Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 117, tiempo total: 0.025 segundos rss2

Haiku 3

Menuda joya
de cuero azabache.
Su voz: un filo.-


@ChaneGarcia
...
leer más   
5
sin comentarios 16 lecturas japonesa karma: 66

Tu piel mojada

Sentada en una gota de lluvia
me mezclo con el aire
y ya no siento frío.
Dejé de derramar lágrimas
para ser una de ellas.
Y caigo…

El tiempo es lento
cuando eres diminuta,
ya no veo el momento
de caer en tu mejilla

Recorrerte,
Consolarte,
Besarte…


Fundirme con tus labios,
calar hasta tus huesos
secarte los ahogos
mojándote con suave
y dulce tempestad.
Enmielar tu mirada
deslizarme por tu piel,
tu blanca seda
cubierta de estrellas,
empapada de mi.





Dee Dee Acosta
May.16/2018
leer más   
17
17comentarios 139 lecturas versolibre karma: 94

Polvo

EL polvo recorre
todos los cuartos
de la casa;

todo hueco,
toda hendidura
hasta la más mínima
diminuta

Toda vez que
intentamos despojarlo
la brizna le sirve de refugio;
fugazmente y poco a poco
va retomando lo que
le fue arrebatado
lo que es suyo;
su casa.

empezando por la uñas,
y terminando
por nuestros pulmones
porque polvo somos
y en polvo
nos convertiremos.

Alejandro Guadarrama
leer más   
10
2comentarios 39 lecturas versolibre karma: 91

La Voz de La Verdad

Tan pequeño y diminuto
Tan arrogante criatura
En tu vida de un minuto
Crees entender la hermosura.

El infinito universo
no entra en la miniatura
de un kilogramo y medio
en tu cabeza tozuda.

Llenando lo incognoscible
de imposibles entidades
omniscientes e invisibles
y demás banalidades,
te crees centro del mundo.
Quieres ser muy importante
no eres un diamante bruto
o quizás... sin el diamante.
Prepotente de ese punto,
pálido y azul brillante.

Y siguen en guerras
odiando al vecino,
matando a un amigo.
No viven en paz.
A lo que se aferran
con feroz ahínco:
imponer sus mitos
sobre los demás,
un trozo de tierra,
metales “bonitos”.
No tiene sentido
su “mundo ideal”.

Y en un lugar muy lejano
la oscura noche presencia
vestida de diez mil perlas
que cubren su inmensidad,
a un niño solo y llorando,
ni una lagrima es de tristeza,
solo admira la belleza
del infinito espectral.

Su intelecto es aun de niño
pero su alma es infinita
captando la luz bendita
de una presencia ancestral.
Las guerras pierden sentido,
la humildad le regocija.
ven aquí, sigue conmigo.
Soy la voz de La Verdad
11
7comentarios 78 lecturas versoclasico karma: 90

Bois d,Ichere

Llueve en el Bois d,Ichere

 Las gotas grandes, hermosas,
 ¡a lavar el abedul!

 Las gotas desorientadas
 ¡ a la copa de la hayas!

 Las gotas mas saltarinas
 amigas de los helechos

 Esas gotas diminutas
 elixir de los boletus

 Gotas que mece la brisa
 a los arroyos dan vida

 Gotas huerfanas ,perdidas
 ¡refrescad mi corazon!
leer más   
7
3comentarios 98 lecturas versolibre karma: 88

Llega un pájaro

Escribo por él,
por el corazón
que no tiene boca
ni voz.

Todo músculo frágil

Debería dejar de escribir cosas tristes,
no más mares,
ni perros de mirada hueca
en paisajes vacíos
salpicados solo
de colores,
ni del sosiego de un parque,
pues de sus árboles
también caen hojas,
y al reposo de sus bancos,
siempre,
llega un pájaro,
uno,
vale con que sea uno,
que te sonríe,
canta desde una rama,
vuela sobre ti
y se marcha,
volando.

Entonces,
el colibrí
incubado en el corazón
muere al instante,
pierde al momento
el latido cálido de su corazón,
tan diminuto,
tan delicado.
Y cae.

Roto

La vida puede ser tan frágil a veces







.
leer más   
14
10comentarios 86 lecturas versolibre karma: 93

Te olvidé

Te olvidé,
igual que cuando se ama,
queriendo,
dejando que estés en un cuerpo roto,
haciéndote trozos diminutos;

más pequeños que estas lágrimas,
más grandes que cualquier miedo.
15
sin comentarios 83 lecturas versolibre karma: 90

discurre

discurre en mi memoria
como un aire de agua...
un deseo voraz de comprender la piel,
una sed imprecisa
de garganta obstinada
- el furor de quien lleva
tiempo sin beber -
y ese recuerdo largo...
sabe quien si inventado
que describe la sombra...
pues no basta con ser,
va exudando un rosario
de puntos suspensivos
tras la palabra henchida
de enjambre,savia o hiel...

más el dios diminuto
que se enhebra en mi pelo
como un faro alumbrando
la tristeza de sal...
viene a unir mi destino
a los huesos del pájaro,
a algún rito distinto
de trasluz mineral
y a pedirme al oído
ese verso de hembra
10
2comentarios 65 lecturas versolibre karma: 95

Soy viajero todavía

Soy viajero todavía,
uno a uno doy los pasos,
mi destino es caminar

De color azul es mi mirada,
ojos de un rostro cansado,
que se refleja en el agua

Soy viajero todavía,
a través de la vida que vio,
gente que no reconoce,
que fue Dios quien se la dio.

Soy viajero en la noche
entre destellos de la luna,
soy viajero por el aire,
entre barrizales y lluvia

Soy viajero todavía,
entre brumas, calma y tempestades,
pero siempre diminuto,
bajo inmensas bóvedas estelares

La hierba silvestre es mi abrigo,
y me alimento de harina del trigo

Soy viajero todavía,
hasta encontrar la flor de lis
en las montañas,
por eso camino en las mañanas,
o en frías noches solitarias
leer más   
14
16comentarios 111 lecturas versolibre karma: 126

26 de abril: El apagón de la primavera

Las quemaduras que gritan en la piel de la tierra no fueron tan profundas para poder hundir el reptar del peligro que quiso dejarme sin camino. Sí, el lobo de Caperucita estaba en lo cierto: manos inmensas para acallarme mejor; para que el veneno de las víboras que me perseguían pudiese tatuarme esa noche Quiero dibujar mis lágrimas con sangre porque me quieren tener silenciada otra vez.

Pentagrama de aullidos rotos por el miedo. Impotencia; impotencia ruborizada cayendo por mis muslos, inundándolos de la vergüenza que más escuece. Inundándolos de esa sal que me marcará para siempre. La víbora me invadió dejando un gran vacío a su paso; un firmamento donde solamente brillan todas las formas del dolor
[…]


Amanecí siendo el ocaso más grande y lloré océanos que no llegarán a limpiarme. Nueve años de cadenas no curarán diez años de eternidades atrapada por este maldito lazo. Ahora tiemblo, ahora solo quiero desangrarme hasta que no queden recuerdos fluyendo por mis venas. Yo quería gritar que no aunque estaba desarmada; tenía muy pocas ganas de ser la valiente que jamás lloraba.
Sabía que sus condenas serían menos que diminutas; diminutas como lo fue mi voz para quienes me ataron para siempre a esa noche. Apagón de la primavera, luto por los desalmados que solo duermen…

Ya no puedo aullar sola.

Solo me quedan dos ojos áridos.
6
4comentarios 60 lecturas prosapoetica karma: 64

Otoño ~ Serie Estaciones (con @AljndroPoetry,@Transmisor_d_Sinestesias & @MiguelAdame )

Otoño de dolor que regresa al punto de partida
como pájaro que sueña con un cielo limpio
para volar suelto y libre sin encontrar a un adversario,
así es mi penuria que se marchita con cada hoja que caer en el ocre de un olvido.

Flores orgullosas que se despiden sin recelo
primavera rosa que huyó con el azul más celeste
se fue el otoño de peras y de un calor humeante
extraño las lluvias de un amor que ya no vuela con el viento y las mareas.

Vuelan las hojas doradas
entre brisas de nostalgia
cada una trae la magia
de vivencias agotadas
añoranzas desgastadas
melancolía, mil copas
vistiendo áureas sus ropas
se queda entre tus pupilas
mientras al recuerdo esquilas
y entre sus lanas te arropas

Mil hojas oro
cada una es un recuerdo
caen tan lento

Yo sé de otoños
que con su alma de ocre hoja
son vientos de añoranza.
Sé de hojas tristes
mancilladas y heridas
que anhelan su árbol cálido.

Las golondrinas
sollozan al partir
a destino extranjero.
Y mi alma llora
tu éxodo, tu abandono;
dulce amor de mi vida.

Se viste mi alma de plumas
de hojas de colores
es un ganso volando
a tierras menos frías.

Se eleva en círculos alto
llegado a este punto
la vida parece diminuta
y vasta al mismo tiempo.

La vida se vuelve horizonte
curvo, arco tensado.
chilla los gansos.

Vuelan
en mil hojas de oro
en el ocre de un olvido
vuelan en busca
del dulce amor de la vida.


Mesa compartida
Serie Estaciones
Otoño

@AljndroPoetry
@Alex_richter-boix
@Transmisor_d_Sinestesias
&
@MiguelAdame

Mezcla de verso libre y Sedoka

2018-abril-26
leer más   
20
48comentarios 199 lecturas colaboracion karma: 111

De oficio, Eros

Todos los sueños que Mika pudo recordar se convirtieron en realidad cuando conoció a Nicole. Era hermosa y sabia a la par. Misteriosa y elegante; grácil en sus movimientos y portentosa en sus decisiones. Era todo lo que él, un simple chico de una diminuta ciudad podía desear. Ahora, solo faltaba que el amor hiciera bien su trabajo.
4
2comentarios 93 lecturas relato karma: 37

Dibujos de dos décadas

Guardado en el arcón diminuto de grandes recuerdos, tengo las cintas de música, algunas de tus cartas y todos los tiempos. El pasado, el presente, el futuro. El condicional revuelto.

Te diría que todo está igual, pero todo cambia, y todo muda.

En un cofre pequeño en madera de pellizcos (al pecho, a las manos, a las ganas), reposa latente el rubor de mejillas. Piel a distancia. Piel cincelada. Dibujos de bocas. Bocetos de dudas.

Y éramos péndulos que tendían a unirse, a chocar en el centro entre vaivenes y fugas. Condenados a encontrarnos en bares y recovecos del alma. En rincones del olvido.

Porque siempre estuvimos.

Porque nunca nos fuimos.
leer más   
13
10comentarios 77 lecturas versolibre karma: 102

Epitafio del día

Al final de la jornada,
el auto se lamenta presintiendo inadvertidamente,
el momento de emprender el retorno a la morada.
la garua apresura el paso de los transeúntes,
que rompen el aire, con paraguas coloridos.
mi mirada se distrae en la diminuta charca,
que brevemente da vida algún insecto,
saludos mi Hermano, grito a mis adentros.

Miro al cielo para predecir el tiempo,
las nubes invitan a la melancolía,
el viento trae silencios lejanos,
comienzo el viaje con final y sin destino.
El tráfico hace de mi humanidad una gota más, una sombra menos.

El sol se aleja sin apuro quizás a calentar otras almas,
la mía, no se inmuta, está acostumbrada al frio eterno.
Sigo el camino, entre notas de Mozart y Gilberto Santa Rosa.

Espero,
cada momento en los semáforos, para que sus colores,
me aproximen al albor de mis memorias,
y dejo abandonado el calor de tu mirada en sus reflejos.

Después de llegar a casa,
afilos las dagas del tedio para asesinar a cronos,
y derrotado por el hastío, deshielo los anhelos con la luz de monitor,
para dejar desembocar palabras torpes tras el cursor impaciente,
que reclama el epitafio del día.
leer más   
5
sin comentarios 36 lecturas versolibre karma: 72

La piedra

Aún recuerdo el día que caí.

La tierra tembló de improviso y con un profundo crujido, su piel se rasgó y en un lamento, mis hermanas y yo nos desprendimos de ella, de la montaña que era sostén y reposo, de la madre que fue abrigo y cuidado. Aún recuerdo que rodé enloquecida, asustada y sola, más diminuta cada vez, hasta llegar aquí, a la nada que nadie entiende y todo lo repite. Ahora sé que duelo y enseño, aquí, en mitad de ninguna parte, condenada al infinitivo sin forma, solo ser, eterna e inmutable, en medio de pasado, presente y futuro, mientras ellos, ciegos, no me ven.

Tropezaron, tropiezan y tropezarán.

Y yo solo puedo callar.
leer más   
16
10comentarios 173 lecturas prosapoetica karma: 101

Azul en su mirada

Despertar y sentir
Ser diminuta en su mirada
Pero eterna en su cielo
brillar al borde de sus ojos
como una estrella que cayó
y se quedó para brillar.
Se quedó como
un reflejo de azul
una gota de lluvia
un roce poético tornasol
desprendiendo de su pupila.
leer más   
17
15comentarios 114 lecturas versolibre karma: 109

Pequeña, pequeñita...

Pequeña.
Como diminuta partícula de arena
en un desierto de días.

Margarita blanca en un campo de flores.
Entre Amapolas y Flores de Lavanda.

Arlequín entre cien payasos coloridos.
Payaso triste de lágrima pintada en la cara.

Pequeña, pequeñita.

La miga de pan junto a la hogaza.
La gota de agua cerca del charco.

Si pudiera poner alas a mis manos,
tocaría sonatas para piano y dedos en do menor.
Si pudiera sacar la voz que me guardo,
cantaría Cante Jondo y Operas para susurro.

El arte me come por dentro,
y no sé cómo sacarlo.
Quiero ser la mariposa blanca de Lole,
y ser "la reina de todas las mariposas del alba".

Ser la paleta de colores
para un cuadro impresionista.
El velo al viento en una imagen junto al mar.
La mañana con rayo de sol y
la noche de luna llena.
El aroma de una rosa
y el contacto de una caricia….

Pequeña, pequeñita, diminuta,
casi imperceptible.




Hortensia Márquez
28
28comentarios 138 lecturas versolibre karma: 114

Sentimientos diminutos

Sentimientos diminutos
que caen del techo como lluvia fina
en este recorrido angosto de vida.

Algo distinto e inclasificable
sobrevuela nuestros destinos controlados
como ave silenciosa que se resiste a emigrar,
que no quiere abandonar
el lugar en el que yace.

Sobrevuela nuestras mentes agotadas
nuestras metas renunciadas
en el día de las almas enfermas de realidad
en la noche de las formas sedientas de cariño.

Sobrevuela... sin involucrarse,
sin esperar acontecimientos
en un contexto complicado
recargado de sombras que sonríen,
que se esconden,
que se expanden...

Sentimientos diminutos
que intentamos obviar desesperadamente,
que intentamos desposeer de verdad
en una negación constante
que no conoce discrepancias.

Sentimientos que se aferran
a las paredes de nuestros destinos,
que nos invaden en la noche
y asaltan nuestros caminos,
mientras observamos
a través de la ventana de cristales helados
la ciudad desierta desprovista de luz...
haciéndonos preguntas
que no obtienen respuesta...
esperando con la mirada agrietada
y los versos enredados
la llegada de un nuevo amanecer.
leer más   
15
12comentarios 61 lecturas versolibre karma: 94

Murmullos de amor y de dolor

Viento ven y llévate el desaliento
que debo continuar viviendo,
la alegría no fue mas que una careta,
no fue mas que un antifaz

Las sonrisas enmascaran las penas
ya que no tiene cabida el sufrimiento
en este grotesco carnaval que a veces es la vida
donde fingen ser felices,
aunque traigan el dolor a cuestas .

Alma y el corazón juntos
la misma vida me atravesó
y el amor en su esencia fue herido,
con un arma punzo cortante de traición.

¡Tú abril me lo arrebataste !
¡tú ! de mis propios brazos
apenas había nacido
¡yo simple mortal!
no pude defender lo más querido.

¡ Ay abril te lo llevaste!
dejando los murmullos
de nanas en el aire sin notas musicales
y mis brazos sin arrullos

Ven y abate con fuerza viento
y del pasado arranca las hojas muertas
angustias, pesares, sufrimiento
llévatelas contigo al confín del tiempo.

Llévate de mi cielo gris los nubarrones
y las gotas de lluvia que inundan mi ser
cuando veo mis brazos vacíos,
en miradas húmedas que van por la vida
desbordando sólo desolación

Mira que traigo siempre como estación,
al borde de mis ojos, lluvia abundante
y un corazón continuamente sangrante
que en cada latido bombea torrentes de dolor.

Llévatelas viento de abril llévatelas por piedad,
donde explotas en diminutas partículas
desintegrando las penas que lanzamos
en tu recorrido que se van adhiriendo a ti

Llévatelas viento, llévatelas
donde termina tu tiempo
allí donde mueres y renaces como aire nuevo

Luego, céfiro de abril, silba suave
entona alegres notas, trae murmullos
de nuevas esperanzas, de colores y fiesta

Y sube, sube al cielo llévale mi amor
y murmúrale a sus tiernos oídos cuanto lo amo
llévale la fragancia de las flores con mi amor
en suaves melodías de dulces colores.

Viento de abril haz lo que te pido,
tú que has hecho que en esta vida
conociera junto con la alegría
el máximo dolor.

MMM
Malu Mora
leer más   
13
21comentarios 98 lecturas versolibre karma: 116
« anterior123456