Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 1982, tiempo total: 0.007 segundos rss2

Nada

Todas las escupideras enamoradas de tus labios
resabios de un amor fraudulento en el hospicio
palabras arrojándose a los precipicios
de los sordos paredones de una sucia sociedad.
¿Que más da?
Un diario mojado para explicar esta vida opaca
la luna que se baja solo para tu sexo encendido
una copa de vino derramada en tu sangre fría
el alma mia que llora la hora de la parca.
¿Que más da?
leer más   
6
1comentarios 21 lecturas prosapoetica karma: 96

[Inevitable ( para siempre,nunca)]

E
Ll
a... Guarda los pedazos
entre sus pulmones

Se intoxica la vela
y se apaga la calle

un clavel dorado sujeta en sus labios

Para siempre nunca

Para nunca siempre
Su aroma ha guardado

Atesora los pétalos
Y
Trepa
por
su
tallo

Y alcanza la Estrella ...

la posa en su almohada
y se abraza a su estela

Y la noche la llora

Y su luna tiembla ...

youtu.be/Un6avg_D4yo


@rebktd
leer más   
18
15comentarios 67 lecturas versolibre karma: 149

¡Oh, Puebla! En conmemoración a la tragedia del 19 de Septiembre de 2017 en Puebla, Méjico

Brama el vientre de la tierra en su locura,
mostrando altiva su poder desde el comienzo de los tiempos,
en estruendos lisonjeros a destajo,
en variantes pulsaciones incandescentes
prepara su rugido de años silentes.

Como acto ritual la tierra mece
su eterno giro de atracción que la conmueve
y entre ires y venires su faz renueva.
Sin querer lastimar, sin ser malévola,
siendo martes en septiembre…
a las 13.14… justo allí, se estremece.

Y comienza a rugir con voz felina
y parte la roca como broca diamantina,
sin saber que al temblar su faz divina,
traerá quimeras a una población que hasta hoy llora la pena.

Almuerza el infante recién llegado de la escuela,
la abuela duerme su siesta tempranera,
en la oficina los ordenadores calculan estadísticas de ventas
y el cartero reparte encomiendas.
Día igual al amanecer de cualquier día
que al llegar pasado el mediodía,
el grito de la tierra en hecatombe,
resonó su furia en todo Puebla.

Como papel cayeron las paredes
y la corteza se abrió en grietas sin finales,
donde los gritos de la gente no se oyeron
ante el bramar ensordecedor de sus entrañas
Fue un tiempo de eternos instantes
y momentos, como cuadros en cámara lenta, días de terror,
hielos de dolor y un sol sin lumbre…
Gente por ahí saliendo a correr, buscando algo firme,
que bajo sus pies no vibre otra vez el dios de las cumbres.
Llantos de terror, pánico, escozor… perpleja la gente…
Las bocas cerradas, los ojos incrédulos,
un frio en la piel que quema los huesos
y el corazón a mil en doble latir de supervivencia.

Los niños perdidos, llorando entre las piedras,
los perro aullando el dolor de una perdida.
Escenas repetidas en cada callejuela…
Tristeza de no saber si aun su amor vive,
desolación de ya no tener casa, ni techo , ni cama,
ni saber dónde estará nuestra querida Ana.

El futuro cierto se sepultó bajo tres metros de escombros
y nuestros corazones no salen de su asombro.
Toda la ciudad quedó reducida a nada
y nuestros hermanos perdieron lo que más preciaban,
el mundo entero los acompaña
y aun así la desolación invade sus almas.

Y en números se cuentan sus réplicas,
nos dicen de trescientas setentas las vidas hoy muertas,
heridos… de a siete se cuentan los miles,
las perdidas en billones
y el dolor de ausencias medidos en infinitos galones.

¡Oh, Puebla,
que hoy llora la pena de una destrucción injusta y certera!
¡Oh, Méjico de tantos embates,
desde las ruinas siempre muestras al mundo tu grandeza!

A.B.A. 2018 ©
Amalia Beatriz Arzac
Buenos Aires Argentina
leer más   
13
5comentarios 97 lecturas versolibre karma: 130

CUENTAN LOS ESTUDIADORES... (En Castellano Medieval).

CUENTAN LOS ESTUDIADORES
(Experimental en Castellano Medieval).


Vosotros, criados, que tanto mostrais
si puede librarvos del mal que esperais.
E libro del mundo e de su pasion
si fue que por todos pasaste la muerte
las glorias del mundo son muy abreviadas
e todas caducas al fin como sueño
sabed que son dones del mundo quitados.

Caer recelan los muy poderosos
e temen los ricos sus bienes perder.
Los sabios han miedo de su peligrar
sus muchas virtudes por todos loadas.

Por tu cauto modo avrán gran renombre
muriera la fama de sus subcesores
Tan grandes séyendo los cuales
su nonbre se viera sienpre callado.

Asi como cuando la nuve se para
que da tenebrura, delante del sol.
Y en son de tristura, queda la tierra
despues de mirada la triste vision.
De ser muy lloradas son cosas por cierto
que más bien quisiera absente de aquello.

Non paresce ser bien fecho
grant secreto equí yase.
Nescedades de otros usan
al que dice las verdades
que le quiebran la cabeca.
Nunca yo seré covarde
et por onrra e por provecho
a buen fin e sin mestura
como en ella es contenido.

Tajen plumas escrivanos
et sotiles alquimistas
coxos, mancos, mudos, ciegos.
Cada punto con su raya
noten bien si ay falacia.
Ca sin falta nin sagacia
do aprendí faser borrones.

De sciencias espantantes
como quiera que mi pluma
de escrevir se va enojando.
De tan acidente grande
que la llama que mas arde,
tal error et tanto mal
non lo vieron los nascidos.

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez.
leer más   
18
10comentarios 60 lecturas versolibre karma: 138

Mi amor de padre

Genero abierto

Mi amor de padre

Tu tienes un pedazo de mi alma
Eres la felicidad que hace andar mi corazón
Tu sonrisita
Te parece tanto a mi
Nadie lo puede negar .

Por eso voy romper los parlamentos, las leyes y los likes
decirle al mundo enteró
te extraño
Sin ti
Mis dias no son felices
No me resignó a perderte
Un recado a los que te quieren alejar de mi
Estoy dispuesto a luchar contra viento y marea
Caminar en el fuego
Para demostrar que eres mi aire vital.

Que quedé grabado en la historia
que he luchado por ti
Me empujan
Aunque caigo
me levanto
No pierdo las esperanzas de abrazarte
El verdadero amor puro
Lo cambiaría todo por sentir tan hermosa sensación.

Tengo tantos sueños
Tengo un nudo en la garganta
Ganas de decirte te amo
Estar en tu descansar
En tú amanecer
Tengo tanto que aprender de ti
Enseñarte cosas
Que te sientas orgulloso de mi
Ser tu mejor ejemplo.

No podemos esquivar el dolor
El tiempo perdido
El amor de padre siempre es juzgado
Pero nadie estas aqui cuando en las noche lloró por ti
Todo mi amor
Para ti.

El maqueabeluco
REVOLUCIÓN POÉTICA
@2018
SENSACIONES.
leer más   
4
1comentarios 17 lecturas versolibre karma: 66

Tristeza en Mi mayor

Estoy aquí, triste...triste de ti, de mi, de nosotros.
Estoy buscando tus ojos, tu amor, tu mirada triste y ausente.
Te busco en lugares concurridos, en los sitios donde acostumbras llorar y enla plaza donde dejaste un día abandonada tu tristeza.

Estoy aquí, triste, buscando tus ojos, tu amor, tu tristeza de mi, de ti, de nosotros.
Estoy aquí, tú eres la que me falta.
Mirándome de cerca podrías decirlo todo con un beso.
Mirándome de lejos sólo podrías matarme.

Pero yoestoy aquí, triste de tu boca, de mi boca y de ti.
A donde llevasté mi corazón herido de tu nombre?
A la noche que enmarca mi tristeza?
Al aire que me evita y pide espacio?
El abandono mío cerco mi tristeza y tu, la que yo amo, no está aquí.

Pero yo estoy aquí, sin ti, triste...triste de tus ojos, de tu pelo, de tu cintura y de mis brazos que extrañan tu vida.
Pero cuando tu estés triste, dolorosamente triste, aprende a llorar y busca mi boca.
leer más   
12
2comentarios 69 lecturas versolibre karma: 124

La verdat pura... (En Castellano Medieval)

LA VERDAT PURA
(Experimental en Castellano Medieval)


Con deseos muy flacos e viles
la verdant pura se ronpe, desquica.
Por la grant cisma e debate muy vano
con los argumentos que fizo cuestion
non pudieron a otro esleer
e fincaria en sinple unitat.

Fizieron grant daño, et la grant cobdicia
dapños e sañas con toda avaricia.

Despues del parto donzella
e venga a punto de gentil amor
mansa mente sin bollicio
non dando a sus carnes vicio
de los cielos puerta e llave.

Sepan que es arbol de grand maravilla
e torna fortuna en calma
linda rosa muy suave
su alma sea gosozza.

Sienpre bive sin pavor
de tantos bienes conplida
abondada e guarnecida
una cossa que non es,
si en vos fuesse, sería.

Mandad-me que dance, non entiendo el son.
Todo cuanto tengo quiero perder
en lugar de tanto veo que llorando.
Andan todos esos, no fallan abrigo
mucho es superfluo el vuestro alegrar.

Fia de mi, amigo, como de otros fias
dejad las rasones, venid, venid.

Si bien vos quiere, quite vos agora.
¡Ya non tenes tienpo de saltar paredes!.

Entre los muy buenos bueno,
es viva e clara fontana
de frutas, rosas e flores
e de suaves olores.

Abstener e aver tenpranca
de los vicios e deleites.
Ofensor de la maldad
quien sin freno allí se lanza.

Con subjección e humildad.
Como oro de entre la escoria.
Por obra muy singular
tan notoria es esta cosa.

¡Que ella fabla si yo callo!.
Solamente ruego yo
¡Non lo dejase olvidado!.

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez.
leer más   
19
11comentarios 67 lecturas versolibre karma: 125

Mis ojos

Esos ojos,
reflejaban el bosque,
la primavera.

La vida.

Esos ojos,
teñidos en rojo,
ahora reflejan dolor.

Mujer de negro.

Esos ojos,
sueltan ríos,
todo es frío.

Un corazón vacío.

Esos ojos,
lloraron sangre,
reflejan masacre.

Sin ti.
leer más   
20
15comentarios 87 lecturas versolibre karma: 139

Agua pasada

Hace ya tiempo que mis nubes negras
No lloran sobre tu tierra seca,
Donde nunca crece nada
Porque desprecias lo que regalan....
leer más   
15
8comentarios 90 lecturas versolibre karma: 151

Espécimen ignoto... (Neosurrealista)

ESPÉCIMEN IGNOTO
(Neosurrealista)

¡Mira, mira!... Esa nube se ha caído,
y la espuma belicosa nada suave.
Solo sabe del reposo, azulado solo,
y de la posibilidad sin armadura,
en el cristal de acantilados. Ayer.
En el fruto del coral encadenado.

Del sembrador de sombras vagas,
autor de confusas confesiones,
del océano asombrado y derretido.
Tan duro y cortante, sumiso mazo.
Tan falsa humillación que mortifica.
Al último ademán hecho de piedras.

Mil cajas de cerdos cuerdos cuenta.
El aliento de los álamos y encinas.
El primer siempre menos ligero.
El postrero nunca más pesado.
El tema de las verdes veredas.
El lema de las puertas del puerto.

¡Ignóralo!... Llora el cocodrilo raro.
Nada esperes del mercurio y del espasmo,
ni de los cráteres ingrávidos de leche.
El asco navegable teje pelvis grises,
y huevos entre almohadas espinosas,
en la espalda de la inercia del conejo
.


Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez
leer más   
11
4comentarios 72 lecturas versolibre karma: 124

Espumosa perfidia... (Neodadaísta)

ESPUMOSA PERFIDIA
(Neodadaista)

Se fueron las perlas con los panteones de gallinas,
tan despacio, en la verdura pajiza, del sueño seco.
Y el fuego, tranquilo, teje al polvo sus congojas,
sus mínimos caprichos, al collar callado, ligero.
Afuera, espectral, un nudo se ha enredado,
con la hora en calcetines, colgando sus dientes,
en la tarde del viejo pulpo, dulce, carbón blanco.

Párate como el último meteoro triste y plateado.
Párate como el tiempo en su eterno rincón blando.
Párate como las rodillas esconden arcilla pecadora.
Párate como las sandalias sorprenden a los pájaros.
Anuncio, a la renuncia, reanudar, el rojizo menos negro.
Tan amargo, como magro, el camaleón pide su papel.
Y tinta, la llamada de la cebra, vibra con su culebra.

Abre el rostro del espejo, ácido, sereno y salado.
Ya el ombligo será elegido bosque en camiseta.
Aquí cerca, las manos perecen monas y manan líos.
Con limones pensativos, aferrados al hilo de la noche.
Pero mira bien la mirra, esa ventana se ha dormido.
Nadie la escucha. Es importante. Es una pena.
El pan parece piedra y se esconde. La noche lo niega.

El techo se ha esfumado y derrite los recuerdos.
A lo lejos, diez panteones lloran. Y paren los relojes.
Y preparan los féretros sus cunas, al verdor perenne,
entre el puente trasnochado. Una campana asustada.
Un pecado viejo. Una brújula con la piel de ajenjo, ríe.
Tan tranquila es aquélla mantequilla, trepando al techo.
Porque un libro, grita analfabeto y ciego su canto muda.

Alle Rechte an diesem Beitrag liegen beim Autoren.
Der Beitrag wurde auf e-Stories.org vom Autor eingeschickt
Joel Fortunato Reyes Pérez.
Veröffentlicht auf e-Stories.org am 06.06.2018.
leer más   
15
4comentarios 53 lecturas versolibre karma: 137

Tú eres

Sara tenía un hermoso plumaje blanco, ojos negros, su pico era muy rosado tanto como sus pequeñas patitas que solían dejar huellas en las plazas. Era una paloma muy hermosa y aunque solía enmugrarse mucho era digna de admirar.
Su color favorito era el azul y por esta razón quería convertirse en un hermoso azulejo como los que solía ver cada mañana en los árboles de los parques. Cada vez que los oía cantar ella también lo hacía, sus compañeras de vuelo solían burlarse de ella, otros intentaban que entrara en razón y le pedían que se amase a sí misma y aceptara el cuerpo en el que había nacido, pero Sara comenzó a creer que todos estaban en su contra porque no apoyaban su sueño y llena de ira se marchó al otro lado de la ciudad. Mientras volaba pudo notar a aquellas hermosas aves que ella tanto envidiaba, se detuvo en un lago y se miró en el reflejo que éste destilaba. Notó que su cuerpo era mucho más grande que el de ellos, su pico no era el mismo, sus ojos tampoco lo era y se odió mucho por no ser igual a ellos; De momento, a su mente se le vino un plan que cambiaría su vida y sin dudarlo ni un segundo, voló rumbo a la ciudad y se lanzó contra un pote de pintura azul que vio en la mano de un hombre y al instante todo su color blanco fue cubierto; Llena de alegría volvió a casa porque según su pensar era un azulejo sólo por portar tal color. Al verla, algunos se burlaron, otros, se llenaron de tristeza, otros, la apoyaron. Las palomas comenzaron a preocuparse y a pensar sobre qué hacer con este pequeño problema hasta que decidieron que lo mejor sería quitarle la pintura, pero fueron pocas quienes se oponían a la decisión que su amiga había tomado, por esa razón Sara comenzó a creer que era un hermoso azulejo hasta que llegó a olvidar su verdadero origen; ya no hacía cosas que las demás sí porque la pintura estaba dañando su plumaje, ya no volaba como solía hacerlo, dejó de cantar y de comer las semillas que los ancianos le lanzaban. Se sentía hermosa siendo azul como el cielo y aún más segura cuando las demás aves la defendían de quienes no estaban de acuerdo, para ella todo estaba bien y quienes debían cambiar de mentalidad eran quienes no aceptaban lo que Sara sentía que era.
Un día, mientras caminaba en el bosque, un viejo anciano que ya no podía ver muy bien la tomó pensando que era un azulejo y la llevó a su casa donde muchos de ellos vivían encerrados. Al llegar intentó meterla dentro de la jaula pero ésta era muy pequeña para ella, al anciano le pareció un poco extraño, tomó algunos alambres y le hizo una jaula un poco más grande donde la mantuvo muchos días. Todos la miraban asombrados y otros con temor pero ella se sentía muy feliz de que alguien por fin reconociera que era un azulejo porque ella lo sentía dentro de sí. Llegó la tarde con sus bellos colores, la noche con sus bellas estrellas y la mañana con su sol de verano en donde todas las aves cantaban menos Sara.
Al pasar los meses el anciano comenzó a notar que este gran azulejo no hacía lo mismo que las demás, la tomó y la observó un poco más. Sara ya casi no tenía plumaje, la delgadez que poseía espantaba, sus patas se habían vuelto gruesas y llena de heridas, la pintura se había escurrido casi en su totalidad al igual que su bello color blanco. El anciano tomó agua y la bañó haciendo que la el resto de pintura se escurriera de lo poco que quedaba de su plumaje.
Sara, llena de temor se defendía como podía e imploraba que no le quitaran su color, que ella era un azulejo, uno especial y de la desesperación lloró mucho, tanto que poco a poco dejó de luchar. Cuando por fin la tortura se había acabado, el anciano la secó con una pequeña toalla y la puso frente a un espejo diciendo:
“Que tonta paloma ¿Por qué te empeñas tanto en ser alguien que no eres?. No naciste en la especie equivocada, deja de intentar cambiarte. Los sentimientos tienden a engañarnos. ¿No sabes que la belleza de estas aves azules los lleva a una prisión? Tu color blanco es para resaltar el cielo, tu canto grueso anuncia la llegada del verano como el inicio de la nota más grave en las instrumentales de Beethoven y tus patitas rosa nacieron para caminar en las plazas. Puede que no sea la vida que sueñas pero, todos nacimos para cumplir una función especial y si tú no cumples esa función dime entonces a quién le darán de comer los ancianos que se sientan en los parques.”
Aquella paloma se miró al espejo y por fin pudo ver el daño que se había causado y comenzó a pensar en las palabras que este anciano le había dicho. Esperó hasta que sus plumas volvieran a salir y luego se marchó; por fin se hallaba de nuevo en las alturas, ella era Sara, una paloma blanca como las nubes del cielo y hermosa como la sonrisa de los ancianos, niños y jóvenes que la alimentaban.
Voló hacia un lago y se miró en el agua por mucho tiempo y aunque aún amaba el azul del cielo se dijo a sí misma:
“Tú eres lo que ves: eres hermosa tal y como ahora estás. No necesitas ser otra cosa”
leer más   
12
4comentarios 57 lecturas relato karma: 129

Mis rosas llorosas

Mis rosas afligidas y llorosas

en su estanque de melancolías,

besan el agua con sus labios sedientos.


Han caído del rosal,

como plumas,

como bailarinas cansadas

sin aliento.


Quieren dormir en sus cielos inventados,

para no sentir el dolor

de tu lejanía.


No han perdido su rojo color,

llevan el amor encendido en su pecho.

Aunque estén en el estanque sin techo,

¡Sienten que te aman todavía!


Fugaron de tu lecho,

y lloran con su corazón maltrecho,

recordando, nuestros sublimes momentos.


Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-derechos reservados
leer más   
11
6comentarios 62 lecturas versolibre karma: 134

¡Oh, madre!...

¡Oh, madre, dulce madre, del fondo de los tiempos
siento que entre el murmullo de las hojas me llamas!
Sobre la cripta negra de la sagrada tumba,
se deshoja la acacia al soplo del otoño
y sus ramas agita, tu voz acompañando...
Ellas se mecerán y tú dormirás siempre.

Cuando muera, querida, no llores a mi lado;
pero al sagrado tilo arráncale una rama,
ponla en mi cabecera y entiérrala conmigo
y que sobre ella corra el llanto de tus ojos;
un día llegará a dar sombra a mi tumba...
La sombra crecerá y yo dormiré siempre.

Y si acaso ocurriese que muriéramos juntos,
que no nos lleven nunca al triste cementerio,
que caven nuestra tumba al borde de un arroyo,
que nos coloquen juntos en un mismo ataúd;
así te quedarás apoyada en mi hombro...
Siempre llorará el agua y dormiremos siempre.
leer más   
10
8comentarios 71 lecturas versoclasico karma: 126

Gritarlo

A veces se nos van por el desagüe los sorbitos de pasión y la sangre de amapolas que quemamos con la indiferencia.

Dejar pasar caricias súbitas, miradas con las manos, horquillas en los ojos. Esas que sujetan las pestañas para permanecer mirando más tiempo.

Como el que recorre el telón y no quiere que acabe la función.

Pero acaba.

Y no nos da tiempo ni a aplaudir.

Se van los instantes. Las risas. Las tragedias y los enfados.

Desaparecen los guiños.

Los besos protagonistas dejan de estar nominados.

Y al final lloramos el vacío.

Las noches sin bombillas. Las aguas sin manto. Las hojas sin su verde. El cielo muere y cae de canto.

Y pasamos a ser el guión mudo de una película en blanco.

Quiero decir te quiero.

Bordarlo en tus párpados. Para que lo sepas cuando dudes, para que sonrías al pensarlo.

Quiero vivir el tiempo. Beberme las horas y acurrucarme en tu boca.

Quiero gritarlo muy fuerte.

Y que me oigan en el último asteroide al girar la esquina del cielo.

¡Que me detengan por escándalo público y por desvelar a los marcianos!

Que lo confiesen mis ojos y lo susurren mis manos.
leer más   
24
25comentarios 111 lecturas versolibre karma: 137

La vida me hará tristeza

...

Si ya me ha dejado con un carbón prendido entre las manos y,
es evidente
que la soledad me ha quedado demasiado grande.

En cambio,
la voz que viene de ti, de mil campanarios,
siempre suenan mil veces en los mismos oídos. Yo

Porque has prendido una guerra que no da resultado.
Si no hay fusiles, ni armas;
solo hay tropiezos y sombras canela.

Desde ayer llegaron noticias:

No es lo mismo dedicarte instancias y poemas que estar viviendo en ti.
No es lo mismo alabar al mar que estar arrojado en medio de él

Porque se predicará la inocencia mía,
en tu espalda,
ya después de mi muerte.

Hablo de los instantes consumados
!La guerra inició¡

La cuenta de tus latidos va en rezagos
los días inmóviles

Porque lloré y esas lágrimas
fueron labrando surcos por entre mis manos.
Y esas lágrimas aún siguen impunes rodando sobre la tierra.
4
2comentarios 21 lecturas versolibre karma: 80

De verde monte y azulado mar

Sucedió una noche que susurró el mar
y un llanto de cristal
dejó empapada el alma
a los pies de la cama.

No se pudo enmendar el error,
ya había entrado en la sangre
el gusano errático que iba a a hacer
de cada mirada no vista
un instante inolvidable.

Pero era inevitable,
un suicidio planeado a cuatro manos
dejando que el viento se llevara la calle secreta,
ese Alfileritos oculto en el alma,
después de haber bajado aquellas escaleras
que llevaban al tejado.

Fue un final pactado
con la pena capital.

Y la luna llena
  nunca
    dejó
      de llorar.
leer más   
25
16comentarios 92 lecturas versolibre karma: 129

Los riesgos se toman o no se toman…

Cuando chico veía pasar
por las calles empedradas
>>>>> de mi pueblo
a una chica hermosa
>>>>>de ojos verdes
como dos órbitas milenarias
de frondosa cabellera negra
con dos pequeñines lunares
debajo de su ojo izquierdo
casi siempre unas hebras de su cabello
sus labios de cerezos los mordía
era un poco menor que yo
y siempre mi mirada la seguía.

Pasado un largo pero largo
tiempo preterito y nefasto.

La niña se hizo mujer
y en un día de primavera,
Oh, Dios se los juro, era el más hermoso día
hasta un arco iris lo adornaba
las aves chirriaban su cantito,
y el vals de minuto de Chopin
reflejaba en el azul cielo
sus mágicas notas inmortales.
Y una menuda señora como salida de la nada
una rosa amoratada me regala
y pensé con este cuadro dudo que se resista.

Y salgo a su encuentro cual seductor
con la rosa en la mano
>>>>>>>y me le declaro:
y me dice " Que es doloroso mi proceder.
que ya estaba comprometida
y en víspera de contraer nupcias".

Quede pasmado, absorto
amodorrado y perplejo
con la quijada en el suelo
y con la mirada encorvada
con un nudo en la garganta
volviendo a pensar, ( y yo que la queria tanto).
y para colmo...
una pandilla de cuervos
escupió sobre mi camisa blanca.

Perdí un largo tiempo
por no asumir el riesgo
y por ende las consecuencias.

El riesgo se toma o no se toma
>>>>>>>>>y si se toma
hay que aceptar el resultado
y nada de estar llorando
desollando las espinas;
las espinas se clavan en la piel
>>>>>>>>>>>y no en el Alma

el Alma no se mueve con la sangre.

Es inmutable.

Fin del cuento.
leer más   
15
15comentarios 117 lecturas relato karma: 131

Llanto

Como collares de perlas
tus lágrimas derramadas
en el tapiz de tu encanto...
y será que cuando lloras
¿se te olvida aquel fracaso?
para de una vez el llanto,
otro amor te está esperando.

Charly
@pereiralibre
leer más   
5
3comentarios 25 lecturas versolibre karma: 97
« anterior1234550