Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 36, tiempo total: 0.020 segundos rss2

~Cuándo, dónde y cómo ~

Lo bonito que es a veces acertar
Y lo que cuesta saber

cuándo dónde y cómo
subirse a ese tren
que me lleve donde poder ser


Donde no comprenderme
no sea un inconveniente
donde estar
sea querer
Y querer sea evidente

Me siento una equilibrista
Yendo de puntillas sobre una cuerda que cada vez se hace más Fina

Siento que los años
se me vuelcan encima
y que cada día me conozco más
Y me entiendo menos ..

Me siento predicadora de credos
en los que ni siquiera creo

Siento que alimento mis ganas
con colores que nunca han existido para nadie

O más bien
que nadie ha pensado en inventarles

Pero aún así yo los veo

Y los amo

Y aunque a veces se me cae el cielo
Y por un instante
toco suelo
y lo beso


Detras siempre
Siempre viene el sobresalto
Y zas !

Me doy cuenta
que
sigo soñando ...



@rebktd
leer más   
18
22comentarios 109 lecturas versolibre karma: 117

Profecía

¿Ves la gloria de este mundo?
es gloria vana,
nada tiene de estable, todo cambia, todo se transforma.

Quien ha comprendido la infinitud del universo todo lo sabe, todo lo ha visto ya

Yo soy el verbo
y me hice de carne, huesos, pelos. uñas, sangre
para experimentar la humanidad,
me extravié y empecé a sentirme humano,
hasta olvidé mi naturaleza divina…

hoy siento la divinidad en mi…
por eso también estoy más cerca de la muerte…

creo no haber tomado demasiado en serio las cosas de este mundo…
por eso soy quien soy y mi ascenso será más rápido y más elevado…

este mundo es solamente una experiencia,
las situaciones que vivimos a diario revelan nuestra esencia.

Aquello que verdaderamente importa es aprender a sentir todo
disfrutar del cuerpo y de la capacidad de pensar

construir vida con los cuerpos y materializar las cosas que vive en la imaginación...

y después,

cuando el cuerpo comienza a deteriorarse…

comprender que la vida que hacìa mover al cuerpo y a los pensamientos
se apaga como la luz de un candil
y nada se puede hacer para evitarlo

comprender sin dolor, ni llanto
que es necesario morir
la muerte equilibra a la vida

ser capaz de renunciar a todo,
no sentir más nada…
aprender a no sentir amor ni odio…
ni alegría ni tristeza…
a no accionar ni reaccionar…

llegará el momento,otra vez, cuando se caiga la última luna
y todo cuanto creíamos eterno
se disolverá como el sol que va desapareciendo por el horizonte…

después de la última luna, todo volverá a ser hielo, como en el principio...
leer más   
3
sin comentarios 47 lecturas relato karma: 58

Azul Cálido

Yo dejo entrar por mi ventana,este azul obscuro, azul cálido y conciliador. Que nos lleven lejos por el océano, sin regreso a nuestro país, respetando cada hora y su afán. Sí apago la luz es para despertar y no permitir que la razón duerma este corto tiempo conmigo. Caminamos sin tomar consciencia que el viento de aquel día, tramaba unir nuestras edades , tuve hambre de calor en el pecho, hambre de cielos vívidos, hambre de sentirme liviana y equilibrada , tuve hambre de risa torpe y sin sentido, de sonidos lejanos en plenitud de calma, hambre voraz de tu aroma en mi piel blanca. Como filas perfectas los árboles del bosque se abrieron , no prefiero la primavera, pero la elegí sólo por ese momento, momento de movimiento suave . Solía perder las ideas , perder mi motivación , errática me decía, un color lo cambia todo, una frase pudo derrumbar mi paso inestable , quise desterrar absolutamente todo aquello que me ató el espíritu.
leer más   
4
sin comentarios 30 lecturas relato karma: 66

Amanecer lluvioso

Amanecer lluvioso

Un amanecer sin sol
y sin el canto de los pájaros,
una búsqueda de luz
que se encuentra
con la oscuridad
y con sonidos de infinitas gotas
que se estrellan contra el piso,
hojas y techos.

Un amanecer marcial
con un cielo desgarrado
por luminosos látigos eléctricos
y portentosos estruendos
que nos recuerdan
la equilibrada batalla
entre lo que muere y lo que nace.

Un amanecer que lucha denodadamente
por el derecho a su luz
y a nuestra luz,
que llora de dolor y de felicidad
por saber que de sus lágrimas
se renueva el milagro de la vida.
5
sin comentarios 52 lecturas versolibre karma: 61

Travesura cuántica de Cheshire

Cabe todo en la sonrisa ambivalente del gato de Cheshire
cuando se profesa la fe nórdica de Papá Noel

las invasoras cavilaciones del iluso
como botánico en el jardín de las delicias

las variaciones ocultas de la piel estancada
en un ejercicio luciferino cualquiera

el pormenorizado inventario de los anillos concéntricos
de alguna edad carbonizada por el tiempo enrarecido

el desenfreno y boda sin papeles de los pingüinos ascendidos
a emperador

por todo ello estamos abocados

a marcarnos un vals telepático
poblar la villa con transeúntes equilibristas
sonreír hasta que se nos pinte una boca de payaso
festejar los gemidos de la amapola interceptada por los vagones
de regreso a casa
memorizar la turbadora exactitud del color del agua
abrir un portal bidimensional con ecuaciones erróneas
encerrar la fuerza de gravedad en la caja de pandora
amarnos en suma con la tez del revés esmeralda
leer más   
10
6comentarios 73 lecturas versolibre karma: 118

Cortina de Fortuna

¿Qué hilas en silencio? ¿Qué cara muestras ante la soledad? Los sucesos venideros y los aviones sobre tu cabeza bombardeando sin cesar tu cerebro, soldados haciendo tan bien su trabajo, que no parecen humanos sino máquinas perfectas y enfocadas, dicen que disfrutamos los estados de introspección, los congelamos y nos escondemos en nuestras cuevas extrañas, vaya a saber el universo que seres nos rodean en esos momentos.
Y las preguntas de siempre nos visitan con tedio, nos amargamos y llenamos el cuerpo de veneno, la sangre se obscurece y el rostro se plaga de gestos poco agraciados, gestos enemigos de una vida fructífera, golpeo con ambas manos la puerta, pidiendo ser liberada y me embarga un terror fantasmal, de ese que te irriga hacia los oídos, te petrifica y convulsionas en cuentos fatídicos, "la realidad se encuentra allá cruzando el umbral, no aquí con tus pestilentes ideas de magia", eso me dice , eso me golpea con reiteración, me pregunto si no existiera tal magia, en que sórdido lugar me encontraría, cada día el mundo nos asombra con sus récord de locura e hiriente maldad, tanto que me detengo y desearía ser una extensión de la naturaleza y no un ser humano.. Me niego a ser embargada por las oleadas del horror, me niego a aceptar la tierra con sus atmósferas de dolor crudo y sin filtro, me niego a abrir mi alma sin protección alguna a las legiones de la humanidad, dame algo de luz y fantasía y prometo disminuir el temor, que observes con esperanza la habilidad de tu mente para transportarse y no evadirse sino sumar sabor centelleante, sumar grados de bondad, lo recuerdo y lo repito .Que agotadora se vuelven las mañanas sin esa delgada cortina de fortuna, ¿nos dejaremos embargar por la copa llena de revelación maligna?¿ O dejaremos que la magia sepa darnos lentes nuevos donde vivamos equilibrados?
leer más   
16
4comentarios 73 lecturas relato karma: 84

Percepción

Quise escribir versos,
y sólo nacieron palabras,
incoherentes, inconexas,
arritmicas, torpes y desbaratadas.

Quise pasear
por las aceras de mi cerebro,
y me dejé hipnotizar
por sus campos de ondas
llenas de cultivos alfa,
y anduve en un do sostenido
como una alocada equilibrista.

Ante mis ojos, redes neuronales
dibujando trayectos
de percepción divina,
laberintos con paredes
apostando por el color de la vida,
semáforos de chakras,
activan auras,
verde esmeralda,
azul mar,
rojo arterial,
se abrazan en corros,
bifurcados de capilares y veneros,
y me siento partícula de cielo,
flotando, dentro de una burbuja.

Más allá del universo,
donde nada es de nadie,
donde estamos conectados
a los mismos humedales,
siento sus desembocaduras
en mares de estrellas,
que se dejan acariciar por olas,
cubriendo la piel de mi arena.

Estímulos sensoriales
colapsan de destellos,
iones negativos
de galaxias sin nombre,
y surgen biorritmos de locuras
en mis canales,
regando y nutriendo mi serotonina,
recargando las pilas
que encallan mi felicidad.

Anexos afluentes de veneros,
de latencia incontenida,
recorren mi estático mutismo,
y yo, sólo contemplo la inmensidad
de mi microuniverso,
observando, mis poros a flor de piel,
como vierten olas de rimas,
disueltas en tinta.


Angeles Torres
leer más   
15
12comentarios 61 lecturas versolibre karma: 96

Equilibrista

Esta cinta delgada del presente,
alambre tirante de equilibrista,
y escurrido filo cortante del es,
es la frontera arisca de los no eres.

Se crean los vaivenes del vivir
como los baches hondos que pasamos,
con los flecos broncos del pasado
y la creación fluctuante del porvenir

Equilibrios entre lo viejo del ayer
y la joven magia ciega del mañana.
Bailando en la arista del ahora,
da bandazos la vida con muchas ganas
que te van estirando como una goma.

A surfear en la vida aprendes con maña
porque tu intención va moviendo poderosa
los impulsos que crean y borran montañas
aunque te finjas pelele de muchas derrotas

Pero bueno es aprender a ser como el agua
que a todo diluye, bate, y a todo moja
leer más   
8
2comentarios 57 lecturas versolibre karma: 91

Equilibrista

Tierra,
nadie mira, saltas,
un segundo en el aire, distancia,
caes,
se desvanece la nada,
astillas de musgo sobre una rama,
el silencio alado de la última ave,
el gris del viento, evaporado, sobre un charco,
la presencia desnuda de una pregunta,
es un segundo la respuesta,
al caer,
tierra,
tierra abierta, rota,
equilibrista entre sombras chinescas
hilado en el tiempo,
posándose
en un sepulcro de palabras.
13
4comentarios 110 lecturas versolibre karma: 95

Aviones de espuma

Trotamundos de espigas. Funambulistas del sueño.

Equilibristas de abrazos. Astronautas de carcajadas.

Éramos todo lo que sueñan los niños. Cohetes de plastilina, barcas de corcho.

Aviones de espuma, hierba mojada.

En nuestro cosmos, íntimo y secreto, dos pájaros compartiendo alas.
leer más   
13
16comentarios 134 lecturas versolibre karma: 101

Es más sencillo

Es más sencillo
equilibrar los dones
en una soledad poco entusiasta.

Que te lleve a contar el tiempo
buscando pretextos
sin estar enfermo, sin esperanzas.

Respirando congojas
sin la voluntad que dure para siempre
por llorar a solas.

Hasta que el silencio oculto
marque la frente
para no vivir de rumores.

Es preferible guardar los dolores
que morirse de viejo
por un triste recuerdo.

Olvidar a esa rutina cercana
sin sonrisas y muerte
sin orgullo triste por la nostalgia.

Hazlo hasta que el viento frío
seque tus lagrimas
sin tener que bajar nuevamente la mirada.

¿Cuando dejarán de inconformarse
cada vez que ambiciono curiosear
con la promesa de seguir por un futuro?.

Dejame vivir por los rincones humildes de un pensamiento
que nunca volará del todo del nido
es más sencillo.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
29/01/2018.
16
5comentarios 173 lecturas versolibre karma: 100

Nada, nadie

Una calle con aligustres, hay rosales
en una balconada, un cristal de mar
refleja la sombra de unos jilgueros,
la luz de una conversación calla a mi paso,
es la noche, pienso, son personas la noche,
un otoño se oculta entre un enero y se desviste,
el aire se detiene en una rama, pálida,
luego cae y se hace viento y escarcha,
me acaricia un pétalo de buganvilla
como un algo de amor pasado, una sombra chinesca
se derrumba como un equilibrista que ensaya la caída,
miro la luna y me doy cuenta que es un hábito de soledades
y vuelven a hablar las noches como si fuesen personas,
pero sólo son noches, noches derrotadas, vacías,
en una calle con aligustres hay rosales en una balconada…
14
6comentarios 94 lecturas versolibre karma: 99

Palabras

Mece la hierba un pétalo de viento,
una sombra chinesca de piel es espiga,
es ola arrebatada al acantilado,
es un abrazo muerto en una palabra.
Hay que matar las palabras, todas,
no pueden sobrevivirnos.
Labios, no beses lo que callas, mátalo también,
cuelga los acentos de una rama, que sean noches
y no hojas, que sean equilibristas cayendo sin red,
voz, muere en un grito sordo,
cambia las dudas por fragancias de miel y de hielo
y mátalas también, también a las verdades,
hay que hacer morir todo lo que no traiciona,
la inocencia, la niñez, la belleza, el mañana,
al hoy que nos estorba, mátalo también,
al también, asesínalo y al quizá y al tal vez,
que no quede nada, hay que hacer morir a la nada
y al todo, a la realidad, a las certezas,
a los idiomas, que no quede un poema y menos si es de amor,
hay que hacer morir al perdón y a la culpa,
hay que matar a lo siento, a todo lo que no sea engaño,
salva al incendio de Alejandría,
a las manos de los libros,
que sólo nos quede lo peor de nosotros
y luego no escribas, miente, miente, miente

y vive.
15
2comentarios 68 lecturas versolibre karma: 122

El profeta de las causas perdidas

Libro: Bailar junto a las ruinas (2017)

Tres peldaños de doce meses lo separaban de las
siete décadas. Jubilado y sin mayores compromisos
que arrojarle un ladrillo a su melancolía.

Ejerció sin vocación ni fortuna un sinnúmero
de oficios, y su sociología de la barbarie
se balanceaba con la púrpura acometividad
de quien ha sufrido sin acobardarse.

Ramillete de evocaciones apócrifas, con
una imagen del Gauchito Gil en la
billetera, nunca tuvo en claro su
propia existencia, o si sólo emergía a
diario de la lírica de la desesperación.

Feligrés desde hace casi dos décadas del mismo
bar, ya habituado a escarbar en las penumbras,
reconstruyendo, entre sorbo y morbo, un eructo
revestido con todos los ornamentos de la zafiedad.

Con la indolencia extrema de los acostumbrados
a la calamidad, hablaba de su vida sin poder
evitar confluir en sus emociones malgastadas.

Acariciando sombras agrietadas aprendió con los años
que el ejercicio de la queja no
equilibra el universo, y que las lágrimas
ya no son gratuitas ni automáticas.

Mitificaba sonriente un tiempo desahuciado,
de pálidas ruletas y otoños desgalichados,
salones en penumbras, deudas
impagables y heridas exhalando pulcritud.

Aferrándose a su milenaria experiencia de resacas
y amnesias, su saliva de dinastías desangeladas
pregonaba que otro tipo de insolencia es posible.

Dentro del discontinuo ritual de sus lánguidas
disertaciones, me dijo un día que tal
vez la vida sea simplemente una poco
productiva acumulación de pormenores,
en una humanidad que se hunde
bajo el peso de lo contradictorio.

En un tiempo de conformismo escéptico ante
las pequeñas satisfacciones, donde las metáforas
colisionan con lo literal, escuché de
sus labios, gruñido mediante, que
para llegar a la cordura, primero hay que
agotar una larga lista de insensateces.

Perdidos en lo insignificante, ninguno de sus
interlocutores tomó nota de las pisadas, las
soledades y los abrazos que yacían
debajo de su lengua en cada soliloquio.

Dentro del profeta de las causas
perdidas conviven la guillotina de otros
siglos con el dolor del veintiuno.

Con el brillo gastado de unos ojos que estaban
más allá de atardeceres y esperanzas, su
boca de perpetua madrugada sabía que el
mundo con sus alas de insecto ya no ofrecía,
a esa altura de la historia, ninguna novedad.

Beber en exceso parecía ser regla de oro
de un protocolo personal muy arraigado.
Con un pasado desafiante a su espalda,
se perdía divagando en un tiempo
en que el futuro estaba intacto.

En la sucia taberna donde el protagonista
de esta historia se balancea algunas
horas a diario, después de las doce de la
noche todas las gargantas son hermanas.

Como el más inesperado de los truenos, sus
palabras admonitorias retumbaron dentro
de mis convicciones, cuando me dijo
que caminamos por la vida en un estrecho
pasadizo rodeados por alambres de púas.

Se retiraba cada noche tartajeando con
hidalguía, saludando a los parroquianos que
levantaban su vaso en señal de respeto a su
trayectoria de libar con pálida resignación.



Dicen que empezó a caer sangre de sus
narices, aunque otras voces juraron que era
brandy. Lo cierto es que fue en el mismo
bar de siempre, donde se escuchó por
última vez su afonía con copyright.

Nadie pudo establecer con certeza cuál fue
el último versículo de su apocalipsis personal…
9
2comentarios 71 lecturas versolibre karma: 94

El equilibrio es una puerta en la que no se entra

El equilibrio es una puerta en la que no se entra
El literal filo de la cuchilla sobre la que caminamos
Nadie se espanta,
Nadie es el equilibrio.

Vamos dando el paso siguiente
pero el paso siguiente no es sobre un territorio firme
Y trastabillamos y si no caemos pronto
sabemos que pasará de un momento a otro,
porque no conseguimos el equilibrio para siempre,
porque el equilibrio es un pasajero ignoto
un momento sin permanencia.

La puerta se cierra antes de tocar el picaporte
y no puedes correr en el equilibrio y te caes
el suelo espera frío y duro
pero nunca la puerta a la que se entra al equilibrio
esa puerta está cerrada para todos.

El equilibrista apura el paso sobre el cable apenas tenso
sobre la dictadura de la gravedad enemiga del vuelo
y consigue cruzar desde un andamio al otro
y todos aplauden abajo su proeza
pero ignoran el trasfondo
porque al caminar sobre la delgada línea
con el peso de una varilla en las manos
el equilibrista no está aquí afuera
y al caminar en el ahí adentro muere un poco
porque estar en ese sitio es como estar en el fuego
y te ahoga, y te quema
y no puedes quedarte ahí inmóvil mucho tiempo,
sin despertar del sueño
Caer es despertar del sueño del equilibrio
Vivir es la caída a la vorágine del ruido.

El equilibrio es una puerta en la que no se entra.
leer más   
12
3comentarios 86 lecturas versolibre karma: 97

Relato

Las voces reunidas hablaban sobre,
lo que más deseaban:
Estar cerca del afecto. Unión.
Anhelaban colaborar juntos.
Qué fuera muy fácil comunicarse entre ellos:
como el canto de las aves,
o como el sonido de los delfines.

Entre el sol y la tierra deseaban crear:
Lo que era justo. Hacer de éste mundo un lugar más equilibrado.
Esa noble visión no debe de ser sólo un cuento.
Afirmaba un anciano.
Y un adolescente dijo:
No debería ser una utopía,
o una novela fantástica.
Un hombre de honor exclamó:
¡Lo que hemos aprendido no nos está ayudando!
¡Nos separa aún más!¡Estamos haciéndolo todo del revés!
Y entonces le preguntaron a un niño:
¿Cómo lo hacemos?

El niño sonriendo, comenzó a hablar: Dejad que los niños se expresen en los medios, en todo lugar, a cada hora y cada día. Aprended de ellos.
¡Váis a oír un montón de cosas que no os gustan sobre vosotros!

¡Venga, vámonos para casa, no te metas, es un asunto de adultos!
La madre se lo llevó- y el niño se entristeció.
Nadie le hizo caso.
El grupo con el tiempo se fue escondiendo.
El lugar de encuentro, se cerró.

Todos tenían miedo:
De los niños.
Y de los adolescentes.

Esa cándida reunión no fructificó.
Prefirieron seguir con sus vicios, y todo lo demás. Se habían engañado. En el fondo ninguno deseaba cambiar nada.

Pasaron años, como unos sesenta.

El niño ahora era un anciano:

Había ganado el premio Nobel de la Paz.

Entre bombas.
leer más   
9
1comentarios 120 lecturas relato karma: 79

Me gusta

Me gusta la soledad.
Me gusta sentir oscura mi alma,
Silencio en mis sentidos,
Y que mis demonios susurren a mi oído sus pecados.

Me gusta el gris, entre el blanco y negro.
Me gusta la tranquilidad de mis desastres.
Quiero vivir en paz
Y morir en silencio.

Me gusta saborear el dolor,
Descubrirme vivo, devastado,
Y de vez en cuando sufrir con pasión:
Siempre hay cierto dolor en la calma,
Porque la alegría a veces es, un caos disperso,
Lisonjero y efímero.

Quiero sentirme vivo a mi manera:
La poesía tiene contradicciones que solo el poeta entiende.
El mejor de los poetas, está maldito.
La mayor maldición es vivir sin sufrir,
Qué aburrido.
Si fuéramos todos felices
Seguramente nadie lo sería,
Si fuéramos todos especiales nadie lo sería,
Si fuéramos todos locos nadie lo sería:
Se necesita cierto desequilibrio para equilibrar el mundo.

Me gusta pensar que en el silencio,
La soledad y la oscuridad
A veces la poca cordura que queda, brilla.
leer más   
14
1comentarios 136 lecturas versolibre karma: 79

Corre

Cierras la puerta
aún sabiendo que una parte de ti
quedará atrapada entre su umbral

Corres y corres hacia un mañana
lleno de preguntas sin respuesta.

Tu mente se convierte en un laberinto que vuelve una y otra vez
al lugar de partida

Tus pies tropiezan continuamente
caes
te levantas
y sigues corriendo

Corres
y corres

Tu corazón bombea
como si dentro de tu pecho estuviera tocando la batería Leith Moon
Las pulsaciones estallan
y ves tus venas convertidas en las cuerdas de guitarra de Jimi Hendrix

Y sigues corriendo ...

Miras hacia atrás
y solo ves el vacío
Vacio que a cada paso es un abismo aún más extenso
La goma de tus zapatos se fusiona con el asfalto
Y va perdiendo suela centímetro a centímetro ,
hasta quedar en una fina línea
incapaz de amortiguar tus pisadas .

Tus piernas empiezan a cruzarse una sobre la otra
como si intentaran bailar una especie de danza a la que darías por título
" No puedo más "

Pero sigues corriendo

Corres
y corres
con la agitación de una respiración a punto de la taquicardia
te sientes como una de esas adolescentes enloquecidas en el concierto
de Justin Bieber

Tu cuerpo cada vez más empapado
frías gotas de agua que mojan por fuera
y te inundan por dentro .

Sientes el cansancio físico y mental
Y te ves como un equilibrista
sobre la cuerda floja en el desierto
de un asfalto que abrasa tus pies
y enfría tu alma

Y corres
Y tienes sed
Sed de confianza
te has ido comiendo trocito a trocito toda la incertidumbre que encontrabas a cada paso
Y ya lo único que eres capaz de respirar
es el miedo

Y caes.

Caes.

Y allí permaneces
tirada en la soledad del vacío más oscuro .
Pasan los días ...
Tres
cuatro
cinco
diez .
No estás segura .

Hasta que una puerta se empieza a dibujar tímidamente
estas aturdida
aún dubitativa
esperas ...

Finalmente algo en tu interior
da ese empujón

Lo conseguiste
estas dentro ...

¿ Y ahora qué?

Ahora
miras atrás
y te das cuenta que ese vacío
se ha convertido en un recuerdo
en una experiencia más
en el maratón de tu vida

Y te das cuenta que la vida consiste en eso

En correr

En escapar forzosa o voluntariamente de lo que ya no te pertenece

Correr y correr

Abrir y cerrar

Te das cuenta que solo es eso;
una carrera de fondo
donde tendrás clara la casilla de salida
pero jamás sabrás
en qué punto del camino
te darás de bruces con la meta .

Y ahí,
se acabó la carrera ...

Corres
Y caes
Y te levantas
Y abres una puerta
Y cierras otra
Y corres ,
corres...
con el único deseo de llegar a la meta,
Descalza
Desnuda
Herida
Golpeada
Arañada
Arrugada
Amada
Realizada
Agotada ...

Sabiendo que alli
no encontrarás un podío
Sabiendo que allí
solo te espera una fría caja de madera
donde muere el eco del silencio .
Donde yace
el descanso eterno ...

¡Corre.!


@rebktd
leer más   
11
7comentarios 102 lecturas versolibre karma: 85
« anterior12