Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 181, tiempo total: 0.019 segundos rss2

El tiempo Pasa

El tiempo pasa y más me entero
de las cosas inusuales del destino,
como nos unimos de tiempo pasajero
o con personas que tendremos todo el camino
en este universo entero;
que puede convertirse en un pañuelo
donde los hilos somos nosotros
y las intersecciones son conocidos que nos dan consuelo.

Cuando pasa el tiempo miramos hacia atrás,
y nos fijamos que a veces no hay salida,
por muchas decisiones que intentemos cambiar;
siempre llegamos de un modo u otro al mismo lugar
sin intentarlo llegamos a donde debemos estar.

Cuando el tiempo pasa solo queremos triunfar
en un mundo que nos maltrata,
nos quita las ganas de luchar
y cuando no podemos soportar
el destino manda a la persona que nos suele levantar.
Pasa el tiempo y con cada día
vuelvo a soñar,
vuelvo a tratar de comenzar
a construir mi propia felicidad.
leer más   
6
2comentarios 29 lecturas versolibre karma: 89

Pedazos de Espejos

Pedazos de espejos
colgados con hilos del tiempo
se giran al unísono
y reflejan en su pureza
lo que tus palabras no pudieron.

Muestran azul
muestran negro,
estrellas en el cielo
cenizas en el suelo.

Pedazos de espejos
rotos pero completos.
Algunos cubiertos de polvo
sin mano alguna que limpie
el olvido reversible
de tan intencionada ignorancia.

Pedazos de espejos,
que colecciono sin límite
hasta mi último suspiro,
cortarán para siempre con su filo
a las fantasías sin destino.

Pedazos de espejos,
algunos tan claros
que son casi de cristal.

Reflejan hasta el más vivo
tono de rojo,
hasta el más débil tono de azul,
hasta el más sincero tono de negro.
leer más   
18
sin comentarios 53 lecturas versolibre karma: 85

¿~~~Seré aquel polvo ***?

A veces me pregunto....
Si tú me ves ; si yo te miro


Si soy reflejo o soy espejo de una existencia que aún no comprendo
Si soy la sombra en mi propio sueño o soy el sueño lleno de sombras

Qué ya no sé ... ni a dónde voy; de dónde vengo...

Si soy el agua ; si soy el viento; si soy de polvo o seré aquel polvo que en su destello me hizo universo ...

Así que ¡Ven!
Acércate ,toca en mi pecho y hazme saber si dentro hay fuego...
¿Sientes latidos? Dime ¿será que existo?

Y entonces .. si esto ... ¡si esto es la piel...!
Porqué ; quienes son ellos ... ~ ~ ~

¿Lo ves? ¿Ves lo que yo...?
——————————————————-
{—Ese escenario con tantos hilos ...

/-/~|_|~<~~||__|~~~|_|_|~~<~

Tú estás ahí ; yo si te veo ...<<<~~~~

¿les ves a ellos ; me ves a mi ? }——————————————————-

***¿~~Dónde, estoy yo ...? **

Alguien me habló de una existencia que yo no entiendo ...

Si es que yo existo....
¿En qué papel , en cuál habito ?

@rebktd
leer más   
23
27comentarios 208 lecturas versolibre karma: 105

Vuelve

¿Cuándo volverás?
hilando versos en esta espera,
por verte, mi alma se desespera,
tengo tantos deseos
que tomes mi mano,
y camines de nuevo a mi vera.

Miro tu fotografía,
y mi alma se conmueve,
recuerdos que van y vienen,
de tí, alma bella, noble y buena,
que llevas en tus brazos el abrazo
de seda, que calma mi tristeza,
y mucho me consuela.

Estremecido mi espíritu,
en las noches te sueña,
mi mente aturdida,
te busca entre la niebla,
mis pupilas desgastadas,
te buscan,
en la luz de cada estrella.

Me sonríe la luna nueva,
menguando mi tristeza,
quiero imaginar
que tu dulce mirada,
sus rayos atraviesa.

¿Qué será de tu ausencia?
Quiero sentirte de nuevo,
que vuelvas a mí, como en aquel
viejo abril,
cuando en medio de mis tormentas,
a tí te conocí,
cuando mi noche amaneció,
y eras tú mi sol.

A tí mi sol...
leer más   
18
6comentarios 94 lecturas prosapoetica karma: 89

Manos aladas

Cuando la noche
apaga sus velas
la tempestad
a mi puerta llama
entre sirenas y luces

Sumergida en ese mundo
donde la vida
su futuro se juega
con sed y hambre
asida a un suspiro
como cordón umbilical

Torbellinos
de manos aladas
para cuerpos inermes
de rostros sin boca
entre silencios de dolor
y gritos sin voces

En tu seno
vestidos de batas blancas
viven los días sin sol
palpitan
ojos desnudos sin sangre
ojos con hilos de aliento
desbordando emociones

Pero estáis ahí
siempre ahí
vigías, expectantes
entregando vuestras almas
como tabla de salvación
al filo de la frontera
leer más   
14
4comentarios 59 lecturas versolibre karma: 107

Mi amiga del alma

Mi amiga del alma

Y corrí hasta la vereda
de aquella luna de plata
para contarle un secreto
que me tenía atormentada.

Muy paciente me escucho,
y una lágrima brotaba
de sus ojos tan profundos
que estremecieron a mi alma.

Cubriéndome con su cuerpo
nos alcanzó la alborada;
me dejó escrito en un verso
la respuesta que deseaba.

Lo guarde con mucho celo
en un lucero escarlata,
para fabricar un cuento
con suspiros y añoranzas.

Con una estrella muy bella
ilumine la portada,
con hilos de arco iris
lo coloqué en mi ventana.

Todas las noches se asoma
mi querida luna clara
con su brillo me recuerda
que soy su amiga del alma.
leer más   
15
3comentarios 95 lecturas versolibre karma: 85

Los Amantes del Plenilunio (Jotabeí - Con @rebktd @horten67 @AljndroPoetry & @raulrib2 )

El último gemido de la tarde
se aleja de las nubes con alarde

Un cárdeno reflejo se dibuja
y el índigo villano que lo empuja
observa con su luna de burbuja
al par de enamorados al que embruja

La noche y su secreto de alma clara
oculta un resplandor que se declara

detrás de una cortina que resguarde
el beso en un silencio que no cruja
tentando al vendaval que los separa


Cauce eterno del inmenso horizonte,
que acuna al tenue sol en su desmonte,

divisa a los amantes a lo lejos,
matizando su nimbo de bermejos,
coloridos rubores y reflejos,
que hacen a los ojos brillar perplejos.

El astro ardiente yace en el ocaso,
sueña con las musas en el parnaso,
allá donde residen, en su monte,
y del amor empiezan los cortejos,
desnudo cada amante al cielo raso.


Dulzura en la mirada del amante
dulzura de caricia desbordante.

Ternura en los dos cuerpos enlazados,
pasión en los besos siempre soñados,
furtivos en una noche encontrados,
momento de pasión, seres amados.

Testigo mudo del trance la luna
que con su brillo les arropa y acuna.

Contado el escaso tiempo restante
para seguir con cariños buscados,
gozar de lo que tienen por fortuna.


Es la luna un lunar en las estrellas
y su doncella es la más bella entre ellas

va besándola con sus tiernos besos
contemplándola en dulces embelesos
y le planta dos o tres besos de esos
la recorre con sus dedos traviesos

la abraza y sostiene en sus fuertes brazos
noche clara, se enredan en sus lazos

los luceros alumbrando sus huellas
se acarician los amantes confesos
la hierba es lienzo; sus cuerpos, sus trazos.


En el jardín de ensueño se han amado
De rosales su encuentro perfumado

Enlazando su piel en el latido
Y la luna en hechizo ya cumplido
Se retira del acto que es prohibido
con el sol, la razón ha amanecido

La promesa en la piel es impregnada
Y en jardín ya su miel es derramada

Se despiden en beso apasionado
Suplicando universo compartido
Implorando a su luna enamorada…


La aurora ha transmutado con fulgores
la faz en que conciben sus amores.

Producto de un siniestro encantamiento
su amado es desterrado al firmamento
lo mira en las estrellas con tormento
exilio que sin ella es sufrimiento

Y sólo el plenilunio lo regresa
Se aferra el corazón a la promesa.

-Te ruego, mi adorada, ¡No me llores!-
-¿Y cómo enmudecer al sentimiento?-
Pronuncia en sus sollozos, y lo besa.


Distancia que a sus fuerzas las agota
espacio que a sus deseos derrota.

Amarse con los ojos sin mirarse
soñarse en las estrellas sin tocarse
sentirse con la piel sin abrazarse,
besar en pensamiento sin rozarse.

Buscando sobre las nubes su faz,
sintiendo su presencia tan tenaz.

El dolor en sus rostros se denota,
el sabor en sus labios sin besarse,
no se olvidan del amor contumaz.


Mefistófeles calma a la doncella,
susurrando mentira blanca y bella,

a tu amado te puedo devolver,
a sus brazos, sus besos y querer,
con un pacto sellado con poder,
con tus ojos tan dulces lo has de ver.

La doncella con gusto su alma entrega,
un cometa nocturno se asosiega,

y en la noche, destella aquella estrella,
un cometa la besa por doquier,
y la dicha le llena, le sosiega.


El conjuro es el fin de aquel tormento,
la pasión el principio al sentimiento,

esas lágrimas plenas de pureza,
las de aquellos que anhelan la belleza
de su amante, patrón de sutileza,
el feliz colofón de la tristeza.

Él, gozoso regresa, espera ufana
ella, cual luz solar a la mañana.

Y es la brisa de un suspiro el aliento,
que mantiene el amor con más firmeza,
acercándolo presto hacia el nirvana.


Transparente y volando ya el latido
Penetrante e incesante ya ha vencido

Es su unión plenilunio reflejado
en destino de cielo plateado
El sentir de sus almas ha cruzado
dimensión de un destello inexplorado

Es la paz y la calma del amor
Susurrando gemidos y clamor

Es vibrar en un mundo inadvertido
que en dorado los hilos ha enhebrado
deshaciendo prejuicios y pavor


Y si un día divisas en el cielo
resplandor de deseo y terciopelo

Ya sabrás que avistaste a los amantes
que recorren con besos desbordantes
universos, planetas tan distantes,
sus fulgores palpitan deslumbrantes.

Los luceros amándose en lo eterno
y su luna rebosa por lo tierno

y lo grácil del trazo de su vuelo.
Les regala sus visos tan brillantes,
a su amor, plenilunio sempiterno.





@rebktd
@horten67
@AljndroPoetry
@raulrib2
& @DeeDee

Jotabeí
leer más   
25
65comentarios 310 lecturas versoclasico karma: 116

Baldío

Lágrimas secas cuando llueve por dentro.

Detrás de los muros derrumbados todo es sólo e impar.

Silencios y cristales arrancan mi nostalgia,

muriendo en el acto como amapola resiliente.

En tus hurañas caricias, un baldío

donde solo sangra mi boca

y aún así,

te entrego la plena concesión de mis besos.

Como recipiente sin futuro ni mensaje,

en un mar árido y violento,

desorientada entre la turbia espuma,

en la que crece tu miedo.


Hoy el mar le devuelve a tu ceguera,

cráneos, hilos de miseria,

un generoso rincón donde no pensarme.
13
13comentarios 109 lecturas versolibre karma: 90

~Nos comimos los pasos ~ ~

Apagamos las luces , nos cerramos las puertas
Nos cegamos los ojos, con el polvo de estrellas
Nos leímos en prosa, con miradas sin huellas...
Se volaron los hilos, de puntadas ya muertas


Perseguimos un sueño, convertido en alertas
Disfrazamos las noches, de luciérnagas bellas
Nos caímos al suelo , retorcidos en mellas
Nos tapamos las pieles, las dejamos cubiertas


Derribado ya el tiempo ,consumidas las ganas
Acabado el latido , deshacemos destino
y cargamos mochila , disfrazada en mañanas...


El presente en un hilo … apuntalando sin tino
Tu montaña lejana, mis encinas mundanas;
Nos comimos los pasos... Derramamos el vino…



@rebktd
leer más   
16
16comentarios 148 lecturas versoclasico karma: 94

De tus charlas

A hablar aprendí imitándote
A pensar aprendí de tu estilo, sin hilos.
A charlar me atreví cuando me quisiste
Escuchar.

Caminar se me hizo difícil pero aprendí,
Fijándome en vos. De tus charlas aprendí,
Palabras de todo tipo, de tu silencio
Comprendí tantas cosas.

De sentimientos siempre fui desbordado
Por cada abrazo. De tus charlas,
De la vida y todavía ¿No sé qué eres
Libertad?.
Casual ≠
leer más   
4
sin comentarios 37 lecturas prosapoetica karma: 53

Tanto espacio, tanta ausencia

Tantos fueron los deseos, y tan fuertes los sueños que dejarlos ahora olvidados no parece ser posible, no perece haber lugar suficientemente grande y alejado como para desterrar los deseos que de tu boca yo tengo, la ansiedad loca de tocar tus manos, y no dejar ni un instante de besarlas, de sentir la caricia suave de tus yemas y las palabras dulces de esa boca que estoy segura que no sabe besar todavia. Fueron tantas las cosas que tenía reservadas para darte que ahora ya no me pertenecen, no son mías y por indiferencia no son tuyas, son tantos los hilos que se movían detrás del escenario y muy ingenua intentaba que los vieras y que valoraras el lugar tan grande que te reserve, tan grande, como lo grande de mis sueños, de mis ganas de besarte, de enseñarte para que se usan unas manos tan bonitas como esas, para enseñarte la cantidad de versos que se pueden escribir acerca de tus cejas y de tus hombros y de tu piel, fueron tantos los poemas y las alegrías que me inundaron el corazón a causa tuya que ahora es por supervivencia que no se dejarte ir. Fueron tantos los poemas que ya empezaban a escribirse en tu honor, fue tan perfecta la melodía de tu nombre y las canciones de tu voz que (muy a pesar mio) resulta imposible dejarte ir así nada mas. Y fingir que no llegaste y fingir que no estuviste, y pensar que no eras mío. Fueron tantas las promesas que te hize en el silencio de una mirada, en el más profundo suspiro adormilado repitiendo tu nombre antes de dormir cada madrugada, fueron tantas las almohadas que abraze pensando en ti, que termine más enamorada de tu ausencia que de tu amor. Fue tanto el vacío que creé para esperarte que me perdí y no se salir, o volver o entrar, pues fueron tantas las puertas cerradas que seguramente estoy pérdida afuera. Fuiste tan devastadoramente adorable que no se dejarte ir.
leer más   
5
2comentarios 41 lecturas prosapoetica karma: 50

Me canso de escuchar...

Me canso de escuchar las tonterías
de vagos, pedagogos y de listos,
proclaman anatemas sin reparo
y siguen, sin reparo, su camino,
lo cierto es que "preclaras eminencias"
acerban su pasión en los sentidos,
y el odio que destila su garganta
no tiene contrapeso en otro sitio,
los vemos en la prensa y en la tele,
arengan a las masas, sin cilicio,
lo hacen con palabras seductoras
que emiten las culebras con estilo,
y el hombre que precisa de esperanza
se agarra a ese mensaje tan bonito,
le sigue y le proclama con su ejemplo
llegando hasta las puertas del Olimpo...

Un día el "lenguaraz" mete la pata
y puede que sus manos y el hocico,
saliendo con el rabo entre las piernas
y alguna quemadura por su ombligo,
y entonces el oyente "papamoscas"
se queda sumamente confundido,
sus ojos se despiertan muy cansados
y ve la realidad como discípulo,
no juzgues, sin saber, de lo que ignoras
ni des por verosímil los sonidos,
que dictan los "profetas de la patria"
ni aquellos vendedores con sus gritos,
abundan charlatanes sin conciencia
que abusan de los hombres y los niños,
los llevan y los guían a su antojo
por una libertad sin contenidos...

"...Me canso, como tú, de la estulticia,
de ser la marioneta que, sin hilos,
emplea el charlatán, el periodista,
y acaba en la tribuna del político..."

Rafael Sánchez Ortega ©
24/05/18
12
16comentarios 107 lecturas versoclasico karma: 96

Quiero Ser

Quiero ser
tu tierra fecunda.
La tierra donde
habite tu felicidad
y esperanza.
Que camines por mí
con la confianza
de la soberanía
sobre el terruño…

Yo te puedo proveer de lo necesario.
En mis campos del norte
puedo ofrecerte hilos de cabellos largos
y azabaches
para tejer una manta que te de calor.
Yendo hacia mis campos centrales,
encontrarás frutas de variada especie
para aplacar tu hambre,
De los campos de mi zona centro
puedo ofrecerte zumos para saciar tu sed
y refugio para tu descanso.
Y de los campos de mi zona sur
te ofrezco raíces, amor,
raíces para fundar todo aquello que anhelas.

Quiero que vayas y vengas
en mi nombre,
que levantes montañas
y formes ríos
con el arte que te enseñaré.
Sabrás tanto de mí
que has de plagarme de praderas,
dejando que tus ríos se formen sobre mí
mientras tu boca se vuelve océano en mi piel.
Te daré poder como no conociste antes
para que cambies mi geografía
construyendo en mí
todos tus puertos, fiordos y canales,
mientras tus brazos de río
erosionan amorosamente
mi piel con tu cause.
leer más   
13
13comentarios 104 lecturas versolibre karma: 97

Sacando deseos de la chistera

Salto mortal al centro del mundo. Ese que miramos de reojo pero que nos tiene suspendidos en hilos de seda, resistentes e invisibles.

Volteretas entre la mochila del pasado. No siempre lleva piedras. Esas se quedan hechas un montoncito, testigos de la experiencia.

Contiene trucos de magia, chisteras con personas que tocan los mecanismos fascinantes de la sonrisa. Engranajes suizos de relojes sin tiempo.

Son maletas con pastelitos de Belem, vestidos de canela y azúcar. Calentitos. Maletas con bombones belgas. Con hojaldres parisinos. Con makis equilibristas entre palillos japoneses. Maletas a fuego lento, el de cocidos madrileños y migas manchegas.

Son cartas al futuro. En ellas se cuenta que pedimos más a la vida. Queremos más amaneceres. Más laurisilva. Más aves del paraíso. Más manglares que explotan de vida. Más camuflajes de tigres y cebras.

Y ¡plop! Saltan miles de flores. Las blancas de las acacias y el celindo. Del azahar y el jazmín. De la jara pegajosa. Las llamas amarillas de alhelíes, de las retamas en su apogeo, de las fressias francesas, las rosas curiosas. Los añiles de lavanda y violetas. Ese naranja de caléndulas del monzón. Los rojos de amapolas libres. Los fucsias de buganvillas aventureras.

Y saco la varita mágica. Un pañuelo infinito de ganas de amar. Unas maracas que sirven para enmarcar días perfectos. Una paloma que vuela lejos. Purpurina que alegra el cielo en las noches de verano y en las lluvias de Gemínidas.


[... huy, me he quedado dormida con un boli en la mano. Soñé que lo movía haciendo cintas de Moebius. Cuántas cosas caben en un deseo infinito]
leer más   
10
17comentarios 134 lecturas versolibre karma: 100

Romance sin título

Cuando te vi en el desierto
te miré sedienta el alma
quise llenarte los cántaros
de nieve acaramelada.
No me contaste tu historia
yo la rimé en tu mirada
hilándola con el trino
del ave que la llevaba
en su pico con primor
al nido en que la enhebraba.

Tanto el verdor de tus ojos
como tu risa lozana
hizo temblar en suspiros
a mis entrañas de lava.
Vi que subía hasta el cielo
y de tu mano tomada,
el agua y miel en la tierra
eso ya no me importaba.

Eras ocaso de versos
nubes doradas, bordadas.
Siguen tus rayos de sol
avivándome la calma
por eso mantengo en pié
esa premisa jurada
de no revelar jamás
cómo esta historia es llamada.





Dee Dee Acosta
leer más   
14
21comentarios 130 lecturas versoclasico karma: 112

La librería mágica

LA LIBRERÍA MÁGICA


No sabía dónde estaba, pues aquel lugar parecía un almacén lleno de
libros. Todos hablaban -entre sí- un idioma parecido, aunque no lograba
entender nada. De pronto saltó uno y me dijo:
-¿Tú eres nuevo por aquí? -Le contesté que sí; y que si ocurría algo:
-¡No, no!, -me dijo-: -Solamente, te advierto de que tengas cuidado, ya que
estos libros son mágicos y no puedes despertarlos; como lo hagas, te darán
la lata y luego te volverán loco.

De pronto, veo volar a Don Quijote de la Mancha, en su bicicleta
cósmica, cabalgando entre el escaso espacio de pared en pared.
En las estanterías se oían voces lejanas; pertenecían a los personajes
de viejas y nuevas historias, como queriendo salir todos a la vez y contarme
sus batallitas, o sus cuentos.
Un caballero con barbas me chistó, diciendo:
-¡¿Qué haces por aquí?! ¿No sabes que esta prohibido merodear por
ciertos lugares de luces y sombras?
-No se nada -le dije-; tan sólo estaba mirando los libros...,
-Estos no son libros: son pensamientos enlatados en papel y prisioneros,
nos cortaron las alas; -además, me dijo-:
-Soy Séneca, el andaluz de Córdoba; enjaulado en mi libro de oro. Un
murmullo debajo de las estanterías me avisa del peligro que corro en ese
lugar, pero sigo rastreando, entre ellas, porque mi tiempo se detuvo, y quiero
saber el porqué de todo ésto; si, tan solamente, son libros escritos con letras
en un abecedario ordenado y libre.
Los pensamientos creados de muchas mentes prodigiosas, llenas de
sabiduría y talento:
Aquel de los molinos de vientos, Miguel, su nombre eterno, el
creador de D. Quijote señor, el de los sueños surrealistas y caballero,
merodeaba por este jardín, entre marañas de polvo, un ordenado
desorden de pensamientos.
En un recodo, en el ángulo metálico de las mágicas estanterías, vi al
mismísimo Federico, leyendo su cuaderno original, del “Romancero Gitano”,
como se limpiaba las lágrimas de bronce, revoloteando golondrinas alrededor
de su cuerpo, ahuyentaba, en su cabeza, a los pájaros.

Su vecina Carolina, las de los bellos ojos; la de pómulos sonrosados,
coronados de poemas, de versos de amor; toda su sonrisa iluminaba el
espacio: poeta de Almendralejos, luz de Extremadura (Espronceda, sufría en
silencio por su amor).

Todos son voces: del ocaso al abismo y del abismo al ocaso. Muchos
libros hablando y yo sólo escuchando sus letras: El punto, la coma, el
paréntesis, la interrogación y la exclamación, riéndose del punto y coma, sin
poder estar separados...

Las flexibles historias del mundo, danzando al unísono; sobre un
camino de aire y de polvo, en este desorden de paz; en un silencioso pasado
de ausencias, con palabras que gritan.

En el suelo, un libro se queja: ha sido pisado y le hicieron daño en sus
cubiertas: El maravilloso(tan antiguo, como moderno) Kybalión, llora de dolor
y soledad; quiere la libertad que anuncia en sus páginas; ser rescatado de
su estantería para poder descansar en los pensamientos más espirituales y
profundos.

Un aroma aterciopelado, desde un rincón, nos comunica olores de
siempre: Almizclen, Hierba buena, Tomillo y Romero...

Miguel Hernández me habla de sus horas en la cárcel, poeta del
hambre, del sacrificio,de la pena y el dolor; durmiendo en una jaula sin
libertad (pero con alas para volar).

Remolinos de aires nos envuelve en la lectura, Schespeare y
Lord Byron, Borges, Salinas, Cernudas, Pacheco, Valhondo, Lencero, León
Felipe, Kavafis, Pasolini, Bod Dylan. Merodean entre las páginas, ordenándo
las palabras, jugando con las sílabas, los espacios, Gala, pasea su bastón.

Dentro de este templo, de la palabra escrita, nos encontramos a
Rosalía de Castro, Carmen Pardo Bazán, Dulce Chacón, Almudena Grande,
Mª José Fernández... Todas, expresándose, con versos encadenados:
caminos creativos, en el Universo escrito.

Se mezclan las ideas, los pensamientos, alrededor de un oasis lleno de
estrellas. Una fuerza invisible de sentimientos merodea a las estanterías, en
un mágico pensar. Los hilos del saber florecen en el techo del olvido; y las
palabras piden libertad, como queriendo escapar de un laberinto de
intolerancia y despecho.


II

Los libros almacenados, desean ser adoptados por manos limpias,
sedosas, delicadas, sin mancha. Manos purificadas con el único elemento
posible: la Cultura (El poderoso Saber del Hombre y nunca la ignorancia de
la bestia o la oscuridad).

Desde el abismo más luminoso donde todo ciego ve, hay hadas con
sonrisas fotográficas, con luces de plata. Aquí, Piter-pan, juega con
Campanilla; juntos navegan en mares imaginarios con radiantes sonrisas.

En la bóveda, rosada, de pájaros es donde -el hombre- anida en sus
ilusiones. El tiempo está detenido en este templo de cultura solitaria.

Láminas, fotos del pasado... y un futuro lineal rodeado de mesas de
tertulias; donde se contemplan y se aman, con miradas furtivas:La novela, el
ensayo, el teatro, la poesía, la narración, la biografía, se casan con la luz y
las sombras, iniciando un camino con un futuro de resplandor, sin límite.
Los ecos, lejanos, me avisan de posibles tormentas literarias: Un
intruso dando voces, sorprende a la mágica librería. Es un libro nuevo que
viene empujando, como un torbellino, con aires caracoleados, entre los
entrantes y salientes de cada libro; éste molestando a los otros. Sus hojas se
les encresparon; hasta se cristalizaron las letras: Quiere un hueco social,
entre las mágicas estanterías (la oportunidad de ser seleccionado y leído, en
su “Horizontalidad Sentida”, permanente.

En la Librería Mágica, es donde está representada la historia y el
pensamiento de cada escritor(y es un mundo que simboliza la Cultura): ¡Ah,
mi querida Librería!¡No despiertes nunca!, porque en tus sueños está la vida.
leer más   
7
2comentarios 86 lecturas relato karma: 70

Cantaban las aves...

Cantaban las aves,
muy cerca, en el río,
y arriba, en los cielos,
se oían suspiros,
temblaban las aguas
vibraban los lirios,
allí, junto al bosque
de tono amarillo,
un ciervo pastaba
con gesto tranquilo
y el elfo del cuento
quería su sitio,
estar en el cuadro
que indica el camino,
la senda y la vida
en pleno latido.

La luna de plata
buscaba a los niños,
cansados del día,
durmiendo tranquilos,
sus ojos cerrados
ocultan el brillo,
la sed de la infancia,
el tiempo tan limpio,
por eso la luna
los quiere consigo,
ni cerca ni lejos,
con plenos sentidos,
contándoles nanas
de viejos escritos,
con hadas y magos
colgando en los hilos...

"...Se pasa la tarde
se pierde el instinto,
ya llegan las sombras,
no piden permiso..."

Rafael Sánchez Ortega ©
02/05/18
15
10comentarios 118 lecturas versoclasico karma: 110

A ocho mil metros de escarcha

A más de ocho mil metros lancé mis gritos. Tan sólo perceptibles por la escarcha desprendida en forma de cristales entre hilos y milibares.

Allí arriba, en el techo del mundo, en el trampolín a la nada y a todo, apreté mis puños y comprimí las costillas, como cojines simétricos, rayas de cebras monocromáticas.

Y grité. Fuerte.

Rugí. Salvaje.

Aullé. Incansable.

Allá donde el oxígeno escasea. Donde la presión afecta a las facultades mentales, me desvestí por dentro. Tiré las prendas ladera abajo. Dejé volar entre nubes mis lágrimas y mis lazos.

Y caí de rodillas. Me senté en el hielo. Me abracé al eco. Toqué el cielo. Sentí un chispazo.

Como el que guarda en sus retinas lo asombroso del relámpago, te vi pasar entre la electricidad y el agua. Entre la luz y la oscuridad como complementos naturales.

[Llevo un rato sin mantas ni almohada. Me he quedado dormida. Qué frío. Soñé que me amabas.]
leer más   
19
21comentarios 140 lecturas versolibre karma: 128

Hay hilos de plata...

Hay hilos de plata
que guarda la luna
y hay otros muy negros
con tintas oscuras,
hay unos cometas
con formas menudas
que buscan los cielos,
las nubes oscuras,
también hay poemas
con versos y plumas,
con hilos dorados
y tiernas locuras,
hay hilos que alumbran
la oscura penumbra
y hay otros que entregan
la luz tan aguda...

Hay hilos de seda
con tierna textura,
que amarran las almas
y rozan las blusas,
hay hilos en olas
con forma de espuma,
que buscan las playas
con hadas y brujas,
por eso en los libros
se enhebran lecturas
con hilos sutiles
y dulce garúa,
también en los campos
hay hilos de fruta
y nanas en hilos
posadas en cunas...

"...Hay hilos que alcanzan
vencer a las dudas,
y hay otros hermosos
de eterna dulzura..."

Rafael Sánchez Ortega ©
28/04/18
13
16comentarios 156 lecturas versoclasico karma: 103

Son las flores que encienden el patio

Me gustaba sentir
tu boca
sellando mi boca

Tejiéndonos

Aportando una nueva voz
a mi cuerpo

Me gustaba vernos
sembrar el jardín,
creando
nuevos surcos
bajo la tenue lluvia

como si la tierra fuese virgen

Sembrando
en un deseo de detenernos,
de permanecer en algo

Hasta que abandonaste
el telar, tirando del hilo,
todos esos hilos
todos esos nudos, esa carne viva
que abría heridas,
ese dolor
que pensé significaba
que no era amado

Vivo bajo una tenue lluvia

El jardín es un pasto tierno,
cuando le alcanza el sol
lo estrellan rojos azafranes,
el dolor,
ahora lo entiendo,
significaba que yo amaba.

.
..
.
..
.
..
.
leer más   
20
20comentarios 141 lecturas versolibre karma: 109
« anterior1234510