Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 78, tiempo total: 0.013 segundos rss2

Me gustas

Me gustas en silencio, cuestionándote qué es y dónde se halla la poesía cuando tienes las rimas de Becquer escondidas entre las piernas.

Me gusta la desnudez de tus palabras y cómo intentas alcanzar los 20 poemas y la canción desesperada de Neruda.

Me gustas libre, azotando tus caderas por los rincones de Barcelona, colapsando mentes vacías que se pierden en el rumbo de tu movimiento.

Me gusta la rabia que escondes en el interior la cual consigues que se convierta en pura y simple filosofía.

Me gustas pura, en plena soledad, fabricando magia, adrenalina y clímax a través de tus simples manos creando así poesía.
leer más   
13
8comentarios 53 lecturas versolibre karma: 82

Roma y su luz

Y caminaba por las calles de Roma como una hoja de olmo en verano. Moviendo su haz y su envés al ritmo de la luz.

Calles color canela, entre rojizos y tierras. Grietas llenas de vida con macetas de flores. Llamativas.

Helados en la plaza Navona, adoquines y fuentes barrocas. Trevi y monedas al aire, fotogramas obligados en parpadeos alegres y miradas furtivas.

Catacumbas entre arena. Gladiadores y humo, acero imaginario en el fragor del Coliseo.

Júbilo de sentidos saboreando canelones frente al Panteón de Agrippa, sonreía al sol mientras el limoncello daba pinceladas ácidas a la Historia... y a su vida.

Anotaba en su pecho siglos de mármol y filosofía. Vibraba en el Foro con los frisos en pie, resistentes a sucumbir al olvido.

Alzaba los ojos al cielo siguiendo la espiral de relieves en la Columna Trajana, trenzada entre nubes en mañanas claras.

Helenismo en los ojos, del ethos al pathos, sonrisa en su cara.

¡Qué importaban las prisas! Cipreses y viñedos se mecían con calma al compás del viento, dulce.

Flores al aire. Luz de vida. Tez morena.

Roma y sus calles. Sabor a lima. Color canela.
leer más   
11
23comentarios 115 lecturas versolibre karma: 97

Existo, luego pienso

Pienso, luego existo

Existo, luego pienso.

Olvidemos las viejas filosofías,
Porque pertenecemos al ahora
Porque pensar demasiado se ha vuelto aburrido
Y una pérdida de tiempo.
Dejemos de lado el razonamiento
Y demos espacio a las corazonadas,
A la intuición y a las revelaciones.
Ya no le quiero dar cabida a la imaginación,
No quiero mal gastar la energía creadora,
Porque cuando reflexionas sobre el futuro,
En realidad lo creas.
9
3comentarios 54 lecturas versolibre karma: 99

El Ultimo Poeta Maldito...

La oscuridad llegara a tu vida en forma de chiste decadente y vulgar;
cubrirá el cielo de un mar negro y pintara las nubes de truenos,
no existirá angulo al que puedas observar sin que la distorsión del sin sentido se exprese a vista y respiro de tu posición.
El suelo sera una eterna arena movediza con granos de aburrimiento tragándote.
Las personas no serán mas que maniquíes industriales
caminando en un rumbo preconcebido por la maquinaria de intereses terrenales que nos venden los medios codiciosos del ego,
los días se verán reducidos en un repeat de actos funestos
sin mayor trascendencia a la equivalencia de un ahora sin disfrute,
los segundos pasaran trotando a merced de la nada,
y las horas desapercibidas moldearan los días en ladrillos
que construirán muros de años disminuyendo la vida en martirios,
reconocerás la belleza estética como acto siniestro de la estupidez,
y todos los viejos que leíste se quemaran en la hoguera del aprendizaje desperdiciado.
La sabiduría corresponderá a la locura
que con vehemencia imprimirás
a tu filosofía nacidas de vísceras y alma.
y esa misma es la única que permitirás abrazarte.

El desgano se convertirá en un grillete pesado sobre tus canillas imponiéndote el avance,
los arcángeles de la muerte te rodearan y clavaran sus sables de fuego azul sobre tu pecho con dirección al corazón,
solo de ti y tus maniobras dependerá el daño que estos puedan causar.
Escucharas el eco de las lenguas en fuegos augurando tragedias
sobre tu dirección,
las flores de plata se marchitaran
buscando la herencia de tu rendición
y las pesadillas le ganaran la pelea a los sueños.
En este apocalipsis personal
Trent Reznor, John Frusciante, y Omar Rodríguez-López
tocaran el réquiem eterno como banda sonora;
procura tomarlos como ejemplo para salir de este vació:
todos perdidos en la desolacion y los extremos,
para luego reencontrarse en el arte y la vida haciendo lo que mejor saben. Cualquier duende oportunista
llegara con la ilusión de la salvación
aprovechándose de tu aflicción para ganarte en razón.
La depresión lloverá en forma de agujas hirviendo,
cavaras tu tumba y si eres ingenioso;
al mismo tiempo la salida de escape.
Si nada es suficiente el mismo Ares vendrá por ti practicando su demagogia para apoderarse de tu alma
te ofrecerá Aztlan con todo y el trono
aunque solo tenga Oceanía con todo y sus ministerios,
de ti dependerá resplandecer mas allá de la muerte
y pasar por sobre cada uno de los obstáculos,
sabrás que sin heridas nunca se sale de una lucha a muerte,
sabrás que si peleas con el corazón nada sera mas que tu.
En cuanto al amor seguirá siendo lo que siempre: La fuerza mas poderosa existente; tanto para crear, como para destruir...

A mi la luz no me alcanzo,
me convertí en la noche,
mis colores trasmutaron a blanco y negro
y ahora yo soy la maldita sombra de todo esto,
me rendí desde antes de comenzar
pero a mi no me hicieron esclavo, ni los deje salir en victoria.
Todos los días peleo con Ares y escojo la melodía que tocaran los músicos aquí.
Ya nunca volví a dormir
pero por lo menos mi insomnio titiritea las pesadillas,
absorbí las agujas hirviendo para usarlas de mondadientes,
y la arena movediza del aburrimiento
la convertí en una espesa alberca de porquería de mi propiedad.
Aquí no se ve la luz, quizás esa sera mi maldición; nunca pisar Aztlan.
Ahora mis manos solo conducen al infierno y tengo las letras de testigo resguardando mi verdad...
7
sin comentarios 63 lecturas prosapoetica karma: 61

Esencia

Soy naturaleza, cultura, arte y poesía,
las inquietudes de los hombres en forma de filosofía,
en las críticas de Clarín soy un jarro de agua fría,
en el Libro de los gorriones irradio melancolía.
En este poema soy libertad sin métrica,
no se me puede amaestrar por una cuestión estética.
Transmito miedo y terror en el Guernica de Picasso,
pasión y desolación en los sonetos de Garcilaso,
soy Voltaire arrojando luz a los ignorantes,
marco la literatura como el Quijote de Cervantes.
Soy los primeros versos de amor de un joven,
todas las estaciones desde que las escuchó Beethoven.
En un libro todas las páginas, en la ópera todos los actos,
cotizada si soy clásica e incomprendido si soy abstracto.
leer más   
14
6comentarios 112 lecturas versolibre karma: 92

Me quedo con mi verdad y tu recuerdo a medias

Me quedo con las ventanillas abajo y nuestra noche rutilante. El viento acariciando mi euforia y la carretera a 90 por hora. La misma estación de radio y el destino por siempre sellado. El alma fugaz y la tristeza ardiendo.

Me quedo con la resaca de la mañana siguiente y el pecado que precede. El cabello recogido y el alcohol suelto. Los pies descalzos sobre las mentiras y la tormenta bailoteando grunge sobre el sillón.

Me quedo con los acordes de esa balada de banqueta que le canturreabas a mi angustia. Me quedo con la cuerda rota de tu guitarra que guardé y no sé porqué.

Me quedo con lo mucho que te apetece el labial rojo en mi boca y las sábanas que nunca tuvimos. Me quedo con que me sabías desde el secreto peor guardado hasta la filosofía más absurda.

Me quedo con mi verdad y tu recuerdo a medias. Con que me entendiste todo pero nunca me escuchaste nada. Me voy con la promesa de que siempre te querré y la certeza de que regresarás cuando ya no te quiera.

Se me olvidaron los calendarios de ausencia, la sinceridad entre persianas y las peleas disparatadas.

Me quedo con que te extraño más que a nadie; pero sobre todo, me quedo con que desde que te fuiste, yo sólo me quedo con lo bueno.
5
2comentarios 53 lecturas prosapoetica karma: 57

So far away

Dos jóvenes felices,
Joan Alberto y Maribel,
en busca de libertad partieron,
tras invocar al dios del viento
y salir de aventura con él.

En espuma de los mares,
sus cuerpos adolescentes bañaron,
porridge de Escocia, probaron,
mezclado en kaiku vasco de leche,
con avellanas, y miel

Joan Alberto y Maribel, so far away

Como un par de nómadas cabalgaron,
en alados unicornios ancestrales,
meciendo al subir y bajar de las dunas,
sus indómitas crines sensuales.

Joan Alberto y Maribel, so far away

El gran Gengis Kan, rey de valles, montañas e interminable suelo, al llegar a sus praderas, les dio un viejo pergamino, lleno de días y noches, y una humilde vida sana, libre hasta el fin de derroches.

So far away

Y tú que imaginaste un más allá sin ansias de consumo, y de libertad sin definir…

¿Dónde dejaste esta tarde a tu amada,
a qué grandes almacenes, la llevaste a delinquir?

¿Y tu adolescencia añorada, dónde la dejaste morir?
leer más   
12
18comentarios 93 lecturas prosapoetica karma: 104

¡Despertad Halagüeño!

¿Por qué la insistencia
De tomar control de la sociedad
Y fomentar su homogeneidad
Ante el vulgo y su existencia?

No me ciñe en la conciencia
Lo que con sagacidad,
Hasta la plena autoridad
Ha constreñido en su presencia.

Ante toda decadencia
Y su oprobia contestación,
Los asnos salmodian su canción
Con umbrías en su conciencia.

Y con bandadas triviales en el ara
¡Si!... en la cúspide del vasallaje.
El vulgo y su baladí equipaje,
Constriñe sus rodillas difamadas.

Al dimanar de su artimaña
Me ahondé en un insigne
Acicateado por un Cisne
Que pregonaba hazañas
Desde el tabernáculo de sus letrados.
Y sus cándidos y fecundos magistrados
Eran como dioses del Olimpo,
Causando un pueril abismo en mi limbo
Por tanta magia quijotesca,
Y mi solemne alma dispuesta
A verter rasos ataño,
Que en lo perenne de los años
Sus púdicas y mirificas creaciones
Han osado como bastiones
Lo excelso y apacible de su talante.
Increpando atávicos por delante
Y causando mi ademán ingente
Que tanto la augura de la gente
Había crispado en mi raciocinio
Como quimera de inquilinos

Al despertar mi realidad
Conocí el vergel de mi ciudad.
También pude apreciar el pudor
Con que el cívico y su sudor
Irguieron esta presea
Como toda una odisea.
Tanto en esculpidas esculturas
Como en proverbios y letras puras
Que perecen en la mirada intrigante
De la mezcla del rebelde al volante,
Que fue el nativo quijotesco.
Y junto al mulato ya dispuestos
A teñir lauros miríficos
Prometiendo su ras solemne a ser prolíficos
Ante la albura genocida.
Y aunque hallándose sin salida
Secundaron su braveza
Con arpegios en su cabeza
Del Gran Agüeybana.
Y con ufana heroicidad
Perecieron en sus gloriosos vestigios
Por impugnar el desprestigio
De traicionar su idiosincrasia
Tomaron el vergel de la eutanasia.

Nuevamente el infortunio
Se repite después de cuatro centurias,
Y a pesar de las Lemurias
Se devane un heráldico plenilunio.
¿La realidad?... Hoy es diferente
Ya que el atropello fue inminente
Causando un luctuoso rezago semilunio.

Ese vacío ahora naufraga
Y es trémulo de todo arte.
Porque ciñeron su filosofía por delante
Del vulgo que es quien paga
La desgracia de los insólitos subclavios.

Aunque nuestra sangre aún reluce
Lo que nuestra tierra induce
A la osadía de lo engavio.
Sien de preces en desagravio
Una lid devana en mis labios
Y una esfinge deslíe en despojos
Se le atañe a leguas en sus ojos
Todo lo insulso y deplorable.
Aunque nuestro ser admirable,
Poco etnocéntrico reclama
Todo lo que en el amor emana
En contra del displicente racismo.
Porque la Tierra es raíz del humanismo
¡Si!... La compenetración de almas profundas
Y aunque en la mente se nos inunda
Que el alba boreal es sobresaliente
La ingente del meollo y el austral van en alza
[hacia Poniente.

¡En alza hacia Poniente!

Sacudiendo el salazón.
Quedando en lo profundo la razón
De su deber y reconocer
Que en lo más recóndito de su ilustre oropel
Medra un capullo de nuestro vergel.

Ha de increpar en la alforja
Del sendero, del camino
Que su alba realidad amorfa,
Honra la carcoma que somos aurinos.

Aurinos mucho antes de su aparición
Diversificados en destrezas
Profundas como represas
De la filosofía análoga a la Ilustración

¡Su azoro no me sorprende!
Hasta el águila se espanta
Al escuchar las hazañas
Que el Guatibirí emprende.

Se les crispan las plumas al oír
Que los aires letrados e ilustrados
Fueron alguna vez gobernados
Por pitirres acicateados
En el cimiento de la cumbre.
Y a pesar que se vislumbre
Que nuestro gallo no tiene cresta
La lozanía acogerá su respuesta.

Al menos en ella reinciden
Mis esperanzas lánguidas.
Porque en todas las épocas álgidas
La ilusión halagüeña es la primera que elide.

¡Incógnito! Para el adalid y sus inmundicias.
Pues solo reina la codicia
De su oligarquía y su plebe
Siendo víctimas del despliegue
De tanta sangre y conciencia derramada.
Se necesitan fuerzas armadas
De ética y de moral
Para poder apaciguar
La guerra que los asnos
Han creado para los esnobs.
Destruyendo la esencia
De ser Libre por creencia
Además de por Derechos y Deberes.
Son triviales los saberes
De verter nuestro cabal vergel a sumisión
Del luctuoso vasallaje que dispone la
[llamada “Americanización”.

Cuando hasta el Guayacán centenario
Es numantino testigo y rival
De la profana expresión que hace rielar
A cualquier adversario.

¿América? No es cuna de los del Norte
Sino los que con su porte
Y quijotesco talante
Cultivan la verdad de su carácter.

¿América? Compone todo un hemisferio
Y no la putrefacción de su imperio
A costillas del mundo.
Cuidad “héroes” boreales su rumbo
No estaremos arrodillados muchas temporadas,
Aunque retornen en bandadas
Este pueblo perecerá con su formación
A pesar que no exista compenetración
Entre el tabernáculo cultural
Y la ética gubernamental.

A pesar del daño realizado
Por parte de ambos soberanos
Es deplorable y suplicio saber
Que nuestros caudillos ignoren el deber
Der ser humanos primero.
Y ante todo esto reitero
Trabajar por nuestro terruño,
Siendo un hermético mandamiento del mundo
Al embelesar nuestro nacimiento.
Honrando la presea con el comienzo
De esta odisea valerosa
Y dadivosa.
Mas cuando el vernáculo apacible
De nuestro vergel ineludible
Deja una huella permanente
En lo excelso de nuestra mente
Y en lo más recóndito de nuestro ser;
Identidad que ahondaré hasta perecer.

Aunque en el proceso nunca sea
El talante de ésta odisea
Y cambie menos la actitud
De toda la multitud.

¿Seguiremos como odaliscas
Con todas las inmundicias
Perenne en el corazón?

Nos esfinge y con razón
La perdiz y sus rasos
Que nos esperan con sus brazos
Abiertos en agonía
Sus mirificas estadías
De ser Libre y Soberano.
Lo halagüeño ahonda en nuestras manos.
¡Despertad mis Borincanos!
Con amor y talante de artesanos.
Para mostrarles al mundo el deber
De amamantar a nuestros vástagos con el beber
De ser un valeroso Antillano.
leer más   
4
2comentarios 33 lecturas versolibre karma: 56

Ella

Ella, se podría decir que era puro deseo, el delito que todo hombre quiere cometer y yo el ser tentado a pecar, a querer pecar, a suplicar pecar, incluso a nesecitarlo.
Era tan indescifrable por dentro y tan descifrada por fuera, tan de meter la mano por debajo de la mesa de un restaurante y jugar con el deseo y la tentación.
De dar besos guarros, de estos que te dan la vida y que acaban en mamadas en un callejón oscuro desde donde se consigue ver la luna.
Ella, tan de usar y tirar a los tios ya que ninguno puede llenarla, se podría decir que es la típica que ha amado a ciegas cuando tenía miedo a la luz, pero ella era mucho más que eso, ella capaz de convertir tus lunes en domingos y de conseguir crear nuevas constelaciones utilizando tu piel como folio y su dedo como pluma, creando así de ti única poesía.
Era la que se ríe de la vida y la que encara a la muerte para intentar demostrar que no va a rendirse.
Ella, que escupe a los clichés de parejas y baila meneando sus caderas al compás de un dulce jazz que suena de fondo mientras roma empieza a arder.
La que es capaz de jugarselo todo sabiendo que ganará nada y que apuesta su corazón con certeza a que siempre perderá y aún así, sigue apostando.
Ella, pura a sus ideales y terca a la verdad, traficante de adrenalina a través de unas manos que son pura filosofía en exceso.
La creadora del sexo y locura sin control.
Ella que es tan poco de ser y tanto de usar.
leer más   
5
sin comentarios 28 lecturas versolibre karma: 58

Palabras[In]Definidas

Quiero escribirte un poema sin palabras definidas y suicidarme después con el a base de versos.

Dedicarte canciones sin sentido para que las bailes meneando tus caderas al compás de nuestras lenguas.

Robarte besos a mano armada y tener el jucio cada mañana frente a tu cama y tus sábanas de testigo.

Empaparme de tu filosofía y la droga que llevas escondida entre los labios la cual nombras como simple poesía.

Perderme en ti sin importar a dónde vaya a parar y utilizar tu piel como metáfora para definirme.

Caer cada vez que pueda en la tentación de besarte y mirarte de manera obcena por desearte tanto.

Solo quiero escribirte un poema y que tu estes detras de estas palabras definidas para poder suicidarme con éstos versos.
leer más   
8
4comentarios 42 lecturas versolibre karma: 68

Alejandro Rebolledo...

Mientras voy escribiendo poemas tristes en Internet,
infectó mis pulmones con humo de tabaco
y el resto de mi organismo con todo el arsenal venenoso que componen este cigarrillo.
Las moscas vuelan en esta pocilga rustica,
el respirar de Perry retumba como el grito agónico de los recolectores diciendo el destinó de la nave que representan.
Las aves afuera amenizan un poco esta tragica escena con su recital de pitidos,
Y en mi cabeza se posa un ángel de paz
en medio del holocausto.
Y pienso en la idiotez del consumismo,
y por qué la gente cree que Sheryl es genial solo por unas fotos de mierda.
Entonces pienso en el país esquizofrénico esté en el que vivimos,
No me crean tan idiota, estoy consciente
que nadie se libra de esta maldición en formato sistemático,
pero por los momentos le estoy pegando el dedo en el culo
apuntas de estafas algorítmicas.

El día deprimido le da por llorar y pintarse de gris con vientos,
yo mientras tanto sigo escribiendo en esta pocilga,
Surfeando en el infierno,
por esta realidad de maldiciones y demonios.
Pongo Radiohead por qué no existe infierno sin una maldita banda sonora;
Thom me dice todo lo que necesita.
Afuera la depresión no cesa
y yo agradezco el estado de ánimo de este triste día,
aún me corre algo de THC por el organismo,
Mientras David Bowie releva a Yorker Rebeldemente.
La brisa se escurre por las rendijillas de la ventana y pienso el que parte de Mérida estará mi último universo con empaque de mujer:
La confirmación de mi maldición en cadena.

Este reloj imitación de mierda marca las 8:47am,
que deprimente se ve la vida en números y que decadente este poema.
Pienso en lo imbécil que es tener un teléfono y en toda la mierda que nos reduce apartándonos del verdadero frente.
También pienso en como Murió Alejandro Rebolledo.
Yo en verdad creo que se mató hinchándose en ansiolíticos y opiáceos,
Hijo de puta, escribió PIN, PAN, PUN. y compitió con Bolaño en el premio Romulo Gallegos.
Haz podido creer que esa aberración agria y coloquial compitió con Detectives Salvajes.
Y el muy cabrón nunca leyó Doña Bárbara.
Hablo de Rebolledo. Claro.
Fuiste de las primeras desesperadas almas que observé
y note que habían mas bicho raro en este retrete universal llamado mundo.
Fuiste de esas revoluciones reales que manchan la existencia y almacena la historia sin farándula,
Eres el de letras de fuego,
de esta raza de parias desesperadas,
director de esa filosofía juvenil que todavía tienen que escoger el escape o el fracaso como destino para sus vidas.
el under te aclama, pero a la mierda la cloaca y el prestigio,
tu eras rebelión sincera y visceral,
veterano pateando calle,
el Destroyer de los Romances.
Que por cierto invertido, es el título de tu poemario
ese que preferiste tirarlo embotellado en internet
que ponerte bajo las bolas de una editorial con condiciones.
hasta siempre CAPITAN ENTROMPI.

¡Que bolas! Ahora son The PIXIES que protagonizan el sonido saliente de la delicada corneta del teléfono
y me preguntó: Where is my Mind…
Y como se lo señalaste a Torrelles: Fuck the Word.
Espero no casarme con la jeva que ame.
Y para tu orgullo, nunca confié en tipos de botas vaqueras
Por que ahora soy yo el de las botas…
4
sin comentarios 35 lecturas versolibre karma: 46

La ciencia del caos

La creación tuvo eso
a lo que llamamos suerte.
Se mezcló con el destino,
cachitos del astro rey glacial
y estupidez atemporal.

Creó una bomba gaseosa
especulándose a si mismo
su implosión.
Esperó y esperó.
Lo hizo lo suficiente
como para que el nacimiento
fuese milagro y le pusieran
uno y mil nombres
que nunca llegó a entender.

Especificaron leyes
del comportamiento universal,
generalizando lo que nunca
pudo ser matemático.
Generaciones definidas a puñetazos,
amores animales
y venganzas de los mismos.
Vaivenes de la artística razón
con alas de cartón metalizadas
para un halcón de cabeza arenosa.

Y entre estos seres de la existencia
anómala del universo
creamos la ciencia del caos.

Esa que dice,
bueno, que interpreto yo,
que el azar se debe estudiar
desde la distancia.

Así que,
si la distancia se la queda el azar,
sera mejor que nosotros
nos peguemos lo suficiente
como para afianzar
que nuestro amor no es coincidencia.

Nosotros no estamos atados a la ciencia del caos.
Nosotros somos el caos de la ciencia del amor.
leer más   
19
5comentarios 104 lecturas versolibre karma: 112

El lirismo de PI

A Stephen Hawking

Su mente era un enigma para el universo,
una adivinanza de lógica arrebatadora
ordenando el caos del infinito.

Hizo un pacto con el diablo del cosmos
para que la tierra y la luna y sus circunstancias
le hablasen en el mismo idioma imperecedero.

Irradiaba lucidez en las sombras de lo desconocido
con el tesón de esos cerebros generosos
que hacen del tiempo finito la eternidad
y de cualquier reflexión banal, una filosofía.

Evitando el nunca, el jamás y lo imposible
rodeaba de energía cualquier desafío
y de materia la más nimia cotidianidad.

Se vistió de ciencia para desnudarnos las entrañas,
para dotar a los números de música y lirismo
y llenar de galaxias los ruidos y silencios de la noche.

Su sabiduría la inteligencia de saber enseñar
sin dejar de aprender, de admirarse y de soñar
las maravillas y misterios de la existencia.

Un ejemplo de superación, una lección de vida.
Pi lo devolvió al espacio, a fundirse con las estrellas,
regalándonos una silla infinita de conocimiento.

Gracias a él lo desconocido parece fantasía,
los agujeros ya no son tan negros
y la física cuántica rebosa poesía.

Juanma

“El universo no es más que un poema complejo”.
Stephen Hawking
leer más   
21
20comentarios 225 lecturas versolibre karma: 111

En el bosque de las cenizas (con @MiguelAdame)

Adorna su cabellera de orquídeas
mentiras coloridas,
hablan las aves, interrogan,
hacen su nido en mi boca,
la jungla está en los ojos del cielo,
la serpiente fluye
por aguas marrones,
la vida se encuentra
se intentará de nuevo sin hombres.

El bosque está destrozado
ilusión de palabras que ruegan
selva umbría, sed doliente
por la moribunda laguna
que muere sin los céfiros suaves
de la paz y el canto de las aves.

Camino acariciando plumas,
croando a la mística planta,
única e inmensa en su flor
que abraza todos los giros del sol
desde que el astro brotó en la noche del espacio,
levanta verde, tiende lianas, exhala vida
sin sentido, sin pensarse,
son cientos los pájaros grandes
que me deslizan por sus sueños
de salvaje e inocente alegría.

Selva de mis ojos y mi vida
pétalos rojos que nacen con ilusión
de un verde bosque de mi amor,
aves con su canto celestial
que respiran la tierra mojada
sobre esos caudales de un río en el que voy.

En las manchas del jaguar,
sigilosas, entre claros y oscuros
de helechos y nenúfares
salto, huelo y percibo un mundo,
uno que renace continuamente,
sin filosofía, en ti sólo soy sentidos,
por eso te amo, porque no sabes,
ni piensas, sientes sin saber,
igual que te amo
sin siquiera saber lo que es amar,
me vale la inocencia
me sobra el saber.

La selva es sabia
en sus contemplaciones ineditas,
en su néctar húmedo de memorias pasadas
que saben vivir sobreviviendo
la marca del hombre y su desobediencia,
en el bosque de las cenizas
nacerá un brote nuevo de alegría
ahí viviremos con él de nuevo
entre flores silvestres y aves en vuelo
el bosque vivirá sin nuestro amor
que destruye todo a su paso
como un tifón en celo.

><>-<>< ><>-<>< >-<>-<>-< ><>-<>< ><>-
Composición de
Miguel Adame & Alex Richter-Boix
leer más   
23
32comentarios 232 lecturas colaboracion karma: 107

Soneto. Marcelino, 100 años imprescindible

En el recorrido vital y humano
no todos vimos su filosofía
ni sabemos luchar día tras día
con el puño encerrado en una mano.

Las cien luces que hoy lucen, nunca en vano,
son pura sabiduría y empatía
de una voz que desgranó su porfía
en los clasistas que se dan la mano.

Un sindicato no es algo invisible
ni ha de mecer la cuna en su batalla
porque El Capital no es irreversible.

... Y, si alguien lo tachó de imprescindible,
Marcelino se alzó con la medalla
de hacer sindicalismo más creíble.
leer más   
6
3comentarios 129 lecturas versoclasico karma: 71

Efímero

Tal vez estuve mucho tiempo pensando,
No me di cuenta que la vida acababa,
Tal vez fui consumido en silencio,
Mis manos perdieron color,
Mis ojos perdieron brillo,
Mis memorias se fundieron... Si,
Se incineraron como el tabaco al inhalarlo,
Y se esparcieron como el humo al exhalarlo.
Sin darme cuenta... ¡Era libre!
leer más   
6
sin comentarios 14 lecturas versolibre karma: 73

Química

He excavado en la profundidad
de las sórdidas grutas ,
buscando los veneros
donde habita el amor.

He buscado el elixir de la vida,
he amado, soñado,
poseído y envejecido,
he buscado esa pócima,
que reafirme mi carne,
que me devuelva mi pasado.

He soñado, tantas veces
en la física
de ese amor sin razón,
hecho de cálculos químicos,
de suspiros imperfectos,
donde se fusiona la pasión,
vestida de fricciones de caricias,
de corrientes de esencias de besos,
generando el desvarío
de una reacción inevitable,
de deseos salvajes en inconfesables.

Ay amor!! Con tu filosofía de pasión
rocosa y escarpada,
esculpida de besos,
arrebatando abrazos
de momentos solapados e incompletos.
Esquizofrenia desvirtualizada,
eres mi verso en movimiento,
eres la energía que venera su materia,
eres el vestido del vientre de mi esencia.

Angeles Torres
leer más   
15
6comentarios 121 lecturas versolibre karma: 108

Magia sin truco

Llegas y arrasas,
huracán de una eternidad
que llevaba esperándote.

Primer verso escrito
y aún no me lo creo.

¿Me dejarás en tu boca
o frente al altar vestida de blanco?
Mejor no pensarlo, herido diario,
que no te desangre
ni aún soplando a milímetros,
pues conoces al viento
y a tu corazón embustero,
tan falto de amores verdaderos,
incompatible con los que aparecen por noches
y al alba se marchan
sin mirar hacia atrás
aunque se dejen en tus labios
conjugaciones inexactas
de predicciones inciertas
que nunca erran tus pasos.

Así que esta vez camina despacio
y si encuentras magia sin truco
con la que pretenda hipnotizarte,
deshazte del miedo y recuerda quién eres.

Bésala,
cierra los ojos
y abrázala
hasta que al mirarla te sienta
como la quieras amar.

- ¿Qué dices, poeta? ¡Se marchará!
- Olvida estos impulsos que se saltan el compás.

Mas no te detengas
a pensar en su risa
hasta ahora indiferente
para tu melancólico hastío.

Quizás, todas ellas
hayan sido presentes,
pretéritos simples de verbos
que nunca se hallaron reciamente consolidados,
ni por redobles de cánticos
ni por poemas de Bécquer
que desataban consonantes
tu afán por pintar golondrinas rigurosamente.

Y a lo mejor, cansada de poesías,
que rechinan insólitas
en la métrica quejica,
lo que la vida te ofrece
sean sus ojos haciendo juego sin rima
en satírica que despierta en ti cada día
el hecho de necesitarla sin motivo aparente.

Es didáctica,
nomenclatura científica,
prosopoética ausente,
discordante imaginativa
con la clásica melodía
que deniegas a tu corazón ilegítimo.
Y, sin embargo, feliz por hallarle la cura
al que eligió ser artista
sometido a su propia tortura.

Historia sin prólogo
que te hace sentir extraterrestre,
y ella incompatible
con la infelicidad del absurdo poeta
que te lleva al fracaso.
Filosofía tampoco.

¿Qué será?

Quizás, tan solo sea
la asignatura pendiente
que nunca has aprobado
en eso del amor
por deshacerse de ti a tiempo
en el baile de graduación.
Entretanto por la falta
de corazón incompatible
para el sinsentido con el que bañabas
antaño tu razón.

Y, ¿si ha llegado?...

Sin roles adquiridos
ni congénitos propios
de quien haya nacido
para ser musa de un artista.
Simplemente, ella,
con nombre y apellidos,
sin cuento que la encasille
para incitar tus sentidos artísticos.

“Ojalá sea ella mi mejor regalo”
sueñas a su lado toda la semana
y cómo decírselo
si nunca es el momento
aunque siempre se halle bailando en tus brazos.

Tal vez esta vez se aleje primero
por dejar que tu mente interponga vuestro vuelo
y llegarás a deshora aunque la tengas al lado
porque tú, corazón cobarde,
siempre has faltado
donde empieza el miedo.

Así que ahora corre
y lucha por ella.
Pregúntale
si tiene truco para mirarte
como tú la miras.
Deja que vuele,
que se quede en blanco
y enséñale que la magia
se revela con labios
que aunque aún no se conozcan,
se llevan toda la vida buscando.
4
sin comentarios 458 lecturas prosapoetica karma: 33

Deseos

No perder el camino, ni el fuego, ni sus sombras ondulantes.
No olvidar el mar, el río, las montañas o la tierra.
Enamorarnos.
Que siempre nos queden mapas y tinta y libros de papel.
Apagar las luces para contemplar el firmamento.
Seguir aprendiendo. Aprehendiendo.
Barrer la monotonía de las calles.
Que, si me olvido, me enseñes de nuevo a soñar.
Vaciar de enfermos los hospitales.
Y de crímenes las calles.
Abrazarnos en esa hora en que la luz y el tiempo son etéreos.
Construir una góndola y navegar por los canales de los versos
en las noches de poesía.
La ternura en los labios, en tus besos.
Dibujar sonrisas en los paisajes tristes.
Curar de dolor al amor.
Seguir sorprendiéndonos.
La música.
Y, siempre, tu risa.
Pasatiempos en la nubes.
Cruzar de tu mano el umbral de Fantasía.
Pintar cientos de soles para borrar todas las sombras.
Cantarle a la luna llena.
Acariciarnos la piel... y las venas.
El primer llanto de esos amaneceres tímidos.
Que siempre quede un remanso que alivie los desencantos.
Empaparnos de la sabiduría de unos ojos bohemios.
Que te quedes para siempre.
¡Quédate!
Atesorar el tiempo intangible entre las manos.
Un pincel rebosante de colores.
La inocencia.
No más lágrimas en los ojos de los niños.
Atardeceres mágicos.
Salas de espera vacías y corazones llenos.
Que me perdones los errores y los horrores.
El génesis naciendo de cada orgasmo.
Las aulas siempre abiertas y rebosantes de alegría, vino y filosofía.
Dejarnos llevar.
Cerrar los ojos y señalar en un mapa un punto al azar.
Y viajar, con los ojos cerrados, hasta allí.
Baudelaire en todos los discursos e investigaciones.
Maestros y alumnos jugando juntos en los recreos.
El arte de acariciarte.
Esas noches soleadas y esos días bajo la luna...
Y las estrellas.

Que siempre lluevan tardes de verano en la tenue luz de las alcobas.
Arroparnos las entrañas.
Ser culpables de no tener ninguna culpa.
Que los miedos sean fugaces.
Poder volar en pajaritas de papel.
O envolverme en papel de regalo para ti.
La extinción de las guerras y las cárceles y los zoológicos.
Miguel Ángel esculpiendo las formas de tus ilusiones.
La magia de Lothlórien en tu mirada.
Hacer de la razón nuestra locura.
La crucifixión de todos los sistemas, de todas las leyes, de todos los gobiernos.
Dormir siempre con un libro bajo la almohada.
Y con tu cuerpo entre mis brazos.
Tener siempre un alma que acariciar,
un corazón que cuidar
y un amor que alimentar.
La paz en todo y en todos.
Que las canciones y la poesía suenen y resuenen
en cada rincón del universo.
No enfermar nunca, salvo de pasión.
Escribir relatos a la luz de las velas,
desvelando y revelando nuevas letras.
Finales felices en todos los diagnósticos.
Un viaje. Todos los viajes posibles.
Que la suerte sea propicia para los pobres y afligidos.
Miríadas de rayos de luz en los oscuros tejados del mundo.
Abrigar el ánimo y el desamparo.
Un alma. Todas las personas.
Mecernos en los columpios cuando nadie nos vea.
Una pandemia universal de libertad.
Dormir bajo el cielo raso
y contar las constelaciones del firmamento.
Hacer manitas en cualquier sala de cine.
Un escondite mágico en cada lienzo y cada cuadro.
Tejernos un jersey para el invierno con los hilos del arco iris.
O tumbarnos boca arriba imaginando auroras boreales en el techo.
Un sinfín de mundos sin fronteras.
Y que siempre, en cualquier lugar, en todos los lugares,
haya alguien que sueñe, que cuide, que cure, que proteja, que escuche,
que cante, que baile, que enseñe, que construya, que invente,
que acaricie, que acompañe, que ría y, sobre todo, que ame.

Juanma
leer más   
10
8comentarios 127 lecturas versolibre karma: 111
« anterior1234