Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 1521, tiempo total: 0.024 segundos rss2

Cimiento y movimiento

Estás en los ladrillos
cimentando las construcciones antiguas
de cuando el sol besaba
los silencios marinos;
los de las madrugadas,
de lluvias y castañas
de pájaros y otoños.
Todo naranja,
todo azul.

Tan azul como las gotas
de las yemas de tus dedos
con burbujas de champagne
y calor atrincherado.
De verdad y de futuro
porque desciendes
desde las estrellas
para erigirte en mi mundo
y aterrizar en mis hojas secas;
Para ser tú.

Lo sólido, lo de siempre
lo verde de las copas
lo fuerte en las raíces
los rayos amarillos.


Mi roca : mi movimiento
mi ancla : mi vértigo
Tú.
leer más   
6
3comentarios 23 lecturas versolibre karma: 84

Veinte Palabras

Arriba se dibuja tu cuerpo
inefable y sonámbulo entre las nubes.

El arrébol del atarceder se manifiesta
con toda su incandescencia,
inmarcesible e impoluto
evocando los días y las horas llenas de ti.

Te vuelves etéreo en una época
en que todo es demasiado concreto
y así vuelas invadiendo con toda tu luminiscencia la aurora.

Embistes la soledad como una epifanía celestial
haciendo que tu boca proclame con efervescencia
besos con melifluo dulzor sobre la piel.

Entonces,
entre soles y estrellas: tu espíritu,
serendipia bendita y mágica llena de poder,
habla con elocuencia a mi ser.

Limerencia desbordada entre nosotros,
ruego por ti, mi amor,
ruego porque todo dolor te sea efímero
y que la iridiscencia de tu rostro
siga siendo mi luz y mi camino.
Que lo que te hiere quede en el olvido
y que el amor sea el único descenlace entre los dos.
leer más   
10
6comentarios 60 lecturas versolibre karma: 103

Soledad de mi alma

La soledad del cielo es innata. La soledad en mi alma también. Basta con mirarte y saber que siempre vas a estar ahí esperándome, y junto a mi nogal te doy mi espíritu y la llave para agrietar mi corazón y por lo tanto yo podré elevarme y sumergirme en mis pensamientos que llegan a mi mente cada vez que te veo: hermoso cielo estrellado.
6
2comentarios 26 lecturas prosapoetica karma: 80

Lejos

Lejos, muy lejos de aquí
hay un lugar
en el que los días son
extremadamente luminosos
y las noches
increíblemente iluminadas...
en donde los bosques
escuchan los rumores
que los jilgueros esparcen por doquier
y el fuego canta y baila
al compás de la magia de las estrellas.

Muy lejos, existe ese lugar soñado
que espera y sonríe
al pobre viajero exhausto por la vida.

Lugar sublime, inmenso, abierto
habitado por seres de luz
que se esparcen por la brisa perfumada.

Lugar cálido,
lugar lejano y soñado...
leer más   
13
14comentarios 92 lecturas versolibre karma: 114

La Flor

La flor… es el beso de la madre naturaleza,
es el sonreír de la mañana,
es aquella expresión que te da fortaleza,
y de la tarde… es la carcajada.

La flor… de un bebe son sus mejillas,
de una mujer es su gracia,
del primer Adán fue su costilla,
y del anciano, la ternura y suspicacia.

La flor… es el espejo de la belleza,
de Dios es la perfección,
de un reino es la princesa,
y de la ortografía… el signo de admiración.

La flor… es la montura de la mariposa,
es el néctar de la abeja,
del firmamento es la Mayor Osa,
y de Sansón era su guedeja.

La flor… es una brizna del paraíso,
es una lagrima de alegría,
es el sorbo oloroso de un delicioso guiso,
y en una mujer… su candorosa coquetería.

La flor… es el clímax de la pasión,
es la tierna mirada del niño,
es un poema nacido del corazón,
y del anciano… una sonrisa brotada con cariño.

La flor… es una maravilla de la naturaleza,
es un suspiro de cariño,
es adorno en la maleza,
y es la risa de cualquier niño.

La flor… es una estrella vespertina,
es el saludo de nuestro Creador,
es el muack del hada madrina,
y es la ofrenda del benefactor.

La flor… es matriz y es vagina,
la copula la abeja, la mariposa y el pajarillo,
es nicho de nueva vida,
y es el alambique de un buen vinillo.

Rafa Puello
Barranquilla – Colombia.
leer más   
7
7comentarios 103 lecturas versoclasico karma: 88

El mar recita

El mar recita
Solo algunos escuchan
Solo algunos entienden
Solo algunos disfrutan


En cada ola un poema
Se estrella en la arena
Caracoles y almejas
Repiten sus versos
Como un efímero mantra

En cada ola un poema
Despliega metáforas
Que solo el cielo interpreta

En cada ola un poema
Sube a los brazos del viento
Y es arrojado a la pluma
De un poeta
13
4comentarios 70 lecturas versolibre karma: 93

Sueños alterados de consciencia

De las profundidades de la culpa
nace un sol devorador de almas,
oscuro Leviatán de los hombres,
corruptor que no descansa.

He oído quebrarse al aura de los dioses
y al canto del cuervo acunar la noche,
he visto a grandes titanes
doblegarse ante un reproche.
He conocido a dos amantes
acurrucados en el fondo de una botella,
he sentido el latido infinito
del brillo de una estrella.
He remontado el rio a lomos de un colibrí,
he muerto conmigo
y he vivido sin ti.

Encontré a un niño que desarmaba un reloj,
las agujas eran sus bastones,
aquel niño era yo.
Recorrí bailando los montes de la oportunidad,
bebí de los pechos de la inmortalidad.
Rasgué a pellizcos la onírica negrura,
atravesé denudo la estigia laguna.

Sin bastones, sin alas, sin estrella,
alcancé el día.
No recordaba a aquel niño,
sentí que moría.
leer más   
13
4comentarios 75 lecturas versolibre karma: 102

La Soledad

La soledad naufraga en su oleaje taciturno
cuando la embarcación ignora la placidez innata
que como cargamento de tono nada iracundo
lleva oronda, como la leche toda su nata.

Ella, siendo nada egoísta,
en cualquier momento sin tono ni voz
como gran patriarca nos regala su visita
y ya es cosa nuestra, si bien la aceptamos… o no.

Yo te digo, aprende a conocerla,
aunque su nombre no lo dice, ella compañía te hace,
y veras que entonces, querrás envolverla
porque si esto es, entonces el bien te nace.

Ella te enseña a meditar,
suceso gran que debes agradecer,
porque con el consigues encontrar
la forma aquella de mirar el reverdecer.

La soledad es aquella compañía
que para algunos incomprensible se torna
ya que de ella, lo que acepta es la melancolía
sin ver las virtudes que a esta adornan.

Gran descubrimiento hacemos de este inmenso favor
que nos hace aquel Infinito
al que nosotros llamamos Creador
cuando alcanzamos a verla como un don bendito.

Soledad, bendita toda ella,
que nos permite en su irónica compañía
develar sentimientos, como la noche descubriendo una estrella
que nos esconde su presencia durante el día.

Soledad, glorioso acontecimiento
que disfrutarlo todos debemos ya,
porque ella descubriendo nuestro tormento
nuestra vida de triste gozo arrollará.

En la turbulencia de tus apacibles aguas,
yo te digo: “Soledad inmensa, inmensa Soledad
que ante tu lluviosa presencia, me alejo de aquel paraguas,
porque tu orden es: Vuestros corazones arrebolad!

Rafa Puello
Barranquilla-Colombia.
leer más   
6
4comentarios 37 lecturas versoclasico karma: 82

Contraluz

Desangrando mi pluma vertical,
donde se enredan los vientos áridos del sur,
y se sumergen los huracanes del norte,
esta desdibujado mi horizonte.

A veces el sol se alza entre los árboles,
pero el lunar jamas se verá a contraluz;
ni el aroma del rocío contra el viento,
ni la sílaba que cae a contratiempo.

A veces se detiene justo en nuestras cabezas,
y ni la luz cenital muestra mi rareza,
de una naturaleza perseverante,
de una respiración ya muerta.

Caen las gotas en suelo mojado,
porque soy el que ríe de últimas,
el que apaga la luz y cierra las cortinas,
¿y creen conocerme porque me miran?

Si iluminan mi verdad con el sol a mis espaldas,
por mas respuestas que canten no entenderán;
si me determinan con la luna en mi norte,
las suposiciones serán estrellas fugaces.

Al hablar ni se molesten,
de eclipses están hechos los desastres.

Niorv Ogrin
leer más   
14
3comentarios 61 lecturas versolibre karma: 98

La librería mágica

LA LIBRERÍA MÁGICA


No sabía dónde estaba, pues aquel lugar parecía un almacén lleno de
libros. Todos hablaban -entre sí- un idioma parecido, aunque no lograba
entender nada. De pronto saltó uno y me dijo:
-¿Tú eres nuevo por aquí? -Le contesté que sí; y que si ocurría algo:
-¡No, no!, -me dijo-: -Solamente, te advierto de que tengas cuidado, ya que
estos libros son mágicos y no puedes despertarlos; como lo hagas, te darán
la lata y luego te volverán loco.

De pronto, veo volar a Don Quijote de la Mancha, en su bicicleta
cósmica, cabalgando entre el escaso espacio de pared en pared.
En las estanterías se oían voces lejanas; pertenecían a los personajes
de viejas y nuevas historias, como queriendo salir todos a la vez y contarme
sus batallitas, o sus cuentos.
Un caballero con barbas me chistó, diciendo:
-¡¿Qué haces por aquí?! ¿No sabes que esta prohibido merodear por
ciertos lugares de luces y sombras?
-No se nada -le dije-; tan sólo estaba mirando los libros...,
-Estos no son libros: son pensamientos enlatados en papel y prisioneros,
nos cortaron las alas; -además, me dijo-:
-Soy Séneca, el andaluz de Córdoba; enjaulado en mi libro de oro. Un
murmullo debajo de las estanterías me avisa del peligro que corro en ese
lugar, pero sigo rastreando, entre ellas, porque mi tiempo se detuvo, y quiero
saber el porqué de todo ésto; si, tan solamente, son libros escritos con letras
en un abecedario ordenado y libre.
Los pensamientos creados de muchas mentes prodigiosas, llenas de
sabiduría y talento:
Aquel de los molinos de vientos, Miguel, su nombre eterno, el
creador de D. Quijote señor, el de los sueños surrealistas y caballero,
merodeaba por este jardín, entre marañas de polvo, un ordenado
desorden de pensamientos.
En un recodo, en el ángulo metálico de las mágicas estanterías, vi al
mismísimo Federico, leyendo su cuaderno original, del “Romancero Gitano”,
como se limpiaba las lágrimas de bronce, revoloteando golondrinas alrededor
de su cuerpo, ahuyentaba, en su cabeza, a los pájaros.

Su vecina Carolina, las de los bellos ojos; la de pómulos sonrosados,
coronados de poemas, de versos de amor; toda su sonrisa iluminaba el
espacio: poeta de Almendralejos, luz de Extremadura (Espronceda, sufría en
silencio por su amor).

Todos son voces: del ocaso al abismo y del abismo al ocaso. Muchos
libros hablando y yo sólo escuchando sus letras: El punto, la coma, el
paréntesis, la interrogación y la exclamación, riéndose del punto y coma, sin
poder estar separados...

Las flexibles historias del mundo, danzando al unísono; sobre un
camino de aire y de polvo, en este desorden de paz; en un silencioso pasado
de ausencias, con palabras que gritan.

En el suelo, un libro se queja: ha sido pisado y le hicieron daño en sus
cubiertas: El maravilloso(tan antiguo, como moderno) Kybalión, llora de dolor
y soledad; quiere la libertad que anuncia en sus páginas; ser rescatado de
su estantería para poder descansar en los pensamientos más espirituales y
profundos.

Un aroma aterciopelado, desde un rincón, nos comunica olores de
siempre: Almizclen, Hierba buena, Tomillo y Romero...

Miguel Hernández me habla de sus horas en la cárcel, poeta del
hambre, del sacrificio,de la pena y el dolor; durmiendo en una jaula sin
libertad (pero con alas para volar).

Remolinos de aires nos envuelve en la lectura, Schespeare y
Lord Byron, Borges, Salinas, Cernudas, Pacheco, Valhondo, Lencero, León
Felipe, Kavafis, Pasolini, Bod Dylan. Merodean entre las páginas, ordenándo
las palabras, jugando con las sílabas, los espacios, Gala, pasea su bastón.

Dentro de este templo, de la palabra escrita, nos encontramos a
Rosalía de Castro, Carmen Pardo Bazán, Dulce Chacón, Almudena Grande,
Mª José Fernández... Todas, expresándose, con versos encadenados:
caminos creativos, en el Universo escrito.

Se mezclan las ideas, los pensamientos, alrededor de un oasis lleno de
estrellas. Una fuerza invisible de sentimientos merodea a las estanterías, en
un mágico pensar. Los hilos del saber florecen en el techo del olvido; y las
palabras piden libertad, como queriendo escapar de un laberinto de
intolerancia y despecho.


II

Los libros almacenados, desean ser adoptados por manos limpias,
sedosas, delicadas, sin mancha. Manos purificadas con el único elemento
posible: la Cultura (El poderoso Saber del Hombre y nunca la ignorancia de
la bestia o la oscuridad).

Desde el abismo más luminoso donde todo ciego ve, hay hadas con
sonrisas fotográficas, con luces de plata. Aquí, Piter-pan, juega con
Campanilla; juntos navegan en mares imaginarios con radiantes sonrisas.

En la bóveda, rosada, de pájaros es donde -el hombre- anida en sus
ilusiones. El tiempo está detenido en este templo de cultura solitaria.

Láminas, fotos del pasado... y un futuro lineal rodeado de mesas de
tertulias; donde se contemplan y se aman, con miradas furtivas:La novela, el
ensayo, el teatro, la poesía, la narración, la biografía, se casan con la luz y
las sombras, iniciando un camino con un futuro de resplandor, sin límite.
Los ecos, lejanos, me avisan de posibles tormentas literarias: Un
intruso dando voces, sorprende a la mágica librería. Es un libro nuevo que
viene empujando, como un torbellino, con aires caracoleados, entre los
entrantes y salientes de cada libro; éste molestando a los otros. Sus hojas se
les encresparon; hasta se cristalizaron las letras: Quiere un hueco social,
entre las mágicas estanterías (la oportunidad de ser seleccionado y leído, en
su “Horizontalidad Sentida”, permanente.

En la Librería Mágica, es donde está representada la historia y el
pensamiento de cada escritor(y es un mundo que simboliza la Cultura): ¡Ah,
mi querida Librería!¡No despiertes nunca!, porque en tus sueños está la vida.
leer más   
7
2comentarios 79 lecturas relato karma: 80

La vida

La vida
habita en cada verso
y se trata de momentos,
levanta tu mirada,
observa aquella estela
que adorna el firmamento
de estrellas ya perdidas
ya idas hace tiempo.

La vida
se trata de momentos,
dejadla correr libre
alejada de tormentos…
leer más   
5
4comentarios 55 lecturas versolibre karma: 74

En espera de ése cielo ( @sarrd8r & Transmisor_d_Sinestesias )

Bebiéndome una taza lacrimal
caigo en cuenta:
no hay avance sin dolor...

ni dolor sin vida,
la punzada lacrada
en el pecho como recuerdo.

Suben éstos humos
trenzados a la columna principal
de la torre de debilidades
que yace cuarteada
junto al precipicio
de toda ésta realidad;
se desmorona la orilla
todo tiembla...

Junto mis manos cual
plegaria insumisa de esperanza,
certeza como soga de esparto
ahogando el tiempo y los pasos
que niegan mi huida,
tumbarme en el margen
del miedo pávido por vencer,
temblar ante la victoria de Judas

Polvo... apretar puños...
sentir el tiempo, la espina,
cómo lacera, raya cada hueso,
tragar del cáliz enemigo
brebaje de zozobras
caos e incertidumbre

Apoyarme en interrogantes
como bastones en los que sostener
el futuro arqueado,
palmera que besa el suelo
sin renunciar a su raíz,
sin fruto, sin vereda ni ventana
por la que saltar las dudas
que queman el rastrojo del pensamiento.

Se desmenuza el hemisferio izquierdo
se vacía la sangre
empapa el hilo rojo
que se pierde al horizonte

para no volver a sentir la indecisión,
puñal que labra en mis vísceras
éste dolor, corazón ciego de palabras.

La luz se rompe
antes de pasar las pupilas astilladas
¿Cuándo brillará, aunque fuese,
una luna en mis cielos?
¿Cuándo trazará, aunque fuese,
la fugaz estrella una tangente?

En espera de ése cielo sobre el que caminar,
ése viento que arríe mis velas,
apretaré los puños
de la última gota de coraje, rearmar mi alma
por no incar la rodilla, izar la barbilla,
renegar de rendiciones y maldiciones,
clavar la pica, gritar que sí,
que hoy no vencerá el dolor.

***********************************
En espera de ése cielo
Mesa Compartida
Sarrd8r© & Transmisor d Sinestesias©
leer más   
18
10comentarios 100 lecturas colaboracion karma: 111

Mi luna, mi sol


De día eres mi sol,
me ciegas ante todo
y todo lo olvido,
cuando veo el mundo
se ve más colorido,
iluminas mis días
y no hay más tormentas.

De noche eres mi luna,
te veo sólo a ti
y no importan las estrellas,
no hay luna más bella.

Aunque también eres mi estrella
que se estrella
justo en mi alma
y consigo trae calma.

De noche eres mi luna,
de día eres mi sol,
yo te amo corazón.
leer más   
8
2comentarios 24 lecturas versoclasico karma: 83

Tu piel mojada

Sentada en una gota de lluvia
me mezclo con el aire
y ya no siento frío.
Dejé de derramar lágrimas
para ser una de ellas.
Y caigo…

El tiempo es lento
cuando eres diminuta,
ya no veo el momento
de caer en tu mejilla

Recorrerte,
Consolarte,
Besarte…


Fundirme con tus labios,
calar hasta tus huesos
secarte los ahogos
mojándote con suave
y dulce tempestad.
Enmielar tu mirada
deslizarme por tu piel,
tu blanca seda
cubierta de estrellas,
empapada de mi.





Dee Dee Acosta
May.16/2018
leer más   
17
17comentarios 139 lecturas versolibre karma: 94

Felicitación con tarta de hojaldre y nata con guinda (Para Letizia, en su?...xx cumpleaños)

¿En qué me debo fijar? ¿En su sempiterna sonrisa? ¿Sus pendientes ¿Su cabello? ¿Su collar?
Voy a ignorar todo eso, y algo de su prosa publicada, dedicarme a repasar.
Veo que describe a un soñador, Y lo que esa hermosa dama piensa, para él es un honor.
Sobre sí misma dice, que el cielo es su tope para soñar, hasta donde por amar a alguien, ella es capaz de llegar
¿Y si por llegar tan alto caes?
Los cimientos del suelo no podrás traspasar, los brazos de tu ángel querido, al instante te van a atrapar, abrazarte, besarte…Y luego, una polka norteña, jarana de Yucatán, la bamba de Veracruz, la flor de piña de Oaxaca, y jarabe tapatío, bailar
Tienes muy buena estrella, desde aquella pubertad, vestida de inocencia y encomiable ingenuidad, Igual que de talento, ya llegados a ésta edad
A veces no estás en vena, Y te invade, titilante pena; pero no es eterna condena, como la del ángel triste del jardín, cuyo inesperado desenlace feliz, consiguió una tarde la musa, inspirarlo precioso en ti
Ahora eres una señora, con espacio de juventud, con tiempo para un te amo, aunque eso no lo digas tú
Nos invitas a escuchar cuentos, Y cuando estamos la mar de atentos, dices que es puro cuento, y no nos lo puedes contar. ¡Qué nobleza! ¡Qué honesta sinceridad!
A mí, que entregué a la radio, tres cuartos de mi vida profesional, me has recomendado, música de Enigma escuchar; hace tiempo que - ¡Le roi est mort VIVE le roi ¡ - es el eco que reverbera en las paredes del monasterio de mi alma, y gira y gira el disco, como una noria sin parar.
¿Y esa sensación del deja vu?
La he experimentado al subir a una montaña, donde dibujándolo en la cima estabas tú.
¿Cuándo? Cuándo te atreviste a amar un todo. El día de la tierra, a la que yo, desde un satélite sentado, he llamado, gota azul.
Revélanos ahora tu secreto letizia, guardado en un cofre revestido de tul
Confiésanos sutil amiga: ¿De quién son esas manos que tú dices escriben versos y prosa, libros de ensayo y rapsodias hermosas?
Toma también las mías y si eres zíngara que estudia enigmáticas runas, descífralas. Son manos de un curtido en mil batallas, guerrero, de noble estirpe montaraz, aspirante a capitanear la guardia, de tu almenado palacio real.
Toma si quieres éstas manos, y veas lo que veas en ellas, no huyas, aunque al rozar la piel de las tuyas, salten centellas y rayos.
Responde en el estrado Letizia, al maestro buscador de la verdad ¿De quién son esas manos sin identidad, que tus jóvenes labios quieren besar? ¿Tal vez de ese ser que con su palma abierta, una mañana de primavera recién estrenada, se adelantó a recoge esas gotas de rocío, para ofrecértelas de regalo?
Si no es así, yo mismo, por la presente, desde Europa, hasta el nuevo continente, aun habiendo de por medio un inmenso océano, y sobre él, supersónicas águilas con alas de acero, volando, te mando en valija diplomática, gotas de agua transparente recogidas de las primaverales hojas de un cerezo en flor.
Y ésta puntual misiva, escrita en prosa de ensayo, para publicar en Poémame, el 17 de mayo.
leer más   
9
6comentarios 68 lecturas prosapoetica karma: 96

Rojo y humo

A plena potencia suben y bajan los pistones del motor encendido. Retumba dentro del pecho, me brota el fuego.

Me deslizo por los límites entre lo que la vida me ofrece y lo que le pido a la luna. Desde que despierta el sol hasta que bosteza la medianoche. Las once, las doce, la una.

Cuando duerme el planeta salgo descalza a la calle. No piso el suelo, toco mil cielos, sin anclas en las rodillas. Sin lastres en los percheros que forman las costillas.

Respiro el buen tiempo. Con sus tormentas repentinas. Me mojan la cara, refrescan mis idas y empapan mis venidas.

Celebro la libertad. No tengo pies de barro, me elevo y me marcho. Vivo y vuelvo. Regreso y, de nuevo, parto.

Hay países que miden su riqueza en función de la felicidad de sus habitantes, condimentemos entonces el tiempo que nos queda con canela y clavo, menta y panela.

Rozo las espigas con las puntas de mis dedos. No hay flor que no me tinte los ojos con lenguas cromáticas. No hay rincón de estrellas que no me impregne de historias galácticas.

Timbales y cañas, crótalos y palmas. Tócame y siente. Aléjate y danza.

Cuando abras los ojos, en algún lugar del mundo, estaré latiendo fuerte. Besando el alma, entre el rojo y el humo.
leer más   
5
2comentarios 25 lecturas versolibre karma: 68

~ Y en ti ~

Llevo tu sonrisa
sobre mis pestañas
tus besos en hiedra
recorren mi espalda

Si rozo tu mano
titilan estrellas
Si surco tus líneas
no existe una recta

Voy haciendo curvas
a tus carreteras
asfalto que abrasa
mi piel que se quema

Dorada y brillante
surcando tus mares
navega en tus noches
soplando anhelante

Deseos y sueños
la eterna promesa
diviso en la senda
frondosa y espesa


Y en ti ...


Vacía la tinta
Suspira la pluma
Poesía desnuda
.
..



@rebktd
leer más   
19
25comentarios 202 lecturas versolibre karma: 96

Ella

Llegó a la playa el mensaje,
metido en una botella,
tembló mi labio al leerlo,
trataba viejas querellas.

Un glacial escalofrío,
surcó como una centella,
la noche oscura y mi espalda,
como una fugaz estrella.

Me partía el corazón
mi venerada doncella,
quien me juró amor eterno,
la que me amaba…, ¡sí aquella!

Sobre el blanco del papel,
solo quedaron las huellas
de sus palabras hirientes,
de un carmín color grosella.

Ponía el punto y final
a nuestra historia más bella,
detrás del último adiós…
venía la firma de ella.
12
5comentarios 60 lecturas versoclasico karma: 94

Conticinio

Llegó la hora del sigilo,
empápate del momento
en que la noche se calla,
de ese instante de silencio.

Es como un soplo muy leve,
un segundo que es eterno
o un infinito tan breve,
es lo que dura un buen sueño.

Las estrellas están mudas,
cuando se detiene el tiempo,
y el reflejo de la luna
es su grito y es su verso.

Quietud sobrecogedora,
unión con el universo,
una íntima melodía
donde reinan...los secretos.
11
4comentarios 57 lecturas versoclasico karma: 109

El gitanillo y la luna

Cuando la noche se enciende
ella sube a su atalaya
y se acurruca en las nubes
que la llevan en sus alas,
acaricia las mareas
y se las lleva en volandas
pintando en el horizonte
oscuras olas rizadas.

Enamora a los luceros
pues coqueta se acicala,
mira sus hermosos ojos
reflejados en el agua,
atusa su pelo negro
con blancos dedos de nácar
y se muestra presumida
como si fuera una alhaja.

Tiene un secreto la luna
por eso sueña sin trabas,
quiere ser de carne y hueso
porque vive enamorada
de un valiente gitanillo
que la observa mientras canta
tristes coplas que le salen
del hondón de sus entrañas.

El gitano en sus canciones
le pide que no se vaya
y que se baje del cielo
para enredarse en su cama,
porque no vive sin ella
y se muere de las ganas
de fundir su piel canela
a su superficie blanca.

¡Ay luna!, mi dulce luna,
¡Ay luna!, lunita clara,
tus ojos grises me tienen
arremolinado el alma...
Solo quisiera tenerte
a mi lado cara a cara
y susurrarte al oído
que te quiero más que a nada.

La luna ruega en silencio
e implora por ser humana,
maldiciendo su destino,
llorando desesperada.
Las estrellas conmovidas
acuden a consolarla
y titilando a su lado,
le secan todas sus lágrimas.

¡Ay gitano descarado!,
¿Por qué robaste mi calma?,
deja al menos que refleje
mis rayos sobre tu espalda,
si no dejas de mirarme
me posaré en tus pestañas
y teñiré con mis rayos
tu melena alborotada.

El gitano apasionado
nunca deja de besarla,
provocando que la luna
brille de color naranja.
Él confiesa entre suspiros
que la seguirá hasta el alba
y ella tímida recorre
los cielos ruborizada.
leer más   
12
10comentarios 75 lecturas versoclasico karma: 99
« anterior1234550