Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 1761, tiempo total: 0.028 segundos rss2

Profundo

Profundo.

En mi alma habitan tus recuerdos
en mi mente tu talento
en tus sonrisas me cobijo,
siempre que te deseo
cierro mis ojos y te encuentro
memoria y recuerdo de un
beso.
Sereno camino de tu sonrisa
da me una mirada en mis ojos.

Cielo imaginario de sueños
da me un abrazo sincero
razón de mi pensamiento.
profundo.
leer más   
6
1comentarios 30 lecturas versolibre karma: 82

Cuaderno de bitácora...

Día 18.
Puedo oír el deseo
bajo mi pecho y tu falda
a solo un pensamiento del encuentro
para amarnos despacio.

Puedo sentir como se agita el mar
y se hace ola creciente
en la trastienda
el tacto que nos prende,
cómo ávidas
las manos otorgan su sexo
desnudando la cita y la piel.

Profanar el cuerpo,
penetrar en él vaciando el alma,
asir sin más el destino.
Vomitar el brío que nos quema
con cada envite, en cada gemido delegado,
     ejecutar
y a la vez morir en el resuello.
En eso consiste el instante
para no perdernos en el tiempo
que nos conceden.

Día 18.
Late el deseo
bajo el pecho extenuado
y la desnudez de dos sexos febriles,
la falda y los vaqueros
aún yacen en el suelo como testigos.

El mar…
poco a poco se hace balsa.
leer más   
8
1comentarios 57 lecturas versolibre karma: 97

Deslizándose...

Y nos fundimos
entre mi invierno y tu verano,
entre el calor y el deseo
y el hielo jugando
entre el whisky y tu boca
deslizándose mojando… (Lola)
14
sin comentarios 56 lecturas versolibre karma: 90

Miedo maestro

Éste óleo negro que me invade.
Savia que se petrifica.
Núcleo de fibra transmisora.
Equivalente a la mano
que abraza a la tráquea hasta que los pulmones se desinflan.
Me irradia lo irracional
hasta el deseo mismo del objeto del miedo.
Lo universalmente menospreciado,
que se ciñe firmemente frente al espejo.



imagen de @gabbynathan // @visualatelier8 (instagram)
12
3comentarios 71 lecturas versolibre karma: 99

Congoja Nocturna

Hoy me siento desilusionado

desdichado y terminado

mis sueños han muerto

y mis ganas con ellos


Mi único deseo

poder empezar desde cero

optar por lo que quiero

mas no por lo que debo


Me encuentro perdido

en el mar de la desesperanza

mi vida no tiene sentido

el fracaso me abraza


Acostado desnudo

solo, triste y mudo

aguantando las penas

que la vida conlleva

me quedo sin fuerzas

para enfrentarme a ella


Me he rendido hace tiempo

solo deseo estar muerto

y que en el silencio

nadie recuerde mi cuerpo


Mi aliento se ha extinguido

al igual que mi ser

tal vez es mi destino

el nunca vencer


Esta noche me despido

pues dejo el mundo de los vivos

me sumerjo en la oscuridad

donde siempre debí estar.
leer más   
9
3comentarios 61 lecturas versolibre karma: 87

El lobo que se enamoró de un rayo de luna

Una noche oscura en su solitario caminar va un lobo cansado de la vida en general, levanta la cabeza y ve un destello al final del angosto sendero que era su travesía cada despertar.

Este se detiene por lo extraño y complejo que esto se muestra ante él, no puede explicar lo maravilloso que es, siente de repente una extraña calidez que lo envuelve y lo carcome en lo más profundo de su ser.

No tiene explicación ante esta nueva sensación, cree que su soledad a su fin llegó pues está enamorado y no sabe que decir, ya que ni en sus más oscuros sueños imaginó un hecho así.

Intrépido el lobo amigo su viaje emprendió ya que debía encontrarla en ese momento comprendió, después de caminar y caminar sin llegar a su destino decidió descansar, pero algo cálido y brilloso lo hizo despertar.

El sol había salido no había marcha atrás ya que a su amada tenía que encontrar, así el lobo duro días sin cesar buscando a aquella criatura que solo en las noches podía contemplar.

Un día ya cansado a un claro llegó y sintiendo el deseo de verla sus ojos cerró, la noche avanzó y el la esperó cuando pasaba por un estanque su reflejo vio.

Alzó su vista y no lo podía creer era su amada musa la que parecía ascender comenzó a aullarle entregándole su corazón porque ahí el pobre lobo entendió que un rayo de luna le robó el corazón así como la soledad hace tiempo le robó la razón.
leer más   
7
2comentarios 44 lecturas relato karma: 56

Fuego Fatuo

Asida va de la gracia la desgracia; la ruleta que impulsa los dedos del destino desmentido en la ilusión de su carnaval...
Una máscara dispuesta en la faz ajena. La canción repetida de las malditas faenas.

Un beso que hace un lustro, abrazaba, y hoy, sólo besa a sus espaldas. Un abrazo comprometido con el sueño del nunca despertar; del silencio que llora mientras su alarido se ríe en la gota desdibujada del desencanto ancestral.

No predice siquiera la noche, pues imposible es tejer presente y girar rueca en reversa, ni desnuda al día su profecía cuando no desea el discurrir de las cortinas... La pólvora aún tibia, impregna de injusticia a la convocación de un joven relicario. Húmeda le va la causa a causa de sus tristezas; tristezas antiguas bajo esa nueva cera... que no menguan; que derriten la verdad breve al calor de la lupa convexa...

Es el daño, el ignorado. Su recriminar es la posesión de lo despreciado. Es la lluvia que no era nube y la melodía ayuna de nota. Es arrancar a golpe puro, el afiche numerado del almanaque y suscribir con tinta, las piezas sueltas a los hechos de la compartición viril con aquellas Dulcineas a sus horas solas...

Es añorar, tornarse en coraje para acallar sus ojos entrecortados de nostalgia. Invocar en la melancolía todos y cada uno de los nombres; de los rostros del alguna vez, su delirio cercano. Apagar la prohibición y prender incienso en lo profundo del lecho obscuro... concentrar su combustible y consumirse en la única almohada rota a mordidas de promesas; de recuerdos. Recuerdos de desencuentros leales y encuentros fallidos. Recuerdos que arañan, rogando a cada ser sublime de su tiempo, ser por no ser ni haber sido... Implorar perdón por no llamar al pan pan y al vino vino... a lo todo comido; a lo todo bebido; a la mascarada que habita dentro de su propio Dèja Vú y desde sus adentros hacia el todo, su todo vivido.

La vigía se estrena. Pretender desapercibirlos arrepiente íntegra la devoción.

Latires...


Alma a pecho tierra
ardiendo en leña verde...
todas las estaciones,
en llamas de su propio
fuego fatuo.





Yamel Murillo



Incisiones.
La mirada sorda©

El Diario de Paloma©
D.R. 2017
leer más   
6
2comentarios 41 lecturas prosapoetica karma: 79

Entre tus islas

El sello de tus ojos permanece
notas erizadas vuelan
perfumando los infiernos
de mil insomnios sobre piel

El gemido de tu noche
descarga en el oído
pasionales torrentes
que encienden recuerdos:

Tu movimiento
oleaje viviente
que da la luz al chacra sacro
perdiendo entre tus océanos
la torre de mi Atlántida

Tus manos
lazarillos de las mías
encaminan
hacia tus laderas, tus colinas
exploran cada gruta de tu cuerpo
sin restricción ni secretos...

Tus ríos
aguas que agitan los fuegos
que sacian al alma
dejando sediento al cuerpo
beberte ahora
es anhelo vital
prioridad de la carne
deseo de amaneceres
inquietud de los latidos...

Tus aromas
vicios inexplicables
que se precipitan en sábanas
y se impregnan
justo en la apertura
del deseo abismal

Tu cuerpo
manjar fino
sabores tersos
banquete único
esencia de la vid
vainilla y canela
fruta madura
miel a brote de panal

Sobre cada papila
descansan notas
de sudor
de salivas
de tus néctares...

bailan en la lengua
miles de sensaciones
en lenta degustación
hace treinta y tres lunas llenas...

Extraviados los sentidos
en los pliegues de tus espasmos
cae mi todo
en ese vacío
que vuelve lava la sangre
mientras erupciona el volcán
aprisionado entre tus islas...

***************************
Entre tus islas
2018
Transmisor d Sinestesias©
leer más   
14
13comentarios 110 lecturas versolibre karma: 104

Äṁäṗöḷä ṿïṛġëṅ (Colaboración con @Loue)

Su fresco aire se filtró de mañana,
suspirando entre
las flores de mi primavera.

Meciendo los cabellos de mis latidos,
exhalando el ansío
por vivir entre sus manos.

Arrebolado despeinó mis ensueños
en la brevedad de su caricia,
cincelando en mi cuello un secreto deseo.

Tatuar ósculo rozado, furtivo,
como amapola vírgen
en campo de trigo.

Con la timidez de la brisa,
desnuda tras mi incauta sonrisa,
esbocé un dulce beso a escondidas.

Esperando hallarme, desperezarme,
como crisálida de luciérnaga,
abrir mis alas para que descubra el cielo.

En el aleteo de su ternura,
cerré los ojos en su silente pecho,
me inundo en la eternidad de su abrazo.

Abanico mi mirada
en la marea de sus pestañas,
pellizco del alma regado en un cruce,
recorriendo ese instante que transita
de mis ojos al álito del deseo.

Amapola virgen que siembro en la comisura de su boca
leer más   
17
11comentarios 105 lecturas colaboracion karma: 96

Sed de abrigo

No temas,
pero tengo una oscuridad
en el pecho,
un fuego helado
en la boca,
y un frío clavado
en los huesos.

No temas,
me entenderás
cuando no puedas
arrancarte del alma
una antorcha de mármol,
y tu vida lastre
un saco de heridas.

Junto a mí,
rugoso,
hay un paraje
sin sol.
¿Nunca te has sentido
abandonada y desnuda
como una isla desierta?

Si tú quisieras,
podrías curarme
tan sólo con un beso.



©Alejandro P. Morales.
leer más   
12
15comentarios 117 lecturas versolibre karma: 104

Desposada

Llegas
próximo a la mañana...
De tu piel,
inmenso ámbar de luz,
se inviste tu imponente sensatez...
respiro de ella
el remanso
que le prodigué
la leve brisa nocturna.

Una vida transcurrió
bajo el estrépito
de las lluvias tormentosas
y la siega
por parajes dorados,
alcanzándonos
la dimensión,
las almas
al pulsar
de las manos extendidas…

Mas basto
fue el instante
a los lustros de voces ajenas
reconociendo entre ellas
tu solo llamado
en la más fiel de mis horas.

La incondición de un juramento
significó el deseo
colocado en mi sien
como guirnalda del vívido sueño…
dejaste sobre mi blanco velo
rosas de esperanza.

Eres bondad que adopto;
el sí por siempre;
la palabra, la cimiente…
el credo mutuo.
Eres todo amor.
Lazo inquebrantable.
Eres el amor mismo:
el Infinito mío.

Sonrío a través tuyo
el vivir de la alegría plena
de quien puede ver el Sol
sin cegarse siquiera
y admirarle devota
entretanto le ama.

Desposada
con la verdad de tu aurora
me veré ataviada
en el éxtasis de tus rayos,
cuando fundido sobre mi mar
te ocultes lento...
Tu calor, tara de mil valías
y tú, mi Océano Esposo,
permaneceran conmigo...

Para entonces,
vestirás de Luna
en el lecho nupcial.

Unida te iré
con sortija de fuego
en el abrumado
sigilo del alma.

Tras aquella,
nuestra primera noche
seré
la perpetuada en ti
en eterno ciclo.
Al final
de toda noche que cae;
al filo de todo amanecer,
podré así, amor…
contemplarte de nuevo.


Yamel Murillo


Amantísimos©
Las Rocas del Castillo©
D.R. 2017
10
7comentarios 84 lecturas versolibre karma: 96

Palabras que Matan

Aun no siento el aire.
Me cuesta respirar.
Sudoroso.
Apago un cigarrillo; uno tras otro.
Me desnudo en una hoja de papel.

Me ahogo en matices inconfundibles de sentimientos atrapados en palabras.
Me masturbo en el vaivén de las ideas que nacen de un sentimiento sublime, mutilante, desgarrador.
Palabras repetitivas, a veces incoherentes. Sin sentido. Sembradas en el jardín de las ideas
Inundo mi ser en palabras que me persiguen.
Palabras inconfundibles que me ahogan en el azul profundo de un mar intranquilo y me hacen delirar en la inquietante poesía que deslumbra.

Al caer la noche.
Aun cansado.
Trato de mutilar las palabras que quedan del día, pero el sentimiento sigue vivo.
Sigo escribiendo y plasmando mi virginidad en hojas de papel.
Pierdo la conciencia y vuelvo a morir.

Allí.
Muerto.
Inerte.
Durmiendo en la insoportable soledad del ser. Me vuelvo a refugiar en palabras.
Palabras desafiantes.
Palabras polémicas.
Resucito de nuevo en palabras que viven a través de mí.

Palabras.
Lagrimas.
Desamores.
Deseos inconclusos.
y……..
Y el mayor de todos los placeres.
Morir ahogado en mis propias palabras.
leer más   
11
2comentarios 67 lecturas relato karma: 85

Si te tengo

Lo que guardo, lo que escondo
lo que no quiero que acabe,
lo que mueve mis deseos,
lo que me impulsa la sangre

Todo lo que quise ser
todo lo que quiero darte
más de lo que puedes ver
para que nunca te falte

Lo que apacigua mi espera,
mis palabras y mis versos,
mi piel desnuda y abierta,
mis profundos sentimientos

Todo es mágia, si te tengo
no me hacen falta palabras
para decirte - te quiero,
me basta con la mirada
leer más   
8
3comentarios 103 lecturas versoclasico karma: 76

Confesión que nunca será

CONFESIÓN QUE NUNCA SERÁ.

Si tan solo supieras el anhelo que me alberga, la ilusión más tenue que me inunda y me deviene como rocío de alborada, necesidad de poder verte una vez más y poder sentir tu mirada sobre mí.

¡Ay! si supieras del deseo, de la avidez pujante, del anhelo de que fuese perpetuo y jamás termine ese sutil roce entre tu mano y la mía, durante un corto saludo que sin pretexto te sustraigo.

Si tan solo supieras que como excusa limpio de tu rostro imaginarias gotas de una lluvia inexistente, sin otra intención que sentir tu piel tersa en ese corto instante, cuando tu piel y la mía tímidamente se funden.

Si supieras que se anega el tacto de esa savia necesaria para este moribundo vehemente de ti, en un corto instante, en un destello de estrella fugaz.

Sed inagotable, que amenaza con fenecer estos labios, sed insaciable de tu olor y tu voz, sed que si supieras de su existencia, mórbidamente la mantendrías intacta para tenerme famélico tras tus pasos, sed que siempre me acompañará mientras a mi vera dejas migas, trozos suficientes para tenerme con vida, sed de ti, inalcanzable, imposible.

David Felipe Morales
2 de Noviembre de 2015
12
8comentarios 94 lecturas versolibre karma: 88

Musicalma

Me mata el instinto animal
de las ganas que me impelen hacia ti
como la sed con la que se coge una guitarra
cuando se atisba en la mente una bella melodía.

Tengo afiladas las uñas,
afinados los besos,
calientes los dedos,
cerrados los ojos,
entreabiertos y húmedos estos labios
que sólo saben decir tu nombre,
que sólo sirven para susurrar mis deseos.

He compuesto una melodía para cuerda y metal
que se caracteriza por el deseo animal
que me roba la vida, así, a poquitos,
cuando me niegas el agua de tu dulce fuente,
la fría y lacerante fusta de tu batuta,
la atractiva disonancia de tu "blue note".

He compuesto armonías para dúo de cuerda,
porque el solo de guitarra está falto del talento
que destilas cuando exiges fuerza bruta,
cuando ruegas velocidad en la ejecución de una armonía que me arrasa cuando
ese gruñido que parece mi nombre,
precede al derrame de nuestro placer.
4
2comentarios 38 lecturas versolibre karma: 50

Poetas...

Nos quedamos suspendidos
suspendidos en las ramas del árbol de la vida
de la vida que nos encuentra y cruza
y en el cruce del camino sin sabernos, amor…

amor del aire, del aire que bebe las letra
que el viento vuela cuando las borras
y las borras a medias, porque aún quedan
en tu memoria
y bendita la memoria
que acapara sensaciones
y desnuda corazones callados
corazones armados de poemas
poemas para ser besados
y besados por las bocas
que sedientas de pasiones
se abrazan y lloran
hasta llegar a las manos
y las manos tiemblan
y tiemblan por esas letras
que se sienten, que acarician
que regalan deseos
de humedades
y encarnan cicatrices
para dejarse sentir…

sentir mientras amor tus letras vuelan
las mías aprenden, y el aire de la primavera
calienta la brisa que fuera invierno con letras nuevas
con voces, que rozan la piel, que anudan gargantas
para que otras al leerlas, o escucharlas puedan revivir su alma
y su alma tan etérea nos llame poetas… (Lola) #poémame #poesianomada
17
8comentarios 111 lecturas versolibre karma: 104

Te he soñado...

Formar parte de un sueño
deslenguado,
impropio deseo
de marea creciente.

Sentir como se ciñe
tu pecho a mi quimera
en busca de unos labios
figura-dos
al tiempo que rasga la noche
un ímpetu voraz,
acompasado de caricias poseídas
y cuerpos exhaustos.

Al alba
solo un lienzo húmedo
que me arropa el hechizo,
mientras, surca la estancia
un aroma sutil a cuerpo extenuado.


    Y sé que te he soñado…
13
4comentarios 60 lecturas versolibre karma: 87

Tormenta

Deseo que en este día
recibas una gran lluvia
de los "te amo" que te envío
empapándote con mi amor
por la tarde la tormenta
de mis caricias líquidas
hasta apaciguar tus ganas
en el calor de mi cama
con la noche como testigo
de mi felicidad contigo.
leer más   
10
15comentarios 100 lecturas prosapoetica karma: 90

Detuvimos las horas...

Detuvimos las horas
y compramos el tiempo,
ese espacio invisible
con pasión y deseos,
y también intentamos
contener los lamentos
de los labios sensibles
por la brisa del viento,
y es que el hombre que espera
la respuesta del eco,
es un niño, en el fondo,
buscador de mil sueños,
es el alma sensible
a captar todo aquello
renovando su vida
a través de los versos...

Detuvimos las horas,
un instante pequeño,
un fragmento en la nada
y vivimos sin miedo,
aún recuerdo la tarde,
aquel cuadro pequeño,
y una linda figura
realzada en el lienzo,
y es que el mar asomaba,
y en el fondo un velero,
con las olas altivas
sin parar sacudiendo,
y venían en ciclos,
estirando su cuerpo,
y elevando la espuma
golpeaban de nuevo...

"...Detuvieron las horas
unos labios traviesos,
los relojes pararon
dando paso a los besos..."

Rafael Sánchez Ortega ©
15/06/18
10
4comentarios 71 lecturas versoclasico karma: 84

No cierres la ventana...

No cierres la ventana de tu alma,
gritaba un corazón muy dolorido,
que lleguen las canciones de las olas
y el polvo y el sudor de los caminos,
que vengan los olores y fragancias
de rosas, de violetas y de lirios,
llenando de perfumes las paredes
y entrando por rincones y pasillos,
es fácil que la brisa de los mares
nos deje su caricia en un suspiro
y luego que, estremezca nuestros cuerpos,
nos lleve de paseo hasta el Olimpo,
(recuerdos y deseos se confunden,
instantes de pasión nunca vividos,
estrañas sensaciones que amanecen
y buscan realidad en el instinto...)

No cierres la ventana de tu alma
si ansías conseguir vivir tranquilo,
espera que la nueva primavera
te muestre la ternura en sus sonidos,
la música, callada, de los bosques,
la dulce serenata de los ríos,
la nota silenciosa en la montaña,
la mano y partitura del mendigo...
No olvides los colores y las sombras
ni creas que los hombres no son niños,
quizás porque se visten de mayores
y llevan en sus labios el pitillo,
recuerda que las almas más sensibles
esperan de unos labios su cariño
y buscan ese verso y las palabras
que están en las pupilas sin ruido...

"...No cierres la ventana de tu alma,
gritaba un corazón a su destino,
permite que penetre la esperanza
del faro que te diga que estás vivo..."

Rafael Sánchez Ortega ©
13/06/18
11
10comentarios 81 lecturas versoclasico karma: 100
« anterior1234550