Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 10136, tiempo total: 0.049 segundos rss2

Guitarra mía

Oh guitarra mía ven a mi lecho que con el sonido de tus cuerdas me guías contigo a otro confín, tienes la capacidad de hacer que palpe los luceros del infinito y mis sueños que no he llegado adquirir. Sensual es tu melodía, amorosa es tu compañía por eso sin ti me moriría y sin ti mi corazón se apagaría. También el viento insufla de alegría cuando comienza a escuchar las notas suaves de tus cuerdas así que también nos escolta, dispuesto a perderse sin evasiva.
4
sin comentarios 25 lecturas prosapoetica karma: 56

Cimiento y movimiento

Estás en los ladrillos
cimentando las construcciones antiguas
de cuando el sol besaba
los silencios marinos;
los de las madrugadas,
de lluvias y castañas
de pájaros y otoños.
Todo naranja,
todo azul.

Tan azul como las gotas
de las yemas de tus dedos
con burbujas de champagne
y calor atrincherado.
De verdad y de futuro
porque desciendes
desde las estrellas
para erigirte en mi mundo
y aterrizar en mis hojas secas;
Para ser tú.

Lo sólido, lo de siempre
lo verde de las copas
lo fuerte en las raíces
los rayos amarillos.


Mi roca : mi movimiento
mi ancla : mi vértigo
Tú.
leer más   
6
3comentarios 23 lecturas versolibre karma: 84

Gravitas y Cronos

La vida transcurre y yo sin ella.
Navego sobre el infinitesimal espacio que separa el ahora del ayer.
No miro hacia atrás,
más acaricio con los dedos el agua del tiempo,
deseando que Gravitas
desacelere su efecto irreductible
sobre mis anhelos y recuerdos.
solo para decir,
perdón.
leer más   
7
1comentarios 32 lecturas versolibre karma: 89

Plexus sangrante

Estalla la granada emocional
y cada una de sus esquirlas
se acuna dentro la piel

Ojos cerrados
sangran imágenes
recuerdos de archivo

Penden del cuello
un par de tragos
gruesos cortantes
y la añoranza
de un fuerte remedio etílico
para sanarles

Manos entreabiertas
no terminan la oración
cuándo se acercan al pecho
para ayudar a las pulsaciones
a coserle nostalgias

Remiendan la piel
mientras cada poro
recita un dolor
por cada felicidad

La herida se ama
cómo regalo de vida…
La esquirla se atesora
cómo un punto de no retorno…

Camino de nuevo
con el plexus sangrante
la vista perdida
y la mente anclada
en un horizonte quebrado
que traga mis soles uno a uno
trayendo cada noche
la gratitud impregnada
en los latidos de un corazón intacto…

***************************
Plexus sangrante
2018
Transmisor d Sinestesias©
leer más   
9
2comentarios 52 lecturas versolibre karma: 94

Metamorfosis fallida

{En esta vida hay instantes que ya han sido y que no se pueden alargar ni una milésima de segundo más,no se pueden recuperar. Ya no hay más que hablar,que aclarar, explicar. Ya no hay nada que hacer con ese instante perdido.

Pero siempre habrá algo más por sentir.}

En el amor se empieza siendo semilla,hasta que la flor florece.
Esta puede permanecer intacta, marchitarse, puede ser rota,quemada..
Pero haga lo que se haga, nunca volverá a ser semilla.

Mi flor quedó mustia y pálida
Pero sus pétalos no se rendían.Querían hacer lo imposible.Se conformaban sólo con ser semilla.

Cómo resultado de ello,lo que antes era flor acabó dividida en diferentes partes.

Una de ellas, acabó siendo semilla, consiguió volver a los inicios donde el amor de flor ya no existía.

Pero sólo había media semilla.

La otra parte no consiguió transformarse, se quedó en flor podrida.
Se sentía culpable, no era capaz de olvidarlo todo y volver a ser semilla.
leer más   
4
1comentarios 23 lecturas relato karma: 48

Viajero Naciente

Que camino habremos de recorrer
Cuando llegue el final del viaje
Y el tabaco sea ceniza
Y el recuerdo se disipe
Como cigarro del humo
Como mariposa del gusano.

¿Será que habrá viaje después del viaje?
¿Seré vida después del cadáver?
Seremos viento
Ola bravía
Rebeldía de
REVOLUCIÓN.

Es que espero, compañera, y sin rencores
La carne se desgarre
Los huesos se corroan
Y en el último, primer, segundo
llegue un velero a (en)callarnos
Ante piedras estoicas
Para olvidar con lagrimas
La malaria de un detalle
Para acordarnos
el milagro de la carne

Todavía somos humanos
Todavía podemos
EQUIVOCARNOS
leer más   
8
9comentarios 48 lecturas versolibre karma: 98

Yo me pregunto...

Yo me pregunto si estás dormida,
si acaso sueñas y vas a pie,
porque esa gracia que en ti palpita
hace que sueñe de día y bien,
que te acompañe por los paseos,
cuando descansas y en el café,
así te veo y así te miro
tomando un zumo con ron y miel;
ya sé que es algo que suena amargo
y que parece ser de revés,
pero no importa si estoy contigo,
si te acompaño y no sé que hacer,
porque estas cosas, cual chifladuras,
son importantes por un aquel
y si aprovecho que al ver tus ojos
me veo en ellos ya somos tres...

Entonces niña seamos pobres,
sigamos niños en el ayer,
en ese tiempo, quizás lejano,
que hemos vidido de forma fiel,
ahora rompamos viejos tabúes,
pequemos pronto de diez en diez,
y disfrutemos de nuestras fuerzas
con nuestros cuerpos sin tener juez,
y así seremos lo que queramos,
lo que nos dicten razón y ser,
nuestras lujurias y las pasiones
tendrán el agua para la sed;
y un día acaso, no muy lejano,
veremos juntos atardecer,
y nuestra noche será otra noche
donde la luna nos de su hotel...

"...Yo te pregunto si tú me quieres,
pues yo te quiero y no sé que hacer,
y entonces veo que tu sonrisa
es la respuesta que da tu piel..."

Rafael Sánchez Ortega ©
16/05/18
5
2comentarios 35 lecturas versoclasico karma: 89

Tormenta

En esa oscuridad que precede a la lluvia
está oculta la brisa
que se enreda en los árboles
y solo se desata en la tormenta.
En esa oscuridad juega la luz
y se columpia, sigilosa, entre las sombras.

Ante tanta grandeza solo cabe el silencio
y rendirse a las nubes
que nos visten de lágrimas
y esperar que la calma
reconquiste el paisaje
mientras vuelve a pintar
de azul el horizonte.

Aurora Zarco.
leer más   
10
4comentarios 32 lecturas versolibre karma: 90

En lo alto de la lluvia

En lo alto de la lluvia...
he visto un ramito de versos.
Los guardó allí el recuerdo...
Para que nadie los leyera.
En lo alto de la luna.
He visto tres poemas.
Los guardó Morfeo....
Para su amada doncella.
En lo alto de la noche.
He visto siete cometas.
Los dejó una princesa...
Para el poeta.
Un ramito de versos
tres poemas
Y siete cometas...
Un recuerdo, Morfeo
y una princesa.
leer más   
6
sin comentarios 38 lecturas versolibre karma: 82

Veinte Palabras

Arriba se dibuja tu cuerpo
inefable y sonámbulo entre las nubes.

El arrébol del atarceder se manifiesta
con toda su incandescencia,
inmarcesible e impoluto
evocando los días y las horas llenas de ti.

Te vuelves etéreo en una época
en que todo es demasiado concreto
y así vuelas invadiendo con toda tu luminiscencia la aurora.

Embistes la soledad como una epifanía celestial
haciendo que tu boca proclame con efervescencia
besos con melifluo dulzor sobre la piel.

Entonces,
entre soles y estrellas: tu espíritu,
serendipia bendita y mágica llena de poder,
habla con elocuencia a mi ser.

Limerencia desbordada entre nosotros,
ruego por ti, mi amor,
ruego porque todo dolor te sea efímero
y que la iridiscencia de tu rostro
siga siendo mi luz y mi camino.
Que lo que te hiere quede en el olvido
y que el amor sea el único descenlace entre los dos.
leer más   
10
6comentarios 60 lecturas versolibre karma: 103

poema de mascara

Miras los cielos agotados , mira tu rostro desventurado ,mira la noche quejandose y en su interior oculta magia entre ellos.
leer más   
9
2comentarios 35 lecturas versoclasico karma: 105

Ya no busco...

Ya no busco tus palabras
ni la esencia de tus besos,
me conformo, simplemente,
con la brisa y con el viento,
ese tierno remolino
que llegaba en los deseos
y con bellas mariposas
que mostraban su aleteo,
y esa frágil filigrana
se quebró, por un momento,
y marchó para otras tierras
y otros brazos más morenos,
se quedaron solitarios
los jazmines tempraneros,
y con ellos los suspiros
que brotaron hacia el cielo...

Ya no busco tu mirada
ni a tus ojos junto al fuego,
ni tampoco aquellas noches
yo las guardo y las conservo.
...Es preciso que reposen,
que conserven el misterio,
y que encierren sus entrañas
tantas letras con mis versos,
yo prefiero que la sangre
salga pronto de mi pecho,
y que abarque y cobre vida
y no quede en el tintero,
que las crudas telarañas
sean frías como el hielo,
y se plasmen en poemas
que dormiten con mis sueños...

"...Ya no busco fantasías,
el otoño está muy dentro,
me conformo con las voces
y susurros del silencio..."

Rafael Sánchez Ortega ©
17/05/18
14
5comentarios 54 lecturas versoclasico karma: 105

Otra vez

Yo buscaba la manera
de deshojarme el frío,
pero sólo encontraba
palabras rotas
y sombras abandonadas.

Yo me daba la espalda
y miraba con los ojos de nadie
porque no tenía dónde estar.

Así explicaba mi soledad.

Tú, que no entendías de remiendos,
viniste, sin saberlo, una noche
a recoger los cristales
de mi alma.

Ahora,
tengo miedo
de quererte
por miedo
a romperme
otra vez.


©Alejandro P. Morales.
leer más   
6
sin comentarios 24 lecturas versolibre karma: 86

No tengo voz

No tengo voz…
Mi canto es un poema, escrito en noche plena
silente es mi tonada que hace llorar la arena.
Mis trazos como acordes nacidos en cadena
resuenan en la aurora con voces de sirena.

No tengo voz…
Y en dulce serenata se van mis voces llenas
de ronda por las tardes en plácidas verbenas.
El ritmo de mis notas está en verbos caídos
que muda es la cadencia de versos sin sonidos.

No tengo voz…
Escapan de mis manos las notas apagadas
que juegan al ocaso traviesas y calladas.
Mi música es adentro de líneas encerrada
que en complice silencio se inscriben en tonada.

No tengo voz…
No se por que milagro me nace en poesía
un coro de palabras en sorda algarabía.
Pero estas mismas notas jugándose dormidas,
resuenan en el alma en claves encendidas.

No tengo voz…
Mi verso es melodía discreta y transparente
que grava en armonia mi verbo trascendente.
Los pasos de mis lettras se elevan como encanto
y arrastran las esencias de amores y de llanto.

No tengo voz…
Escrito en sentimiento mi hechizo asono invoca
la fuerza de lo eterno que hace soñar la roca.
Mi frase va insonora, y adentro va y resuena
que voz no tengo y canto: mi canto …¡Es un poema!
leer más   
10
10comentarios 58 lecturas versoclasico karma: 107

Morir de piel

Prosaica madrugada
de almohada sin sueños
y velas sin lumbre.

Adormecidos los pétalos,
las flores se ven lánguidas.
Como gotas de lágrimas
que van cayendo
por la faz de una sombra
proyectada sobre la cara oculta de la Luna.

En el puño cerrado de la mano
guardamos las caricias nonatas.
Esperando la piel que las busque,
anhelando un abrazo con alma.
¡Cuánto tiempo malgastado
en reproches sin palabras!

No tocar es morir un poco de piel.
No besar es dejar secar la saliva.
No abrazar es desvanecer la calidez del espacio.

Estamos hechos de piel y roce,
tanto como de sueños y anhelos.




Hortensia Márquez


Imagen: de la película "La piel que habito"
18
16comentarios 102 lecturas versolibre karma: 115

Te acordas Marcelo?

Te acordas Marcelo?
De hace mas de 30 años
cuando aún éramos pibes
cayéndonos ya del nido.

Con las rodillas pelada
y frías manos y caras
jugamos a la pelota...
en aquel "Parque Lezama".

Te acordas Marcelo?

De aquel profesor... Gastaldi!!
que con cariño profundo
nos contaba sus historias
de haber recorrido el mundo...

Cuando vendíamos revistas !
en esa "Plaza Lezica"
y una vez a la semana
jugábamos a ser hombres...

O de aquella huida
de la cual yo me hice cómplice
durmiendo hasta en las vías...
sin pensar en las familias
ni en la tuya, ni en la mía.

Te acordas Marcelo?

Recorrimos tantas cosas !
tantas penas y alegrías,
que le doy gracias a Dios
por haberme dado vida !

Aquel primero de Enero
a las seis de la mañana
en el banco de una plaza,
fumamos y conversamos
hasta tocarnos el alma
con la punta de los dedos !

Te acordas hermano?

Aunque ya no somos pibes
seguimos sintiendo igual.
Aunque la gente no entienda
este amor que es tan humano
te siento mi hermano... y te quiero!
te siento mi amigo... y te amo !

Y espero que llegue el día
de aquí a treinti... tantos años !
en otra plaza y en otro Enero
en el que pueda decirte,
ya quizás bajo otro cielo...

Te acordas?

Te acordas Marcelo?
leer más   
10
1comentarios 55 lecturas versolibre karma: 108

Anocheciendo contigo, vida

Cuando un anochecer y un amanecer se unen, el Universo de la Vida cobra todo su sentido.
En sus manos acoge serena, a ese pequeño ser que amanece a la vida.
Blanco, puro y sin mácula, contrasta junto a su piel gastada, cuarteada por el tiempo y las batallas.

- Niño mío, yo te guardo.
Tu corazón naciente, pegadito al mío ya cansado. Así, latiendo juntos. Tu entrando y yo saliendo, en ese minuto regalo, que nos da la vida, para decirnos hola y adiós, entre besos y abrazos.

- Me gusta estar entre tus manos. No me dejes, necesito que me muestres el camino que debo tomar para no caer.

- No tengas miedo, estoy aquí para entregarte suavemente a la vida. Tu vida.
Será como si de un vals romántico se tratara. Acunadito mi niño, sin prisas; suave y dulcemente, meciéndonos juntos.

Después me iré, porque mi vida ya la recorrí. Las arrugas y los surcos de mi piel, reflejan el camino andado. Los sueños cumplidos, los que pasaron de largo. Las alegrías y las penas. Las soledades a solas y las compartidas, que son las que más duelen. Los silencios, las ausencias, los miedos, los dolores.
Lo que disfruté y lo que me ilusionó. Todo lo que aprendí y lo que olvidé. Todo lo que amé y lo que me amaron. Lo que entendí y lo que no logré entender.
Porque, ¿Sabes una cosa? Nunca llegarás a saberlo todo. Nunca aprenderás lo suficiente, para desterrar el dolor de tu corazón. Porque niño mío, vivir duele.

- Entonces llévame contigo, no quiero sentir dolor.

- No, mi niño. La vida es hermosa y has de vivirla. Tu corazón está preparado para sentir y amar la vida. Deja que crezca en ti ese amor y únelo con el de las personas que te rodean y con el de las que están por llegar a tu vida.

- Y tú, ¿Por qué no te quedas siempre conmigo?

- Yo ya viví, mi niño. Este es el testigo que te entrego, ahora es tuyo.
Que cuando tu piel se escriba de arrugas como ahora la mía, puedas decir... He vivido y ha sido hermoso.



Publicado en "Gente Yold" el 10 de Septiembre 2016
5
2comentarios 37 lecturas prosapoetica karma: 68

¿Cuándo existo?

Turbias mañanas
que se vuelven cansinas
desde mi espejo
en la madrugada.
Un ir y venir constante
donde olvido la serie de días.

Y las horas pasan
y se van los meses.
Cada vez más alejado
del futuro soñado a los 5.

No estoy donde imaginé
porque las risas
obnubilaban los sueños.
Hoy que ellos se han ido
el panorama es blanco silencio.

Siento que pierdo tiempo
y mi mente responde lenta.
Y mi vida que no es grata
me pide que ya no siga.

Existo porque nací
pero no veo propósito al andar.
Quizás debería contemplar.

Objetos palpables,
colores fugaces...
¿Por qué los tomo?
¿Por qué los veo?
leer más   
3
sin comentarios 16 lecturas versolibre karma: 33

Ars Poetica

He vuelto a escribir,
como un antiguo vicio que contraje de joven,
y soy un verso mojado,
caído de unos labios,
cayéndose en fragmentos de agua.

La primera vez que escribí fue por amor,
las mariposas en mi estómago migraron a mi frente,
en su lugar quedaron peces de colores,
algunas se posaron en mis manos.

Escribo desde que tengo uso de pasión,
en presente progresivo,
en futuro imperfecto,
en participio.

Escribo por impulso,
por convicción y por vicio,
a veces también por inercia.

Escribo sin mesura y sin miedo,
dejo que el cauce de mis dedos se derrame,
que el agua de entre mis manos
se desborde,
que todo me inunde,
que todo se ahogue.

He estado escribiendo de día y de noche,
antes de dormir y al levantarme;
no está bien,
ya lo había controlado.

Me he descubierto a las tres de la mañana
en busca de un verso,
nunca me he cuestionado por qué escribo,
pero sí me he preguntado de qué sirve.

Pensé que podía escribir cuando quisiera
y que cuando quisiera también
podría dejarlo.

Escribir es sencillo, pero no es fácil.
Escribir me dispersa y me esparce.

Lo que escribes no sólo te define,
te retrata,
te identifica.

El que escribe poesía
no lo hace por gusto,
tampoco es que lo haga a la fuerza,
pero lo hace por influjo,
bajo influencia.

Quería dejar de escribir,
pero ha estado lloviendo.

Supongo que algunas personas escriben por placer,
deciden cuándo escribir,
sin importarles si llueve,
si se hizo de noche
o si se tiene algo atorado
en alguna parte.

El poeta no tiene un lugar favorito,
una hora determinada,
el poeta no decide cuándo escribir,
escribe porque tiene que hacerlo,
a menudo se descubre escribiendo,
se encuentra.

Los poetas son locos,
esos que escriben,
que no saben hablar.

Los poetas se caen y se hacen pedazos,
se quiebran a cada rato,
se mueren a cada rato,
y a cada rato,
qué bueno,
renacen.

La poesía te toma por la espalda,
te tapa los ojos
y quiere que adivines
de quién se trata.

La poesía juega sucio,
te acorrala,
puedes decir que no,
pero no importa;
cuando la poesía te ha elegido
no puedes hacer nada.

La poesía hace conmigo lo que quiere,
sabe mis secretos,
me amenaza con decírselo a la gente,
me tiene en sus manos.

Tomé a la poesía trémula entre mis brazos,
me miró fijamente,
como si quisiera decirme algo.

No sé si sea poesía,
pero me toma de las manos
con la propiedad de quien toma
lo que es suyo.

Tal vez no he comprendido el Ars Poetica de Horacio.
Quizá he entendido mal todo esto de la poesía.
14
13comentarios 70 lecturas versolibre karma: 110

Porque te extraño

No se porque te extraño tanto
No me explico la razón
Si hace poco te conozco
Y te has metido en mi corazón
No se porque, te pienso tanto
Me pregunto, y no hay razón
Si ni tu nombre ya recuerdo
Y tú sigues en mi corazón…
No se porque te extraño tanto
Me pregunto y no encuentro la razón…
Tal vez porque remendaste los pedazos de mi corazón..
leer más   
10
4comentarios 81 lecturas prosapoetica karma: 93
« anterior1234550