Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 861, tiempo total: 0.012 segundos rss2

Esperanza hecha promesas

Huyendo de un futuro,
persigo un instante en el presente,
olvidando lo que ignoro,
recordando el silencio
de pensamientos no dichos.

Como plegaria llena de promesas,
de promesas no hechas,
de promesas no cumplidas,
promesas imposibles de prometer,
imposibles de borrar.

Cada día es idéntico al anterior,
mas distinto al siguiente,
mientras en mi interior
anido la esperanza de no sucumbir
a mis deseos, a mis instintos.

Entonces me invade la bruma,
la más gris y espesa de las brumas,
mi cuerpo pasa a un estado
de inmovilidad sentimental
paralizando toda motivación.

No tengo pies, ni manos
para escapar de mis alientos,
abandonándome a éste torrente,
procurando no chocar contra las rocas,
cierro los ojos en una oración.

Padre tu que conoces las fuentes
de todo sentido y sentimiento,
alumbra en mi oscuridad
los pozos de mi esperanza,
ayúdame a entender el porqué.

Mi cuerpo siendo arrastrado
por esta corriente enfurecida,
abro los ojos, mientras el agua
surca mi rostro enmudecido
por el cansancio y el dolor.

Me invento un futuro imperfecto,
porque tus ojos no requieren
de artificios para mirarme,
tu boca de disfraces para besarme,
devolviéndome la vida,
con tan solo un beso
o tan solo una mirada.

Amén
leer más   
4
2comentarios 47 lecturas prosapoetica karma: 66

¿Qué sería…?

Olor a lluvia,
A ciudad, a ensueño.
Lo que esperabas del presente
Se disuelve en esas gotas,
Iluminadas por los faros.

¿Qué sería de la vida
Sin el perfume del deseo?
Ese que da vida y motivos
Para abrir los ojos.

Aroma a brisa,
A verdad, a recuerdo.
Lo que añoras de las risas
Se esconde tras la niebla
Que empaña las ventanas.

¿Qué sería de la vida
Sin la calma que prosigue
A la melancolía?
Esa que da paz y confianza
A cada paso.

Esencia de luz, de abrazos
De anhelos.
Lo que serena la tormenta
Es lo mismo que te pone
una sonrisa en los labios.

¿Qué sería de la vida
Sin el brillo de las miradas?
Ese que ilumina el cielo
En una noche estrellada.
leer más   
1
sin comentarios 7 lecturas versolibre karma: 18

La sonrisa de la Tierra

Reconozco que casi siempre he vivido como un cobarde. Recostado en las arenas finas de un reloj. Tiempo sucio, enfangado, ese vivir sin darse cuenta, por automático, por resignado, por no elegido y porque solo pasa por encima como río fangoso, ensuciándonos, pero sin arrastrarnos por la vida.

Nada crece en los suelos arenosos, drenan con demasiada facilidad, la vida no se detiene en ellos, pasa por sus gránulos reteniendo solo tiempo. Tiempo sucio. Vivo con la obsesión de vivir y acumular historias, pero mi naturaleza no es la de vivirlas, sino contarlas. Contar historias no vividas. Escuchar, observar y acumular memorias de otros. Me sorprendo con ésta idea cabalgando sobre mi duermevela cuando abro un ojo perezoso y observo los bulbos en flor que se han abierto estos últimos días sobre el alféizar de la ventana.

La sonrisa de la Tierra, así es como una expresión china denomina a las flores.
Su belleza radica en que carecen de esperanza.
La esperanza crece con el mañana,
y el mañana nunca existe para las flores.
El presente es su esencia.
Deseo ser flor.
Flor efímera.
Presente.
leer más   
10
9comentarios 61 lecturas prosapoetica karma: 90

Deseo impuesto

Color de un objeto;
objeto personal;
persona de objetivos
con un pasado atrás.

Documento informativo:
concluyente prueba dicen unos;
estupidez pagana dice el resto.

Sonrisas y danzas no prueban nada,
ya que nos crea misterio el raciocinio.

Los primates y los primitivos andan
sueltos por la ciudad.
Ya es hora de trasladarlos
a la sabana.

El azul quema,
el hielo arde
y los colores cierran
desembocando en perdición.

Que se alce la Voz
de las brujas y los incendios,
y vayamos callando a los ineptos con su fuego de hielo.
11
sin comentarios 50 lecturas versolibre karma: 96

Que sí, te quiero

Apenas conocía de qué forma sucedían las cosas
Intentaba concentrarme sobre cómo todo cogía cuerpo a través de lo que veía
Las preguntas del pasado, las respuestas del futuro, la desmedida sincronía
Reconocí cada pasaje de mi memoria hecho contracorriente, y lancé el ancla sobre tierra firme para resolverlo
Encontré en medio de la multitud y su locura, el lugar más alto, donde el cielo se vuelve un manto y la ciudad duerme tranquila.
Pero las mariposas que me acompañaban volaron a nuestra ventana compartida, atraparon el último rayo del atardecer y encendieron tu cara y tu sonrisa.
Fue cuando despedí al miedo, o deje que me lo quitaras de encima
Me sentí afortunado, me entregué una y otra vez y una y otra vez entendía qué era aquello de la vida
¿Esto puede ser malo? Me hubiese preguntado, pero en serio, que ciegos estamos.
Guardé las palabras para después, me fundí en el lila sobre mis ojos, y en los colores de tu piel que ya sólo podía ver mi piel.
Abrí el lugar que dejaste en mi corazón
Y lo limpiamos un rato
Me sacudí la tristeza
Y me sacudí los problemas que no eran míos.
Me dormí una vez más en medio del humo, de ti y mi embriaguez; y desperté para decirte que siempre hemos estado bien cuidados
Me reí contigo, supe que aquí, o donde fuera, te vería igual de lindo.
Quise decirte que era mejor dejar los recuerdos para gente que no pudo vivirlos
Y que varias buenas historias hicimos.
Agradecerte los buenos deseos, reconocer que te voy a pensar muy bien
Y si te hiciste como quién no quiere la cosa, la pregunta de si te quiero, déjame decirte como quien siempre quiso la cosa que sí, te quiero.
leer más   

etiquetas: versolibre, reseña, poesia, amor, ciudad
1
sin comentarios 2 lecturas versolibre karma: 8

piel canela, labios carmesí

Amaneciendo perfumada en labios carmesí, con el viento llega una caricia y en la mirada una sonrisa
Lloviendo de melodías amargas, regando sobre lágrimas serenas esos recuerdos que en la mirada lleva.
Sonetos de dulce pasión escritos están sobre su piel. Llueven estrellas y deseos pide, al universo le dice que larga no sea la espera, que tras la luna llena amanezca, sobre su piel aún fresca, que lirios crezcan en su pecho y corazones amantes en los días relucientes cubiertos de azul pasión.
El perfume de un amanecer dorado, despierta y su boca toca sus labios, pero tan solo es un sueño y ese roce en la piel se ha grabado, pasa por su mente recuerdos aún presentes de vivos colores, de besos y abrazos que no tienen fin.
Soy la que te besa sin tenerte la que te recuerda y te anhela, te espera con el color de Lirio y te acaricia con el viento.
Más siempre algo se pierde con el paso del tiempo, en el silencio del bosque se escuchan los ecos del viento que le llaman, parece un viejo lamento, el bosque late y con dolor recuerda que dos viejos amantes recorrían errantes al son de la dulce melodía del bosque aún encantado, acarician sus manos, abrazan sus almas y las gotas del rocío calman sus ansias.
Bocas de serena melodía de ese latido, sediento lenguaje de amor, sed que en las mañanas calma sus versos, que en sus hojas dejan el rocío de suaves caricias.
Siguen el aroma de sus cuerpos hasta llegar al encuentro a esa aventura que llevan aún en sus labios.
Recogen su alma y se la llevan. Días que llenan de magia, días que solo hay esperanza, días que se escriben para que no se olviden, los amantes siguen, pero las palabras se pierden y vuelan libres.
Rompen los noches, rompen los sueños, rompen lamentos y entre sus recuerdos rompen lágrimas de cielo, como rocío entre sus hojas que beben e impregna su piel canela, bebe de sus lágrimas y tras la tormenta ella le espera, espera en silencio que la noche y su sueño le llegue, para poder soñarle, para que ese sueño le atrape y poder vivir una noche más, un día más con su fiel amante.
leer más   
5
4comentarios 41 lecturas prosapoetica karma: 55

Las Alas Rotas

Al final, tú y yo atravesamos
el sendero equivocado,
sólo nos quedan
las alas rotas
de un corazón disecado.

Se apagaron los abrazos,
se ahogaron las caricias,
se marchitaron las miradas,
naufragaron los besos
y no tenemos puerto
donde anudar el deseo
en la madrugada.

La vida salta al vacío
desde la séptima herida.
Ceniza se llama el color
que destiñe el porvenir.

Los latidos cruzaron
el olvido con el semáforo
en rojo,
mientras un mar de lágrimas
escuece en nuestros ojos.
leer más   
12
9comentarios 83 lecturas versolibre karma: 85

Retazos

El roce ansiado de tu voz en mi oído que ya no volveré a escuchar, sobre nuestra ventana mi cabeza descansa mirando anochecer. Quiebra la noche si no te veo, susurra la noche en un velo de nostalgia, cierro los ojos y al despertar una sonrisa que me ilumina ¿Eres tú quien me mira? ¿Quien en triste ausencia me hiela mi alma y quema por dentro? Siento el peso de tu mirada. Miro al cielo. Es un sueño.
Vivo momentos que no llegan. Rezo silencios que gritan tu nombre y ensordecen mi alma.
Te miro, dentro muy dentro de mi y ahí te veo. Tu sombrero de ala ancha, un velo que cubre tu cara, mirando al suelo. Tan solo tus ojos verdes rasgan el cielo, corrompen el negro. Negro amanecer, negro cielo, negro futuro, negro vestido y negro tu pelo.
No existe distancia que separe mis pensamientos de tu cuerpo, detengo futuros si retengo pasados en mis recuerdos. El tiempo se detiene en cada suspiro, en cada momento, con cada susurro de almas y besos. Rozando mi pecho tus dedos, rozando mi alma silencios, besos que erizan mi piel.
Caricias que apenas me tocan y me hacen vibrar. Ruego en silencio volverte a mirar. Volverte a ver ese es mi deseo, noto tu presencia en este cuarto, en esta noche que se vuelve eterna, extiendo la mano, apenas te siento te quiero tocar. Tan solo la distancia, el tiempo, el olvido, tengo miedo a ese olvido que poco a poco llega, no quiero olvidarte, es la distancia en mi memoria la que nos separa, nos separa pero alejarnos no puede.
2
sin comentarios 11 lecturas prosapoetica karma: 12

Quisiera II

Quisiera habitar en el jardín de tus pensamientos
sembrar dudas y certezas
comprendernos, aprendernos

quisiera ser tu viva esperanza
tu libertad, tu verdad
tu deseo, tu consuelo

porque en vos todo es nuevo y eterno...
como la primavera
leer más   
4
1comentarios 17 lecturas prosapoetica karma: 49

Mi Refugio Es La Vida

Cualquier lugar hermoso,
cualquier imagen bella,
mis estados de ánimo,
ya sean tristes o alegres,
son mis refugios que le dan inspiración a mis letras,
tan sólo una palabra,
un sueño, un deseo o la vida misma,
son ellos, vosotros, él o ella, tú o yo,
mi refugio es la vida,
porque en ella se siente, se sueña y se ama.

Davinia Mesas Lorenzo
16 de noviembre de 2017
La Poesía De La Vida - Artes Literarias -
© Derechos de autor.
4
3comentarios 39 lecturas prosapoetica karma: 66

Sueños insomnes

Siempre que te asomas a mi ventana
el tímido reflejo de tus ojos
y la cálida brisa de tu aliento
rozan mi piel cautiva de deseos.
Siempre que te miro me tiembla el pecho
mis labios a besos gritan tu nombre
mientras me veo envuelta entre tus brazos
dulce abrigo de mis sueños insomnes.
leer más   
5
sin comentarios 26 lecturas versoclasico karma: 68

mística

Encuentro todas las respuestas en tu vientre
cuando la tarde se duerme en nuestros brazos
y mis manos mansas recorren tu sombra
mientras cae el sol rojo.

El dulce color de tu voz me nombra
cuando mis deseos queman en tu piel
y bebo el fuego de nuestra pasión
mientras la luna nos refleja desnudos…

El viento juega en el río
cuando las aves en el cielo gritan nuestros nombres
y te acaricio con versos y besos que tejen mis labios
mientras los primeros rayos del alba iluminan nuestra almas
leer más   
11
1comentarios 85 lecturas prosapoetica karma: 78

Este modo de vivir

Libro: Bailar junto a las ruinas (2017)

Este modo de vivir del Siglo XXI
es un culto a la prisa y al cansancio.
Todas las ciudades parecen al fin
de cuentas cortadas con la misma
tijera consumista, por habitantes que
solo mascan resignaciones desechables.

Envilecida, soberbia y vestida de
democrática la mentira campea a sus
anchas en el desecho calendario
de un presente repleto de fugacidad.
Un slogan de sonrisa asustada
desciende por una escalera mecánica.

(La revolución no ha de comenzar
editando artículos en Wikipedia).

Caminos morales incorrectos se clavan
en el corazón de la impotencia.
Los derechos y garantías viajan
dentro de una cantimplora agujereada.
Como en aquel poema de Bolaño,
juntamos las mejillas con la muerte.

Este modo de vivir es la
tormenta, el naufragio y la indiferencia
al mismo precio. Nos deslumbran
con fábulas infames, y zapateando
en el umbral de las quimeras,
el invierno solo reparte besos abatidos.

(Cuando la leche en polvo viene de regalo,
hasta el niño más hambriento desconfía).

Ignorarnos como habitantes de éste infierno
no nos transforma en residentes del paraíso.
Recuerdo con asimétrica nostalgia aquel tiempo
en que creíamos tener un futuro. En
la profundidad del intestino de la amargura,
crecen las raíces de los años encarcelados.

Para saber de una vez quiénes
somos, habrá que seguir escarbando
en los nombres extinguidos por el
ajuste estructural, remake eterna de los
mismos que quieren consolar nuestras
penas ofreciéndonos un pañuelo sucio.

(Esta insensatez de modas derrocadas
parece hecha al gusto de los reptiles).

Como anacrónica práctica se subastan las
más selectas lágrimas de cocodrilo,
mientras, en esta venerable indisciplina que
es levantarse a diario, continuamos
navegando, con los tendones deshechos,
hacia metas que sabemos inalcanzables.

Seguimos regando, con la tinta de un
contrato leonino, las gardenias que nacen
marchitas en la cuneta de la historia. Guerrillas
de iras oscuras ponen armas de guerra
en manos de niños con nombres arrebatados,
y el salvoconducto a una fosa común.

(Resulta que los más sabios de todos se
estrellan contra el futuro igual que los demás).

Es sencillo sentirse felizmente
desgraciado en este tiempo de ojos
cerrados y bolsillos entrelazados
con la incertidumbre...
Más que vivir los días
nos revolcamos sobre ellos.

Con nulos deseos de continuar hincando las
rodillas, los parias gritan su cólera
sin máscaras. Cuando ya solo nos quede
la negación como heredad, habrá que
sentarse a esperar el tsunami, o el
rigor del látigo de una multinacional.

(Hoy son los corderos los
que gerencian el matadero).

No va a ser gratuita emocionalmente
esta sobremesa de desilusiones
sucias y granadas de mano.
11
6comentarios 89 lecturas versolibre karma: 92

Sin amanecer

Miento si deslizo en mis palabras
el deseo de querer morir

Hallo tormento en el rotundo silencio
por querer vivir sin ti

Mañanas de un alba celeste
enmarañadas en tumbas de mi mente

Se cansa la mentira
estirada en las estrías de mi piel

Dolor sin rumbo
durmiendo en ojos de hiel

Miento cuando en mi corazón
acuno al tormento

SCDT
leer más   
11
4comentarios 54 lecturas versolibre karma: 93

Fe ciega

Yo
no creo en hombres
ni en religiones.
Porque el engaño
ya me persigue sin tener que buscarlo.

Porque soy desastres,
tempestades,
calamidades
y
terrores.
Sin que nadie me desee,
ni me castigue por desobedecer.

Porque sé demasiado.

Tanto
que aún sin creer en religiones
sé que he bailado con ángeles,
para luego engañarlos con demonios.

Sé que he pedido de rodillas
y me he postrado ante diosas
que solo desconocía.

Sé que he jurado en vano
para estar llena de pecado
porque prefiero el dolor antes que el vacío.

Sé que he renunciado al cielo
porque me veía en los ojos
de alguien que me vendió un falso paraíso.
Y hemos acabado en la misma cama en el infierno.

Sé que he rezado a todo lo equivocado
cuando he visto que ni Dios era tan santo.
Porque todo el mundo busca estar lleno de algo.

Sé que no creo en nada más
que en mí misma.

Porque no malgasto el tiempo
ni en hombres
ni en religiones.

Pero es ahora que llegas
que de ti me hago devota.

Porque tú
eres mi única diosa
y mi única verdad.
11
2comentarios 67 lecturas versolibre karma: 95

Ataraxia

Pasado, presente o futuro, no existen.
Surgimos de un destino eterno, infinito,
el que formó galaxias, eones y distancias,
el mismo que tejió la virtud de este amor.
En esta dulce Tierra, que ahora nos sostiene
y une pululantes, asiendo fuertemente,
destino de los dos.
Que lleva sempiternos, los más bellos deseos,
vestidos en el aire, desnudos en el Éter.
Allí donde no importan, ni pieles ni matices,
donde solo vibramos, un mismo corazón.
Sintiendo y evocando, ecos del Universo,
murmullos de te amos, perennes y melifluos,
donde solo miradas, se gritan sin hablar.
Y se van las palabras, se guardan en la nada,
dando paso a los gritos, en el mondo silencio.
Es esa epifanía, de entrega limerente,
acendrada y abstracta, tan nuestra,
tan amada, que nos renacerá.

EPadrón
leer más   
5
sin comentarios 25 lecturas versolibre karma: 79

Abba

Vuelvo a recordarte en cada silencio que susurran los árboles
cuando tu voz me nombraba

y la lluvia cantaba
mientras el cielo temblaba entre relámpagos
y las rosas iluminaban nuestros cuerpos desnudos;
la alborada nos alumbraba con su luz
mientras el mar despertaba cuando escuchaba tus deseos
y tu mirada se reflejaba en la luna que nos espiaba;
tu vientre guardaba nuestras esperanzas
mientras el viento nos acariciaba
y nuestros sueños cobijaban a la mañana.

Vuelvo a escuchar a tu piel durante el ocaso
y las sombras reflejan tu ausencia.
leer más   
9
2comentarios 72 lecturas prosapoetica karma: 97

Fractales

Y ahí estaba
Yo; de nuevo,
Metiéndome en tu piel,
De rodillas
Como rogando
Al cielo
Tú.

...

Y ahí estabas
Tú; de nuevo,
Entregándome tu piel,
De pie
Como concediendo
El deseo
Yo.
leer más   
3
sin comentarios 14 lecturas versolibre karma: 52

La Palabra Rompe Silencios

Calla deja oír del universo sus sonidos
no formes hoyos negros de profundo mutismo
que nos puedan dañar.

El mundo gira tan de prisa que caminamos con la oscuridad
sin sonidos sin palabras sin darnos cuenta
que un halo de luz ilumina nuestro andar.

Noches frías y días perennes mudos
callando gente, callando mundo, gente enmudecida por silencios
que se comen como gangrena sus palabras.

El universo conspira y calla, no se escuchan sonidos
ya nadie utiliza el lenguaje, la web no deja que parlen
la comunicación se ha perdido, nadie lee más de tres palabras
nadie se asombra si una nota escucha,
sólo reina hermetismo dueño es el silencio.

Hoy éste mundo es mudo el silencio desmorona la voz
caen las palabras como granos de fina arena en un árido desierto
aunque lo neguemos, aunque no lo queramos ver.

El silencio mató a la comunicación.

Aún vive la certeza que no será eterno hay palabras escritas en papel
recitadas y cantadas al viento, versos en paredes, poesía en la web,
miles de sonidos formando palabras en hiberno.

Nacerán generación de nuevas voces deseosas de hablar y escuchar
labios decididos, que romperán barreras de silencio.

La palabra habla, canta, grita, siente,
infinitas veces callará al silencio, eternamente,
haciendo que se vuelvan a escuchar
siempre las voces en nuestro universo.

MMM
Malu Mora
leer más   
16
20comentarios 125 lecturas versolibre karma: 90

Mil batallas

Mil batallas se suceden en este instante, ¡mil batallas! Todas ellas se libran en mi cabeza y resuenan golpes de espada; puedo oírlos aun tapándome los oídos. También puedo distinguir los silbidos de las flechas, las cuales chocan algunas con mi cerebro, y siento la punzada en cada impacto, siento el dolor en cada choque.

Soy consciente y sé que todo es pasajero. Ahora mismo solo deseo renacer; lo único a que aspiro en este instante en la vida, es en volver a tener una nueva oportunidad para hacer las cosas de otro modo. Y mientras pienso en todo ello, mil batallas continúan librándose en mi cabeza.
leer más   
10
2comentarios 53 lecturas prosapoetica karma: 83
« anterior1234544