Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 2351, tiempo total: 0.005 segundos rss2

Destrucción

No es posible respirar
cuando un peso aprieta fuerte
y se clava sobre el pecho,
ahogando hasta arrasar,
hundiéndote casi inerte
más allá del propio lecho.

No es posible amanecer
si no existen las razones
y te has dado por vencida;
cuando sientes que perder
estará en todos los guiones
anunciando la caída.

No es posible levantar
pues mis mares se han secado
y cual erial me arrodillo,
con afán de terminar
un derribo calculado.
Y agotada... yo me humillo.

Es imposible seguir
cuando el Alma ya está rota
y te duele hasta el aliento.
Es inútil resistir
a una muerte gota a gota
que se filtra en vil tormento.

No es posible remontar
sin más aire en mis pulmones.
Pausadamente diluida
me desangro sin rogar,
ya no quedan ilusiones.
Jaque a la reina abatida.

Doblegada entre imposibles
se apagaron las estrellas
de mi cielo.
Tras un muro de intangibles,
no quedarán ni las huellas
de mi duelo.
11
2comentarios 34 lecturas versoclasico karma: 131

No puede ser de otra manera

A tu lado un milagro
A tu vera mi estrella
A tu faro mi barco
En la tierra mi reina
leer más   
14
6comentarios 49 lecturas versolibre karma: 132

El sol herido...

Fragancias siderales en llamas recorren los farillos
plantados como espías celestes.

El sol esta herido,
un extraño objeto hunde su punta de acero.
Muros y surcos ásperos
impactan y flagelan el sol polvoriento.

El sol desfallece.
La caratula del bosque envejece,
bajo un manto sin estrellas.

La muchedumbre corre despavorida
por calles sin sentido
peligra la existencia.

El vetusto roble se niega al despojo,
la golondrina errante no siente impulso.
Las gárgolas del palacio
caen como horrendas estatuas.
El sol se sumerge en una austral
sinfonía de extraños sonidos
la profecía de los días de oscuridad
apenas comienza.

El viento lacustre despliega golpes certeros.
su risa oceánica se ha ido.
El polvorín calizo cubre la montaña de cenizas
el mar en la distancia ronronea.
El disco solar ya no se pinta de amarillo.

Las aves azules viajan por rumbos inciertos.
La brújula del tiempo
se sujeta con desvanecido intento;
no consigue dar el norte
al navegante expuesto
las burbujas flotan del entramado marino
y reciclan el paso de peces
en búsqueda del sol herido.

Al siguiente día...
la oscuridad sumida en tinieblas
envuelve el numen.

Los corazones se desanclan de la órbita
y ruedan en círculos interminables.

Ramón Perez
@rayperez
01/06/2018
Cabimas, Venezuela
leer más   
12
5comentarios 58 lecturas versolibre karma: 140

Cuerpo y sombra

Entre mi cuerpo y mi sombra,
punto equidistante.
Enlazando fantasía y realidad.
Como en los cuentos atrapantes.

Entre mi cuerpo y mi sombra,
equinoccios.
Mitos y estrellas.

Pupila mitológica,
Besos de leyenda.
Explorando el espacio,
detenida sobre el planeta.

Entre mi cuerpo y mi sombra,
silvido de viento estelar,
fuga de realidad.
Entelequias.

Entre mi cuerpo y mi sombra...
Libro leído por primera vez.

Sed de poeta.
Extrañez.
Fuga perfecta.
Lágrima abierta.

Entre mi cuerpo y mi sombra,
Pelea entre cometas.
Letras de un Ray Bradbury,
Dimensión desconocida.

Entre mi cuerpo y mi sombra..
Portal al la delicia.
Asombro sin edad.
Tormenta revelde.

Danza marina en otoños que decrecen...
leer más   
3
sin comentarios 14 lecturas versolibre karma: 44

Tú eres

Sara tenía un hermoso plumaje blanco, ojos negros, su pico era muy rosado tanto como sus pequeñas patitas que solían dejar huellas en las plazas. Era una paloma muy hermosa y aunque solía enmugrarse mucho era digna de admirar.
Su color favorito era el azul y por esta razón quería convertirse en un hermoso azulejo como los que solía ver cada mañana en los árboles de los parques. Cada vez que los oía cantar ella también lo hacía, sus compañeras de vuelo solían burlarse de ella, otros intentaban que entrara en razón y le pedían que se amase a sí misma y aceptara el cuerpo en el que había nacido, pero Sara comenzó a creer que todos estaban en su contra porque no apoyaban su sueño y llena de ira se marchó al otro lado de la ciudad. Mientras volaba pudo notar a aquellas hermosas aves que ella tanto envidiaba, se detuvo en un lago y se miró en el reflejo que éste destilaba. Notó que su cuerpo era mucho más grande que el de ellos, su pico no era el mismo, sus ojos tampoco lo era y se odió mucho por no ser igual a ellos; De momento, a su mente se le vino un plan que cambiaría su vida y sin dudarlo ni un segundo, voló rumbo a la ciudad y se lanzó contra un pote de pintura azul que vio en la mano de un hombre y al instante todo su color blanco fue cubierto; Llena de alegría volvió a casa porque según su pensar era un azulejo sólo por portar tal color. Al verla, algunos se burlaron, otros, se llenaron de tristeza, otros, la apoyaron. Las palomas comenzaron a preocuparse y a pensar sobre qué hacer con este pequeño problema hasta que decidieron que lo mejor sería quitarle la pintura, pero fueron pocas quienes se oponían a la decisión que su amiga había tomado, por esa razón Sara comenzó a creer que era un hermoso azulejo hasta que llegó a olvidar su verdadero origen; ya no hacía cosas que las demás sí porque la pintura estaba dañando su plumaje, ya no volaba como solía hacerlo, dejó de cantar y de comer las semillas que los ancianos le lanzaban. Se sentía hermosa siendo azul como el cielo y aún más segura cuando las demás aves la defendían de quienes no estaban de acuerdo, para ella todo estaba bien y quienes debían cambiar de mentalidad eran quienes no aceptaban lo que Sara sentía que era.
Un día, mientras caminaba en el bosque, un viejo anciano que ya no podía ver muy bien la tomó pensando que era un azulejo y la llevó a su casa donde muchos de ellos vivían encerrados. Al llegar intentó meterla dentro de la jaula pero ésta era muy pequeña para ella, al anciano le pareció un poco extraño, tomó algunos alambres y le hizo una jaula un poco más grande donde la mantuvo muchos días. Todos la miraban asombrados y otros con temor pero ella se sentía muy feliz de que alguien por fin reconociera que era un azulejo porque ella lo sentía dentro de sí. Llegó la tarde con sus bellos colores, la noche con sus bellas estrellas y la mañana con su sol de verano en donde todas las aves cantaban menos Sara.
Al pasar los meses el anciano comenzó a notar que este gran azulejo no hacía lo mismo que las demás, la tomó y la observó un poco más. Sara ya casi no tenía plumaje, la delgadez que poseía espantaba, sus patas se habían vuelto gruesas y llena de heridas, la pintura se había escurrido casi en su totalidad al igual que su bello color blanco. El anciano tomó agua y la bañó haciendo que la el resto de pintura se escurriera de lo poco que quedaba de su plumaje.
Sara, llena de temor se defendía como podía e imploraba que no le quitaran su color, que ella era un azulejo, uno especial y de la desesperación lloró mucho, tanto que poco a poco dejó de luchar. Cuando por fin la tortura se había acabado, el anciano la secó con una pequeña toalla y la puso frente a un espejo diciendo:
“Que tonta paloma ¿Por qué te empeñas tanto en ser alguien que no eres?. No naciste en la especie equivocada, deja de intentar cambiarte. Los sentimientos tienden a engañarnos. ¿No sabes que la belleza de estas aves azules los lleva a una prisión? Tu color blanco es para resaltar el cielo, tu canto grueso anuncia la llegada del verano como el inicio de la nota más grave en las instrumentales de Beethoven y tus patitas rosa nacieron para caminar en las plazas. Puede que no sea la vida que sueñas pero, todos nacimos para cumplir una función especial y si tú no cumples esa función dime entonces a quién le darán de comer los ancianos que se sientan en los parques.”
Aquella paloma se miró al espejo y por fin pudo ver el daño que se había causado y comenzó a pensar en las palabras que este anciano le había dicho. Esperó hasta que sus plumas volvieran a salir y luego se marchó; por fin se hallaba de nuevo en las alturas, ella era Sara, una paloma blanca como las nubes del cielo y hermosa como la sonrisa de los ancianos, niños y jóvenes que la alimentaban.
Voló hacia un lago y se miró en el agua por mucho tiempo y aunque aún amaba el azul del cielo se dijo a sí misma:
“Tú eres lo que ves: eres hermosa tal y como ahora estás. No necesitas ser otra cosa”
leer más   
16
6comentarios 93 lecturas relato karma: 143

. . . te siento

"En el faro de tu amor
en el regazo de tu piel
me dejo llevar al sol...
es que no hay nadie como tú
que me haga sentir así
en un arrullo de estrellas" ~ Zoé


  ~ ~ ~
to my world... to who I am
to my innerself
you read me in many ways

  ~ ~ ~

te siento... porque
amo tu corazón
amo tu alma
amo todo tu ser
y amo este anhelo
de un futuro hermoso contigo

  ~ ~ ~
te siento
en mi corazón
en los caminos recorridos por tu boca
en mi cuerpo

  ~ ~ ~

te siento
mi solecito de amor
en cada alborada que nace
en la lejanía de las montañas de mi alma
en cada trino de amor
cuando el sentimiento en tu interior
me baila, me danza y me canta

te siento
mi sol y mis estrellas
rompiendo la oscuridad de las noches negras
dando sombra al ardiente mediodia de mi existencia
te siento como un sorbo de chocolate caliente
en el frío crepúsculo
de nuestras tardes juntos
te siento entre almohadas, entre sábanas
te siento como ríos interminables de cálida piel
como destellos de labios que besan y muerden y se ahogan
como torrentes hermosos de un manantial de sensaciones
como la ola que ruge y golpea en la roca de mi alma
y la ablanda y la amansa y la ama.

  . . . te siento mi amor.







~~~~~~~~~~~~~~~~~~
@AljndroPoetry
2018-sep-20
leer más   
16
13comentarios 103 lecturas versolibre karma: 145

Deslumbrado

Hoy contemplé tu imagen cegadora,
nimbo de luz en tu cuerpo radiante,
claro fulgor de un neón delirante,
flama del sol cuando asoma la aurora.

El ardor de una efigie embaucadora,
el cálido contorno deslumbrante,
la aureola candente de un diamante,
luciérnaga febril que me enamora.

Vi el tórrido candil incandescente,
el halo que irradiabas cual centella,
la corona que llevas permanente.

El resplandor brillante de una estrella,
un quinqué que chispea fluorescente,
vislumbré entre todas..., a la más bella.
9
4comentarios 42 lecturas versoclasico karma: 130

[Inevitable ( para siempre,nunca)]

E
Ll
a... Guarda los pedazos
entre sus pulmones

Se intoxica la vela
y se apaga la calle

un clavel dorado sujeta en sus labios

Para siempre nunca

Para nunca siempre
Su aroma ha guardado

Atesora los pétalos
Y
Trepa
por
su
tallo

Y alcanza la Estrella ...

la posa en su almohada
y se abraza a su estela

Y la noche la llora

Y su luna tiembla ...

youtu.be/Un6avg_D4yo


@rebktd
leer más   
24
21comentarios 141 lecturas versolibre karma: 149

Oda a la noche

Bajo las estrellas,
hago un soliloquio,
en el que recito
mis versos más hondos.

Le canto a la luna,
al cielo le elogio,
exalto a las sombras
con júbilo y gozo.

Hago un panegírico
a modo de encomio,
lleno de lisonjas
en alegre tono.

Al tardo crepúsculo,
al silencio sordo,
al ocaso pleno,
y al velo borroso.

Quizá algunas veces,
cegado está el ojo,
pero ni una crítica,
ni siquiera oprobios.

Si el brillo es de plata,
yo digo que es oro,
si tu no ves nada,
yo percibo todo.

Entre la penumbra,
mil besos hermosos,
la tiniebla oculta
el rubor del rostro.

Ensalzo a la noche,
tiempo de reposo,
retiro sereno,
sentirse bien, solo.

Se apagan las luces,
soñar otro poco,
hechizos y magia,
vivimos los locos.
10
4comentarios 54 lecturas versoclasico karma: 110

"Dulce momento"

¿En que rubor se desvanecen
los almendros?
¿en que sonrojo languidecen
las aves?
danzo temblores entre requiebros
sangro arreboles entre cristales
enjambre del pensamiento
hemorragia de recuerdos
muero me venzo entre puñales.

Se abre el misterio gigante
del tiempo
con las pequeñas llaves
de este instante
tierna acaricia la luna
el pecho de los trigales
dóciles estrellas se enhebran
en el corazón de las amapolas
me sumerjo milenio flotante
dulce momento
en la noche de espuma.

www.youtube.com/watch?v=TzMo-EpWcPA&feature=share
leer más   
13
11comentarios 115 lecturas versolibre karma: 123

Un asomo gris de ternura

en la tierra
miles de luciérnagas iluminan falsos caminos
y después resulta que en cada noche
hay una estrella asustadiza
que se quiebra al primer grito

¿qué esconden las aceras
cuando nadie sobrevive más de dos pasos?

un asomo de ternura gris

me doy cuenta
que la verdadera belleza está en los estantes rotos
y que las páginas arrancadas
parten las palabras que se rehacen de nuevo
dentro de los ojos

con todo lo que le falta a la realidad
me siento completa;
para todo lo demás,
queda la superficialidad de la ceguera mecánica
que sobrevive a base de corazones de metal
leer más   
21
19comentarios 99 lecturas versolibre karma: 134

Cuerpos invernados en el edén…

Los cuerpos invernados
permanecían en esferas boreales
en el acantilado azul de los reflejos.

Esferas

Etéreas

Circulares

Boreales

Ondulares...


Noche sin estrellas, lóbrega oscuridad
Jardín del edén...

El Odín toca la trompeta.

Los cuerpos se levantan.

El plasma de luz trasiega.

El cielo está estrellado...
los cuerpos invernados
sacuden su letargo.

El corazón late...palpita demasiado.

Los músculos se comprimen
un cálido susurro mece los cabellos
y se avivan los genitales
salen del valle del edén.

Ya alcanzaron la pubertad

y el tumultuoso silencio,

cargado de ecos
solo les acompaña...

Ramón Pérez
@rayperez
Febrero 2017
Cabimas, Venezuela
leer más   
7
2comentarios 27 lecturas versolibre karma: 104

Todo fue mentira

Todo fue mentira,
el suspiro de tu boca contestando a cada verso,
y tus besos
conversando con mis rimas.

El bullicio de tu risa alborotada,
la embaucadora sonrisa,
esa mueca de tus labios
que ahora sé que era fingida.

Mentira fueron las noches
en que tus brazos me envolvían,
el refugio que nos daban las esquinas,
y los ecos de la bella melodía
que bailaban las estrellas
hasta que el sol amanecía.

Y el mismo amanecer era una farsa,
la aurora al despertar era penumbra,
y el rocío…,
el rocío solo eran mis lágrimas.

Mentira, tu cuerpo acostado en mi regazo,
y el ardid de tus abrazos,
largos, fuertes, tan sentidos…,
y tan falsos.

Hasta el tacto de tus dedos,
dibujando corazones en mi cuerpo,
sinfonía de caricias
irreales como fábulas de un cuento.

Y esas gotas recorriendo las mejillas,
artimañas de tus ojos,
para hacerme creer en un amor
desmentido por falacias y diatribas.
Y tus promesas…,
tus promesas también fueron mentira.
21
4comentarios 65 lecturas versolibre karma: 138

Cazador maldito, segundo fragmento: Seguimiento

Bruma silente hirviente de luz...tartárica huidiza presa...
hipnótica fragancia de esotérica hermosura,
extraña ,
casi prohibida y pétrea cristalica roca...voladora hendidura de hora perdida y la túnica del mudo ocaso...
invasivamente lanzada,extraviada tormenta viajera
partiendo a eternos espacios de lejanía...
desafiando los abismos...
envuelta en alas de arcangélicas refulgentes mariposas...
azarosa inesperada estrella
bailando en las brasas de fuego de un vivo y fogatico hueco centro...
Noche hecha mediodía y la dividida hora de mi medianoche...
¡Tartárica presa de amnesico trazo! ¡He visto pasar tu enigma...
Cabalgando viene entre susurros!
Le vistió la posibilidad con plateada armadura
y una puntiaguda lanza preñada de luna llena fue farol entre las envejecidas oscuras sombras...
Le vi venir desde muy lejos...se transmuto el dia en sueño perdido, yaciendo moribundamente,
con la esperanza olvidada...
y una melancolía alpina hallada entre muy altas nevadas cumbres...
Misteriosa gemela hipnosis ebanica...cazadores turbulentos ojos
queriendome apresar en la engañosamente dulce trampa de tu mirada...
¿Quien me librara ahora de ese misterioso hechizo,
y del sortilegio invisible que unió parte de mi
a la cometica estela de tu esencia?
¿como iré ahora a la mítica mina de tu boca,repleta de engañosos tesoros
sin vestirme de ladrón ni dotes de archimago?
¿Que hare ahora?
Y nuevamente deliro...y nuevamente la flamígera encendida flecha hinca su deslumbrante tallo,
abriendo irregulares ventiscos surcos a la vida
Desmadejando subterráneos entuertos de la muerte
Y sueño como un loco...como un ebrio sediento de un vino ya perdido
una asfixiante sed de nueva encendida realidad revolviendo todos mis átomos
queriendo ciega y tercamente darle caza a esa efímera femenina chispa...
Y así,sin encontrarme en tanto confuso caos, me busque a mi mismo...
olvide la brújula y al desviado extravío, entendiendo la burla de esta oscura cacería:
¡Me hiciste tu cautivo, tartárica presa espinada de intoxicantes maldiciones!
Me envolviste,con aroma a melaza dulce sedujiste mi secreto...
Prisionero fui de tu desventura...
desfilando sin cadenas solo busque anhelante poder elevarme hasta ti...
¡Robarle sus alas al sol y palpar por un instante eterno el misterio exquisito del pétalo de tus labios!
¿Y me arropara ahora tu nigromántica tormenta?
¡Yo, que vengo del valle de la árida profundidad desértica,
escoltado de titilantes espejismos...
neciamente,en ti solo vi un oasis de encantamientos mentirosos,
rebosante de dulces envenenadas frutas!
¡Que venga ahora el diluvico divino trueno
y sepulte con sus balsámicas aguas
toda la maldita resequedad de mi antiguo desolado desierto!
leer más   
2
sin comentarios 19 lecturas versolibre karma: 34

Por una hoja

La última hoja de Otoño,
la hija de primaveras,
se abanica en su rama.

Tan pronto se haga viajera,
canción de columpios,
cornamusa de tierras,
será nave dorada
en corriente de acequias,
milagro de Invierno,
viento
de una marioneta
con rocío en sus cuerdas.

Pronto
olvidará su monólogo.

Pronto será el abono
de las hojas nuevas,
trisquel prometido
por las musas del agua,
compás de las lluvias,
partitura infinita
partiendo del alba,
pronto
rumor de gorriones
en la copa de un árbol,
contrapunto del cielo,
sonata del hielo,
murmullo de estrellas.
leer más   
19
24comentarios 135 lecturas versolibre karma: 123

Poético advenimiento (un comentario al precioso poema "En unas cuantas palabras" de Miguel Adame)

EL viejo poema volviendo esta...
abriendo sus regios indestructibles pétalos ya le podemos oír...
y al advenimiento de su nueva hermosa manifestación hoy nos elevamos por su mítica huracanica fuerza...
queriendo verter entre nosotros su invisible riqueza multiforme, hacernos sus no comerciables profetas,
regando aquella su inmortal semilla...arando sus infinitas profundas llanuras...
macerando su extraído precioso vino, reservado celosamente para la eterna fiesta de las incontables luces...
existe el poeta..un danzante flechero divino queriendo cambiar por rosas su misterioso poblado carcaj,
todo apretujado de lejanas fugaces estrellas,de inmortales llameantes puertas, navegando al eco de un sirenico sagrado cuerno...
para enamorar con su canto aquella ciclónica escurridiza dama...la sonriente eterna iluminada noche,
virginal fémina aparición vestida de titilantes y tiernos satíricos destellos...la muy antigua savia secreta que cabalgando va, remolineante, entre destapados frascos de perfumada revitalizante y seductora magia,
anunciando con su lujoso adornado heraldo: ¡volviendo esta el viejo poema...ya esta aquí entre todos nosotros!
¡Volvamos a abrir los cansados ojos... su luz no encandilara nuestra vista que herida fue en antaño!
Vestido de nueva desafiante juventud,cargado de nuevos días de relumbrante safirico oro...
celestial viejo edénico poema: hoy te escuchamos..
leer más   
10
7comentarios 61 lecturas versolibre karma: 123

Inmensurable

Desde lo más profundo del ser.
En el inicio de lo inmensurable.
Se abren los cielos majestuosos en la deliciosa melodía de la creación del todo.

En los esplendorosos e intrépidos vientos y en la poderosa fuerza de la tormenta.
Allí estas tu.

En las cimas destellantes de esplendidos paisajes,
Impetuosos,
Reverdecidos de esperanza,
Allí estas tu.

En el ímpetu salvaje de las olas colisionando contra los peñascos.
En el cielo estrellado de una noche serena,
de incansable conteo de estrellas fugaces.
Allí estas tu.

Allí,
Donde comienza el cielo y se cimienta la tierra,
En toda su creación,
Extensión y plenitud.
Allí estas tu.

En la poesía que ilusiona
En esa dadiva que resurge en el grito de justicia.

Tierra
Raza.
Tiempo.
Magnificencia.
Majestuosidad.

Allí estas tu.
Mi Dios.
leer más   
5
2comentarios 25 lecturas relato karma: 80

He venido para hacer poesía de la noche

He venido
Para hacer poesía de la noche.
Para hacer música de los luceros.
Para hacer del horizonte...
Refugio de recuerdos.
He venido
Para llevarle a la luna unas alas.
Un vestido de lunares.
Tres metáforas
Y un jardín de pétalos.
He venido
Para hacer invisibles los miedos.
Para escribir versos en el viento.
Para tejer quimeras
Para bordar sueños.
He venido
Para que mi corazón sonria.
Para que el alma no duela.
Para ser canción.
Y aquí estoy...
Para alcanzar las estrellas.
leer más   
7
2comentarios 37 lecturas versolibre karma: 109

1:47 AM

Entre poemas y escritos me encontraba
Los tuyos, los que hacia mí se dedicaban
No aguanté, sentí todo de nuevo como si fuera la primera vez que lo viví
Reconocí lo que escribiste porque yo también escribí así

Otra noche sin dormir, pensando en los errores que he cometido
Volteo al cielo y veo nuestra luna, la que con cariño ha respondido
Y la luna me dice: “otra noche sin dormir mi dulce niña?”
La luna susurra a las estrellas, “otra persona a la que se encariña”

Perdóname, en verdad comprendo tus palabras
Perdóname, sé que te puedo decir más con unas cuantas miradas
Comienzo a dudar más de mis acciones
Entre lágrimas, personas, y más estúpidas decisiones

Te veo suspirar, se lo que piensas
Y las preguntas que me haces, sospechas
Descuida, sé exactamente lo que quieres
En tu lugar he estado y sé que no lo entiendes

No comprendes el amor, y viniste al lugar equivocado para entender
Que yo tampoco tengo idea de lo que la vida trae y si soy capaz de ser
De ser lo que quieres y lo que aspiras
Pero no sé si deba ser a quien admiras

“El tiempo no es correcto” pero si lo fuera que fácil sería
La vida juega con la mente y el corazón se enfría
Te quiero en mi vida, pero no estoy segura como todavía
Te quiero en mi vida, pero no quiero hacer la tuya sombría.
leer más   
7
sin comentarios 51 lecturas versoclasico karma: 99

Tu cabello dorado

Amo como tu cabello dorado danza con el viento

Parece una bailarina con vestido de oro

Se mueve, acaricia tu cuerpo

Acaricia tu cuerpo como el mejor amante

Amo verte desnuda con tu cabello suelto

Divina creación de una magnifico artista

Me haces admirador de tu cuerpo

Loco amante de tu desnudes

Toma mi mano y viajemos

Viajemos a una estrella dorada

Dorada como tu cabello.
leer más   
4
sin comentarios 19 lecturas versolibre karma: 41
« anterior1234550