Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 65, tiempo total: 0.013 segundos rss2

Pienso

No dejo de pensar
en tu sonrisa.

Otras veces pienso
en tu ser irreal.

Dilema existencial.

Así son los recuerdos
se desgranan en la memoria
como la arena pulverizada
en el desierto.

Para que pensar diría el asceta.
Si ya no soy capaz de echar andar los veleros.
Navego por el sórdido océano azul,
descalzo
sin vértebras.
leer más   
5
sin comentarios 23 lecturas versolibre karma: 46

El Viaje a la Oscuridad o a la Luz

No he sido feliz, No soy feliz y jamás seré feliz mi sonrisa es un escudo para tapar mi dolor, mi soledad, mi tristeza y los pensamientos que me consumen la poesía, la lectura, la escritura es el medio que me permite liberarme de los miedos, del dolor, de la angustia, de la rabia, de la tristeza, de la depresión, de la locura, de la soledad, de las sombras que no me dejan vivir que a veces me incitan a pensar lo que no debo. Siempre he estado solo llorando en silencio sin amigos, sin compañeros, sin destino desde mi infancia pasando por mi adolescencia y llegando a la edad adulta soy un caminante sin tiempo, sin alma, sin destino, sin ganas de querer seguir caminando, un poeta sumergido en la tristeza que me esta llevando a la locura, al declive como ser humano y siento que pronto llegará el final de este viaje del cual espero que la luz aparezca al final del camino porqué por ahora todo ha sido oscuridad, sombras, tristeza, dolor, rabia, resentimiento ojala la luz llegué, ojala!. RAGV.

(EL VIAJE A LA OSCURIDAD O A LA LUZ)
Robert Allen Goodrich, Panamá Mayo 2018.
leer más   
4
sin comentarios 36 lecturas prosapoetica karma: 64

Espíritu

El espíritu muere lentamente,
desarraigado de lo que ama y conoce,
va poco a poco perdiendo su esencia,
enfrentando sin mucha valentía a la noche violenta.

Con un agónico suspiro el espíritu recuerda.
Camina un desesperado valle de ilusiones extrañas;
camina y no puede detenerse.
No se quiere ir, déjenlo quedarse.

No importa la hora ni el día
el espíritu no quiere morir,
añora esa vida que no es suya,
sueña con una respuesta definitiva.

Al final del día
el espíritu muere atado
sufriendo la letalidad de la lejanía.
¡Pobre espíritu maldecido y bendecido!
Ahí va despidiéndose sin ironías.

Es un canto amargo al viaje,
su voz es lo único que escucho
y escucho su voz romperse
mientras desaparece entre las sombras.

-Diana
leer más   
9
3comentarios 41 lecturas versolibre karma: 81

La magia

Ese motor que no se sabe de donde sale, pero aparece. Esa chispa que convierte lo imposible en algo más que probable, en algo tangible, con razones de ser.
Es hacer un brindis por la vida, mirando a los ojos del que tienes delante, deseándole que aprecie el instante, el segundo, que aprecie la casualidad del ser y estar.
La magia está en los aeropuertos, en las carreteras, en las colas del supermercado, en una parada de autobús o en una situación tan extrema como esperando en un hospital.
Se materializa como una mirada furtiva, o quizá una mirada penetrante, de esas que no te piden permiso, que te ruborizan. La podemos encontrar en los parques, en un padre y su hija paseando cogidos de la mano, en un paseo con tu acompañante hablando de la historia de las calles de la ciudad en la que estas o en las agujas de un reloj familiar que tiene más historias que contar, que segundos pasados.
La exactitud de la magia es, sencillamente, mágica. Por que es así, es real, y nadie puede hacer nada para impedirlo. Contra todo pronostico actúa y arrasa con cualquier duda existencial posible.
No importa, piensan algunos. Yo puedo contra ella.
¿Quién quiere pararla? ¿Quién no quiere vivirla? ¿Quién huye de ella?
Puedo entender que como siempre se a dicho, cuando algo va demasiado bien, es porque algo malo avecina, pero ¿y la calma tras la tormenta? ¿Y la felicidad que lleva reconocer que has pasado el terremoto?
¿Qué hay de esas sensaciones tan bonitas? ¿A caso la gente no es capaz de ver que la muerte, metafóricamente es sinónimo de haber vivido?
Ojalá más magia y menos miedos. Ojalá más magia y menos reproches. Ojalá más magia y menos costumbres.
Por que al fin y al cabo, la magia es el desorden de lo que uno espera que vaya a pasar, y es solo entonces, cuando el poder que emite, es real.
Cuándo nadie se lo espera.
leer más   
6
2comentarios 46 lecturas prosapoetica karma: 57

El mismo círculo

Y es que siento que vuelvo al mismo circulo
donde no me encuentro,
ni encuentro lo que estaba buscando
que al parecer se reduce a nada
Rodando y repitiendo el ciclo al cual me he acostumbrado
Y me encuentro en el mismo círculo
donde el alma grita de desespero por no escucharla
Donde la desolación carcome el sentimiento de añoranza
Y es cuando no entiendo o,
No entendía el por qué de mi angustia
creí que solo se marchitaba
Por el hecho de no confrontarla
Por el hecho de querer olvidarla y jamás recordarla
Por eso hoy cuando siento que solo la omití
es cuando siento que vuelvo al mismo círculo
cuando creo hacer algo bien
pero no destierro la incomprensión que hallo en mi ser
simplemente por no comprender que no quiero ese
Querer comprensivo que me hace ser algo que
Añoro ser y me aleja más de lo que realmente decido ser.

Mi pregunta existencial y la duda que me corta las entrañas
¿Por qué no aceptar de una vez que soy eso que siempre rechace?
Y es que siento que vuelvo al mismo círculo cuando me comporto
Como la persona egoísta que suelo ser
Cuando soy la persona que tanto odio
que no es más que el reflejo de mis papás
Cuando puedo ser un nuevo libro
y decido ser el peor valorado
Cuando no me amo a mi ser en su esencia
Cuando mi sustancia quiere salir
y la encierro de por vida en mi alma
Cuando busco justificaciones en dudas que no he resuelto
Y que se forman como grietas
De soledad en mi
Y sobre todo cuando siento que el amor que te puedo brindar
No es agradecido conmigo, contigo ni con los demás
Y allí es cuando siento que vuelvo al mismo círculo
Entonces vuelvo a empezar.

El desaliento se invade en mí como un océano sin fin
Me desplomó y es cuando
Lloro
Grito
Me acorralo,
Huyó y me encuentro en el mismo círculo.

Al mismo círculo ya no vuelvo por que ya me encontré
Y encontré lo que estaba buscando
que al parecer eso que buscaba ya lo tenía
y se reducía a todo
Rotando y siguiendo la línea recta de la vida,
sin repetir costumbres del círculo
que en ese entonces era mi vida
Ahora no me encuentro en el círculo
Me encontré en la línea recta
Donde mi alma grita y la escucho
Donde mi añoranza se convirtió en realidad
Y es cuando entiendo el deseo de mi angustia
De romper con las costumbres altruistas
Y egoístas
Que solo querían convertirse en cosas rotas.
Y hoy cuando siento que ya no la omití
Que desenterré eso en mi
Es cuando ya no me siento en ese mismo círculo
De la incomprensión irracional que habitaba en mi ser
Ahora comprendí que realmente
quería ese poder comprender
Ese -no querer- que me rehusaba a ver.

Me encuentro en una línea llamada vida donde no hay
Preguntas existencialistas
Donde nada corta mis entrañas
Por qué no volví al mismo círculo
Por qué fui capaz de entender
Que lo molesto para mí no es más
Que lo molesto que tengo yo
y que no lograba ver por la
Ceguera que causaba mi falta de comprensión
Aprendí a amarlo como un error poco transcendental
El cual es sencillo solucionar
Me convertí
En una persona egoísta solo con mi amor propio
Para llegar al punto de amar con la misma intensidad
La cual me amo a mi antes que a los demás
En una persona capaz de tomar las fortalezas
De sus padres y convertirlas en suyas
Donde los errores solo son una guía
Para solucionar la línea recta
Que decidí emprender como vida
En una persona que es un libro en blanco
Capaz de agregar un capítulo diferente cada día
Y no darlo por hecho todos los días
En una persona que se ama inmensamente como es
Qué no le da miedo mostrar
Su esencia más pura
Por qué no somos lo que recibimos,
somos lo que damos hacia los demás
Por qué ahí es cuando
nos estamos dando a nosotros mismos en realidad
En una persona
que ya no encierra sus miedos y virtudes
Solo les brinda el derecho de ser libres
En el goce de su plenitud para así
No cohibirse por horror a desinhibirse
En una persona humilde
Capaz de aceptar sus errores
Y no arrastrarlos con juicios arbitrarios
Sin sentido
Ahora siento más que nada en la vida
Que no me encuentro en ese mismo círculo
Por qué el amor que te puedo brindar
Es agradecido ante todo conmigo, contigo
Y con los demás
Por eso sé que no vuelvo a empezar,
Solo sigo, sigo y sigo
En mi línea recta que logre crear
Y nombré Mi vida.

El aliento se invade de mi
Como un océano sin fin
Me animo
Y es cuando
Amo
Salto
Corro y sigo mi línea recta.
leer más   
6
1comentarios 24 lecturas relato karma: 64

SN4 (no es una fórmula)

Poder, pudiendo.
Saltando, saltiendo.
(jeje)
Brincando en el barro.
¡Brinquiendo!
¡Salpicando!
¡Salpiquiendo!
Como tantos ¿locos?
Escupiando.
¡Escupiendo!

Maldiciendo el barro,
el olvido, o el recuerdo.
¡Que sé yo!
Cogiendo el bus
o encogiendo,
y no bajándome nunca.
¡O bajiéndo!

Vueltas. Mas vueltas.
Y vueltas.
A absurda velocidad
como de estar parados.
¡Corriando! ¡corriendo!
Viéndola pasar
¡O viviando! ¡o viviendo!
¡rápido, rápido, rápido, mas rápido!
¡vite, vite, vite!
¡la vida, la vida, la vida!
la vida
las otras vidas
¿Las otras? ¿La mía?
¿La veo?
Apenas veo nada.
Vida ciega, de enceguecida.
Comprometida,
con la pura existencia
inconsistente
pero inconsciente
sin consistencia, sin consciencia
solo maquiavélicamente viviente.
¿De que demonios?
Iré a casa si consigo bajar del bus.
¿hablas?
A pillar un borracherón del copón.
Si, lo juro.
Entraré un ratito en la otra existencia.
La existiente.
La mas noble y pura.
La existencia agradecida.
¡Existiando! ¡Existiendo!
Me nublan los recuerdos desde hace rato,
si es que algo recuerdo.
No consigo recordar lo que quiero.
¿O es que no existe?
Probablemente todo es falso.
¿Porqué no me avisasteis antes?
Y recuerdo solo al pedo.
¿Vosotros que ya pasasteis la prueba?
¡los que aprobasteis con nota!
No lo sé.
¿Aun sigo en el bus?
No lo sé.
Quizá porque no quisisteis conocerme.
O porque os lo prohibieron tajantemente
manifiestos escrúpulos.
Pero ¡va! no pasa nada.
Voy a beber un rato. ¡pero a beber! ¿eh?
¡Bebiando! ¡Bebiendo!
¡Emborrachando! ¡Emborrachendo!
A enamorarme de la mujer china
que caza águilas al vuelo.
¡Ella si que me entiende!
pero no me mira jamás a los ojos.
¿Es que no tendré?
¿O es a ella a quien le faltan?
quizá es porque no me ve
que me dice que me entiande.
O que me entiende.
Hoy no cazó ningún águila.
Ninguna.
Me dice que solo está existiando
o existiendo.

Cazando. Caziendo
viviando. Viviendo
¡joder!
¡Sintiando punto SINTIENDO!
Ella si me entiende.
Por eso la amo tanto. O tiento.
11
9comentarios 80 lecturas versolibre karma: 98

La Vida es una Universidad

LA VIDA ES UNA UNIVERSIDAD

La vida es una Universidad
que te enseña lo bueno, lo malo y lo feo
que puede ser esta vida que vivimos
en estos territorios extraños
en este planeta mundano
del cual formamos parte todos
hombres, niños, mujeres, ancianos, animales, plantas
todos seres que estamos aquí
con diferentes estados de existencia
viviendo en la Universidad de la Vida
donde hemos de aprender lo bueno y lo malo
hemos de caer y saber levantarnos
de vivir y morir
de existir y subsistir
de sobrevivir y caer
de levantarnos y seguir adelante
de caminar por senderos oscuros
en un mundo sombrío
bajo las estrellas que brillan o no en las noches
con luna o sin luna
bajo los rayos irreperables del sol
que roza nuestra piel
nos quema lentamente
en esta vida que no es vida
en estos sueños y pesadillas
en estos terrenos vacíos
en Universo paralelo
donde somos hijos de Pacha Mamá
y esta nos castiga por portarnos mal
aprenderemos a la mala o la buena
las cosas buenas o malas de la vida
amaremos o no seremos amados
forjaremos nuestro destino
en estos territorios extraños
en este grito de esperanza
donde se escuchan los ecos de las voces a los lejos
de las personas que lloran y sufren
de esqueletos que salen del armario
de espejismos sin reflejo
en esta vida tan hermosa
tan horrible o tan fea
todo depende de como se mire
de como se viva
en esta Universidad de la Vida
donde aprenderemos a sobrevivir
Algunos sacarán una licenciatura
otros una maestría
otros pocos un doctorado
para mí lo importante es sobrevivir.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Marzo 2018
leer más   
12
6comentarios 112 lecturas versolibre karma: 92

El riesgo de tanto pensar

Impaciente miraba el reloj,
Atento a que los segundos pasen
Atento a que los prejuicios se calmen,
Impaciente escribía una lápida

El riesgo de desnudar el alma,
Es que no vuelva,
Dejando el cuerpo vacío e inerte,
Es el riesgo de observarnos tantas veces.

Tanta pregunta existencial
Dejaron que el goce
Se fuese a bailar con sensaciones pasadas,
Ocupando solo espacio en la nada.

Una química que estaba cargada de electricidad,
Hoy, se enfrió con una escarcha de errores,
Hoy, ya no se mueve un átomo,
Solo algunos que ofrecían recordarle
Que había alguien respirando arriba suyo.

Durante el frenesí,
Corrió para jugar
En largos y profundos océanos
Castigándose a si mismo
Por recuerdos que regalan
Fuego a su momento.

Por el momento vivido
Me duelen las manos de escribir,
Por el momento anunciado,
Asesino a la muerte
Que vino llamada
En un llanto de auxilio.

Ya de tanto pensar,
Nos abrigó la noche
Con ojos perdidos
Mirando al cielo.
10
6comentarios 83 lecturas versolibre karma: 108

¡A la papelera!

Porque sucede el tiempo de invierno
y las primeras flores de los almendros
riman con la niebla y la escarcha

(¡Joder, Esteban! Querías decir sobre su sexo
¡A la papelera!)

… de los almendros riman…
sobre tu sexo, como riman las pieles
cuando nada esconde el deseo y cada segundo

(¿Cada segundo? ¿Cada segundo? No me vengas Esteban
ahora con el existencialismo ¡Estás espeso!
¡A la papelera!)

…cuando nada esconde el deseo y hay un ámbito de certeza
sometiendo la inercia de la fuerza y la ternura a

(¿fuerza y ternura? ¡Joder! Pero tío ¿Qué te ocurre?
¿Así amas? Si en realidad quieres decir
que estás sujetando sus manos y viendo cómo sus ojos
van pidiendo el ritmo de los siete mares
¡A la papelera!)

¿De los siete mares? ¿Siete mares? ¿Aquí quién está amando?
¡Déjame en paz!

…van pidiendo el ritmo de todo lo que baila la inconsciencia

(¿Inconsciencia? Estás mal hoy Esteban ¡Muy mal! ¡A la papelera!)

¡Déjame en paz!

…de todo lo que baila la inconsciencia…
entre hálitos salvajes que derraman la única verdad,
porque puede que los sentidos sean algo
que haya que buscar dentro de lo peor de nosotros
y amar matando lo que se vive y tirarlo
a la papelera donde sólo estamos nosotros, doliéndonos.

(¡No me gusta! ¡Tíralo!)
12
1comentarios 76 lecturas versolibre karma: 79

Realidad

Luces de infancia,
sonrisas y juegos.
Felicidad desapercibida.
Sin miedos, sin sombras.

Arrastra el tiempo,
numerosas despedidas.
soledad y llantos,
piedras y lamentos.

Muros que se cierran,
clavos que te abren,
relaciones que se rompen,
piezas que no encajan.

Vacío brillante,
felicidad prometida,
semillas gélidas
que no germinan.

Volando lejos,
deseos infantiles
ilusiones muertas
y sueños viejos.
leer más   
9
2comentarios 68 lecturas versolibre karma: 92

()

El vacío
El vacío se mueve
El vacío se despierta
El vacío se retuerce
El vacío seguía estando
en silencio

La palabra vacío
La palabra vacío me llena la boca
La palabra vacío es una palabra muda
La palabra vacío es una palabra muda que duele al pronunciarla
La palabra vacío
es
aire
seco
La palabra vacío
es
la boca
seca

El vacío
El vacío es infiel
El vacío es un fantasma
El vacío es constante – no evidente
El vacío seguirá estando
en silencio
10
3comentarios 61 lecturas versolibre karma: 95

Ángeles (@AljndroPoetry & @Transmisor_d_Sinestesias)

¿Qué ha sido
esa voz de madrugada?
¿La sensación
de estar y no estar?
¿Ese olor a rosas?
¿Esa melodía?
¿Qué erizó la piel?
¿Ese mensaje?
¿Sueño? ¿Realidad?
Incertidumbre y confianza
mezcla que asalta bajo la retina...

Ese dejo a jazmín
en jardín de gardenias,
blandir de cuerdas melódicas
cual sinfonía de Beethoven,
silbido del viento, murmullo
entre hojas adormiladas
de adustos árboles,
caricia etérea
al abrigo de alas protectoras.

No alcanzo a abrir párpados
el alma confiada está
sueño que no es sueño
realidad donde estoy
y no estoy
cuerpo que reposa
sobre lecho inmaterial
sobre alas celestes
sobre cantos al Supremo
entre legiones...

Blandir enarbolado de espadas
de fuego,
cuerpos incorpóreos
con energías descomunales;
librando batallas arcanas
en otra
dimensión existencial,
en una
dimensión espiritual.

Vientos de alas
rompen la noche
a golpe de hierro
Miguel acosa potestades
¿de qué me defiendes?
no veo, solo oigo
voces descompuestas y rugidos
esa luz de su sable
callando la agitación...
y el silencio canta
a esa paz rodeándome...

Y a veces,
cuando el aire se hace denso,
hay un vaho en el viento,
como un efluvio a azufre,
y algo oprime el pecho;
quizás Luzbel ha dejado su estela,
quizás alguno de sus arcángeles...
Quizás Sariel o Uriel
ya le han salido al encuentro,
en una dimensión que solo presiento.

Queda el alma tocada
alcatraces de paz doquier
el pecho reventando
de un aire celeste
el corazón arde
llueven los ojos
ante un amor superior
que se percibe
que se absorbe
que ilumina
que transforma...

Y me refugio, yo
y se refugia, mi alma
y se refugia, mi espíritu
y se refugia, mi esencia toda
y se acurruca, mi cuerpo;
y me llena y me envuelve...
la paz.

****************************
Ángeles
Mesa Compartida
Alejandro Poetry© & Transmisor d Sinestesias©
leer más   
14
18comentarios 126 lecturas colaboracion karma: 121

He Muerto

HE MUERTO

He muerto
y conmigo han muerto las tristezas
la agonía, las angustias
esas que me atormentaban día y noche
he muerto
pero no ha muerto mi poesía
esa seguirá viva
esa jamás ha de morir.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Febrero 2018
leer más   
13
6comentarios 70 lecturas versolibre karma: 103

Ira al tempo

Voy a estrangular al tiempo.

Tirano danzante,
implacable,
contento.

Azotándome siempre y quebrando mi aliento.

Haré presión hasta que deje de respirar;
hasta que exhale su último momento.

Descansaré vencedor viendo postrado mi tormento.

Vaciar sus pulmones y detener su inexorable avanzar;
hacerlo lento.

Sentir mi vacío en su interior,
la ansiedad del aislamiento.

Asfixiado,
esclavizado por mis manos;
mis brazos,
presionando al son del tempo.

Atravesarlo a espada,
degollarlo a daga,
con la viveza del acto teatral.

Anhelante delirio de aniquilación,
en esta vehemencia visceral.

Hacerlo,
no puede ser de otro modo;
o nunca podré vivir en paz.

Una lección humana para un ente atemporal.

Atragantarlo y hacerle aprender:

¿Qué es un vacío existencial?

Transgresión de experiencias,
tratarlo como a un animal.

Placer en amenazar a un dios inmortal.

Excitación en una lucha que,
lo sé, no puedo ganar.

Banal.

Un hombre al tiempo,
tratando de comunicarle su frustración vital.

Acaso,
con la soga y el cuchillo en la mano,
lo único que busco sea una muestra de piedad.

Y el tiempo...
que no retrocederá.

Lo veo en el suelo,
inerte y morado;
es tanta la claridad…

Tengo un obsesivo sueño.

Ojalá pudiera hacerlo realidad.

Matando al tiempo,
sólo tendría para empezar.

Rheinn
"Ira al tempo"
Todos los derechos reservados.
RheinnPoetry ®
25
16comentarios 213 lecturas versolibre karma: 110

Viviéndome

A pesar del brutal sufrimiento
y del dolor,
como el que ahora siento

A pesar de mis desilusiones
de mis locuras,
y eternas obsesiones

A pesar... del agotamiento
de tantas batallas
contra mis profundos credos
y de cargar... con todo este peso
voy a seguir viviéndome

A pesar del futuro incierto
no cambiaría mi vida
por la del más perfecto
Yo quiero... tener mis recuerdos
mis nuevos amores y
mis viejos anhelos

Por todo lo que voy diciendo
voy a seguir viviéndome

¿A qué dilemas, a qué encrucijadas
estaré expuesto?
¿Cuáles serán mis errores
y cuáles... mis aciertos?

¿Y cuáles serán
mis nuevos descubrimientos?
¿Mis nuevos valores
y qué quedará obsoleto?

Por todo lo que voy diciendo
quiero seguir viviéndome
por todo lo que voy diciendo
voy a seguir viviéndome.
leer más   
11
sin comentarios 51 lecturas versoclasico karma: 97

Sentidos de hojalata

Soy ciego
en un mundo
donde cada día
nace un nuevo color.

Soy sordo
en una tierra
que da a luz
todas las sinfonías
que Beethoven y Bach
jamás pudieron componer.

Me he quedado
sin lengua
en este universo
de sabores exquisitos.

Soy un sabueso
sin olfato
a la caza del zorro plateado
de la felicidad.

Me he arrancado la piel,
esa que nunca supo comprender
de epiteliales tejidos,
ni de los varios vocablos
con sus 'ermis' sufijos.

¿De qué me sirve ahora
ese aluvión de caricias?
¿Para qué me llueves ahora
tempestad de ilusión?

¿Cómo podré ver
a qué sabe un arcoiris?
¿Y cómo escucharé la luz
del olor a tierra mojada
bajo mis pies descalzos?

Carente de sentidos;
voy en busca de un mago,
un espectro, un hada,
un ángel, un espíritu,
o cualquier forma incorpórea
que tengan los milagros;
acompaño a un mísero y cobarde león,
a un vacío hombre de hojalata,
y un espantapájaros con cabeza de chorlito
(todos son parte de mí)...

quizás,
__ para mí también,
____ exista un nuevo corazón.



@AljndroPoetry / xii-17
leer más   
23
17comentarios 158 lecturas versolibre karma: 119

Elogio de la soledad

Recuerdo que andaba solo
que caminaba o corría
no recuerdo exactamente
si era de noche o de día

Entonces llegó el momento
se derrumbó el escenario
murieron protagonistas
espectadores y actores secundarios

Entre las ruinas yo vi
a mis maestros aplastados
relojes, fotos, espejos
por el suelo hechos pedazos

Entre las ruinas yo vi
a mis maestros aplastados
relojes, fotos, espejos
por el suelo hechos pedazos

Mis fantasmas se largaron
a buscarse otro cordero
al "qué dirán" fue el primero
del que no vi ni el rastro

Se suicidó mi orgullo
al miedo lo vi bailando
decía que nunca había visto
alguien tan valiente y tan osado

Mis ideas hacían fila
y eran claras como el agua
tenia la garantía de que era yo
el que pensaba

Mis ideas hacían fila
y eran claras como el agua
tenía la garantía de que era yo
el que vivía.
leer más   
5
5comentarios 67 lecturas versoclasico karma: 66

Enjambre de supersticiones

Libro: Bailar junto a las ruinas (2017)

Domingo de tomar té con masitas con
un espantapájaros analfabeto, en un jardín
de platos rotos y vergüenzas por el estilo.

Domingo de aprender que es mejor
no cortarse las uñas para arañar
los indescifrables pasillos de la memoria.

Domingo de infamias imperceptibles, y
de quedar mano a mano él y yo, un
insomnio invicto que se niega a jubilarse.

Domingo de canciones desconsoladas, de arrojar al
almanaque una procesión de gritos transpirados
con meticulosa e insoportable parsimonia.

Domingo de vanidades primerizas, romances
embalsamados, de dos y dos sumando seis
generaciones de rendiciones aromáticas.

Domingos de asalto a caricia armada,
de caligrafía en llamas, de procesos de erosión,
de protobiontes, de exhaustos picaportes.

Domingo de querellas apresuradas, de
acariciar el pelo al letrero que anuncia la
capitulación de un escultor tenebroso.

Domingo de reconstruir papeles locuaces, aunque
desgastados, de estrangular audacias invisibles,
de disecar un enjambre de supersticiones.

Domingo de estudiantes de arte dramático
vestidos de negro, de inviernos que se
acurrucan bajo la escalera para pasar el otoño.

Domingo de reverberaciones y palafrenes,
de perseguir caricaturas en los copetines,
de acariciar novedades cubiertas de rocío.

Domingo de viajar en un avión de
párrafos displicentes, de muecas de disgusto
sobre las que es sencillo resbalar.

Domingo de recitar epigramas que se desdicen
a sí mismos; de trenes estrafalarios, que
detienen sus caprichos en andenes polvorientos.

Domingo donde un hilo de lluvia cae
sobre un libro abierto, en el momento
en que una efeméride envejece.

Domingo de mezclar ruegos desabridos con
agravios en cautiverio; donde la eventualidad
gobierna, aunque no se responsabiliza.

Domingo de escalones desordenados, donde soñar
con mariposas transparentes al costado del camino
es recubrir al espanto con mala hierba.

Domingo de signo de interrogación amarillo
sobre fondo negro, de esconder bajo
la manga dos relámpagos y un ruego.

Domingo en que la lucidez encubre el
puñetazo de lo inalcanzable, y las porciones
descocidas de un gesto que no pudo centellear.

Domingo en que cada hora viene con su
insurrección de nomenclaturas, y con
la crisis existencial de una bestia milenaria.

Domingo, jarrón que empieza a quebrarse llegando
la tardecita, amplificando las ganas de tirarle arena
en los ojos a la inevitable rutina que vendrá.

Será cuestión de desabrigar esperanzas, de hacer
fondo blanco con una taza de café con poca
azúcar… Porque el lunes ya ha tomado su lugar…
11
2comentarios 70 lecturas versolibre karma: 97

Quisiera Pero No Puedo

QUISIERA PERO NO PUEDO

Quisiera dejar de escribir
pero no puedo.

Quisiera dejar de soñar
pero no puedo.

Quisiera dejar de ser Yo
pero no puedo.

Quisiera ser diferente de lo que soy
pero no puedo.

Quisiera no ser un poeta
pero no puedo.

Quisiera acabar con todo
pero no puedo.

Son tantas cosas que quisiera hacer
pero No puedo.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Noviembre 2017
leer más   
12
1comentarios 83 lecturas versolibre karma: 82
« anterior1234