Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 156, tiempo total: 0.005 segundos rss2

La paradoja de vivir

Tengo tantas certezas
como tengo incertidumbres,
preguntas sin respuesta,
respuestas sin que pregunten.
Contradicciones yuxtapuestas
poco a poco me consumen,
que metidas en mi cabeza,
a mi corazón lo confunden.
Tengo paz y tengo guerra,
sentimientos que se funden
como al fuego dos ceras,
como madera en la lumbre.
Tengo amor e indiferencia
el sabor amargo de la herrumbre,
tengo alegrías y tristezas
que se solapan por costumbre.
A veces mi alma desierta
millones de flores produce
diminutas, bonitas y bellas
a pesar de ser comunes,
otras mis fértiles tierras
porque al revés también ocurre
en un santiamén se secan
y áridas sin vida lucen.
A ratos ciénaga abyecta
a momentos inmensa cumbre,
Soy sol blanco y luna negra,
y así mi vida, discurre.
leer más   
7
6comentarios 39 lecturas versolibre karma: 105

EL regreso del olvido

Regresan los días lluviosos
que no mojan pero dejan sabor
a lluvia.
y se humedece hasta el silencio
y donde habita tu silueta
hay una gota de rocío haciendo un mar
no queda espacio para más fantasmas
ni para más misterios
que no sean aquellos que nacer de tu ser
regresan los dias con tarde de recuerdos
con domingos donde faltas tú
y sobra soledad
sobra sentimiento
ya se forman espirales en tu espera
y se lustran los lunas de la luna
no te hagas espera
no conviertas lo esencial en diminuto
ni dizfraces el perdón con la mezquindad
de la mentira
que el regreso a veces suele ser olvido
y el olvido se vuele eterno.
leer más   
14
9comentarios 74 lecturas versolibre karma: 126

Diminutivo amor

Átame al sol amable de tu recuerdo diario,
un recuerdito ufano de hombre solitario.
Llévame a la estación de vino que es tu mirada,
borrachita escalera que sube por mi alma.
Muchachita de cera, mírame suavemente,
que no pare de verte hasta la luz rompiente,
y que tu labio, entonces, resbale por mi boca
su saliva tan dulce, liviana y amorosa.
Sóplame con caricias hasta tu tiempo
que vaya pegadito a tu sentimiento,
figurita de papel cuando me arropas.
Linda aurora, bocadito de gloria,
préndeme como un tatuaje sobre tu piel
cogidito a tu aroma, por siempre fiel.
Pedacito de mar dónde buscar consuelo
que no esté muy alejado de tu misterio.
Cristalitos de escarcha son tus palabras
que clavaditas llevo en mis entrañas,
desde esa noche que fui sólo un sorbito
que tú bebiste poquito a poco.
11
4comentarios 48 lecturas versolibre karma: 118

"Contigo Aprendí"

Contigo aprendí que el amor
es más que un tu y yo
encontrándonos en cada
madrugada
es más que tu mano
rozando cada diminuta
fibra de mi temblorosa
piel.

Contigo aprendí que el amor
es suma, pero también es resta
resta mis angustias, mis
debilidades y mis
temores.

Contigo aprendí que un beso
es la reencarnación in si tu
de los deseos más
fervorosamente
ansiados por mis tibios labios.

Contigo aprendí que el amanecer
sólo resalta su belleza
si se compenetra tu mirada
con la mía
si tu ADN se fusiona con el mío
si mi cuerpo subyace al tuyo.

Contigo aprendí que la complicidad
es un tesoro invaluable
que cada noche es un
misterio a descubrir
y que cada caricia proporcionada
es la llave maestra que abre
mis mundos y tus mundos.
leer más   
15
13comentarios 94 lecturas versolibre karma: 125

Paraguas de enero

Luna llena en Leo,
fuego, lluvia y viento.

Nos abrigamos
bajo un paraguas diminuto
que nuestra fiebre protege
tras tantos años perdidos
en nuestras ausencias fieras.

Buscan tus labios mis labios
llamándome sin sonidos,
y de nuevo me despiertas.

Yo despertando,
tu reviviendo
con el aire que se agrieta,
que la pasión agita
en nuestros pulmones locos.

Otro beso me pides
cuando caminas,
y me detengo,
y otro beso te entrego,
repleta mi saliva con el deseo
de entrar en ti
en cuerpo y alma,
en cuerpo para sentirnos,
en alma para leernos
más allá de nuestras ansias vírgenes.

Contemplamos estas dársenas
del agua esbelta
mientras se aprieta tu pelo
a mi rostro envejecido.

Lluvia, viento

Un paraguas se diluye,
bandera en vuelo,
más allá de los velos
abiertos por nuestras lenguas
en este encuentro.
13
5comentarios 76 lecturas versolibre karma: 119

Aire

Aire...

crepúsculo soñado en las tierras más lejanas
de grandes llanuras abiertas
y suaves flores moradas.

Aire...

solamente aire...

perfumado con mil luces
que me muestran mil silencios...
que resbalan por mis dedos
y aniquilan mis tormentos.

Aire...

y un deseo diminuto
transparente y poderoso...
el de la pena que me come
abandonando mi rostro...

Melodía perfecta arropando un sentimiento...
y mi vida... impregnándose de cielo.

Aire y esperanza...

traspasándome
arropándome
sin yo creerlo... de nuevo.
leer más   
13
16comentarios 104 lecturas versolibre karma: 111

Cosmología

Imposibles conceptos derribados en
la esencia verdadera de éste loco espacio.
Deslizándome entre cuerdas, salvaje Oeste,
cambia mi comprensión de límites inertes.
Estaticidad, forzado llano y destino,
admitido y aceptado, un lugar de caos.
Mi música entre cuerdas espera paciente
la valentía de asomar a la locura.
Entre partículas concretas explotando
estallan al vibrar de versátiles cuerdas.
Unidas en la sinfonía universal,
menos es más… suceso sorprendente asoma,
paredes de espejos, enfoques de un concepto.
Mágica, Misterio o Matriz de ese cambio….
limitada capacidad de comprenderlo...
y en la comprensión, la certeza ya no importa.
Asomada a dimensiones imposibles…
tiempo, espacio, las invisibles, lo imposible...
Adicionalidad novedad admitida
ondula mi piel y vibra trémula el alma.
Grados de libertad que derriban los límites,
reto de tamaños astrales de membranas,
conteniendo la humanidad ávida de huir,
Poderosa gravedad que me contiene y
a su vez mi voluntad pudiendo vencerla.
Tu sensual voz ridiculiza la apariencia,
extravagante son moviendo la membrana
trasciende formas en apertura de cuerdas,
debilidad aparente, aviva el sentido.
Intercambio de paralelismos endebles.
Desde la diminuta pequeñez de la nada,
hasta esa, la gran explosión de tu mirada.
Las leyes se derrumban, se vuelven ilógicas,
el estallido en sí mismo, explicando el cómo
pero sin poder esclarecer el principio.
Universos paralelos precipitándose,
crasa colisión uniendo realidades.
Y tus huellas y mis huellas en nuevas huellas
supersimetría total de nuestras huellas
dejando marcas cósmicas en las estrellas.

A.B.A. 2016 ©
Amalia Beatriz Arzac
Buenos Aires - Argentina
leer más   
12
4comentarios 88 lecturas prosapoetica karma: 89

Sonrisa delatora

Sonrisa intuida al cruzarme contigo,
sonrisa delatora
que me habla,
que me implora...

Sonrisa casi oculta
que se muestra diminuta
como gota iluminada
por tenues rayos de plata.

Sonrisa...
la tuya
que me cuenta,
que me toca.

Y una historia nos espera...
la nuestra.
leer más   
19
15comentarios 144 lecturas versolibre karma: 112

Home

Hace días que el cielo
amanece y anochece
con nubes inquietas
cargadas de lágrimas
y todos los días de noche
llora....

Son las lágrimas de una
estrella que va iluminando
su camino para llegar a casa
porque en el tiempo se extravió
y errante y solitaria ha
permanecido...

Resplandece a lo lejos y
a otras llama hermanas
pero no le responden...
Ella solo quiere a casa llegar,

Un hermoso Lucero, lejano del sur
le ha visto, pero de alli
no se puede mover...
Ella diminuta es, entre otras
millones más, pero el Lucero
en ella solo se deleita...

Ella le emite un destello,
de esperanza, quizás.
De otra galaxia es.
De otra materia fue diseñada.
Sabe que el camino a casa
al norte es,,, o al sur tal vez...

Ella solo quiere a su destino
llegar, para poder languidecer,
extinguirse, hasta que su último
destello reciba a la inevitable
muerte...

La noche llega con nubes cargadas
de lágrimas,,, gotitas de una estrella,
que busca solo a casa llegar...



Letizia Salceda,,,
leer más   
15
14comentarios 95 lecturas versolibre karma: 109

23 de julio

23 de julio. Demasiado ruido tiñendo la brisa. El verano miente.
Me miro al espejo y descubro que una belleza mentirosa me envuelve. Otra túnica negra cubre mi cuerpo no-normativo.
Sonrío mientras pienso que soy una jodida hipócrita: estoy escondida en mi interior, bajo capas y capas de caderas distantes, supervivientes a mis propias reglas. Las amo. Lo más imperfecto de mi inteligencia está nevando sobre las cumbres más elevadas. Siempre supe que el Everest soy yo aprendiendo a volar, enseñando mis alas a una multitud que solo quiere sangre.
Abrazada a mí misma. Desnudándome. La suavidad de mis manos es mi arma más cruel. Demasiado alcohol para una copa tan diminuta. Me acaricio y empiezo a latir algo más rápido...
Puedo ser mi propia eternidad.
Recuerdo cuando jugaba a peleas con el sol y pasaba las tardes drogándome con mi propia saliva, peinando las horas con mi espada más dañina, queriendo huir de mí misma... Luego me quería con locura.
Vomité pensamientos excesivos tras marearme con el roce de mi propio pelo; el humo de algún cigarro malherido se iba flotando a través de mis ojos -que cerré demasiado deprisa-; me recordaba lo que era yo, un éxtasis no del todo maduro.
Tanta apatía estrellándose contra mis oídos podría ser mi pasaporte a mi propia realidad. Necesitaba escuchar música más sincera.
Apoyada contra una pared manchada de besos perdidos al terminar la noche, acorralada por su mirada sin domesticar. Una niña que ha crecido más que yo, de ojos del mismo color que la planta traidora que no encontró un terreno fértil en mi espalda, atravesándome las venas, siendo bombeada por un sístole-diástole-sístole lleno de nuevas promesas, desbocándose...

Me atacó con esos labios que lloraban carmín, cuyo consuelo fue ir robando con calma el poco aire que me quedaba cuerdo. Su beso impactó contra su destino tantas veces que pude seguir viviendo sin volver a respirar.
Ahora permanezco sobre el papel, pintado de ese rojo que solo ocultan los sentimientos que arden, preguntándome qué demonios sería para ti... Respondiéndome qué demonios sería para mí.
10
5comentarios 86 lecturas prosapoetica karma: 96

El escalón

Estás tan lejos como lo estoy yo.

He saltado por aceras y calles con otras pisadas y otras lenguas.

Fragmentada y desvencijada estaba mi puerta, de abrirse y cerrarse tantas veces. Y la corriente entró llevándose todo.

Las maderas del dintel soportaban cada portazo que diste, hasta abrir las vetas de esas tablas. Filones metálicos en la aldaba, roma de llamar infinitas ocasiones.

Y mi sonrisa inquieta y nerviosa cuando venías impulsaba mis alas, que me hacían caricias hasta por los propios pulmones.

Pero aquí estoy. He brincado entre baldosas pequeñas. Muchas.

Diminutos azulejos de colores que me han llevado a otros lugares.

Al otro lado del escalón.

Y tú.

Tú te quedaste allí.

En mi boca. En mis ojos. En un papel.

En un instante.
leer más   
17
13comentarios 95 lecturas versolibre karma: 103

La Esforzada Orquídea...

------- [El fuego amenazaba con desforestar
El jardín de rosas que el inmenso solar albergó por siglos]
---------

El furioso elemento de orgulloso proceder,
Era exclamativo y mordaz, no entendía
De suplicas que el boscaje profesaba.
Las llamas tomaban altura
Convirtiendo en cenizas lo que a su paso encontraba.
Las estatuas de figuras mitológicas se desvanecían
Por el calor intenso, nadie era capaz de ponerle
Un límite a tan soberbio destructor.
La campiña había sido abandonada;
Solo el silencio estremecía la gran arboleda
Que antaño la sociedad victoriosa se jactaba.
Cuando el vil fuego se acercó al rosal surgió
Entre ellas una diminuta orquídea
Y se plantó ante el insurgente
Y le dijo con candidez y aliento fulgor:
Calma señor, abandone su vendimia
Y orienté sus rayos dorados a quemar el mar de las angustias.
El fuego entendió que la soberbia
Y el poder devastador se ahoga en el mar
De los suspiros tiernos que el alma pura engrándese.
Y contrito y abrumado por la pena orientó
Su camino rumbo al mar de los afligidos;
No si antes calentar la gárgola celeste,
el astil y garfios que las enredaderas sostenían...
leer más   
11
7comentarios 86 lecturas prosapoetica karma: 94

Se rompió la lámina azul de álcali-aluminosilicato

Se rompió la lámina azul de álcali-aluminosilicato

i
Se repite el mito - la Diosa vuelve a usar el objeto puntiagudo
La lanza- digo

No escuché el quiebre
Tal vez porque fue muy arriba, digo

La araña amarilla cayó
Lo que se rompió fue solamente la primera capa, digo

Y todo quedó vacío - mas no negro -
Los colores deben ser ordenados - la araña ordena, yo sigo

Los trozos de vidrio - tan diminutos
Devoran las montañas de occidente - viejísimos enemigos

ii

Estaba en una caja
Y yo era lo que se suponía debía de ser
Y ellos también estaban como los dejé
Mas ellos, ¿será que así que como los dejé
eran?

Y pasé horas en la caja
¿Será que fueron obra de los quarks?
Y entre un punto y el otro
Ninguno de ellos -

¿Los encontraré como los dejé?
¿Se quedaron así como cuando salí?

Cerca de las montañas
Rodeada de cadáveres
Despierto -
Cerca de los poco-desconocidos

Mi visión ya no era sólida - con 9 capas, digo
Sino que era violeta - con 6 seis capas, digo
Los contemporáneamente desarrollados -
Los lentes, digo

Y mi visión no era normal
Era violeta.
leer más   
14
1comentarios 96 lecturas versolibre karma: 101

Mar de pájaros

Yo sé de otoños
Sé de hojas tristes
que anhelan su árbol cálido.

Como las golondrinas
al partir a destino extranjero
llora mi alma tu éxodo.

Se viste mi alma de plumas,
de hojas de colores.
Es un ganso volando
a tierras menos frías.

Se eleva en círculos altos,
llegado a este punto,
la vida parece diminuta
y vasta al mismo tiempo.

La vida se vuelve horizonte
curvo, arco tensado,
donde chillan los gansos.

Vuelan en fuga,
huyendo del resto de su vida,
de esos trozos de invierno
de hierba oxidada
y piedras del último fuego.

Los miro,
atraviesan los párpados,
miro al pájaro que vuela solo
desde la ventana
¿me ve?
¿Llegó alguien?
Silencio
Nubes
El camino
Presiento en mis tobillos que será largo.

.
leer más   
16
15comentarios 81 lecturas versolibre karma: 93

No era río (Venecia)

Ese día crecieron las raíces del Musgo Blanco --
Y en una hora se encerró todo el verano
Como cuando se entró en los olivos y extraños no quiso

Y de pronto las calles tenían voz de río:

Y caminé junto a Él

*

Las raíces llevadas, todas, por palomas blancas --

Me vi luego en casa
Y todo el río al mar -- al parecer se había vertido

Y sobre la puerta de cristal: las gotas
Como diminutas estrellas de mar --
Y no eran dedos -- sobre el móvil
Mas labios de niños

Los labios internos, digo
Como ventosas de pulpo
Aunque estas eran rojas --

Y me veían, o tal vez no --
La textura de los tres elementos:
Músculo, saliva y vidrio --

Así me veía el Alma --
leer más   
3
1comentarios 41 lecturas versoclasico karma: 54

Tu belleza en todo (colaboración con @Glaukopis)

Te zambulles en los mares
Que tejimos con nuestras pieles,
Tu poeta te dibuja en la tripulación.
Quizá también atraes al barco...
Musa envidiada por las sirenas.
Todo en estas verdes aguas, eres tú.

Tu piel – estos diminutos cuadros coloridos
Los mares que han creado son mi oxígeno
Y a las plantas verde-amarillas inyectas luz
Claro que atraes al barco y a todos los planetas
Y en cualquier criatura te transformas
Mi amada máquina del tiempo –

Como Supernova te haces luz,
Hermosa Hidra muestras tus caras, sin miedo.
Tus cantos son de ángel, hipnotizas tu entorno,
Quedó seducido al igual que la tripulación,
Tus tiempos manejan la marea... todo de mí.
En el pasado, presente y futuro solo te veo a ti.

Escondes tu belleza – la Hidra es tu armadura
Mas aun así al Rey de las Aves enamoras
Supernova que haces brillar mis estrellas
Y los colores del mar sobre la Tierra colocas
Hipnotizas el tiempo, descongelas respuestas
Y lo que han visto me traes y lo que te traerán yo ya vi

Lo vi a través de ti, porque así lo quisiste,
Moldeas a tu antojo tu entorno,
Modesta se vuelve la divinidad del universo,
Al verte, envidia tu majestuosa belleza
Y el control que ejerces sobre estos ciclos de vida,
Sentimentalmente eres, dueña de estos millones de retazos...

Dueña mía y de todos estos cuadros coloridos
Fertilizante de estrellas, polinizadora de Almas
Sangre luminosa que recorres el mundo
Todas las bellezas se posan en tus manos
Ave rectangular de firmamento diurno
Que ahogas los cuerpos, pero alimentas el Vidrio

Y deambulas por mis venas,
Mi alma como pimpollo haces florecer,
Polen y néctar para las raíces del mundo
Que sembraste estas semillas en los Altiplanos del Olimpo –
leer más   
5
5comentarios 77 lecturas colaboracion karma: 77

Me desperté con ganas de seguir viviendo...

Todas las noches se posa en el viejo cedro
dos cuervos de amplias alas y pico robusto
con su gritar áspero espantan las plagas de la noche
hasta suspenderse en la cornisa nocturna
es un rutina que se repite cada noche
pero esta tiene algo en particular
uno de ellos en sus garras y con trémulo gesto
sostiene un diminuto cofre como sacado de un portal imaginario
y con mucha parsimonia baja de la cornisa
y toca la traslucida ventana de hierro forjado
y permite que mis dedos mortales
toquen su plumaje y mire por el cerrojo del objeto
y observo con asombro un acantilado infinito
cuyo eco silbante y calmo contiene al SILENCIO
y una carga de aromas de bosques estallan
hasta fundir mi alma con la suya
y me transporta por caminos .:::::::
Siderales
Rutas imaginarias
Mares inhóspitos
Cristalinas aguas
Puertas angostas
Acantilado de rocas
donde las palabras del mundo
se ven como fragmentos roto
el pensamiento queda al desnudo
NO EXISTE EL EGO
solo la esencia del ser en su palacio de estrellas
domina el mágico y trascendental encuentro
un tumulto de hojas de los árboles ruedan rompiendo la calma
y con cierto mutis el cuervo se aleja
y vuela a la plataforma alta del viejo cedro.

Las ideas iracundas se desvanecieron no podía conciliar el sueño
Y un suave susurro me adormeció y
desperté con ganas de seguir viviendo…
leer más   
12
2comentarios 51 lecturas versolibre karma: 102

Creciendo

Hoy se despierta el sol
para abrazarme en mi lecho
y me dice ¡vive!
trémulo me abre el pecho
y hurga en mi interior,
en mi corazón
buscando alguna fragancia escondida
algún mensaje secreto
que emane de mi ser.

De mi ser paleolítico,
de mi ser fecundo
de un nuevo ser que nace
dentro del mío propio
dentro de mí yo diminuto
fugaz y pequeño
¡Algo debe surgir,
algo quiere gritar!

El atroz mimetismo de las sombras
Hace que todo sea lento, lento.
¿Qué quiero expresar?
Solo lo que siento.

Las sombras,
esas que me llegan cada noche
volviéndome cobarde,
incapaz, incoherente,
esas habitan en un lugar exiguo.
Luego de la noche ya no existen
y no me pueden aterrar.

Prefiero, entonces,
el día con sol maravilloso
y a los hombres vivos
aún con toda su ruindad y altanería.

Prefiero los autos
con motores ruidosos
y a las parejas
haciendo el amor
a plena luz, a pleno brillo.

Prefiero ver los niños
gritando por la calle,
ver el agua clara
que corre en la fuente del parque.

Pero no quiero ver
agitados rostros perdidos
ni madres solas llorando
o padres desaparecidos.
No quiero ver como muere
el verdor de mis campos
y el azul de mis mares.

Quiero verme a mí, blanca
y ejerciendo con pleno derecho
sobre mí, mis palabras y mis actos
mi propio juicio y autoridad.

¡Algo debe surgir,
algo quiere gritar!
¡Algo acaba de estallar!

Mi conciencia me invita a crecer
a volver a intentar nuevos métodos
a volver a nacer con fuerza nueva
y renovadora.

Con magistral impaciencia
espero el momento, la hora,
¡Algo debe estar surgiendo,
algo está gritando : Vive!
leer más   
14
7comentarios 96 lecturas versolibre karma: 103

Sensaciones

Evoco sensaciones que un día hallé

en una calle repleta de flores ,
en un bosque a rebosar de gente...

cuando los pájaros hablaban
y pequeños seres diminutos
construían rascacielos
en un mar tranquilo sin tormentas.

Sensaciones superpuestas
que caminan erguidas
por un camino repleto de luces brillantes,

que contienen mis vaivenes
como pilares de un reino recién hallado
después de la tormenta...

justo cuando el cielo se empieza a abrir.
leer más   
13
12comentarios 119 lecturas versolibre karma: 101
« anterior123458