Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 80, tiempo total: 0.014 segundos rss2

Hilo (in)visible

Marioneta en escenario imaginario
y los hilos
que se enredan
en mis manos
y desde el pecho
siento un nudo
que me aprieta
que me Inventa
una historia
casi perfecta
Y lo sería si este mundo se moviera
si gobernaran más las almas
que los cuerpos
si las manos se vacían
y se limpian
estoy segura
que hasta pétalos
de rosas
lloverían
pero es que el cielo
lo dirigen unos pocos
y en su doctrina
el respirar
pasó a la historia
ahora la moda
es llevar contigo
siempre la soga
pero que sean los fieles
los que practiquen
su teoría
Mientras ellos
bien que se adornan
sus Olimpos
con mis flores
y se inhalan los Rosales
a millares
y es que
es curioso
el poder de sus pulmones
que aunque lo busques
no encontrarás
en su exhalar
aroma a rosas


-Y yo -
( una de tantas
y de pocas otras muchas
marioneta atea
en escenario
imaginario
Que alguien me explique
siendo invisibles
cómo aún existen ...

@rebktd
leer más   
21
20comentarios 159 lecturas versolibre karma: 93

Terror - (instagram: @poemaspiboro)

Terror

Finas espinas de cactus
se clavan en mi pupila
hilando un iris incoloro
que no puede ya llorar.

El mundo es negro
no existe, es vacío
sólo lo tiñe un hilo rojo
tejiendo a su voluntad.

Estoy solo
no hay ecos a los gritos
que tintados de amarillo
buscan un sitio que no está.

Sigue tejiendo un hilo
no hay nada más
tintada de nada
la palabra libertad.

Siento terror
me suspendo en la oscuridad
se clavan más espinas
y unos gritos que jamás sonarán.


Píboro

Instagram: @poemaspiboro
11
1comentarios 47 lecturas versolibre karma: 99

Titeres

Te pienso en negro, porque estás oculta
en mi mente, te desvaneces y reapareces
a tu antojo manejando los hilos de mis actos
cual titere, maniatado sonrío como si fuera
la última vez que unas gélidas y dulces manos como las tuyas
manipulasen dichos hilos. Quizás fui ingenuo
al creer que tu amor sería verdadero, y que
no estaba siendo manipulado.

Me comencé a preguntar
si verdaderamente merecía la pena vivir con una
sonrisa a medias, de un hilo tirante apunto de romperse
para eliminarla por completo, quizás estaba en las
manos equivocadas, de una titiritera fracasada
que hoy abandona su único sustento, en busca de nuevas
experiencias. Hoy abandonado en ese arcón de la buhardilla
donde los recuerdos afloran.

Desde el arcón suspiro y asfixiado de recuerdos
inhalo una última bocanada de aire y te susurro
distante una última pregunta que busca una respuesta
la cual nunca será escuchada
-¿Recuerdas nuestra primera función?-
un público de niños revoltosos, se enmudece, solo para escucharte.
El silencio notorio, en la sala, donde sonrisas se vierten.
Buscando el aplauso que hoy en mi corazón aun resuena a
cada momento.

Al final era temporal que me sacaras del arcón, con vanas
esperanzas de ser utilizado y una ilusión creciente
que mermaba a medida que nos acercabamos a aquel lúgubre
lugar, donde aun estoy esperando que cosan este corazón y el
despunte de ese hilo tirante que sostenía mi sonrisa.
leer más   
4
sin comentarios 30 lecturas prosapoetica karma: 59

Señora mía

Señora, señora que riega las flores,
¿qué hace tan laboriosa esta mañana?

"Don Juan, hilando vidas,
lavando mis sábanas".

Señora, señora que se alimenta de mis dones,
¿qué hace tan trajina por estas cuadras?

"Don Juan mío, acabando mis días,
enamorando mis piernas cansadas".

Señora, señora de mil amores,
¿qué hace con una moneda en sus manos blancas?

"Mi Don Juan, alabando sus poemas
que yo quiero pagar con mi alma".

Señora, señora por favor y de mis canciones,
¿por qué está tan llorosamente feliz y enamorada?

"Don Juan, ¡porque yo lo amo
con todas mis fuerzas y ganas!".

Señora, señora mía y de millones de sabores,
¿qué quiere de mí y de mis historias mágicas?

"Ay, Don Juan. Yo quiero de usted
todo su origen puesto en esta mi vida, tan desgraciada".

Oh, señora mía,
no tema por mi lance de boca harta.

"Oh, Don Juan. Béseme
hasta que Dios diga 'basta'".

© 2017 Elías enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
4
sin comentarios 18 lecturas versolibre karma: 72

Cámara frontal

Cámara frontal

Me cansé de ser empático,
Tengo la planta del pie en carne viva de tanto ponerme en los zapatos de los demás.
Hoy no me he puesto en ellos, me he puesto en tus pupilas,
Y me he visto a mi.
Tiritando, entonando un “no pasa nada” mientras un trozo de glacial se desprendía.
Me vi más cerca del psiquiátrico que del gimnasio.
Vi como estaba estancado en el tiempo,
como un reloj de cu-cut que al llegar a en punto
el pájaro no quiere salir por miedo.
Notaba que todo mi cuerpo se matizaba, no había ya ningún brillo ni nada donde se reflejase la luz.
Había sufrido un apagón.
Mire para arriba y empecé a entender varias cosas,
Los mismos hilos que me ahogaban también eran los que me movían,
Cualquier acción contraria sería pagado con la asfixia emocional.
Las listas de espera para un transplante de identidad son demasiado largas, casi ni reconocía mi nombre.
Cometí un error.
Me mudé a la piel de alguien que aprovecho el momento para destripar la mía.
Que duro es tener que consolar a alguien por hacerte daño.
Y entonces entendí que el inicio de este texto era erróneo,
sigo siendo empático,
pero tengo miedo a las personas.
19
18comentarios 214 lecturas prosapoetica karma: 87

sin ti

Si tu vientre hubiese sido nido
de los hijos que jamás tuvimos.

Si tus manos tiernas
volviesen a mi
para aquietar la sangre de mis venas.

Si tu voz endulzara mis oídos
y calmase mi odio.

Si encontrara hilos de tus cabellos en mis cosas

Si pudieras ver como se oculta el sol suave del otoño,

conmigo,

juntos,

abrazados,

Si pudiera sentir el calor del sol que se escondía en tu cuerpo

Si pudiera mirarte, por largas horas en silencio

Como cada noche
miro a la luna

Si pudiera ser ese jardín de lirios
que crece sobre tu cuerpo
para que vivas en mis colores
leer más   
13
6comentarios 101 lecturas prosapoetica karma: 90

La nube

Hay una nube pequeña
que se separa.
Cariños que ella tenía
se han desgarrado
disipándose en espumas
de hilos de sedas
con los dolores agrios
de desengaños.

El sol que la ha visto
muy desvalida
con las tristezas amargas
de desamparos,
nubecilla de pesares
y retraida,
teme que con sus lágrimas
le apague un rayo.

Con ascuas de sus antojos
se ha enfurecido.
Caprichos del fuego puro
que está creando.
Quiere que desaparezca
la triste nube,
que se deshaga desnuda
en puros llantos.

Pero gozosos claveles,
enrojecidos
lágrimas con gozo acunan
entre sus brazos.
Nube que se perfuma
y así renace.
Cariños enflorecidos
la han consolado.

Se mece, entre las flores
de sus claveles.
Colores en arcoiris,
perla y zafiros,
en diamantes azules
y albas alegres.
Con luces recrea joyas
en los rocíos.
leer más   
9
8comentarios 73 lecturas versolibre karma: 80

Luces

Se arremolinan en el infinito
Millares de luces tenues
Tocando el fin y el principio
Naciendo y muriendo
en un reloj extemporáneo

Se hacen sólidas en el camino
Como atrapa una araña a su presa,
A través de innumerables hilos
Tejidos detrás de los párpados

Halos de sol sin cuerpo
Las hacen florecer en la tierra
Susurrando sus recuerdos,
Guiando sus pasos a la eternidad

Son de agua, son de vida
Tienen color y matices,
Son momentos que compiten
por fecundar al mundo visible.
leer más   
3
sin comentarios 19 lecturas versolibre karma: 44

Hemos perdido de vista a la Luna

Llegada es la hora, en la cual, poco a poco,
 iremos devorando nuestro pasado,
 para mantener con vida, nuestras vidas.

  He viajado en muchos trenes, y aviones,
 ¡nunca!, encontré a nadie que me dijera:
 “sígueme, te haré pescador de hombres.”

  Tal vez me comprendáis:
  Ya os llegará el turno;
 vuestros hilos se romperán; vuestros cuerpos
   se desplomarán,
   inexorablemente.

  
   Desde abajo,
 todas las caras parecen iguales,
 en cambio, es vuestro caminar,
 lo que las marca y difiere.

  Aunque no podéis verme;
 aunque ignoráis mi existencia, terminaréis
 en el mismo lugar.

  Las flores han crecido a mí alrededor.
 Y los que amé, dejaron, en ellos, su perfume.

  He devenido a tal pequeñez, que hasta
 el más inofensivo gorrión, sería para él
 una presa fácil.
  
  Tardé, varios días, en bajar las escaleras
 del camino imaginario; y, una vez dentro, espero
 hasta altas horas de la noche, para salir
 sin ser aplastado por vosotros.

  Soy tan pequeño..., que tan sólo
 tendría que introducirme entre unos cables
 para provocar vuestra desgracia...

  No lo haré.

  Cerebro programado, con el aire de la calle.
como consecuencia:

Hemos perdido de vista a la Luna.
leer más   
10
3comentarios 71 lecturas versolibre karma: 76

Contigo

Se abre el cielo en tu firme pecho, manos cálidas cubiertas de fina seda, resbalando por mi espalda. Sinuosas curvas de excitante locura. Déjame acariciar tus dulces cabellos, largos hilos de oro cubiertos de sol. Tú y yo tan solo, bella mujer, que en tus brazos me haces inmortal.
3
sin comentarios 23 lecturas prosapoetica karma: 50

La Luna y su roce

Se han bordado mis alas con la fuerza del viento.
Se han iluminado mis hilos con la luna y su roce.
He volado llena de pasión, con el alma roja
Alma llena de amor, como latido, como la sangre.

Yohelava D.L.
15
sin comentarios 61 lecturas versolibre karma: 95

Episodios mixtos (último texto)

Los chicos cantan en la cornisa
canciones alegres con estribillos tristes,
las circunstancias se resignan
a regular módulos externos.

Episodios mixtos
braman poemas autolíticos
tras el abandono
de las sales de litio.

La metamorfosis de corazones robados
incendia una gráfica irregular
en los cimientos del día.

El criterio romántico
enaltece el todo o nada,
el ordinario real
estigmatiza la alteración
del estado de ánimo.

El ambiente es un rayo,
la genética coqueta
muestra trenzas
de euforia y depresión.

Oda a los antidepresivos,
cucharadas de alcohol.
Sonetos bien hilados
para los sujetos que lo sufren.

¿Quién se acuerda de ti?

(círculo cerrado, ya no quedan palabras..
adiós un placer..tiempo muerto).
leer más   
10
1comentarios 91 lecturas versolibre karma: 85

Hendidura de Luz

El hocico de la noche abre,
devora el cariz de niña
al unisono de una carcajada infantil.

péndola de reloj, carcome años
detrás de la imagen se hilan secretos,

Levitan sobre las escaleras
y un abuelo fantasma
cada noche,
juega con su niña...



Por: Ninfa Loza
leer más   
8
sin comentarios 109 lecturas versolibre karma: 69

Sacrificio

Mediodía. Las doce campanadas resonaron desde la torre del templo cercano. Bajo la alocada huida de los pájaros, por primera vez en siglos, los Puros descubrieron el pecho palpitante de un Maldito.

Rápidamente, la carne fue desgarrada con saña por decenas de dientes afilados. Tibios hilos de sangre oscura se escurrieron con lentitud hacia la tierra.

Concluído el sacrificio, los Puros se dedicaron a ocultar los restos bajo el pedregullo y tras los arbustos.

Trabajaron en silencio. Algunos tenían dudas sobre lo sucedido, pero no se atrevieron a hablar sobre ellas ni a hacer preguntas. Ninguno quería transformarse en Maldito.

Siempre habían existido discusiones sobre si los Malditos, estando vivos, resistían la luz del sol, pues la Primera Carta no hablaba sobre ello. Lo que sí afirmaba el antiguo texto es que, luego del sacrificio, los restos de la víctima se esfumarían al contacto con los rayos solares.

Mas lo cierto era que eso no había sucedido.

Mientras emprendían el retorno, un extraño vértigo los envolvió, pues la inocultable realidad era contraria a lo que siempre habían creído. Evidentemente, vivos o muertos, los Malditos eran inmunes a la luz del sol. Pero no a las dentelladas de los Puros.
leer más   
9
1comentarios 76 lecturas relato karma: 70

Hilar

¿Son los silencios las rendijas ocultas de la realidad?

¿Entonará el universo un tiempo desalmado?

¿Podrán los jóvenes predecir los bucles del compás interminable?

¿Ataremos deseos en un pentagrama desgastado?

¿Podrán hilar en el tejido que nos une, sentimientos los repudiados?

¿Se corromperá el objetivo que un día nos lanzó por la armonía que pisamos?

¿Acabarán derritiéndose las inquietudes de la cima de las expectativas?

¿Intentaremos arrancar los eslabones de la vida que regentamos?

¿Silenciarán las cascadas del deshielo tantos lamentos de los ignorados?

¿Silbará la nada anunciando su llegada para recrear miedos indelebles?

Quizá ensordeceremos para reducirnos.









*Querido lector de Poemame, te invito a visitar mi rincón secreto: anadeseria.com (Un bazar de deseos que aún no han sido anhelados por nadie.)

Gracias por tu tiempo.
4
1comentarios 34 lecturas prosapoetica karma: 39

Tiempo

Finos hilos de porcelana
tejen un enjambre en el tiempo,
en silencio, sssh,ssshh, calla
los gusanos van tejiendo.

Tejen los destinos de los hombres
tejen tu destino y el mío,
nos colapsan, siii, siiii, mientras dormimos
nos dejan o nos apartan del camino.

Vamos cojos y ciegos de muerte
hacia la hoguera de espinos
como en una parada militar
marchamos hacia el suicidio
algunos marchan con flores
otros, los más ciegos,
con el corazón en las manos
mueren con honores,
son canonizados,
no saben que Dios derrama su gloria
por igual a todos los condenados.

Otros, encuentran el camino
nacen con votos de tristeza
pero forjan su destino,
aman y sienten, sufren y mueren
quemados en la hoguera .
Con sonrisas en el alma
han vivido a su manera,
como fugitivos de la vida
del seguro destino,
yo soy fugitivo,
por eso sueño con palabras
por eso las escribo.

Camaleontoledo*
leer más   
20
9comentarios 144 lecturas versolibre karma: 97

Títeres

El mundo avanza y mi tiempo
se congela.
La simplicidad de la gente,
que ya no son personas,
sólo gente
movida por los mismos hilos,
como títeres de cabezas huecas,
o de cabezas llenas de nada propio.

El tiempo se detiene
mientras yo, estupefacto,
observo cómo se mueve el mundo.
Miro sobre las cabezas de la gente
pero no me atrevo a mirar sobre la mía,
pues ya no sé si soy un títere más
o conseguí romper algunos hilos,
ya no sé si está mal
ser como soy y pensar lo que no digo;
ya no sé si son los hilos
los que me mueven mientras escribo.
leer más   
6
3comentarios 44 lecturas versoclasico karma: 58

Solo e ileso

Se esfuman tantos días frente al mar
las olas muerden tu recuerdo azul
las nubes lloran tu partida en tul
el viento canta y quiere un canto hilar.

Me llueve lento llanto granular
y sangra adentro herida en aguazul
y quema intenso antorcha en abedul
la noche fría empieza ahora a enfriar.

Consumen estas dulces ganas llanas
de tuyo ser quizá, tal vez, quizás
igual que ayer, quizás aún mejor.

Rompiendo sin dolor, heridas vanas,
o suerte urbana; sobrio el antifaz.
Ileso y solo. Solo. ¡Qué terror!


@SolitarioAmnte / ix-17
leer más   
22
11comentarios 143 lecturas versoclasico karma: 95

Cada vez que la veo pasar

Cada día la veo pasar delante de la cristalera de mi oficina. ¡Es tan hermosa! Sus sensuales pasos y sus delicadas curvas rivalizan con las de la mismísima Afrodita. Sus cabellos dorados meciéndose en el viento son como hilos del más fino oro, y sus azules ojos te transportan a un eterno viaje por la bóveda celestial. Ella está envuelta por un halo de reluciente luz, como si el Sol únicamente iluminara su belleza, como si solamente importara su existencia en la Tierra. Cada vez que la veo pasar mi corazón se aviva, pero a la vez se entristece por no poder sentir su piel rozando mi cuerpo, mis manos tocando el oro de sus cabellos, o mis labios besando sus suaves labios. Todo se convierte en una contradicción, ya que vivo por verla, pero a la vez, muero por no poder tenerla.
3
sin comentarios 21 lecturas relato karma: 44

Una de estas tardes...

Abrimos el zipper de la tarde
cogemos un par de nubes de algodón como almohadas
giro el foco de sol allá al fondo del ocaso
para alumbrar mejor los montes de tus pechos
e iluminar los giros salvajes de tus curvas.

Rompo el cristal que dice "rompa en caso de emergencia"
porque para mí, lo que viene ahora
es una emergencia...

El crepúsculo detiene su camino hacia las sombras
pues mientras haya luz, quiere observarnos.
Las aves congelan sus trinos por un instante
contemplan absortas nuestro acto que está por empezar.
El tiempo mismo se mete en un bucle
se curva su flecha y da vueltas en si mismo
no quiere perderse ni un segundo de lo que está a punto de acontecer.
Los segundos mismos se detienen en fila india
y voltean sus rostros invisibles hacia nuestra ventana.
El viento se arremolina, no quiere irse lejos al horizonte.

Mi mirada se pierde en tus ojos que yacen extraviados en mi mirada.
Mi olor huele tu fragancia y se embriaga inexorablemente.
Cada feromona que despides se abalanza contra mis sentidos
y los aturde como un martillo que amartilla cada clavo con tino.

Y te me haces huracán y me hago maremoto y terremoto.
Y te me haces sirena y me hago tritón con tridente erguido.
Y te me haces río caudaloso y me hago roca enorme que te rompe el paso
y te haces hilos de agua que abrazan la roca, la rodean, y la desgastan,
la matan, de a poquito.

Y te me haces oxígeno, y me hago millones de células
que solo saben respirar.
Y te me haces grito, y me hago garganta.
Y te me haces fuego y me hago leños y gasolina, me hago incendio contigo.
Y te me haces muerte, y muero mil muertes por ti, en ti, contigo.
Y te me haces vida, y en ti renazco,
en ti vivo y por ti y solo por ti, vivo.


@SolitarioAmnte / ix-17
leer más   
12
12comentarios 129 lecturas versolibre karma: 87
« anterior1234