Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 698, tiempo total: 0.019 segundos rss2

Traición (a Paola)

Traición, pena y olvido
es lo que me ha quedado
desde aquel día fatídico
en que por otro me has cambiado.

Rumio mi destino
como el asno el heno
maldigo como el burro,
pero no llego al cielo.

Mas gracias a tu desamor
dueño soy del amor mío.
Encontrar quién lo merezca
será, tal vez, mi sino.

Tal vez sea pronto,
tal vez tenga frío
cuando llegue el invierno
y mi corazón, ¡mal hado!
esté vacío.
leer más   
12
5comentarios 96 lecturas versolibre karma: 85

Irreverente

Pedí un deseo al cielo,
con la cara oculta tras el llanto,
instando cualquier tormenta
que me alejara de mi esencia.
Y mis manos mintieron
temblando en su acierto;
¿acaso el desamor
es voluntario,
acaso morir
depende del viento?

Y es solo ahora,
desde la esfera sin horas,
donde me envuelvo
de tu virtuosa mirada,
que por libre
apenas me retuvo,
que por noble
expiró de mi océano.

Y es solo ahora,
en mi certera mentira,
que vuelo libre,
al instinto de mi deseo
al impulso de mi latido,
que en tus rotos
despertó del sueño,
que en tus certezas,
se inundó sin pausa
de tus demonios.

Así me excuso
y me redimo,
así me encuentro
y me pierdo,
efímera amante
de lo eterno,
imposible doncella
de una quimera.

Y es ahora,
en mi última muerte,
que despierto libre,
al saberte en tu camino;
al encontrarme irreverente,
sin espacio ni tiempos,
sin fronteras ni defensas,
muriendo tus ausencias,
reviviendo en tus venidas.

Y en mi sentencia de vida,
serán mis manos por siempre,
imposible pecado
de tus noches oscuras;
será mi piel lujuriosa,
eterno reflejo
de tus labios heridos.

LOUE
leer más   
17
9comentarios 96 lecturas versolibre karma: 104

Asfalto

Márchate, aléjate,
no me aprisiones,
no me des razones
para rescatarme,
sólo camina por el borde
del precipicio
que habita fuera de mí,
aunque sólo sea
un segundo (astillado),
un destello (apagado),
un suspiro (pisoteado).

Déjame, suéltame,
quiero comprobar
que el amor
no sabe
únicamente
a asfalto.


©Alejandro P. Morales.
leer más   
13
2comentarios 62 lecturas versolibre karma: 118

¿Amor o persona... ?

Esa necesidad de reemplazar...

¿Es a alguien a quien se quiere reemplazar?

¿Es a alguien como persona?

¿O son los momentos vividos los que en falta se han de echar?

Quizá no sea la persona en sí a quien en falta echas.

Quien te lastima por su inexplicable ausencia.

Sino el amor.

El amor que ésta se llevó.

El amor del que sin cesar dependías.

El que pensabas que ésta te proporcionaba.

Aquel amor que tan vivo te hacía sentir cada día.

Y velozmente,

de un día para otro se fugó.
leer más   
16
6comentarios 101 lecturas versolibre karma: 93

Olvidemos

Olvidemos si existió algo entre nosotros
Arráncalo de tu memoria como hicieron otros
Haz como si no me conoces
Olvida como se escuchaba juntas nuestras voces

Olvidemos como se sentía el corazón
Ahora no hagas caso al corazón y usa la razón
Yo sé que para ti será fácil hacerlo
Pues a mi tan solo pensarlo, no puedo hacer más que quererlo

Olvidemos las palabras tan dulces que dijimos
Y los momentos únicos y especiales que vivimos
Olvidar lo que hacía que perdiera el sueño
Que dolor me da que su corazón tenga dueño

Olvidemos si alguna vez nos conocimos
Y todo lo que hicimos
Quitame la venda que no me deja seguir
Para de una vez poderme ir
14
6comentarios 72 lecturas versolibre karma: 105

Todo está bien

Me quedé sin voz
como una piedra
aislada en la orilla,
respiré la soledad
de esta rugiente habitación,
y quise matar la tristeza
de un portazo.

Acaricié tus fieles puñaladas,
soñé donde estaba prohibido,
amé donde había peligro
de abandono,
corrí las cortinas
del desconsuelo
para que la oscuridad
me iluminara.

Te lloré con una sonrisa
fingida,
me alimenté de mentiras
para soportar la realidad,
te busqué en otras lenguas
menos venenosas,
en otras pieles
más pasajeras,
para sobrevivir,
para sobremorir.

Sí, lo sé…
Tú estás perdida
y yo estoy roto,
pero todo está bien.


©Alejandro P. Morales.
leer más   
10
10comentarios 115 lecturas versolibre karma: 100

No consigo olvidarme de ti

He estado reflexionando, preguntando, buscando en todas partes algo que me haga dejar de sentirte dentro de mí.
No lo he conseguido.
Me he echado la culpa a mí.
¡Por tonta! ¡Por tonta! ¡Por tonta!
He sacado mis sentimientos, los escribí en un papel y los quemé.
Tampoco funcionó.
Entonces le pedí a las estrellas, a la luna y al cielo nocturno que por favor fuera yo por la que quisieras venir.
No pasó.
Harta de sufrir intenté entender qué es lo que me gustaba de ti, y no encontré nada.
Busco y busco pero no hay nada.
Solo sé que hay amor.
¡Si no hay nada no hay amor!
No paran de repetirlo en todos lados.
Si no hay amor, que alguien me diga qué es la pena y qué es el dolor.
Si no hay amor, decidle a esos ojos que no me miren más por favor.
Si no hay amor
¡Ay si no hay amor!
Si no hay amor,
Entonces no hay ni tú,
Ni yo.
leer más   
5
2comentarios 52 lecturas prosapoetica karma: 65

Renacer

Aprendí a admirar.
Desde el más sentido vacío, aprendí a admirar.
Admirar todas aquellas cosas que
tan ciega estaba y no me permitía ver.

Ya casi que no busco refugio desde lo antes necesitado.
Ya casi que no tengo ese menester por reemplazar o revivir lo ya marchado...,
{¿A una persona o a los momentos?...}
Ya casi que.
Me siento muy bien en soledad.

Desde la ida
supe apreciar y observar lo que existía a mi alrededor.
Y de alguna que otra manera
echaría todo aquello que me cohibía.
Todo aquello malo que me distraía de este momento.

A veces las idas no hay por qué sufrirlas.
Hay que agradecerlas.
De algún modo.
leer más   
11
2comentarios 80 lecturas versoclasico karma: 103

Iluso

Creía que morías,
Cuando forzadamente,
No te permitías tenerme,
Pensé que moría,
Por no tenerte,
Por lastimarte,
Creí que morías,
Por estar a mi lado,
Por lanzar todo por la borda,
Pensé que moría,
Si al encontrarte
Te perdiera una vez más,
Pensé que morías,
Por lastimar,
Solo Para estar a mi lado,
Pensé que me querías,
Qué como yo nadie te ha de amar,
Pensé que moriría,
Al verte partir de una vez por todas,
Creí que viviría,
Pero muero por qué partes una vez más,
Aún sigo vivo,
El karma llega a su fin,
empiezo a vivir nuevamente,
A menos que vuelvas por mi,
Y Por un beso más.
leer más   
3
sin comentarios 40 lecturas versolibre karma: 34

Dunas de silencio

No es fácil
mirar
con los ojos
vencidos,
ni hablar
con palabras
ensangrentadas.

Mi infierno contigo
fue un tiempo
húmedo y rugoso,
como el tiempo
que nunca llega.

Las flores muertas
de mi amor
contaban con un ángel
para mantenerse vivas
hasta el final,

pero el naufragio
ya estaba escrito
mucho antes
del
último
beso.


©Alejandro P. Morales.
leer más   
13
8comentarios 101 lecturas versolibre karma: 98

Mis deseos para tí

Quiero que bailes
en el medio de un lloredo,
que le cantes a la luna,
y la midas con el dedo.

Quiero que te enamores
y seas feliz,
que te consigas una niña bonita
que cure, de tu corazón, la cicatriz.

Quiero que la mires
con ojos completamente enamorados,
que le des un millón de besos
como los que alguna vez me has dado.

Quiero que te despiertes en sus brazos
y te ahogues en su perfume,
que le digas que la amas,
y que ese amor nunca se esfume.

Quiero que mi nombre sea
apenas un lejano recuerdo,
como si en vez del camino derecho,
tomaste el izquierdo.

Quiero que mi cara se borre de tu mente,
que mis ojos y mis cejas,
de un libro ilegible,
sean tan solo paginas amarillejas.

Quiero que sepas que jamás te quise herir,
que el dolor del fracaso
yo también lo sentí.
Aunque no los quieras, corazón,
estos son mis deseos para ti.
leer más   
12
8comentarios 82 lecturas versolibre karma: 115

Ruido

Esta vez llegó sigiloso
y ordenado,
a pesar de estar
incrustado
entre nosotros
como un grito
silente.

Se oyen grietas
en este vacío.

Es tu ruido,
mi ruido,
el ruido
que nadie conoce
pero que está aquí,
en lo que queda
de ti y de mí.

Cualquier día
este ruido,
el tuyo,
el mío,
sonará
como una ausencia
negra,
como una soledad
petrificada.

Y entonces,
la amenaza del olvido
podrá recordar
a dos sombras
agujereadas y perdidas
que hicieron
demasiado ruido.

Y entre tanto ruido,
el tuyo,
el mío,
ni siquiera
nos daremos cuenta
que hemos oscurecido
lentamente.


©Alejandro P. Morales.
leer más   
12
8comentarios 92 lecturas versolibre karma: 89

Quejas del Aire

Entre las quejas del aire que respiraba
me encontré derrotada
sitiada en un tormento,
buscando inútilmente
la razón para mi aliento,
perdida entre cavernas oscuras y silentes.
Que todo el mundo daba vueltas en mi cabeza
y cada palabra de amor me partía la nuca
y me parecía un puñal bajo mi vientre.
No podía alcanzarte
y me quemé en la oscuridad,
me azotaron los vientos
y el pútrido hedor de almas perdidas.
Las estacas cavernales me clavaron
para disparar de mí mil gritos contra el universo.
Los hielos del planeta desollaron mi carne
y dejaron mi cuerpo expuesto al frio
y los musgos devoradores.
Por qué nadie escuchó mi aullido?
Las decisiones me atacaron
justo en medio de lo baldío,
donde no pude hallar tu mano,
donde no pude encontrar mi nido.
11
5comentarios 77 lecturas versolibre karma: 114

Soneto al desamor no correspondido

Sentado al pie del abismo que existe
entre tu rígido cuerpo y tu nombre,
ya poco importa ni cuándo ni a dónde
se fue lo mucho que no me quisiste.

Compro motivos que me hagan odiarte,
vendo mi orgullo, ahora inservible,
una terapia de precio asequible,
me garantiza que voy a olvidarte.

Oigo tu voz resonando en mi oído,
discuto contigo cuando estoy sólo,
noto tu cuerpo a mi espalda y no miro.

Paso los días pensando en el modo
de revivir lo que nunca he vivido,
sin preguntarme otra vez por qué lloro.
leer más   
14
4comentarios 58 lecturas versoclasico karma: 87

Sangre

A veces,
todo lo que veo es sangre.
Siento la muerte.
Las insaciable necesidad de alejarme.
De no existir más en este mundo inefable.

Lo siento si te hago daño.
No es mi intención este maltrato.
Mi vida se ha acabado,
incluso cuando mi corazón,
sigue funcionando.

No estoy aquí,
no puedo dormir.
¿Qué hago aquí o allí?
¿Quién soy?
¿Algún día podré saberlo?
Sólo dilo, por favor.

Mis vísceras vomitan sangre,
¿es el resultado de todo mi desgaste?
Las lágrimas se acabaron,
el rojo es todo lo que me está rodeando.
¿Esto significa la muerte?
Creo que lo he sentido antes.
Cada vez que la noche cae,
y me quedo sola, sin nadie.

No quiero sentirme de esta manera,
sin embargo, no puedo evitarlo.
¿Me acostumbré al desprecio?
Tal vez esa sea mi fuerza.
O, lo poco que queda de ella.
¡Deja de despreciarme!
Así te olvidarás de mi tristeza.
Te olvidarás de mi rostro ensangrentado,
por todas tus palabras necias.
Esas que me tatué en mi decadencia,
para recordarme mi bajeza.

Las espinas de las rosas me recuerdan,
a cuándo me amaste con inocencia.
Yo tampoco sabía que me volvería mierda,
y no te puedo culpar por tu asustada esencia.
Siento que tengas que pasar por esto.
Nunca fue mi intención tu lamento.
Y cada que tu agonía sale,
mi interior no siente consuelo.
Créeme, lo siento.



—aleluya roto. (@freedomofsuffer).
6
sin comentarios 52 lecturas versoclasico karma: 90

Espinas

Las espinas son balas,
una rosa, un revólver.
Un jardín sangrante
pasión habrá derramado.

Revoluciones no bastan
hasta haber abolido
la última de tus palabras.

Más en este levantamiento
ni tu ni yo ganamos,
tan solo la fría incertidumbre,
la misma para ambos
y sin embargo seguimos luchando.

Te sobran balas,
a mí me sobran rosas.
11
2comentarios 60 lecturas versolibre karma: 90

No mío, no tuya

Tú, tan brillante y ocurrente
Te apareces de vez en cuando en mis pensamientos, sacudiéndolos con tu presencia y cuestionando sobre mis sentimientos hacia ti
Eres tan único que me asusta, eres tan bello que me deprimes
El sarcasmo predomina en tus palabras, haciéndolas más interesantes que otras
Me sacude el corazón tener que descifrarte, me sacude el corazón que tengas que descifrarme
Porque somos iguales, como dos gotas de agua salidas de la misma llave, y eso es lo mejor que nos pudo haber pasado, nos hace interesantes y adictivos como tú
Interpreto tus acciones como algo, y me engrandece saber que no me equivoco porque eres yo, y yo soy tú
Este constante juego de palabras me atrae tanto, que me es imposible dejarte ir
Porque tu mente es tan atrayente que cualquiera se perdería en ella.
Aparentas un vacío enorme, pero me has enseñado a no juzgar lo primero que percibo
Tal vez no me pertenezcas, ni yo a ti
Pero estoy segura de que podemos pertenecernos, el uno al otro, por un largo tiempo
Porque tu sonrisa, tu voz, tu acento tan peculiar y tu manera de mirarme me tienen enganchada, que ya no sé como librarme
No es el momento, ni el lugar
Pero en un futuro podemos ser algo, algo admirable y algo indispensable
Eso no lo sé, pero pronto o lejos, lo sabré.
Conduces y tus grandes manos se adhieren al volante, resaltando cada parte de ti que me gusta tanto
Tus hombros anchos e infinitos, que me llevan a lugares por recorrer
Diriges tu mirada hacia mi, tus largas pestañas y tu forma de verme me gusta tanto, que solo puedo pensar en que posees los ojos más bonitos que haya visto
Te acercas pidiéndome permiso, pero me quedo muda ante el miedo de lo que pueda ocurrir
Parecemos pensar mejor las cosas y establecemos un punto y aparte entre nosotros, aunque mente y corazón siguen tan unidos que son uno mismo.
Pasamos a través de calles, mientras más avanzamos nuestros sentimientos crecen, la atracción es tan palpable que se vuelve notoria
Pero no decimos nada, porque somos iguales, porque no soy tuya ni tú eres mio, aunque nuestras mentes se pertenezcan.
Te lanzo miradas que solo tú sabes interpretar, porque mis acciones están hechas para que solo tú las descifres y hagas con ellas lo que yo no haría.
leer más   
9
2comentarios 65 lecturas prosapoetica karma: 87

Adoptame

Ojalá supieras lo bonita que te ves cuando te miro.

En mi historia alguien como tú basta,
verás, tuve que renunciar a alguien o alguien renunció a mí,
ya no lo sé... Lo que aún sé es como se siente,
era aceptar: No estaba y punto. Lidiar con eso.
Tal como ahora.
Creo que ese mal siempre me persigue

Igual que a ti.
Pero siete veces más.

Como sea, gracias por las conversaciones sin sentido hasta las madrugadas,
por tocarme a tanta distancia e invadir mis espacios llenos de estrellas muertas,
por ser verde que deshiciera mi azul,
por nunca coincidir.

Ojalá supieras que tu espalda nunca fue el blanco de mis granadas porque tus heridas copiaban a las mías y no era justo ahogar a las metáforas que te crecían en ellas.

Ojalá supieras lo bonita que te ves cuando te miro.
Ojalá lo supieras y volvieras a notar a alguien como yo.

Espero que mis letras lleguen a ti
.
.
.
¿llegarán mis letras a ti?
leer más   
4
1comentarios 34 lecturas versolibre karma: 44

Palabras que Matan

Aun no siento el aire.
Me cuesta respirar.
Sudoroso.
Apago un cigarrillo; uno tras otro.
Me desnudo en una hoja de papel.

Me ahogo en matices inconfundibles de sentimientos atrapados en palabras.
Me masturbo en el vaivén de las ideas que nacen de un sentimiento sublime, mutilante, desgarrador.
Palabras repetitivas, a veces incoherentes. Sin sentido. Sembradas en el jardín de las ideas
Inundo mi ser en palabras que me persiguen.
Palabras inconfundibles que me ahogan en el azul profundo de un mar intranquilo y me hacen delirar en la inquietante poesía que deslumbra.

Al caer la noche.
Aun cansado.
Trato de mutilar las palabras que quedan del día, pero el sentimiento sigue vivo.
Sigo escribiendo y plasmando mi virginidad en hojas de papel.
Pierdo la conciencia y vuelvo a morir.

Allí.
Muerto.
Inerte.
Durmiendo en la insoportable soledad del ser. Me vuelvo a refugiar en palabras.
Palabras desafiantes.
Palabras polémicas.
Resucito de nuevo en palabras que viven a través de mí.

Palabras.
Lagrimas.
Desamores.
Deseos inconclusos.
y……..
Y el mayor de todos los placeres.
Morir ahogado en mis propias palabras.
leer más   
11
2comentarios 73 lecturas relato karma: 85

Sueño Vacío

Ironía,
como si la vida fuera un dónde
y la muerte un cuándo,
como si por estar dormido mientras cometías el crimen
no fueras culpable.

No sé donde a(r)mar
para construir ese puente
y llegar a ti,
sin caer y desvanecerme
como una gota de agua en desierto.

Llevando mascaras clandestinas
y tal vez engañar a la muerte
una vez más.

Es tan extraño
sentir la pasión enjaulada
la persuasión desordenada,
entre un montón de vidrios rotos
mientras la busco sin parar.

Odio soñar contigo
sentir que me abrazas como antaño
y despertar
para verme exacta
en soledad.

¿A donde se fueron esas ansias de descubrir el mundo?
¿Como se puede fatigar algo tan bello en una noche,
algo que creímos inmarchitable?
leer más   
15
5comentarios 93 lecturas versolibre karma: 85
« anterior1234535