Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 964, tiempo total: 0.008 segundos rss2

Ojalá pudiera quedarme y silenciar la lluvia

El cielo se viste para mi,
un cálido sonido entre mis oídos que me hacen viajar tan lejos de aquí.
¿sabes? imagino correr entre arboles gigantes gritando tu nombre
perdiéndome y tú encontrándome.

Es como permanecer inmóvil dejando pasar la calma,
dando la bienvenida a la insípida eternidad
y esa sombra que me no me deja sola
es aquella incómoda compañía
que no temes pero sí inquieta.

Una nube cargada de emociones
se despoja gota a gota,
mientras danzando entre las aguas
la disfrazo con traje de gala entre la lluvia,
dejando a mi paso letreros de adiós...

rompeme los sueños y el alma
¡rompe a patadas éste infierno!
aleja de mi vida tu inestable amor...

y déjame moribunda a la suerte de esos animales salvajes,
llamados dolor,
total, las palabras jamás recuperan.


¿y cómo nos arreglamos?


ven,
porque solo tú
eres la distancia perfecta para olvidarte
pero somos los masoquistas perfectos de esta historia nociva.
leer más   
2
sin comentarios 23 lecturas relato karma: 27

Títeres de la vida

A veces los kilómetros se hacen eternos y la espera se convierte en siglos, puede que a veces imaginamos ser auténticos o simplemente somos actores que vivimos en una película ficticia en donde los sueños pueden ser mejor que la realidad. Quizás el titiritero que guía nuestros hilos ha decidido tomarse un descanso y dejarnos seguir con pasos propios hacia el objetivo.
5
2comentarios 30 lecturas prosapoetica karma: 52

Us

Hace cinco años tuvimos nuestra primera conversación.

Y yo pensé que moría porque alguien como tú me hablara a MI.

A MI.



Hace tres años te vi por primera vez.

Abriste la puerta de tu casa

y yo pensé que había llegado al cielo.



Los nervios los tenía a flor de piel,

pero gracias a que te pusiste a pintarme las uñas,

el tiempo se me pasó volando

y me negaba a irme de ahí.



Sentí tantas cosas que no podría explicarlas en un papel.

Me moría por besarte,

y cada vez que me rozabas se me erizaba todo el cuerpo.



Pero no podía decirte nada,

sólo me conformaba con ir contigo bajo un paraguas,

reírnos hasta dolernos el estómago,

estar bajo una manta mientras veíamos una,

digamos,

¿película?

(¿Qué mierda vimos?)



El día que salimos de fiesta fue uno de los mejores

que he tenido en mi vida.

Verte bailar, verte bailarme por primera vez.

Jamás me había sentido tan unida a alguien.



Y me moría por dentro,

porque volvía a tener unas ganas inmensas de besarte.



Tampoco me lo ponías fácil,

porque darme la mano por la calle

sólo me incitaba a querer pararte, girarte

y morirme en tu boca.



No sabes el esfuerzo que tuve que hacer por no devorarte

cada vez que nos apartábamos de la gente.

(Dejando de lado esa pareja que necesitaban un hotel más que nosotras)



Pero no era nuestro momento.

Y lo sabíamos.

Así que con todo el dolor de mi alma me despedí de ti,

y así terminó uno de los mejores fines de semana.



En ese momento ya supe que iba a ser imposible olvidarte.



Y seguimos con nuestras vidas.

Y seguimos teniendo nuestras respectivas parejas.

Pero algo no andaba bien.

Y ambas lo sabíamos.



Así que hace dos años sucedió.

(Joder, sólo de pensarlo ya salen las mariposas)



Me quería morir de los nervios.

Te iba a volver a ver, y sólo dios sabía si saldría bien.

¿Y si no te llegaba a gustar?



Y llegaste.

Y me abrazaste.

Y el mundo dejó de existir.

Porque sólo necesitaba eso.



Se me hizo eterno el camino al paraíso,

porque te quería tener sólo para mi,

pero la suerte no estaba de nuestra parte...

Y la llave no abrió.



Me quería morir de la vergüenza.

¿Querría esta situación decirnos algo?

Mi cabeza iba a mil por hora.



¿Qué estarías pensando?

¿Pensarías que estaba haciendo el ridículo?

Mi cabeza iba a explotar.



Y de repente,

todo se desconectó.



Me quitaste todos los miedos e inseguridades con ese beso.

Y en ese momento descubrí algo

con lo que sigo lidiando a día de hoy.

Que mis besos te pertenecen.



Llegaron los refuerzos para poder entrar al paraíso.

Y no podía dejar de besarte.

No podía evitar sentirme una niña a la que le encantaba ese juego.



Cinco preciosos días, SÓLO cinco joder.

¿Cómo cojones lo hiciste?

¿Cómo te instalaste tan dentro si no fueron más que cinco días?



Nuestra habitación en Roma.

Mis manos enredadas en tu pelo.

En tu cuerpo.



Lo preciosa que estabas al despertar,

lo preciosa que estabas mientras te besaba en la playa,

lo preciosa que estabas todos y cada uno de los días.



Y cuando el miedo se iba desvaneciendo

lo único que aparecían eran las ganas.

Las ganas de todo contigo.



Las ganas de comerme el mundo cogida de tu mano.

Porque no nos paraba ni el hambre.



Y me volviste a bailar.

Y me quedé completamente enamorada de ti.

Así, tal cual, sin medias tintas.



Pero no fue suficiente.

No fui suficiente.

Y buscaste lo que yo no podía darte.



Pero tampoco era nuestro momento.

Y aquí hemos llegado,

dos años después sin poder olvidarte.



Intentando hacer que mi cabeza comprenda que nada será igual.

Que ya no piensas en mi.

Que ya no seremos más.



Y me río,

ya no lloro.

O por lo menos lo intento.

Te lo prometo.



Intento reír,

reírme de mi misma

y de lo tonta que puedo llegar a ser al pensar que,

en algún momento,

no sé,

que en algún momento pudiese volver a abrazarte como antes.



Lo siento si soy pesada,

sólo me intento autoconvencer

pero mi mente es demasiado terca.



Y me muero de miedo,

porque soy totalmente consciente de que nunca saldrás de mi cabeza.
leer más   
2
sin comentarios 14 lecturas versolibre karma: 26

"Retroceso"

Las flores ya no perfuman los jardines,
su fragancia
ha sido borrada.

Estrellas extinguen su luz con la fragilidad de una vela;
cuerpos celestes,
retiran sus vidas del firmamento,
en orgullosa despedida.

Las olas han dejado de arropar orillas
y embestir arrecifes en la noche.

La mañana,
ya no emite destellos,
en la superficie de este mar indiferente.

Ya sólo queda una resaca eterna;
una marea que desciende decidida,
y un océano,
que se engulle a sí mismo
en un violento remolino de desesperación.

La retirada de un planeta
decepcionado con el hombre.

El fin de una relación dolorosa y egoísta;
una herida
que no cesa de sangrar.

Adiós definitivo a la naturaleza,
a nuestra sensibilidad.

Azul líquido,
frondoso verde,
se funden en la nada gris;
como la ceniza tras el incendio.

Blanco sucio del deshielo;
luego,
sólo queda el vacío,
la más profunda oscuridad.

La luz se apaga,
da paso a una llama fría:
Una realidad que muere.

Efecto imprevisto de la obra,
cuando se separa de su creador,
cobrando vida propia.

Nuestro palpable destino:
El exilio,
por segunda vez.

Desierto Rojo...

Lejos,
queda el Edén.

Y arriba,
se arrepienten.

Rheinn
"Retroceso"
Todos los derechos reservados.
RheinnPoetry®
- Caos bajo la lluvia -
12
12comentarios 92 lecturas versolibre karma: 99

Te quiero

Rompemos el molde del universo,
cuando nos unimos,
todo lo demás nos queda chico.

Y nada cabe entre nuestros cuerpos,
apenas el supuesto, la tentativa de querernos para siempre.

Con una complicidad mutua,
el universo obedece
y nos pone frente a frente.

Caben entre nuestros labios
otras vidas nuestras, está el silencio latente,
de esa instancia mántica
antes de profesar el amor,
de darte un beso.

Más tiempo, mil palabras que aconsejan,
los mil perdones de los ocasos perdidos.

Rastros del tiempo definible,
dos cuerpos,
que bailan al compás del no-tiempo
libres en otro lugar,
donde solo existe la mágica virtud
de ensuciarnos los cuerpos,
y mancharnos de amor.

Nos salimos de lo natural,
nos hacemos mil colores
para crear sonrisas infinitas.

Nos quedamos como figuras del ideó tiempo,
nos hacemos indispensables
uno a uno, siempre allí, siempre allí,
para hacernos sonrisas andantes voluptuosas y colindantes,
rompiendo las fronteras,
siendo un solo mundo.

Nacen otros momentos
un universo total de besos,
que comparten el signo de eternidad con una risa,
con un lamento, con un poema;
con un susurro al oído diciendo:
Te quiero.
leer más   
3
sin comentarios 11 lecturas versolibre karma: 18

Laberintos de sonetos con mil memorias (@sarrd8r & @AljndroPoetry)

Los años fueron deshojando sus pétalos;
a veces lento,
a veces veloz como relámpagos sin trueno.
Como roedor de laboratorio
recorrí los laberintos de la vida
a tu búsqueda, siempre a tu búsqueda...
mas alguien me fue cerrando todos los caminos
hasta que mis neuronas de hombre-ratón
no supieron evocarte más.

En mi regazo recojo los años,
haciendo ramos de nostalgias,
solicitud de sondeo preso del recuerdo,
apagando la luz de tu mirar,
la voz exiliada al eterno olvido,
en estaciones que únicamente deshojan ahogos,
sonetos con mil memorias y un solo rostro,
escondiéndome tras la sonrisa celada,
zancadilla de la perpetua constante.


Las raíces se han ido secando,
el árbol de la vida
llora sus hojas y su tristeza,
sin copa se va quedando;
el río rebosa peces muertos,
sobre mi cabeza solo nubes plomizas,
tempestades y vientos huracanados,
no hay solaz, ni esparcimiento.
Sin ti: solo vacío, solo sufrimiento.

Decapando mi piel de barro
para acabar en el yerro de mis entrañas,
navío a la deriva por las olas de las dudas,
dique que vació el amor, brújula marcando la salida,
careo de mi felicidad con el pavor a peregrinar,
de no estar a la altura de tus ojos de miel,
espada sutil que deshuesa mi alma,
dejándome en el tártaro del abandono.




@sarrd8r & @AljndroPoetry
2018-Ene-17
leer más   
17
18comentarios 99 lecturas versolibre karma: 115

Y etcétera

Caminar
a través del mar abierto
de la memoria dañada
por un cristal templado;
esperando una tormenta
que aplaque la innegable incertidumbre
de no ver más allá de esas palabras
escritas a fuego.

En la recámara de la añoranza
alguien sigue sonriendo
sin consciencia.

El letargo infinito de los versos,
la eterna voz sesgada por el tiempo
que no tuvimos.

Y entonces,
empieza el invierno.
Y bosteza miedos,
y ahoga los latidos
bajo un cielo muerto,
para que no griten
acordonando el cuerpo
como si aún estuvieras.

Ya lo dice la tristeza;
ahora es un puñal y dos silencios.

Y etcétera.
18
18comentarios 111 lecturas versolibre karma: 124

siempre he querido...

siempre he querido abastar la infinitud...
la datación secreta de los hielos eternos,
espiar como deflagra el rocío su vapor
y sangran savia blanca los almendros,
más si la luz quebrase como escarcha
al pulso ensimismado del fulgor
y volase como un pájaro la noche
a posarse en mis brazos hoy en flor...
qué seria de esa estepa deshelada
si me deja al descubierto el corazón...
la carne nívea expuesta para nada
al fuego fervoroso...al resplandor
7
1comentarios 31 lecturas versolibre karma: 93

Sal pura (con @Pequenho Ze)

Salitre.

Lo único que queda,

tras la evaporación.


Corteza arisca

enganchada en una piel

que vive sin convicción.


Me espolvorean con los dedos,

sobre carne cruda.


Sal,

de otra naturaleza.

Negra.

Oscura.


Me cubre

la voluntad eterna de mi destierro

en una sal marcada

por la oscuridad.


Y la sed que siento...

Insaciable.


Atragantado

y perdido;

sumergido,

en sal pura.


Arañando nubes

para hacer caer agua dulce

sobre el salitre eterno

de mi propia sentencia.


-cortes, rendijas, hendiduras

asedian mi consciencia;

siento mil heridas abiertas-


Quizá por eso,

se conserva mi locura.


Labios agrietados,

de demasiado hablar

conmigo mismo

dentro del espejismo

de la insana cordura.


Rheinn y Pequenho Ze

"Sal pura"
leer más   
14
14comentarios 93 lecturas versolibre karma: 114

Dulce adolescente

¡Oh juventud! me enseñas el rostro nuevo y vuelves a seducirme,
colegiala traviesa,
que sin pudor exhibes tu frescura y tu belleza
cual si fuera eterna y sublime.

¿acaso no comprendes que como yo, un día envejecerás?
¿no te duele la muerte y la belleza fugaz?
porque mientras estoy absorto, contemplándote,
como si fueras mi Dios, adorándote,
ya estás envejeciendo,
y yo con tu belleza, enloqueciendo...
¿por que vuelves a mi poema, a mi arte?
si tomé todas las precauciones para no encontrarte...

Mi tiempo no es tu tiempo
Nuestro encuentro es un desencuentro fatal
Jamás llegaremos a conocernos
Jamás elegiremos los nombres de los hijos que jamás tendremos
Jamás elegiremos nuestro hogar

Como me duele ser viejo y no poder entender tu juventud
leer más   
8
sin comentarios 56 lecturas prosapoetica karma: 93

Exilio del ego

Devolveré el conocimiento a quien pertenece
Y esa idea de empoderar los rayos.
Exilio el ego,
Quedaré naufrago de materia,
Pero vacío para llenar de nuevo
El espacio vencido.

En el goce de nuestras mentiras,
Encuentro un bloque extraviado
– A propósito –
Por regalar un canal de comunicación
Al estómago.

Lanzarse es querer,
Amar de nuevo
Querer de nuevo
Y desbloquear el corazón,
A esta bienvenida del Ser

Amarte de nuevo,
Apegar los exilios olvidados,
Repartir una siesta,
Así el proceso químico de los pensamientos
Descansa eternamente a la vibración,
A toda la moción de las células.

Ya no soy.

– Estoy feliz de verte de nuevo. –
16
5comentarios 64 lecturas versolibre karma: 101

Tierra

La tierra huele distinto cuando llueve,
el aroma del aire es diferente,
el agua de aquí no sabe a casa.

Acá la ansiada sombra bajo un árbol. No protege
de un Sol indiferente,
la Luna no es mejor, pues no me abriga.
Me visitan cada noche puntuales,
el amparo del frío y la nostalgia,
me mecen, me cantan, me acarician,
soñar, aunque despierto, siempre me alivia.

Mi hambre no lo quita la comida,
mi reloj ya no marca bien las horas,
mi brújula señala a un norte que está extinto.

Me gusta el día. Hay colores que me avivan la alegría,
sensaciones que interrumpen la agonía,
ilusiones de esperanza. Es por eso
que me suelo levantar con energía,
caminar por otros valles, pasear por otras calles,
sumergirme en toda diversidad.

Desplazando ya está el viento nubes grises,
anunciando el apagar de los colores,
recordando que el día no es eterno, ni es justo
terminando antes de tiempo.

No encontré alimento,
no pude contar las horas,
me quedé sin rumbo.

Empieza a llover y la tierra huele diferente.
13
4comentarios 72 lecturas versolibre karma: 95

Nocturno

Esta noche no habrá letras,
Habrá amor.

Amor,
Del que hemos sembrado hace mil siglos,
De ese que renace con el amanecer.

Ese que se pronuncia con el alma,
Y no con los labios,

Amor,
Que te rodea con brazos de felicidad,
Y te envuelve hasta la iniquidad.

Esta noche no habrá letras,
Pero haremos poesía.

Poesía,
Que se escriba en la piel,
Que se tatúe hasta los huesos,

Esa que se lee entre sabanas,
Y se disfruta a media mordida.

Esta noche no habrá letras,
Pero se escribirá nuestra historia.

Historia,
Que es difícil de contar,
Porque es incomprensible.

Esa que se cuenta a media noche,
Porque la luna sabe ser amiga.

Esta noche no habrá letras,
Pero seremos tu y yo.

Dúo de locos,
Que se entrega y enfrenta la tormenta,
Que no sabe rendirse.

Tu y yo,
Como hemos sido esta eternidad.
Como seguiremos hasta el final.
14
6comentarios 90 lecturas versolibre karma: 96

Campo

Un polvo fino de nieve
cubría el lodo del suelo,

y las columnas de blanco
el pálido azul del cielo.

Miles de copos nacieron
bajo el rugido del fuego.

Lejos quedaron los gritos,
no se oye ya ningún ruego.

Solo dos cosas persisten
eternas, tras los libertos:

Ceniza para la tierra
y pena para los muertos.
leer más   
17
2comentarios 95 lecturas versoclasico karma: 93

Amiga Luna, te cuento un secreto

La luna, ese manto blanco
que cubre el cielo de estrellas
y luego sonríe
con una creciente boca abierta.
Me gusta olerte,
oler el perfume de tus uñas
cuando te rascas las esencias
y disfrutas de nuestra felicidad
con el aroma de la vida,
la Vida Eterna.
Besar tus bostezos,
abrazar tus ronquidos,
saborear tus legañas,
son detalles que no dejo a la ligera
porque son míos,
son nuestros tesoros
como yo te santifico a ti
preñándote en un trono para tus pies,
y un palacio para tu melena mañanera,
esa que suavemente acaricias
cuando nos transformamos en engreídos románticos,
esa que con mi furioso amor, siempre despeinas.
Mi romanticismo,
cuando te mantienes petrificada
como si fueras Medusa, quieta,
lo moldeas con sonrisas furtivas
hasta convertirlo en lujuria perfecta,
te me haces de rogar,
y luego yo peco de sicalípticos poemas.
Amor que tanto no sé amarte,
me encantaría rugirlo ante tu presencia,
que la Tierra nos envidie
cuando lo chille como el primer colono que gritó:
“¡Dios bendiga América!”.
Mis poemas, hundidos en tus cuar-tetas,
no podrán procurar historias
con sus bocas nutridas de ti
ilusionados como Romeo y Julieta,
embellecidos al igual que las esculturas de los Antiguos,
esas de Grecia,
o también tan entregados como Cervantes a su Quijote,
una obra maestra,
o el hombre a la mujer,
Adán y Eva.
A veces la elegancia no es siempre quedar bien,
sino soltar toda la despensa,
sin arcanos, tapujos, rodeos
ni tampoco frases hechas,
y así se conquista más
aunque no se crea,
sutil y deseoso,
delicado y apasionado,
todo en un equilibrio,
en ese que tanto me enseñas.
Así es la vida:
yo soy tu arma,
y tú, mi mejor defensa.
Con esto te digo
que eres pura envidia,
envidia de todas esas
que hierven de pasión descontrolada
al escribir todo esto, atrevido,
que tú y solo tú, eres mi dueña.
Contengo tu mirada,
veo en ella mi orgullo,
lo poco que tengo de poeta,
de humilde soberbio
y de impaciente amado que siempre te desespera.
Pero he ahí el verdadero amor,
el de almas gemelas,
que mientras mi nariz huela a tu imperio,
mi lengua conserve tu sabor
y mis ojos, tus ojos,
yo habré alcanzado lo que siente Dios
cuando sé que me amas día a día,
con todas las letras.
Así que, amiga luna,
me guardas este secreto,
desea a mi amada felices fiestas
y, aunque estés a vista desnuda de todos,
quiero que mi todo, se lo des, por favor, a ella.

© 2017 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
12
4comentarios 71 lecturas versolibre karma: 95

Qué gran error

Tiene que acabar la guerra;
los golpes de voz
y las eternas nieblas tras los párpados.
Son demasiadas heridas abiertas
y huecos inmensos de fatalidad.

Inquieto temblor en los músculos
y una mueca rota a ambos lados
de la negación;
incredulidad ante tamaña evidencia
En el fondo tenías razón,
¡qué imprudencia!

Ladro a la puerta cerrada
-falta de convicción-
y acabo arrullando la propia desesperación
de no tener las manos aptas.

Mata al tiempo
y abrázame para que deje de llorar
esta nada recostada en la hoja
que quiero pintar
de color azul cielo!

Es cierto... menudo error siniestro...

que es el negro el color de infierno
y encima te lo enseñé yo.
leer más   
19
3comentarios 73 lecturas versolibre karma: 98

Cuando Duermo

A veces, al cerrar los ojos
o al quedarme dormida
te encuentro entre mis sueños
sin querer ni poder evitarlo
mis sueños tienen vida.

En otras ocasiones
te encuentro en la música
danzamos entre el mar y cielo,
allí en el horizonte donde no hay fin
donde el azul es eterno,
me dices con el corazón
lo que nunca me dijeron.

Y me siento tan amada
por aquello que no tengo,
lo que tanto he deseado
y sólo conozco en sueños.

Por eso te digo
hay formas de estar contigo
en el mar, en la música,
en el viento, te siento.

Pero más me gusta verte
en mis sueños,donde tus caricias
y susurros se vuelven deseos

Y es por eso que cuando duermo
cuando mi cuerpo parece estar muerto,
es cuando está más vivo es cuando
más vida siento por dentro.

MMM
Malu Mora
leer más   
20
9comentarios 149 lecturas versolibre karma: 111

Tal vez mañana

Horizonte oscuro
de incertidumbre alimento.
Condenado al ostracismo
de un lúgubre
y helador presagio,
sufres el insoportable peso
de aquel inhóspito vacío.

Perdido en ninguna parte
de un paisaje
eternamente blanco.
Altas cumbres nevadas,
que imponentes enseñan
entre sus afiladas garras,
severa advertencia
de mortal herida.

Sin luchar mueres
bajo ese manto gélido.
Si tu cuerpo flaquea,
vida o muerte
se retratan juntas.

Pelear por la vida
o caer rendido
ante una muerte que tirita.
Noche perpetua
extendiendo su negrura
sobre inmaculado
y níveo sepulcro.

O resistirse firme en ese…
“tal vez mañana”.
Caminar en busca del valle…
¡Y vivir!.




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/01/07/escribe-tu-relato-de-enero-iii-roberto-ca
13
6comentarios 108 lecturas versolibre karma: 97

Paradoja

Mi parodoja es despedirme,
para no cesar de buscarte,
tener que volar
para quedarme en tu cielo.

La paradoja es el olvido
y no apartarte de mi memoria,
huir de tu felicidad
para que puedas encontrarla.

Buscar el silencio
en el ruido de tu ausencia,
cerrar los ojos
y mirarte en cada verso.

La paradoja de mi súplica,
la oración de éste ateo,
es que me olvides en tu presente
mas no quiebres éste amor y el deseo.

Amén
leer más   
19
10comentarios 106 lecturas versolibre karma: 102

Días Ocupados

Llené de palabras mi boca
compensando otras miradas
convencido que tu cuerpo evoca
más allá del clic de tus pestañas.

Te olvidé en un pétalo de rosa
beneficiando a los soñadores
en pos de la sonrisa que sonroja
te deshojan con todos los honores.

Buscándote en tiempos perdidos
me di cuenta que no estabas
medianoche de días vencidos
esperando que ni siquiera buscaras.

Sencilla aguja de pajares eternos
única en mi búsqueda incesante
quedaran hambrientos los cuervos
cerraré mis ojos hasta mirarte.
leer más   
4
1comentarios 20 lecturas versoclasico karma: 58
« anterior1234549