Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 251, tiempo total: 0.011 segundos rss2

Encuentros

Nos habíamos encontrado de casualidad, unos amigos en común de otros amigos, en fin. Siempre cuestioné esa posibilidad porque era como entregarle todo el crédito al azar y nosotros vamos moldeando nuestro día a día con un conjunto de decisiones que nos hacen llegar hasta donde nos encontramos hoy.

Ella era de rasgos más bien definidos: pelo medianamente corto y claro, ojos verdes y un estilo rock perfectamente combinado entre el color negro y las transparencias. Lo metálico, lo brillante en su justa medida. Lo casualmente arreglado por horas. Siempre sonriente. Siempre radiante. Piel perfecta con pecas, ojos delineados que resaltaban una expresión tímidamente desafiante. Sus manos lucían dos anillos: uno en el dedo anular y el otro en su pulgar.

Al principio todo estaba dentro de lo esperable: dos personas que se van conociendo, intiman sexualmente, se vuelven a ver. Intercambian historias, duermen juntos y empiezan a compartir la intimidad de los días de verano. Siempre la misma historia nunca los mismos besos.

Mientras ella se preparaba para irse a trabajar le dije que estaba fascinado aunque algo sorprendido por lo que había pasado hacía tan solo unos minutos. Que habíamos tenido un buen juego previo en todos nuestros encuentros, mucho más del que al yo había experimentado, pero que había sentido que ella quería algo más. Mi inseguridad se resumía en esa afirmación. Me dijo que el juego no debía ser previo. Que el juego era todo y que había que ir más allá del sexo. Me dio un beso agarrándose de mis cachetes y se fue. Su perfume siempre quedaba en la habitación, en las sábanas, incluso en mis camisas. Era algo frutal.

Para nuestro próximo encuentro yo no podía dejar de pensar en esa conversación y en su deseo que iba más allá del sexo. Mis interrogantes iban en aumento, pero ahí estábamos una vez más en el sillón, mirándonos inmóviles y esperando el momento justo para lanzarnos uno sobre el otro. Esa magia que se suspende en el aire, que se siente en la piel sin haber entrado en contacto físico.

Me tomó de la mano muy suavemente y me dijo guió hasta la habitación. Me pidió que me sacara toda la ropa y que no diga nada. Que me dejara llevar por ella. Intenté respirar profundo para calmarme pero mi respiración era muy agitada. Estábamos desnudos frente a frente. La luz de la calle atravesaba la cortina de plástico mal cerrada y daba justo en sus pezones dibujando una línea interminable de rectángulos iluminados. Me dijo que tenía que serenarme, respirar profundo y dejarme llevar entregándole mi cuerpo al cien por ciento.

Me hizo sentarme contra el respaldo de la cama, espalda derecha y piernas abiertas y extendidas sobre la cama. Ella se colocó justo delante de mí, bien pegada y con sus piernas también abiertas. El contacto de la piel suave y caliente era un estimulante explosivo. El ambiente que se había generado en la habitación, no tenía precedentes ni en los sueños más profundos. La energía que ella generaba venía desde todas partes. Ella estaba delante de mí, pero también estaba en mi mente, en mi respiración, en el espejo que era testigo desde una esquina. En la piel de mis manos, de mis muslos. De mi lengua seca por intentar respirar pausado con la boca abierta.

Le besé el cuello y largue una respiración profunda producto de la contemplación sin respirar. Empezó a relajarse y agarro mis dos manos. Recorrimos sus pechos grandes y macizos hasta su sexo, sus piernas y subiendo nuevamente por sus costillas. Ya conocía su piel, era perfecta y suave como el algodón pero ese día todo tenía un matiz diferente. Se llevo mis dedos a su boca y los chupo con fuerza para volver rápidamente a su exhibición privada de partes íntimas entregadas al placer que proporciona el otro con la celosa supervisión de uno mismo.

Ese día la conocí por completo. Ella necesitaba conectarse conmigo desde lo esencial del deseo compartido. Ella promulgaba ese encuentro más que nada. Su cuerpo lo pedía a gritos, sus ojos brillaban con la poca luz de la habitación. Su cuerpo se había transformado en una extensión del mío, y el mío, en una extensión de sus manos. No éramos nosotros los que estamos ahí, porque nuestros cuerpos jamás habían logrado ese estado de plena satisfacción.

Manos, piernas, lenguas y brazos se habían convertido en un mecanismo suizo de relojería que se mueve y avanza en perfecta sincronía generando un solo movimiento.

Quedamos tendidos sobre la cama uno junto al otro. Temblando y en silencio. Cada uno asimilando lo que había pasado, disfrutándolo, recuperando el aliento y haciendo un raconto rápido de todo ese momento de éxtasis.

Ella me enseño la importancia de conocernos desde lo más íntimo.Y aunque el cuerpo es algo finito con límites marcados, ella hacia que en todos los encuentros descubra algo nuevo de ella y de mi. De los dos. Juntos y por separado al mismo tiempo.

-Lo importante es cómo te hace sentir la otra persona más que el encuentro de dos cuerpos, me dijo mientras se vestía.

*PH. Pato Azpiri

*She. Florencia Couce
3
sin comentarios 30 lecturas relato karma: 39

Entre la niebla

A veces me despierto y todo ha desaparecido,
A veces me despierto y no tengo recuerdos,
A veces me despierto y tengo que buscarme entre la niebla.

Otras veces es la niebla
la que viene a buscarme
un abrazo blanco llega
y luego, desaparece.
Casi siempre es la niebla la que viene,
para hacerte olvidar quien eres,
con su aliento y con su voz
sobre el valle y en mi pecho,
la niebla vuelve y yo olvido
y ya no me quedan recuerdos
de su magia y de su nombre.

A veces me despierto y todo ha desaparecido,
A veces me despierto y no tengo recuerdos,
A veces me despierto y tengo que buscarme entre la niebla.
leer más   
11
2comentarios 35 lecturas versolibre karma: 85

Si me das a elegir

Si me das a elegir.
Me quedo con la luz
de tu mirada.
Me quedo con la sonrisa
de tus ojos.
Me quedo con los versos
en la almohada...
Si me das a elegir.
Me quedo con la magia
de tus dedos.
Me quedo con la fantasía
de tus alas.
Me quedo con los sueños
de la madrugada...
Que cuando llegas.
Que cuando vienes.
Que cuando regresas.
Que cuando asomas...
el corazón se alborota.
Si me das a elegir
te eligiria mil veces...a ti.
leer más   
3
2comentarios 28 lecturas versolibre karma: 51

Quisiera escribirte...

Quisiera escribirte para saber de ti.
Quisiera hablarte para contarte mis cosas.
Quisiera que hubiera esa comunicación,
entre nosotros, que hubo en un tiempo,
y que siguiéramos viéndonos de tarde en tarde
y saludándonos como amigos,
tomar un café y sonreír,
intercambiar unas bromas,
como personas que se quieren,
aunque tenga que confesarme
que me duele muchísimo tu ausencia
y todavía más tu silencio,
ya que no sé si soy culpable del mismo
o si simplemente te has aburrido del otoño
y del invierno subyacente en mi persona.

Pero si quieres, y respetando tu silencio,
me gustaría escribirte,
hablarte con mis "palabras",
con mis letras, con mis versos
y desnudar mi alma para ti,
como tantas veces hice, quizás,
sin que te dieras cuenta.

De todas formas soy consciente
de que tienes tu propia vida,
tu camino juvenil y soñador,
tus sueños, incluso, tan variados
y reales,
tan auténticos y sencillos,
y por eso no quisiera romper
esa magia que rodea tu persona.

Antes creí verte pasar y te saludé,
pero no respondiste.
Quizás me equivoqué y no eras tú.
Quizás las legañas de mis ojos
confundieron tu persona con una ilusión,
con un sueño y un deseo de hace años,
y si es así pido disculpas a la persona
que equivocadamente saludé
ya que no era para ella ese saludo,
sino para ti.

Un día pensé que era la hora
de hacer un alto en el camino,
de parar y dejar descansar
a un corazón atormentado
por los sueños y los celos;
de recuperar fuerzas,
tomar un trago de agua
en la fuente fresca de la vida
y reanudar la marcha,
convenientemente renovado,
para afrontar la última etapa
de un otoño, que termina,
y un invierno que se acerca
y en el que empiezo a caminar,
sin darme cuenta.

Quizás por esto mismo
la nostalgia se apodera y me abraza,
me hacer recordar y querer imposibles,
abrir puertas cerradas,
mirar pupilas perdidas,
buscar sonrisas apagadas
y voces mudas, que solamente
quedan ya como rescoldos en mi alma,
de un pasado que se escapa
lentamente de mis ojos
y que, muchas veces, no sé
si fue verdad o fruto de la imaginación
y necesidad de un corazón atormentado
y precisado de cariño.

Pero, a pesar de todo, es cierto,
lo confieso, me gustaría escribirte,
me gustaría hablarte, saber de ti,
intercambiar esas "mariposas"
tan nuestras,
tan charlatanas,
tan pizpiretas,
tan canijas,
que solo con mirarlas ya se alegra el alma
y los días parecen tener vida propia
y hasta la sangre circula con otro tono
musical por las venas,
y los sentimientos se ensanchan y estiran
en la búsqueda de aquel eco del pasado,
intentando traerlo aquí, ahora,
a este instante, a este momento,
a tu lado y a tus ojos,
aunque sea una utopía irrealizable.

Rafael Sánchez Ortega ©
25/01/18
11
2comentarios 86 lecturas prosapoetica karma: 85

Sobre hechizos y algunos encantamientos

No me importa…

Si hay espada o un sombrero
Si hay varita o un caldero.

Si me hablan de magia,
Con tu sonrisa me basta.

Pero
No hay hechizo que duela más,
Que un adiós en el acto final.

Como un verso inconcluso
Que el mago busca contrarrestar,
Y no le da el pulso


En la receta de un curandero
Solo se pide más tiempo…
Tiempo, olvido y una pizca de afecto.
(Solo para amortiguar el efecto)

No me quedan cartas bajo la manga.
Frustrado no me lo creía,
Pero en el fondo ya lo sabía:

Por el reflejo de la poesía
La magia cautiva,
La magia ilumina,
La magia supera,
Toda creencia y expectativa.
La magia te deja sin aliento,
Alcanza la cima de mis sueños

Pero la magia… eres tú.

Sr. Nube
16
8comentarios 94 lecturas versolibre karma: 109

Conjuros mágicos y cuencos de barro

Cuatro tablas mal puestas.

Es lo que queda de la choza de risas. Refugio de pastores, los de rebaños de caricias.

Tiro piedras al río. Darán aún más vueltas. Acabarán pulidas.

Como mis ojos. Bruñidos de tanto mirar.

Engobe rojo en las asas de mi cuenco de barro, que sostiene, entre vapuleos y brisas, la mejor de las pócimas.

Conjuros y fórmulas mágicas. Las que sólo conocen los mirlos (y yo).

Aquí guardo el secreto, la receta. Un día, cuando la niebla empape de nuevo el bosque, te diré al oído, muy quedo, todo lo que sé (y todo lo que siento).
leer más   
12
14comentarios 78 lecturas versolibre karma: 101

Leer gotas de lluvia

Leer las gotas de lluvia.
Los versos de tus ojos
La poesía de tus labios.
Leer...
la fantasía de tu mirada.
Dibujar lunas
en tu tristeza.
Baladas
en tu almohada.
Sonrisas.
en tu memoria.
Ternura...
en tus lágrimas.
Escribir
en tus pupilas.
En tu añoranza.
En tu magia.
En el ático....
del alma.
leer más   
12
10comentarios 101 lecturas versolibre karma: 99

Cine versus Realidad

Y quise mirar la vida
como en un plano secuencia,
de una vieja película en blanco y negro.
Vernos así, desgastados,
cansados y tristes,
pero juntos.
Con la dimensión de las
grandes obras del cine.

Como en una escena
de “Días de Vino y Rosas”,
donde Jack Lemmon y Lee Remick,
bebían hasta hacerse daño,
y se amaban bebiendo.

Quise buscar la magia
del cine, en la realidad
compleja y simple
de nuestro día.
Nunca tuvimos
días de vino,
ni de rosas.
Ni yo fui “La Novia”
ni tú Rick Deckard .


Ni viviremos en un
mundo surrealista
donde "Amanece, que no es poco".
Ni nos quedaremos atrapados
esperando "El Ángel Exterminador".

Cine, cine, cine,
más cine por favor,

decía Aute.
Pero lo cierto es
que la realidad nos engulle
y nos impide vivir en una gran pantalla.
Que "Los 400 golpes" nunca
serán de "Melancolía",
pero la vida seguro si es
"El Viaje a ninguna parte".


Hortensia Márquez

Mi particular homenaje al cine, y a algunas de las películas que más me han impresionado y marcado.
22
29comentarios 164 lecturas versolibre karma: 110

El maestro audaz

Compasión completa,con la fe contagias
las señales claras,innegable vida
de tu cosmos vivo,fortaleza oída
con proverbios sabios,sin honor presagias.

Las historias viven,el amor sin magias
lo serán por siempre,sin la fe abstraída
de un poder eterno,sin la fe infligida
los momentos claros,que tu no los plagias.

Con la fuerza soy,con un portento lleno
al maestro enseñas,con la humilde paz
es ahora el día,de tener refreno.

Aprenderte todo,libertad capaz
la ignorancia no es,razonaré lo bueno
un maestro quiero,con un texto audaz.


A Poetry el maestro audaz.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
08/02/2018

ritmo: 3,5,9,11
Soneto clásico simétrico prístino
16
17comentarios 140 lecturas versoclasico karma: 103

Quiero ser contigo (@_Sejmet_ y @Verín)

¿Qué eras, nostalgia? ¿Otro nombre dado al vacío? ¿Soledad? ¿Lo peor de mí?
Lo he olvidado, ¿acaso importa? Lo que vale y me eleva dos palmos por encima de las nubes es saber que la luz sigue encendida en mi pecho, justo eso. Eso justo anhelaba y lo he encontrado en la voz de un nuevo día despertándome del sueño.
Llegaste. Tan elegante… seduciendo con tu aroma de vida recién hecha y luciendo carmín en los labios del color de la poesía. Eras tú tan igual a los sueños… ¿Cómo no reconocerte en las plumas del ocaso que se funden con el vuelo de un poema? Sí, tú, suspiro de esperanza que no cabe en los pulmones (de quien milagros no espera). Espanto de nubes, tropel colorido volante en mi vientre, melodía continua, sonrisa permanente llamando a mi puerta. Es así, de esta manera tan perfecta, tan tuya, como desatas de la quimera los hilos que sujetan mis latidos a los puños. Ya son libres de posarse donde quieran, ya era hora que eligieran de destino el paraíso sembrado de luces que albergan tus manos.
Quiero ser contigo. Pero no me refiero a ser la mitad de un todo, parte, trozo, resto indefenso en tu ausencia. No. Hablo más bien de añadir más vida a nuestras vidas restando los miedos, sumando caricias, poniendo más tonos, más dedos, más brazos, más piernas, más lenguas… saliva.
Más...
Ser núcleo, temblor consentido, epicentro, gemido en mi boca entreabierta, calor enredado en tus muslos. Ser. De esta manera y de aquella y de otra diferente. De todas las posibles que halle una imaginación compartida como la nuestra. Quiero ser contigo otra existencia más allá de la mía. Una flor de las dos flores que decoran la maceta perfecta. La sombra que abraza a la sombra que forma la noche.
Nos queda el milagro en los ojos que imaginan y tocan y sienten. Queda el amor floreciendo en poemas escritos por manos que sueñan. Queda mi voz en tu boca llamándote Amor. Y por delante, un camino despierto y abierto ante ti, ante mí, para siempre.

(¡Ah! Una cosita... Muy pronto @TuroCarballo, nos prestará su voz y su guitarra para seguir haciendo magia con Quiero ser contigo)
leer más   
16
33comentarios 220 lecturas colaboracion karma: 106

Silvia

17 de noviembre.
Maldito diario:

Tras varios meses de ausencia
(casi desde el último abril
del que ya solo queda un tenue arco iris
en algunos fotogramas polvorientos),
tengo algo nuevo que contarte.

Esta mañana de ido con Silvia
(sí, con Silvia, has leído bien)
de compras a la Gran Vía,
a una de esas tiendas del centro
donde los maniquíes besan
sin censura a la anorexia.
Después de probarse nueve vestidos
he pensado, con franqueza, que para qué,
si no hay tejido mas hermoso que su piel.
(Pero claro, no he podido decírselo).
Al final se ha decidido por uno de flores
de mil formas y colores,
como si hasta el despiadado noviembre
fuese para ella primavera.
Pero si Silvia se empeña en que es primavera
florecen los cerezos hasta en la Antártida.

Después hemos ido de cañas a La Latina,
a los bares y esquinas de siempre;
ella ahora bebe sin alcohol,
y a mí, como siempre, casi me basta
con mirar sus labios mientras bebe.

Comenta Silvia:
"Enamorarse de la persona equivocada
es desenamorarse de uno mismo."
¡Qué poco se imagina ella cuán cierta
(y puñetera)
es esa afirmación!

Me ha hablado del último libro que ha leído,
del frío criminal que hace en Copenhague
del trabajo en el que acaba de empezar,
de que ya ve la luz al final del túnel...
La luz al final del túnel son tus ojos, he pensado,
verdes como las primaveras de la juventud.

Maldito diario...
¡no imaginas cuánta nostalgia cabe
en un par de palmos de distancia,
cuántos recuerdos revividos
de un lado a otro de una mesa,
cuántas primaveras levantando muros
entre su boca y la mía,
cuánta fantasía a mil años luz
de la puta realidad!

De vuelta a casa de sus padres
hemos regresado también a la infancia:
ya no está ese banco donde nos sentábamos
y tantas veces planeé besarla
cuando todavía no teníamos edad
(ni sitio)
para las tristezas,
tampoco el parque donde su risa
convertía un taciturno columpio
en una vertiginosa montaña rusa,
y un centro comercial ha engullido aquel descampado
donde jugábamos al escondite
y siempre me dejaba coger
(aunque ella no lo sabía)
por el simple placer de oírla gritar mi nombre.

"Nos han cambiado la ciudad,
el presente y hasta el futuro...
pero los recuerdos siguen en su sitio",
le he confesado.

Ella me ha mirado con melancolía
pero ha sonreído.
Hasta ese momento casi he creído
que podía salir ileso
(o con escasas secuelas)
de aquel encuentro
Pero esa sonrisa me ha derrotado...
y ya sabemos que no es posible salir ileso
de un naufragio en alta mar
o de los restos de un terremoto.
La misma sonrisa de entonces,
fascinante como un truco de magia;
la sonrisa de los recreos,
la de los cumpleaños en la calle,
la de las miradas cómplices,
la de tantas tardes en mi casa
compartiendo secretos y música,
un auricular para cada uno,
cuando las canciones eran una aventura
y sus letras himnos insondables.

La misma condenada e irresistible sonrisa
de te quiero, pero como amigo,
la de me voy a estudiar a Dinamarca
la del día de su boda
en esa fotografía con ese otro chico
que nunca fui yo.

Nos hemos despedido hasta la próxima
(quizás pronto, tal vez nunca),
con besos y abrazos tímidos.

Ya solo, sentado en el autobús,
con los ojos empañados
e intentando huir del pasado,
con su perfume y su sonrisa
aún prendidos en mi recuerdo,
he pensado en ese afortunado de la foto que,
en la próxima primavera,
decorará el suelo con los pétalos
de su vestido.

No he podido evitar odiarla,
odiarla con todo mi alma;
a la primavera claro,
porque a Silvia la amaré siempre.

Juanma
leer más   
13
5comentarios 151 lecturas versolibre karma: 104

Me enamoras

Como no amarte con estas ansias
Si correspondes con infinitos te quieros
Cada acción que mis manos emprenden

Ríes tan facil que me enamoras sin límite
Tus roces sutiles deleitan mi cuerpo y
Queda tu imagen impresa en mis recuerdos

En tus ojos veo la paz que me regalas
En ellos me perdí y no deseo encontrarme
Porque son sinceros y no mienten

Tu voz llena de música mis oídos
susurros que me contagian de amor
Y que escucho dulcemente de tu boca

Hoy así te percibo sin condiciones
Entras a mi vida para quedarte
Y te instalas con ese dulce beso

Y aqui estás y aquí te quedas

Riberpa/2016
leer más   
1
sin comentarios 31 lecturas versolibre karma: 9

Hacer magia

Me miras. Te observo.
Largo silencio en la batalla
de sostenernos la mirada.
Sonrisa pueril en tu boca.
Grieta repentina en mi pecho.
Ya eres parte de mi memoria.
leer más   
6
2comentarios 27 lecturas versolibre karma: 66

«Año nuevo, vida nueva»

Hoy, todo vuelve a empezar de cero pero no contigo, sino sin ti. Parece que mi vida regresa 466 días atrás, cuando mi vida era plana y lineal y la única magia que había en mi, estaban en mis letras y mis textos, que nadie conocía, solamente yo.

Creo que ha llegado el momento de abrirme, y lo tengo que hacer de la única forma que sé, desahogándome con palabras frente al ordenador, y es que, han habido muchos cambios en estos 466 días, pero hay algo que aún sigue intacto. Sigo sin ser capaz de abrir mi corazón y exponer mis sentimientos y emociones a la gente que me rodea. Solo lo conseguí con alguien: contigo. Pero ya no estás.

Nunca pensé que volvería a retomar este diario, y es que, aquí sólo podía expresar mi tristeza, aunque al principio de llegar tú a mi vida, trastocaste todos mis esquemas, hasta en este simple diario.

En estos últimos días, aquella frase que un día pronunciase Groucho Marx «paren el mundo, que yo me bajo» ha estado presente en mi cabeza. ¿Qué merece la pena ya si tú no estás? Pero en el fondo de mi corazón hay una palabra escrita que dice «ilusión», y esa nota es la que con el paso de los días, dará sentido a mi vida.

Ahora es el momento de cambiar de vida, de renacer y volverse fuerte, y para ello tengo que levantarme de una caída en la que el paracaídas, esta vez, no consiguió abrirse. Toca levantarse y volver a la tierra, aprender de nuevo a caminar, y a dormir y despertar sin un «buenas noches amor» o un «buenos días mi vida».

El mundo no puede pararse, pero sí podemos cambiar de tren, a ese tren que nos ayude a encontrar el motivo por el que continuar aquí. Ahora estoy solo ante el mundo, solo ante mis miedos y solo ante los retos que día a día me deparará la vida.

Cuando sea capaz de sentir los latidos de mi corazón, me levantaré y miraré hacia delante, sin maleta y sin nada en las manos, solo con los ojos abiertos y la mirada clavada hacia el futuro. Sí, hacia el futuro, eso que tanto miedo me da.

Así que solo me queda coger fuerzas para despertar de esta pesadilla y poder decir al mundo:
AQUÍ ESTOY DE NUEVO.
4
sin comentarios 63 lecturas prosapoetica karma: 44

No tengo sueño

Hace tiempo que no sueño, mis ilusiones están desapareciendo, la vida se va desapareciendo rápido, mis imaginaciones parecen reales, no hay calor en mi alma, no escucho nada mis lamentos y mis angustias, en mi soledad siento escuchar que repiten mi nombre. Dicen que soy aire que puedo estar en todos lados, escuchar el alma de las personas, puedo leer la mente de las personas, mis ojos leen sus corazones, observo el firmamento y empieza a llover, la gente va corriendo por las calles.

Quiera volver a soñar, creer en la magia de la niñez, creo un ser superior, quiero soñar lo que será bueno para el mundo, tratar de borrar sus penas, que quedo hacer para hacer sonreír al mundo, quiero caminar por el bosque, sentarme cerca del río escuchar y sentir la calma sentir el karma de la naturaleza, quiero cavar un pozo y echar todos mis errores, mis fracasos y mis miedos, la música calma y alimentan mi alma.
leer más   
2
sin comentarios 16 lecturas versolibre karma: 20

Mariposas

Él fue quién lo inventó. El juego mágico de las mariposas. Consistía en atraparlas con las manos, nunca con trucos o redes, y guardarlas en la boca antes de que se aturdieran.

Siempre hacía lo mismo. Tragaba saliva para que no se les mojaran las alas y ahuecaba la lengua. Ya en su interior, las sentía aletear buscando la salida, y casi era capaz de verlas en su mente, polinizando con su polvo de colores las flores del paladar. Notaba cómo le hacían cosquillas en las encías.

Nunca era mucho tiempo, apenas unos segundos de nada; y después abría la boca para dejarlas en libertad, para contemplarlas salir volando y, aún confusas y algo vacilantes, retomar enseguida su hipnótica danza.

Siempre jugaba a solas. Hasta que ella apareció un buen día como surgida de la nada, con su vestido azul de flores y bordados. Como un sueño, vaporosa, casi etérea... traía sus diez años apenas asomados a sus zapatitos blancos. Él apenas reparó en ella, tan concentrado estaba en conquistar y atrapar su próxima cosquilla de colores.

—¿Qué haces? —le preguntó.
—Estoy jugando —contestó él sin apenas inmutarse.
—¿A qué?
—Al juego de las mariposas.

Le enseñó cómo se hacía. Y con toda la caballerosidad de un niño, atrapó una para ella. La niña la cogió con cuidado entre sus manos, la depositó dentro de su boca, la retuvo allí unos segundos... y después la dejó libre.

—¡Ya está! —exclamó ella.
—No lo has hecho mal para ser tu primera vez —le confesó el niño.
—¿Y ahora qué?
—Ahora atrapas otra.
—¿Y después?
—Otra más.
—¡Qué juego más aburrido! —sentenció la chiquilla.

"Niñas, siempre igual; no entienden nunca nada de juegos", pensó él. Y siguió a lo suyo, buscando alas multicolores entre la hierba y las flores, ignorándola por completo.

Pero la niña volvió también al día siguiente, descalza y con unas bonitas trenzas cogidas con cintas blancas. Él la vio desde lejos, pero decidió seguir fingiendo que no le importaba. Acababa de guardar otra mariposa en su boca cuando ella se plantó frente a él, cruzó los brazos sobre el pecho y, resuelta y autoritaria, le dijo:

—Quiero que me la pases.

Y se acercó a un suspiro de su rostro, despacio pero sin miedo, hasta rozar con sus labios los de él. Abrieron sus bocas al mismo tiempo, como si fueran una sola. Dentro de esa galería compartida hubo magia, hubo silencio, hubo fantasía... y voló una mariposa.

Él se apartó un par de pasos, asustado. Ella, inmóvil y feliz, sintió un batir de alas elevarse desde la superficie de su lengua al viento, desde el viento a las nubes... y desde ahí a la libertad. Sonrió. Después salió corriendo y, ya desde lejos, le preguntó a voz en grito:

—¿Cómo te llamas?
—¡Loth! —chilló el niño, poniendo sus manos a ambos lados de la boca a modo de altavoz.
—¡Yo soy Alana! —contestó ella— ¡Y mañana quiero que me pases dos! —Fue lo último que la escuchó decir en la distancia.

Nunca más volvió a pensar que las niñas no entendían nada de juegos. Más que de juegos, sabían de magia. Desde aquel día, las mariposas las sentía en el estómago cada vez que veía acercarse a su amiga.

Juanma
leer más   
12
7comentarios 97 lecturas relato karma: 113

Pespuntes a la memoria (@adamemiguel & @hotel_k)

Tu recuerdo en mi memoria
dejó una huella imborrable en mis historias,
no he aprendido a respirar en tu ausencia
y sólo atino a dar tumbos melancólicos
que me llenan de una tristeza fatal.

El encuentro de unos ojos
arrastrados hacia lo ajeno,
la magia doliente
que tan certeramente
extrajo la estrofa fatigada
de mis entrañas.

Hoy prosigo la reconstrucción
de tu rostro en mi memoria,
disecciono todos los pantanos
que parapetan el saco de recuerdos.

No logro olvidar cada uno de tus momentos,
son estériles los días con el frío
de tu estampa ausente y fugaz.

Balbuceo con triste cordura
mientras invoco tu nombre,
peldaño a peldaño
voy limpiando el pasamanos
que conduce al desván del miedo.

Por si el valor me abandona
decido retroceder,
me servirá de miga de pan
para recordar el camino
de vuelta al refugio del cobarde.

La noche en su oscuridad me condena
a un abandono anunciado
donde mis plegarias
se disuelven en un momento de paz.

Tu amor se perdió en un descuido
que no llegó a superar el olvido
no quiero olvidarte me reniego
prefiero vivir en tu recuerdo
viviendo de tu amor ajeno.

Vivo en la nostalgia de nunca volver a tenerte
en un remanso cálido y seguro
en donde me abrazo a la intimidad
de las historias con esas frías goteras
que calaron en mi honra perdida
por vivir en un mundo incompleto.

Tu ausencia significó para mí
la mismísima pérdida del deseo
a tener que seguir latiendo,
plomo al plomo, sólo atino a hundirme
en el fondo de mi corazón.

@adamemiguel & @hotel_k

Ilustración del texto: J.M Gómez
leer más   
21
20comentarios 175 lecturas colaboracion karma: 103

Brillo eterno

Veo jóvenes y antiguas almas,
Rodeadas de tanta magia
Que trágicamente no logran percibir.
Recorrí lentamente los pasajes de la ciudad,
Viendo la infelicidad en esas caras.

Las calles desparramadas,
En sitios de oscuridad
Colmadas de rostros no tan extraños,
Que expresan la débil sonrisa
En sus insatisfechas almas
Incendiadas de odio

Y entre tanta destrucción,
La magia prevalece en la inmortalidad.
Observa, antes de que termine la noche
En la luminosidad lunar,
Reflejada en el jardín de un espíritu brillante

La mágica acción desértica del vivir
Detrás de un muro de odio
Por casi toda la eternidad.
leer más   
6
1comentarios 30 lecturas versolibre karma: 66

-Mundo-

Suena la alarma
despiertas
mundo; PRISAS
Agendas llenas de citas vacías
llamadas perdidas
desgaste de energía



Miradas al techo o al suelo
pero casi ninguna hacia dentro
Mundo de las nuevas tecnologías
que desconectan familias;
niños con iPad en mano en casa o pisando asfalto
Y qué hay del campo
y todo su encanto:
las piedras
las cabras
o las montañas de palos;
Sus flores
sus árboles
y todo su aire.

Dónde están los juegos de antes
con todos esos niños llenando las calles
y la inocencia de aquellas princesas jugando a muñecas

Mundo de vidas hipotecadas
y sensaciones apartadas
no generan
no dan pasta

Mundo de futuros prometidos
y destinos dirigidos
Mundo de acuerdos clandestinos
dinero sumergido
y ladrones consentidos
Mundo de privilegios
siempre para los mismos

Mundo de corazones custodiados por duras corazas
porque ya no se cree en nada
ni en nadie

Mundo de hacer grandes cosas de las que mañana quedarán más bien pocas.
Mundo de sorpresas materiales que duran ese instante
Mundo de dar valor a los objetos e ignorar los sentimientos


Pero no pasa nada
Porque aquí seguimos
Y si
vivimos
pero totalmente perdidos
dejando pasar día tras día la magia que flota en el aire
a la espera de que un día
el mundo por fin se pare
la sienta
y toda esta mierda estalle
en fuegos artificiales.

Alarma , nuevo día : SIENTE



@rebktd
leer más   
19
8comentarios 97 lecturas versolibre karma: 110

Solo él es capaz

Solo él es capaz
de pintar ilusiones
en la tristeza.
Solo el es capaz
de dibujar fantasías
en los sueños.
Abrazar poemas
Deshacer abismos.
Llenar de magia
cada rincón del silencio.
Solo él es capaz.
De escribir sin tinta.
los más bellos versos.
leer más   
11
6comentarios 111 lecturas versolibre karma: 108
« anterior1234513