Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 19, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Blasfemo

No fue de nubes hasta el sueño;
en el árbol (místico)
judas de reojo
cree atrapar una nueva creación

el mismo edén maldito
noche de rebaño
monotonía de rutina.


Antes de dormir
estirar ojeras nocturnas
nada de fingir en un rezo,
si es necesario hacer un milagro,
expiar culpas maldiciendo;
roto el cuenco tienta el árbol
nuevamente

con las uñas de otro hacer nicho.

En Cartavio, qué vida, en un abrir de ojos
a doble cara

atizar la tierra de memoria
cíclicamente
hacer el mal una y otra vez

porque has de renunciar alguna vez a muchas cosas

como, por ejemplo: La vida arrancándolo de raíz.

Y sí, maldecir a voz de cuello por la veces necesarias
luego, hamacarse de verdugo quemando naves en la otra orilla,
que esto de maldecir vale su peso en oro.
leer más   
11
10comentarios 76 lecturas versolibre karma: 111

La pregunta

1.
Crecen
las ruinas de los adioses
desde inacabables sueños alquilados,
y desde las profundas cavernas
de los besos de los Judas.
Atraviesan mundos oblicuos
y penetran en heridas gigantes
que como ríos, sangran en los amaneceres.

Quiero recordar que me hice la pregunta
hace mucho tiempo
pero nunca encontré la respuesta...

No puedo descubrir los significados
de todos los vestigios
porque los libros sabios duermen
en su sagrado camposanto.

Aunque muerto, sigo vivo.
A expensas de la venganza de la memoria.
Apestosa inquisidora,
nubladora de días y de vidas.

Sigo encerrado en el eterno caleidoscopio amorfo
donde reina el eunuco que asesinó al rey
de las mentes cuerdas, que yacen abandonadas
en finos hilos de luz oscura e infinita.

El homúnculo que vende misterios por el ventanuco
no llega. Es demasiado pequeño.
Pero se niegan a darle un taburete
por pura venganza. Creo que tiene alguna deuda pendiente.
Y yo tengo que hacer un exagerado esfuerzo mental
para explicarme a mi mismo que es lo que quiero.

Para intentar recordar la pregunta,
y hacérsela entender.

En un susurro me confiesa al oído
que él es el rey asesinado,
pero me pide que le guarde el secreto.

La verdad, no me sorprende.
Cosas peores se han visto.

Quiero lanzarme a cortar la garganta de mi enemigo
y caigo en la cuenta de que ya no tengo ninguno.
A no ser yo mismo.
Hace mucho tiempo que los encerré a todos
en mi minúscula cajita de música
y los torturo a diario obligándoles a escuchar
en todo momento Para Elisa.

Por ahora...
El miedo al miedo, se alimenta de todas las causas perdidas.

La hojarasca esconde escombreras de vidas vacías.

El tiempo pesa.

2.
Pasos silenciosos y ancianos
doblan indecisos la esquina de una estrecha acera
y en la cutre taberna
su canoso dueño mira sin ver
la transparencia nítida del licor dulce.

Sienes plateadas,
arrugas arrugadas,
lágrima furtiva.

Cuánto tiempo...

Cuántas palabras sin escuchar.

Cuántas quedaron sin decir.

Cuántas respuestas posibles...

para una sola pregunta.

El canoso dueño de los pasos silenciosos
revuelve cajones de mohosas historias sin terminar,
recuerdos incoloros de pasados muertos en el abandono,
viejos fotogramas arañados de una película
que nadie rodó.
Y revive una a una todas las respuestas...

pero ya no recuerda cual era la pregunta.

("Y las cabezas están rodando
porque el conquistador está de camino
y el día de la justicia está llegando
pues el conquistador está de camino."

The conqueror. Génesis)


Resuena en el éter Para Elisa, de la cajita de música...

Está bueno el licor dulce,
mientras el cuerpo aguante.

Páramo perdido inunda la pupila.

...Ya no recuerda cual era la pregunta.

Y yo tampoco.


J. Robles
leer más   
21
10comentarios 75 lecturas versolibre karma: 128

Dónde te encuentro...

¿Dónde te encuentro buscándote el alma?
Acaso, mujer naciste en el costado magdalena
y la sabia erudición de un Judas enamorado.

No, no pronuncio tu nombre de alta alcurnia.
Todo el rosario de esta fe baja
donde crece esta cruz, que engendra
ostracismo en tu vientre. ¡Tierra edénica!

Mujer, tú que naciste en la cuja de mi emoción,
regreso de mi vuelta puesto a prueba contigo;
y de aquel agravio injusto resucita la sed de Jesús.

Desde nupcias reptan como sierpes esta agonía,
y me asfixio en desvelo a puertas de tu regazo.
De qué piedad, ceja de enlutar tardes abismales,
que me encierra en la cueva de mi obstinación.
leer más   
6
1comentarios 26 lecturas versolibre karma: 93

El aire y su lengua

El aire y su lengua.

Quiero que el aire te bese con su lengua afilada
acariciando tus mejillas con su saliva
rocié su liquido suavemente sobre la piel
sonrosada y limpia.
Sabor a melocotón como de una fruta prohibida.
El beso de Judas.
La serpiente pecaminosa
de esta vida.
Cuchara de mármol.
Palomas de arenas.
En un desierto
exiliado.
Un hombre
solitario
camina.
Y
el
aire
le
B
E
S
A.
leer más   
13
4comentarios 74 lecturas versolibre karma: 97

Te niego

Te niego
con los ojos de la ira
las voces de hechicera
ahuyentando tus maleficios

Te niego
cuando el alba me despierta
y dice: " comienzas un nuevo día"
o cuando la luna en su soledad
susurra: " tu sueño, yo vigilo"

Te niego
cuando te buscan mis manos
sin encontrarte
o pefilan al viento mis labios
tu boca ausente

Te niego
por cruzarte en mi camino
camino de un corazón sin pulso
y despertar esta locura
locura de mis entrañas

Te niego
como Judás a Cristo
en su última cena
tus besos traicionando
que pinto de mi cobardía

Te niego
con el alma a pedazos
la boca marchita
apuñalando "suspiros"
leer más   
10
6comentarios 72 lecturas versolibre karma: 104

En espera de ése cielo ( @sarrd8r & Transmisor_d_Sinestesias )

Bebiéndome una taza lacrimal
caigo en cuenta:
no hay avance sin dolor...

ni dolor sin vida,
la punzada lacrada
en el pecho como recuerdo.

Suben éstos humos
trenzados a la columna principal
de la torre de debilidades
que yace cuarteada
junto al precipicio
de toda ésta realidad;
se desmorona la orilla
todo tiembla...

Junto mis manos cual
plegaria insumisa de esperanza,
certeza como soga de esparto
ahogando el tiempo y los pasos
que niegan mi huida,
tumbarme en el margen
del miedo pávido por vencer,
temblar ante la victoria de Judas

Polvo... apretar puños...
sentir el tiempo, la espina,
cómo lacera, raya cada hueso,
tragar del cáliz enemigo
brebaje de zozobras
caos e incertidumbre

Apoyarme en interrogantes
como bastones en los que sostener
el futuro arqueado,
palmera que besa el suelo
sin renunciar a su raíz,
sin fruto, sin vereda ni ventana
por la que saltar las dudas
que queman el rastrojo del pensamiento.

Se desmenuza el hemisferio izquierdo
se vacía la sangre
empapa el hilo rojo
que se pierde al horizonte

para no volver a sentir la indecisión,
puñal que labra en mis vísceras
éste dolor, corazón ciego de palabras.

La luz se rompe
antes de pasar las pupilas astilladas
¿Cuándo brillará, aunque fuese,
una luna en mis cielos?
¿Cuándo trazará, aunque fuese,
la fugaz estrella una tangente?

En espera de ése cielo sobre el que caminar,
ése viento que arríe mis velas,
apretaré los puños
de la última gota de coraje, rearmar mi alma
por no incar la rodilla, izar la barbilla,
renegar de rendiciones y maldiciones,
clavar la pica, gritar que sí,
que hoy no vencerá el dolor.

***********************************
En espera de ése cielo
Mesa Compartida
Sarrd8r© & Transmisor d Sinestesias©
leer más   
20
12comentarios 162 lecturas colaboracion karma: 111

Tú, mi religión

La arena del tiempo va enterrando mis tormentos
vientos del pasado desentierran mis pecados.
Entre mis recuerdos mueren minutos ahorcados
porque fueron judas, traicioneros de mi mente.

He sacrificado mi cielo por un momento
para derretir mi hielo en caricias que vende el diablo.
Me he crucificado con clavos que se oxidaron
por ver al cordero que multiplicó mis peces.

Sálvame del fuego. Quiero estar en tus inviernos.
Aunque lo nuestro ha muerto, lázaro ha resucitado.
Tú creas paraísos en mis sueños más preciados
dando aliento de vida a mi corazón inerte.

Cargo con el peso de mi cruz pero los cuervos
quieren sacar mis ojos y observarme derrotado,
pero mi fe tiene más luz que los recuerdos malos
y quedan opacados por los buenos para siempre.

Yo no he sido quien para juzgarte en tus defecto,
ya el prójimo que nos condena se lava las manos
creyéndose los reyes como aquel Poncio Pilatos;
tampoco seré perfecto cuando tu juicio me llegue.

No hay Lucifer ni Satanás que esté en peor infierno
que el de imaginar a tu silueta entre profanos
Ellos creen que las varas miden lo bueno del santo.
Sin un religioso orgasmo no te volverán creyente.

Creamos catedrales bajo sábanas ardiendo,
de un metro cuadrado, pero nos sobraba espacio.
Yo te predique mi amor hasta ver el ocaso,
tu correspondías mi beso sobre tu frente.

Tú me predicabas que abriera mi pensamiento
y las puertas de tu iglesia me abrías, pero despacio.
nunca imaginé que existiría ese hermoso palacio
era el paraíso entre tus piernas y en vientre.

Antes yo me embriagaba con la carne de tu cuerpo
ahora me embriago con el vino para recordarlo
A cambio de mi alma miro de nuevo al pasado
y en esa ultima cena toda tú eras mi banquete.
12
2comentarios 75 lecturas versoclasico karma: 106

El por qué de los porqués

Sigo buscando el por qué de los porqués de la existencia:
por qué te sigo amando
pese a la susceptibilidad de tu boca
al aroma de las naranjas.
Por qué sigo derramando por ti
sangre de Judas en la cuenca del Tiétar,
y por qué el azufre me llama amigo,
y nosotros cada vez estamos más lejos.

Por qué las cartas se tornan grises,
y ni siquiera el paso del tiempo vuelve
amarilla la fotografía que nos acompaña
día sí, día contigo.
Por qué la nieve sigue cubriendo mi casa,
y no me deja ver más allá del horizonte
donde el mar juega con las olas
y se funden las sirenas y los sueños.

Sigo buscando porqués a mi existencia,
y no los encuentro, y a la vez siento
que el mayor porqué que tengo delante
me da la espalda como el sol al mes de Marzo.
Sigo mañana tras mañana evocando a la aurora,
y el fresco amanecer del rubor del Mar Egeo
me nutre con la sal del Mar que, ahora,
en vez de yacer vivo, se convierte en Mar Muerto.
leer más   
13
4comentarios 108 lecturas versolibre karma: 91

Ojalá

Ojalá más abrazos y menos miradas que congelan el alma.
Ojalá más lluvia y menos lágrimas.
Ojalá más noches de estrellas y menos días de encrucijadas.
Ojalá más caminar por las alturas y menos tropezar con la misma piedra.
Ojalá más sonrisas sinceras y menos puñaladas por la espalda.
Ojalá más amigos y menos relaciones esporádicas.
Ojalá más besos mojados y menos besos de Judas.
Ojalá más sueños y menos guerras absurdas.
14
2comentarios 81 lecturas versolibre karma: 79

Corazones de barro

Erik Hans, un joven muniqués que se había alistado en el ejército alemán, ansiaba poder entrar en combate. Llevaba preparándose dos años, y en 1940 llegó su oportunidad. A principios de mayo, comenzó el avance hacia Francia. Bélgica, y Holanda cayeron rápido, y en poco más de tres semanas Francia se encontraba controlada por el poder de la maquinaria de guerra alemana. El soldado Erik Hans se sentía orgulloso de pertenecer a tan glorioso ejército, así como de ser miembro del partido nazi. A pesar de todo, pronto cambiaría su forma de pensar.
Habían pasado tres meses, y a su unidad le habían ordenado controlar la cabeza de puente que daba acceso a la ciudad de Amiens por la zona norte. Extorsionar a los judíos y demás prisioneros de guerra se había convertido en el entretenimiento de la mayoría de soldados, pero Erik Hans no lo veía igual. Día tras día, la duda le resonaba en su cabeza. Una mañana, mientras hacía su turno de guardia vio pasar a una joven en bicicleta. Era tan hermosa y tenía unos ojos tan brillantes, que Erik no vio la gran estrella amarilla que lucía en su pecho. El joven soldado sonrió de manera involuntaria, pero la chica no le contestó devolviéndole el gesto. De repente, una voz a sus espaldas gritó:

-¡Juden!¡Juden!¡Es ist undicht!

Segundos más tarde, un disparo resonó en el aire. El joven soldado mudó su rostro al instante. La bella chica, que le había sacado una sonrisa, caía desplomada en el suelo, a su lado, un reguero de sangre le brotaba de la cabeza. El vigía alemán había realizado un certero disparo. Erik corrió hacia la chica con la esperanza de encontrarla con vida, pero ya era tarde. Allí, en la cesta de su bicicleta la joven llevaba escondidas unas flores que había recogido en el campo. En su chaqueta, una foto de su marido, al cual el joven reconoció como miembro de la resistencia francesa. Unos días antes había sido fusilado, y él, había sido su ejecutor.
5
2comentarios 117 lecturas relato karma: 65

Martyr

Fariseo esclavo,
poseo mártir deseo
y con fe m´acabo,
en coliseo m´empleo.

Figlio d´Adán y reo,
sufrí menoscabo,
d´Eva probé bocado,
fruta de pe(s)cado.

Gladiador, bien arreo,
manejo fierro, escudo,
armadura de cuero feo,
hago de fieras felpudo,
oval ruedo y embudo,
rudo Heracles a sueldo.

Retorna al cuor,
neonato alado,
querubín vendado.

Tú, gladiolo traidor,
ornato que tornóse
tornado mudo y torneo,
entornado contoneo
tan entrenado me pudo.

Maté por ti,
por ti atado,
al fuego caído,
a Dios cuitado.

Trémolo o trémulo,
tres veces báculo.
Cálculo errático,
Hermes hermético,
secta do século.

Tu rostro ajado,
amortajado
es paradoja
es para Jano.

Remo y Rómulo,
Roma y ósculo,
vulva y mácula,
Loba y glándula.

Bebo lo bíblico,
San Esteban mítico,
Ichthys dístico,
misógino crístico.

Vivo un sin vivir,
prístino vitoreo.
Enemigo a batir.
Mi José de Arimatea
es un Dani Mateo.

Ánimo litúrgico,
rito eucarístico:
pan, vino místico,
solo con pase vip.

Aplico lo que leo,
hoy, San Mateo,
por Jesús, galileo,
dispuesto a partir
y a patir mi toreo.

Resplandor coloso
y odioso abucheo.
Perdí todo honor,
yo aprendí sin trofeo.

Carente de hombría
no oculto el olor
a dolor y a agonía,
a morir en horror.

Tinc por, mare mía,
protégeme, María,
de la sangre fría
de quien me porfía.

Oh, coronado pavor,
corazón adorado
de espinas y sol,
atravesado solaz
de asediado valor
sin ardor depredado:

Muerte repentina
para el pecador,
son los paganos
entre paisanos
de nos lo peor.

Y suena ocioso tambor,
Mors se exaspera,
espadas no esperan,
Moiras e hilo de or.

Derraman sangría,
rocían con sal,
¡Oh, Santo Grial!
Roto mi Cristo
tan de cristal.

Ecce homo mortal.

Aforo o enjambre
hambre de sangre,
muere mi nombre
con fin d´hombre:
un acto atroz.

Muchedumbre y su cruz,
s´aturde e inflama,
queman la carne y su pus
con luz, lumbre y rama.

Coz de Pegaso
mi alma veloz
vuela al raso,
´cos I´m a ghost now.

¿Ascenderá acaso
tras el ocaso
al Parnaso
para dar paso
a acallar mi voz?

Fue tanta tu gracia, dona,
perdona a tu don, de Judas,
cubierta de arena la zona,
parto con Dios sin dudas.

La Santa Mare es bona.
mi mort sin sepultura.
Impura tortura harcore,
fin sin mimo ni finura,
tumbado fiel sin tumba.

Piedra de coliseo oscura,
un cráneo de catacumba,
divina llama lo depura:
un óseo canto perdido perdura.
3
2comentarios 116 lecturas versoclasico karma: 1

La lengua del aire

Quiero que el aire te bese con su lengua afilada
acariciando tus mejillas con su saliva
rocié su liquido suavemente sobre la piel
sonrosada y limpia.
Sabor a melocotón como de una fruta prohibida.
El beso de Judas.
La serpiente pecaminosa
de esta vida.
Cuchara de mármol.
Palomas de arenas.
En un desierto
exiliado.
Un hombre
solitario
camina.
Y
el
aire
le
B
E
S
A.
leer más   
3
1comentarios 66 lecturas versolibre karma: 42

Poema a Oscar Pérez (In Memoriam)

Poema a Óscar Pérez
(In Memoriam)
Rafael Rattia



Al clarear del alba
Con la débil luz del amanecer
Seis hombres y una mujer
Embarazada dormían al pie
Del acantilado con los
Ojos abiertos
Soñaban con los rayos
Iluminadores del astro rey
Y preparaban café para
Iniciar la nueva jornada
De lucha emancipatoria
Nadie de los complotados
Imaginaba que el beso de
Judas había sido dado
En la mejilla amoratada
Del quijote irredento que volaba
Pájaros de acero sobre las faldas
Del valle de Santiago de León
De Caracas
Un colibrí malherido se posó
Sobre el marco de la ventana
Que daba a la Sierra de la montaña
De los juncos doblados
Las hienas sedientas de sangre
que piedras por corazón
portan en el lado izquierdo del pecho
volaron en añicos la casa que
abrigaba los sueños del
amanecer estrangulado por las hordas
mefistofélicas cumpliendo órdenes
y contraseñas de El Carnicero nacido en el
vecino país que dice dormir plácidamente
como un bebé
y baila salsa casino y guaguancó sobre
el charco de sangre de jóvenes libertos
Siete estrellas acribilladas a mansalva
Por seis centenares de chacales que gritaban
“patria socialismo o muerte, muerte, muerte…”
leer más   
2
sin comentarios 60 lecturas versolibre karma: 16

Ajudar

A judar é atitude preciosa
J untar forças fazer o bem
U ma pessoa com dificuldade
D obro empregado você tem
A manhã poderás precisar
R eceber ajuda de alguém

Jonnata Henrique 24/03/18
leer más   
3
2comentarios 25 lecturas versoclasico karma: 37

Todos Somos Pecadores

TODOS SOMOS PECADORES

Fue traicionado
por aquellos que lo seguían
con un beso Judas lo entregó.

Su nombre Jesús
el hijo de Dios
y el hijo del hombre
el mesías que llegó para el perdón de nuestros pecados.

Fue crucificado siendo inocente
porqué su único pecado fue divulgar la palabra
esa misma que hoy todavía se predica
pero que algunos escuchar no quieren.

Sufrió las peores injusticias
los peores castigos
su cuerpo fue golpeado
a punta de latigazos
para luego en una cruz ser crucificado.

Ese pueblo que alguna vez en el el creyó
fueron los mismos que lo entregaron
prefirieron liberar a Barrabás
a escuchar la plegaria del hijo de Dios.

Hoy los seres humanos vivimos atacándonos unos a los otros
como si fueramos lobos tras sus presas
como animales salvajes
que buscamos sobrevivir con la sangre de los otros.

Nos insultamos por creencias
por fanatismo religioso
por pensamientos moralistas
por amores y olvidos.

Nos acabamos por dinero
por poder y grandeza
nos robamos los unos a los otros
y nos matamos como perros.

Eso no era lo que Jesús quería
pero sabe que sus hijos aún no entienden
ni jamás entenderán el verdadero pensamiento
amarse los unos a los otros
como Yo los he amado
y el que este libre de pecado
que tire la primera piedra
en este mundo convulsionado
donde todos somos pecadores.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Marzo 2018

(Imagen Monasterio de Santa Catalina, Península de Sinaí, Egipto tomada de Internet)
leer más   
3
sin comentarios 46 lecturas versolibre karma: 46

Hay cadenas...

Hay cadenas invisibles en el alma,
hay barrotes que te impiden ver la vida,
y es entonces cuando surgen las arrugas
por tener la libertad, así, marchita...
Se oscurecen corazones, de repente,
se intercambian esperanzas por espinas,
y los tiernos corazones de los niños
ya no saben si es de noche o es de día,
y esto es triste porque ocurre a nuestro lado,
en las calles y también en las esquinas,
en las casas de los ricos y los pobres
y en las almas de los hombres que vacilan,
hay un viento aterrador que me estremece,
es un beso que me llega con la brisa,
las monedas de algún Judas, como amigo,
las palabras, con consejos y mentiras.

...Si pudiera conseguir que tú salieras
para ver la primavera tan bonita,
si pudieras permitirte este capricho
volverían a tus labios las sonrisas,
volverían a cantar los ruiseñores
y también regresarán las golondrinas,
en un cuadro, sin igual, de los recuerdos
que la sangre nuevamente resucita,
pero quiero que tú seas la princesa
de ese verso, en el poema, que nos brinda
y nos dice que sigamos adelante
que la vida hay que vivirla día a día,
porque somos peregrinos, vagabundos,
caminamos y llevamos las mochilas,
por desiertos y por calles solitarias
recogiendo las migajas que nos tiran...

"...Hay cadenas invisibles en el alma
y yo tengo mil grilletes en la mía;
solo espero que tú vengas con tus labios
a decirme lo que guardan tus pupilas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
31/03/18
3
2comentarios 54 lecturas versoclasico karma: 60

Todo roto

Todo lo roto y defectuoso del país, estos que saquean
lo de todos
y se lo llevaron a paraísos
fiscales
robando al pueblo.
Los mentales Neandertales
mentirosos
con caras de marionetas
que elevan sus sonrisas
al más falso euro de madera,
los que bajo juramento
venden a sus madres
al mismo dios de oro
y sus creencias.
Judas de miserables negocios
cal viva de la peste corrupción
que sus hijos
heredan y heredaron
con fondos buitres
que matan y queman,
manojos de casquería
podridas
que visten de seda.
Juran en falsos testimonio
y duermen con el mismo
diablo y leyes, prostituidas
corruptas, indignas, y
ciegas.
Mi pueblo, pueblito, falto de todo
lleno de miedos, le cortaron
las alas, los pies, hasta
los dedos
ya no grita
le cosieron
la boca
con hilo
de acero.
leer más   
5
sin comentarios 55 lecturas versolibre karma: 58