Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 876, tiempo total: 0.013 segundos rss2

Háblame de ti

¿En dónde está tu frontera de viajero
que escapa con los ojos vendados
como queriendo ocultar de su memoria
todo lo que tus pies han andado?

Me angustia saber que no eres perfecto
aunque nadie lo es en este momento,
no me queda más que el alfabeto
no me alcanzan sus letras
para pronunciar las palabras
que se me escapan de muy adentro.

¿Acaso no eres más que un abecedario íntimo
que suplica la absolución de unos labios
que nunca han aprendido a callarse?

Vez tras vez revisaste cada idea
que me rodeaba en la memoria
nunca te alcanzó la noche para imitarme,
así que renuncié al derecho
de permanecer en ignorancia
y cultive mis ojos puliendo sueños
con un poco más que solo esperanza.

¿Quien te dio el derecho de hablar y pensar por mi?

Te invito a que olvidemos
el placer de poder cerrar la boca,
de construir ciudades y sobrevivir
a las suculentas verdades que siempre nos animan
a cerrar los labios para intentar por fin calmarnos.

¿En donde está la vergüenza de tus sueños
que siempre vuelan a todas partes
respirando los silencios de las voces
que no quieren ser escuchadas en vano?

Te invito a conquistar los tiempos sin recelo
a continuar vivos como podamos hacerlo
a no morir en un verso de un instante,
quiero hablar de ti y de tu lógica cordura
que me hace ser elemental para no perderme
en una poesía vieja y rota.

Háblame de tu mirada destruida
por las verdes plantaciones de tus recuerdos
de un pasado ya muy lejano,
la noche y el tiempo nos seguirán separando
como si quisiera torturarnos,
me temo que ha regresado en nosotros el dolor
como si nunca se hubiera marchado
dejando una leve mancha en la memoria
que reclama por no querer escribir su propia historia.

Marchitamos el derecho a ser felices,
no me quedaré con las estrofas
que olvidan en su melancolía
a los delirios más locos y cariñosos
que me niegan el placer de poder vivir.

Háblame de ti
antes que los sueños construyan
una memoria falsa de mi.


Poesía
Miguel Adame Vázquez.
17/01/2018.
19
7comentarios 117 lecturas versolibre karma: 112

No osa despertar

Nocturnidad.
Colgando de unos párpados vitales
que guardan siete mares.
Se desborda la inquietud
de una pasión dormida.
Período de paz entre la guerra,
soñolencia intermitente
entre pasos vacilantes
que no se atreven a llegar.

Cortinas de humo.
Yo misma, entre mis brazos,
ante mis ojos cerrados,
cosiendo imágenes robadas
un perfil distinto,
una nueva nada
que sepa dar colores al negro lacrado
en todas las paredes.

Y de tanto subir y bajar,
la vida me acusa de inestable
en mi más adorada estabilidad.
Los días pasean altivos,
despreciables,
entre las letras doradas que se borran
despacio, muy despacio,
como un deseo ardiente que se hunde
en mi razón helada.

Bendita hoja en blanco...
sabías que hay un beso que no osa despertar?

Nunca quise pensar;
bendita hoja en blanco que me enseñaste a soñar.
leer más   
21
12comentarios 80 lecturas versolibre karma: 123

Papá escribía poesía (II)

Papá escribía poesía,
Mamá cantaba.

Papá era un as para las letras -siempre lo admiré por eso-
Cualquier cosa lo inspiraba.
Pero nada tanto como cuando escuchaba cantar a mamá.
Cada que ésta lo hacía, ya se sabía que a la misma semana
estaríamos escuchando algunos versos de aquél enamorado hombre,
al que yo le decía papá. -Extraño tanto eso-

Pero entonces,
Un aura fúnebre lo envolvió
y
ya no fue el mismo,
ella
se
fue.

Y él se quedó sin tinta

Sin letras

sin rimas

sin nada.
leer más   
5
3comentarios 43 lecturas prosapoetica karma: 68

Rubén, Rubén

RUBÉN, RUBÉN

Juventud, divino tesoro,
¡ya te vas para no volver!
Rubén, rubén te fuiste para no volver
pero nos dejaste tus versos cargados de verdad
cargados de sentimiento y fuerza
para el deleite de todos los que a las letras amamos.

Yo soy aquel que ayer no más decía
el verso azul y la canción profana
un poeta soñador que le escribía al mar
al ruiseñor y al amor
a la poesía y a la mujer
me fui dejando un legado
un legado poético para jóvenes y adultos
para el deleite de la damicelas y princesas
para los que aman la poesía y el amor.

Aunque también le he escrito a la esperanza
esa esperanza que jamás perdí
de ver un mundo de paz
donde todos nos abrazamos como hermanos
como hijos de Dios
al igual que tú Rubén
este poeta soñador panameño
le escribe versos a la paz y al amor.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
(Para la Antología Poetas Rumbo a París, Edición Mario Ramón Mendoza).
leer más   
3
2comentarios 26 lecturas versolibre karma: 36

Si te dicen...

Si te dicen que ya no soy...no es verdad...yo soy el silencio verde del bosque...yo soy el ruido
de las luces de la ciudad...yo soy cada primer suspiro de las mujeres que empiezan a ser
mujeres...yo soy el grito macho del hombre...yo soy la luz de todas las tormentas...yo soy el
recuerdo y el olvido...yo soy tu voz cuando me nombra...yo soy la piel que habita en las
letras...yo soy la tinta que embalsama todos los sentimientos...yo soy el más hermoso de tus
recuerdos a orillas del mar cuando el sol cae...yo soy todo lo prohibido...
leer más   
3
3comentarios 72 lecturas relato karma: 46

De nuevo...

De nuevo tus ojos
me dicen que siga,
que no tenga miedo,
que escuche a la vida,
que avance despacio,
que no tenga prisa,
la vida es hermosa,
merece vivirla,
por eso obedezco
y aspiro su brisa,
la esencia que deja
tu hermosa pupila,
el canto del ave,
la tierna abubilla,
la alondra que pasa,
la fiel golondrina...

De nuevo tus labios
me ofrecen la risa,
renuevan el alma
que tengo marchita,
hay muchos remiendos
con cardos y espinas
que un día cruzaron
mi cuerpo de heridas,
por eso tu mano
se aferra a la mía
y así yo percibo
tu linda caricia,
la luz de tus ojos,
el labio que vibra,
la voz sugerente
que andaba perdida...

De nuevo mis dedos
se mueven y estiran
y van al cuaderno
con letras sencillas,
no llevan palabras
que sean pamplinas,
ni versos oscuros
con gran estulticia,
si acaso desgranan
el llanto en la tinta,
la risa en el verso
cerrando la rima,
por eso agradezco
la voz que me invita,
a dar otros pasos
viviendo los días...

"...De nuevo los sueños
nos colman de dicha,
la risa, los niños,
la fiel poesía..."

Rafael Sánchez Ortega ©
14/01/18
7
2comentarios 41 lecturas versoclasico karma: 85

Estuve ausente

Estuve ausente
Buscando nuevas formas de hacer arte.
No tienes por que preocuparte.
Si mis letras tarde o temprano
vuelven para inspirarte,
iluminarte y arroparte.
Da igual que estes andando,
sentada o en cualquier parte.
Mi pasión por esto es tan grande que
ya se confunde con la inmensidad
de Marte.
Siéntate si puedes.
Por que vine y lo hice para contarte..

Sentado en la orilla pido deseos
a la luna que brilla
como un espejo
en el horizonte del mar.
Haciendo que estas letras
solo las entiendan y
sientan aquellos
que realmente saben amar.

Las olas rompen con su baile.
la sinfonía de esta brisa que
hoy lleva calma y se moldea sigilosa
en la belleza de esa roca.
Besa la estructura del rompe olas y
mece ese barquito que adormece entre suspiros que yace en el muelle.

Las estrellas se ríen a carcajas
y se miran en este océano.
Que se ofrece como espejo
sin pedir nada a cambio.

Los peces escriben versos
usando como lienzo los abisales;
dejando miles de pulpos sin tinta
con tal de mostrar esa espina artista
a la luz que les regala el cielo.

A tu lado la alegría llega
detrás del consuelo.
Tenga mojado o seco el pelo.
Miles de almas navegan
por tus entrañas por placer y
otras miles viste partir
con un repentino y misterioso
halo de silencio.

Para otras no eres más
que una simple forma de sobrevivir.
Tan parecido o igual a esa redera
que cose en el puerto y da forma
entre sus manos un trozo de red;
Que se llevará trocitos de tu alma
a rastras desde el suelo o
un puente para los que buscan
una vida mejor, dejando atrás
el látigo de la desigualdad
de una tierra árida que sangra y
no cura.

Créelo.
Pero para los que te admiramos como yo.
El firmamento se queda pequeño a tu lado. La poesía hace gala real este sueño y
con la señal de ese faro que
peina tu costa.
Abres camino a solas
al compas de esa guía a miles
de almas de sentimientos
que regresan a casa.
Después de un tiempo
con los pulmones
llenos aire, de vida.
Que crean arte con la humildad
que les dejo tu aliento.
leer más   
6
sin comentarios 35 lecturas prosapoetica karma: 79

Las manos benditas

Una moneda de diez versos señor
me falta el pan sobre la hoja,
tan blanca, hambrienta y ansiosa
se muere por un poco de tinta.

Una moneda señor, que valga un rubor
de mi amada en sus mejillas,
mis bolsillos aguardan la sangre
de un poeta que no exista.

Una moneda de amor,
un diamante en letras escritas
por las manos de un trabajador,
en las minas de las musas benditas.
leer más   
9
2comentarios 77 lecturas prosapoetica karma: 105

A solas con el micro

Sueños que regresan,
letras que hablan por mi
y se expresan.
Días grises que poco a poco
se vuelven azules,
traen abundancia y me desestresan.
Las nubes que se alejan,
el sol tímido que saluda,
sentimientos que juegan
encima de la mesa.
El verso, el beso,
el mar, la piedra,
la tierra, que levitán en el mismo punto
que giran y el espacio misteriosamente sujeta
mientras la luna desde lo alto y
al otro lado con su reflejo
da brillo y dibuja la cara
mas noble de este planeta.
El arte de traer una y otra vez
entre renglones el universo y
mostrarte su lado mas bello
en esta libreta.
Júpiter que tiende su mano y
me deja ver el éxito.
El propósito,el sacrificio, los escritos,
Emociones que respiran y
llenan con su aliento de aire
los pulmones del infinito,
sobra decir que vine a nacer
en invierno, que siendo un crio
ya sentí el calor que el averno esconde,
pude ver el mundo al revés y ardiendo.
Soy sagitario, mis partituras desfilan solas
por el tablao de un escenario y
serian capaces de colarse
por tu cadena favorita de radio y expandirse rápidamente por el extraradio
como un incendio
por que mi pasión y amor por las letras
es extraplanetario,
incluso visionario.
Qué mas da el día que marcaba
el calendario o el reloj con su horario,
si el frío fue mi primer adversario.
La fé, los ángeles, el alma
que sonrie y me anima.
La rima que a mi lado camina y
junto a mí su ojo guiña.
La fama, los pentagramas,
dando vueltas casi sin volumen
bajo sabanas.
Las mañanas, los fines de semana
que me inspiran.
La belleza, la franqueza que me aporta la naturaleza,
la rareza que muestra
tímida y ansionsa
toda su grandeza,
la riqueza, la taza, el café humeante,
el sonido del parlante,
las palabras que se unen y
crecen en mi cabeza.
La certeza, el corazón rojo igual o parecido
al color más vivo
de una cereza.
La tristeza inerte, la razón, la ilusión,
la visión, la creación,
el arte que muestra su voz
a través de la tinta y llena mi corazón
junto a los corazones de los que me leen
desde cualquier parte y
es evidente aquí y al otro lado
del continente.
Lo saben, me dejo la piel y el alma
desde el primer día
como un verdadero aspirante
tan parecido o igual al real artista.
Deja que frene.
Detente; el eco del vacío ausente,
la sensibilidad que aflora,
la humildad que brota,
que atrasa el tiempo y
trae la bondad de aquel indigente
que siempre soñó
con la construcción de este puente
para dar luz y sanar la mente.
leer más   
13
5comentarios 82 lecturas prosapoetica karma: 101

Antes que el deseo se amotine al amor

Al amanecer el poeta desertó
¿y ahora quien narrará
en un verso lo que nace nuevo?
quizás solo son buenas costumbres
en un espacio turbulento
con un vidente mudo que prefiere las palabras
entre un remolino de imágenes nítidas
hasta impregnarse de la esencia del dolor.
Tal vez fue el amor o la locura
o el sufrimiento en cada gota que se junta
en un pocillo de metal raído por el óxido de la vida
que está expuesta a la intemperie de una brisa enferma
y un poco más sabia que le parece que lo conoce todo.

Me gusta caminar hacia el horizonte
y en esa orilla infinita
simplemente desplomarme
hasta que alguien más lo intente de nuevo
desafiando al incipiente escenario
que sencillamente nos tocó vivir.
En ese vórtice supremo casi todo cambia
nada es igual que en esos siglos
alejados por el tiempo,
resulta ser muy perturbador
tener que elegir entre la rutina
de una vida que marcha a toda prisa
porque la vida no tiene permanencia voluntaria
y quisiera por siempre escuchar tu voz.

Solo quiero que no agaches la mirada
ante tanto horror que se asoma en la ventana,
sostén con fuerza mi mano
estoy seguro que mis letras todavía guardan un poco de calor.

El frío arrecia desesperado
conforme avanzan los minutos en la noche
ya es mi hora de tener que dormir
lo haré antes que el deseo se amotine al amor
y tenga que despertarme de nuevo
cuando la noche amanezca
ante cualquier resquicio del sol.
Poesía
Miguel Adame Vázquez.
14/01/2018.
23
20comentarios 500 lecturas versolibre karma: 116

Nocturno

Esta noche no habrá letras,
Habrá amor.

Amor,
Del que hemos sembrado hace mil siglos,
De ese que renace con el amanecer.

Ese que se pronuncia con el alma,
Y no con los labios,

Amor,
Que te rodea con brazos de felicidad,
Y te envuelve hasta la iniquidad.

Esta noche no habrá letras,
Pero haremos poesía.

Poesía,
Que se escriba en la piel,
Que se tatúe hasta los huesos,

Esa que se lee entre sabanas,
Y se disfruta a media mordida.

Esta noche no habrá letras,
Pero se escribirá nuestra historia.

Historia,
Que es difícil de contar,
Porque es incomprensible.

Esa que se cuenta a media noche,
Porque la luna sabe ser amiga.

Esta noche no habrá letras,
Pero seremos tu y yo.

Dúo de locos,
Que se entrega y enfrenta la tormenta,
Que no sabe rendirse.

Tu y yo,
Como hemos sido esta eternidad.
Como seguiremos hasta el final.
14
6comentarios 90 lecturas versolibre karma: 96

Amiga Luna, te cuento un secreto

La luna, ese manto blanco
que cubre el cielo de estrellas
y luego sonríe
con una creciente boca abierta.
Me gusta olerte,
oler el perfume de tus uñas
cuando te rascas las esencias
y disfrutas de nuestra felicidad
con el aroma de la vida,
la Vida Eterna.
Besar tus bostezos,
abrazar tus ronquidos,
saborear tus legañas,
son detalles que no dejo a la ligera
porque son míos,
son nuestros tesoros
como yo te santifico a ti
preñándote en un trono para tus pies,
y un palacio para tu melena mañanera,
esa que suavemente acaricias
cuando nos transformamos en engreídos románticos,
esa que con mi furioso amor, siempre despeinas.
Mi romanticismo,
cuando te mantienes petrificada
como si fueras Medusa, quieta,
lo moldeas con sonrisas furtivas
hasta convertirlo en lujuria perfecta,
te me haces de rogar,
y luego yo peco de sicalípticos poemas.
Amor que tanto no sé amarte,
me encantaría rugirlo ante tu presencia,
que la Tierra nos envidie
cuando lo chille como el primer colono que gritó:
“¡Dios bendiga América!”.
Mis poemas, hundidos en tus cuar-tetas,
no podrán procurar historias
con sus bocas nutridas de ti
ilusionados como Romeo y Julieta,
embellecidos al igual que las esculturas de los Antiguos,
esas de Grecia,
o también tan entregados como Cervantes a su Quijote,
una obra maestra,
o el hombre a la mujer,
Adán y Eva.
A veces la elegancia no es siempre quedar bien,
sino soltar toda la despensa,
sin arcanos, tapujos, rodeos
ni tampoco frases hechas,
y así se conquista más
aunque no se crea,
sutil y deseoso,
delicado y apasionado,
todo en un equilibrio,
en ese que tanto me enseñas.
Así es la vida:
yo soy tu arma,
y tú, mi mejor defensa.
Con esto te digo
que eres pura envidia,
envidia de todas esas
que hierven de pasión descontrolada
al escribir todo esto, atrevido,
que tú y solo tú, eres mi dueña.
Contengo tu mirada,
veo en ella mi orgullo,
lo poco que tengo de poeta,
de humilde soberbio
y de impaciente amado que siempre te desespera.
Pero he ahí el verdadero amor,
el de almas gemelas,
que mientras mi nariz huela a tu imperio,
mi lengua conserve tu sabor
y mis ojos, tus ojos,
yo habré alcanzado lo que siente Dios
cuando sé que me amas día a día,
con todas las letras.
Así que, amiga luna,
me guardas este secreto,
desea a mi amada felices fiestas
y, aunque estés a vista desnuda de todos,
quiero que mi todo, se lo des, por favor, a ella.

© 2017 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
12
4comentarios 71 lecturas versolibre karma: 95

Pasado por llegar

Eres el pasado que nunca llega,
lágrima rota que se recoge,
tristeza que ríe amarga,
huerfana de eco,
que corre hacia el muro.

Agradecimiento hueco del silencio,
crepúsculo que destiñe despedidas.

Soy fado de nostalgias
con letra de un pasado que no llega,
marea que no tiene orilla,
hoja seca de distancias y olvidos,
que nunca cae, abrazada al viento.

Pañuelo esperando su estación,
horizonte dibujado en un papel.


Blanqueo el dolor,
la harina negra de mi boca,
cristal canícula en mis entrañas,
amanecer cainita delator de tu soledad,
de un pasado que nunca llega.

Guantes de la piel fina del miedo,
humo de la voz que sangra versos.

Enciendo una vela
cuál mordaza de mi oscuridad,
dando a luz plegarias nacidas
en el bolsillo de mis sentidos,
de un volver al pasado que nunca llega.

Amén
leer más   
18
14comentarios 96 lecturas versolibre karma: 109

Nuestro amor es más grande que los dos

Fragilidad
deambulo entre los sueños
flotando con los ojos semiabiertos
sonambulo
intermitente entre un zumbido
en el oído que nunca me habla
cansado
huyendo de la luz
con movimiento de un sentimiento
con muchas esperanzas,
nunca te han amado
con un abrazo de soledad.

Restringido
cortado de los árboles
antes de ser un fruto dulce,
solo pausas
quietud que cierra los ojos
ante el suspiro que inhala
el frío aire de una madrugada más que termina.

El mar se escucha
en tu pecho solitario
nada importa
si no es todo a tu lado
vejez sin esperanza,
tus manos son muy pequeñas
para sujetar con fuerza
todo aquello que quisieras controlar.

Ojos que no pierden detalle
de todas las insignificantes palabras
que tu mente simplemente no escribe,
paz inaudita
camino que sana las heridas.

Si no te ayudo
¿Que sentido tiene la vida para vivir?
te quiero contar lo que hace revolotear
a mi estomago en todas las madrugadas ausentes.

Es más el miedo
que la verdadera traición,
pausa en una noche
que apenas empieza,
otra vez terminaré recitando
versos en voz alta,
escuchando silencios vencidos,
letras que nunca escuchan
porque tú atención
siempre está en la mirada que voltea
solo a otro lado.
agua turbia que trasluce un amor cristalino
nuestro amor
es más grande que los dos.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
13/01/2018.
leer más   
21
10comentarios 331 lecturas versolibre karma: 107

Depredadores

Era mi inseparable y yo su retorno
Ella tomaba el camino de vuelta
Y yo iba ya de regreso.

De nosotros y nuestras manos
El principio y el fin…

Éramos lo mismo y a la vez lo de nadie
Éramos como las estaciones.

La una viene y la otra se va
Tú te quedas y alguien vuelve.
leer más   
11
2comentarios 47 lecturas versolibre karma: 98

Mensaje en una botella

Conducía mirando al frente. Con seguridad.
De vez en cuando se veía una casa,
rodeada siempre de campo y algún huerto sin cuidar.
Masas de árboles se movían al mismo tiempo,
empujadas por un viento ligero y caluroso.
Cuando tomaba un rumbo nuevo
el sol cambiaba con nosotros de dirección.
A veces nos daba en la cara
y aunque nos nublaba la visión
sentíamos el verano quemándonos la piel.
Canté con ansias más de una canción.
Recordaba bien las letras, pero nunca retuve los títulos.
Dejamos atrás algun pueblo y en alguno que otro desperezamos los huesos.
El olor de un horno con nombre de mujer nos activó más de un sentido
así que me vi obligada a comprar bollos de mermelada
que comimos a la sombra del cariño y a la luz tenue del placer.
Cuando llegaban las noches, el frío llamaba para dormirse en nuestros pies.
Aparcaba en algun camino y hacíamos el amor hasta dormirnos en los asientos de atrás.
Llegué a pensar que nunca volvería a encontrar una magia como aquella.


Conducía mirando al frente. Con cautela y atención.
Un día llegamos a una ciudad y en ella me di cuenta de mucho.
Los caminos se convirtieron en grandes avenidas
y a nuestro paso se llenaban de charcos todas las aceras.
Dejamos de comer dulces de mermelada
y los sustituimos por café sin azúcar la mayoría de despertares.
Seguía habiendo casas, pero los tifones del final del verano
se habían llevado tantos tejados
que nos acostumbramos a vivir así, desarropados.
Una de cada dos noches me costaba conciliar el sueño.
No encontraste ni un cuento ni una sola nana para hacerme dormir.
Hubo veces en que me volví hacia tu asiento para mirarte de reojo.
En todas las ocasiones solo encontré botellas vacías y una foto tuya de carnet.
Kilómetros después siempre te encontraba haciéndome autoestop.
Siempre quise pasar de largo pero nunca encontraba las agallas.


Conducía mirando al frente, sola, sabiendo que en cualquier momento me podía estrellar.
Me dolió tanto el estómago.
Los pinchazos no se detenían en ninguno de mis semáforos en rojo
en los que poder recuperar un poco de aliento.
Las casas no tenían ventanas, ni puertas, ni paredes.
Las flores estaban muertas, los gatos y los pájaros también.
Los pueblos, la ciudad, el campo, el horno, los charcos, el verano y parte del otoño
se habían convertido en un río sin orillas donde poder agarrarme.
Flotaban mi coche y las camas en las que intenté sudar la tristeza alguna vez.
Me dolió tanto la garganta. Y las manos.
Vomité tu voz tantas noches. Y días. Y vidas.
No hubo poemas por escribir.
Me dejaste sin hojas en un invierno largo
que no tenía ojos ni tampoco sonrisa.
Encontré la miseria en un pijama, en una taza.
En el espejo.

Dejé de conducir. Finalmente me estrellé.
Encontré fuerzas y te escribí este mensaje
para meterlo en una de tus botellas vacías
y la arrojé al río. Con rabia. Bien lejos.
No me hizo falta asegurarme de que la recibieras
porque tú ésta fábula bien la conocías.


Recuerdo esta historia mientras me quito la ropa, pieza a pieza, frente al mar.
Me sumerjo dispuesta a poner en práctica todo aquello que me enseñaste.
La sal curará las llagas, los mordiscos y los arañazos que me dejaste de recuerdo.

Sigo con dolor de estómago. Creo que ahora es de tanto reír.
leer más   
5
2comentarios 37 lecturas prosapoetica karma: 62

Tú eres quién

A quien siento sin tener,
por quien vivo sin saber,
a quien vivo cada amanecer,
y con quien sueño al anochecer.

Eres la pasión personificada,
La sonrisa más esperada,
la mirada más buscada,
y la palabra amor completada.

Eres, quien me toca sin tocarme,
quien me encuentra sin buscarme,
que me calma sin saberlo,
quien me tiene sin pretenderlo.

No eres solo un recuerdo,
eres por quien me pierdo,
la razón de mi estabilidad,
y la palabra sinceridad.

Eres con quien vivo soñando,
para enfrentar mi realidad,
para continuar avanzando,
y así no llenarme de oscuridad.

Eres mi pasión desenfrenada,
La mitad que me faltaba,
la inocencia terminada,
convertida en mujer deseada.

Eres todo y mucho más,
con nada para llevar,
eres mi canción de amor,
y de mi alma mi único clamor.

Las letras de mi Alma.
leer más   
5
sin comentarios 20 lecturas versolibre karma: 81

Frío

Frío, tengo frío. Hace 40ºC fuera y yo tengo frío. Hace 0ºC fuera y yo con frío. Frío, helada, me siento sin ser capaz de entrar en calor. Frío, necesito frío, la cabeza fría para aclarar ideas, el corazón frío para poder decidir lo más adecuado.

Frío, estoy helada, no siento las manos, no siento tu voz, no me noto palpitar el corazón, frío, está frío, estoy fría.

Mirada fría, no puedo mirarte de otra forma, tengo que verte cómo eres realmente, ver cómo me siento realmente. Frío, fría el alma, mas esta nunca estuvo cálida, no podía estarlo pues por mucho que el órgano que me da vida la intentaba calentar a base de latidos de amor, tú no dejabas calentarla. Esa zona, la más profunda de una persona, la que sólo puede estar cálida si una se siente bien de verdad, esa que se calienta con la felicidad y se hiela sin ella

Frío, tengo frío, en pleno verano y yo con abrigo, o, ¿quizá sea invierno?, no importa, tengo frío. Nieve en mis hombros, nieve en mi espalda, que me hielo, que me falta el aliento, que las lágrimas no caen porque están congeladas.

Frío, maldito frío, ¿cómo te echo de mis entrañas? Frío, maldito frío, ¿por qué no intentas quitármelo? Frío, maldito frío, ¿cuándo conseguirás ser tú mismo y descongelarme? Frío, maldito frío, que quiero que se aleje sin que tú te vayas de mi vida. Que te amo, que te necesito, que te amo, que eres mi vida, que te amo, que no sé cómo vivir sin ti, que te amo, pero que tengo frío y que no eres capaz de quitármelo, que nos helamos los dos, que nuestras almas están juntas, pero juntas por el frío, que ninguno de los dos somos felices, que yo te amo, que te quiero pero que no soy feliz, que me amas, que me quieres, pero que no eres feliz.

Frío, mi amor, tengo mucho frío, y no hallo más que una solución…
8
sin comentarios 22 lecturas prosapoetica karma: 89

Respirar

Solo deseo verte natural como todo el mundo te ve
Y no anaranjado con mis letras azules que escribo


*
Eres tú, y no lo sabes, eres tú
y cada vez que te vas siento apagarse las velas
y morir los nuevos intentos y resucitar.

Y cuando vuelves, contigo vienen los girasoles
Y las olas del mar de mi café regresan desesperadas.
Y hasta los veranos retroceden y comienzan
las hojas a cambiar de tono.
Eres tú,
lo sé.
Y hasta las estrellas lo saben
Eres tú.



**
Eres tú; en mí, lo sé.
Eres lo que se incendia en mis noches y lo que los magos hacen desaparecer,
eres viento, intensidad, más no desastre.
Cuando te vas los barcos y el agua se van contigo
y hasta mis lágrimas te llevas.
Veo morir todos los recuerdos que recorren mi sangre.


*

Y cuando vuelves; todo el mundo lo sabe
quemas todas las velas del mundo
preparas el infierno en tus ojos,
llega el mar y con ello los barcos.



**
Llegas por los pasillos que intento olvidar.
Me recuerdas a mis memorias de ayer
no intento olvidar, solo acabar.
Eres el último amor que deseo recordar.
Mis raíces tienen el recuerdo de los dias gloriosos de ayer,
regrese la mirada a mi rostro… y no al comienzo.
Por favor no te vayas de aquí.
No me olvides,
Yo recordaré.
Estoy construyendo memorias.
leer más   
4
2comentarios 29 lecturas versolibre karma: 78

Recuerdo del ayer

Saboreo mis labios deprimida
aún guardo nostalgia de tu ser,
aún siento que en mi carne vives,
y me aferro a lo que ya no es.

Aún en mi piel hay rastros de ti,
aun siento añoranza las noches,
aún mi sábanas huele a ti,
y al acostarme el deseo huele a ti.

Aún hay suspiros en mi habitación,
aún mi cuerpo revive tu pasión,
aún siento que tu cuerpo me pertenece,
y aún mis bragas tu recuerdo humedece.

Aún está tu perfume en mi casa,
aún La foto sigue puesta en la sala,
aún deseo que entres y me beses,
pero sé que es un sueño, que regreses.

Aún recorro cada espacio de mi vida,
aún no entiendo por qué todo se enfrió
aún se que tú piensas en mi,
pero el frío nuestro lecho cubrió.

Las letras de mi alma.
10
7comentarios 76 lecturas versolibre karma: 101
« anterior1234544