Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 953, tiempo total: 0.033 segundos rss2

Nostalgias

Hoy otra vez
Me entró nostalgia
Al recordar
Cuando subí
En aquel tren
Hacía la gran ciudad

Seguirte hasta aquél vagón
Fue mi intención
Di gracias
Pues cerca a ti
Pude quedar

Ya frente a ti
No fue difícil
Charlar
Y las tres horas
Volando vi pasar

Oyendo con atención
Tu dulce voz
Buscando tu mirada
Yo encontrar

Así llegamos
De tarde a Madrid
Después de un rato
Nos tuvimos que despedir

Sabía que no iba a ser
Ese el final
Sentía que a tu lado
Volvería a estar

Así te pude
Encontrar dos
Veces más
Hasta que tuve
Que seguir
En mi vagar

Ahora me encuentro aquí
Pensando en ti
Soñando volver a verme
Junto a ti

Ahora me encuentro aquí
Pensando en ti….
8
sin comentarios 44 lecturas versolibre karma: 101

Pasó la muerte...

Pasó la muerte a su lado
con la guadaña maldita,
disfrazada de sirena
y con preciosa sonrisa;
engatusaba su aspecto,
la figura tan precisa,
acompañada de niebla,
del nordeste y de la brisa,
y le invitó a que saliera
a la mar, en su barquilla
para pescar unos peces
que sirvieran de comida,
y, confiado, aceptó
y se creyó la mentira
que le acercó a la galerna
con su borrasca temida...

...Y, entonces, en la batalla,
cuando remar no podía,
él comprendió los embustes
de la sirena asesina,
ella quería su suerte,
abrazarle con su tinta,
estrellar a su trainera
y correr una cortina,
porque la muerte no acepta
la mirada y la caricia,
ni la pasión y los besos
y el amor y la utopía...
Pero quería luchar,
regresar hasta la villa,
aguantando la galerna
de la manera más digna...

...Pero la muerte, a sus ojos,
llegó con daga muy fina,
arrancándole los sueños,
las ilusiones, la vida,
y se quedó en aquel limbo
de un poema sin esquinas,
y los versos se perdieron
por alguna alcantarilla
y es que a la vida, la muerte,
le profesa gran envidia,
y destruye a quien la vive
de una manera tranquila,
en silencio, sin molestias,
arropado en su familia,
y tragándose las hieles
por el dolor de la herida...

"...Pasó la muerte a su lado
para doblar sus rodillas,
y el hombre dijo que no,
que a la galerna vencía..."

Rafael Sánchez Ortega ©
14/07/18
6
sin comentarios 36 lecturas versoclasico karma: 95

La esperanza en su laberinto…

En esta ensenada austral la esperanza buscó escondrijo
Llegó huyendo del mundo, de Wall STREET, de la gran manzana,
Y de todas las ciudades que conforman la esfera terrestre.

Su garganta rota palidece por los sollozos suplicios
El sol en riela le persigue dejando pasar su estela
Y la carátula verde del bosque se torna amarilla como un ocre otoñal
Y me muestra la puerta de un laberinto
Una alfombra morado purpura se extiende
Y me conduce a su puerta cuyas bisagras rechinan
Duendes con ropas antiguas y barbas desparpajadas
Y luciérnagas parlanchinas me conducen por pasajes oscuros
Hasta llegar a un inmenso círculo
Y veo encima de rocas y cuarzos brillantes
¡¡¡La esperanza llora afligida¡¡¡
Y le pregunto ¿el por qué de su sufrimiento?
y me dice con voz trémula ...
Estoy triste… El hombre de la ciudad
Vive confundido prisionero de su propia historia
El ego, el miedo y los falsos dogmas
Lo someten, viven enclaustrados
En barrotes de hiero forjado
Y el ego que es tan antiguo como yo...
Guarda en su alforja diamantina la llave del encierro.
leer más   
4
2comentarios 39 lecturas prosapoetica karma: 66

Tu la Poetisa y yo el Jardinero ( @Alfjparescritor a duo con @Amalia_Beatriz_Arzac)

Prefiero ser yo el jardinero
para regalarte la más bella flor,
así alegrarte el día con su olor
y el momento sublime y lisonjero.
Ser tú la poetisa primero
y librarme del poema el dolor,
de buscarte palabras de amor
siendo yo el jardinero.

Sólo por hoy y en este día,
que llovizna de alegría
en mi Buenos Aires querido,
recibo de ti esa flor llena de esplendor,
de tus manos displicentes,
trayéndome amor adiarte
de poeta y jardinero.
Son tus letras el sendero
que al rosedal embellecer.

¡Joder! eso sí que es una contestación
aunque solo sea en este día
me llena de orgullo y alegría
y la recibo con gran regocijo e ilusión.
Lloviznas de esas que en tu Buenos aires
yo quiero que caigan en mi corazón
pues no he de darte sino la razón
si por jardinero no me diste desaires
Si por ver en tu rostro en todo ese esplendor,
te llevo con mis manos complaciente
acercándote amor de jardinero paciente,
todo mi jardín a tu paso será un clamor.
Si mis letras son un sendero
¿qué serán las tuyas, autopistas al cielo?
que por escribir poemas no tienes recelo
y que sepas que yo a ti te vi primero.

Con semillas y rosas aromatizas prosas.
Riegas suaves palabras por las verdes veredas.
¿Y tú dices que yo soy la que bien te escribo?
De almácigos tus rimas, fértil sentimiento.

¿Pues sabes que te digo?
que me importa un pimiento
si almácigo mis rimas, como entretenimiento
si me complace leer las tuyas y sigo
pensando que este jardinero es testigo,
de la belleza de tus pensamientos
convertidos en versos con sentimiento,
créetelo pues te lo dice un amigo.
Este florecer de palabras enriquece
el jardín que con sudor cuido con esmero
para decirte todo aquello que considero
todo aquello que por tu maestría te merece.
Y pongo fin a esta charla que continua crece
y que no está pagada con dinero,
pues como he dicho a ti te vi primero
y sé que el título de maestra te mereces


Amalia Beatriz Arzac y Alfonso J Paredes
Derecho de los autores reservados
9
5comentarios 87 lecturas colaboracion karma: 87

Erase una vez un hombre que con amor nunca olvida

Erase una vez un hombre
que era callado, solo sonreía
aunque el martirio en su interior
fuese un grito en agonía.

Vivía en este mundo en el que nadie respira,
en donde nadie piensa, solo existen en el frío sin ningún asombro,
entre las miradas de muchos rostros,
entre tatuajes de sangre en las cenizas.

La penumbra siempre es silenciosa
no es como la turba escandalosa
o el gran opositor que nunca dormita,
su maquinación es un tahúr que gime
sin desaparecer por siempre de nuestra corta vida.

Aún así,nunca seré un incrédulo maldito
creo en el corazón que no olvida,
que odia a la serpiente y su maldad fingida,
esa que se burla de la más pura ternura.

Mi esperanza es mi corona,
sílaba a sílaba la palabra se forma,
erigiendo amor, milagrosa
como una espada que en la paz reposa.

Ruega por mí, yo rogaré por ti,
lo haré en cada día y en cada noche
cada vez que sea necesario,
hasta que el valle gélido se ilumine en un destello
y tú, sin miedo me sonrías.

Quiero que el canto del gorrión anuncie
que la tempestad ha pasado a la calma,
después de ese naufragio inesperado
en donde el huracán no deja nada.

Nunca seremos despojo de la soledad,
no seremos esa palabra vana que flota en la calumnia
seremos invencibles,
como el viento ante la mirada que nunca termina.

Erase una vez un hombre
que con amor nunca olvida.

Miguel Adame Vázquez.
18/07/2018
20
7comentarios 475 lecturas versolibre karma: 103

EL DESPERTAR ( el expositor de teorías)

Hubo civilizaciones anteriores,
fueron seres humildes y con habilidades,
no nos creamos los mejores,
pues estamos a años luz de sus invenciones.

Creo que en realidad hubo dioses,
que protegían el mundo de los hombres,
no se con certeza si hubo una guerra,
que dio inicio a nuestra nueva era.

Mi más respeto para los sumerios,
quizá no fueron guerreros,
pero si mucho más sabios,
y nunca seremos como ellos.

Mención especial a Atlántida,
esa ciudad que ahora está sumergida,
llegó el diluvio universal,
y acabó con su prosperidad.

Está escrito en las tablillas de arcilla,
que los egipcios inventaron la bombilla,
quiero creer que existieron los alquimistas,
los constructores de las pirámides de Gizah.

La biblia hace saber los diez mandamientos,
pero fueron extraídos del libro egipcio de los muertos,
algunos me llaman ateo, cuando yo si creo,
la diferencia es que lo hago en la verdad y no en cuentos.

No sé si son mitos o leyendas,
siempre habrá una pizca de verdad,
por eso me deshice de las vendas,
y comenzó mi gran despertar.

Un libro prohibido, los arcanos de Thoth,
El ser uno, mucho más fiable que el tarot,
seguiré dejando huella y despertando conciencias,
ya que la ciencia no tiene aún todas las respuestas.

Soy un embajador en la escuela de misterios,
sabemos que el mundo moderno no tiene remedio,
tal vez todo haya sido planeado,
solo de pensarlo me quedo paralizado.

Por los motores y el rugido de las llamas,
dicen que conocimos el infierno por los mayas,
eran hábiles en sus predicciones,
y temidos por la humanidad por sus actuaciones.

Dice la leyenda que existió Enki,
protector de la tierra y del débil,
pero dejó su legado y nos dijo adiós,
y eso le convirtió en mi dios.

No estoy cuerdo pero tampoco loco,
como yo algunos se sentirán solos,
el despertar es lo que tiene,
que siga durmiendo aquel que no me entiende.

Hay teorías inexplicables,
que dicen que venimos de las estrellas,
es bonito e inimaginable,
que vengamos de un hogar de tanta belleza.

En resumen, hay que buscar una interpretación,
en las antiguas religiones se halla la respuesta,
tu sigue los pasos de la razón,
y comprenderás los misterios que te presta el planeta.

Algunos lo llamarán mitología,
otros historia a este escrito de poesía,
pero no soy ni excéntrico ni esotérico,
hacerte pensar en todo es mi propósito.
leer más   
11
5comentarios 115 lecturas versoclasico karma: 103

Entre el mar y el cielo

Una parte de mi
viene de un pueblo pequeño
dónde huele el cielo a aceituna
y los trigales sonríen al viento.

Mientras cae el sol de la mañana
el olor a hierbabuena y violetas,
se cuela por las ventanas, cantan
ruiseñores, abejarucos y pardillos
balan, que casi hablan los corderillos
junto a cerdos y gallinas,
los sonidos del establo,
la música de mi cocina.

Junto al rocío de la mañana,
rosas, gitanillas,
claveles y buganvillas,
jacintos, y pilistras,
todas hacen de mi patio
un jardín de las delicias.

Mi otra parte del Atlántico,
la sal, el gran azul, el azul del mar,
olas violentas, rugiendo como leones,
corrientes, ballenas, atunes, y tiburones
tambores que gritan en mi alma
negra África de mis entrañas.

Annobón del golfo africano
qué no me vio nacer
Annobón la cuna de mis padres
tierra donde moriré.
leer más   
23
5comentarios 132 lecturas versoclasico karma: 98

El tiempo que pasa

Deja que pase, deja que pase el tiempo.
Yo que tenía planeado retenerlo en una capsula contenedora del tiempo que pasa.
No hay opción, vivir es dejar el tiempo pasar.
Todo llegará, si es que llega, con el tiempo.
En cambio el desastre se anida, y el gusto a mierda de los días es cada vez mas amargo.
Se construyen recuerdos destructores, y se destruyen esperanzas, se desploma de golpe un sueño, se hace añicos en el suelo mojado de lluvia acida.
Mientras el tiempo pasa el alma parece que se hunde en arenas movedizas, es la alegoría del tiempo que pasa; un reloj de arena en el que la humanidad se limita a sus paredes de cristal, y se desliza a caer o se queda atrapado en la estrechez de su centro.
Ese embudo que detiene la caída, y aprieta los brazos, y conforma una inmovilidad sufriente, no es otra cosa que la espera, la purga, el silencio y la melancolía.
La nostalgia es el tiempo detenido por el cuerpo inerte en el centro del reloj, la nostalgia es tan pobre que se vuelve la añoranza triste de un presente menos doloroso.
Solo queda esperar que una mano celestial voltee el reloj, y girar con el, quedar con la cabeza hacia abajo, finalmente caer entre los granos de la eternidad muerta, y reiniciar la tragicomedia de arenas movedizas en esta maldita capsula contenedora del tiempo que pasa.
leer más   
6
3comentarios 43 lecturas prosapoetica karma: 79

Mi triste amor

Aun cuando mi mundo se vuelve oscura pienso en el amor que nos unía siento como si tu mirada me atrapara una vez más quisiera contenerme al llorar al tener que admitir que no te amo que todo fue una infame por más que trate y te aleje de este sentimiento nunca te dejare de amar.

Muchas veces me escondí de ti al saber que era una realidad la que mi corazón sufría que cada vez que nuestros ojos se encontraban estabas en mis pensamientos hacías que mi corazón se llenara de lágrimas sentía un gran vacío al no tenerte a mi lado mi alma se oprimía al no ver tu sonrisa.

Otra vez mi triste pasado me sigue y me atormenta como hago para sacarte de mi mente como remplazo tu mirada, como olvido el rose de tu labios con los míos será que tendremos que vivir otra vida para que volvamos a encontrarnos y para que te siga amando.

Que hare ahora que te aleje amor mío seré el culpable de mi propia melancolía.

Llorare recordando que cuando estaba a tu lado podía sonreír ahora mis días serán oscuros por tu amor dime como volverte amar aun llevo esta tristeza clavada dentro de mi pecho que me ata a este destino trato de ignorar este sentimiento pero cuando me encuentro solo vuelves a mí y vuelvo a sentir esa opresión que duele y que no logro olvidar.


Ahora diré adiós y dejare que este dolor me consuma ya no resisto al no tocar tu cara, al ser yo el que tu vuelva a besar ,el que te hacia sonreír el que te abrazaba y te tomaba de la cintura ,el que agarraba tu mano cuando estabas distraída el que te miraba con ojos consoladores ,.aun cuando llorabas secaba tus lágrimas y sentía tu dolor mi mudo se volverá oscuro hasta mi último día
leer más   
5
2comentarios 40 lecturas prosapoetica karma: 77

Anadyomene ft. @Deedee

Calaveras crudas de marfil sediento
¿De qué sufres? Si este encontrarás
En los atardeceres veraniegos
Ese mi oasis eterno de recuerdos y arrepentimientos
Mira –

Cabalgando desnuda se va la primavera –
Dorado grano de pérfida insensatez
Lluvia de oro que marchitas mis prados
Y que me escondes espinas en los botones de junio
Tú, Anadyomene, que te gusta con mi piel triturar el vaso roto

Pero Tú, mi amado Lienzo Azul
“Aquel aroma de sur”
¿Aún enuncian tus labios?
¿Todavía sientes el incienso que brotaba de mis ojos
Hoy ya tan corruptos?

Sobre sus alas de lirio
Te dejo mis últimos residuos puros
Y los besos que solo eran tuyos

Los brazos del desvelo acunando fuego
De una estrella sin helio
Ya cansados de esperar mis deprimidos huesos –
Consumen el oxígeno mis sueños.
leer más   
11
8comentarios 95 lecturas colaboracion karma: 94

Estacas

Llevo tus versos,
a saborearlos
en las comisuras
de mi mente.
A los recovecos
del pecho,
mudo palpitante.
Los lamo al salir
de mis labios.
Se relegan
por los poros
en mi piel.
Timonean las curvaturas
de mi cuerpo,
y la gran morriña
a un amar pasado
estancado en presente
la tengo clavada
con estacas
en los cimientos
donde tú habitas.

Y me digo:
-Hay que dar gracias por lo vivido-

María del Rocío
leer más   
15
10comentarios 87 lecturas versolibre karma: 101

Cuando te conocí.

Aleteaban en círculo sobre mí
los pájaros negros de la tragedia
cuando te conocí...

volaban a mi alrededor
recordándome
día tras día
el gran revés de mi existencia.

Aquellos pájaros oscuros,
pequeños y fríos
permanecían aferrados a mi hombro
cuando te conocí...

silenciosos como las noches más siniestras
desafiantes como las hienas más perversas

cuando te conocí...
en aquel habitáculo sin cielo
hermético a mi dolor,
en aquellos días extraños
en los que mi pena se aletargó.

Y llegó la culpa...
y llegó de nuevo el dolor...
por sentirme traicionera
por encontrar de nuevo el amor,
por pensar que en un corazón
jamás pueden caber dos.

Y le pedí mil veces perdón...
le grité al viento y a las montañas,
a la luna y a los mares...
grité su nombre muy fuerte
para poder vencer a la muerte,
para poder clamar solamente
que su alma eterna y silente
me alumbraría por siempre.

Y sé que él me escuchó...
y sé que él sonrió...
y que nunca se marchó.
leer más   
14
12comentarios 136 lecturas versolibre karma: 92

Arte - Sano

Primero nace en las manos del que amasa
todo su esfuerzo en el buen rito del calor
vierte agua tibia en la levadura fresca
elevando el grano de futuro sabor

Horas pasan para que el manjar deleite
se aferre a las bocas regalando placer
es trabajo, dedicación y constancia
que son las promesas de disfrute en tu ser

Amasa ese hombre con lágrimas y dichas
amasa, embolla, se dispone a esperar
leudando sin prisa todo su cansancio,
sus tristezas y alegrías leuda a la par

Después de la espera bajo su mirada
sobando la masa comienza a florecer
esa redondez elástica muy suave
que a los moldes va para ponerse a cocer

El que cocina ha preparado ya el horno
graduación ideal se dispone a poner
en sus entrañas de ladrillo candente
toda masa blanca que será su poder

Después de ese tan esforzado trabajo
el cocimiento rápido es un descanso
el horno entrega sus masas como gajos
de frutas nuevas a comer al ocaso

Una brisa dulce y fría, por último
le da consistencia que en su sabor pesa
y tienes por fin esa mágica pizza
que llega a alegrar tu casa, tu mesa
leer más   
12
1comentarios 51 lecturas versoclasico karma: 97

La casa de los rostros perdidos...

La casa de los rostros perdidos
palacio colonial de jardines colgantes
esferas de luces brillantes
con gárgolas medievales apunto de balbucear
Adornaban toda la entrada sur principal.

Cada día conmemorativo los lugareños y jefes de gobierno
Se acercaban y disfrutaban de la mejor vista del campo
las grandes fuentes y estatuas al estilo Greco Romano
miraban el cielo en actitud desafiante
todo ese pasado quedó grabado en las rocas y
piedras silbantes, cortinas y mosquiteros del gran salón.
Hoy la gran casona muestra su hastió,
la mascara oculta del silencio lo cubre todo
las enredaderas alcanzan hasta el ultimo aposento
y la alcoba nupcial todavía se escuchan
los espejos vítreos y gritos trinar
los amantes secretos fueron alcanzados
por un rayo tornasolado de aspecto salvaje
que perforó la entraña del deseo prohibido.
La casa esta ahí
nadie se atreve a entrar. y habitar.
leer más   
8
sin comentarios 61 lecturas versolibre karma: 87

Cosecha

El patio de mi casa no es un gran huerto,
pero poseo el mejor abono: mi grande corazón.
Preparo a finales de invierno la tierra,
para la gran siembra de ilusión...

No hago ritos, no hago sacrificio alguno,
no invoco a Tlaloc,,, solo mis manos que
trabajan con tesón...

Sumerjo con singular sentimiento mis manos
a la profundidad de la dósil tierra y comienza la siembra...
Fertilizante y abono orgánico, los preparo yo
con lágrimas de mi alma, llenas de felicidad...
el resto, el sabio ciclo de la vida natural...

Papas, zanahorias, betabeles, tomates, albahaca,
cilantro, perejil, epazote, etc.etc. mi alma a la
tierra le hace solicitud,,, lo que ésta mi bendita,
me de, por mis manos es recibido con infinita gratitud...

Mi alma se complace a raudales,
cuando entro a casa y mi mesa se llena del
maravilloso fruto de mi cosecha...

Ven alma mía!!! Regocíjate en ver, sentir
y comer los colores y sabores que ha
concebido mi fértil tierra...

Con el producto de la vid, levanto mi copa
y gracias te doy, mi Madre Naturaleza...
Gracias por esta abundante y exquisita,
tu cosecha !!!
leer más   
17
25comentarios 114 lecturas versolibre karma: 97

Dante Alighieri (soneto)

¡Oh Dante!, majestuosos tus cantares,
de pluma mágica, brillante, bella,
estalla muy radiante, cual estrella,
entrega sus mejores azahares.

Feliz te exalto, rey de los juglares,
que amaste a Beatriz, tu fiel doncella,
tan pura, como playas de Marsella,
amor que no se vio por estos lares.

Los círculos de infierno tú plasmaste,
celestes albos cielos, de esplendor,
fantásticas figuras recreaste.

Cantor mayor, ilustre gran señor,
glorioso, buen legado nos dejaste,
Un símbolo de amor al creador.

Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-/copyright ©
leer más   
19
15comentarios 121 lecturas versoclasico karma: 99

Los corderos

Veo a Mamadou,
negro entre corderos,
con un gran tajo rojo
desangrarse en silencio.

Giran la cara,
balan,
se tapan la nariz
para no ver
el gran tajo rojo
desangrarse en silencio.

La pelotilla blanca
del campo de golf vecino
un golpe le da
al negro entre corderos.

Ninguneado y solo,
los balidos le recriminan
haber manchado de rojo la pelotilla
de los pastores de corderos.
8
6comentarios 142 lecturas versolibre karma: 102

El sol sale para todos

El sol sale para todos. III

Sus manos sus herramientas. 3ª Parte

Un día se enteró de una noticia, muy preocupante y triste José se marchaba de la ciudad, dejaba la tienda donde tanto sintió y sufrió, amó hasta la extenuación total del ser, otra vez la impotencia de la no solución al problema salvaje de sentir y amar.

Volvió a los recuerdos de su niñez, ese maravilloso campo extremeño, que siempre lleva impregnado en su cerebro y piel, salidas de excursión, al salir de clases. Pues en esa finca del terrateniente forastero y la señorita extremeña, heredera del lugar, donde los jornaleros esclavos de Franco, se ganaban el poco pan que llevaban a sus chozos- hogares, al final de la jornada. Había una gran capilla para misa de domingo, un cortijo palacio para los dueños y colegio donde las niñas y niños iban a clases a diario, y los señoritos calmar sus conciencias.

Las niñas y niños como él y sus amigos hicieron la primera comunión allá por el año 56, eso si después de hacer un pacto de honor entre todos, para no delatar al cura, los grandes pecados que tenían todos. Ese recuerdo lo añora y lo valora con plenitud y cariño, pues hubo una fiesta infantil, con comida extra y golosinas. Esa tierra de los valles alineados de los olivos y el magnifico bosque mediterráneo y la vid, cuando los pájaros nidifican en Primavera, y la soledad del tiempo no tiene hora ni edad.

Está sin aliento degollado en la sombra se va su vida y su vivir, ahora será imposible seguir se le cae su alma, no sabe que hacer, un dolor sin calmante, sin solución alguna.

Tiene que aprovechar el tiempo que le queda y acelerar todo, sus ojos a partir de hoy, tienen que hablar más que nunca, con la fuerza de su mente amará sin límite alguno.

El tiempo con una gran tormenta de lluvias y truenos, los rayos le ciegan sus ojos y el agua le hace aun llorar más, solitario, roto, frustrado, destruido, vació, con tanto que dar, se quedará tan solo como un desierto sin agua, sin respirar, sin vida.

Al cruzar la calle, ensimismado, distraído, y casi ciego, un autobús lo arroyó y sus ruedas pasaron doblemente sobre su cuerpo virgen.

Fin.
leer más   
4
sin comentarios 33 lecturas relato karma: 38

Sin despedirme

Ya no me sorprende, ni es milagro para mí su existencia, ya no ilumina mis noches, ni calienta mis pensamientos el reflejo de esa sonrisa que fuera fulgor de mis tinieblas.

Ya entre sus labios grana y de buena fuente lo sé, no aguarda para mí un elixir que me de vida, ya no sé cómo desmembrar escritos inconclusos en su nombre, ya no.

Cuesta un poco hacerse con la realidad, amputar las alas de lo que se tenía por ángel, quitar la valía a lo idealizado y ver cómo sus pies también han de hundirse en el lodo de estas calles.

Difícil de vez en cuando despertarse en la mañana, máxime un lunes cuando hay frío, esencialmente cuando la llovizna está presente pero se hace obligatorio porque la vida sigue.

Abruma haber rociado incesantemente un rosal y que éste jamás floreciera, haber estado presente en sus alegrías y sus fracasos, siendo fortaleza cuando la vida le doblegaba las piernas, siendo recolector de sus lágrimas y cazador de sus sonrisas.

No hay lugar para antipatías, para un rencor que nunca será confesado, y que por el contrario ha de alojarse en el alma pudriendo todo a su alrededor, para qué hacerla perpetua en ese sentimiento nefasto que no sabe olvidar.

Palabras inconfesas quedarán sin que con ello estén pendientes, como los sentires que calentaron el alma, pero que fueron quizás cifrados en letras desconocidas para ella.

Simplemente mis pasos no estarán a su vera más, simplemente el corazón ya no le alojará con su imagen envuelta entre sonrisas tiernas, lejanía de ese su corazón que yo pinté y que más reflejaba el mío.

Lejanía y madrugada para este sueño que terminó siendo pesadilla, sin despedirme iré en sentido contrario a sus pasos, y un adiós que no tiene lugar donde jamás hubo un saludo.

David Felipe Morales
7 de noviembre de 2015
11
5comentarios 89 lecturas versolibre karma: 97

Ese punto

Si lo envasan y etiquetan
ya parece autorizado,
y no es más que esa receta,
la que siempre nos han dado,

la de “yo pongo las reglas”,
y me cago en lo opinado,
mis cojones se sujetan
por la piel de antepasados.

Yo te doy lo que yo quiera,
y lo gastas con cuidado,
no vaya a ser que tu mierda
le salpique a mi pasado.

Te mantengo en ese punto,
el que quiero en mi legado,
que no es poco, ni es mucho,
el coherente con tu estado

de piltrafa medio tonto,
seguidor de “gran hermano”,
mientras tanto me lo monto
para que andes despistado.

Yo digo quien va a delante,
yo decido quien prospera,
y si hay algo interesante
me lo guardo en la cartera,

porque tú no has sido nadie
ni serás, aunque me muera,
he forjado mis pilares
con delitos y con guerras.

La justicia que tú quieres
me la paso por el forro.
Democracia, si prefieres,
pero juega quien propongo.

Pues por eso eres quien eres,
y yo soy el que lo impongo,
no me vengas con memeces
que me hago muy bien el sordo.

Y ahora salte de mi vista
que la mugre trae mal fario,
que por mucho que tú existas
no me cambio el vestuario.
leer más   
14
15comentarios 184 lecturas versoclasico karma: 99
« anterior1234548