Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 436, tiempo total: 0.035 segundos rss2

Efecto Mariposa

"¿Cuántas noches necesitamos
para contar las estrellas?"
Me preguntabas mientras
veía caer perseidas
por tus mejillas.
La lluvia de estrellas
más perfecta,
más brillante
que el mundo jamás
había presenciado.
No tenía respuesta
que pudiese darte,
número exacto
que pudiese enseñarte.
Entonces el mundo
tembló
y
temió
por su fin.
La teoría del caos,
desencadenada,
la mariposa y
el tornado no
eran nada
comparados con
el chasquido de
tus dedos.
Tus ojos eran
cómo grandes meteoritos,
ardientes y fogosos,
deseosos de destrucción.
Me obligaste a
reducir el universo
a su mínima expresión,
a buscarte en la Luna
y a gritarle tu nombre
a los dioses
para que supiesen
que su inmortalidad
no podría salvarles.
Me pediste escribir
tu nombre en las estrellas
y apagar el sol
para poder verlas
durante quinientos días
y quinientas noches.
Búscaste algo
parcial en lo infinito,
creaste nuevos planetas
y diste color a
galaxias en
blanco y negro.
Rompiste el universo
y
el tiempo.
Y de repente
no había nada.
Oscuridad.
Soledad.
Nada.
Así que traté de abrir
los ojos
y vi tu silueta.
Tu voz,
resonando en las paredes
huecas,
duplicando su tamaño
por el eco.
"¿Cuántas noches necesitamos
para contar las estrellas?"
volviste a preguntar.
"No lo sé" respondí,
"¿cuántas noches necesitamos
para volvernos a ver?"
12
4comentarios 76 lecturas versolibre karma: 97

Cuando escucho tu canción... Autores (@rayperez y @Cleme_Eternamente)

Cuando escucho tu canción en ese
instante como sublime deseo te pienso
y busco el reflejo ondulado del eco
en el radal de los impulsos sonoros
que espiran contra viejos muros,
apostados en tu boca dulce, boca.

¡Manantial fresco de aguas exquisitas!!!
que son reflejo del decantar dulce
de tus ojos que florecen en las tardes
de frío invierno con fulgores de
tibieza soledad.

Esa soledad que nos abrigamos
para enmudecer al silente silencio, de ese
silencio busquemos la bendita inspiración
cierra los ojos por un momento
déjate llevar por la sinfonía de Bach
el aire se enreda en las puntas de los sésamos
sol brillante......... dulce armonía
gravita sobre mi húmedo cuerpo.

La espera ha sido larga y extenuante
te esperé en las hojas del calendario
te esperé en el cielo estrellado de Neruda
y en la bruma espesa de los pensamientos
te esperé en el huerto atestado de flores amarillas
y en el retablo oculto de los deseos incumplidos.

En esta noche de melodiosa armonía
en la almohada que muerdes cuan deseo
reprimido el tesoro de tus respiros…
riégalos con el néctar divino que tengo
guardado para ti como un inmaculado
pensamiento que la infausta luna gris,
 abonó con sus suspiros, que pasaron
inadvertidos en los pórticos de los ancestrales
molinos antiguos.

Mordiéndome tus fecundos labios amatistas
saboreando la raíz de tu dulce néctar;
néctar del deseo prohibido que habita en el aire
tentación oculta e infinita... mujer de tez blanca
y pura, mis átomos negros ya no se notan
ausentes.

Atrás quedan los días sin sombras
atrás quedan la incesante lluvia desprevenida
atrás quedan las estrellas sin lumbre
hoy solo tenemos dos cuerpos sutiles
surcando un cielo azul envuelto en dulces
nubes blancas, embalsamadas de deseos.

@Cleme_Eternamente
@rayperez
leer más   
12
9comentarios 99 lecturas versolibre karma: 105

Kairos

Kairos: Un momento perfecto, delicado y crucial; la fugacidad correcta de espacio y tiempo que crea una atmósfera conveniente/oportuna para la acción, las palabras o el movimiento.

"Qué extraño
y
hermoso
es siquiera
existir",
susurró mientras
observaba aquellos
planetas girar
en el techo
de su cuarto.
Robó Venus,
Marte,
Júpiter
y
Saturno
una noche
a las cuatro
de la madrugada,
cuando resultaba
imposible dormir.
"No puedo
ahogar a mis demonios,
saben como nadar",
escuchaba mientras
veía las estrellas brillar.
Consiguió subir al cielo
y usar la luna como un barco
para navegar
por el universo.
Visitó la Galaxia de Andrómeda,
observó la Nebulosa de Orión
y llegó a la conclusión
de que el universo era
un simple cementerio
lleno de estrellas muertas
y cometas sin nombre.
De galaxias fusionadas
y agujeros negros
que no llevan
a ninguna
parte.
Bajo su cama
no había monstruos,
solo historias sin contar.
Secretos que no
querían ver la luz,
mentiras que querían
convertirse
en verdad,
corazones rotos
sin reparar.
Un lugar donde
los malditos
podían descansar.
Su mente era
la caja
de Pandora.
Un garabato
perfectamente irregular.
Versos que quemaban,
recuerdos que provocaban
dolores de cabeza.
Palabras nunca dichas,
sentimientos ocultos
y
símbolos sin descifrar.
Un mar de ideas
sin descubrir,
tan bravío,
tan tranquilo
y
contrariado.
Se encontraba
en medio de la tormenta
perfecta,
en el ojo
de un huracán
donde
por un minuto
todo permanece
en silencio,
antes de que
el caos se
convierta en la
silueta más
hermosa de la
naturaleza.
Cuando
el sol se colaba
por su ventana
apagaba los planetas,
las estrellas dormían
y su cuarto
quedaba blanco
y
solitario
cómo su alma.
Las lágrimas
no tardaban en volar
cómo estrellas
fugaces en
la noche.
El silencio
inundaba aquellas
cuatro paredes,
su mente
había cerrado
por vacaciones.
Solo una voz hacía eco
y resonaba
por cada rincón
hueco.
"Por cada lágrima que
recorra tus mejillas
una flor
crecerá
y
florecerá.
Actúa como
el verano
y
camina como
la lluvia.
Entonces el
mundo
te pertenecerá."
2
sin comentarios 28 lecturas versolibre karma: 28

Amaranto

horas teñidas de amaranto
el estío apoyado en un báculo dorado
pasos tenues

frente al sol, mis límites de acero
esconden un eco imperceptible
de lluvia de Otoño

arrodillada ante un silencio
me brillan los ojos
-ni el recuerdo es eterno-
acaricio el universo con las manos
sin alzarme del suelo

reconozco
en un latido sordo
mi corazón de herrumbre

-qué hermosa música la del derrumbe-

me agarro al retroceso de la palabra
mientras se agita la calidez
en el fondo del mar

lágrimas rojas,
cierta esperanza sonora,
y en paz


(Imagen: Ze, en algún lugar del Norte)
19
15comentarios 99 lecturas versolibre karma: 127

La cura siempre es el mar

Si tu alma besa el suelo,
y ha dejado de brillar,
para remontar el vuelo,
y surcar de nuevo el cielo,
sigue las huellas del mar.

Túmbate sobre la arena,
teje lazos con su sal,
no existe mejor condena,
que ir a desbrozar la pena,
desnudo mirando al mar.

Si el eco de lo vivido,
no te permite avanzar,
si tus sueños malheridos,
cayeron en el olvido,
ven y cuéntaselo al mar.

Si perdiste las agallas,
si has llegado a tu final,
ven a remendar tus alas,
curtidas en mil batallas,
la cura siempre es el mar.
leer más   
6
1comentarios 39 lecturas versoclasico karma: 81

Luz de ciudad ((My perfect dream))

Esas luces
que sobre esta ciudad onírica
revolotean en colores
que no conozco…
que se convierten en noche
en velo de suspiro y brazos al cielo
Alrededor de ti,
para estar contigo…


No se cómo
estoy bailando en los latidos
de la tierra del mañana
con copas alzadas
y aromas de párpados cerrados.

“I'm falling in love with you
in a perfect dream”


Y la luna y la ciudad
te hacen eco en el susurro…
...y resuena en mis células
mi mirar, mi respirar…
Tú, mi sueño y realidad.

Esa luces
que escribes en la ciudad,
que brotan bajito
del cáliz tus labios
y te bebo, y te bailo
y conozco los colores
del cielo perpetuo.

I’m fall in love with you…
You´re mi perfect dream…




Dee Dee Acosta
Ag.09/2018
leer más   
13
9comentarios 60 lecturas versolibre karma: 104

Carcelera

Carcelera de mi alma
llora en soledad sus penas
apresada en su torre de marfil
tan solo su eco le susurra
con voz agonizante
preludio de su último aliento

Vive sin la alegría del sol
ni sentir el viento en su rostro
a su búsqueda sale la luna
y gritan las estrellas su nombre
con el silencio como respuesta

Mi alma ya no tiene boca
ni ojos, ni oídos, ni olfato
presa se halla
en su torre de marfil
llorando en soledad sus penas
leer más   
11
2comentarios 65 lecturas versolibre karma: 110

Hiroshima…

El príncipe camina por los jardines del claustro imperial,
se congracia con el zorro rojo que merodea en el césped
de la ciudad antigua. Las aves del sur pasan rumbo al mar
.......................de agrestes y cierzos acantilados.

Nada parecía presagiar que esta tierra insular seria devastada.
El origen del sol milenario y los samuráis en la vendimia del
Holocausto estaba extenuado por el olor a fresa primaveral.
Ese día la sensatez quedo olvidada en el suelo de los desafueros,
fue prisionera en lo alto de la torre, la decisión fue tomada
sin privarse de una última reflexión... nada hizo cambiar.

El presidente Truman comenzó el conteo final y la orden
corrió a extrema velocidad cual eco sonoro y en el punto
indicado por el radal...la ciudad de Hiroshima sintió
una explosión colosal formando un dantesco hongo de fuego
desencadenado por la bestia que atravesó el mar en la hora
nocturnal, y las nubes de negro cenizal ahogaron los cuerpos
de cientos y miles, los alquimistas del renacimiento lo llamaban
...........................................................el carrusel infernal.

Todo quedo devastado, los bosques llenos de sauces y pinos
quedaron derruidos y las voces de miles quedaron
gravadas en las montañas Alpinas en un albur sepulcral.
El demonio fue liberado y tomo a Hiroshima como esposa,
para fermentar la orgía más espantosa e inhumana.
El mundo cambió pero al hombre la maldad no lo satisfizo.


El ordenante a la hora de su muerte fue expiado por la sin razón.
leer más   
10
sin comentarios 74 lecturas prosapoetica karma: 94

Fantasía Para Cuatro Tintas en La menor No. 4 GLAUK Opus 40 con Deedee, MiguelAdame y AljndroPoetry

Mi hermosa lámina delgada de zafiro –
Mi Smartphone transparente –
Dirige tus ojos hacia el este
Son las once y media
La sombra, las paredes –
Cuatro metros más o menos – síguelas
Acércate a ellas – no tanto
La línea horizontal ahora enfoquen
Ahí donde termina su cabeza

Y empieza un remolino indescifrable,
una nube sin forma, sin luz
amenazante y abstrusa.
El tiempo avanza, son las doce
no hay sombra y nuestros senderos
se conjugan en una línea fina
que nadie más puede ver.
Tan cerca, tan lejos.
En la rectitud del espacio desvanecido

Ahí tú mente comenzará a jugar tu suerte
dormirás sin los recuerdos
de una madrugada ausente
vivirás solo con el suspiro pendido
de un hilo muy delgado
casi como el otoño que siempre vuelve
con la esperanza que amanezca algún día
en el oscuro vacío de no tenerte
el tiempo avanza en la apología de tu propio desastre
bajo un silencio que asfixia a una existencia
que huele a ti.

En la cintura
de áurea madrugada
no nace el alba,
y la noche perpetua
niega el amanecer;
y me alumbra un sol negro,
sus rayos son oscuros
y sus destellos
ahogan el sudor
de los luceros.

Líderes ausentes en tiempos de hambre
que se escapen en la penumbra
de una esperanza marchita y ciega
ahí las redes cósmicas se confunden
con la señal de los satélites sintéticos
que disimulan no escucharlo todo
nada es secreto para una luciérnaga fugaz

que arropa su linterna entre mantos de fábulas,
dejando escapar deseos que pierden sus alas
en la negrura de un incendio
que les congela la memoria.

¿Y a dónde has ido tú?
con toda tu lejanía
que cambia la textura de mi espacio
que oxida la verdad de mis estrellas
trazando siempre líneas tan inciertas
quebrando las razones que he tejido
en esta enredadera de inconsciencia.

Desperté al lado de un jardín de –
¿Hortensias Azules? –

          ¿Y a dónde has ido tú?

¿Qué fue eso?

{Fue el alba, te dejó un Post-it transparente
Ya se deshizo, pero como el perfume
Ahora hace eco –}

Regaba su jardín de Hortensias Azules
Era tanto el brillo –
Tanto era que hacía ruido

Y las gotas reventaban
Salpicándome la cara

(Fue lo que me despertó)

Tan tarde era ya –
No tanto –
La lluvia aún no mojaba mi cabeza y –

Pero el Zafiro – lo dejé maduro
Y ahora se veía tierno –

¿Quién cambió la configuración?
Desconfiguración, robo
{¿Por qué no dices que fue actualización?}

El suelo –
Una alfombra de ocre
¿Entonces ya el otoño? –
Mas hojas no eran –
Semillas de fresno –
¿Por qué ya el verano?
Si entonces era primavera
Mas para mis manos y mis piernas ya
         era el invierno

Dónde está la hermosa casa beige
La mansión beige –
{¿La que crees que es de mármol?}

Alma mía, volvamos –

Ahí estaba
Y la lluvia aún no mojaba mi cabeza
Cuatro metro más o menos –
Ahí donde termina su cabeza –
-
-
-
Las pequeñas abejas de cristal y los satélites miniatura
Y también se robaron las luciérnagas de diamante
Y no había estrella fugaz que rayase el pañuelo
¿Y dónde los delgados cables transparentes?

Ni luciérnagas ni satélites miniatura
Ni abejas de cristal –
Ni constelación alguna

¿Quién las robó?
Y por qué el Zafiro tiene la carga tan baja
O ¿es que alguien le cambió la
Configuración al brillo?

Desconfiguración, robo
{¿Por qué no dices que fue actualización?}

Son las once y media
Cuatro metro más o menos –
La sombra, las paredes
Síguelas –
No tanto –
La línea horizontal ahora enfoquen
Ahí donde termina su cabeza –


Y comienza un remolino indesifra…

“¿Lo amaste bien?,” preguntó el Alma
Mientras la niebla verde continuaba

               su camino –
leer más   
15
20comentarios 159 lecturas colaboracion karma: 110

Tu voz

Me encanta
el descaro de tu voz
sin ver tu boca
y como deletrea
cada palabra
cuando al nombrarme
me abraza y me besa
o cuando me deja
guardando su eco
por un tiempo muda…
19
10comentarios 185 lecturas versolibre karma: 112

Tuve que

Porque el mirarte trajo
consigo el deseo ....
Tuve que amarte ..
Cuando mis te quiero hicieron
eco en tu pecho...
Tuve que adorarte..
Y ahora cada paso que te alejas
es un te extraño inconcluso ..
Cada beso recordado es un latido
que se apaga ....
Cada pensamiento en ti
se lleva un pedazo mío..
Y en cada silencio tuyo
muere algo en mi ...
leer más   
15
11comentarios 84 lecturas versolibre karma: 101

Alivio

Hay días que tus silencios
desfilan por mis vacíos,
en las tardes cansadas
de cielos tediosos.
Y apenas las aves
despiertan mis ventanas,
ni un sonido que me nombre
o un almanaque que me ubique.

Hay noches que tus ojos,
duermen soledades,
en mis techos profundos
de fugadas estrellas.
Y apenas la brisa
resuelve mis sábanas,
ni hay labios que me delaten
o una espalda que me soborne.

Hay veces que sueño
que eres luz de mi alma,
otras que soy eco de la tuya,
pero siempre, al fin
despierto, y me encuentro,
para buscarte,
para oírte,
para saberte….

LOUE
leer más   
15
4comentarios 97 lecturas versolibre karma: 84

Buscaba la palabra...

Buscaba la palabra
cargada de motivos,
la voz, la melodía
supliendo aquel suspiro,
la letra inmaculada
surgiendo de los libros,
llevando hasta los ojos
la tinta con sus guiños,
mensajes seductores
que alegran los sentidos
y un néctar agridulce
que embriaga cual buen vino,
por eso no cejaba
buscando los sonidos,
las voces seductoras
que ofrecen los caminos...

De aquello yo recuerdo
el tiempo tan querido,
la voz de las resacas,
el canto de los grillos,
la charla de la brisa
llenando los vacíos,
y el eco de la luna
diciéndome que existo,
y todo en el presente,
de un modo muy sencillo,
basado en esta orquesta
del mundo de los niños,
el mundo de los coros,
las fuentes y los ríos,
también de los trigales
que crecen pensativos...

"...Buscaba la palabra
y entonces di contigo,
hermosa poesía,
la voz de mis latidos..."

Rafael Sánchez Ortega ©
21/07/18
13
8comentarios 89 lecturas versoclasico karma: 88

Muerte al alba

Entre hojas camino despacio
escuchando el rumor de mis pisadas,
absorto contando el eco que produce
al crujir..., la dichosa hojarasca.

Entre caminos de castillos y palacios,
de trenzas que cuelgan de torres doradas,
de príncipes con trajes de luces,
en cosos cuadrados toreando al alba.

Se vislumbra el mozo que anda lacio,
llevando obediente las vidas cesadas
de seres dolientes, candiles reluces
temprano porla mañana..., por la mañana.

Ya llevan al señor al yacio
putrefacto con las carnes moradas,
se atrevió a vestirse como andaluces
en una mañana..., por la mañana.

Ya le dijeron, ¡mire usted mi señor que es reacio
a torear por la tarde como acostumbra la jornada!,
ataviado con ese treje, el de luces,
ya le dijeron que era hora temprana.

Y como el caracol la vida se le fue despacio,
pues aquel bravío animal tildó con cornada
poniendo sus rodillas en coso y de cruces,
muriendo, sí..., murió, aquella mañana.

Ya le tapan con tierra de palacio,
al final de la triste jornada,
pues aquello que en palacio reluce
es esa, la que perdiste, tu mirada.

Pena me da, me produce cansancio
en contar la cuita que me emana,
del pecho que dolorido por cruces
se hace la vida un poco mas cansada.

Y si entre hojas camino despacio,
será para escuchar el rumor de mis pisadas
y abstraerme escuchando el eco que produce
el crujir..., de la dichosa hojarasca.

Fdo.: Alfonso J. Paredes
Todos los derechos reservados
SafeCreative/Copyright
14
sin comentarios 71 lecturas versolibre karma: 88

Pequeña golondrina te enseñé a volar…Autores (@Mary_Peña y @rayperez)

Apenas si te sentí…
…en los sibilantes pasos
................te quiero
vida mía...
y con dulzura vienes a mí
en cuerpo y alma desnuda…

Me enseñaste, si, y agradezco tu bondad
pero ahora vuelo libre buscando mi verdad.


En tus ojos intensos
como espesa la noche
mis brazos suplicantes
te llaman y casi tocan el cielo.
Cautivo de tu boca
el vaho que tú aliento burló
esta guardado en los latidos
de mi corazón…

Lo siento corazón, mi aliento
y tu aliento perdieron su dulzor.


Con el paso del tiempo
tu amor puro y sensual
aliento virginal… vives
en las manecillas del reloj
de mi frugal despertar…
…te pienso en mis laberinticos soles
y en las aciagas lunas de mi pecho.

El tiempo y la distancia llevaron se la magia
clavaron me en el suelo, fue un duro despertar
mis lunas y tus soles dejaron de girar.


En lo más alto del silencioso eco
lave tu sonrisa repleta de algas
con agua de lluvia contenida
en las tinajas y hojas
de la cristalina fuente de los deseos
del amor fundido y espeso.

Y desierta de sonrisas mi cara
luce hosca, vestida de ausencias
prendidas en mi boca.


No ocultemos la apariencia
las máscaras no son buenas
el amor es frágil y tierno
y le teme a lo incierto
no tiene espacio y frontera
se ofusca y tiembla
el amor es deseos...
…comiéndote la carne desde adentro.

Extirpándome de las entrañas las ganas
que partieron, se fueron sin regreso,
huyendo de los disfraces que cubren los anhelos
.

Con dulzura e inocencia
.............llegaste a mí redil
pequeña golondrina te enseñé a volar…
lejos más allá de la inmensidad
por los aires y sobre mis labios,
cabalgaste briosa sobre mi cuerpo
te enredaste en mis cabellos
y brillaron tus ojos, en la
oscura noche te miré.
Desde ese instante te pienso
y busco el reflejo de mi sombra
escondida en tu boca dulce como la miel.

Ahora se ha perdido la magia
sin nacer, los besos que escondidos
volaron alguna vez, no tienen ya sentido
lo siento, le devuelvo las alas prestadas
perdóneme usted…


@Mary_Peña
@rayperez
Julio 2018
leer más   
12
11comentarios 79 lecturas versolibre karma: 93

La vida

Eran solo rocas
aliento que muerde
dibujan la espera
sobre un ventanal

eran vientos fuertes
que sedientos ivan
contra la corriente
del disperso andar

ese viejo abrigo
que lleva cobijo
guarda sólo voces
que nadie sabrá

de cemento y barro
eran sus abrazos
falsos como fuego
arden como flama

Así es por siempre
sube y baja a veces
Y la vida envuelve
en un contra cara

mucha vida nueva
rosas van de vuelta
bailes en la acera
para estar contenta

dejando que el eco
de las malas obras
paguen la condena
de las voces muertas

Se viste de esencia
bella y cautivante
Para estar en par
con la vida aquella .
leer más   
5
sin comentarios 27 lecturas prosapoetica karma: 44

De amor ya no se muere

Que de amor ya no se muere, decías
más al despedirte muerto estaba ya;
desde mis adentros la luz de otro arcoíris
veía iluminarte.

Y quizá la razón habitaba en ti,
porque por falta de amor tu no sufrías.
Otro sol tibiaba con sus brazos a tu ser,
mientras yo moría bajo la sombra de tu luna fría.

Me desahucio la falta de tu amor
cambiaste la dirección de mis senderos
directo a la estación de la soledad.

Que de amor ya no se muere, repetías
con la alevosía de saberte querida,
más tu abandono se convertirá en cenizas
de remordimiento.

Y cuando volver quieras a mí, imposible será;
los muertos de amor no pueden amar más,
solo podré recordarte en el eco…

que de amor ya no se muere.


Xavier H.©
11
13comentarios 67 lecturas versolibre karma: 104

Salida herida (con @pequenho_ze )

Roza el viento mi esperanza oblicua;
la roza, se crece, la arrastra, la mece,
y en los ojos un cielo hecho tierra
que nada comprende,
que muerde la noche
que cree conocer en su sombra la muerte.
Y mientras la pared se cierne
sombre mi cabeza,
acuso a la tristeza como si fuera un velo
para cubrir el miedo
a no ver salida.

Esa salida herida
entre desierto, y desertores,
como las esperanzas enterradas
en el jardín sin flores.
El mar se hizo laguna
en el atrincherado eco
de los huesos,
como la piel rota de un verso
o el cielo de los ojos
desgatados por los rezos.
La pena de la vida
se hizo amante del oprobio,
jugando a ser mar en el desierto,
jugando a bañar las mentiras por lo cierto.

No caben en la cabeza
más desvelos convocados por el cielo,
la piel de los anhelos,
se bañan bajo el olvido
entre las acopladas paredes
formadas por los hielos.

Se ha hecho muerte el tiempo de la vida,
agolpados los ecos
de miradas vacías,
tiemblan las paredes.
El infinito abismo ha extendido sus redes;
me mantengo derecho
al filo del escudo de cristal que me protege.
Una grieta, dos grietas,
y entra el agua por todas las rendijas.

Es ahogarse dentro de la misma herida.

Es ahogarse bajo la lágrima de la vida
que inundó el eco de un mirada de cristal perdida.
leer más   
15
10comentarios 88 lecturas versolibre karma: 88

Al soplo de tu voz

Te amo, hombre,
sobre todo lo viviente
y lo espiritual...
Te amo, cierto,
sobre cada idea
o vacilación del origen del amor...
Te amo, llama,
a cada minuto
del latido
en el fuego de mi inconsciente
para que sientas
cómo tu sangre, incansable,
grita mi nombre...

Te amo, total,
en las dimensiones
donde la nada,
hace eco
desde nuestros cuerpos
durante todos los segundos
que penetras la razón
y compenetras con la mía.

Te amo, íntegro,
hasta el cansancio
que no agota el remanso
con el que cobijas
la nostalgia de mi frío
cubriéndolo
del tenso lino
de tus dedos
y el licor canela
de tus labios.

Te amo, absorta,
poro a poro.

Te ama
toda la desnudez de mi alma;
el universo que te clama;
ese en el que ardes intransigente
y humedeces
sin lágrimas
permaneciendo
a la guarda
de sus viandas claras.
Te ama fresca,
la aún sequedad
de aquellos besos
que me dormitan
en la dulzura de tu apetito.

Te amo, aquí;
mujer tuya,
ansia líquida.
Te amo, yo,
apasionada
rosa de los vientos
que habita,
que siente
y perfuma mi vientre...

a todo soplo de tu voz.



Yamel Murillo



Amantísimos.
Las Rocas del Castillo©
D.R. 2018
11
2comentarios 71 lecturas versolibre karma: 105

A media voz amar (con @rebktd & @Un_Fool)

Si yo pudiera… a media voz amar

quizás te besaría sin parar
quizás te miraría hasta saciar la sed
o simplemente confesaría que muero por ti
o simplemente te haría el amor

Si yo pudiera... amar a media voz

Lanzaría el latido hasta rozar tu sol...
Susurraria en tu pecho
te mostraría quien soy

y solo allí, junto a ti
siendo eco de una misma canción...

Desnudaría mi voz...

Si yo pudiera... a media voz amar

un mar de sentimientos
por ti desbordaría

cabalgaríamos
a lomos de estrellas fugaces

y en el pentagrama del firmamento
escribiría nuestra canción.

Si yo pudiera… a media voz amar

amalgamaría a fuego lento
mis caricias en tu piel

encendería la chispa
que haga tu volcán estallar

y sin dudarlo ni un instante
te nombraría mi canción.

Si yo pudiera... a media voz amar...

Recorrería tu espalda
enlazando los besos en el vals del amor

Vaciando el aliento que palpita en mi pecho
suspiraria en tu cuerpo

Bailaríamos juntos

Apagando mi voz...

Si yo pudiera... amar a media voz

Sería mi cuerpo tu sonata
tu vientre mi arpa
tu piel el teclado infinito
tus besos melodía

y el grito ahogado de nuestro éxtasis
el dorado chorro ardiente
y la sinfonía
que con la tuya y para siempre
fundiría mi voz.


~~~~~~~~~~~~~~~~

@rebktd
@Un_Fool
@AljndroPoetry

2018-jul-18
leer más   
26
30comentarios 234 lecturas colaboracion karma: 90
« anterior1234522