Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 4518, tiempo total: 0.048 segundos rss2

Dolor insoportable

Yo quería enterrarte en el olvido,
buscaba, para odiarte mil razones,
no volver a escuchar nuestras canciones,
dejar mi corazón siempre dormido.

Pero no quise darme por vencido,
y te ofrecí mi amor sin condiciones,
incluso renunciando a tentaciones
del fuego de otro cuerpo antes prohibido.

Y entonces, apareció otra, ¡sonriente!,
que me hizo descubrir la fantasía,
y antes de convertirme en un demente,

te hice ver, que mi amor no merecías.
Dimos forma a un sueño irrealizable,
que mudó en un dolor insoportable.
17
3comentarios 96 lecturas versoclasico karma: 129

Silencio

El silencio, desliz de gallardía
es mi fiel escudero en horas largas
silencio por la noche y por el día
con sensaciones siempre tan amargas
silencio al no enfrentar la cobardía
que en el pecho soporto como cargas
dolorosas y sin hallar remedio
tejiendo con pesar mi cruel asedio

Silencio con sentido tan grotesco
que me devora como lobo hambriento
dejando herida con dolor dantesco
que no cierra, que sangra y que la siento
silencio que con un tono burlesco
se vanagloria de que lo consiento
supone un grito sordo sin consuelo
y que en mi interior sufro como un duelo
leer más   
4
2comentarios 51 lecturas versoclasico karma: 41

El dolor del silencio

Él siempre se va
talando el árbol caído,
arrancando la raíz,
hiriendo la tierra,
que pretende curar
con lágrimas secas
y palabras yermas.

Y tú te quedas
con la soledad ahogándote
y él con su vida en estéreo,
condenándote a guardar silencio,
a buscar un refugio,
e iniciar un encierro,
donde la noche no acaba
y siempre es invierno,
donde los gritos son afónicos
y el corazón, seco.

"Pero el amor duele",
eso nos dijeron,
masoquismo barato,
sumisión y descontento,
disfrazados de romanticismo
y falsos "te quiero".
10
5comentarios 76 lecturas versolibre karma: 95

Preguntó ( no es necesario que lo voten tenía esas ganas de reeditarlo)

Preguntó:

Como te sientes?
A veces optimista otras decaigo.
Cuando menos lo espero
el miedo me toman por sorpresa
a cualquier hora del día o en cualquier oscura esquina

No le importa que el sol brille,
o si la tarde está fría, me toma donde se le antoja,
donde se le da la gana, hasta hacerme toda suya.

Muchas ocasiones me despierta por las noches
con la mente a oscuras, buscando a tientas un camino
en el que pueda vislumbrar una chispa de futuro,
pero la incertidumbre gana, va anulando mi sueño
y sumo a mis noches una noche muy larga
una más de desvelo.

Y no me dejan nutrirme las interrogantes,
y los pensamientos que como ejambre de abejas
zumban y hacen preguntas
dentro de mi ya cansada mente,
me asustan y no me dejan hacer nada,
a tal grado que me inmovilizan en algunas ocasiones,
y por segundos vuelve a tomar mi voluntad.

Y el cansancio prematuro que se siente,
que te abraza, donde el peso se acumula
y ese cansancio de meses de años,
el cansancio de un cuerpo que ya no puede más
que ya no sabes si te pertenece,
ha sido tan maltrecho que cuando te miras al espejo,
otro rostro ves en su reflejo.

Y te buscas y no te encuentras
no sabes en que sección de ese laberinto de consultorios
y decenas de cuartos ambulatorios
o en que tratamiento casi obligatorio
por tu vida, allí se quedó hundido en ese negro sofá frío.

Dónde se acabaron las ganas?
Dónde se acabó la voluntad?
Donde un lastimado y herido cuerpo
no pudo dar una muestra de fortaleza más?

Y no aguantó en su carretera de venas
una pincha más, y un grito ensordecedor
pero silencioso disfrazado de sollozo
se rebela y quisiera desvaneserse
hasta quedar liso transparente, inexistente

y como novios al final de una relación,
balbuceando dices a la enfermera,
para que no se sienta mal cuando ya no puede más.

" No eres tú , soy yo"

Pero la más dolorosas son esas agujas de muerte
que atraviesan el corazón sin piedad
que esa gente sin sentimientos,inhumanos
que sin conciencia como gusanos

sin tocarse el corazón ni detenerse
a pensar un segundo te apuñalan
con sus comentarios y deseos mortales
como si ellos fueran de una raza aparte
que nunca el infortunio les fuera a tocar
y creyendóse dioses te condenan

Y el cansancio de una mente
que no para y no deja de dar vueltas
pensando lo que vive, por más que lo intente,
con desesperación busca una salida
a tan grande círculo de zozobra y dolor.

Y allí está! Claro que aparece
y no cualquiera lo tiene
las sonrisas, la alegría
de esas caras que te miran con amor,
las que te vuelven a la vida,
las que te dan medallas de vencedor.

Así la batalla a la lucha
por la vida diaria,no es nada comparada
con su decicación, hoy te lo digo, las mejores armas,
las que vencen, las que razgan y cauterizan el dolor
es la más grande, es sólo una , llamada amor.


MMM
Malu Mora



foto tomada en alguna clínica de cualquier parte del mundo
leer más   
12
10comentarios 108 lecturas versolibre karma: 97

Murmullos de amor y de dolor

Viento ven y llévate el desaliento
que debo continuar viviendo,
la alegría no fue mas que una careta,
no fue mas que un antifaz

Las sonrisas enmascaran las penas
ya que no tiene cabida el sufrimiento
en este grotesco carnaval que a veces es la vida
donde fingen ser felices,
aunque traigan el dolor a cuestas .

Alma y el corazón juntos
la misma vida me atravesó
y el amor en su esencia fue herido,
con un arma punzo cortante de traición.

¡Tú abril me lo arrebataste !
¡tú ! de mis propios brazos
apenas había nacido
¡yo simple mortal!
no pude defender lo más querido.

¡ Ay abril te lo llevaste!
dejando los murmullos
de nanas en el aire sin notas musicales
y mis brazos sin arrullos

Ven y abate con fuerza viento
y del pasado arranca las hojas muertas
angustias, pesares, sufrimiento
llévatelas contigo al confín del tiempo.

Llévate de mi cielo gris los nubarrones
y las gotas de lluvia que inundan mi ser
cuando veo mis brazos vacíos,
en miradas húmedas que van por la vida
desbordando sólo desolación

Mira que traigo siempre como estación,
al borde de mis ojos, lluvia abundante
y un corazón continuamente sangrante
que en cada latido bombea torrentes de dolor.

Llévatelas viento de abril llévatelas por piedad,
donde explotas en diminutas partículas
desintegrando las penas que lanzamos
en tu recorrido que se van adhiriendo a ti

Llévatelas viento, llévatelas
donde termina tu tiempo
allí donde mueres y renaces como aire nuevo

Luego, céfiro de abril, silba suave
entona alegres notas, trae murmullos
de nuevas esperanzas, de colores y fiesta

Y sube, sube al cielo llévale mi amor
y murmúrale a sus tiernos oídos cuanto lo amo
llévale la fragancia de las flores con mi amor
en suaves melodías de dulces colores.

Viento de abril haz lo que te pido,
tú que has hecho que en esta vida
conociera junto con la alegría
el máximo dolor.

MMM
Malu Mora
leer más   
13
21comentarios 126 lecturas versolibre karma: 116

El dolor sigue ahí.

El dolor sigue ahí
Intacto.
Punzando en las heridas más frescas de una desdicha.
Sin olvidar el trauma que causó a la memoria que nunca olvida.

El dolor sigue ahí
Viviendo de la imagen que grabó en cada una de tus palabras.
Conservando cada golpe que sembró a tus emociones.

El dolor sigue ahí
Con el mismo fulgor que lastima a tu tierno amor propio.
Jugando con cada momento que marcó a tus sueños.

El dolor sigue ahí
Es tan real y vivo como cuando tus manos eran pequeñas y no podían sujetar la manija de la puerta del mismo tiempo.

El dolor sigue ahí
Merodeando a las calumnias que sepultaron tu ego.
Esperando devorar los restos de tu última esperanza de lograr algo bueno.

El dolor sigue ahí
Pecaminoso
Evitando la bondad que nace en tus adentros.

El dolor sigue ahí
Matando poco a poco y en silencio a todas tus expectativas de poder nacer de nuevo.

El dolor sigue ahí
Sin ocultar las verdaderas intenciones contigo.
Nunca le ha importado el tener que dañarte.
Para el dolor nada de ti es nuevo.

Venzamos el dolor con un poco de amor y comencemos de nuevo.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
25/05/2017.
leer más   
17
12comentarios 705 lecturas versolibre karma: 78

Dolor Esclavo

En tu dolor reside vida
vida que reclama alientos
de esperanzas y sacrificios
tus ojos se visten de brumas
y de dolores tu boca

Te miras en el espejo sin rostro
amarrado a mi mano
mano que sostiene un suspiro
con la ligereza de una pluma
con el abrigo de una caricia

Inmerso en ese mundo
de noches envueltas en lobos
arrastras tu débil huella
que se desvanece
entre gotas de sudor y sangre

Y al oído susurro tu canto
ese canto
para que alces el vuelo
ese vuelo
que pintará de libertad
tu cuerpo y alma
leer más   
6
6comentarios 57 lecturas versolibre karma: 75

Inspira el dolor

Hay Tantas heridas de ausencia
En este cuerpo que te clama
Mi silencio brota de los poros
La necesidad llega, inspira el dolor.

Es tan sombrío el paisaje sin tus ojos
Tocarte se hace tan lejano
Y te llamo dentro de mi pecho
Mis latidos oscuros te nombran
Te aman.

~Yohelava D.L.
17
2comentarios 127 lecturas versolibre karma: 71

Huellas embarazosas

09: 05 am. Un despertar solitario; parece otro sábado sin sabor. Otro día sin colores, sin vida, sin amor, sin esperanza y sobre todo lleno de lluvias asquerosas.

Las entrañas creciendo con cada día, aguardan unas pocas semanas; solo ella sabe el suceso, aún no ha podido contarle a aquel hombre que sus encuentros de cada viernes en la noche, ha dejado una bella y sutil consecuencia.

09: 12 am. Una ducha con agua tibia, arrastra un poco más que la mugre, lleva consigo recuerdos perpetuos de otras carnes que hoy no se manifiestan con señales divinas, buscan las irreversibles redes sociales.

Dos almas abrazadas en el apartamento del bloque A, 501 de la Valvanera. Llenos de vacíos y sin cámaras, el órgano más grande del cuerpo se evapora; la cárcel abre sus puertas y alma es palpable cerca de la Parroquia.

9:14 am. No logro borrar información, un rebelde sistema se niega. No comprendo si será el sistema nervioso, o alguna estructura averiada; o tal vez el inconsistente golpeando mi ser, golpeando por su lugar, por su espacio negado.

Facebook, whatsApp e Instagram plasman la verdadera muerte de la humanidad; las carencias afectivas pululan; los mensajes y las imágenes andan totalmente fragmentadas; sin embargo las pésimas fachadas llevan una buena lista de seguidores que se cautivan con la contemplación de la piel.

9:15 am. Un cuerpo maltrecho por el pasado no logra escapar de las afanosas dermatitis, durante la valoración persiste un cuadro sistémico, deforme que puede estar ligado a emociones.

Llamadas temerosas se escuchan a la distancia. La confesión de la consecuencia, no parece creíble; los imaginarios y las comparaciones hicieron lo suyo… Un rechazo nefasto.

Una primeriza madre no encuentra respuestas; agónica por la pena moral busca decisiones precipitadas. Durante la conversación el tonito devastador del egoísta, solo desborda ira y dolor…

9:20 am. Suena el celular, parece algo urgente…

-  Hola.

Declaraciones de una herida sobre el antebrazo izquierdo de 20 cm, son un nuevo llamado para prestar la suficiente atención, ya no se puede solo intentar… Maleducada hizo lo que considero mejor.

9: 30 am. Escandalizado debo escapar con suturas y alcohol.

Limpiando la piel, nuevas confesiones estremecen la sala; la situación ya no es embarazosa; caminó por horas y encontró el medicamento sorprendente… Sangrienta y con algo de culpa derrumbo un posible hogar. Volviendo al inicio la adicción por la carne, ha traído bastante soledad; a pesar de tener las células enfermas, éste se aferra a seguir en lo mismo, una situación irremediable que no entiende que el egoísmo no puede ganar.

Cuando los años han pasado, deciden retornar nuevamente en el sentimiento, han cambiado y parece un mejor espacio para entregarse en un hogar, sin angustias, sin temores, sin dolor…

9:42 am. Nuevamente suena el celular.

- Hola. Hola.

- ¿Quieres casarte conmigo?

- ¡Silencio instrumental!

Meditabunda espera con asombro; ciertos honores intentan ponerle en el lugar que siempre ha merecido, un lugar de soberana fraternidad y bienestar. Ayer fijaron una posible fecha y no descartan llenar las entrañas en un sábado como hoy…
leer más   
2
sin comentarios 37 lecturas relato karma: 26

Olvidemos

Olvidemos si existió algo entre nosotros
Arráncalo de tu memoria como hicieron otros
Haz como si no me conoces
Olvida como se escuchaba juntas nuestras voces

Olvidemos como se sentía el corazón
Ahora no hagas caso al corazón y usa la razón
Yo sé que para ti será fácil hacerlo
Pues a mi tan solo pensarlo, no puedo hacer más que quererlo

Olvidemos las palabras tan dulces que dijimos
Y los momentos únicos y especiales que vivimos
Olvidar lo que hacía que perdiera el sueño
Que dolor me da que su corazón tenga dueño

Olvidemos si alguna vez nos conocimos
Y todo lo que hicimos
Quitame la venda que no me deja seguir
Para de una vez poderme ir
14
6comentarios 72 lecturas versolibre karma: 105

Retornos de la infancia

A bocaradas sale el dolor…
Suelen ser suspiros profundos en un bosque de zorros.
La infancia fue eterna entre las penas…
Y en esta noche intento llenarme de lo honroso.
Los temores a los tacones son latentes.

Y sobre mi mejor refugio, no quiero volver, sin embargo perdura la admiración y ya no sé cuándo volveré a llorar debajo de la cama…
Así que mientras naufrago en mi alma; los triunfos son basura.
- ¡Felicitaciones doctor!

Navegando entre las letras pareciera el mismo lugar infantil.
Durante los abismos de este retorno, espero no llegar a la misma tumba.
Punzadas en el corazón y sus alrededores taponan la prosperidad.
Las ideas mortales se apoderan del desdichado ser.

Algo que no es de este mundo se asoma sin figura clara.
No son deidades milenarias, no son misterios sin resolver.
No son vientos fríos, no son tormentas eléctricas, ni tampoco ataques súbitos que pregonan dolor y anuncian el fin eterno.
En cambio; si son reflejos sin luz, si son deudos sin horror y son también vientres sin matriz.
Son sepulcros vacíos, son conquistas sin méritos y son casas sin familia.

Sollozo en la razón he pasado de niño a hombre y de tierno a terco….
Retornos de la infancia son los epitafios de fragmentos en los que sin saber, la vida es muerte y la mejor opción ha sido gritar el malestar.

Los suspiros me ahogan y sin razón continuo.
A bocaradas vuelve el dolor…
leer más   
7
2comentarios 84 lecturas relato karma: 77

El dolor tiene en tu vientre un martirio oculto

El dolor tiene en tu vientre un martirio oculto
que deambula en la noche entre tus sueños.
Quisiera poder quedarse en tu penumbra y bajo la oscuridad de un invierno de dudas calar en la calma.

El dolor sabe que tus deseos buenos descansan en una madrugada que es más que eterna.
Porque en el día sigues teniendo miedo de no poder a volver a recordar tu historia que calla.

El dolor sabe que solo te alejas de aquellas hazañas de amores prohibidos porque en el pasado te robaron la calma.
Pero esta vez no será suficiente huir para eludir a la muerte que solo te llama.

La noche ha borrado las miles de historias de héroes que blandieron sus espadas tratando de salvar su último olvido.
No dejaré que el dolor te lleve a esa vereda nocturna de cicatrices de un corazón que ya no intenta suspirar para seguir viviendo.
No dejaré que el dolor en tu vientre sea un martirio oculto que te robe el aliento de vida.

Liberaré la esperanza del Cáncer que consume a tu fe con todas sus fuerzas.
No dejaré que la tristeza te siga llenando con el dolor que solo agobia.
Yo estaré contigo tomándote de la mano, sujetándome de la vida para no dejarte sola.

Yo estaré ahí para esconder del dolor todos los caprichos que fueron solo inventados para herirte.
No dormirás bajo el auspicio de un dolor que quiere llenarte de pesadillas eternas.

Esto también es amor.
El verdadero amor debe de vivir feliz bajo el poder de saber que estamos vivos.

El dolor tiene en tu vientre un martirio oculto.
No lo dejaremos de nuevo vencer esta vez.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
15/06/2017.
11
4comentarios 408 lecturas versolibre karma: 88

Dolores

Tenía 19 años y la vida se le escapaba entre botellas de lejía. Sus manos olían siempre a esa mezcla de desinfectante y soledad, y su espalda se hacía añicos cada día que pasaba. Se llamaba Dolores y a diferencia de la de Nabokov, ella nunca fue Lolita para nadie.

Años después me enteré por Carmen, mi vecina del Quinto, que Dolores tenía una hija en Ecuador. Que ella nunca se había enamorado, y su único primer beso fue a otro niño cuando tenía sólo quince años.

Yo no entendía, a mis trece, como podía ser madre sin estar casada, ni tener un novio.

A Dolores a veces se le caían las lágrimas en el cubo de la fregona y se diluían entre productos que abrillantaban las escaleras de mi bloque de viviendas.

Recuerdo pasar cada día, anhelando un gesto de sus manos en mi pelo, revolviéndolo a la vez que algo lo hacía dentro de mí. A veces, ese gesto se acompañaba de una sonrisa. Esos días cuando llegaba a casa comía incluso la coliflor sin un gesto de fastidio.

Se llamaba Dolores y tenía la sonrisa más bonita que he visto en mi vida. Yo era un niño y estaba enamorado.

Hasta que de pronto un día subí las escaleras y me encontré de lleno con la realidad. 90 kilos, para ser exacto. Una mujer grande y mayor, saludándome con acento peruano.

Corrí hasta casa y me lancé a la cama. Ese día apenas comí. Durante las semanas que vinieron, mi mente pasaba de un lugar a otro, imaginando toda clase de historias alrededor de Dolores. Por fin un día me atreví a preguntar a mi madre:
- Se ha marchado a su casa, con su hijo.

Yo no entendía como había podido hacerlo sin despedirse.

La nueva mujer también me despeinaba, pero ya no era lo mismo. Llegué a odiarla, solo por el hecho de que yo la veía como el causante de la huida de mi Dolores.

Hasta que un día, entre susurros, escuché a Carmen contarle la verdad a mi madre:
- Se bebió toda la botella. La lejía le abrasó el esófago, y hasta el estómago. Dicen que los gritos se escuchaban en toda la manzana. Imagínate, ella sola, en aquel cuchitril de mala muerte, con los recuerdos arañándola cada día. Y con lo guapa que era. Pero estaba rota.

Dolores lloraba cada noche y a mí me sonreía cada día. Ella tenía la sonrisa más triste que yo haya visto.
leer más   
5
1comentarios 51 lecturas relato karma: 56

Musas del dolor


Tantas mujeres que son legendarias, con solamente haber alcanzado una hazaña.
Sus nombres son leyenda,
Sus corazones de piedra, dejan huella.
Son ejemplo de gelidez y caos,
Son una especie de diosas malditas.
De sus bocas siempre se habló a través de los años.
De sus ojos se escribieron infinidad de versos.
De su piel se enamoraron miles
A través de los siglos.
Y fueron eso, inmortales por devastadoras.
Ellas, y su poder infernal
De hacer de los escritores simples mortales
A la deriva entre sus letras.

Es casi magia, es una locura.
Y con libros veneradas, siendo demonios.
Las hay, y son leyenda.
Muchas más que pocos conocen,
Pero que en algunas hojas aún existen, por ahí,
A puño y letras de un hombre herido.
Escritas con versos de sangre,
Memorables en el tiempo.

Legendarias musas del dolor,
Veneradas como doncellas del infierno.
Legendarias, como deidades guerreras.
Genocidas de escritores enamorados.
leer más   
8
sin comentarios 99 lecturas prosapoetica karma: 61

Un lugar el cual debo llamar hogar

Naces frágil en un mundo imperfecto
con llantos
y la necesidad que te protejan.

Con el sueño de un padre responsable
y una madre presente
así será , me cuidaran
hasta cada amanecer.

Dos años mas tarde
desde el nacimiento
el sueño yace roto
empiezan a quebrar mi ser
una familia rancia
que me acogen en su nido
con escasees de amor
y con odio en sus interior.

Seres rotos
que te añaden a su colección
de una casa vacía
donde queman tus alas
y la llama no deja de arder,
pero es mi lugar
el cual debo llamar hogar.

Frías mañanas
que se vuelven cansinas
con cada nota de su voz,
mis sentimientos amanecen taciturnos
esperando ser salvado
de esta agonía.

A mis dieciséis
mis ganas de vivir escasas,
cansado de sentirme un error,
tuve un intento
pero el deseo de un buen viaje
a lo desconocido,
me friso
escogí perderme en los ojos de nadie
y contemplar el eterno cielo gris.

Mi piel lastimada
el dolor mudo
y la inocencia robada
no era suficiente para ser defendió
por algún desconocido,
solo quería sentirme amado
y tener con quien hablar en las tardes nubladas
como aquel día que un señor mayor me toco sin permiso
solo era un niño,
quizás no lo entendías
pero le debo llamar hogar.

Me sentí olvidado
y entendí que era un crío abandonado
en la casa de los amigos de su padre,
el sueño de que regrese
aunque fuera demasiado tarde.

Crecí en cases
con miedo y agonía
sin una voz propia
con marcas en mi cuerpo
perdí mi color
en la batalla
y aun cubro los moretones
por el que dirán.

Llegue al final
agradecido por su labor social ,
me marche sin odio a mi tirano
olvidando los detalles
A punto de iniciar un viaje
Aunque me convierta el villano
de esta antigua historia.

escritor:
jhonbellido
7
3comentarios 68 lecturas versolibre karma: 104

Por ti, amigo

Ya sé que te vas

Tú lo sabes

No puedo imaginarte

ante tal voracidad enemiga

tú, tan frágil guerrero sin armas,

con el corazón abroquelado

con la sangre alocada sin orillas

derramada presa de tal mordedura

No puedo imaginarte

que no cabe en dimensión alguna

tanto dolor en Ti

por los hombros caído

con la espalda curva y el pecho,

tu pecho acenizado y tierno,

en disputas de razones

No puedo imaginarte

roto el presente sin tu mirada

oscura y profunda, rajada

y límpida en sonrisas abiertas,

la bohemia de bolsillo

recorriendo tu figura, tu pelo

echado a la mar

disfrazado de gaviota. Vuela,

Vuela donde la paz te encuentre

dormido, dócil y acaudillado

Por Ti, amigo

un gin tonic Diamante
5
2comentarios 31 lecturas versolibre karma: 67

Traición

Jeremías 17: 5 dice:

"Maldito el varón que confía en el hombre..."
Y yo, confíe en ella.
Y me sobrevino maldición,
por la desobediencia
de mi terco corazón.

Aquel mensaje decía :
"confío en tí, y siempre confiaré,
aunque se caiga el mundo"
Y, he aquí,
el mundo cayó a mis pies.

Entregué todo mi corazón
a quien no debía,
mi amor y cariño
era para mi mejor amiga.
De ella eran mis sonrisas,
ella,
me hacía olvidar entre platicas,
hasta de mi familia.
Mi tiempo, mis abrazos,
mi alegría, mi todo.
Tendidas hacia ella,
mis manos.
Sin darme cuenta,
al pasar del tiempo,
de su corazón negro,
fui probando su veneno,
quiso mis ojos, y mi camino,
se llenó de envidia y quiso mi destino.
De mis fuerzas tomó posesión,
y así me dejó,
postrada en la nada,
sin aliento, y con dolor,
quizá desahuciada,
hasta arrancarme el corazón.
Quiso quitarme la vida,
y usurpar mi lugar,
con su imposición.

Luego de escalar de sufrir en sufrir,

Entonces entendí, que solo a Dios,
se le debe adorar con devoción,
solo Él pudo reparar,
cada Partícula
de mi quebrado corazón.

De mi amiga conocí,
la miseria humana,
que jamás imaginé,
aun así,
después de levantarme,
un abrazo le di,
y un te quiero le dejé.
leer más   
11
8comentarios 123 lecturas relato karma: 82

Lorca Federico

A Lorca:

Una paloma blanca con cuello azul metalizado
revolotea por la Alhambra, buenos días cielo.

Federico, las fuentes de Granada lloran lágrimas de princesa destronada y por el Sacromonte los gitanos bailan entre calderos de bronce y plata, hazaña que solo ellos saben sacar de su alma.

Los pétalos caen de una buganvilla en la
ventana, la bulla a lo lejos se confunde con la alborada
prodigio de la naturaleza
puya acerada.

Después del crepúsculo
la mortífera metralla.

Llenó el horizonte de dolor y olvido
quejidos del alma.

El silencio lapidado la palabra
el creador y la escritura.

Fundirse como injerto en el árbol, por la mañana.
leer más   
13
8comentarios 109 lecturas versolibre karma: 94

Párrafo triste de Hill Street

Siento, dolorido, un gran vacío
en el interior de una carcasa
que no termina de cicatrizar,
mientras los ojos que persigo
esquivan mis deseos etéreos
y terrenales, espirituales
y carnales, en una angustia
cotidiana que no hace sino
ahondar en la pena,
manchar la triste sed.
leer más   
9
2comentarios 44 lecturas versolibre karma: 85

Soltar tu mano

Dolor de muelas.
Que se duerma el pie.
Apendicitis.
Tener fiebre.
Que se infecte el oído.
Sentir nauseas.
Romperte un hueso.
Ninguna de estas cosas duele tanto
como tener que soltar tu mano
y aguantar el polo norte a cuestas
sin ningún calor que lo deshaga.
leer más   
12
12comentarios 146 lecturas prosapoetica karma: 110
« anterior1234550