Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 554, tiempo total: 0.035 segundos rss2

Ectoplasma

Es
a través de un sueño
 que te veo,
  como si en la niebla
pudiera adivinar que caminas
en sentido contrario,
 siempre,
pero, al sentir que te acercas,
 hay
 un reflejo tuyo que se aleja
  y hay una contradicción vital
  en mí.

 Es
en las finas gotas que cubren
 tu rostro,
que siento tus lágrimas frías
y un levísimo aroma de tierra
  en tus pasos,
y un calor incierto en el tacto
de las yemas de tus dedos blancos
 que yacen como muertos
en tu regazo.

 Es
que te he pensado tanto
 y a diario,
  de tanto imaginarte
he gastado ya todas tus facciones,
 he dejado tu fïgura de a pocos
  dispersarse
en la ráfaga constante,
 y la duda acerca del color
  de tus ojos
 también se desploma
en el laberinto isósceles
 que he imaginado en tu nombre.

 Es
solamente a través de un sueño
  que te veo,
 tan volátil, frágil como la niebla
  y desapareces
 casi por completo,
extiendo mis entumidas alas
 y en el viento que suavemente
  me empuja hacia lo alto
   me embriago
    en la libertad.

©Giovanni Pietri - 2018
4
6comentarios 34 lecturas versolibre karma: 45

Disculpa en tres tanka

LAS CENIZAS DE UN ANONÍMO.

DISCULPA EN TRES TANKA.

Te utilice,
fui arrogante, lose.
Arruine todo.
Hoy te pido disculpas,
por todo lo vivido.

Momentos lindos,
y sueños de grandeza.
Momentos malos,
angustias y tristezas.
Por todo hasta aquí.

Por lo que vendrá.
Por aquello que viví,
por mi libertad.
Por tus sueños ya muertos,
pido disculpas, amor.

-JOEL B. LEZAMA.
leer más   
4
sin comentarios 34 lecturas japonesa karma: 62

El final

Hoy tenía ganas de escribirte un poema,
Será el último en mi vida para ahogar ésta pena amarga, el fin de la escena...

En cada recoveco de mi alma siempre habrá espacio para la tuya,
Y entendí que amar es albergar en el corazón tu memoria y siempre ahí existirás.

Gracias por ser la cicatriz más limpia que pude tener,
Y logré comprender que la podía haber pasado peor con otra persona, pero me tocaste vos y aunque amar es dolor, aliviaste esa dureza con tus caricias y tus besos directos al corazón.

Ahora me doy cuenta de cuanto amo tu libertad, verte libre y feliz es lo mejor que puedo desearte, no sos de nadie, sos del aire y eso me encanta...

Hasta nunca,

Hasta siempre (en mi memoria)

Hasta la eternidad, primer amor...
leer más   
11
4comentarios 74 lecturas versolibre karma: 87

Rojo y humo

A plena potencia suben y bajan los pistones del motor encendido. Retumba dentro del pecho, me brota el fuego.

Me deslizo por los límites entre lo que la vida me ofrece y lo que le pido a la luna. Desde que despierta el sol hasta que bosteza la medianoche. Las once, las doce, la una.

Cuando duerme el planeta salgo descalza a la calle. No piso el suelo, toco mil cielos, sin anclas en las rodillas. Sin lastres en los percheros que forman las costillas.

Respiro el buen tiempo. Con sus tormentas repentinas. Me mojan la cara, refrescan mis idas y empapan mis venidas.

Celebro la libertad. No tengo pies de barro, me elevo y me marcho. Vivo y vuelvo. Regreso y, de nuevo, parto.

Hay países que miden su riqueza en función de la felicidad de sus habitantes, condimentemos entonces el tiempo que nos queda con canela y clavo, menta y panela.

Rozo las espigas con las puntas de mis dedos. No hay flor que no me tinte los ojos con lenguas cromáticas. No hay rincón de estrellas que no me impregne de historias galácticas.

Timbales y cañas, crótalos y palmas. Tócame y siente. Aléjate y danza.

Cuando abras los ojos, en algún lugar del mundo, estaré latiendo fuerte. Besando el alma, entre el rojo y el humo.
leer más   
19
17comentarios 97 lecturas versolibre karma: 97

Murcielagos en mi

Pobre poeta, que esta noche eliges estar encerrado, entre tinieblas de biografías, que emergen de tus antepasados.
Pobre poeta, que triste te he ocultado, vergüenza sientes!
Hastío, de este mundo enmarañado.
Triste poeta te asomas entre mis uñas grises, y me abrazas fuerte en la cama una mañana de invierno.
Tonel oscuro, ya no sé qué hay allí…No recuerdo cuándo fue la última noche que te deje ir.
De mi interior emergen litros de lava…hacia dónde vas?
Mi muerte interna se evapora con vestigios de antepasados en polvo
y van más allá de esta vida…que se hace con esto ?
Hoy mi cuerpo se desmorona, y las agujas del dolor lastiman hasta explotar!
Todos mis murciélagos corren, se entrechocan para habitar en oscuridad,
Pues yo amo esto,es aquí es mi libertad!
Oscuridad a la que abrazo con vehemencia, templo, tumba para descansar.
Oscuridad letal, que hierve…y grita en mi terquedad!
Soy quien se viste de gris color en el invierno del mundo para pasar desapercibida.
Desapercibida soy ante los ojos de la humanidad.
Que nadie me mire! Que nadie me hable ...y mucho menos, me oiga!
Pues si me oyen, todo mi hastió como garras atacan sobre el cuello hasta matar,
porque no quieren mis oídos, no quieren escuchar hablar.
Todos mis murciélagos corren, flotan en tu oscuridad.
Dejarlos que vivan, que vivan y mueran en paz!
leer más   
4
sin comentarios 23 lecturas versolibre karma: 36

Mujeres

Por ser una mujer
de los pies a la cabeza,
miramos cara al futuro
con ojos de fortaleza.

Labramos la tierra,
plantamos las semillas,
valientes e indispensables,
luchamos cada día.

La igualdad de sexos
en el ámbito laboral,
con salario equitativo,
un derecho fundamental.

Salir con la minifalda
o lo que queramos llevar,
no quiere decir que un hombre
sí nos tenga que violar.

Muchas mujeres han sido
pioneras en la historia,
lograron cambiar el mundo
quedando en nuestra memoria.

Distintas injusticias
se deben penalizar,
no cometer más errores
y poder evolucionar.

Seguiremos batallando
contra la discriminación,
por cada mujer hermosa,
por la libertad de expresión.

AUTORA: ALMAR.
Almudena del Río Martín.
DERECHOS RESERVADOS.
16/4/2018.
leer más   
11
9comentarios 76 lecturas versolibre karma: 100

Nos fuimos (¿He dicho suerte?)

Ayer en el siglo veinte,
estábamos reunidos

Existió el siglo veinte;
no sé si debo reconocer,
que sonreír fue fácil,
en el siglo veinte

Yo amé desde joven,
el siglo veinte

Algunos vivían angustiados,
en su pequeño universo,
pero yo hallé reposo,
en la inestabilidad del siglo veinte

No sé cómo encontré optimismo,
entre bombas y violencia,
en el siglo veinte

Rehusaré contestar las preguntas,
por si el muro de Berlín vuelve

Hubo mensajes de amor,
en el siglo veinte;
besos pintados,
en la ecuánime libertad de la gente

Y por capricho,
yo no puedo renegar
de mi condición circunstancial,
de anécdota viviente

Con el lujo que es vivir,
como testigo presencial,
en la desaparición formal
de cien años de muerte
leer más   
13
8comentarios 78 lecturas versolibre karma: 105

La librería mágica

LA LIBRERÍA MÁGICA


No sabía dónde estaba, pues aquel lugar parecía un almacén lleno de
libros. Todos hablaban -entre sí- un idioma parecido, aunque no lograba
entender nada. De pronto saltó uno y me dijo:
-¿Tú eres nuevo por aquí? -Le contesté que sí; y que si ocurría algo:
-¡No, no!, -me dijo-: -Solamente, te advierto de que tengas cuidado, ya que
estos libros son mágicos y no puedes despertarlos; como lo hagas, te darán
la lata y luego te volverán loco.

De pronto, veo volar a Don Quijote de la Mancha, en su bicicleta
cósmica, cabalgando entre el escaso espacio de pared en pared.
En las estanterías se oían voces lejanas; pertenecían a los personajes
de viejas y nuevas historias, como queriendo salir todos a la vez y contarme
sus batallitas, o sus cuentos.
Un caballero con barbas me chistó, diciendo:
-¡¿Qué haces por aquí?! ¿No sabes que esta prohibido merodear por
ciertos lugares de luces y sombras?
-No se nada -le dije-; tan sólo estaba mirando los libros...,
-Estos no son libros: son pensamientos enlatados en papel y prisioneros,
nos cortaron las alas; -además, me dijo-:
-Soy Séneca, el andaluz de Córdoba; enjaulado en mi libro de oro. Un
murmullo debajo de las estanterías me avisa del peligro que corro en ese
lugar, pero sigo rastreando, entre ellas, porque mi tiempo se detuvo, y quiero
saber el porqué de todo ésto; si, tan solamente, son libros escritos con letras
en un abecedario ordenado y libre.
Los pensamientos creados de muchas mentes prodigiosas, llenas de
sabiduría y talento:
Aquel de los molinos de vientos, Miguel, su nombre eterno, el
creador de D. Quijote señor, el de los sueños surrealistas y caballero,
merodeaba por este jardín, entre marañas de polvo, un ordenado
desorden de pensamientos.
En un recodo, en el ángulo metálico de las mágicas estanterías, vi al
mismísimo Federico, leyendo su cuaderno original, del “Romancero Gitano”,
como se limpiaba las lágrimas de bronce, revoloteando golondrinas alrededor
de su cuerpo, ahuyentaba, en su cabeza, a los pájaros.

Su vecina Carolina, las de los bellos ojos; la de pómulos sonrosados,
coronados de poemas, de versos de amor; toda su sonrisa iluminaba el
espacio: poeta de Almendralejos, luz de Extremadura (Espronceda, sufría en
silencio por su amor).

Todos son voces: del ocaso al abismo y del abismo al ocaso. Muchos
libros hablando y yo sólo escuchando sus letras: El punto, la coma, el
paréntesis, la interrogación y la exclamación, riéndose del punto y coma, sin
poder estar separados...

Las flexibles historias del mundo, danzando al unísono; sobre un
camino de aire y de polvo, en este desorden de paz; en un silencioso pasado
de ausencias, con palabras que gritan.

En el suelo, un libro se queja: ha sido pisado y le hicieron daño en sus
cubiertas: El maravilloso(tan antiguo, como moderno) Kybalión, llora de dolor
y soledad; quiere la libertad que anuncia en sus páginas; ser rescatado de
su estantería para poder descansar en los pensamientos más espirituales y
profundos.

Un aroma aterciopelado, desde un rincón, nos comunica olores de
siempre: Almizclen, Hierba buena, Tomillo y Romero...

Miguel Hernández me habla de sus horas en la cárcel, poeta del
hambre, del sacrificio,de la pena y el dolor; durmiendo en una jaula sin
libertad (pero con alas para volar).

Remolinos de aires nos envuelve en la lectura, Schespeare y
Lord Byron, Borges, Salinas, Cernudas, Pacheco, Valhondo, Lencero, León
Felipe, Kavafis, Pasolini, Bod Dylan. Merodean entre las páginas, ordenándo
las palabras, jugando con las sílabas, los espacios, Gala, pasea su bastón.

Dentro de este templo, de la palabra escrita, nos encontramos a
Rosalía de Castro, Carmen Pardo Bazán, Dulce Chacón, Almudena Grande,
Mª José Fernández... Todas, expresándose, con versos encadenados:
caminos creativos, en el Universo escrito.

Se mezclan las ideas, los pensamientos, alrededor de un oasis lleno de
estrellas. Una fuerza invisible de sentimientos merodea a las estanterías, en
un mágico pensar. Los hilos del saber florecen en el techo del olvido; y las
palabras piden libertad, como queriendo escapar de un laberinto de
intolerancia y despecho.


II

Los libros almacenados, desean ser adoptados por manos limpias,
sedosas, delicadas, sin mancha. Manos purificadas con el único elemento
posible: la Cultura (El poderoso Saber del Hombre y nunca la ignorancia de
la bestia o la oscuridad).

Desde el abismo más luminoso donde todo ciego ve, hay hadas con
sonrisas fotográficas, con luces de plata. Aquí, Piter-pan, juega con
Campanilla; juntos navegan en mares imaginarios con radiantes sonrisas.

En la bóveda, rosada, de pájaros es donde -el hombre- anida en sus
ilusiones. El tiempo está detenido en este templo de cultura solitaria.

Láminas, fotos del pasado... y un futuro lineal rodeado de mesas de
tertulias; donde se contemplan y se aman, con miradas furtivas:La novela, el
ensayo, el teatro, la poesía, la narración, la biografía, se casan con la luz y
las sombras, iniciando un camino con un futuro de resplandor, sin límite.
Los ecos, lejanos, me avisan de posibles tormentas literarias: Un
intruso dando voces, sorprende a la mágica librería. Es un libro nuevo que
viene empujando, como un torbellino, con aires caracoleados, entre los
entrantes y salientes de cada libro; éste molestando a los otros. Sus hojas se
les encresparon; hasta se cristalizaron las letras: Quiere un hueco social,
entre las mágicas estanterías (la oportunidad de ser seleccionado y leído, en
su “Horizontalidad Sentida”, permanente.

En la Librería Mágica, es donde está representada la historia y el
pensamiento de cada escritor(y es un mundo que simboliza la Cultura): ¡Ah,
mi querida Librería!¡No despiertes nunca!, porque en tus sueños está la vida.
leer más   
7
2comentarios 81 lecturas relato karma: 80

Paradigma de Nostalgia

Paradigma de nostalgia, gotas de un dilema bipartito que mancilla el vino de la vida, que deviene y brota entre esa disyuntiva de la libertad que consigo trae la soledad una vez es aceptada, y la tersa compañía de quien activa los sentimientos más bellos.

Soledad que trae paz en los anhelos, cuando una vez sumergido en un mundo sin afanes, ni relojes, sin cuestionamientos, encuentra a más profundidad facetas nuevas y desconocidas.

Contradicción que pone del otro lado la placentera y a su vez efímera sensación del corazón vibrante, de la lágrima, del placebo que cobija cuando el sofisma de sentirse en compañía viene.

Cómo elegir entre la paz atiborrada de silencio y develaciones del interior en exceso, y la suave brisa que converge cuando se acaricia esa mano y se delinea esa sonrisa mientras el atardecer se pinta de colores nuevos.

Cómo escoger entre despilfarrar a nombre propio el tiempo, el espacio y gozar de dulce compañía en las noches frías y famélicas que suelen venir, sin ser llamadas siempre en los hombros de algún recurrente miedo.

Improductivo resulta el cuestionamiento esbozado, pues al final es el ego quien opta por su soledad, pero no es uno quien elige a quien entregar su libertad, aun así siempre el paradigma de nostalgia se mantiene latente y basado en suposiciones.

David Felipe Morales
24 de Octubre de 2015
3
sin comentarios 24 lecturas versolibre karma: 43

Hogar, dulce hogar

Rozo con la punta de los dedos las ramas más altas
que besan el cielo
con la misma dulzura que lo acarician
y lo amansan.
Los pájaros le han declarado la guerra a las nubes
por intentar ponerle un límite a su infinita imaginación.
Y cantan burlones
que son libres y rebeldes,
que ni ellas
ni la peor de las tormentas
podrán jamás atrapar sus alas
sino desearlas,
como se desea la imposibilidad de todo aquello
que no se puede tener.
Y que su única patria
es y siempre será el viento
por ser el único capaz de amar su libertad.
Huele a enero y a tierra mojada.
Me he empapado los pantalones de barro hasta las rodillas,
y he rugido hasta doler la garganta.
La brisa es fresca
y me susurra al oído que me suelte el pelo,
que deje libres a todos mis monstruos,
porque hoy
mi instinto animal
se siente más salvaje y puro que nunca
y es capaz de dejarlos en bragas
en las mil y una batallas
que les proponga el viento.
He abrazado a la luna
con el corazón abierto de par en par,
y sin darme cuenta,
ha llenado sus esquinas de flores
y de toda la belleza y vida que tengo a mi alrededor.
Para que cuando sienta que no soy de ningún sitio,
que el único que me acompaña es el viento,
entienda que mi verdadero techo lo tengo dentro.
Que todo esto forma parte de mi
porque yo soy parte de todo esto.
Y que nunca estaré sola
mientras los pájaros sigan siendo libres y rebeldes,
el suelo, de vez en cuando,
siga oliendo a tierra mojada,
y la luna siga llenándome el pecho de flores mientras duermo,
para que nunca olvide quien soy
ni de donde vengo.
leer más   
9
8comentarios 91 lecturas prosapoetica karma: 89

Quiero una chica

Quiero una chica
que sepa a mar,
y que me bese al protestar.
Que sea bajita,
que tararee esta canción.
Y que esa chica,
me arrebate el corazón.

Busco una chica,
que sepa amar,
que no sea como las demás,
que entre en mi vida,
alborotando mi habitación,
y aún dormida,
siga captando mi atención.

Que sonriendo me despierte,
que mire al cielo con pasión.
Que al trabajo venga a verme
con un deseo entre su voz.

Y que esa chica
sepa volar,
que me hable de su libertad.
Que me permita
hacerme un hueco en su rincón.
Que sea bonita,
sobre todo en su interior.
leer más   
17
24comentarios 178 lecturas versoclasico karma: 89

"Planeta abandono"

Te he vestido de verso
me redimo un instante
de tus espinosos latidos
punzantes desiertos
en luna menguante.

Se rebela tu ausencia
en un arrebol de alacranes
te retuerzo te recluyo
en poema
libertad sanación
de los líricos mares
voy convirtiendo la sal
las penas en panes
cardos rastrojos
en lágrimas azucenas.

Solo me salva de ti
declamarte
planeta en abandono
siendo a la vez mi condena
la tierra no tiene cura
no tiene cura en mi
tu esencia
solo desangro
pinto heridas estrellas
en el atardecer incoloro
de la indiferencia.
leer más   
4
sin comentarios 28 lecturas versolibre karma: 49

Verano vivido

VERANO VIVIDO PLATEADO AZUL Y BLANCO. 2010-08-29

I Parte.

Aquella tarde caracolas de mar volaban por el espacio, horas tempranas nos avisan
Al día siguiente el aire sopla de levante, moviendo velas múltiples en el horizonte del agua.
Alto como una torre va Miguelillo por la playa, observa con ojos vidriaos la esperanza
Altanero como una espada y fibroso, camina con pisadas firme sin voz ni palabra
Alguien le dijo al otro lado del océano hay una muralla, llena de enormes piedras
Altas como una torre fuerte y gruesa sin ventana.
Aleteaba con sus manos el loco de madrugada, sus manos giraban alrededor de su cuerpo como un paraguas.
Alas de un pensador lleno de vida sin vida sin esperanza, como el loco de Picasso
Desnudo y orinado mojado hasta los pies descalzo.
Al Dios de los vencidos, un desafío honrado.
Moviendo el Universo plateado.

El viento se cruzaba en mil direcciones limpiando y como un relámpago se iluminaba la calle,
Rostros sin expresiones paseaban sin ruidos
Pisadas huellas indelebles dejaban por el camino
Siempre el aroma de Tánger, en su mente loca de sabiduría pasadas y vivencias comidas
De día volaba el machuelo con sus ojos vidrios, y su plumaje nuevo
Olores a especies de colores tostados y ocres, rostros de bronce iluminados por el Sol

Cuerpos doblados en plata y blanco, y el negro como un regalo desafiando al espacio dorado.
Paredes de tonos azules, nos recuerda a cielos y mares.
Gestos de vida, brillante alegrías cogidos de las manos, energía positiva andando.
Lluvias de verano.

Luz seca abriendo veredas para caminar despacio, dentro del cántaro aguas y aires del pasado, lagrimas desterradas a los océanos.
En la plaza aves y reptiles, el calendario, el reloj, la sombra, se ha parado, Tánger camina lento y despacio.

El profeta andaba y buscaba, su pelo rapta blanco trenzado, cabeza y barba iluminada por el rayo
Sabiduría andando, silueta difuminada, soporte transparente y técnica mixta del pasado y presente
Dejaba una huella de dolor
En el espacio ausente
Entre la palabra la sonrisa y el llanto.

Silencio está cantado el gallo, solo en la alborada, me recuerda a Granada su Albahicin y sus gitanos .

Tornasoles giraban alrededor de su figura y el aire modelaba los árboles quietos
El mendigo lleno de todo y vacío de alimentos, caminaba lento, muy lento
Fuente de saber, universidad callejera con sangre, dolor, y miseria.

La sombra le acompaña y la tristeza es su compañera, truenos apocalípticos destruyen sus sueños, y su libertad se revela, profetas de los desiertos y los mares.
Poner orden en su cabeza, la dejadez, el miedo, golpea sus pies desnudos en las aceras
Es el testigo del milagro de los panes y los peces, y no tiene que comerse, solo sudor y barro a diario le acompaña.
Mañanas sin sombras, acarician sus miserias diarias, vientos de sabores tristes y húmedos en su cabeza,
Profeta de Chaouen
Sol con tormentas
Ser humano abandonado
De dolor y soledades desiertas.

Silencios rotos en estas calles estrechas, la montaña que se toca con las manos y brota de ella el agua, blanca, azul, serena.

La llamada a la oración descalza la conciencia, aunque libres, atados aún tronco florecido con mágicas recetas, creando con el viento caricias en sus manos.

Levitando la tarde ha perfumado sus existencias
Una mano poderosa, les lleva a crear y extasiar, la verdad de una fe llena de esperanzas
Primavera del profeta.

No son candados, ni si quiera son besos ni caricias que nos llegan, son ramas secas vidas enteras, sin fronteras
Tánger dormida y despierta
Media luna iluminada, el verdadero loco de Picasso, viviendo la mañana resucitada
Volveré despacio me sentaré en las puertas y ventanas de Chaouen, en sus silencios me dormiré.
leer más   
4
sin comentarios 26 lecturas relato karma: 48

Yo también...

Yo también pienso en los sueños
y en dónde quedaron los mismos
ya que ahora no los veo,
no los siento,
y se me escapan, tantas veces,
que hasta dudo que existieran.

Aunque sé que soñar es de niños
y de locos,
que los hombres no sueñan
porque no tienen tiempo para ello.
Se dice que la vida es actividad y movimiento
y en ella no hay tiempo para los sueños
y sí para vivir, solamente, el presente.

Pero es entonces,
cuando pienso en ese momento mágico,
cuando me elevé con las golondrinas
en la primavera,
cuando me posé con la cigüeña
en el campanario de la iglesia,
cuando volé, como las gaviotas,
sorteando las olas
y me quedé balanceando en el aire
mirando a las resacas llegar,
para dormir en las playas
y estirarse por la arena.

Es también, en ese instante,
cuando bajo hasta el río,
cuando cruzo los montes,
cuando subo a las cumbres vacías,
cuando atravieso los valles,
cuando paseo por los pueblos olvidados,
cuando encuentro la libertad de la naturaleza
en los marjales
y hasta veo a los rebecos nadando entre los juncos.

Porque es ahí donde los sueños se desnudan,
donde se bañan a la luz del día que comienza,
donde se purifican de todos sus pecados,
donde muestran su inocencia,
porque solo tienen una cara,
donde sacan las palabras que no pueden decir,
y que se ahogan en su alma,
donde le preguntan a la luna
lo que otras personas no han podido decirles,
donde hablan con dios y hasta juegan con Él,
en ese duermevela de locura e inocencia...

...Me paro aquí y noto el sudor del "sueño".
El sudor que destila el alma,
el que se desprende de unas pupilas
que gotean un agua cristalina,
es el sudor de unos labios temblorosos
que musitan un nombre en el silencio,
y es la agitación de un pecho que quisiera gritar
lo que se guarda,
lo que oculta y no se atreve,
porque todo está en el sueño,
en esos sueños que se buscan,
que se escapan,
que he vivido y que he tenido
al alcance de la mano
y que, ahora, ya no sé dónde se han ido.

Al final, cuando despierto,
me digo que quizás el sueño ha terminado
hace tiempo, y que yo mismo,
sea solo ese rescoldo
de un sueño inacabado,
sin principio ni final.

Rafael Sánchez Ortega ©
09/04/18
8
8comentarios 88 lecturas prosapoetica karma: 91

Si tu amor no me acompaña

A tres besos de distancia,
entre el perdón y la tolerancia,
se encuentra la fragancia
en que bañas tu elegancia.

Y a un paso del gesto
de mirada encrucijada,
está tu sino honesto
e inocencia camuflada.

Es por ello que detesto,
verte así de arrinconada
al haberte recompuesto
tras pregunta complicada.

¿Qué retiene aquí en el suelo,
tal que águila encallada
que no puede alzar el vuelo
sin sentirse desgarrada?.

Son los brillos de tu pelo
a contraluz por la mañana,
las curvas del violonchelo
que resuenan, orquestadas
con el tacto a terciopelo
de tus labios en mi espalda.

Es el color de tus ojos
a principios de verano,
del salitre, medio rojos…
..es el roce de tu mano.

Es el viento en tus pestañas,
es mi vida entre tus dedos,
que se encoge cuando arañas
lo más hondo de sus miedos.

Y no es por meter cizaña
pero es que sin ti no puedo,
hoy mis alas no despliego
si tu amor no me acompaña.
leer más   
22
15comentarios 144 lecturas versoclasico karma: 105

Edimburgo

Era casi la ciudad de Peter Pan y nosotras tres extranjeras queriendo exprimir cada día, cada hora, cada minuto al lado del poema de las calles mojadas, de enero, el de la noche eterna.
Era casi la ciudad de Peter Pan por los tragaluces resplandecientes y Monet asomando en la National Gallery donde a orillas del río una niña bailaba los acordes de una guerrera, que no llegamos a volar con aquella critical pero saltamos hasta Italia compartiendo cerveza y cigarros en la puerta de un pub que reventaba arte y nos hacía ganar.
Era casi la ciudad de Peter Pan y bajamos a sus suburbios y le metimos los dedos hasta el fondo,
hasta el fondo de la llaga de una historia olvidada. Y el resurgir de unas oprimidas con el puño igual de alto que sus cabezas, mientras las highlands nos contemplaban emocionadas, tan blancas como la ralla que compartiste conmigo en un parking a no sé qué hora.
Era casi la ciudad de Peter Pan, era mi nariz roja, era el cielo rosa en Calton Hill, todo a nuestros pies, compartiendo el torno. Era aquel instante, aquella ciudad que pisábamos con delicadeza, ese silencio que nos concedía la libertad que llevaba toda la vida buscando. Eran las gaitas recorriendo el viento en las calles, era aquella orgía de nacionalidades en la habitación en la que, siendo completos desconocidos me giré a ti desde la ventana y te invité a contemplar aquella mañana nevada a los pies de un castillo. Era aquella noche un día después, donde, en la misma habitación nos metimos mano y hubo colisión de planetas cuando nuestros labios ardieron en el choque mientras nos mirábamos a los ojos con las luces apagadas y te decía en silencio, con nuestros pies entrelazados, que jamás echaría raíces pero allí, podría florecer.
Y cuando tus dedos llegaron a mi clítoris el Lago Ness aumentó en 10 su volumen de agua. Introduje mi mano por debajo de tus pantalones para luego deslizarme por la cama, me tragué mis miedos, alteré mi adrenalina, sabiendo que en aquella habitación gemíamos tú y yo y otras diez personas más sólo respiraban.
Era casi la ciudad de Peter Pan y tú, con tus ojos café sonrientes me murmuraste: aprovéchame niña, que no duro toda la vida. Esa tarde llovió, esa noche llegaron gotas a tu cama y justo en ese momento, fuimos golondrinas contemplando desde arriba el albedrío, los inefables sentimientos con los que sonreíamos en cualquier callejón, las alas que aparecieron de repente. Entonces entendí el error, el petricor que nos estimuló los cinco sentidos durante aquellos siete días era mucho más noble que el día en el que Tolstoi lloró como un niño pequeño por la muerte de Dostoievski.
9
6comentarios 77 lecturas versolibre karma: 91

RAP libertad de expresión

Palabras como dinero
que no se quieren suicidar.
Libros que hablan de hambre
que ya no se pueden ahocar.
Letras asesinas difíciles de matar.
Nos cerró la boca el viejo general,
con la iglesia de la mano y un ilustrado cardenal.

Ahora nos la cierran
los que nos quieren gobernar,
políticos corruptos difíciles de atrapar,
ejecutas agresivos con polos de Lacoste
y un Ferrari en el portal.

Si te metes con el rey estás fuera de la ley
No opines de la cruz, no defeques no lo hagas
te darán la extremaunción, excomunión,
excomunión y a la cárcel por traidor.

No graves a un policía si pega a tu colega
puedes acabar con tus huesos en la trena
y si además, se te va la mano y les dás.
La ley antiterrorista te pueden aplicar

Ya sabes, lo mismo es defender tu integridad
contra un antidisturbios con escudo y demás
que quemar mobiliario urbano, tirar piedras,
o bombas de mano, cockteles molotov, hermano.

Libertad de expresión ¿para quien?
para mí, para ti o para él, si tú,
tú qué me miras, señor de bonitas palabras
y grandes mentiras,
es que quieres servirme de comida.
leer más   
14
9comentarios 83 lecturas versolibre karma: 103

Dos gotas de agua

Dos gotas de agua,
un día de lluvia convergieron,
en una ventana para el mundo mirar.
Soñaron a ser nube, y el índigo cielos sobrevolar,
para luego con sus aristas de cristal atados,
los istmos de las montañas acariciar,
esperar la paz del sol,
y así encontrar la libertad fluvial.

Rodar por las laderas, y besar las infinitas piedras y sus musgos,
procurando la sed de huérfano saciar,
y final con las manos de la madre fundirse
con la levadura, leche y pan.

Tras vapores de fantasías,
por un descuido del viento y sus canciones,
los cristales procuraron rumbos disimiles.
El volvió a navegar con las nubes,
ella reposo en el mar.
El desde la salina ala de las gaviotas observaba el inmenso océano.
ella cabalgando en dorsos de Delfines miraba el infinito cielo.

Mas una mañana, después de tantas mañanas,
tras una noche de borrasca,
dos cansadas gotas de agua,
convergieron el cristal de mi ventana,
para el mundo mirar.

www.youtube.com/watch?v=3Vxlmh6Kjdo
leer más   
4
2comentarios 32 lecturas versolibre karma: 53

So far away

Dos jóvenes felices,
Joan Alberto y Maribel,
en busca de libertad partieron,
tras invocar al dios del viento
y salir de aventura con él.

En espuma de los mares,
sus cuerpos adolescentes bañaron,
porridge de Escocia, probaron,
mezclado en kaiku vasco de leche,
con avellanas, y miel

Joan Alberto y Maribel, so far away

Como un par de nómadas cabalgaron,
en alados unicornios ancestrales,
meciendo al subir y bajar de las dunas,
sus indómitas crines sensuales.

Joan Alberto y Maribel, so far away

El gran Gengis Kan, rey de valles, montañas e interminable suelo, al llegar a sus praderas, les dio un viejo pergamino, lleno de días y noches, y una humilde vida sana, libre hasta el fin de derroches.

So far away

Y tú que imaginaste un más allá sin ansias de consumo, y de libertad sin definir…

¿Dónde dejaste esta tarde a tu amada,
a qué grandes almacenes, la llevaste a delinquir?

¿Y tu adolescencia añorada, dónde la dejaste morir?
leer más   
12
18comentarios 90 lecturas prosapoetica karma: 104
« anterior1234528