Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 376, tiempo total: 0.023 segundos rss2

Viajero Naciente

Que camino habremos de recorrer
Cuando llegue el final del viaje
Y el tabaco sea ceniza
Y el recuerdo se disipe
Como cigarro del humo
Como mariposa del gusano.

¿Será que habrá viaje después del viaje?
¿Seré vida después del cadáver?
Seremos viento
Ola bravía
Rebeldía de
REVOLUCIÓN.

Es que espero, compañera, y sin rencores
La carne se desgarre
Los huesos se corroan
Y en el último, primer, segundo
llegue un velero a (en)callarnos
Ante piedras estoicas
Para olvidar con lagrimas
La malaria de un detalle
Para acordarnos
el milagro de la carne

Todavía somos humanos
Todavía podemos
EQUIVOCARNOS
leer más   
8
9comentarios 48 lecturas versolibre karma: 98

Descenso

Miras al cielo rojo y ves las nubes que pasan fugaces.
Miras al horizonte y ves las fieras con hambre en sus fauces.

Miras bajo tus pies y cucarachas suben por tu huesos
y te da igual pues ya tu cuerpo esta podrido por dentro.

Miras a tu alrededor y solo vez la basta soledad.
Miras tu corazón, solo es un iceberg flotando en el mar.

Antañas mariposas que sentías ahora son gusanos
buscando renacer y no morir viviendo en el pasado
mientras la muerte acaricia tus ideas con su fría mano
y con la otra te muestra el cadáver de lo que has amado.

Para no ver, la oscuridad se ha vuelto tu refugio
y la felicidad se ha marchado junto al demiurgo
dejando al caos, pero sirenas seguirán cantando,
mientras me atraen al otro lado adormecen mi llanto.
9
2comentarios 61 lecturas versoclasico karma: 94

Ya Estoy Harto

YA ESTOY HARTO

Ya estoy harto de soñar
de querer vivir
de querer sobrevivir
a los problemas
del diario vivir.

Ya estoy harto
cansado
de luchar contra lo que no puedo luchar
querer ayudar a quién no quiere
querer amar a quién no se lo merece.

Ya estoy harto
de ser como soy
de que abusen de este ser humano
de este poeta iluso
de este tonto de carne y hueso
que a veces tiene ganas
de mandarlos a todos para el carajo.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Mayo 2018
leer más   
12
4comentarios 96 lecturas versolibre karma: 98

En espera de ése cielo ( @sarrd8r & Transmisor_d_Sinestesias )

Bebiéndome una taza lacrimal
caigo en cuenta:
no hay avance sin dolor...

ni dolor sin vida,
la punzada lacrada
en el pecho como recuerdo.

Suben éstos humos
trenzados a la columna principal
de la torre de debilidades
que yace cuarteada
junto al precipicio
de toda ésta realidad;
se desmorona la orilla
todo tiembla...

Junto mis manos cual
plegaria insumisa de esperanza,
certeza como soga de esparto
ahogando el tiempo y los pasos
que niegan mi huida,
tumbarme en el margen
del miedo pávido por vencer,
temblar ante la victoria de Judas

Polvo... apretar puños...
sentir el tiempo, la espina,
cómo lacera, raya cada hueso,
tragar del cáliz enemigo
brebaje de zozobras
caos e incertidumbre

Apoyarme en interrogantes
como bastones en los que sostener
el futuro arqueado,
palmera que besa el suelo
sin renunciar a su raíz,
sin fruto, sin vereda ni ventana
por la que saltar las dudas
que queman el rastrojo del pensamiento.

Se desmenuza el hemisferio izquierdo
se vacía la sangre
empapa el hilo rojo
que se pierde al horizonte

para no volver a sentir la indecisión,
puñal que labra en mis vísceras
éste dolor, corazón ciego de palabras.

La luz se rompe
antes de pasar las pupilas astilladas
¿Cuándo brillará, aunque fuese,
una luna en mis cielos?
¿Cuándo trazará, aunque fuese,
la fugaz estrella una tangente?

En espera de ése cielo sobre el que caminar,
ése viento que arríe mis velas,
apretaré los puños
de la última gota de coraje, rearmar mi alma
por no incar la rodilla, izar la barbilla,
renegar de rendiciones y maldiciones,
clavar la pica, gritar que sí,
que hoy no vencerá el dolor.

***********************************
En espera de ése cielo
Mesa Compartida
Sarrd8r© & Transmisor d Sinestesias©
leer más   
18
10comentarios 100 lecturas colaboracion karma: 111

Tu piel mojada

Sentada en una gota de lluvia
me mezclo con el aire
y ya no siento frío.
Dejé de derramar lágrimas
para ser una de ellas.
Y caigo…

El tiempo es lento
cuando eres diminuta,
ya no veo el momento
de caer en tu mejilla

Recorrerte,
Consolarte,
Besarte…


Fundirme con tus labios,
calar hasta tus huesos
secarte los ahogos
mojándote con suave
y dulce tempestad.
Enmielar tu mirada
deslizarme por tu piel,
tu blanca seda
cubierta de estrellas,
empapada de mi.





Dee Dee Acosta
May.16/2018
leer más   
17
17comentarios 139 lecturas versolibre karma: 94

Sábana de lija

La que me abrasa la piel
cuando quiero navergar sola.
La que me arranca jirones
cuando sueño despierta.

La que me abriga el alma
cuando ésta da voces.
Cuando encuentra cien pasos
marcados en la arena.
La que borra entre pliegues
tus huellas.

Quisiera arrancarte de una vez.
Lanzarte a la órbita de Júpiter.
Así, levantando planetas en vilo,
me sacudes la inconsciencia.

Y no pienso. No quiero pensar.
Porque si doy
rienda suelta a los caballos,
me darán tantas coces
que ni yo me reconocería.

Así que vete.
Agarra tu maleta
de quebrantos
y camina raudo.

Me quedan las olas.
Me queda la piel
dorada por el sol.
Las manos
llenitas de cariño,
apenas sin estrenar.
El que no desenvolviste
siquiera.
Aquel al que puse
el mejor de mis lazos.

Ya no te revolotearé
como una mariposa.
No te daré mis risas,
me muero poquito a poco
cuando me las cortan.
No te dedicaré
la tinta de mis venas.
No te abriré mi alma
como si fuese
el nenúfar tranquilo
más remoto del mundo.
No te abrigaré más
tu pecho.
Mis palmas
quedarán huérfanas,
pero no desaparecerán
del todo.

Volaré lejos
como una
pequeña
mota
de
luz.

Violeta. Azul.
Verde. Naranja.
Se me antojan mil colores.

Y en su vuelo y su trayecto,
igual le cuente a las flores
que aún te quiero.
leer más   
15
28comentarios 141 lecturas versolibre karma: 97

Desierto, Soledad y Tú

En el desiertos de los olvidos
Donde las dolientes arenas
Son besadas por el mar de los silencios
Donde la soledad duele en la piel
Pasan frente a mí los recuerdos vividos,
Y por última vez gritare tu nombre ADELE
Y al darme cuenta que me muero poco a poco
Con mi corazón sangrante y roto
Mi alma fría desangrándose y enmudecida
Puedo presentir que voy amarte
Más allá de esta vida.
Me llevare tu sonrisa grabada en la memoria
Y al darme cuenta que jamás te he tenido
Soy un triste pájaro solitario y sin nido
Que se olvidó de cantar
Errante, vencido y sombrío
Su trinar es como un melancólico lamento
Gris, lastimoso y con su doliente acento
De la rustica armónica que lleva en su garganta
Que se olivo de cantar y sin saber lo que es amar
En la horqueta del árbol de su vida
Se quedó esperando la primavera que no ha de llegar.

En este silencio tan sincero como cruel
Donde los recuerdos te queman en la piel
Rodeado por las oscuras sombras,
Son las voces mudas de la noche
Tan crueles y amargas como la hiel.
En este desierto de soledades árido y sofocante
Vacío de sueños, sediento de esperanzas
Donde puedes morir de sed en un instante
No hay un oasis, un pozo una pequeña vertiente
O una copa con una gota de ilusión
Para calmar a este sediento corazón
Fueron secados por los soles ardientes de
la realidad
En sus cauces solo hay restos quebrajados
Ilusiones perdidas, Sueños muertos y olvidados
En sus lechos fangosos lleno de sombra y soledad.

Como una sombra más abandonada por el destino
Tambaleante por las tormentas del desierto
Parece ya sin vida, más bien como algo casi muerto
Que se aleja por los arenosos caminos
Dejando sus huellas que las arenas borraran
Por el viento y su fantasmal e hiriente silbido.
Se aleja el Poeta y Mendigo
Para descansar sus huesos
Cubiertos por su negro abrigo
Parecerá muerto pero aun
Los recuerdos no lo han vencido
Queda fuego en su mirada
Tan negra como la noche de su penar
Y aunque solo sabe por su ADELE soñar
Se parte su corazón al saber que nunca la podrá AMAR,
Que solo es la más bella de sus quimeras
Aunque una noche cualquiera
Le quitara vida esta pena tan profunda
Y antes que su cuerpo entre las arenas se hunda
Gritara fuerte por última vez su nombre ADELE
Se quemara por el fuego de su pasión
Se volverán cenizas sus huesos
Pero tú nombre por siempre
Quedará escrito en mi PIEL.

Mario Anónimo.
leer más   
5
1comentarios 21 lecturas prosapoetica karma: 69

El gitanillo y la luna

Cuando la noche se enciende
ella sube a su atalaya
y se acurruca en las nubes
que la llevan en sus alas,
acaricia las mareas
y se las lleva en volandas
pintando en el horizonte
oscuras olas rizadas.

Enamora a los luceros
pues coqueta se acicala,
mira sus hermosos ojos
reflejados en el agua,
atusa su pelo negro
con blancos dedos de nácar
y se muestra presumida
como si fuera una alhaja.

Tiene un secreto la luna
por eso sueña sin trabas,
quiere ser de carne y hueso
porque vive enamorada
de un valiente gitanillo
que la observa mientras canta
tristes coplas que le salen
del hondón de sus entrañas.

El gitano en sus canciones
le pide que no se vaya
y que se baje del cielo
para enredarse en su cama,
porque no vive sin ella
y se muere de las ganas
de fundir su piel canela
a su superficie blanca.

¡Ay luna!, mi dulce luna,
¡Ay luna!, lunita clara,
tus ojos grises me tienen
arremolinado el alma...
Solo quisiera tenerte
a mi lado cara a cara
y susurrarte al oído
que te quiero más que a nada.

La luna ruega en silencio
e implora por ser humana,
maldiciendo su destino,
llorando desesperada.
Las estrellas conmovidas
acuden a consolarla
y titilando a su lado,
le secan todas sus lágrimas.

¡Ay gitano descarado!,
¿Por qué robaste mi calma?,
deja al menos que refleje
mis rayos sobre tu espalda,
si no dejas de mirarme
me posaré en tus pestañas
y teñiré con mis rayos
tu melena alborotada.

El gitano apasionado
nunca deja de besarla,
provocando que la luna
brille de color naranja.
Él confiesa entre suspiros
que la seguirá hasta el alba
y ella tímida recorre
los cielos ruborizada.
leer más   
12
10comentarios 75 lecturas versoclasico karma: 99

Restos de ti

A mí me han dado
un corazón
que busca consuelo
en las cosas olvidadas.

Por eso,
siempre escucho
el silencio apagado
que obstruye mis arterias.

Mis huesos rotos
de amor y odio,
son restos de ti
que quedarán en mí
para siempre.

El peso agotador
de tu jaula vacía,
-tu amor-,
es como una lluvia
que me desangra
a borbotones.


©Alejandro P. Morales.
leer más   
15
14comentarios 95 lecturas versolibre karma: 108

Umbral de infierno

Es cierto que este poema
no pretende hablar
de ti ni de mí,
que aquí no hay espacio
para todo lo que te mereces
-que es nada-.

Pero mira el canto
de tu tristeza
y el llanto
de mi alegría,
mira los huesos negros
de nuestros besos,
mira las lágrimas
amarradas a los ojos
como agua estancada...

Ya sólo puedo estar
fuera de mí,
porque es en mí
donde crece
tu corazón envenenado
como una mala hierba.

Mi timidez no esconde
el hambre de venganza.
Ese al que adoras y desprecias,
ese que llevas clavado dentro
le aprieta tu voz
y cualquiera de tus quejas.

Que nada contigo es posible,
ya lo imaginaba
el frío que me encendió
tu amor,
el mismo que me está apagando
lentamente.


©Alejandro P. Morales.
leer más   
3
sin comentarios 15 lecturas versolibre karma: 60

discurre

discurre en mi memoria
como un aire de agua...
un deseo voraz de comprender la piel,
una sed imprecisa
de garganta obstinada
- el furor de quien lleva
tiempo sin beber -
y ese recuerdo largo...
sabe quien si inventado
que describe la sombra...
pues no basta con ser,
va exudando un rosario
de puntos suspensivos
tras la palabra henchida
de enjambre,savia o hiel...

más el dios diminuto
que se enhebra en mi pelo
como un faro alumbrando
la tristeza de sal...
viene a unir mi destino
a los huesos del pájaro,
a algún rito distinto
de trasluz mineral
y a pedirme al oído
ese verso de hembra
10
2comentarios 65 lecturas versolibre karma: 95

RAP libertad de expresión

Palabras como dinero
que no se quieren suicidar.
Libros que hablan de hambre
que ya no se pueden ahocar.
Letras asesinas difíciles de matar.
Nos cerró la boca el viejo general,
con la iglesia de la mano y un ilustrado cardenal.

Ahora nos la cierran
los que nos quieren gobernar,
políticos corruptos difíciles de atrapar,
ejecutas agresivos con polos de Lacoste
y un Ferrari en el portal.

Si te metes con el rey estás fuera de la ley
No opines de la cruz, no defeques no lo hagas
te darán la extremaunción, excomunión,
excomunión y a la cárcel por traidor.

No graves a un policía si pega a tu colega
puedes acabar con tus huesos en la trena
y si además, se te va la mano y les dás.
La ley antiterrorista te pueden aplicar

Ya sabes, lo mismo es defender tu integridad
contra un antidisturbios con escudo y demás
que quemar mobiliario urbano, tirar piedras,
o bombas de mano, cockteles molotov, hermano.

Libertad de expresión ¿para quien?
para mí, para ti o para él, si tú,
tú qué me miras, señor de bonitas palabras
y grandes mentiras,
es que quieres servirme de comida.
leer más   
14
9comentarios 83 lecturas versolibre karma: 103

Insomnio

El amor es un sueño
pero tengo insomnio,
obligándome a ver
eternamente la noche.

A veces me pregunto
si tú también estas despierto
si tú también escuchas ese ruido
que se mantiene como un dolor de cabeza.

Insomnio sin censura
Insomnio sin belleza
Insomnio sin quien.

Negando por años
sangrando en minutos
heridas viajeras.

Nada teatral
sólo una extraña rutina
que desespera
y llega a los huesos.

Y sigo pensando
que mis ecos tienen destino,
y que este cuchillo
se quedará sin filo,

Sin filo.
13
7comentarios 74 lecturas versolibre karma: 111

Se hace duro y largo el tiempo...

Se hace duro y largo el tiempo
sin nadie a quien poder decirle
lo que sientes.

Se hace muy eterno el silencio
intentando escuchar una voz
que te diga que te quiere...

...Hace tiempo te llegaban las palabras,
y te dejabas arrastrar con ellas,
como si fueran olas en la playa.

Era hermoso y bonito aquella música,
aquel rumor de las resacas impacientes
que llegaban a tu lado.

Era tierna aquella imagen, en que hablabas
y creías, en la magia que envolvían
las espumas de las olas.

Hasta el tiempo se paraba, y detenía
el segundero en los relojes,
y los días del verano parecían casi eternos.

Pero luego, en el otoño, se mostraron
presurosas las esferas
y avivaron esa marcha de las horas.

Caminaste por la alfombra de las hojas muy doradas
arrancando los suspiros
de momentos ya pasados y vividos.

Avanzaste entre la bruma de la tarde
acercándote a la noche de tu alma
y lo hiciste sin parar, ni darte cuenta.

Y ahora estás en el invierno, solitario,
con la nieve que te cubre y ese frío
que se mete por los huesos hasta el alma.

Ahora buscas las palabras que has perdido,
esa voz que te decía que "te quiero",
y ese pecho que esperaba que le amaras.

Ahora sufres el silencio de tus versos
y las rosas que recoges se te escapan
de los dedos sin saber ni su destino.

Hay un hielo que te nace en las entrañas,
una amarga sensación de la derrota
y una sed que no se cura con palabras.

Rafael Sánchez Ortega ©
27/04/18
11
4comentarios 72 lecturas versolibre karma: 104

Leña

Sin oxigeno,
como a más de ocho mil metros
si tu me faltas.
Desnudo sin tu cuerpo.

Si la atmosfera juega conmigo
puedo poner de rosa el cielo
o puedo volverlo negro.

Tirabuzones con mis angustias,
pero no callaré
si no estoy de acuerdo.

Y si un día te vas
aquí te espero,
en este cementerio con estos huesos

Siempre puedo hacer leña
de nuetro roble
para calentar el invierno
leer más   
14
14comentarios 110 lecturas versolibre karma: 107

Bolaño

BOLAÑO POEMA EN HONOR A ROBERTO BOLAÑO ESCRITOR Y POETA CHILENO
En Honor a Roberto Bolaño 1953-2003

Entra Roberto con un cigarrillo en los labios
a aquel bar perdido en lo más oscuro del planeta
sentados en una mesa alejados de todos
están los perros románticos conversando.
Los detectives perdidos estabán también en aquel bar
en otra mesa alejada de los perros románticos
Roberto entró como uno de los grandes entre los grandes
así delgado como lo ve y moribudo
este señor es sin duda alguna uno de los grandes poetas,
dijo su amigo de muchos años Mario Santiago Papasquiaro.
Roberto con un humor un poco torcido
le dió un fuerte abrazo a su amigo
y a todos los allí presentes invito a beber un trago en su honor.
Yo soy un chileno maldito
un hombre de carne y hueso con defectos y virtudes
un moribundo sin tiempo
un fantasmas, un poeta, un escritor sin recuerdos
que hoy esta aquí presente entre ustedes
para tomar, fumar y pasarla bien
en los últimos momentos que me queda en esta tierra maldita.
¿Pero que dicés poeta?
Sí tú ya estás muerto al igual que todos los que aquí estamos contigo
esto que hoy tienes frente a ti no es más que un sueño
o ¿quizás? una pesadilla surrealista o infrarrealista depende como lo quieras ver.
¡Qué ostia!
puta, no puedo creerlo
que mala suerte me he muerto dejando incluso mi legado.
Lo importante es que mis hijos
mis adorados hijos
tuvieron la dicha de recibir como testamento
mi poesía, narrativa y sobre todo lo más importante: Mi amor y mis libros.
Los detectives salvajes se rién en silencio
el gaucho insufrible está más insufrible que nunca
los perros románticos observan a su amigo
con tristeza y melancolía.
Año 2666
el mundo esta al revés
nada es como solía ser
ya no existe mundo solo tinieblas y dolor
oscuridad y tristeza
unos cuantos libros que sobrevivieron al tiempo
pero ya nadie los lee, ni parece importarle su presencia.
Bolaño despierta asustado
sudoroso y cansado
sabe que ha llegado el fin
esta listo para viajar a la Universidad Desconocida
esa que se encuentra en un lugar mágico
en un lugar irreal
en un lugar fuera de este mundo.
Roberto amigo
de tu muerte ya han pasado muchos años
ahora todos te idolatrán
pero antés nadie te conocía.
¡Qué ironías da la vida!

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
5
sin comentarios 43 lecturas versolibre karma: 75

11 de Marzo del 2018 después de Jesucristo

Miro el reloj de arena dibujado en el papel
un viento agrio me recuerda que un hombre que murió en el 84 está conmigo y tú no
noche precaria
tiempo nefasto
un colchón que apesta a orín
es un barco anclado a los respiraderos del infierno
me escandalizo al ver pasar las imágenes que le quitaron la virginidad a mis ojos.
Miro el presente
una representación gráfica de cosas innecesarias
y el hombre muerto es un niño
y ese niño lleva mi cara
la expresión de genio loco
a punto de explotar de risa o de llanto
pero a punto de explotar.
Pues estoy sin ti
siempre con tu sombra y sin tu luz
y una voz como salida de algún cuento de Cortázar
me dice que de esto están hechos los poetas
de rabia y cortes de luz por noches como esta
que de esto están rodeados los poetas
de una soledad tan muerta como el escribir tu nombre.
Esto que palpo no es tu cuerpo
esto que veo no son mis huesos
no distingo los colores
pero puedo oler el rojo
puedo oír las moscas frotar sus patas
puedo sentir el roce de los gusanos al esperar mi pellejo
y puedo aprovechar la muerte de ese hombre para robarle una que otra frase.
Después de contemplar tu rostro e inmortalizarlo en un lienzo
y ahora que no veo ni palpo ni pienso
puedo decir lo que me dice aquella voz
¡BENDITOS SEAN MIS OJOS PORQUE TAN ALTO MIRARON!
leer más   
6
2comentarios 39 lecturas prosapoetica karma: 74

¿Cómo se escribe un poema?

¿Cómo se debería empezar un poema?
¡Oh! cielo, ¡oh! lluvia.
Es tu nombre el origen de esta tormenta
son tus ojos
que se abren y se cierran pesados
son tus ojeras
las que guardan mañanas sin pantuflas ni café
tardes sin risas y pláticas cursis
noches sin lunas de miel.
¡Oh! tierra, ¡oh! musa
un poema no te hará regresar
una tormenta no hará que la tierra se hunda.
mis manos no se abastecen
los techos no soportan
los niños ríen con miedo.
¡Oh! loa, prólogo de mis obras dramáticas
¡oh! lluvia perenne
si desde siempre has caído
y has calado mis huesos
¿Desde cuándo has callado?
La lluvia besa tu silencio
los relámpagos sacan radiografías de mi pecho de gato
y no estás dentro, no estás fuera,
¿Dónde te escondes?
¡Oh! derroche de palabras y miradas
¡oh! éxtasis de ternura
¿Cómo olvidar tu sonrisa?
El cielo nos cobra por las deudas
de los que nos ven por las noticias
el cielo sabe cuándo quebrarse
mis manos no saben cuándo dejar de escribir.
Tus ojos, tus manos
tus sueños sin mi vida
tus días sin mi pasado.
¡Oh! Amor
Sin saberlo supiste llegar y entrar en mi pecho
más no supe hacerte quedar
o no supiste o no quisiste quedarte
de lo contrario
esta lluvia no doliera tanto
no hiciera tanto ruido en mi techo ni en todos los techos.
Pero no, hay que saber reconocer
que un poema no puede parar la tormenta
que es tu ausencia llena de recuerdos.
Pero sí, un buen poema puede llegar a persuadir a tus ojos
y entonces vuelvas a sentir las palabras.
Pero esto si es demasiado cierto
esta borrascada de palabras ni siquiera llega a ser poema
y yo escribo por ti y por mí
y me sigo preguntando
¿Cómo se escribe un poema?
leer más   
7
1comentarios 61 lecturas prosapoetica karma: 62

Pasar la cuchilla por mi cabeza

Pensar es una cuchilla,
corta y abre,
de la carne hace curiosidad.

No es con las manos
ni con los pies,
es con la cabeza.

Con la cabeza cavo
en el lodo y fango de la opinión,
del prejuicio y el engaño
en el mundo de las apariencias.

Hay que cortar y cortar,
cortar hasta llegar al hueso,
hacer que sangre,
que corra la mentira,
hay que ir a la base,
al esqueleto,
a la realidad que sustenta el mundo.

Pasar la cuchilla por mi cabeza
para descubrir
lo que no sé que soy
lo que no sé que sé
lo que busco cuando escribo.


.
..
...
....
...
..
.
leer más   
15
22comentarios 130 lecturas versolibre karma: 118

Un arco iris de poesía

Un arco iris de poesía

La aurora se pierde con la lluvia
que emana silenciosa de la nube azul
y cae suavemente dibujando en la tierra
figuras caprichosas que se borran
rápidamente al paso de los hombres
que corren para protegerse del frío
que cala los huesos y humedece el alma.
Los poetas mienten cuando callan
cuando ríen, y cuando escriben
en las hojas de su alma un adiós
saben que el adiós los llenará de angustia
y desearán regresar al lugar donde encontraron
un aliciente para seguir plasmando
nostálgicas canciones, sentidos versos
y alegres sentimientos que llenaron su corazón
de esperanzas he ilusiones.
Pero todo acaba, todo muere y palidece
solo quedan sombras y recuerdos
que atormentan las vidas o que endulzan
el alma, mientras un arco iris de poesía
sigue recorriendo el universo dejando sus destellos
en el corazón del poeta que lee, que escribe, que espera.
leer más   
11
7comentarios 84 lecturas versolibre karma: 106
« anterior1234519