Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 26, tiempo total: 0.011 segundos rss2

Aviones de espuma

Trotamundos de espigas. Funambulistas del sueño.

Equilibristas de abrazos. Astronautas de carcajadas.

Éramos todo lo que sueñan los niños. Cohetes de plastilina, barcas de corcho.

Aviones de espuma, hierba mojada.

En nuestro cosmos, íntimo y secreto, dos pájaros compartiendo alas.
leer más   
13
16comentarios 109 lecturas versolibre karma: 101

Es más sencillo

Es más sencillo
equilibrar los dones
en una soledad poco entusiasta.

Que te lleve a contar el tiempo
buscando pretextos
sin estar enfermo, sin esperanzas.

Respirando congojas
sin la voluntad que dure para siempre
por llorar a solas.

Hasta que el silencio oculto
marque la frente
para no vivir de rumores.

Es preferible guardar los dolores
que morirse de viejo
por un triste recuerdo.

Olvidar a esa rutina cercana
sin sonrisas y muerte
sin orgullo triste por la nostalgia.

Hazlo hasta que el viento frío
seque tus lagrimas
sin tener que bajar nuevamente la mirada.

¿Cuando dejarán de inconformarse
cada vez que ambiciono curiosear
con la promesa de seguir por un futuro?.

Dejame vivir por los rincones humildes de un pensamiento
que nunca volará del todo del nido
es más sencillo.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
29/01/2018.
15
5comentarios 131 lecturas versolibre karma: 100

Nada, nadie

Una calle con aligustres, hay rosales
en una balconada, un cristal de mar
refleja la sombra de unos jilgueros,
la luz de una conversación calla a mi paso,
es la noche, pienso, son personas la noche,
un otoño se oculta entre un enero y se desviste,
el aire se detiene en una rama, pálida,
luego cae y se hace viento y escarcha,
me acaricia un pétalo de buganvilla
como un algo de amor pasado, una sombra chinesca
se derrumba como un equilibrista que ensaya la caída,
miro la luna y me doy cuenta que es un hábito de soledades
y vuelven a hablar las noches como si fuesen personas,
pero sólo son noches, noches derrotadas, vacías,
en una calle con aligustres hay rosales en una balconada…
14
6comentarios 90 lecturas versolibre karma: 99

Palabras

Mece la hierba un pétalo de viento,
una sombra chinesca de piel es espiga,
es ola arrebatada al acantilado,
es un abrazo muerto en una palabra.
Hay que matar las palabras, todas,
no pueden sobrevivirnos.
Labios, no beses lo que callas, mátalo también,
cuelga los acentos de una rama, que sean noches
y no hojas, que sean equilibristas cayendo sin red,
voz, muere en un grito sordo,
cambia las dudas por fragancias de miel y de hielo
y mátalas también, también a las verdades,
hay que hacer morir todo lo que no traiciona,
la inocencia, la niñez, la belleza, el mañana,
al hoy que nos estorba, mátalo también,
al también, asesínalo y al quizá y al tal vez,
que no quede nada, hay que hacer morir a la nada
y al todo, a la realidad, a las certezas,
a los idiomas, que no quede un poema y menos si es de amor,
hay que hacer morir al perdón y a la culpa,
hay que matar a lo siento, a todo lo que no sea engaño,
salva al incendio de Alejandría,
a las manos de los libros,
que sólo nos quede lo peor de nosotros
y luego no escribas, miente, miente, miente

y vive.
15
2comentarios 67 lecturas versolibre karma: 122

El profeta de las causas perdidas

Libro: Bailar junto a las ruinas (2017)

Tres peldaños de doce meses lo separaban de las
siete décadas. Jubilado y sin mayores compromisos
que arrojarle un ladrillo a su melancolía.

Ejerció sin vocación ni fortuna un sinnúmero
de oficios, y su sociología de la barbarie
se balanceaba con la púrpura acometividad
de quien ha sufrido sin acobardarse.

Ramillete de evocaciones apócrifas, con
una imagen del Gauchito Gil en la
billetera, nunca tuvo en claro su
propia existencia, o si sólo emergía a
diario de la lírica de la desesperación.

Feligrés desde hace casi dos décadas del mismo
bar, ya habituado a escarbar en las penumbras,
reconstruyendo, entre sorbo y morbo, un eructo
revestido con todos los ornamentos de la zafiedad.

Con la indolencia extrema de los acostumbrados
a la calamidad, hablaba de su vida sin poder
evitar confluir en sus emociones malgastadas.

Acariciando sombras agrietadas aprendió con los años
que el ejercicio de la queja no
equilibra el universo, y que las lágrimas
ya no son gratuitas ni automáticas.

Mitificaba sonriente un tiempo desahuciado,
de pálidas ruletas y otoños desgalichados,
salones en penumbras, deudas
impagables y heridas exhalando pulcritud.

Aferrándose a su milenaria experiencia de resacas
y amnesias, su saliva de dinastías desangeladas
pregonaba que otro tipo de insolencia es posible.

Dentro del discontinuo ritual de sus lánguidas
disertaciones, me dijo un día que tal
vez la vida sea simplemente una poco
productiva acumulación de pormenores,
en una humanidad que se hunde
bajo el peso de lo contradictorio.

En un tiempo de conformismo escéptico ante
las pequeñas satisfacciones, donde las metáforas
colisionan con lo literal, escuché de
sus labios, gruñido mediante, que
para llegar a la cordura, primero hay que
agotar una larga lista de insensateces.

Perdidos en lo insignificante, ninguno de sus
interlocutores tomó nota de las pisadas, las
soledades y los abrazos que yacían
debajo de su lengua en cada soliloquio.

Dentro del profeta de las causas
perdidas conviven la guillotina de otros
siglos con el dolor del veintiuno.

Con el brillo gastado de unos ojos que estaban
más allá de atardeceres y esperanzas, su
boca de perpetua madrugada sabía que el
mundo con sus alas de insecto ya no ofrecía,
a esa altura de la historia, ninguna novedad.

Beber en exceso parecía ser regla de oro
de un protocolo personal muy arraigado.
Con un pasado desafiante a su espalda,
se perdía divagando en un tiempo
en que el futuro estaba intacto.

En la sucia taberna donde el protagonista
de esta historia se balancea algunas
horas a diario, después de las doce de la
noche todas las gargantas son hermanas.

Como el más inesperado de los truenos, sus
palabras admonitorias retumbaron dentro
de mis convicciones, cuando me dijo
que caminamos por la vida en un estrecho
pasadizo rodeados por alambres de púas.

Se retiraba cada noche tartajeando con
hidalguía, saludando a los parroquianos que
levantaban su vaso en señal de respeto a su
trayectoria de libar con pálida resignación.



Dicen que empezó a caer sangre de sus
narices, aunque otras voces juraron que era
brandy. Lo cierto es que fue en el mismo
bar de siempre, donde se escuchó por
última vez su afonía con copyright.

Nadie pudo establecer con certeza cuál fue
el último versículo de su apocalipsis personal…
9
2comentarios 70 lecturas versolibre karma: 94

El equilibrio es una puerta en la que no se entra

El equilibrio es una puerta en la que no se entra
El literal filo de la cuchilla sobre la que caminamos
Nadie se espanta,
Nadie es el equilibrio.

Vamos dando el paso siguiente
pero el paso siguiente no es sobre un territorio firme
Y trastabillamos y si no caemos pronto
sabemos que pasará de un momento a otro,
porque no conseguimos el equilibrio para siempre,
porque el equilibrio es un pasajero ignoto
un momento sin permanencia.

La puerta se cierra antes de tocar el picaporte
y no puedes correr en el equilibrio y te caes
el suelo espera frío y duro
pero nunca la puerta a la que se entra al equilibrio
esa puerta está cerrada para todos.

El equilibrista apura el paso sobre el cable apenas tenso
sobre la dictadura de la gravedad enemiga del vuelo
y consigue cruzar desde un andamio al otro
y todos aplauden abajo su proeza
pero ignoran el trasfondo
porque al caminar sobre la delgada línea
con el peso de una varilla en las manos
el equilibrista no está aquí afuera
y al caminar en el ahí adentro muere un poco
porque estar en ese sitio es como estar en el fuego
y te ahoga, y te quema
y no puedes quedarte ahí inmóvil mucho tiempo,
sin despertar del sueño
Caer es despertar del sueño del equilibrio
Vivir es la caída a la vorágine del ruido.

El equilibrio es una puerta en la que no se entra.
leer más   
12
3comentarios 65 lecturas versolibre karma: 97

Relato

Las voces reunidas hablaban sobre,
lo que más deseaban:
Estar cerca del afecto. Unión.
Anhelaban colaborar juntos.
Qué fuera muy fácil comunicarse entre ellos:
como el canto de las aves,
o como el sonido de los delfines.

Entre el sol y la tierra deseaban crear:
Lo que era justo. Hacer de éste mundo un lugar más equilibrado.
Esa noble visión no debe de ser sólo un cuento.
Afirmaba un anciano.
Y un adolescente dijo:
No debería ser una utopía,
o una novela fantástica.
Un hombre de honor exclamó:
¡Lo que hemos aprendido no nos está ayudando!
¡Nos separa aún más!¡Estamos haciéndolo todo del revés!
Y entonces le preguntaron a un niño:
¿Cómo lo hacemos?

El niño sonriendo, comenzó a hablar: Dejad que los niños se expresen en los medios, en todo lugar, a cada hora y cada día. Aprended de ellos.
¡Váis a oír un montón de cosas que no os gustan sobre vosotros!

¡Venga, vámonos para casa, no te metas, es un asunto de adultos!
La madre se lo llevó- y el niño se entristeció.
Nadie le hizo caso.
El grupo con el tiempo se fue escondiendo.
El lugar de encuentro, se cerró.

Todos tenían miedo:
De los niños.
Y de los adolescentes.

Esa cándida reunión no fructificó.
Prefirieron seguir con sus vicios, y todo lo demás. Se habían engañado. En el fondo ninguno deseaba cambiar nada.

Pasaron años, como unos sesenta.

El niño ahora era un anciano:

Había ganado el premio Nobel de la Paz.

Entre bombas.
leer más   
9
1comentarios 80 lecturas relato karma: 79

Un día cualquiera

Cara, cruz,
mentira, verdad,
sombra, luz,
un desesperado crimen aritmético
en hojas de una sola raya.

Consumo, ahorro,
testigo, culpable,
apnea, hiperventilación,
un grito desesperado
para equilibrar la balanza
del consciente e inconsciente.

Cráter, agravio,
la fría sangre
de los francotiradores
en el ojo patio.

Informadores en el colmado,
registro en la panadería,
chicos luciendo esposas
en manos sin curtir.

Las sirenas, los coches,
improvisados espectadores,
aúlla el morbo
desde todas las ventanas.

A cada paso reina
la no vergüenza
y los tragos encolerizados
del no saber qué hacer.

Golpes, disculpas,
plumas, espinas,
los admiradores de la belleza
han sido capturados.

Labios cuarteados, desazón,
almas que antes andaban limpias
hoy controlan
el termostato del barrio.

Tú y yo
a pinchar Revolver de los Beatles
y a dormir a todo volumen.
leer más   
11
2comentarios 106 lecturas versolibre karma: 78

Me gusta

Me gusta la soledad.
Me gusta sentir oscura mi alma,
Silencio en mis sentidos,
Y que mis demonios susurren a mi oído sus pecados.

Me gusta el gris, entre el blanco y negro.
Me gusta la tranquilidad de mis desastres.
Quiero vivir en paz
Y morir en silencio.

Me gusta saborear el dolor,
Descubrirme vivo, devastado,
Y de vez en cuando sufrir con pasión:
Siempre hay cierto dolor en la calma,
Porque la alegría a veces es, un caos disperso,
Lisonjero y efímero.

Quiero sentirme vivo a mi manera:
La poesía tiene contradicciones que solo el poeta entiende.
El mejor de los poetas, está maldito.
La mayor maldición es vivir sin sufrir,
Qué aburrido.
Si fuéramos todos felices
Seguramente nadie lo sería,
Si fuéramos todos especiales nadie lo sería,
Si fuéramos todos locos nadie lo sería:
Se necesita cierto desequilibrio para equilibrar el mundo.

Me gusta pensar que en el silencio,
La soledad y la oscuridad
A veces la poca cordura que queda, brilla.
leer más   
14
1comentarios 132 lecturas versolibre karma: 79

Corre

Cierras la puerta
aún sabiendo que una parte de ti
quedará atrapada entre su umbral

Corres y corres hacia un mañana
lleno de preguntas sin respuesta.

Tu mente se convierte en un laberinto que vuelve una y otra vez
al lugar de partida

Tus pies tropiezan continuamente
caes
te levantas
y sigues corriendo

Corres
y corres

Tu corazón bombea
como si dentro de tu pecho estuviera tocando la batería Leith Moon
Las pulsaciones estallan
y ves tus venas convertidas en las cuerdas de guitarra de Jimi Hendrix

Y sigues corriendo ...

Miras hacia atrás
y solo ves el vacío
Vacio que a cada paso es un abismo aún más extenso
La goma de tus zapatos se fusiona con el asfalto
Y va perdiendo suela centímetro a centímetro ,
hasta quedar en una fina línea
incapaz de amortiguar tus pisadas .

Tus piernas empiezan a cruzarse una sobre la otra
como si intentaran bailar una especie de danza a la que darías por título
" No puedo más "

Pero sigues corriendo

Corres
y corres
con la agitación de una respiración a punto de la taquicardia
te sientes como una de esas adolescentes enloquecidas en el concierto
de Justin Bieber

Tu cuerpo cada vez más empapado
frías gotas de agua que mojan por fuera
y te inundan por dentro .

Sientes el cansancio físico y mental
Y te ves como un equilibrista
sobre la cuerda floja en el desierto
de un asfalto que abrasa tus pies
y enfría tu alma

Y corres
Y tienes sed
Sed de confianza
te has ido comiendo trocito a trocito toda la incertidumbre que encontrabas a cada paso
Y ya lo único que eres capaz de respirar
es el miedo

Y caes.

Caes.

Y allí permaneces
tirada en la soledad del vacío más oscuro .
Pasan los días ...
Tres
cuatro
cinco
diez .
No estás segura .

Hasta que una puerta se empieza a dibujar tímidamente
estas aturdida
aún dubitativa
esperas ...

Finalmente algo en tu interior
da ese empujón

Lo conseguiste
estas dentro ...

¿ Y ahora qué?

Ahora
miras atrás
y te das cuenta que ese vacío
se ha convertido en un recuerdo
en una experiencia más
en el maratón de tu vida

Y te das cuenta que la vida consiste en eso

En correr

En escapar forzosa o voluntariamente de lo que ya no te pertenece

Correr y correr

Abrir y cerrar

Te das cuenta que solo es eso;
una carrera de fondo
donde tendrás clara la casilla de salida
pero jamás sabrás
en qué punto del camino
te darás de bruces con la meta .

Y ahí,
se acabó la carrera ...

Corres
Y caes
Y te levantas
Y abres una puerta
Y cierras otra
Y corres ,
corres...
con el único deseo de llegar a la meta,
Descalza
Desnuda
Herida
Golpeada
Arañada
Arrugada
Amada
Realizada
Agotada ...

Sabiendo que alli
no encontrarás un podío
Sabiendo que allí
solo te espera una fría caja de madera
donde muere el eco del silencio .
Donde yace
el descanso eterno ...

¡Corre.!


@rebktd
leer más   
11
7comentarios 102 lecturas versolibre karma: 85

Cómo

Cómo explicar que estas rota, que te falta tu mitad,
qué es tuya, de nadie más.
Cómo explicar que te engañas para enseñar algo a los demás,
que no es real.
Cómo explicar que duele, que nadie puede imaginar
qué es suspirar, y no poder tragar.
Cómo explicar el miedo, de no saber qué és lo que se debe mejorar.
Cómo explicar el portazo al amor, a la vida, a tu imagen reflejada,
en lo que nunca creíste poder ser.
Cómo explicar en versos, lo que no acabas de visualizar ni queriendo,
ni sin querer.
Cómo dejar caer las lagrimas, cuándo ya no sabes de dónde pueden salir
Cómo suspirar mejor, cuándo ni tus pulmones entienden que hacen ahí.
Cómo querer ser querido, cuándo ni uno mismo entiende sus alarmas,
o sus miedos.
Cómo esperar de los demás, sin decepción, sin agravios, sin desespero.
Cómo acoger a la paciencia, el impaciente que sabe que la quiere.
Cómo dejar de preguntarse, cuándo a nada se sabe contestar.
Cómo dejar de quebrarse cuando ni el jodido golpe sabe recordar.
Cómo reconstruirse, en este mundo, que está más roto que equipado.
Cómo creer en uno mismo, cuándo ni uno mismo sabe quién es.
Cómo entender que a uno le falta lo que a otro le sobra.
Cómo dejar de esperar, lo que uno cree saber merecer.
Cómo perder el miedo a lo que no sabes, cuándo lo que no sabes és todo.
Cómo no mirar atrás con ojos desolados, cuándo lo único real es lo que pasaba entonces.
Cómo ser consciente de haberlo intentado todo sólo, mientras sabías que no podrías.
Cómo negar necesitar ayudar por orgullo, por prejuicio.
Cómo no cuestionarse el TODO cuándo lo que queda es NADA.
Como dedicarse a la NADA haciendo ver qué es TODO.
Cómo no engañarse, cuando lo que hay no gusta.
Cómo no relacionar el dolor con la justicia, y ésta con el juicio
Cómo no desquiciarse cuándo todo te cuestionas.
Cómo no sufrir, cuándo algo le abandona
Cómo entender que ser persona es sólo eso, sin complicaciones, siempre y cuando sólo se trate de palabras.
Cómo perdonarse todo el daño cometido, cuándo siempre se ha sabido que el daño se recibe y se reparte.
Cómo entender que sólo son cinco sentidos, y para uno mismo parecen diez, por así decirlo.
Cómo darte tregua, cuándo el corazón marchita y de soslayo te escupe lo que le has echo tragar.
Cómo, cómo, cómo y así

sin parar.
12
6comentarios 153 lecturas versolibre karma: 74

1ª pieza (Asesino con delirios de grandeza)

1 - La verdad os hará libres.
Dice el necio frente al foso.
2 - Más vale que te equilibres.
El verdugo reza ansioso.

2 - Por mucho que te promulgues
tu destino se ha sellado,
ahora ya lo que divulgues,
permanecerá enterrado.

No hace falta que comulgues,
no se absuelven tus pecados,
porque son de tal calibre
que ni dios te ha perdonado.

Que la soga se desfibre,
tu camino aquí ha acabado,
hoy por fin me siento libre
pues tu vida habré segado.

1 - La ignorancia en la que vives
me hace sentir consolado,
pues el dios al que tú sigues
es quien aquí me ha dejado.

Cuando muera, e investigues,
y te hayas cerciorado,
ese odio al que persigues
se verá desamparado.

Tú sí serás perdonado,
pues no sabes lo que haces,
yo por siempre recordado,
en mi afán de impresionarles.

2 - Ilumíname atontado,
¿qué verdad es la que sabes?
déjanos anonadados,
entretennos con tus artes.

1 - La verdad es el pecado,
la conciencia de animales
que nos brota sin pensarlo,
sin el miedo a que te coartes.

Que sin dios ya no hay diablo,
que sin santos, criminales,
que lo bueno y lo malo
se pretenden por iguales.

Hago falta en este establo
de olorientos animales.
No reniego de mis actos,
pero tú eres el culpable.


Lee todos mis poemas en mi librillo:
www.lulu.com/shop/marc-zarzosa/poemillas-modernos/ebook/product-232766
itunes.apple.com/es/book/poemillas-modernos/id1254632542?l=es&ls=1
leer más   
13
7comentarios 121 lecturas versoclasico karma: 89

Son tan pocas las palabras

Son tan pocas las palabras en el viento
que no me alcanzan para arrepentirme.
No quiero acostumbrarme al perdón
adulando a la vida con la costumbre
de querer solo vivir.

Pedir perdón.
Aún no porque tengo
que pedir perdón y arrepentirme,
me lo dice tantas veces el tiempo
que lo tengo impregnado en el corazón.

A veces quisiera tener la oportunidad
de rescatarme,
pero la valentía es una cobarde,
ya no posee ningún sentimiento amado
para poder olvidarlo todo y lograrlo.

Nunca he podido equilibrar la vida
y caminar en la cuerda floja,
son muchos los intentos fallidos
en los cuales solo tambaleo la realidad.

Ya perdí la cuenta de tantas veces
que solo me he dejado caer,
amo sobrevivir a la caída de un vacío
en un suspiro que no es fallido.

Ahora sé lo que es extrañar tu voz,
es una sensación de espanto,
porque no me acostumbro al silencio
de perdón al vacío de tu amor.

Es difícil avergonzarse cuando el miedo
siempre toma la delantera,
nunca es suficiente el esfuerzo
cuando simplemente tienes que seguir
bajo la metralla del odio todo el tiempo.

Mis ideas se duermen en un intento fallido,
en los sueños no puedo escribir
lo tanto que te quiero.

Son tan pocas las palabras
que se desprenden cada vez que no te veo,
que me he hecho invisible para ti.


Poesía
Miguel Adame Vázquez.
15/07/2017.
17
5comentarios 265 lecturas versolibre karma: 80

Y ocurre que es de noche

Y ocurre que es noche
de astros encelados
que en fluidos metálicos
se desnuda, ocurre
que en esta noche lacia,
se ovillan las hebras
arácnidas y caemos
reclusos como moscas.

Rutilante mordisquear
el de las estrellas alterando el firmamento
en un perseverante parpadeo
de eternas pestañas.

Temblor de la estrella
que consigue guiñar el ojo a la luna.

La puericia es un presente
evaporado en pasado,
confundimos el cierzo
por brisa, al balancear
en coreografía las hojas.

Utilizamos el vientre como
cobertizo,
y como colofón
la muerte,
y cuando se presenta
suponemos más.
Solamente es un instante
una línea imperceptible
que traspasamos cual equilibristas.

Canet
leer más   
14
9comentarios 111 lecturas versolibre karma: 83

Deberes para padres de ambos lados del ocaso

Démosles una dieta equilibrada. Está bien.
Curémosles las pupas cuando se caigan. Cómo no.
Ayudémosles a sacar buenas notas.
Cultivemos sus hábitos de higiene.

Librémosles el camino de objetos peligrosos.
Vistámosles con argumentos contra el frío.
Defendamos la ciudad de su inocencia.
Retratémosles hasta vernos a nosotros mismos.

Pero, por encima de todo, démosles
la oportunidad de no descender siempre del mono.
Arranquémosles nuestro corazón lleno de rabia.
Asesinemos el cromosoma de nuestros complejos.

Por encima de todo, no criemos
ultras de nuestro grupo sanguíneo.
Pongámosles las gafas de dudar
de nuestra versión de los hechos.
Que nuestros hijos aprendan a decir te quiero
en el idioma de nuestro enemigo.
No infiltremos en sus tripas nuestros odios.
Que no vayan de la mano de papá hacia el precipicio.
5
2comentarios 46 lecturas versolibre karma: 75

La vida es un respiro en cada instante

La vida es un respiro en cada instante.
Es como un sueño con recuerdos que circulan en la memoria imborrable que se repite indefinidamente en tu memoria.

La vida es una lucha diaria que te ahoga a bocanadas de realidades que muchas veces duelen.

La vida es un capricho que muchas veces quisiera mantenerte arropado con el calor benévolo de las caricias de un sol que es glorioso porque siempre sale para todos cada mañana.

La vida es un parpadeo inmediato.
Tan fugaz como el agua fría que quieren atrapar tus manos.

La vida es un nuevo mañana, una nueva oportunidad de poder solo amarte.

La vida es un esfuerzo que te estalla en los pulmones cuando respiras profundamente y no encuentras la salida al laberinto que construyes.

La vida es un reír de nuevo.
Es un abrazar constante de las cosas que te llenan y te quieren.

La vida es una bofetada que arde y lastima.
Muchas veces hasta que las propias lágrimas que ruedan por tus rotos anhelos se dan cuenta de la desdicha.

La vida es una búsqueda exhaustiva de razones y respuestas que muchas veces no se encuentran.

La vida es solo un montón de hojas blancas sin ninguna letra.

La vida es como un pájaro que vuela en lo alto buscando los colores más brillantes de las flores de la tierra.

La vida es como una caminata sin sentido en donde muchas veces solo encuentras un desierto árido y polvoroso.

La vida es un extender la mano y ver que nadie te sujeta.

La vida es un aliento que solo tú sostienes.

La vida es una noticia eufórica que te da una estocada hasta que la propia muerte se arrepiente.

La vida es una poesía que muchas veces solo te falla.
La vida es un lugar constante que no logra eliminarte.
Porque tú trasciendes en un ser espiritual que te equilibra.

La vida es una fe perdida que nunca te abandona aún a costa de su propia felicidad.

La vida es un abrazo que solo atina a dar muchas sonrisas.

La vida es la única verdad que no está perdida y que tú atesoras con tu propia libertad.

La vida es un solo respiro en cada instante.

Poesía.
Miguel Adame Vazquez.
31/01/2016.
13
sin comentarios 486 lecturas versolibre karma: 39

Equilibrismos

Veo pasar mi existencia ante mis ojos.

El mundo se tambalea junto a esta cuerda
que me impide caminar recta,
haciendo equilibrismos
por no caer a la piedra.

Supongo que así es la vida.

Andar con pies de plomo
sobreviviendo a la caída,
jugar con la suerte a que no venga
un vendaval y me empuje al vacío,
aprender a volar sin olvidar
dónde está mi nido.
5
1comentarios 66 lecturas versolibre karma: 33

Todos soñamos con volar

Todos soñamos con volar.
Desde la estela de fuego guaraní hasta las planicies náhuatl de mis ojos.
Todos deseamos fluir por los torrentes mayas de la vida.
Porque ninguna gota de agua es suficiente para apaciguar el fuego viviente que equilibra nuestro entero ser.

Todos deseamos soñar.
Y bajo la guía del viento quechua respirar los mismos deseos.
Poder disfrutar de las cosas buenas de la vida.
Como un sol que se oculta glorioso bajo la brisa de un mar celestial.

Todos queremos vivir.
Y poder contemplar a las estrellas que son infinitas.
Una a una hasta que todas escuchen la gloria del canto nocturno del ruiseñor.

Todos queremos respirar.
Y sentir a una tierra que es grandiosa.
Que siempre nos entrega todo a todos.
Sin hacer distinciones por los colores.
Y vivir muy contentos por lo poco que tal vez hemos podido regresar al eterno ciclo de vivir.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
25/04/2017.
12
sin comentarios 322 lecturas versolibre karma: 90

Escuchar la vida

Dice que el amor comienza a tocarnos en silencio para que usemos el corazón de armadura.
Dice que permita me conquisten, que confíe en mi capacidad de sentir.
Dice que me enfrente a la vida, que arriesgue el corazón y la razón.
Dice que no me resista, que es el momento de crecer.
Dice que fortalezca mis sueños, que en todos hay un equilibrio.
Dice que a cada paso comenzamos otras vidas, que todo son líneas maestras y en perfecto orden.
Dice que los objetivos nacen impensados, que el tiempo es muy prudente.
Dice que me rodee de confianza, que así se construye.
Dice que me concentre en desplegar las alas, que el momento siempre es particular.
Dice que la creatividad es el reflejo de la energía, que hoy y mañana son útiles.
Dice que el devenir de los hechos no se llama azar, que vivimos en un constante efecto dominó.
Dice que en la voluntad radica el imperio de lo sembrado, que las circunstancias no son la clave.
Dice que los sentimientos se potencian, que es la única posibilidad.
Dice que las oportunidades son el alma de la adversidad, que así se dejan ver.
Dice que no me cuide demasiado, que eso también entorpece el caminar.
Dice que el diálogo consolida las raíces, que así se profundizan los silencios y se afinan los latidos.
Dice que mis dibujos son sensibles al silencio, que lo escuche detrás de las líneas y bajo fuego.
Dice que el amor profundo es un acontecimiento, que no lo olvide y lo abrace.
Dice que me prepare para éste tiempo, que lo disfrute y lo ilumine con el sol en la mirada.
Dice que la emoción no habla de vergüenzas, que son propuestas y hay que tomarlas.
Dice que los cambios se entregan en los sueños, que el destino elige el momento y hay que obedecer.
Dice que irrumpimos en la vida de todos porque nos sobra espacio, que es extraordinario el corazón y sus obsequios.
Dice que el amor intensifica el sabor de la carne, que es vital y se explaya con el vínculo.
Dice que los frutos son de estación, que todo llega cuando es el momento apropiado, aunque no sea el propio.
Dice que siempre es un buen momento.
Dice que vea mis pies dando los pasos, que ése es el tamaño de mis raíces.
Dice que son probables y se llaman oportunidades, que las vivencias no incomodan cuando todo se armoniza.
Dice que en la dimensión de los sueños está el poder, que sueñe despierta y los aliente.
Dice que las preocupaciones están de paso, que somos su fin no su meta.
Dice que a capa y espada se defiende el pecho, que aún desnudo se acoraza.
Dice que desafíe el camino, que no todo depende de medir fuerzas.
Dice que la razón actúa sin consultar al corazón, que los sentimientos no se silencian con sus gritos.
Dice que hay senderos ciegos, que los ojos son nuestros.
Dice que alimente la vida de la vida, que cuando se vaya desaparezca satisfecha.
Dice que en mis viajes me vea de lejos, que corra los riesgos y los alcance.
Dice que la creatividad contiene placer, que la goce sin prejuicios.
Dice que con temeridad camine sobre una línea de equilibrio, que hay un punto donde no existe el abajo para caer más hondo.
Dice que los pensamientos deben de ser vigorosos para evitar desfallecer en las escaladas.
Dice que las sombras pueden ser barreras si no las asumimos.
Dice que los cambios son necesarios para reconocernos parte por parte. Que al final, todos somos espejos para mejor.
Dice que la soledad es nuestros ojos, que todo se ve mejor desde ahí.
Dice que cuando fluimos sobre los senderos del alma se aguzan los sentidos que conocemos y vemos nacer algunos nuevos.
Dice que en la perspectiva está la confianza, que innovar cambia el ángulo de los obstáculos.
Dice que la plenitud son esos momentos donde brillamos, que el cielo somos nosotros titilando.
Dice que compartir es un sentimiento, que no importa el tamaño de los momentos sino el corazón.
Dice que puede ser, que nada pende de un hilo eternamente.
Dice que vagar por la imaginación tiene sus puertos, que puertas son puertas.
Dice que engañarse no conduce a nada, que estrellarse es más seguro.
Dice que los cimientos se comparten para unir fuerzas.
Dice que somos capaces de dar todo lo que somos y disfrutar del descubrimiento.
Dice que el corazón es el centro de reunión de la virtud con la espera y el cariño con la tolerancia.
Dice que la sangre fluye hacia los límites para romperlos y equilibrarnos.
Dice que los pensamientos se deben de orear, que necesitan del aire exterior.
Dice que después de cada respirar comienza un nuevo trecho, que es así desde que somos parte del alma.
Dice que estamos hechos para sembrar nuestro camino, que siempre es momento de cosechar.
Dice que la sangre da vueltas, que el corazón es el inapelable.
Dice que el mundo siempre está dispuesto a dejarse conquistar, que aproveche cada oportunidad para comerlo.
Dice que la existencia está llena de personas maravillosas, que la esencia se siente si cerramos los ojos.
Dice que los comienzos se construyen dentro, que los cimientos son ese viaje hacia adentro.
Dice que en todos los paisajes hay un camino, que detenerse es lo anterior a dar otro paso.
Dice que los sueños son las puertas de los logros, que abrirlos delante de cada día los hace alcanzables.
Dice que mostrar el corazón a veces nos lleva lejos, pero que debemos calzarnos el cinturón de seguridad.
Dice que la belleza no es dueña de nada, que la esencia es la que firma al final.
Dice que la intuición no forma parte de la razón, que el corazón la construyó primero.
Dice que soñar es un camino para los pies, que el esfuerzo debe de quedar tatuado en las huellas.
Dice que las oportunidades vienen con nosotros, que no hay que perderlas al aire libre.
Dice que de pequeños logros se alimentan grandes sueños, que aún así existe lo inalcanzable y está bien que así sea.
Dice que el apogeo de la existencia llega inesperadamente, que jamás hay que dejar de caminar mientras se siembra.
Dice que la confusión reza por misericordia, que la paz es divina.
Dice que al elevarnos del suelo la magia nos encuentra, que en realidad es la prueba.
Dice que el amor se da para que con dulzura crezca, que de mayor es lo que enseña.
Dice que el carácter es un formato, que dentro se escucha distinto.
Dice que la energía del alma se percibe, que conectarla a instantes de felicidad inunda pequeños mundos.
Dice que el amor profundo es más que un sentimiento en todos los demás, que el suelo no se toca.
Dice que abrimos puertas que jamás vuelven a cerrarse, que somos la llave del universo.
Dice que hay caminos donde la imaginación no llega, que se transitan de a tramos.
Dice que nuestro idioma está exento de palabras, que todo se resume en lo dicho por la mirada.
Dice que la razón tiene menos oportunidades que el corazón, que juntos sólo dan algunos pasos.
Dice que los momentos parecen falibles, que en realidad somos nosotros.
Dice que si no nos conocemos por dentro el afuera resulta extraño, que nos frustra la visión.
Dice que las sorpresas nos topan a diario, que depende de nuestra creatividad cruzarlas y sonreír o cerrar los ojos y seguir de largo.
Dice que renacer desde un latido es parte del morir de cada día, que sólo cambia el escenario.
Dice que el amor se funde con nuestras huellas, que los pasos deben de ser profundos.
Dice que la confianza aproxima los momentos que quedaron esperando, que avanzar es un estímulo.
Dice que los sueños nacen con todos los sentidos, que vinieron al mundo a darnos más vida.
Dice que compartir los conocimientos del alma no la empequeñece, que la enaltece sin gastarla.
Dice que nos enredamos entre los hilos que tejen el egoísmo, que nos miremos dentro para encontrar nuestra verdad.
Dice que los sentimientos irrumpen sin tocar ninguna puerta, que tienen el alma tan transparente que sólo nos atraviesan.
Dice que las palabras pueden ser impensadas pero deben ser siempre medidas, que la regla siempre es nuestra.
Dice que los conflictos son una parte del camino, que se deben experimentar para reconocer nuestras pisadas.
Dice que la alegría también tiene forma de letra, que una hoja siempre puede sonreír.
Dice que algunas emociones se despiertan para mantenerlas dormidas, que abrir los ojos es inevitable.
Dice que las oportunidades son una guía para entender el destino, que el amor siempre marca el rumbo.
Dice que el universo es cuestión de percepción, que todo es palpable aunque parezca oscuro y aterrador.
Dice que todo lo querido nos rodea la vida, que a veces no sabemos observar.
Dice que del diálogo se descubren nuevas las personas, que siempre guardan una sorpresa en el alma que toca la boca.
Dice que la pasión lo mueve todo, que nos traslada en sus alas para reconocer nuestro cielo.
Dice que el amor es nuestro, que nos protege del frío para que se resguarden otros.
Dice que el encanto de las oportunidades no se pierde con el tiempo, que existen desvíos en la magia.
Dice que ser quién somos ante todos y después de todo es el éxito, que debemos descubrirnos para sorprendernos.
Dice que la amistad verdadera demanda fe y tolerancia, que así nace el corazón de la mejor de las religiones.
Dice que el sexo es parte del carácter, que el placer es vitalidad.
Dice que los inconvenientes son muy mal vistos, que hay que tratarlos mejor para descubrir la conveniencia.
Dice que el conjunto completo de los momentos son importantes para algo, que de todos se puede aprender.
Dice que la perfección se encuentra a la vista en la tolerancia, que no olvidemos alimentarla.
Dice que no hay que obstruir el interior con el exterior, que en ambos somos uno.
Dice que en los sueños se hallan las inquietudes y la sustancia, que lo importante no es recordarlos, sí, seguirlos.
Dice que el tiempo tiene su propio vocabulario, que expresarnos también lo engrandece.
Dice que los sueños gestionan nuestra atención, que le otorguemos sus frutos.
Dice que la realidad no siempre se deja ver por fuera, que cerremos los ojos y nos veamos dentro.
Dice que tallarnos en nueva
leer más   
8
4comentarios 85 lecturas prosapoetica karma: 94
« anterior12