Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 2243, tiempo total: 0.026 segundos rss2

¿Dónde está el color?

¿De qué color son las cosas?
me pregunto mirando abajo,
al puzzle de calles extendidas,
desde la colina ladera abajo hasta el mar,
una ciudad mediterránea,
venosa, llena de circunvalaciones,
la superficie de un cerebro,
la mente colorida de algo
asomándose sobre el terreno.

¿De qué color es tú ciudad?
El color, su color,
es un problema para mis ojos
al que no encuentro palabras.
La miro desde el monte y no lo veo.
No hay definición,
ni idea ni concepto
con qué llamarlo.

Quizás, sólo quizás,
pase lo mismo con todas las cosas
valiosas,
que nos son complejas,
difíciles de ver,
imposibles de diseccionar,
simplemente están allí,
se intuyen,
se perciben
pero no se nombran.
Porque no se sabe,
por ser un imposible,
de límites indefinibles,
parte de la historia que no se agota.

Hay cosas a las que el lenguaje no alcanza.
Lo mejor a veces es callar,
guardar silencio y mirar,
dejar que el color siga sin nombre,
libre
entre el objeto,
la luz y
la mirada.



*
leer más   
5
4comentarios 29 lecturas versolibre karma: 85

~Tinta de luna ~

Tú y yo seremos
el renglón invisible
de un libro azul ...
Sin adornos ni puntos;
No existirán los márgenes
ni habrá salto de párrafo
y seremos historia;
“Tinta de luna
en destellos de prosa
y versos de aire “



@rebktd
leer más   
16
16comentarios 63 lecturas japonesa karma: 95

Un atisbo de humanidad

En una cálida tarde de verano, con un libro de poesía en la mano, me acomodo sobre la pálida hierba de un sombrío parque de la ciudad. Junto a un rosal que se llenó de espinas, porque olvidó dibujar sus rosas.

Abro el libro y el poeta envuelve mis sentidos con sus palabras y sus intensos silencios, logrando que la poesía insufle mi esencia y haga brotar destellos de eternidad en los extremos de mi existencia.

Y aunque sé que jamás lograremos entender lo que dice el poeta, trato de acceder a su reluctante voz, encontrar en ella el hilo conductor, desenrollar en una lectura la madeja. Entrar a los aposentos de la poesía.

Y siempre acabo preguntándome, una y otra vez: ¿Cómo escribir aquellas palabras sentidas y alcanzar a penetrar aquella voz luctuosa, sin tener que hundirme en los abismos de los que jamás pudo salir el poeta?

Esta tarde, frente a las hojas mustias de un rosedal, estoy leyendo a Miguel Hernández, y mientras recuerdo a mi padre muerto, la cálida voz de Serrat toca mi memoria, embriagado en el dolor de la elegía a Ramón Sijé. Es cuando el poeta me recuerda que no se puede hacer poesía, sin antes no haber sufrido de humanidad.
leer más   
6
6comentarios 50 lecturas prosapoetica karma: 86

Amiga Soledad

¿Cómo empezar cuando solo ves finales?
¿Cómo seguir si no tienes un principio?

¿Cómo voy a soñar si nunca duermo?
¿Cómo voy a encontrarme si no me he perdido?

Te busqué por calles estrechas, llenas de bares,
donde la música sonaba moviendo cuerpos que bailan
—que bailan o solo se mueven—.

Te busqué entre la gente que impedía que pasara.
Nunca quieren que te encuentre.
¿Por qué sueles esconderte?
Tú, vieja amiga, compañera incansable.
Sabía que podría encontrarte en el rincón
donde siempre supiste esperarme.

Últimamente, te he traicionado
con otras compañías, pero tú
no has dejado de abrigarme
los días oscuros, las blancas noches.

Descansa amiga, descansa
que tú siempre estarás para acompañarme.
leer más   
7
5comentarios 30 lecturas versolibre karma: 73

A ti

Yo no quiero un bonito diploma
que adorne el tabique de la habitación,
yo no quiero dormir en hoteles
con sauna y bañera de hidromasaje,
yo no quiero unas gafas que puedan
mirar a través de las prendas de ropa,
yo no quiero dinero hinchando
el bolsillo trasero de mi pantalón,
yo no quiero subir a un ferrari
con una morena tremenda a mi lado,
yo no quiero firmar el poema
perfecto que sueñan los muchos poetas,
yo no quiero un trabajo completo
(domingos, festivos y sábados libres),
yo no quiero esperar en la barra
que un alma cándida venga a invitarme,
yo no quiero escuchar el concierto
que Queen dio en Vallecas hará tres trienios,
ni tampoco meterme una raya
y botar como un loco en la pista de baile.

Yo lo que quiero es mirar tu mirada
y sentir tus palabras envueltas en aire
y hundirme en el barro añejo
que hermosa y soñada y amada te hace...
¡yo lo que quiero,
cariño mío,
no es otra cosa
que no seas tú!

Yo no quiero un crédito fijo
que tenga intereses al cero por ciento,
yo no quiero quitarme barriga
pensando que así gustaré mucho más,
yo no quiero entrar a un gimnasio
y salir caminando como un croissant,
yo no quiero creer que no existe
aquello que no alcanzan a ver mis ojos,
yo no quiero tocar la guitarra
al lado de Carlos Santana o Sabicas,
yo no quiero en mis pies unas rebook
de fuertes colores que vuelen mil metros,
yo no quiero un piso más grande
en el que el salitre se huela al salir,
yo no quiero placeres de saldo
y sábanas tibias y besos expertos,
yo no quiero estudiar bellas artes
ni ciencias sociales ni lenguas ni nada,
ni tampoco que filmen mi vida
y luego se llenen o palmen los cines.

Yo lo que quiero es mirar tu mirada
y sentir tus palabras envueltas en aire
y hundirme en el barro añejo
que hermosa y soñada y amada te hace...
¡yo lo que quiero,
cariño mío,
no es otra cosa
que no seas tú!

Yo no quiero llamarme Rick Blaine
y dejar plantadita a la bella Ilsa,
yo no quiero un filete de kobe
servido con vino de sangre de toro,
yo no quiero escribir como escriben
Neruda o Borges o Márquez o Rulfo,
yo no quiero seguir a Siddharta
notando el silencio adentro del alma,
yo no quiero absolver los pecados
que siembran mis ojos de un brillo especial,
yo no quiero marcar un golazo
y miles de voces se fundan en una,
yo no quiero beefeater con cola
ni chivas four roses ni alhambras reservas,
yo no quiero quemar a los jueces
corruptos que matan a Doña Justicia,
yo no quiero olvidar el pasado
aceptando el presente y obviando el futuro,
ni tampoco pescar el atún
de la década a pulso con hilo de nylon.

Yo lo que quiero es mirar tu mirada
y sentir tus palabras envueltas en aire
y hundirme en el barro añejo
que hermosa y soñada y amada te hace...
¡yo lo que quiero,
cariño mío,
no es otra cosa
que no seas tú!
leer más   
8
4comentarios 59 lecturas versoclasico karma: 93

Dime si conmigo fuiste feliz

Dime si conmigo no fuiste feliz, si no era yo suficiente para ti, si necesitabas más razones para quedarte junto a mi, si no podías cambiar por mi.

Me enseñaste a qué los besos no se sienten en los labios, a qué el sexo no sea tan necesario, a ser compañía aunque haya de por medio mil millas, a descubrir otra forma de sentir.

A buscar formas de pasear juntos, de usar video llamadas para mostrarnos lugares, a qué podías tomar un café ☕️ y conversar horas de libros, películas y poesías, hasta de hacernos parte de nuestros mundos sin necesidad de estar juntos.

Dime no fuiste conmigo feliz?
Sé que se necesita más para seguir, pero era cuestión de tiempo poder juntar, dos corazones que se encontraron al azar.

Cuando dos almas se reconocen, ganará las ganas de tenernos contra las mil excusas de perdernos.

Dime aun te acuerdas cómo fuimos a el lago, y através de mi cámara te dije que te amaba, que con nadie me he sentido así, y que sabes más de mí que cualquiera que tengo cerca de mi.

Aprendí que podías calmarme con tu voz, que solo necesitaba de tu tiempo, que me ilusionaba con la canción dedicada, y las palabras tantas veces pronunciadas.

Pero no fue suficiente, pues se necesita un verdadero compromiso y que dos se amen suficiente, para no dejar que el amor lo mate la distancia en el tiempo.

Las letras de mi alma.
leer más   
6
2comentarios 42 lecturas prosapoetica karma: 75

La librería mágica

LA LIBRERÍA MÁGICA


No sabía dónde estaba, pues aquel lugar parecía un almacén lleno de
libros. Todos hablaban -entre sí- un idioma parecido, aunque no lograba
entender nada. De pronto saltó uno y me dijo:
-¿Tú eres nuevo por aquí? -Le contesté que sí; y que si ocurría algo:
-¡No, no!, -me dijo-: -Solamente, te advierto de que tengas cuidado, ya que
estos libros son mágicos y no puedes despertarlos; como lo hagas, te darán
la lata y luego te volverán loco.

De pronto, veo volar a Don Quijote de la Mancha, en su bicicleta
cósmica, cabalgando entre el escaso espacio de pared en pared.
En las estanterías se oían voces lejanas; pertenecían a los personajes
de viejas y nuevas historias, como queriendo salir todos a la vez y contarme
sus batallitas, o sus cuentos.
Un caballero con barbas me chistó, diciendo:
-¡¿Qué haces por aquí?! ¿No sabes que esta prohibido merodear por
ciertos lugares de luces y sombras?
-No se nada -le dije-; tan sólo estaba mirando los libros...,
-Estos no son libros: son pensamientos enlatados en papel y prisioneros,
nos cortaron las alas; -además, me dijo-:
-Soy Séneca, el andaluz de Córdoba; enjaulado en mi libro de oro. Un
murmullo debajo de las estanterías me avisa del peligro que corro en ese
lugar, pero sigo rastreando, entre ellas, porque mi tiempo se detuvo, y quiero
saber el porqué de todo ésto; si, tan solamente, son libros escritos con letras
en un abecedario ordenado y libre.
Los pensamientos creados de muchas mentes prodigiosas, llenas de
sabiduría y talento:
Aquel de los molinos de vientos, Miguel, su nombre eterno, el
creador de D. Quijote señor, el de los sueños surrealistas y caballero,
merodeaba por este jardín, entre marañas de polvo, un ordenado
desorden de pensamientos.
En un recodo, en el ángulo metálico de las mágicas estanterías, vi al
mismísimo Federico, leyendo su cuaderno original, del “Romancero Gitano”,
como se limpiaba las lágrimas de bronce, revoloteando golondrinas alrededor
de su cuerpo, ahuyentaba, en su cabeza, a los pájaros.

Su vecina Carolina, las de los bellos ojos; la de pómulos sonrosados,
coronados de poemas, de versos de amor; toda su sonrisa iluminaba el
espacio: poeta de Almendralejos, luz de Extremadura (Espronceda, sufría en
silencio por su amor).

Todos son voces: del ocaso al abismo y del abismo al ocaso. Muchos
libros hablando y yo sólo escuchando sus letras: El punto, la coma, el
paréntesis, la interrogación y la exclamación, riéndose del punto y coma, sin
poder estar separados...

Las flexibles historias del mundo, danzando al unísono; sobre un
camino de aire y de polvo, en este desorden de paz; en un silencioso pasado
de ausencias, con palabras que gritan.

En el suelo, un libro se queja: ha sido pisado y le hicieron daño en sus
cubiertas: El maravilloso(tan antiguo, como moderno) Kybalión, llora de dolor
y soledad; quiere la libertad que anuncia en sus páginas; ser rescatado de
su estantería para poder descansar en los pensamientos más espirituales y
profundos.

Un aroma aterciopelado, desde un rincón, nos comunica olores de
siempre: Almizclen, Hierba buena, Tomillo y Romero...

Miguel Hernández me habla de sus horas en la cárcel, poeta del
hambre, del sacrificio,de la pena y el dolor; durmiendo en una jaula sin
libertad (pero con alas para volar).

Remolinos de aires nos envuelve en la lectura, Schespeare y
Lord Byron, Borges, Salinas, Cernudas, Pacheco, Valhondo, Lencero, León
Felipe, Kavafis, Pasolini, Bod Dylan. Merodean entre las páginas, ordenándo
las palabras, jugando con las sílabas, los espacios, Gala, pasea su bastón.

Dentro de este templo, de la palabra escrita, nos encontramos a
Rosalía de Castro, Carmen Pardo Bazán, Dulce Chacón, Almudena Grande,
Mª José Fernández... Todas, expresándose, con versos encadenados:
caminos creativos, en el Universo escrito.

Se mezclan las ideas, los pensamientos, alrededor de un oasis lleno de
estrellas. Una fuerza invisible de sentimientos merodea a las estanterías, en
un mágico pensar. Los hilos del saber florecen en el techo del olvido; y las
palabras piden libertad, como queriendo escapar de un laberinto de
intolerancia y despecho.


II

Los libros almacenados, desean ser adoptados por manos limpias,
sedosas, delicadas, sin mancha. Manos purificadas con el único elemento
posible: la Cultura (El poderoso Saber del Hombre y nunca la ignorancia de
la bestia o la oscuridad).

Desde el abismo más luminoso donde todo ciego ve, hay hadas con
sonrisas fotográficas, con luces de plata. Aquí, Piter-pan, juega con
Campanilla; juntos navegan en mares imaginarios con radiantes sonrisas.

En la bóveda, rosada, de pájaros es donde -el hombre- anida en sus
ilusiones. El tiempo está detenido en este templo de cultura solitaria.

Láminas, fotos del pasado... y un futuro lineal rodeado de mesas de
tertulias; donde se contemplan y se aman, con miradas furtivas:La novela, el
ensayo, el teatro, la poesía, la narración, la biografía, se casan con la luz y
las sombras, iniciando un camino con un futuro de resplandor, sin límite.
Los ecos, lejanos, me avisan de posibles tormentas literarias: Un
intruso dando voces, sorprende a la mágica librería. Es un libro nuevo que
viene empujando, como un torbellino, con aires caracoleados, entre los
entrantes y salientes de cada libro; éste molestando a los otros. Sus hojas se
les encresparon; hasta se cristalizaron las letras: Quiere un hueco social,
entre las mágicas estanterías (la oportunidad de ser seleccionado y leído, en
su “Horizontalidad Sentida”, permanente.

En la Librería Mágica, es donde está representada la historia y el
pensamiento de cada escritor(y es un mundo que simboliza la Cultura): ¡Ah,
mi querida Librería!¡No despiertes nunca!, porque en tus sueños está la vida.
leer más   
7
2comentarios 79 lecturas relato karma: 80

unicornio libre

Los fantasmas del camino susurran tu dulzor,rios de niebla brotan tempestad ,unicornios libres van atu encuentro, el jinete vencio al portal va a tu encuentro.
leer más   
3
1comentarios 33 lecturas versolibre karma: 47

Felicitación con tarta de hojaldre y nata con guinda (Para Letizia, en su?...xx cumpleaños)

¿En qué me debo fijar? ¿En su sempiterna sonrisa? ¿Sus pendientes ¿Su cabello? ¿Su collar?
Voy a ignorar todo eso, y algo de su prosa publicada, dedicarme a repasar.
Veo que describe a un soñador, Y lo que esa hermosa dama piensa, para él es un honor.
Sobre sí misma dice, que el cielo es su tope para soñar, hasta donde por amar a alguien, ella es capaz de llegar
¿Y si por llegar tan alto caes?
Los cimientos del suelo no podrás traspasar, los brazos de tu ángel querido, al instante te van a atrapar, abrazarte, besarte…Y luego, una polka norteña, jarana de Yucatán, la bamba de Veracruz, la flor de piña de Oaxaca, y jarabe tapatío, bailar
Tienes muy buena estrella, desde aquella pubertad, vestida de inocencia y encomiable ingenuidad, Igual que de talento, ya llegados a ésta edad
A veces no estás en vena, Y te invade, titilante pena; pero no es eterna condena, como la del ángel triste del jardín, cuyo inesperado desenlace feliz, consiguió una tarde la musa, inspirarlo precioso en ti
Ahora eres una señora, con espacio de juventud, con tiempo para un te amo, aunque eso no lo digas tú
Nos invitas a escuchar cuentos, Y cuando estamos la mar de atentos, dices que es puro cuento, y no nos lo puedes contar. ¡Qué nobleza! ¡Qué honesta sinceridad!
A mí, que entregué a la radio, tres cuartos de mi vida profesional, me has recomendado, música de Enigma escuchar; hace tiempo que - ¡Le roi est mort VIVE le roi ¡ - es el eco que reverbera en las paredes del monasterio de mi alma, y gira y gira el disco, como una noria sin parar.
¿Y esa sensación del deja vu?
La he experimentado al subir a una montaña, donde dibujándolo en la cima estabas tú.
¿Cuándo? Cuándo te atreviste a amar un todo. El día de la tierra, a la que yo, desde un satélite sentado, he llamado, gota azul.
Revélanos ahora tu secreto letizia, guardado en un cofre revestido de tul
Confiésanos sutil amiga: ¿De quién son esas manos que tú dices escriben versos y prosa, libros de ensayo y rapsodias hermosas?
Toma también las mías y si eres zíngara que estudia enigmáticas runas, descífralas. Son manos de un curtido en mil batallas, guerrero, de noble estirpe montaraz, aspirante a capitanear la guardia, de tu almenado palacio real.
Toma si quieres éstas manos, y veas lo que veas en ellas, no huyas, aunque al rozar la piel de las tuyas, salten centellas y rayos.
Responde en el estrado Letizia, al maestro buscador de la verdad ¿De quién son esas manos sin identidad, que tus jóvenes labios quieren besar? ¿Tal vez de ese ser que con su palma abierta, una mañana de primavera recién estrenada, se adelantó a recoge esas gotas de rocío, para ofrecértelas de regalo?
Si no es así, yo mismo, por la presente, desde Europa, hasta el nuevo continente, aun habiendo de por medio un inmenso océano, y sobre él, supersónicas águilas con alas de acero, volando, te mando en valija diplomática, gotas de agua transparente recogidas de las primaverales hojas de un cerezo en flor.
Y ésta puntual misiva, escrita en prosa de ensayo, para publicar en Poémame, el 17 de mayo.
leer más   
9
6comentarios 68 lecturas prosapoetica karma: 96

Ecos

Recuerdo un anillo de aire
y el viento en tus labios,
a veces todos los libros nos regresan
a la ceniza de los ojos
y soplo
y no se va tu nombre.
16
2comentarios 43 lecturas versolibre karma: 95

"Jeannete"

¿Hasta cuándo te cito?,
ya te siento presente en cada rincón,
desvelándote en vida,
paseando libre y como siempre amando.

En esta noche se desvive el glamour,
el glamour callejero,
de las ventanas antiguas,
y las puertas que esconden cientos de años.

Las calles que nos sosiegan,
todos los parajes que conocemos,
a los que no queremos ir,
al que ansiamos visitar,
pero de todos modos,
que son y serán nuestros modos,
podemos reír y llorar,
en la ciudad teñida de plomo.

nos merecemos algunos caprichos,
delirar continuamente,
a la suerte,
en la boca del suplicio.
leer más   
7
1comentarios 322 lecturas prosapoetica karma: 83

Hogar, dulce hogar

Rozo con la punta de los dedos las ramas más altas
que besan el cielo
con la misma dulzura que lo acarician
y lo amansan.
Los pájaros le han declarado la guerra a las nubes
por intentar ponerle un límite a su infinita imaginación.
Y cantan burlones
que son libres y rebeldes,
que ni ellas
ni la peor de las tormentas
podrán jamás atrapar sus alas
sino desearlas,
como se desea la imposibilidad de todo aquello
que no se puede tener.
Y que su única patria
es y siempre será el viento
por ser el único capaz de amar su libertad.
Huele a enero y a tierra mojada.
Me he empapado los pantalones de barro hasta las rodillas,
y he rugido hasta doler la garganta.
La brisa es fresca
y me susurra al oído que me suelte el pelo,
que deje libres a todos mis monstruos,
porque hoy
mi instinto animal
se siente más salvaje y puro que nunca
y es capaz de dejarlos en bragas
en las mil y una batallas
que les proponga el viento.
He abrazado a la luna
con el corazón abierto de par en par,
y sin darme cuenta,
ha llenado sus esquinas de flores
y de toda la belleza y vida que tengo a mi alrededor.
Para que cuando sienta que no soy de ningún sitio,
que el único que me acompaña es el viento,
entienda que mi verdadero techo lo tengo dentro.
Que todo esto forma parte de mi
porque yo soy parte de todo esto.
Y que nunca estaré sola
mientras los pájaros sigan siendo libres y rebeldes,
el suelo, de vez en cuando,
siga oliendo a tierra mojada,
y la luna siga llenándome el pecho de flores mientras duermo,
para que nunca olvide quien soy
ni de donde vengo.
leer más   
9
7comentarios 86 lecturas prosapoetica karma: 89

¿Qué es el amor?

Sublime sentimiento,
divino y misterioso y divino,
fundamento de locos enamorados,
le gusta reír y cantar y jugar,
llave del cofrecito mágico que inspira,
científicos locos que no creen en espontaneidad,
el amor:
No se oye,
no se ve,
no se toca,
no se huele,
pero es real.
Dios es loco de locos,
creó amor,
simetría,
mitad y mitad,
reciprocidad.
El amor nace y se propone,
el amor es mi Dios,
motor que mueve el mundo,
más allá de las fronteras va,
¿qué es el amor?
Amor: es el sentimiento pensado…
10
1comentarios 54 lecturas versolibre karma: 93

El Más Hermoso Trabajo (Por el Día de la Madre en Varios Países del Mundo)

EL MÁS HERMOSO TRABAJO

Ella realizó el más hermoso trabajo
el más anhelado por muchas
ser madre, abuela y amiga.

Ahora desde el cielo
vela mi camino
en los senderos de vida
donde me tocó vivir.

Ella se llama: Cecilia
y digo se llama
porqué a quién queremos
jamás muere
siempre nos acompañará
hasta el final de nuestros días.

Abuela querida
gracias por ser mi amiga
por haber realizado
el trabajo más hermoso y difícil del mundo
ser madre, abuela y amiga.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
De Mi Libro: "Hombres y mujeres sabios (la sabiduría de los ancianos)"-Finalista del Premio Literario Reinaldo Arenas Versión Poesía 2017 Creatividad Internacional, Miami Florida USA.
leer más   
9
2comentarios 91 lecturas versolibre karma: 93

Asociación libre

(I)

Ella es baúl escondido en el lecho marino,
visión a tientas por tanta niebla en el camino.

Ella es un signo de ausencia, rastro en la memoria,
tierra improductiva labrada, ayer, por la gloria,
es flecha lanzada sin ninguna trayectoria,
melodía en reposo que no produce euforia.

Ella es ardiente brasa, cubierta por escombros,
clave revelada sin sorpresas, sin asombros;

la babel de única lengua, como un remolino,
fósil olvidado en ámbar por la prehistoria
¡Me libero del diván, del peso de mis hombros!

(II)

El reflejo de la luna en una noche clara,
huella borrosa, de piedras en la vieja tiara.

Ella es un fantasma, es una novela, es ficción
como un espejismo, parecía una ilusión;
me hace tener más dudas y perder la razón,
entender qué fuimos, se había vuelto misión.

Basta de asociación libre y de atención flotante
Me harté del analista, cinco años es bastante.

Finalizó el reinado la confusión se aclara
no pensar en su nombre, ni en su definición
ya no importa más quien fue o quien es en este instante.
leer más   
2
sin comentarios 27 lecturas versoclasico karma: 26

La vida

La vida
habita en cada verso
y se trata de momentos,
levanta tu mirada,
observa aquella estela
que adorna el firmamento
de estrellas ya perdidas
ya idas hace tiempo.

La vida
se trata de momentos,
dejadla correr libre
alejada de tormentos…
leer más   
5
4comentarios 81 lecturas versolibre karma: 74

Caperucita va armada

En su mano la plata fulgurante
de una bala que espera amenazante.

En la cesta está el arma requerida
y un licor, elixir que cedió el druida.
Que si el lobo aparece, prevenida,
le hablará con su voz desinhibida.

No es la historia del libro la que cuento,
pues la niña le dio con mucho tiento

una vuelta valiente y trepidante,
que en justicia también es merecida.
Ese lobo, por fin, tendrá escarmiento.





Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/05/13/escribe-tu-relato-de-mayo-iii-la-escritor
18
23comentarios 110 lecturas versoclasico karma: 107

Un jueves cualquiera

Un jueves cualquiera, una tarde más,
me preguntabas qué pensaba cuando tú
aún sabiendo de antemano la respuesta.
Todavía, puedo recordar
el verde de la botella reflejando verbos,
y una bandada de pensamientos
fugados del baúl
donde mi corazón los había encerrado
hace tiempo
con la llave de un cerebro quemado.

Hablar, escoger, distinguir...
no saber qué decir, ni saber
si valdría la pena perder el tiempo.
Tiempo que transcurría
a la vez que surgían ideas,
bajando la marea de aquella botella
que vaciaba en los versos,
palabras mías.

Un jueves cualquiera, una tarde más,
ver putas maravillas en mis recuerdos.
Interpretando e intentando entender
qué coño llevo dentro.
Buscando en mis gestos
una contestación
que no sé expresar con la voz;
aunque tú, enseguida, comprendes
mis textos, mis verbos, mis pensamientos.
Hasta consigues que el corazón
le ponga un candado al cerebro,
y me empujas hacia un abismo
en el que el fracaso tendrá que ser
el mayor de mis éxitos.
leer más   
10
9comentarios 83 lecturas versolibre karma: 97

Ella, una rosa

Ella era simplemente así, llegaba cuando menos la esperabas y desaparecía en un parpadeo. Nunca se quedaba demasiado, apenas un par de cafés y luego volvía a irse. Jamás entendería sus motivos para haber elegido a la soledad como única compañera pero le era tan fiel.
Ella era así, tan brillante y fugaz como una estrella, tan delicada como la más suave melodia y tan fuerte y fría como el acero.
Ella era sinplemente así, suave y fria, radiante y fugaz, pura y solitaria...
Ella era arte, era poesia, la mas bella e inalcanzable pintura, la rosa con las más afiladas espinas, y todos sabemos lo que se dice de las rosas, amigo mío, que no han nacido para amar, que no pueden poseerse.
No, amigo lector, las rosas son salvajes, son libres, son solitarias. No puedes tenerla solo para ti, no puedes acercarte a ella sin que te hiera.
Quizá por eso las rosas más hermosas son las más solitarias, por ser las más hirientes...
Dime, pequeña rosa, por qué escondes tu belleza tras tan mortales espinas?
No, amigo querido, las rosas no han nacido para amar, no puedes poseerla.
Ella era simplemente así, tan cambiante y libre como el viento, tan impredecible como un rayo, tan poderosa como un tornado.
Ella, querido lector, era la tormenta. Arrasaba con todo lo que se entrometiera en su camino y tenia el poder de purificar la más profunda de las heridas del alma, y era tan hermosa...
Ella era simplemente así: LIBRE
4
sin comentarios 83 lecturas relato karma: 41

Verano vivido

VERANO VIVIDO PLATEADO AZUL Y BLANCO. 2010-08-29

I Parte.

Aquella tarde caracolas de mar volaban por el espacio, horas tempranas nos avisan
Al día siguiente el aire sopla de levante, moviendo velas múltiples en el horizonte del agua.
Alto como una torre va Miguelillo por la playa, observa con ojos vidriaos la esperanza
Altanero como una espada y fibroso, camina con pisadas firme sin voz ni palabra
Alguien le dijo al otro lado del océano hay una muralla, llena de enormes piedras
Altas como una torre fuerte y gruesa sin ventana.
Aleteaba con sus manos el loco de madrugada, sus manos giraban alrededor de su cuerpo como un paraguas.
Alas de un pensador lleno de vida sin vida sin esperanza, como el loco de Picasso
Desnudo y orinado mojado hasta los pies descalzo.
Al Dios de los vencidos, un desafío honrado.
Moviendo el Universo plateado.

El viento se cruzaba en mil direcciones limpiando y como un relámpago se iluminaba la calle,
Rostros sin expresiones paseaban sin ruidos
Pisadas huellas indelebles dejaban por el camino
Siempre el aroma de Tánger, en su mente loca de sabiduría pasadas y vivencias comidas
De día volaba el machuelo con sus ojos vidrios, y su plumaje nuevo
Olores a especies de colores tostados y ocres, rostros de bronce iluminados por el Sol

Cuerpos doblados en plata y blanco, y el negro como un regalo desafiando al espacio dorado.
Paredes de tonos azules, nos recuerda a cielos y mares.
Gestos de vida, brillante alegrías cogidos de las manos, energía positiva andando.
Lluvias de verano.

Luz seca abriendo veredas para caminar despacio, dentro del cántaro aguas y aires del pasado, lagrimas desterradas a los océanos.
En la plaza aves y reptiles, el calendario, el reloj, la sombra, se ha parado, Tánger camina lento y despacio.

El profeta andaba y buscaba, su pelo rapta blanco trenzado, cabeza y barba iluminada por el rayo
Sabiduría andando, silueta difuminada, soporte transparente y técnica mixta del pasado y presente
Dejaba una huella de dolor
En el espacio ausente
Entre la palabra la sonrisa y el llanto.

Silencio está cantado el gallo, solo en la alborada, me recuerda a Granada su Albahicin y sus gitanos .

Tornasoles giraban alrededor de su figura y el aire modelaba los árboles quietos
El mendigo lleno de todo y vacío de alimentos, caminaba lento, muy lento
Fuente de saber, universidad callejera con sangre, dolor, y miseria.

La sombra le acompaña y la tristeza es su compañera, truenos apocalípticos destruyen sus sueños, y su libertad se revela, profetas de los desiertos y los mares.
Poner orden en su cabeza, la dejadez, el miedo, golpea sus pies desnudos en las aceras
Es el testigo del milagro de los panes y los peces, y no tiene que comerse, solo sudor y barro a diario le acompaña.
Mañanas sin sombras, acarician sus miserias diarias, vientos de sabores tristes y húmedos en su cabeza,
Profeta de Chaouen
Sol con tormentas
Ser humano abandonado
De dolor y soledades desiertas.

Silencios rotos en estas calles estrechas, la montaña que se toca con las manos y brota de ella el agua, blanca, azul, serena.

La llamada a la oración descalza la conciencia, aunque libres, atados aún tronco florecido con mágicas recetas, creando con el viento caricias en sus manos.

Levitando la tarde ha perfumado sus existencias
Una mano poderosa, les lleva a crear y extasiar, la verdad de una fe llena de esperanzas
Primavera del profeta.

No son candados, ni si quiera son besos ni caricias que nos llegan, son ramas secas vidas enteras, sin fronteras
Tánger dormida y despierta
Media luna iluminada, el verdadero loco de Picasso, viviendo la mañana resucitada
Volveré despacio me sentaré en las puertas y ventanas de Chaouen, en sus silencios me dormiré.
leer más   
4
sin comentarios 25 lecturas relato karma: 48
« anterior1234550