Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 357, tiempo total: 0.025 segundos rss2

Que sí, te quiero

Apenas conocía de qué forma sucedían las cosas
Intentaba concentrarme sobre cómo todo cogía cuerpo a través de lo que veía
Las preguntas del pasado, las respuestas del futuro, la desmedida sincronía
Reconocí cada pasaje de mi memoria hecho contracorriente, y lancé el ancla sobre tierra firme para resolverlo
Encontré en medio de la multitud y su locura, el lugar más alto, donde el cielo se vuelve un manto y la ciudad duerme tranquila.
Pero las mariposas que me acompañaban volaron a nuestra ventana compartida, atraparon el último rayo del atardecer y encendieron tu cara y tu sonrisa.
Fue cuando despedí al miedo, o deje que me lo quitaras de encima
Me sentí afortunado, me entregué una y otra vez y una y otra vez entendía qué era aquello de la vida
¿Esto puede ser malo? Me hubiese preguntado, pero en serio, que ciegos estamos.
Guardé las palabras para después, me fundí en el lila sobre mis ojos, y en los colores de tu piel que ya sólo podía ver mi piel.
Abrí el lugar que dejaste en mi corazón
Y lo limpiamos un rato
Me sacudí la tristeza
Y me sacudí los problemas que no eran míos.
Me dormí una vez más en medio del humo, de ti y mi embriaguez; y desperté para decirte que siempre hemos estado bien cuidados
Me reí contigo, supe que aquí, o donde fuera, te vería igual de lindo.
Quise decirte que era mejor dejar los recuerdos para gente que no pudo vivirlos
Y que varias buenas historias hicimos.
Agradecerte los buenos deseos, reconocer que te voy a pensar muy bien
Y si te hiciste como quién no quiere la cosa, la pregunta de si te quiero, déjame decirte como quien siempre quiso la cosa que sí, te quiero.
leer más   

etiquetas: versolibre, reseña, poesia, amor, ciudad
1
sin comentarios 2 lecturas versolibre karma: 8

Injuria, locura...¿Sísifo?

la vida nos enterró vivos
mas nosotros recreamos lo que fuimos
pues al separarnos olvidó dios
que es imborrable la pasión
de los ojos
olvidó que ésta resurge en la penumbra
(y en los sueños compartidos)
olvidó que se revive en los besos que las bocas
pronuncian desde el delirio
sobre los ojos lo olvidó todo
olvidó que también besan
que acarician que penetran
olvidó que solemos ser curiosos
y una y otra vez jugamos
inertes con déjà vu
que entre sueños y suspensos
las miradas se tropiezan
y que todavía en la calle
(aunque tarde)
se recuerdan
olvidó que si los ojos se tropiezan con las bocas
y las bocas con alientos
que a su vez tropiezan con sueños
de una vez y por todas
el hechizo queda nulo
y la sensación retorna
casta y férrea
(aunque ya no sea oscuro)
leer más   
11
4comentarios 75 lecturas versolibre karma: 87

Chisporroteando

Dame un verso de tu boca
que te rimo con locura,
de mi corazón estrofas,
y estribillos de ternura.

Una ducha calentita
de palabras enlazadas,
una hoguera que crepita
chisporroteando tu mirada.

Chisporroteando tu mirada,
chisporroteando tu mirada…
más lo digo, más me excita
pues tu amor en mí palpita
y se prende a llamaradas.

Se me empaña la conciencia
al perderme en la mirada
de esos ojos color crema,
de esa risa perfilada…
desprendiendo la pureza
que no entiendo y que me atrapa.
leer más   
21
11comentarios 111 lecturas versolibre karma: 95

Impuntual

Dictan las teorías de los multiversos
que el tiempo no es tal,
que es tan relativo, se puede doblar,
también el espacio.
Pero no sucede con la genuina esencia de los cuerpos,
el amor, por ejemplo.
Y resulta pues que este sentimiento, el nuestro,
ha sido gestado, desde sus inicios, en otro momento,
otro espacio-tiempo.
Mas en esta Tierra donde nos hallamos
y que nos limita a medir segundos, minutos y horas...
Un bendito día, mi tarde, por cierto,
encontré tus ojos y anhelé tus besos.
Mezclando estaciones, primavera, otoño y tal vez invierno.
Y fue la belleza, la luz y fulgor de un verano nuevo,
un cometa etéreo.
Te miré por dentro, me besaste el alma, te robé el aliento.
Amor en un grito, amor en silencio,
sumamos al mundo un preciado tiempo.
Y fui otra persona, una más feliz, en este Universo.
En medio de todo este torbellino, locura, embeleso,
donde cada día nos sabe muy poco.
En este planeta y en esta vida, hoy solo lamento,
el haber llegado tarde a nuestro encuentro.
Pues te habría guardado mi primer pecado,
mi primer sonrisa, mi primer te quiero
y mi primer beso.
leer más   
7
sin comentarios 46 lecturas versolibre karma: 83

El último secreto

Basta con abrir el cajón de tus recuerdos
para darte cuenta del desorden
que ocasiona tú pasado en una culpa
que se apega para bien morir.

Yo no seré uno más de tu colección de culpas,
vives como si solo estuviéramos aquí
para consumirlo todo
hasta dejar simplemente de existir.

La familia para ti siempre fue un teatro de sombras
verdades y mentiras
relatos de una infancia carbonizada
por unas cuantas imágenes que no se olvidan.

Tal vez necesitarás millones de años
para convencerte que ese enojo
te llevará a convertirte
en eso que tanto te molesta.

¿Yo quién soy para juzgarte?
nunca seremos pensamientos exentos
ante la mirada inquisidora de aquel que quiere
aprovecharse de tu locura.

Nada me cuesta amanecer honrando a la vida
he visto cómo el cáncer llega con el crepúsculo
de los asuntos pendientes
que solo hacen amanecer en las tinieblas.

Solo me preocupo por vivir y dejarte vivir
maltratando a nuestros miedos
hasta conseguir envenenarlos
con la esperanza suficiente para poder partir.

El milagro de la vida amanece
sin la oscuridad de una noche
que se siente cómoda en las tinieblas
ahí es donde entro con un salvavidas que no sé usar.

Nadie me entreno para soportar
el terrorismo de tu mirada
que renuncia a seguir luchando
porque restas a todos chantajeando voluntades.

Yo sobreviví a los mismísimos dolores
que te corrompen sin ninguna prisa aparente
yo te enseñaré calladamente
que el último secreto es amar para vivir.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
17/11/2018.
16
14comentarios 229 lecturas versolibre karma: 106

La ausencia de un te quiero

¡Ah! Que tristeza más profunda la que albergo
Es tan triste estar solo, soledad del alma
Y pasan los días y la esperanza se desarma
Quisiera felicidad, compañía y fortaleza ya que no las tengo.

Mi lucha es contra la depresión
Que sufren las personas… por amor
Tanto tiempo y no se opaca ese clamor
¡Ah tanta maldita desilusión!

Pero el tiempo sigue y no para
Todas las circunstancias que se viven
No favorecen, las cosas buenas se prohíben
Las parejas, los buenos amores se separan.

Aún conservo mi espíritu fiero
La desdicha no es eterna
Pero el mal de amor, ese si enferma
Y más cuando se sufre de la falta de un te quiero.
9
3comentarios 71 lecturas versolibre karma: 81

Mientras todo pasa y nada queda

Mientras la belleza lentamente se desvanece,
mientras cada hoja, cada planta y cada rama
lloran por una gota de agua.

Mientras cada una de las aves del cielo
guarda silencio para no espantar el recuerdo
de la lluvia que está por venir.

Mientras la sangre es el único arroyo que fluye
y la sombra la única luz que brilla.

Mientras nada tiene sentido, ni la razón ni la cordura.
Mientras las miradas no ven, los corazones no sienten
y las gargantas duermen.

Mientras las encinas mueren invisibles,
los arroyos secos gimen y el bosque pide clemencia.

Mientras los ojos humildes se secan
contemplando el océano de sus propias lágrimas,
a la vez que sus últimas lágrimas se deslizan
por su piel labrada.

Mientras la juventud duerme con corazones viejos
y decrépita cordura, las bocas ancianas hablan,
sin ser oídas, con más juventud en su melancolía
que pasión en nuestros jóvenes cuerpos.

Mientras todo pasa y nada queda,
nuestra tierra conserva empuje y fuerza
para florecer, brotar y dar sus frutos.
Por eso, os llamo flores, musas y poetas
y os invito a resistir frente a la sombra y a la muerte.
Yo os invito a la mayor de las locuras:
a la de enfrentarnos a la nada
en la que el mundo se va convirtiendo.

Mientras todo pasa y nada queda,
prometamos resistir,
incluso, cuando no haya motivos
para la esperanza.
4
4comentarios 31 lecturas versolibre karma: 59

Trastorno de despersonalización...

Yo me sentaba en la orilla de la cama, con el rostro entre mis manos, sintiendo como mis dedos se marcaban en mis mejillas y en la frente. Los ojos cerrados sólo percibían pequeños destellos de luz dentro de una obscuridad profunda, colores violetas y verdes, algunos dorados y blancos. Como si viajara por mi propio espacio viendo galaxias luminosas que no existen, así como yo no existo.

La noche me rodeaba y el ruido silencioso de las calles me arrullaba, escuchaba a la lejanía los autos pasar, los pasos de las personas que caminaban por las calles solitarias, los insectos que de vez en vez hacían un pequeño ruido, tan simple que no sabía si lo escuchaba en verdad o sólo era mi mente la que los inventaba para mantenerme consciente. Podía sentir la brisa que cruzaba por mi habitación, como si de una sombra con vida se tratara, percibía claramente su murmullo sereno y frío detrás de mis oídos, hacía que se crispara mi piel, cada bello de mi brazo se levantaba al sentirla como si despertara de un pequeño sueño llamado por la voz de un frío que no hiela, pero si reanima.

El aroma de la habitación medio vacía entraba por mi nariz, podía degustar cada parte de ella, las sábanas destendidas, la ropa en el suelo, el tazón de cereal aún con leche, los zapatos arrojados a cualquier parte, y un leve aroma a comida frita que entraba por la ventana; todo se conjugaba en un intento de la vida por mantenerme en ese lugar y en ese espacio.

La memoria a veces me fallaba imaginando cosas que no me sucedían, pero recordándolas tan vívidas que me era imposible comprender que de verdad nunca ocurrieron; o por el contrario, existían fotos, vídeos, pruebas concretas de sucesos en mi vida, de los cuales no tenía la más mínima idea de que hayan sucedido, la gente me contaba las anécdotas y yo las escuchaba y escuchaba, y cada vez las hallaba como nuevas, ¿y quién dijo eso? preguntaba y todos respondían "TU" con cierta cara de burla e incredulidad.

Me daba por escapar de esta realidad tan jodida de pagar impuestos, de ir al trabajo, de buscar una esposa, de tener una familia, de pagar la renta, de divorciarte, de que los hijos se vayan y todo termine donde empezó, en soledad. Me pregunto a veces cómo puede ser este el plan de Dios, si yo no encuentro ningún trazo por donde camino, ¿acaso es un plan confidencial, de esos "Top Secret" el cual todos conocen menos yo? A veces esa idea me ronda la mente y me causa terror, ser el que vive esta vida sin que sea realmente mía.

Por eso escapo a los campos azules de cielos dorados, donde las libélulas gigantes me llevan a las montañas de lava helada. Donde las sonrisas son sonrisas sin la necesidad de un rostro. Ahí soy feliz, donde me duelen los pies de tanto correr y cuando me detengo descubro que ni siquiera tengo un cuerpo, donde un pensamiento persigue a otro y juegan a que se volvían realidad, me gustan esas ciudades donde los autos no se necesitan porque todos podemos volar. Será que sueño tanto que por eso me cuesta trabajo dormir por las noches.

Sabe, estas ideas no las comparto, porque las personas no las comprenden, me miran raro y me pasan de lado, he decidido vivir ese mundo de color para mí, y usted puede decirme que soy un egoísta, y puede que tenga razón. Pero yo le estoy contando todo esto y usted me mira con el mismo rostro engreído de la sociedad que juzga en lugar de comprender o por lo menos de intentar hacerlo. Si usted me contara que soñó que montaba un águila, yo le preguntaría ¿Y qué se siente? Yo vine aquí porque me han dicho que usted es de los que tratan estas cuestiones dándoles un fin para que uno pueda ser normal, pero... y qué pasa si después de contarle todo esto me he arrepentido y ya no quiero ser normal, no me interesa serlo. La normalidad es el conformismo del abandono de los ideales, y usted es un experto en hacer que se abandonen ¿o me equivoco?, yo lo único que quiero es no sentirme sólo en un mundo tan maravilloso, tanto, que quisiera compartirlo, pero la gente no lo desea.

Dígame usted, señor experto, ¿qué hago para mostrar esta vida tan increíble a una sociedad tan desolada?

El doctor, lo miró fijamente con el ceño fruncido en señal de meditación. "Yo amigo mío le creo todo lo que ha dicho y como bien lo menciona soy parte de una sociedad funcional donde muchas veces lo soñadores como usted no son comprendidos, le prometo que a partir de hoy todo comenzará a funcionar mejor".

Mi rostro sonrió, pero no por el gusto de escuchar sus palabras sino por la ironía de lo que dijo, pues contrastaba con los trazos de la pluma fría y nostálgica a tinta negra sobre el papel blanco carente de consciencia... TRASTORNO DE DESPERSONALIZACIÓN.

...

Gracias doctor, de hecho, comienzo a sentirme mejor.
7
4comentarios 65 lecturas relato karma: 81

Desamor

En los pasillos anchos del sitio de la locura te conocí
Sentada, con ojos brillosos y luz en el rostro te conocí…

Con el pasar de los días y de las horas me enamore
De esos ojos brillosos y esos dulces labios me enamore…

Con el pasar de los años te alejaste, te alejaste de este
Triste corazón que latía por ti te alejaste...

Lo sabemos nuestro amor era prohibido... pero aun así
Duele conocerte, enamorarme y que te alejes de mí...
leer más   
2
1comentarios 26 lecturas prosapoetica karma: 14

Silencio

¿No lo oyes?

En la noche cuchichea mientras duermo,
y lo escuchas en las cumbres si no hay viento,
ni del ronco ni del fresco,
o lo silba en el desierto
el polvo denso…

Pero atiende,
que no murmura la corriente
en el río seco,
¿y en el cielo?
en el cielo se deslizan los milanos
si no hay truenos,
y ahora, ni siquiera en el vacío
se oye el eco.

Si no hay fieles en el templo,
no se escuchan ni lamentos.

En los ojos, solo habla el parpadeo,
y la voz de la boca es el aliento
que te dice lo que calla con un beso.

El clamor del fuego
es solo una vela en movimiento,
y el de los anhelos,
son las voces, que en mi cerebro,
turban los pensamientos.

Es un ruido frío e intenso,
de la locura, es el tormento,
es la respuesta al desconocimiento,
y la sola compañía de los muertos.

Escucha atento…
Es el ¡silencio!.
18
9comentarios 103 lecturas versoclasico karma: 90

Revelación

Perfectamente sabía que al abrir mi mano
solo habría vacío, ese de tu ausencia,
que daña, devora y siempre lacera…
Es el asesino de largo silencio que de mí te aleja.
Me niego a no ser.
Y me obligo entonces, a pensarte mío.
Mío porque me importa,
quien te escuche, quien te toque…
Por jodida suerte ría tus locuras,
sienta dulces roces y huela tu aliento,
o bien pruebe savia, de tus dulces besos…
Maldita distancia, que genera ausencia.
No puedo tocarte, ni siquiera olerte,
ni besarte, ni cogerte…
Pero eres mío porque yo te siento,
y me vuelves agua,
y me vuelves loca y me vuelves viento.
¡Porque me he cansado de tragar mis celos!
Que se entere el mundo, que esa tu sonrisa,
sí que tiene dueña,
¡que lo sepa el cielo!
leer más   
7
4comentarios 52 lecturas versolibre karma: 82

Viento agazapado

En la curva del camino
hay un viento agazapado,
que espera a los que pasan
con paso desgastado.

Les envuelve y bambolea,
les cubre y descubre sus notas,
les tensa las cuerdas,
y les quita el polvo y las motas.

Ahora sonad con acierto-
les dice el viento del camino,
ellos caminan de nuevo
con paso firme y sin desatino.

Viento que limpias el miedo,
la incertidumbre y la duda,
ayúdame en mi locura,
quiero vestir nueva muda.
11
2comentarios 60 lecturas versolibre karma: 81

Algún día lo entenderás

Es una locura tanta dudas
me siento frustrada
nada de lo que hago funciona
solo sigue un desconcierto.

Creo que ya no lo intentare
ya no te puedo convencer
de que lo que siento es real
parece no lo puedo demostrar.

Tengo tanta carga en mi
tanta ganas de rendir
por más que trato de seguir
siempre hay dudas sobre mi.

De repente entra la depresión
y a veces no hay razón
pero otras solo haré silencio
para no aportar a tu desprecio.

Quizás te he dañado
más de lo que he amado
quizás nunca supe
expresar y no pude.

El tiempo ha pasado
y las cosas ha enfriado
la alegría se la lleva
y la soledad me condena

Altibajos en mi estado
y mis lágrimas a mi lado
Corriendo por estar
reflejada en tu mirar.

Alguna día quizás entiendas
lo que mi corazón sentía
algún día que este lejos
sabrás lo que mi corazón tenía

Las letras de mi alma.
11
sin comentarios 55 lecturas versolibre karma: 84

Te amo

Te amo,
y se siente entrañable:
como amor de ojos anegados
por góticas húmedas y tibias

Te amo sin el deseo vanidoso de darte la felicidad
pero con la necedad de dártela toda

con la promesa del desposeído
que solo se tiene a sí mismo,
y el desespero del pobre
que vive al día;
y al mismo tiempo,
está claro,
hay la locura del emprendedor
que sueña el final, construyéndolo

Te amo con el arranque del bandolero
y la urgencia del enfermo
sí,
la del terminal,
que roba minutos
y se sobrepone al diagnostico final
sí,
al diagnóstico final

Te amo
y sí,
es a esta hora,
la que sea
aquí,
donde sea
leer más   
5
sin comentarios 18 lecturas versolibre karma: 46

La buhardilla

En la buhardilla guardo basura,
acumulo lo que no necesito.
Ahogar penas en un vaso de locura
fue mi único delito.

También hice por escuchar al que murmura
porque me irrita cualquier grito.
En busca de la cura
me topé con lo que evito.

La tensión es tan densa que es dura,
rígida como el granito.
La luz sólo entra por una hendidura,
pero desaparece cuando la derrito.

La ventana está a demasiada altura
para escapar del maldito.
Lloro por cordura,
río por no merecer lo que solicito.

El aire aquí arriba dibuja puntos de sutura
y yo me los quito.
Son muestra de la amargura
de un pasado que nunca cito.

Es un modo de tortura,
la experimento cuando medito.
La buhardilla satura
de un modo inaudito.
12
2comentarios 103 lecturas versoclasico karma: 91

Locura de amor

Si yo entregué
diez puñaladas de amor
certeras a tu corazón
y sigues más viva
que nunca,
¿porque muero bajo el sol?
Mis heridas no cierran,
son puertas abiertas
a tu lengua de campana,
a los ojos fulminantes
de tu mirada insana.
El amor es un demente
dentro del pecho,
golpeando las paredes
acolchadas del hospicio.
leer más   
9
sin comentarios 104 lecturas versolibre karma: 82

Realidad

En realidad ¿qué es la realidad?
!Pensadlo, si, pensadlo¡
No será que lo que es real
sólo lo es, en mi realidad,
¿y si es así? He de pensar,
igual, escribo en un lúcido sueño.

La negra tinta de mis versos
es la sangre roja de mis venas
la alegre algarabía de palabras
son tristes cadáveres y huesos.

El amor que te profeso
cadena perpetua de penas
el amor de tus besos y caricias
cadenas y tormentos por dentro.

Odio y locura me asfixian
felicidad y risas, mi empeño
silencio y vacío, no hay salida.

Que asco, que dulce mentira
que hermosos que bonitos sueños
que mierda, que pérfida vida.
leer más   
14
5comentarios 69 lecturas versoclasico karma: 81

Locura fulminante

Las continuas voces en mi cabeza,
las sombras a mi alrededor,
esas figuras permanentes
que acabaron con mi infancia
y perturbaron mi imaginación
Todas esas formas se esfumaron
con el simple sonido del gatillo
que mi corazón apretó
leer más   
20
11comentarios 115 lecturas versolibre karma: 86

No te olvido

No te olvido


Entre el café y el cigarro
con el libro de amor en mano
entre la brisa del mar
siento que no te puedo olvidar.

Fuiste un amor de años
un secreto rasgado en mi ser
una pasión que me trajo más daño
amor más imperfecto no pude conocer.

Porque fuimos presencia
fuimos locura
fuimos esencia
De un amor que perdura

Aunque el tiempo se enfrió
te fuiste buscando otro amor
me quede esperando
Con tu recuerdo rondando

Ahora solo con el tiempo
pude aguantar el dolor
fue el mismo tiempo
que mis lágrimas limpio

Ya no sufro más por ti
ya puedo hablar del final
pero nunca de mi mente te vas
Por qué olvidarte jamás.

Te llevaré conmigo
a donde mi vida me lleve
porque fuimos tormenta un día
y lo que se llevó no vuelve.

Aunque cuando me buscaste
ya no quise regresar
me quedaron los momentos
me quedaron los recuerdos
Y una herida sin cerrar.

Las letras de mi alma
leer más   
14
3comentarios 65 lecturas versolibre karma: 93

partir del alma

me siento solo, vasto, pero solo.
la familia solo exprime como jugo, mi dolor, los amigos son muchos pero pocos en quien confiar.
es este mi sufrir, es esta ¿la cruz que me toco cargar? disidia y espanto solo e provocado a tu presencia.
el mundo que conocí, hoy me parece descabellado y sin color.
las personas chicas juegan a ser grandes... y cuando se aburren quieren volver a ser chicos -ya no se puede-.
¿Que ignorancia hacia vuestra parte?-Dios-. la mañana se ha tornado solitaria y llena de huidas,
sin pájaros, sin ruidos, sin cornetas, sin gritos, sin NADA. tan solo el clock clock clock de las gotas que caen por el agujero del tejado, y pos vos, manteneis el silencio de vivos y yo el de muerto.
¿porque sera que cuando uno se vuelve mayor todo cambia con la demencia del mundo y la locura de ser Dios?
leer más   
4
sin comentarios 39 lecturas versolibre karma: 65
« anterior1234518