Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 79, tiempo total: 0.042 segundos rss2

Propia rutina

Inútil, el tiempo se avergüenza

murmurando palabras rotas.

Lento y desdeñoso en el tic tac,

que derrumba toda otra compañía,

en la rutina repite su estribillo

misterioso de horas, años y enigmas.

Señor de desmesuras, abandona

toda ausencia e infortunio

en una pura ansiedad vencida.

Inmóvil no brinda otra cosa más que silencio,

un silencio insomne en su propia ruina.
7
1comentarios 27 lecturas prosapoetica karma: 75

Paraguas

El silencio ese desbaratador de ilusiones

enigmas dilapidados entre rutinas

vinimos a deshacernos la cama,

acabamos con las ganas tristes

y los afluentes ordenados.


Nos veíamos más allá de los ojos

tocándonos como ciegos

éramos exceso en pleno naufragio

retando malos augurios inventados por otros.


Encontrarnos en la misma huida

hizo que deseásemos más el alcance

de la piel y del refugio

de días de lluvia bajo las mismas sábanas.


Ahora todo son paraguas

sin parábolas húmedas

todo lo que se carga es seco y repetido.


Ya no espero despierta cuando regresas

para no ver que te has ido.
12
8comentarios 82 lecturas versolibre karma: 96

Caída del Cenit

Vagamente me adentro a un espacio que no es mío; ¿por qué me sorprendo? Si al salir del abismo que se encierra mi mente lo único que encuentro son destinos sombríos. Como ver una tortuga sin caparazón, como ver un ave sin alas, como encontrarme en altamar naufragando en la nada. -Es más profundo que eso pienso…-

Al perecer mi voluntad me ahondo cimbreante por escombros masas que tal parecen dóciles a su regocijo ¿Regocijo? ¡Desgraciados! Pero ¿a dónde se fue el deleite de encontrarse a uno mismo? Ese que los rebaños no han encontrado por su nefasta fidelidad al amo y su pedante mocedad ante la realidad que nos mora.

Deserté de mi rebaño… Al menos eso pensaba, pues no más al caminar me encontraba heces varadas en el camino, solitarias en el ominoso yugo del destierro. Quijotesca mi alma se prestó a mutilar todo pensamiento de hielo y continuó su marcha hacia la cresta del cenit. Un camino solitario horado de quimeras que tanto salmodian las gentes. Un sendero amaestrado que busca encontrar tu catarsis recóndita y tu designio más osado.

Ya en la cumbre y su gloria, las derrotas sabían a victorias pues solo me lanzaba al destierro de mi nube contigua. Al perecer volvía con más dinamismo al venidero pues en cada nube remota conseguía un raudal húmedo que hacía llover toda gota del saber, creando en mi alma un ameno océano del incólume cenit.

¡Ay María! Diosa de la tempestad ¿qué has hecho? Convertiste cada nube en un céfiro de tu maldad y dejaste abatirme más allá del océano donde lo níveo no reina. Denotaste toda la furia del océano en un bramar de nubes súbitas, obligándome a caer directo al fondo del cántaro penitenciario. Ya en la escoria creí ver rostros conocidos ¿será el rebaño del cual intenté escapar?
Lugar muy abundante donde vertiginosamente la amabilidad te embala. Atado ahí, los rostros se ofrecían a quitarme el caparazón y teñir mis alas como si hubiera llegado a su hogar, como su hubieran aburado su alma. Rostros expertos en remover alas inéditas; lo podía apreciar por sus lujosas tijeras. Rostros egregios en tatuarte alas ilusorias prometiendo ser más grandes y caparazones sintéticos prometiendo ser más fuertes. ¿A qué creer? La caída de los cielos es como el choque de las olas con los puertos; una parte coagula erráticamente en el muelle y la otra venturosa se enraíza en la cubre del subsuelo de la arena. Allí en la arena me encontraba, sin caparazón para flotar y sin alas para nadar ¡Qué suerte la mía!

Sería indigno negar que mi agraz vertiginosidad ante la caía no está cubierta de confusión. Hasta el más ilustrado cae en la astenia de volar con el raudal infame de la ignorancia. Hasta el más quijotesco alguna vez se ve arrastrado como tortuga por los mares evanescentes del suplicio ameno de la derrota. ¡Allí me encuentro! Junto al oropel halagüeño de sus encantos y tras rubias amargas de dulzura, encontré un ser que no conocía. Un ser mórbido y ahormado por lascivias coloreadas por las masas funambulescas. Un ser que traicionó toda su honra por complacer cervalmente la plebe, merecedor de cualquier aflicción y amargura tras ajar las afroditas de los cabarés, envilecer a las náyades de su más solemne vergel y peor aún, abandonar sus miríficas costumbres que tantos lauros le habían servido de talante para su odisea. Después del desvarío nefasto solo resta la delación de los seres cándidos de mi devoción y verter en mis hombros todas las atribuciones que el perecer el ocaso y romper el alba son el perenne arrepentimiento de mi lozanía.
Después de un raciocinio diáfano en mis días sobrios no me explico cómo al llegar el final de la hebdómada rindo vasallaje nuevamente a mi pueril arrepentimiento. Se repiten los rostros y la cogorza me enyuga a la más tumultuosa situación. Ya embalado de tantos placeres y lograr fugarme de mi alma en busca de esos efímeros momentos donde creía ser bienaventurado se superpone en medio de la tertulia un santiamén de conciencia.

En mis intentos de entreabrir la mirada para apreciar mi luctuosa realidad veía las mismas sombras tortugas sin caparazón y las mismas aves sin alas, como si apreciara el reflejo de mi espectro. Una se acerca y me dice: tu rostro me es conocido, pero creo que en un sitio muy lejano donde las nubes reinan y la utopía nunca acaba de maravillar la cúspide del cenit. Turbia mi mirada como si me hubieran tatuado las pupilas, pude ver la silueta de este ser análogo en caparazón y en alas a las que tenía. Espantado ante lo visto, siento la gravedad azorada a mis pies y vertiendo en mi mente recuerdos osados del alma aquella que por céfiros turgentes había perdido, siento cuando el aupar de mi alma grácil se transforma en lúcida y tiñe el raciocinio cambiante de mi ser.

Al manifestarse el alba resulta mi despertar en el puerto, siento la pereza de mi voluntad reflejarse en mi testa cansada de impetrar, suspiro entre la salazón y observo hacia la cumbre apacible del cielo. Veo nubes distantes, pero más cerca que el abismo insulso de la ignorancia en el que me encontraba y comienza mi alma a soslayar mis penas y enigmas y apoderándose del raciocinio grita: ¡eres más profundo que esto! …limpio mi cara y emprendo nuevamente mi odisea hacia el cenit.
leer más   
13
2comentarios 76 lecturas relato karma: 92

Mi piel vestida de alboradas

Mi piel vestida de alboradas muertas,
antes de nacer perdidas, en el enigma
de letras presas,
que carraspean frases intensas,
y se adueñan de almas lastimadas,
que se disuelven y huyen despavoridas…

…mi piel me encierra, temerosa de ellas,
me abriga de oscuros amaneceres,
me envuelve en ella,
abrazándome mi piel muda,
y sumergidas en las eternas noches,
viajamos en la cresta
de un iceberg de tiempo…

Maricel 17/07/2018
22
23comentarios 197 lecturas versolibre karma: 111

Obsesión

Nos obsesionamos con flores tiñas que tiñen el alma de negro.
Con noches frías, inmóviles sin amor.

Nos obsesionamos con caídas libres, con parapentes y péndulos.
Con meras raíces de un frió ardor.

Nos obsesionamos con vidas infinitas, con logros inalcanzables.
Con martirios efímeros, de bellos sol.

Nos obsesionamos con enigmas, con problemas sin resolver.
Con intempestivas caricias de la incertidumbre.

Nos obsesionamos con vaticinar marañas de pesadillas, en propia carne.
Con que la piel se desligue ya alcanza.

Nos obsesionamos con fotografías de retratos de fotos de antaño.
Con las personas en esas fotografías.

Nos obsesionamos con partituras de oro en caricias, que jamas llegan.
Con desesperantes sostenidos, que se esfuman.

Nos obsesionamos con bemoles que nos sorprenden, quitando la vida.
Con sin razones ni sentidos ni palabras.

Nos obsesionamos con dolores y placeres, que ya no sentimos.
Con frialdad ante el suicidio y la muerte ajena.

Nos obsesionamos con monstruos imperfectos, que no llegan a serlo.
Con bellezas perfectas, que jamas fueron.

Nos obsesionamos con lecturas, eternas e imposibles.
Con letras abismadas, con insectos entre ellas.

Nos obsesionamos con la obsesión misma, hasta repetirla otra vez.
Con abandonarnos a la suerte de la discordia, con nosotros mismos.

Nos obsesionamos con la dictadura, y con la libertad sin corazón.
Con la pasión y el fulgor de una estrella fugaz.

Nos obsesionamos con la cultura y el arte, sin hacer ninguna.
Con los pasajes laberínticos, de la difamación.

Nos obsesionamos con la verdad.
Y lo único que logramos es la obsesión.
leer más   
14
4comentarios 76 lecturas versolibre karma: 105

Si lloran los robles

Se filtra el Sol
por enésima vez
entre los árboles,
encogen su follaje
buscando Luz.

Si lloran robles
entreguémosles lágrimas
como consuelo,
mañanas puras
con regalo de lluvias
como alimento,
con nuestros pasos
descifrando el enigma
de su tristeza,
démosle el aire,
cataratas de viento
sobre sus hojas,
y una palabra
despejando su cielo
con mariposas.
leer más   
5
2comentarios 69 lecturas versolibre karma: 75

Enigma, pentagrama, algarabía

Así la melodía, la negra sinfonía,
así la lozanía, la oscura letanía.

Te mueres un poquito, repica la canción,
respiras un cachito, palpita el corazón,
transpiras tus gotitas, te suda la razón,
suspiras un silencio, te gana la emoción.

Te subes a la cima, te caes al vacío.
Te llueve la mañana, sus gotas de rocío.

Mi bello pentagrama, salpica algarabía,
enigma y crucigrama, mi vida, mi sazón,
mi dulce sinfonía, tu amor mi desafío.


~~~~~~~~~~~~~~~~~~
@AljndroPoetry
2018-mayo-11
leer más   
30
36comentarios 220 lecturas versoclasico karma: 99

Las líneas de tu mano

Estrella fugaz
sol a punto de dormir
breve oasis del camino
frase perdida

Alegre gorrión en tu ventana
breve vuelo de colibrí
canto de grillos en tu noche
lecho cómodo
y tercio de vela encendida

Arcoíris en mañana lluviosa
racha de viento
arrullando tus cabellos
jaguar en cacería
puerto donde atar tu barca

Nunca aparecí en tu horóscopo
ni en tu carta astral
ninguno de tus sueños me atrapó antes
me escondí
entre dos cartas de tu tarot...

Viví en alguna rendija
de un ciclo roto
donde el destino no pasó vista
permanecí inmóvil entre tus ángeles
y no me recordaban...

Fui el antes y no el después...
el vuelo atrasado
el reloj a destiempo

Segundero desprendido
que oía el tic tac
soñando con marcar
el tiempo exacto...

Espera silenciosa
con bálsamo entre las manos
nada concreto...

Simple misterio
aparecí en futuros alternos...
cómo enigma trazado
sobre la tangente de una vida...

Destino, sí...
quizá uno de sus accidentes...

Paso
anochezco
desaparezco
caigo en olvido…

callo
vuelo
trasnocho
desangro
permanezco...
desvanezco...

Mientras duerme mi Arcano
navego el velo de tus noches
según aquél mapa
de las líneas de tu mano...

*************************
Las líneas de tu mano
2018
Transmisor d Sinestesias©
leer más   
18
10comentarios 95 lecturas versolibre karma: 96

Nuestro camino

Eres especie, eres enigma,
eres secreto de mi cuerpo antaño,
un mundo sin límite,
el alma del éxito máximo.
Sirves a mi amor, mi pasión,
el sueño de nuestra vida, en lo mágico;
vives en mi universo,
en uno que por nuestro nombre, es llamado.
Eres constelación, estrellas,
el ADN de todos mis inmortales años,
las lágrimas de todos los hombres y mujeres
que por adorando la felicidad, han diluviado.
Las lágrimas de mis ojos, eso eres,
también el destino de lo sacro,
lo bendito, lo más inocente
que pueda sostener en mis manos.
Como así lo eres tú, tu sonrisa,
el fertilizante de esta tierra que tanto amo,
la que tú eres, mujer sagrada,
propietaria de mi sangre, poemas y valor de soldado.
Eres la voz, el susurro, el murmullo del viento
que por nadie es movido ni alimentado;
eres la savia del mundo, de lo etéreo,
eres la intachable fe que le falta a todo ser humano.
Eres la esfinge de África,
la leyenda perdida de Asgard, mito escandinavo;
el fuego de América, la lujuria de Europa,
las aguas sedientas de Atlántida y su legado.
Eres el Sol, las lunas, el paraíso desconocido
que jamás se ha encontrado,
el cuento de mi infantilidad, la arruga de mi vejez,
el origen de todo lo que te he deseado.
Eres el numen de mi divinidad,
el golpe de luz que me regalas en forma de rayo,
y me haces tu Zeus, el rey de tus héroes,
me conviertes en Dios, por ti, arrodillado.
Me haces palabra por beso
escrito en un volumen por siempre recordado,
y eso eres además, la letra por la letra,
el viaje que todavía no he conquistado.
Eres un jeroglífico en mis sueños,
la suma y múltiplo de mi sello enamorado,
el ente dentro de tu cuerpo,
el gemelo por el que tanto he llorado.
Eres la perfección, el rezo completo,
la totalidad del universo, lo lejos y no divisado,
el sin límite de mi fuerza,
la belleza suprema para mis ojos hechizados.
Eres lo que siempre he querido,
el primer poema del primer poeta encandilado,
ese que le juró amor a su dueña,
como yo te juro a ti, hogar mío, ser tu hombre eternizado.

© 2018 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
2
sin comentarios 40 lecturas versolibre karma: 30

Camino

Vacio la mente
a la vez razono
Panorama nuevo tengo de frente
Divinidad dentro de la capa de ozono

No veo el aire pero siento su brisa
Por las estrellas queda decorado el cielo
Mis pies en el piso donde ando sin prisa
Si cierro los ojos poco a poco vuelo

Levito pero no paro de escuchar
Medito mientras doy pasos y amplifico mi sentir
Un enigma me acompana en mi paladar
Insisto en una contestacion para lo que no se puede definir
leer más   
5
sin comentarios 24 lecturas prosapoetica karma: 66

Urbanística (poema para 6 recitadores)

La ciudad está perdida
para todas sus causas
y tú vives al margen
en todas las esquinas.

Un reflejo de noche
se dilata en la luna,
pronunciando tu imagen
en un eco de hombres.

Anochecen estrellas
que resuelven enigmas
por las calles vacías
donde tú te sinceras.

Primavera de siempre
jugaré con tu nombre,
hasta romper el cielo
que he descubierto al verte.

Tu cariño es un cuento
oprimido en los labios
cuando hablas al filo
de tu carmín perverso.

Las hormigas resuelven
problemas geométricos
y el arco de tu seno
es ecuación rebelde.
5
1comentarios 22 lecturas versoclasico karma: 74

El lirismo de PI

A Stephen Hawking

Su mente era un enigma para el universo,
una adivinanza de lógica arrebatadora
ordenando el caos del infinito.

Hizo un pacto con el diablo del cosmos
para que la tierra y la luna y sus circunstancias
le hablasen en el mismo idioma imperecedero.

Irradiaba lucidez en las sombras de lo desconocido
con el tesón de esos cerebros generosos
que hacen del tiempo finito la eternidad
y de cualquier reflexión banal, una filosofía.

Evitando el nunca, el jamás y lo imposible
rodeaba de energía cualquier desafío
y de materia la más nimia cotidianidad.

Se vistió de ciencia para desnudarnos las entrañas,
para dotar a los números de música y lirismo
y llenar de galaxias los ruidos y silencios de la noche.

Su sabiduría la inteligencia de saber enseñar
sin dejar de aprender, de admirarse y de soñar
las maravillas y misterios de la existencia.

Un ejemplo de superación, una lección de vida.
Pi lo devolvió al espacio, a fundirse con las estrellas,
regalándonos una silla infinita de conocimiento.

Gracias a él lo desconocido parece fantasía,
los agujeros ya no son tan negros
y la física cuántica rebosa poesía.

Juanma

“El universo no es más que un poema complejo”.
Stephen Hawking
leer más   
21
20comentarios 234 lecturas versolibre karma: 111

Alfabetos de Amor

Para aprender ciertos alfabetos ocultos hay que pararse a mirar por la rendija prohibida del pensamiento, sentarse a esperar junto a los manantiales secretos y mirar cómo el agua nace cristalina y risueña de entre los guijarros oníricos de los sueños, acercarse a calmar la sed con la esperanza que sujeta la sombra al precipicio de tu reflejo para hacer de él un jeroglífico, un enigma, un ritual apenas tangible entre la niebla que se evapora. Solo así el idioma del amor se torna legible y pronunciable en los ideogramas de sus imágenes. Y solo entonces puede acompasarse la respiración al universo, permitir que invada los poros del corazón, dejar que la pasión queme y convierta en inimaginables constelaciones de magia esas pequeñas esquirlas de ilusión.

Juanma
leer más   
14
11comentarios 178 lecturas prosapoetica karma: 95

Edinburgh

Dentro del cascarón verde,
las paredes grises se coronan en punta
y ocultan
una cálida armonía en cada grieta.

Al silencio, sentado a pie de calle,
lo pisan los sonidos musicales
que acarician pieles acurrucadas
para olvidar el frío
mientras bailan danzas imprevistas.
Lagos amarillos sonrosan las mejillas
cuando el sol se viste de nube oscura
lloviendo pequeñas alegrías.

Hay enigmas que resuenan
ajenos a la vida,
que no quieren ser callados
y gritan con miedo,
y muerden el suelo,
y se elevan con alas de cuadros encarnados
a surcar miles de cielos en un solo día.

¡Y cuánta historia adormecida
en la esquina de la calle principal!
Hubo reyes, dicen que aún los hay,
pero son los pies envueltos en lanas
los que todavía sostienen la ciudad.

Y a pesar del aguacero,
a lo lejos todavía se oye al perro
ladrando en la entrada lateral
del cementerio.
leer más   
19
19comentarios 130 lecturas versolibre karma: 109

El paisaje de las olas

Perdiéndome en el crepúsculo
voy dejando miguitas de recuerdos tras de mí,
retazos de pasado que las olas del mar barren
y las de la vida, olvidan;
mis pestañas se enredan con disimulo
en los vaivenes del océano,
como queriendo ser ellas mismas
coral, salitre, bruma...
o blanca cresta de su espuma.

Camino por la arena nómada de la orilla
trazando con mis pisadas huellas en el susurro
de su oleaje,
cobijándome a la sombra de una puesta de sol
casi enigmática
mientras el viento revuelve y juega al escondite
con mis cabellos,
con mi esperanza, con mi sonrisa…
igual que tú.

Recortado el sol contra el ocaso,
también el agua, los distantes reflejos
sonríen envueltos en la neblina,
el vuelo de las gaviotas en el cielo,
en contrapunto al canto de las sirenas,
ocultándose entre las rocas,
la inmensa paleta de colores del atardecer,
el confuso azul disfrazado de púrpura,
de malva, de carmesí…
de arco iris pintando las nubes,
vistiéndolas de seda
y a nosotros, de versos de terciopelo.

En el horizonte las horas se esconden
en las grutas de los sueños,
los ruidos se tornan silencios
y, al compás, mis ojos se encuentran con los tuyos;
tus pupilas son adivinanzas
que esconden mil enigmas y relatos…
y nuestros labios se acercan y tiemblan
y avanzan y suspiran y se besan
como si hubieran encontrado el lugar perfecto
donde perderse para siempre,
donde quedarse a descansar
y olvidar el dolor de lo prohibido,
transformado, como magia,
en metáfora de libertad.

Hace una eternidad que anocheció
y, sin embargo, una lluvia de espejismos
y estrellas fugaces ilumina y da color al firmamento;
junto a ti me abrazo a oscuras,
arropados por la geometría de lo insondable,
para atrapar y mecer tu corazón
entre el paisaje de las olas.

Juanma
leer más   
12
10comentarios 121 lecturas versolibre karma: 104

Simplemente amor

Bajo un firmamento
lleno de soles,
envuelto en negro satén,
leyes del universo
se reafirman,
gobernando, mundos solitarios,
que esconden universos a la deriva,
pero, para el amor,
no hay leyes herméticas, ni físicas,
el amor es,
asomarse a la ventana,
y ver el rocío
transformarse en pura escarcha,
es, beber el tiempo,
es, beber el espacio,
sentir, tu calor en mi espalda,
tus labios, arropando mis labios,
tus manos regalando mañanas,
tu motor, es mi motor,
tu fuerza, mi aliento,
y tu universo, mi hábitat.

Desnudos en la noche,
como animales sedientos,
dibujamos hambrunas de deseos,
universos sin palabras,
enigmas atrapados
entre las sábanas,
mi intimidad deambula
en la noche,
abrazando tu fuego
para volver
a reencontrar tu espalda.

Quiero quedarme contigo
encadenada a tu cuerpo,
a la estrofa de tu piel,
al crepúsculo de tus deseos,
y quemarme,
en el fuego de tus besos.

Angeles Torres
leer más   
21
12comentarios 99 lecturas versolibre karma: 130

et deixes endur...

et deixes endur pel èxtasi tatuat
que travessa les capes fins arribar al moll...
el moviment fluent,voluptuós,carnal,
coreografia d'extremitats alçant el vol...

provenim del silenci que prediu la fam,
habitem...
com el fred o el vagareig erràtic de la sang,
l'enigma de ser un enfront el món,

pr'ò... ¿i si som també els límits d'un cos
reproduïnt l'oasi decadent...
la dàdiva emparaulada per les ombres...
la mutilació del temps dins el miratge evanescent,
la pell del tràngol travessant
la masa infèrtil de la llum salvatge
d'aquest forat pregon que tot ho empasa?
13
4comentarios 93 lecturas catala karma: 90

Quimera

La tiranía de una lágrima que yace suspendida.
El ataque de pánico repentino,
que se queda apretado en el pecho.
La opresión de una tristeza
que parece nunca desvanecerse,
que acecha a tientas
sonriendo desde cada esquina.
El dolor en la rodilla,
que a diario me recuerda que jamás volveré a ser joven.
El futuro que sigue tocando a mi puerta
cobrando intereses moratorios.
Me encuentro pequeña e inerte,
me agonizo la vida,
despierto a medias,
en medio del sopor de un día nuevo.
Me deshago en palabras que se esparcen,
incontrolables.
Nadie comprende el enigma.
El que ignora, sonríe y brilla,
proyectando mis sombras
que danzan en perfecto descontrol.
No hay nada bueno en mi.


Marian Godoy
@asteropea



“La tierra lucha contra el sol y todos los planetas, en perfecto descontrol, orbitan sobre mi cabeza”
“No puedo controlar mi vida, solo te quiero prevenir. Nunca he tenido disciplina, no hay nada bueno en mi”

Nocturnal - Amaral

Imagen: Quimera - Jorge Urdánoz
4
2comentarios 28 lecturas versolibre karma: 61

AྂMྂAྂNྂTྂEྂ AྂRྂTྂEྂ

No he visto amanecer, en el que tú, Vida mía, no asistas a pincelar un universo para mí...
Eres el Clásico cuadro del día; lo pintas de óleos, sin prisas, con riguroso detalle de elegancia semejante a poesía de Goya. Entretanto buscas llegar al tono de tu agrado, me das la bienvenida con el Sésamo del Sol; pincel de marta usas para retocar tu obra en mí de Ámbar en la sonrisa de un Alla Prima de Brugada. Tu Romanticismo me lo obsequias de rosas albaricoque sobre Ágata y Mármol, en delicadas caricias. Subes de intensidad al Magenta de tu ímpetu y cuando menos lo espero, imprimes tu toque de Esmeralda y Pan de Oro a la sensual forma de árboles que tiran frutos de amor y duraznos en un extenso jardín de Beruete y Moret. Yo sólo me dejo llevar por los colores de tu hermosura.
Asumes mi atención y con tus artes mágicas me creas a partir de un Sumado, y tu deseo en coral; impones y acentuas paisajes curvados de malva; de satín, seda y velo como a mujer de Barrau; majestuoso remarcas de naranjas que me abruman y seducen... logras entonces mi Renacimiento. Suenan notas de artista experimentado en la paleta sobre tabla de Borgoña y transformas una pequeña gota de Cardenillo de Bondad y Aloe en un sutil pero embriagador paisaje de Sorolla, en Lapislázuli, Turquesa y Aguamarina, abriendo el panorama al infinito océano de posibilidades, ahí donde resplandece el Jade y el Xanadú. En el aire, se respira trementina mezclada con tu inquietante aroma a cedro y lavanda.

En exquisito boceto aún inconcluso, me acompañas y la música despliega la imaginación ante tanta belleza...

Te aliento a esa hora en que las aves de la tarde ocultan la frescura de tu trazo, a curar el Paño con Blanco de plomo, Arcilla y Aceite de lino; te hago convocatoria a permanecer a mi lado... tu respuesta: me conminas a pintarte con tu propia técnica, la de tus ancestros. Tus brazos se me delinean cual tela de algodón, curada con Fe de Cretta; le agrego mi toque personal con gotas de Gesso del Empeño. El mejor consejo del artesano es que, de tal suerte, la obra final será más duradera.

Apenas percibo que ha caído la noche porque de soslayo nos oscurece el Índigo hasta un tenue Zafiro, Azafrán y Plata del ocaso firmados con tu Luz de Luna. Barnizas de Azur y veladuras de Nácar la despedida y somos almas heterogéneas de única textura, en un perfecto Nocturno de Dols.

Conoces la agonía de este momento... Las despedidas ensombrecen los horizontes más luminosos. Deberás venir a consolar tu ausencia con esa pasión tuya Escarlata, el impasto de Marfil de tus besos y una nube, que sé, has retocado con la intención de visitarme al sognare... una imagen sin intermediarios ni espectadores.

Eres siempre, Azul Celeste, profundo enigma de mis nocturnos desafíos. Ocre y claridad de mis almas. Me concibes tal y como soy; como vuelo; como me retratan tus delirios:
la carnación de la vivamente enamorada.

Sigue creando, te pido, mundos maravillosos para mi deleite. Dibuja concéntrico, las historias que el ideal te inspire, trazándome encáustica los labios de tu luminosidad.

Yo te besaré a cambio
con suspiros que te llevará el viento
y te diré que también se extraña
lo que jamás se ha tocado...

Serás mi ser
y al romper del crepúsculo,
volcada me haré lienzo;
mis manos el marco
al libre movimiento de tu pincel.

Montea de tu realidad y obra pura del amor...
de tu perfecto arte.



Yamel Murillo




Intimísimos.
Caleidoscopio©
D. R. 2017



Arte: Henry Yan
Mujer Desnuda Durmiendo®
Óleo sobre lienzo
Pintura Impresionista
leer más   
14
10comentarios 130 lecturas prosapoetica karma: 120
« anterior1234