Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 811, tiempo total: 0.006 segundos rss2

Lo que debes decir

Cuando tu cama me extrañe,
dile que ya no se dañe,
pues ya no la desordenaré
ni en sus almohadas lloraré.

Cuando a tu sala le haga falta,
dile que la extraña mi espalda,
y que con la aspiradora haga limpieza
de mis noches abrazada a mi tristeza

cuando la cocina me pida,
dile que ya no volveré,
y explícale que no la ensuciaré,
Le lloraba mientras cocinaba
y mientras guisaba me vio acongojada.

Cuando tu alfombra ya no sienta mis pasos
y pregunté por la que corría a encontrarte
dile que mis pies helados ya no la pisaran,
con esa respuesta ya no va a preguntarte.

Extrañaré a tu cafetera y la terraza,
pues eran horas pensándote con mi taza
abrazada a la nostalgia entre suspiros
tratando de tragar los sentimientos adheridos.

El olor de mi perfume te costará retirarlo,
pues para que me extrañaras
en tu cajón lo guardaba y pudieras respirarlo
cada vez que una prenda buscarás.

Y si tus brazos llegarán a extrañarme,
busca en toda tu vida conmigo,
los recuerdos de tantos abrazos
los que diste... cuando decías amarme.

Las letras de mi alma.
leer más   
12
6comentarios 55 lecturas versolibre karma: 135

No merecía amor

Llene mi piel de versos
vacié mi alma dolida
y me acaricié con calma
y me bese cada herida.

Me descubrí desolada
en lagrimas bañada
de nostalgia me vestía
y con pena me rendía.

Me sentí casi vacía,
me enmudecía y caía,
sigilosa desaparecía,
y mi lamento esparcía.

Pude sentir las cadenas,
que habían atado mis manos
pagando muchas condenas,
por amores insanos.

¿No merecía amor?
O es que no supe encontrarlo
Yo solo pedía clamor,
Pero me hicieron ahogarlo.

Ya no quiero sentir
prefiero ser ausente
y tratar sin el vivir,
aunque en mi viva presente.

Las letras de mi alma.
leer más   
13
6comentarios 70 lecturas versolibre karma: 126

"Recuerdos"

Fue en aquel anochecer
Cuando la oscuridad me
Envolvió en sus fauces
Queriéndome extasiar con
Sus sórdidos recuerdos,
Recuerdos que en mis entrañas
Hacían ecos de las noches
En las que mi frágil figura
Se desdoblaba a los indolentes
Látigos de tu indiferencia
Tu espalda pegada a la mía
Dos cuerpos, dos almas
Divididos por una franja
Con Sendos dejos de
Frialdad, tus sueños ya
no se complementaban
a los míos, nos volvimos dos
seres desconocidos buscando
escribir una historia, cuyo
actores principales fueron
el desamor y el olvido y
donde el crudo final sería
que yo, no estaría en tu
vida, ni tú en la mía.
leer más   
13
12comentarios 85 lecturas versolibre karma: 127

Mujer en silencio

Al principio, te hablaron mis ojos.
Luego mi boca, mi cuerpo entero.
Y un día, empezó a hablarte mi corazón.

Y esperé.
Sola.
En la orilla.

Lanzaba mis desesperados mensajes a tu mar.
A veces bellos, a veces tristes, a veces airados, a veces conmovidos.

Hasta que descubrí ningún remo se hundiría en el espejo de tus aguas.

Hoy te grita mi silencio. Desde el eco del vacío que dejaste.

Ya no siento.
Ya no deseo.
Ya no amo.
Ya soy libre y abandono la orilla.

Mi alma se cansó de intentar acariciarte con palabras.



María Serrano
8
3comentarios 27 lecturas prosapoetica karma: 117

Queria ser para ti

Si yo tambien quería...
Quería que fueras mi calma
La tranquilidad de mi alma

Queria compartir mi dolor,
y a mis grises le dieras color
que soñáramos juntos

Que me amaras como soy
Que me acompañaras
sin importarte a donde voy.

Quería ser esa paz
necesaria en contrariedad
quería que fueras mi realidad

Queria llenar espacios vacios
quería saciar tus vicios
quería responder tus suplicios

Quería ser el oxigeno
quería inundarte de mi
queria ser necesidad para ti

Yo quería...reír contigo
bailar en nubes contigo
quería hacer nuestra historia

Quería ser, y que tu fueras
Complemento de quimeras,
verdades acompañadas

Queria que fueras mi fuerza
El anhelo de tu interior
tu brisa en desolación

Calmar con pasión tus deseos
encontrarnos en los infiernos
enfrentar todo sin miedos.

Queria estar en tus planes
en tus futuros y vivencias
apoyarte en tus errores

Queria ser, queria estar
Pero decidiste marchar,
y no dejarte amar.

Las letras de mi alma
leer más   
11
4comentarios 76 lecturas versolibre karma: 132

La noche se rompe

Te miro en la cara -
encontrando calma en tus ojos.

La noche se rompe
como nuestro dulce abrazo.

Lucho para descubrir por qué,
estaba destinado a dejar ir,
hundirse más profundamente en la noche.

Lo que la luna nos concede
el sol no puede quitar.

Todavía nos desvanecemos
en la luz.

Ya no hay nada nuevo
todo está arrugado y sin brillo.

Eras con tu cuerpo, una vez el epítome de la poesía.
Y ahora eres una foto amarilla en mi pared.

Che-Bazan.España
leer más   
12
5comentarios 57 lecturas versolibre karma: 118

Donde Hubo Fuego

Uno podría ampararse
en Montaigne y decir:
“Mi vida estuvo llena
de terribles desgracias
que nunca sucedieron”.

A veces, la verdad
coincide con la mentira,
y siento las horas vacías
contra un cielo agujereado.

Frente al espejo,
miro que los buenos tiempos
pasaron a la velocidad
de un terremoto.

Yo te llamo,
o no,
tal vez sólo
pretendo ubicar
el naufragio.

El único latido
de mi vida
fue haberte conocido,
pero ya no se abre
la madrugada,
ni se estrecha el abismo
entre tu voz y la mía,
ni se enciende el novilunio
que nos devoraba
con la mirada.

Donde hubo fuego,
no siempre quedan
cenizas,
también se recuerda
el olvido.


©Alejandro P. Morales. (2018)
leer más   
16
20comentarios 131 lecturas versolibre karma: 141

Reina luciérnaga

Somos un vaivén en el tiempo.
Una cruzada en pleno siglo XXI,
que no un cruce de caminos.
Mientras sucedes,
hago carantoñas a los pliegues de tu ropa.
Juego a la ruleta risa
con los caprichos del destino.
Cruzo los dedos,
esperando a que te juegues tus dudas al rojo.
De mis labios.
Llevo los bolsillos vacíos
pero pesan como piedras,
desde que no me besas.
Ando un paso y cuento veinte.
A ver si llegas.
Sin llagas.
Niego otros brazos
que me aprietan lento
el poco seso que queda.
Enciendo un cigarro
y el jodido humo
dibuja la inicial de tu nombre.
Sólo por eso dejaré de fumar(te)
que (m)ata.
Mis estrellas se han convertido
en costra de tanto esperar.
Ahora no hay quien las arranque
sin que la sangre llegue al río.
Torniquete de urgencia
a mi nostalgia.
Salgo por la puerta de emergencia
pero es giratoria.
Y las farolas de mi calle
siguen luciendo a medio gas.
La luciérnaga reina
se escapo
por mi boca
borracha de ti.
Desde entonces
mi quinto sin ascensor
está de rebajas.
Y los peldaños de la escalera
después de cada tropiezo
me preguntan
que
por qué
sigo pretendiendo vivir a oscuras.
21
5comentarios 63 lecturas versolibre karma: 126

De Luz Y Sombra

Mientras hablabas,
descubrí algunos
de tus secretos.
Nos íbamos conociendo
esquivando un sonido
de nieblas.

Recuerdo
que tus ojos añoraban
una primavera
que los encendiera,

y te dije,
con doble filo,
que los ojos brillantes
almacenan luces
como la arena blanca
bajo un cielo
desordenado,
y tienen el sabor
a besos de otras bocas.

La noche
llegó a puerto
con ventanas encantadas,
y con vistas
a amaneceres rojos.

Yo deseaba
quitarte los cristales
de los labios,
pero tú querías
devolver el tiempo
para hacer de ti misma
la soledad.

Y, por supuesto,
la luz no prospera
en corazones
que fabrican sombras.


©Alejandro P. Morales. (2018)
leer más   
19
10comentarios 76 lecturas versolibre karma: 131

Destino o condena

Había intentado huir pero, como si viviera un bucle maldito, siempre acababa en el mismo camino, franqueado por el verde frescor de las hojas de las viñas que tanto le recordaba otro frescor; el sudor de aquel cuerpo del que conocía todos los rincones, incluso los más oscuros y cálidos.

Había intentado quemarlas. Llegó incluso a acudir a ese camino con cerillas y un botellón de gasolina. Las pisoteó, arrancando sarmientos y ramas vivas para preparar la hoguera. Pero no podía soportar la idea de reducirlas a cenizas. Sabía que la viña tenía alma y encerraba el secreto de su verdadero amor.

Había intentado concentrarse en cultivar girasoles, pensó que sería una buena elección: los girasoles son bellos y fáciles de cuidar. Los girasoles se esforzaban mucho en crecer y contentarlo. Los girasoles…
... los girasoles no eran viñas. Pensaba que una vez que has vivido la poda, el llanto de la vid, su resurgir, la vendimia…. una vez que has probado el jugoso fruto, todos los demás cultivos son de segunda categoría.

Había intentado casi de todo. Pero se dio cuenta de cuál era su destino. Maldición o fortuna era viticultor y aquella era su viña.

María Serrano
7
4comentarios 38 lecturas relato karma: 79

¿Dónde dejaste nuestro amor? (Soneto inglés)

Dime, ¿Dónde dejaste las ofrendas,

que un día enamorada te brindé?

Esas que tú guardaste en tus agendas,

y que en mis arrebatos te entregué.


Dime gorrión ingrato, ¿en qué lugares,

en que ríos, pantanos o en que aceras,

dejaste sepultados los solares

que construí para ti con azahares?


Ya sé que tus claveles ya no laten

por mis caricias, besos y palabras;

ya sé que tus corbatas no se baten

por el sol de mis besos, ¡nada labras!


Olvidando el amor que me tenías,

con hiel de desamor, tenaz me herías.


Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados

Soneto inglés:

Su estructura es la siguiente: ABAB, CDCD, EFEF, GG(es decir, tres serventesios y un dístico o pareado
leer más   
12
6comentarios 77 lecturas japonesa karma: 135

Bienvenid@

Los días de tus menos dos palabras estrangulan los métodos, en tanto las más dos mías hacen requisición del recuento de los daños.

Son incoloros por inherentes al por qué de mis respuestas, malditas pordioseras de tus preguntas.

Bajito escuchó tu oído al trueno sonar de esta campanilla, seca ya de tu isotónica palabra.

No hilaré ni una sílaba...

Bajito será el paso de mi cansado pespunte.

Te deberé el portazo. Prometo ponerme a cuenta cuando notes tu triste sorpresa flotando sobre ese charquito de estrellas... el de un adiós sin interlocutor, que será tapete de bienvenida en el huérfano recibidor de la nunca despedida.


Amén.



Yamel Murillo



Cloroformo, papel y pluma©
D.R. 2010
leer más   
11
9comentarios 75 lecturas prosapoetica karma: 118

Vuela conmigo

Cada día acudía al mismo lugar para poder observar el maravilloso espectáculo.

Admiraba su hermosura, la brillante gama de colores de sus plumas, su elegancia al volar, las acrobacias que hacían todos juntos en el aire.. Pero, sobre todo, esperaba para verlo a él.

Era absolutamente increíble.
Aquel papagayo de pico elegantemente curvado, pecho del color del sol y alas azul turquesa, la dejaba sin aliento con solo aparecer en el firmamento.
Diariamente esperaba que llegara el momento en que se recortaba su figura en el sol del mediodía, y se acercara majestuoso hasta la rama dónde ella, y su pequeño y agitado corazón, aguardaban. Entonces pasaba por encima volando, daba un par de vueltas y desaparecía; repitiendo un ritual diario que ella no alcanzaba a comprender.

Soñaba con acompañarlo en su vuelo. Practicaba durante horas para mantenerse en forma: debía ser muy veloz para poder estar a la altura de un pájaro tan fuerte. Pero se sentía muy estupida, creía que él nunca se fijaría en ella…era solo una pequeña golondrina de plumas oscuras y vientre color arena, pero con fuego en el corazón: el mismo que decoraba las plumas de su cabeza y mentón.

Un día se lanzó a volar con él. No lo pensó, simplemente lo hizo. Sabía que la vida de las golondrinas es muy corta y no la pasaría agazapada en esa rama.

Y así pasaron muchos días.
Ella volaba a su lado, feliz y risueña, mientras él la miraba de reojo, cada día más intrigado por saber de aquella pequeña avecilla.

– ¿ Por qué lo haces? – Preguntó él intrigado.
– Disfruto volando a tu lado. ¿Por qué lo haces tú?
– Estoy cautivo en este zoológico. Mi trabajo es participar en este ridículo espectáculo. Me alejaron de mi hogar cuándo sólo era un polluelo. Ya no recuerdo lo que es la libertad.
– Pero tú también puedes ser libre, solo tienes que volar conmigo lejos de aquí, hacia el Sur…
– ¿Y la comida? ¿Un lugar para dormir? ¿Qué haríamos si hace frío?
– Yo te enseñaré a conseguir comida, a beber en las fuentes y charcos, a resguardarte de la lluvia en otoño y del sol ardiente en verano, a buscar tierras cálidas para pasar el invierno…

Él pensó que no estaba tan mal en aquel zoo. Tenía una cómoda existencia, comida en abundancia y nunca pasaba frío.

– Solo tienes que volar conmigo, lejos de aquí, hacia el Sur….- repitió ella a modo de despedida. A partir de ese momento cada día que siguió acompañándolo se despedía con la misma frase.

Una noche él la pasó en vela. ¿Ansiaba la libertad o simplemente estar con aquella pequeña golondrina que cada día le alegraba por unos instantes?

Al día siguiente ella no vino a acompañarlo. Ni al siguiente. Ni al otro.
La vida de las golondrinas es corta. Mucho más que la de los papagayos.

Él no vió su pequeño cuerpecito yaciendo en la rama dónde lo esperaba cada día. Así que se fue a buscarla. Y voló lejos de allí, hacia el Sur...
5
4comentarios 50 lecturas relato karma: 84

"Tu Silencio"

Tu silencio fue protagonista
de innumerables sin sabores
siendo el irreal antagonista
de tus historias de amores
que tenían tintes moralistas

Aquella tarde me embriague de
tu hiriente silencio, buscando
respuestas a tus indiferencias
que se fueron encaminando
en mis impalpables caricias

Tu voz se volvió impredecible
al llanto de mi fatigada alma
solo en ti podía ser deducible si
tu alma hubiese tenido calma
y así el silencio fuese abatible

Tu silencio se hizo más fuerte
por múltiples incongruencias
que pensabas que con suerte
y unas chispas de adherencia
tus silencios se harían inertes

El vil silencio se volvió eterno
para nuestros pensamientos y
en el silencio yo encuaderno
los imperturbables aislamientos
de tu alborotado desgobierno


Propiedad Intelectual Chile 2018
leer más   
14
11comentarios 81 lecturas versoclasico karma: 129

Magia

Viví mucho tiempo creyendo que la magia no existía.
Hasta que creí encontrarla en una vida simulada.

Aprendí...

... que las luces que deslumbran solo conducen al lugar vacío

... que la mentira más cruel es la que se susurra al oído

... que un error no cambia lo que eres

... que hay quien te arrastra al fango, pero no puede impedir que aún desde allí veas las estrellas.


Aprendí...

... que de todo se aprende

... y que la verdad se esconde en el abrazo eterno de los que se sienten afortunados de que formes parte de sus amaneceres.

Viví mucho tiempo tratando de adivinar el truco.
Hoy solo vivo para dejarme llevar por la magia.
18
6comentarios 87 lecturas prosapoetica karma: 109

Cuando yo te leo

Despiertas emociones que creia muertas,
vibro entre versos que tiras al viento,
me dejo mecer en palabras con fuerza,
sea en romanticismo pasión o en desamor
tus letras causan en mi gran fulgor.

te leo entre rimas y siento un cosquilleo,
entre linea me siento la musa
logro el sentimiento volcar
eres quien mi imaginación hace volar.

A veces siento que en secreto me acaricias,
pues con ritmo y cadencia me penetras
siento tu agonía y felicidad en cada parrafo,
y lloro al ver tu alma desgarrada sin quimeras.

Sabes que admiro la pasión que imprimes
y el secreto que en tu corazón reprimes
como quisiera ser la melodía que usas
cuando plasmas un pecado y te excusas.

La aventura de un corazón lastimado
ser quien te seque las lagrimas versando,
ser a quien tu alma reclama como aliento,
y el lienzo que necesitas cuando escribes
“te quiero”

Seguire tratando de decifrar tu locura,
seguiré devorándote textualmente
seguiré admirando la versatilidad de tu pluma
dejándome recorrer entre letras
saltando las estrellas hasta llegar a la luna.

Las letras de mi alma
12
4comentarios 80 lecturas versolibre karma: 114

Heroína

Apretó el acelerador dejando las luces de la gran ciudad a sus espaldas.

Anochecía prematuramente gracias a los amenazantes nubarrones otoñales y al maldito cambio de hora que tanto odiaba. Notó un pinchazo agudo en el abdomen y cómo un cálido flujo mojaba el salvaslip. ¡Mierda!. Ahora tendría que parar en alguna estación de servicio a comprar tampones.

Pensó que su pequeña hija estaría cenando y deseaba verla despierta. La esperanza de tener un hermano para ella se desvanecía un mes más. Necesitaba su abrazo para no sentirse mala madre por dedicar tanto tiempo a su carrera... ¿Merecía la pena? Cada día tenía que luchar el triple que sus compañeros, demostrar que ser mujer y madre no era razón para no ser eficiente y tener las mismas oportunidades. Pero la exigencia era mucho mayor. Y encima, tenía que tragarse cada día las ganas de gritar ante ciertas miradas, ciertos comentarios, ciertas actitudes.

Por si ésto fuera poco estaba él. ¿Qué hacer si encuentras a la persona perfecta para ti, cuando ya elegiste a otra persona perfecta? Resistir. Luchar contra el deseo. Olvidar que era mujer. Recordar que era madre. Era esposa. Era una profesional. Era...
No pudo ver lo que era: solo una sombra en mitad del carril y pegó un volantazo.

Cuando pudo controlar el coche, se encontraba en el arcén. Paró el motor. Lloró un rato y volvió a la carretera.

En el garaje, se miró en el espejo retrovisor. Tenía un aspecto horrible con el rimmel corrido. Una toallita desmaquillante y el lápiz de ojos que llevaba en el bolso, obraron el milagro.En la radio del coche sonaba "Show must go on" y le pareció una ironía del destino.
En el ascensor pensó en cómo necesitaba un baño de espuma y dormir más de 6 horas seguidas. Besó a su marido, que la recibió distraído sin apenas levantar la vista de su tablet, y se encaminó a la habitación de su hija.
-¡Mamá! Leéme un cuento.
- Claro mi amor. Erasé una vez...

Después del cuento, hizo la cena, preparó la comida del día siguiente, planchó la ropa del tendedero, dejó otra lavadora tendida...

María Serrano
6
sin comentarios 21 lecturas relato karma: 83

Desenlace

Aparece el mago suspiro.
Toque.
De chistera.
Redoble en abracadabra.
A golpe de varita,
busco una salida.
Equivoco el sentido,
la única,
es hacia dentro.
Tres cuartos de arena
y soy incapaz de decir nada.
Aunque no dejo
de hablar por los ojos,
que pueden más que mi boca, sellada
por el último verso que me diste,
antes de que todo saltara
por los aires.
Palpita el pobre acongojado.
Transfusión a medio ritmo
entre el hecho y nuestro lecho.
Tablas para terminar la partida.
Borrón y hoja nueva.
Pronto llegará el otoño.
No hay narrador
que aguante esta historia.
Si dos perdidos
incrédulos creyentes en la fe
y esta
no siempre mueve montañas.
Ilusionistas del verbo,
mientras nos quitamos la ropa.
Los muebles del salón
danzan con sabor a despedida.
Los miro de reojo,
en súbito desafío vuelven a guardar silencio
y polvo.
No quedan velas para este encierro.
Siempre fuimos más de a oscuras.
Allí, todo se ve de color.
Cuando todo es demasiado
y es lo mínimo a ofrecer.
Por eso he decidido no
ser menos
y bailar con mi sombra
que no me pisa nunca,
aunque siempre vaya descalza.
14
12comentarios 75 lecturas versolibre karma: 115

Diálogos III (a @Letizia)

¿Cuántos mensajes podría enviarte?
¿Cuántos "te quiero" podría susurrar?
¿Cuántas estrellas te podría bajar?
¿Y todo eso sin temor a atosigarte?

¿Cuántas promesas podría hacer
aún antes de tu piel tocar,
a tu propia sombra acompañar
y por tu sonrisa enloquecer?

¿Cuántas noches hemos compartido
manteniéndonos siempre unidos?
¿Cuántos silencios, risas y canciones,
poemas, odas, cuentos y desamores?

¿Qué placer encuentro en la historia
de Ramsés, Cleopatra y Marco Antonio?
¿Akenatón y Nefertitis, el valle del Nilo,
Persia, Esparta, Sumeria y Babilonia?

¿Crees que leí de Voltaire sus Memorias?
¿O que visitaré Cádiz, Bilbao y Logroño?
Prefiero a todo eso, ver en tu compañía,
de los árboles sus hojas caer, en otoño.

Visitar Tenochtitlán juntos, pero solos;
correr bajo la lluvia, reírnos como tontos,
contar estrellas fugaces, ver cómo nacen
y leer, los versos que para mi tú haces.

Hoy de todo lo que ya hemos hablado
a la única conclusión que he llegado,
es que de nada sirve ser tan versado,
si no estoy pronto en CDMX, a tu lado...
leer más   
13
10comentarios 95 lecturas versolibre karma: 124

Mi menor

Dejamos cuentas pendientes
y la mesa sin recoger.
Las migas,
una a una,
se han ido marchando.
Los pájaros me preguntan que por qué conservo tu ropa. Dicen que la lave y la tiré al mar.
Tal vez allí alguna botella
sea capaz de entregarte el mensaje.
He vaciado dos copas
a medio beber.
Discuto con los cubiertos
que se niegan a poner en orden tanta idea descabellada,
por eso
hace días que no me peino.
Pinto canas
con acuarelas secas,
mientras mi clave de Sol
hace un guiño al silencio de negra.
Melodía en Mi menor,
así de pequeña me siento
y no me levanto.
Los buitres hace rato que acechan y yo,
deshecha,
les invito a un café con pastas. Por mi que no quede.
Amontono pensamientos
en una cabeza hueca de alfiler.
Es un buen escondite
para cerebros despiertos.
Ya no celebro los lunes
de resaca.
No hay segundos que restar
para verte
así (a)sumo y sigo
esta cuesta de enero
llegada en pleno verano.
Sin salida de embarque
y con exceso de equipaje.
El futuro por las nubes
y yo,
besando techo
a la espera de nuevas coordenadas.
19
19comentarios 94 lecturas versolibre karma: 129
« anterior1234541