Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 353, tiempo total: 0.022 segundos rss2

Lágrimas ajenas (Apoyando a Pequenho_Ze)

Estoy de acuerdo con tu indignación,
la apoyo con rabia en disposición
para gritar o vociferar cualquier sabir,
o como esta vez, unas letras escribir.
Acá en mi país esto se ha multiplicado por cien,
tal vez por mil, la verdad, no sé!
pero también derramo las lágrimas de ese….
Oh, Dios… por qué?
…. de ese cualquier bebé
que hoy sufre también,
y su culpa no fue.
Maldito todo aquel
que atenta contra él,
y que acostado está
disfrutando lo que él
le ha robado a ese bebé,
la honra, su vida,
y a veces hasta mi fe.
Maldito aquel
que acostado está
disfrutando lo que él
le ha robado
del bebé a su mamá,
su vida, la honra y su fe!

Rafael Puello
Barranquilla - Colombia
leer más   
9
7comentarios 76 lecturas versolibre karma: 95

Traición

Jeremías 17: 5 dice:

"Maldito el varón que confía en el hombre..."
Y yo, confíe en ella.
Y me sobrevino maldición,
por la desobediencia
de mi terco corazón.

Aquel mensaje decía :
"confío en tí, y siempre confiaré,
aunque se caiga el mundo"
Y, he aquí,
el mundo cayó a mis pies.

Entregué todo mi corazón
a quien no debía,
mi amor y cariño
era para mi mejor amiga.
De ella eran mis sonrisas,
ella,
me hacía olvidar entre platicas,
hasta de mi familia.
Mi tiempo, mis abrazos,
mi alegría, mi todo.
Tendidas hacia ella,
mis manos.
Sin darme cuenta,
al pasar del tiempo,
de su corazón negro,
fui probando su veneno,
quiso mis ojos, y mi camino,
se llenó de envidia y quiso mi destino.
De mis fuerzas tomó posesión,
y así me dejó,
postrada en la nada,
sin aliento, y con dolor,
quizá desahuciada,
hasta arrancarme el corazón.
Quiso quitarme la vida,
y usurpar mi lugar,
con su imposición.

Luego de escalar de sufrir en sufrir,

Entonces entendí, que solo a Dios,
se le debe adorar con devoción,
solo Él pudo reparar,
cada Partícula
de mi quebrado corazón.

De mi amiga conocí,
la miseria humana,
que jamás imaginé,
aun así,
después de levantarme,
un abrazo le di,
y un te quiero le dejé.
leer más   
7
4comentarios 60 lecturas relato karma: 81

No eres tú, soy yo

“No eres tu, soy yo”, me dijo. O más bien fue “No sos vos, soy yo con mis mariconadas”, lo dijo con el peculiar acento caleño. Me lo dijo un día por la tarde, en el atardecer, todo un cliché de telenovela mexicana. Pero realmente no era ni yo, ni ella; era el amor que nos teníamos y, también el que no teníamos, pero queríamos tener, pero no nació en México, ni yo en Colombia y así quedamos malditos por un la distancia de donde no decidimos nacer. Al final, no es ella, ni yo.
leer más   
8
sin comentarios 134 lecturas relato karma: 88

Bohemio de Bohemios

BOHEMIO DE BOHEMIOS

A fountain’s pulsing sobs—like this my blood
Measures its flowing, so it sometimes seems.
Charles Baudelaire

Un bohemio de bohemios

considerado por muchos

el Dante de una época decadente

el padre del simbolismo francés

el poeta maldito

el hombre, la leyenda

el creador de las flores del mal

Charles Baudelaire

bohemio de bohemios

la vida para ti fue una locura total

nada te importaba

tu vivías la vida loca

como un bohemio sin freno

que escribió los versos más oscuros

amargos, tristes y dolorosos

pocos saben que dejaste una novela

algunos esbozos de obras teatrales

admirador de Poe

seguidor de la locura

bebedor inaudito

maestro de los versos

traductor y bohemio

poeta maldito

sabes poeta

un día soñé

que comías junto a un cadaver

como si nada estuviera pasando

a un lado tuyo estaba sentado el gran Roberto Bolaño

y al otro extremo de la mesa el gran Edgar Allan Poe

los tres conversaban y tomaban como locos

botella tras otra

cigarro tras cigarro

conversando tres maestros

sentados en la misma mesa

todos allá en el infierno

bebiendo la sangre de todos

en medio de la oscuridad absoluta

mientras florecen las flores del mal

tres locos conversando

tres escritores y poetas

a quienes este servidor

admira con gallardía

bohemio de bohemios

a ti te dejo estos versos

Hagamos todos juntos

un viaje al infierno

donde la música ligera

donde el humo vuele por todos lados

donde el licor vaya de esquina en esquina

como si nada

como si todos

estuvieran celebrando

al estilo de bohemios

de poetas y locos.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Junio 2016.
leer más   
14
7comentarios 94 lecturas versolibre karma: 93

El cuento de la vida

Apenas tienen cinco años cuando se conocen. Es el primer día de colegio y sus madres los dejan en una clase llena de otros niños llamativos, pero menos. Menos niños no, menos llamativos los unos para los otros que como se atraían ellos entre sí.

Su historia empieza en una mesa verde llena de bolas de arcilla que, a diferencia de la plastilina, al quedarse seca se endurece, como la vida. Él moldea un unicornio, ella no sabe qué es. Él le explica que es un caballo mágico y ambos ríen ante aquella ocurrencia. Después da forma a un barco y le asegura que, cuando esté acabado, navegarán a bordo de él por el patio de recreo en los días de lluvia, y vivirán aventuras increíbles surcando lagos malditos, mares lejanos, el mundo entero. Ella sonríe con los ojos brillantes de ilusión.

Pasan los recreos siempre juntos, contándose historias imaginadas, cuentos recién inventados, fábulas en primera persona. Los demás niños los miran con recelo, observándolos a una distancia prudente, como si fuesen bichos raros que no conocieran. Aprenden a escribir juntos, a leer de la mano, a sumar y restar cantando... y cogen la costumbre de contarse el argumento de los libros en primera persona. Se disfrazan de los héroes de sus sueños, crecen dentro de sus mentiras, se abrazan de mentira, y se besan de mentira, como los novios de mentira.

Llega el último verano de colegio y ya no les quedan más septiembres. Se mienten, esta vez sin saberlo. Poco a poco, como planetas en distintas órbitas, se van distanciando irremediablemente. Siguen viéndose de manera casual por el barrio, pero cada vez conversan menos, se miran menos, se sonríen menos... hasta que el saludo se convierte casi en obligación.

Pasan los años de mentira y van conociendo a otros ellos. Llenan sus nuevas vidas de otras mentiras, aunque mucho menos cómplices, más mundanas, menos divertidas. Un día ella entra en una discoteca, ya decepcionada de esa nueva vida, y se lo encuentra. Entre tragos de alcohol recapacita: “de todos los que me han mentido, nadie me ha mentido como él”. Se acerca y le saluda. Al oído le confiesa que está en la discoteca porque el descapotable se le ha averiado, iba de camino a una cena con músicos, actores y gente del mundo de la moda. Él se ríe, se separa con los ojos brillantes, hace una pausa para mirarla. Se acerca a su oído y le miente. Así que ambos, mentidos de arriba abajo, salen a buscar al unicornio de arcilla, que con el tiempo ya está amaestrado, para que los lleve a la fiesta. Se besan y hacen el amor en un portal.

Siguen viéndose de vez en cuando para mentirse. Se mienten incluso sobre sus actuales parejas. Se van contando sus bodas programadas, los hijos que tendrán, sus viajes, sus mascotas... Poco a poco van dejándolo todo para mentirse con más frecuencia, hasta que ya casi se mienten en exclusiva. Y un día deciden irse a vivir juntos, para mentirse ya del todo. Es entonces cuando cada uno descubre todas las verdades del otro.

Salen por la mañana a trabajar a la ciudad, y vuelven corriendo por la tarde a mentirse en su reino recién conquistado, a lomos de su caballo mágico. Pero una noche ella se pone enferma, y acuden a un hospital muy falto de fantasía. Un doctor le diagnostica una enfermedad incurable, y le cuenta que apenas le quedan unas semanas de vida. Ella llora y maldice todas las verdades del mundo.

Él se quita los zapatos y se acurruca en la cama junto a ella, abrazándola con fuerza. Le aparta el pelo de la oreja para alimentarla de una última mentira. Le explica que ellos no existen, que son parte de un cuento, un relato nacido de la fantasía de un pensamiento. Le cuenta que son tan reales como los unicornios, y que al final del cuento no se muere, porque los cuentos no tienen final. Y le promete, sin más mentiras, esta vez ya de verdad, que puede estar segura de que vivirá para siempre en su recuerdo y su corazón.

Juanma
leer más   
11
10comentarios 198 lecturas relato karma: 90

Oda a la poesía

Sonríe en versos
cántame en rimas
aviéntate en soneto
Y grita de alegria

Vive conmigo poesía
siente mi alma en ti,
deja que llore en letras,
y no cuentes mi métrica.

Dale ritmo a mis versos,
revisa bien la cadencia,
Busca metáforas en ellas,
Y descubrirás mi lirismo.

A veces soy poesía maldita,
a veces una bucólica,
A veces sale haiku,
con el que te hago ver azul.

Otras soy más de onda,
pues trato de aprender oda,
El chiste es que escriba,
aunque Dario reviva,
al ver como la destrozo.

Creo que entre Neruda,
Juana Inés y Cervantes,
se han unido contra mi,
pues no me entra su arte.

En prosa te beso poesía,
en poema expresó mi locura,
Luego en tercetos encadenados,
y en décimas mal logrados.

Eres bella mi poesía,
pues tienes tantas manías,
que curan mis locuras,
y me haces luego,
que rompa esquema
En epigramas o
Caligramas
Mi fuerte es el alma
y lo que de ella emana

Y si pude plasmar
la manera que te amo
quizás me salga esta oda
Al que me gustó su forma,
Pues no le importa la rima
con tal que te diga
Que está poetisa te ama,
Y para ella eres su vida.

Las letras de mi alma.
leer más   
16
13comentarios 87 lecturas versolibre karma: 107

Improvisemos un rato

Hace tiempo estoy soñando,
pensando en encontrar algo.
Lo nombraría mi lado Oracio
quizá como Buesa o Gustavo.
Perdón por el atrevimiento
a Bécquer he nombrado.

Pues no se que te diga
¡¡Pero no consigo sacarlo!!
No se si es la melodía
o si debo dejarlo.
Yo solo intento cada día
ese verso que cuelga soltarlo.

No funciona me temo
pues no sana la espiga
ni sacia el bocado.
Maldita aquella rima
que se quedó Machado.

¿y cómo lleno ahora el hueco?
pues ya no se ni calmarlo,
a ver quien tiene la mina
aquella de oro y lecho,
en el que repose mi pecho.
leer más   
9
4comentarios 61 lecturas versolibre karma: 108

Bolaño

BOLAÑO POEMA EN HONOR A ROBERTO BOLAÑO ESCRITOR Y POETA CHILENO
En Honor a Roberto Bolaño 1953-2003

Entra Roberto con un cigarrillo en los labios
a aquel bar perdido en lo más oscuro del planeta
sentados en una mesa alejados de todos
están los perros románticos conversando.
Los detectives perdidos estabán también en aquel bar
en otra mesa alejada de los perros románticos
Roberto entró como uno de los grandes entre los grandes
así delgado como lo ve y moribudo
este señor es sin duda alguna uno de los grandes poetas,
dijo su amigo de muchos años Mario Santiago Papasquiaro.
Roberto con un humor un poco torcido
le dió un fuerte abrazo a su amigo
y a todos los allí presentes invito a beber un trago en su honor.
Yo soy un chileno maldito
un hombre de carne y hueso con defectos y virtudes
un moribundo sin tiempo
un fantasmas, un poeta, un escritor sin recuerdos
que hoy esta aquí presente entre ustedes
para tomar, fumar y pasarla bien
en los últimos momentos que me queda en esta tierra maldita.
¿Pero que dicés poeta?
Sí tú ya estás muerto al igual que todos los que aquí estamos contigo
esto que hoy tienes frente a ti no es más que un sueño
o ¿quizás? una pesadilla surrealista o infrarrealista depende como lo quieras ver.
¡Qué ostia!
puta, no puedo creerlo
que mala suerte me he muerto dejando incluso mi legado.
Lo importante es que mis hijos
mis adorados hijos
tuvieron la dicha de recibir como testamento
mi poesía, narrativa y sobre todo lo más importante: Mi amor y mis libros.
Los detectives salvajes se rién en silencio
el gaucho insufrible está más insufrible que nunca
los perros románticos observan a su amigo
con tristeza y melancolía.
Año 2666
el mundo esta al revés
nada es como solía ser
ya no existe mundo solo tinieblas y dolor
oscuridad y tristeza
unos cuantos libros que sobrevivieron al tiempo
pero ya nadie los lee, ni parece importarle su presencia.
Bolaño despierta asustado
sudoroso y cansado
sabe que ha llegado el fin
esta listo para viajar a la Universidad Desconocida
esa que se encuentra en un lugar mágico
en un lugar irreal
en un lugar fuera de este mundo.
Roberto amigo
de tu muerte ya han pasado muchos años
ahora todos te idolatrán
pero antés nadie te conocía.
¡Qué ironías da la vida!

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
5
sin comentarios 43 lecturas versolibre karma: 75

París

La llamada "Ciudad del amor",
preciosa en cada rincón,
iluminada en la noche
me robaste el corazón.

Tú, París, buena persona,
recuerdos me dejaste,
y los mejores consejos
jamás dados por nadie.

Te amé antes, te amo ahora
y te amaré después,
desde el fondo de mi alma
nunca te olvidaré.

Mi corazón fue tuyo,
sólo a ti te lo entregué.
Vivimos un amor puro,
hermoso por doquier.

Maldita distancia cruel,
nos separaste sin ver
que nuestra historia amorosa
se podría establecer.

La vida nos preparó
un destino diferente,
tú te alejaste de mí,
aunque estabas en mi mente.

Soñaba con darte un beso
y un abrazo fuerte,
aún teniendo esperanza
de poder volver a verte.

Mi felicidad interna
murió vacía por dentro,
quedándome cicatrices
llenas de sufrimiento.

Pero el tiempo curó
mis penas y heridas,
y haciéndome más fuerte,
recuperé mi vida.

¡Ay, París, París...!
te deseo lo mejor,
y con broche de oro
hoy te digo adiós.

AUTORA: ALMAR.
Almudena del Río Martín.
DERECHOS RESERVADOS.
13/2/2017.
leer más   
9
6comentarios 79 lecturas versolibre karma: 97

Nota en tu ventana binaria

Atracar en este puerto binario.
Contemplar a mi espíritu navegar la jornada sobre corrientes de flujo digital.

Dejar mi pensamiento remontar el futuro inexistente,
sueños que aún anhelo y que poco a poco sucumben al olvido.

Perderme en el capítulo inconcluso,
vivencias de malos y malditos.
Alcanzar el portal de tu recuerdo,
acariciar la superficie de madera mohosa.

Herrumbre en mis manos, ¡oxidada cerradura!
Sentarme en las verjas del jardín virtual que construimos,
para dejar esta breve nota.

www.youtube.com/watch?time_continue=239&v=Cj9EWvCBVZE
leer más   
2
1comentarios 18 lecturas versolibre karma: 35

26 de abril: El apagón de la primavera

Las quemaduras que gritan en la piel de la tierra no fueron tan profundas para poder hundir el reptar del peligro que quiso dejarme sin camino. Sí, el lobo de Caperucita estaba en lo cierto: manos inmensas para acallarme mejor; para que el veneno de las víboras que me perseguían pudiese tatuarme esa noche Quiero dibujar mis lágrimas con sangre porque me quieren tener silenciada otra vez.

Pentagrama de aullidos rotos por el miedo. Impotencia; impotencia ruborizada cayendo por mis muslos, inundándolos de la vergüenza que más escuece. Inundándolos de esa sal que me marcará para siempre. La víbora me invadió dejando un gran vacío a su paso; un firmamento donde solamente brillan todas las formas del dolor
[…]


Amanecí siendo el ocaso más grande y lloré océanos que no llegarán a limpiarme. Nueve años de cadenas no curarán diez años de eternidades atrapada por este maldito lazo. Ahora tiemblo, ahora solo quiero desangrarme hasta que no queden recuerdos fluyendo por mis venas. Yo quería gritar que no aunque estaba desarmada; tenía muy pocas ganas de ser la valiente que jamás lloraba.
Sabía que sus condenas serían menos que diminutas; diminutas como lo fue mi voz para quienes me ataron para siempre a esa noche. Apagón de la primavera, luto por los desalmados que solo duermen…

Ya no puedo aullar sola.

Solo me quedan dos ojos áridos.
6
4comentarios 60 lecturas prosapoetica karma: 64

Es mejor el silencio en una tarde de otoño

Estoy cansado de las fumarolas de invierno
esas que anuncian el frío de un cuerpo abandonado
en el despecho de tus celos.

La felicidad no es un logro pasajero
es un cúmulo de momentos que llenan el cielo
cada vez que implorando lo veo.

No puedo dejar pasar las caricias que no me corresponden
me consumo en los lamentos antiguos del silencio
son todos ellos un oscuro momento.

Ya no puedo más contener la lluvia de mis ojos
son un aguacero maldito en el dolor de tus besos
es como un sueño profundo con final eterno.

Tus ojos imploran clemencia
¿cómo te atreves a mirarme?
me has dejado en un palmo vacío de una palabra impronunciable.

Me paso la vida hiriendome
causandome cortadas en mis ruegos
con la esperanza que en mi insulsa lastima veas mi desesperanza.

Es mejor el silencio en una tarde de otoño.

El Mute
25/04/2018
22
17comentarios 120 lecturas versolibre karma: 111

Reloj fue prisión

No hay peor martirio,
Que despertar despojado,
De tus labios amargos,
Esos que aún no probé,
Maldito desencanto,
Saber,
Que de nada me vale,
Contar los días que quedan,
Para poderte ver,
Recorrer tu piel,
No fue fácil,
En día laborable,
Fuiste la alguacil,
De esta cárcel,
A la que me condenaron ayer...
Y yo que fui juez,
De mil condenas,
Incisiva me parece la pena,
Avanzan las agujas lentas,
En esta milla verde,
Corazón inerte,
Alma en un puño,
Me arruinó,
No tenerte,
Y aquí engrilletado,
A quererte,
Agrietado a diario,
Pendiente de un calendario,
En pausa...
3
sin comentarios 27 lecturas versolibre karma: 38

~~línea empática ~~ con @hotel_k

Éramos retazos...

Éramos arañazos
tatuados en la espalda
bebiendo la locura en una botella de tequila

incendiando madrugadas de sábado sin cerillas

Éramos la puerta entreabierta

y con la llave puesta...

Lo sé
pero las gacelas de la felicidad
se perdieron en un bosque helado...

Jamás debimos bailar ese vals
con melodía de amor
trocado por la traición...

No
no fue el vals...

fueron tus pasos

Tú eras más de darlos agarrado
sobre otro escenario

De bajarme el telón
cuando el guión
ponía la tensión
de los candados
sobre tus labios

Tú ,
Tú eras más de sellarlos en otras bocas
acompañado de copas ...


Ya,
tienes razón
nunca debí subir
a las tablas de un acto que no me correspondía...
Pero la luz central me cegó doblegándome en equívoco letal.

Lo siento

Siemto haber abandonado
la estela de nuestra vida
que un día intenté construir como monumento en verso

Y lo hiciste
Claro que me lo construiste ...

Pero perdiste todos mis vértices
Los consumiste
Te los jugaste
uno a uno
sobre otras directrices ...

Y fue esa...
Esa maldita madrugada
en la que me lo dejaste caer sobre la cama

Y no olvides
que aún tengo sus cicatrices entre mi almohada...

Para que ahora vengas
guardándome el derrumbe en el armario
Y pidiéndome un infinito
-Qué ya he vivido ... -


Ven
acércate
no tengas miedo
intercambiemos el corazón
tracemos una línea empática
que borre la memoria.

Hola,soy K
¿vuelas?.


¿Volar ?
Tarde ... k

——
- - - - —

Estoy a punto de aterrizar sobre tu pecho
Y hacer choque frontal
sobre tu boca ...


Hola, soy yo ...
¿Me recuerdas ?




@rebktd&@Hotel_k
leer más   
20
28comentarios 199 lecturas colaboracion karma: 105

Quiero huir

Quiero huir
quiero salir corriendo
de este pueblo maldito

correr y no mirar atrás,
que no se abra un capitulo nuevo,
sino un libro completo;

comenzar de ceros
y que sea el uno;
el día uno;
el segundo uno.

Quiero huir de ti
quiero huir de tu figura
y de este puto cielo.

Quiero huir,
-yo tan inocente-;
que no basta alejarme de ti,
que tu ya esta lejos
no basta huir de este pueblo

yo tan inocente
que quiero huir,
pero no de ti,
no de este pueblo;
que quiero huir,
pero de mi mismo

que no eres tu
que no es este pueblo,
es lo que tengo dentro.
No importa a donde
me vaya, es del recuedo y
la nostalgia de lo que
quiero huir.
leer más   
10
5comentarios 66 lecturas versolibre karma: 108

Para poder...

Para poder continuar
hay que saber comenzar,
hay que nacer, lo primero,
y hay que sentirse ligero,
pero una vez conseguido
ese precioso sentido,
hay que seguir adelante,
siempre de forma constante,
hay que vencer los trabajos
siempre con gran desparpajo,
hay que luchar contra el frío
aunque con gesto bravío
hay que apretar la correa
para vencer la pelea,
y acariciar a la brisa
para robar su sonrisa.

Para poder conseguir,
es necesario reír,
ya que si tienes cautela
acertarás la quiniela,
aunque no sepas de amores
ni tú prediques favores,
ya que la vida es un rato,
y es algo así como un trato,
un carrusel que se estira
que lentamente se pira,
y cuando menos se espera
cruza la negra frontera,
por eso digo y repito
que en este cuadro maldito,
para obtener la bondad
hay que vivir sin maldad.

"...Para tener un amigo
dale, primero, tu abrigo,
luego, con cierta ternura,
teje con él su costura..."

Rafael Sánchez Ortega ©
09/04/18
11
12comentarios 82 lecturas versoclasico karma: 105

Hola, me llamo Wood

Hola, me llamo Wood. Como todos los días me he levantado de sopetón de la cama, me he puesto mi sombrero y he salido a la calle para ir a trabajar. La verdad no me apetece ir a trabajar, pero, hay algo en mi que me obliga a ir. Durante el camino me choque con la misma pared con la que me choco siempre, parece que aun que la vea venir nunca me aparto, todos los días esta hay esa maldita pared. Siempre que me doy contra ella les oigo reírse de mi, no se que les hará tanta gracia la verdad, a mi me duele. En el trabajo son todos los días igual, mi jefe me echa la bronca por algo que he hecho y la verdad no se ni lo que es, cuando esto pasa también les oigo reírse. Una vez de vuelta a casa después de un duro día de trabajo, me persiguió el mismo perro que me persigue todos los días y me toco salir corriendo como siempre. Ya en casa colgué mi sombrero, y me metí en la cama. Mis cuerdas callaron del cielo como todas las noches y por fin era libre para hacer lo que quisiera, pero, sin nadie que manejara mis cuerdas no era capaz de moverme, al menos siempre seré libre de pensamiento. Se cerro el telón y las risas de antes desaparecieron, dejaron unas monedas en la entrada y se fueron. Y si todos en el fondo fuéramos marionetas como lo es Wood, utilizadas por alguién para su propió interes.
leer más   
5
3comentarios 46 lecturas relato karma: 69

Un martes

Comencé a escribirte un martes

A contar tus pecas

Y detallar tus manos



Comencé a escribirte un martes

A describir la curva de tu cintura

Y la suavidad de tus cabellos



Un miércoles escribí

Sobre tu manera de tomar el té

Cada tarde junto a la ventana



El miércoles también escribí

Sobre aquella taza de gatitos

Y los tres terrones de azucar que le pones al té



El jueves escribí

Sobre tu delicada forma de fumar

Siempre con la izquierda y en pequeñas bocanadas



El viernes pensé terminar

Escribiendo sobre tus manías

De hacer todo en números impares



De combinar los anillos por colores

De lustrar tus botas siempre antes de salir

Sin importar lo tarde que llegues



El sábado escribí

Sobre tus mil y un aromas

Tu colección de perfumes y esencias



Tus suaves cremas y colonias

Y de los cambiantes floreros

Tan pomposos y perfumados



El domingo te dediqué un café

Y tu postre favorito

Mientras Sabina me recordaba

"tus zapatitos de tacón"



El lunes me entró el capricho

De insultar tu vanidad

Tu maldito cabello

Siempre tan bien arreglado



Y tu ropa tan jodidamente bien combinada

Tejida con hilos de deseos

De pura maldita sensualidad



Tus brillantes accesorios

Adornandote como un elfo vestido de plata

Como una ninfa cubierta por flores



Comencé a escribirte un martes

Y al siguiente comprendí

Que no me alcanzan los días para hablar de ti





Que eres tan cambiante

Como el viento





Tan misteriosa

Como el más profundo bosque





Tan llena de sorpresas

Como la galera de un mago



Comencé a escribirte un martes

Y la semana fué pasando

Sin que pudiera terminarte



Comencé a escribirte un martes

Uno de luna llena

Quien sabe en la próxima

Pueda recitarte.
5
1comentarios 42 lecturas versolibre karma: 70

Te Extraño y No Estas

Te extraño y no estas
En mi corazón tu recuerdo vive
No consigo olvidarte
Bajo mi piel tu aroma reside

Llega la mañana y pasan las horas
Miro y te veo intermitente
Siempre algo te hace recurrente
La melancolía me llena, así de repente

Se va la luz y con ella mi temple
Recuerdo como partiste
¿Será la luna que me pone tan triste?
Será tu sonrisa, tu caricia, o mi anhelo

Eres tú la musa de mi desvelo
Y mi alma se hunde en un agujero
Flota y divaga infinita
Atormentada buscando consuelo

Mejor me tomo una ayudita
Maldita pastilla que el sueño permita
Me recuesto en la cama y cierro mis ojos
Buscando descansar de tantos sollozos

Mi cuerpo se apaga, dejo ya de luchar...
Y veo tu rostro porque te extraño y no estas
2
sin comentarios 21 lecturas versolibre karma: 17
« anterior1234518