entre las filas enemigas huía de nuevo hacía el bosque llevando consigo al capitán Meliere. Javier y Sergio avisaron a Alejandro, y a una señal de este, los milicianos restantes corrieron otra vez hacía la protección de los arboles.
-¿Estáis todos bien?- preguntó Miguel.
-Ninguna baja -contestó Alejandro que seguía corriendo.
El pequeño grupo de milicianos corría velozmente entre los árboles, en dirección al poblado. Tendrían unos minutos de ventaja gracias a la confusión provocada. Las balas de los soldados franceses ya penetraban en el bosque persiguiendo a los milicianos. Un cañón reventó en el campo francés.
-¡Buen trabajo chicos!- exclamó Alejandro, mientras sus hombres le seguían con una sonrisa de satisfacción.
Los primeros disparos de sus perseguidores tronaron a sus espaldas. Algunos proyectiles pasaron muy cerca de sus cabezas. Al otro lado del bosque, en el umbral más próximo a la población, les esperaba un grupo de fusileros amigo, listos para disparar en cuanto tuvieran al enemigo a la vista. Una vez pasaron corriendo sus vecinos y amigos, las balas de los milicianos se precipitaron en busca de sus víctimas. Los cuerpos franceses rebotaron en el terreno húmedo como una fantasmal melodía.
-¡Lo tenemos Arturo!- gritó Miguel, apresurándose en llegar junto a sus compañeros.- ¡Tenemos al capitán Meliere!
El capitán francés apareció maniatado delante de Arturo. Tenía una pequeña brecha en la ceja derecha, y el ojo ligeramente inflamado, nada que no pudiera curar un poco de hielo y una botella de vino. Lo llevaron a una pequeña celda de la prisión del poblado, situada a pocos metros de la defensa heroica de los milicianos. Rápidamente reemprendieron sus posiciones, aunque el ataque parecía haber cesado. Únicamente podía escucharse el silencio de la guerra. Un correo francés se acercó lentamente hacia la posición de los españoles; portaba una bandera de tregua.
-Los franceses pactaran por la vida del capitán Meliere, pero no se rendirán - explicó Arturo a Pedro, su segundo al mando. Miguel y Alejandro también estaban allí como oficiales que eran.
En esos momentos, el francés encargado de entregar el mensaje se dispuso lo más cerca que pudo de las maltrechas defensas de los aldeanos, que milagrosamente resistían, y en un castellano bastante correcto, pero con un marcado acento extranjero, comenzó a hablar.
-Reclamamos la liberación del capitán Jacobs Meliere, de lo contrario volveremos a atacar con todas nuestras fuerzas. En menos de una hora habremos conseguido arreglar todos nuestros cañones, y vuestro poblado no volverá a resistir otra envestida. Tienen una hora para pensarlo. De lo contrario, arrasaremos esta población, acabando con la vida de todos, mujeres y niños incluidos.
- ¡Necesitamos solo unos minutos para pensarlo!- gritó Arturo.- ¡Aguarden nuestra respuesta!
Después, se giró y marchó rápidamente junto a Pedro a la prisión. Quería hablar con el capitán francés antes de tomar una decisión.
-Esta guerra comenzada por dos reyes que se creen dioses no es nuestra guerra - empezó a decir Arturo al capitán Melier, que esperaba tranquilo sentado en un camastro de paja al otro lado de la reja.- Ustedes reciben órdenes de ese corso con aires divinos, nosotros de un rey que vive lujosamente prisionero del vuestro, y que nos vendería si pudiera por dos míseros reales. Nosotros solo somos unos humildes trabajadores de la tierra, entre los que también hay artesanos, ganaderos y gentes de decentes oficios. Somos un pueblo humilde y pacífico, pero le prometo que lucharemos hasta la muerte si es preciso por defender nuestra tierra y nuestras familias. Solo le pediré una cosa. Sé que ustedes no cederán a las peticiones de un modesto agricultor, y que con toda seguridad continuarán adelante en su conquista, hasta que uno de los dos ejércitos ceda o sea destruido por completo. Pero prométame una cosa, capitán; si le dejo libre para volver junto a sus hombres retírese y denos tres días, para marchar a un lugar seguro con nuestras familias o para continuar luchando hasta la extenuación.
-Tiene mi palabra de caballero de que así será -contestó el capitán Jacobs Meliere.- Aunque me temo que volveremos a vernos comandante. La temeridad y terquedad de la gente de su tierra es admirable, aunque no creo que sea suficiente para frenar al ejército más poderoso del mundo.
-Por el momento, el ejército del gran Napoleón se ha dado de bruces contra este pequeño pueblo de trabajadores, capitán.
- No habrá una segunda vez, comandante.
El comandante de la milicia y el capitán francés se dieron un apretón de manos para sellar su pacto de caballeros; después se dirigieron donde se encontraba el emisario francés, el cual esperaba pacientemente. Una vez allí, volvieron a estrecharse la mano. Arturo devolvió el sable al capitán Meliere en un gesto de buena fe. El capitán hizo un gesto al emisario mientras pronunciaba unas palabras en francés a su subordinado que nadie llegó a entender.
Los aldeanos celebraron la pequeña victoria ante aquel ejército que parecía invencible, el cual había conquistado toda Europa. El capitán Meliere cumplió su promesa, y los aldeanos dispusieron de tres días, pudiendo recibir ayuda de milicianos de la región, así como de un destacamento militar y un nutrido grupo de aliados ingleses. Todo parecía prever que el capitán Meliere y Arturo volverían a verse las caras. ¿Saldrían esta vez victoriosos los temerarios y tercos milicianos españoles tal y como los había descrito el capitán Jacobs Meliere?
5
sin comentarios 61 lecturas relato karma: 69

Partitura miniatura

Cortamos cada factura
deudas puras
dedos y tijeras
mariposas oscuras
carcajada y quemadura

Cosimos cada fractura
alambre y armadura
fiambres vertebrados
calambres sangrantes
y hambre de estructura

Cerramos cada fisura
negamos toda figura
abierta al páramo
de nuestra furia

Atesoramos nuestra basura
juramos amarnos
cándidos bandidos
enarbolando nuestra penuria
contra el olvido

Curamos cada locura
en el cálido fluido
florecido de la gruta
frutal
y la dulzura
de nuestra lujuria

Roímos la cerradura
naufragamos
ríos y derrames
frío y amargura
leer más   
10
4comentarios 81 lecturas versolibre karma: 91

-Nuestro siempre-

Soñé que estábamos juntos en el mar
los dos nadábamos
intentando juntarnos
y lo conseguíamos
-Tan solo fueron
unos pocos segundos -
Algo se había quedado atrás
(Nunca supe el qué)
Y decidiste regresar a buscarlo
yo no quería que lo hicieras
pero no fui capaz de decir
"Quédate conmigo"
Solo miraba como te alejabas ...
Sentía como las palabras se agolpaban en mi cabeza
No te ahogues
nada
¡Nada!!!
Hasta que tu imagen se difuminó
hasta que tu imagen...
Fue robada, borrada de mis ojos

Al despertar recordaba cada detalle
cada momento
cada instante

Anhelaba entender
saber su significado

Leer lo que mi corazón necesitaba :
-Se curará -

-Letras
que nadie escribiría para mí -

Decidí interpretarlo a mi manera ...
El mar es agua
y el agua -Es vida-

Nadábamos
con todas nuestras fuerzas
hasta llegar a juntarnos
-Ganabamos la batalla -

Pero
y el final ...
Eso -Me Inquietaba-

¿Por qué ?
Porqué te alejabas
Porqué después de tanta lucha
y esfuerzo
(Sabía que estabas muy cansado
que no tendrías fuerzas
para seguir nadando)

-Pero no quería pensar en ello -

No quise comprender el final
Me limitaba agarrar con todas mis fuerzas
el pequeño hilo de esperanza
Ese hilo que día tras día
se volvía más
y más invisible

-Pero aún así -
Seguí creyendo en el milagro
Porque no vi que te rindieras
Ni te ahogaras
Ni nada
Simplemente desapareciste ...

-Solo bastaron unos meses -

Unos intensos y duros meses-

Unos meses
en los que cada -x -
marcada en el calendario
era una lágrima más
o quizá fuera una menos

Y mi sueño se esclareció
Y nuestro sueño se hizo realidad
-Por y para siempre -

Y si
-Te fuiste -
Y pude entender

Y pude entender
que me preparabas
para la despedida

Pude entender que
que te despedías de mi
de la manera más dulce
De la única manera
que las circunstancias
te lo permitieron
sin un adiós
sin un hasta siempre...

Dejando pendiente
-Abierto -
Nuestro reencuentro
en el cielo
de aquel mar
en el que por última vez
nadamos juntos .
Ese que fue
es
Y será

-Nuestro, siempre-

@rebktd
leer más   
17
4comentarios 85 lecturas versolibre karma: 94

La Desilusión De Un Enamorado

Él se había enamorado atentado ante semejante belleza, sus ojos se fijaron en ella y se invadió de amor en su corazón. Fue cuando comenzó a salir con ella llevando la de un paisaje a otro, le dedico miles de poemas escritas con sus propias manos que venían desde adentro de su alma todo por su amada dama.

Pero un día se decepciono al ver que la chica lo dejaría al otro día al ver que estaba con otro chico a los besos, decepcionado el chico comenzó a sollozar dentro de su cuarto fue que se sintió abandonado a la vez se le rompió el corazón al recordarla se sintió vacío por dentro luego pensó en lo estúpido que fue al haberse enamorado, permitió que el sentimiento de amor muriera. Solo fuera otro mal recuerdo de su vida.

Arranco de su carpeta sus poemas dejo de ser poeta por la chica que le arrebato su órgano vital, en los próximos días empezó a sentirse mal sentía que algo moría por dentro él pensó que solo sería por aquella dama que conquisto su alma se la llevo junto con sus promesas y sus palabras se las llevo el viento.

Desilusionado el enamorado decidió desahogar en sus notas volviendo a escribir melancólicos poemas de nuevo de allí revivió el sentimiento que el creyó que había muerto junto a su pasión de crear con la tinta palabras las cuales lentamente curaron sus viejas heridas logrando empezar de nuevo a escribir sus amados poemas.
leer más   
3
sin comentarios 24 lecturas versolibre karma: 33

Dolerá

Dolerá saber que al pasado el tiempo, me doy cuenta que ya no te siento,
que estoy haciendo recuerdos vacíos, imaginando cosas que no existen, cosas demasiado estúpidas, como imaginar que esos besos volveran, que esos abrazos estarán de vuelta...
Me he dado cuenta que esto que siento es un laberinto y que no somos eternos.

Dolerá el frío que cala en la nostalgia de un día con mucha lluvia en donde el viento aprendió a pronunciar tu nombre.
Dolerá el tiempo que se esfuma en las noches que han pasado por tu ausencia.
Dolerá el recuerdo de un dolor adictivo que no ha aprendido a saber olvidar.

Dolerán tus poemas escogidos de Neruda en el último librero de una esquina que se rehúsa a ser simplemente olvidada.
Dolerán tus caricias que fueron un bálsamo para tantas heridas que se niegan a ser curadas.

Dolerán tus abrazos candentes de alegría en un corazón que no perdona tener que amarte a la distancia.
Dolerán las horas que se convierten en refugio de tus besos prohibidos.
Dolerá tu olor a victoria pasada y añeja en un mundo inmediato y superfluo que no termina de convencerse que eras todo lo que necesitaba para poder seguir.
leer más   
10
7comentarios 96 lecturas versolibre karma: 75

Ciudad de poetas

Si fueras ciudad
perderías a la gente
de tus ojazos marrones
al boulevard de tu vientre.

Tu sonrisa sería
una puesta de sol
donde murieran los poetas
y sobreviviera el amor.

Esperarían en tu boca
los borrachos escribiendo
su funeral en silencios
que terminaran en tus besos.

Tu pelo sería
la brisa de verano
donde el viento me arrastrara
para curarme en tus labios.

Regresaría el fugitivo
cuando cerraran tus piernas
para amarte cada noche
a la luz de la luna llena.

Tu ombligo sería
el kilómetro cero
donde los trenes sin rumbo
se encontraran en tus sueños.

Lucharía el sol
por ser tu escudero
y las nubes viajarían
a milímetros de tu cuerpo.

Serías esa ciudad
donde besaran a la luna
los bohemios que maldicen
cada noche su fortuna.

Serías, niña,
la cuidad del pecado
donde brindaran los poetas
y bailaran siempre de tu mano.

#314versos
leer más   
7
sin comentarios 355 lecturas versoclasico karma: 61

Cambios

Deterioro.
Cambian:
relaciones,
personas,
recuerdos...

Recuerdos
perduran
con cambios.
Y duelen
Más que curan.
leer más   
11
sin comentarios 61 lecturas versolibre karma: 104

Mujer con armadura de papel

Mujer con armadura de papel
Y escudo de cristal
dejando al descubierto su fragilidad
Mirada irreal que le hace dudar
¿ Qué es mentira y qué es verdad?

Escudo dañado;
cristales danzando bajo sus pasos
dejando sus huellas sobre frío asfalto.

Y cae la lluvia sobre el cristal,
reflejo de mar son sus pupilas;
agua salada curando heridas.

Cierra los ojos y se deja llevar
y la luz del sol no se hace esperar
y descubre que el tiempo
es un soplo de viento
dejando la verdad
en cielo descubierto


@rebkd
leer más   
22
12comentarios 159 lecturas versolibre karma: 71

Murmullos y gritos

Ayuda mil veces pedida
construida de gritos sigilosos,
ayuda mil veces suplicada
frenada por murmullos tramposos.

Murmullos que con sarcasmo ríen,
murmullos alegres, murmullos inventados,
murmullos que esconden a un corazón exhausto,
murmullos que callan a mil gritos desgarrados.

Gritos extenuados, que no pueden ya gritar,
que lo intentan y lo intentan sin sonido articular,
con murmullos que los callan, murmullos enemigos,
enemigos de los gritos, que los rompen sin cesar.

Gritos y murmullos sin remedio enfrentados,
gritos necesitados, gritos suplicantes
censurados por murmullos, murmullos pudorosos
que murmuran a los gritos que no sean desesperantes

.Gritos que en silencio imploran
la llegada de una mano amiga,
que silencie a los viles murmullos
y curen a su alma abatida.
8
2comentarios 71 lecturas versolibre karma: 88

Y es que hoy...

Y es que hoy ...
hoy no quiero escribir
hoy quiero
que mi página quede en blanco
que mi lápiz
se apoye sobre el papel
Y sueñe
sueñe
que es libre
que no tiene una mano inquieta
que le sujeta,
que le muerde
y balancea
que nadie le molesta,
le desgasta
y atormenta
qué no sienta !
que le cogen y le dejan...
la presión de la incoherencia
la de la falta de letras
la de irrealidades inciertas
o la de nostalgias de vuelta
qué no sienta!
la tristeza ;
de recuerdos olvidados
de perdones ya no dados
de dolores mal curados
o de esos momentos pasados
qué no sienta!
remordimientos ;
por sentimientos no dados
por besos no regalados
por destinos no encontrados
o muros no derribados...

Hoy simplemente
quiero que sea...


@rebktd
leer más   
14
10comentarios 74 lecturas versolibre karma: 86
« anterior12345